Regulaciones

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado…..

.

GUILLERMO  ROLLA  P.

Nacimos libres y es uno de los derechos humanos fundamentales. Pero también venimos dependiendo totalmente de la sociedad: la madre, la familia, CSS. Nuestra educación es todo un ajustarse a las normas culturales, sociales de nuestro entorno. Tomamos decisiones libres dentro del marco en que vivimos.

Se puede salir del esquema social con los riesgos naturales de lo exótico, raro, desajustado. Pero en general siempre estamos bajo principios, preceptos, mandamientos, estatutos, leyes, códigos, constituciones, etc., que rigen la sociedad. Vivimos libremente regulados.. todos. La libertad individual termina donde comienzan los derechos de los demás. La solidaridad, el bien común, la justicia social, el progreso general son todas expresiones que indican la orientación social de los individuos aislados.

Regular es ajustarse en base a reglas. Las que deben ser aceptadas y aprobadas por todos los participantes en función de los objetivos a lograr por la sociedad. Toda medida jerárquica, autoritaria, violenta o demagógica, impuesta por solo un sector atentan contra la libertad de los otros sectores.  En democracia de “ demos “ pueblo, los intereses de las mayorías del pueblo, así como de los más necesitados, son las metas.

Todo otra propuesta que no vaya en este sentido, no es humanística ni ética social.

Por estas mismas razones las regulaciones son necesarias. Para evitar el individualismo, el personalismo, el sectarismo, los mono u oligopolios, el tráfico de influencias, los abusos, los escándalos públicos, el juegavivo, es que todos debemos acatar regulaciones. La interpretación corporativa o personal no puede distorsionar el objetivo final, que es el bien de la sociedad, el país, el planeta.

Por eso, pese a la apología que se hace de la libertad que todos defendemos y protegemos, no puede significar perjudicar a otros o solo beneficiar a un estamento social. Libertad no puede ser tomada como libertinaje, sobre todo cuando se trate de principios, economía, salud, alimentos, precios, educación. El libre mercado también debe regularse, fijarse dentro de ciertas reglas y rangos, que no afecten en negativo y sí protejan el derecho a la vida de toda la sociedad.

Lamentablemente, las autorregulaciones se han confrontado con los intereses sectarios especialmente en el orden económico. Las ganancias, las tasa de intereses, los dividendos, los ratkins; son algunos índices que explosionan en el materialismo de un sistema económico que no ameritan la responsabilidad social, sino solo la ambición de lucro. El fin justifica los medios. Luego los excesos de ganancias se van en coimas, impuestos para pagar policías y cárceles, pérdidas por robo, seguros y vidas.

En ese afán mercantil sectario pueden equivocarse, como de hecho le ocurrió a la banca mundial recientemente obligando a los Estados (estatismo) a auxiliarlos y de paso regularlos. La regulación de precios, según legislación panameña, es perfectamente posible dentro de ciertas condiciones, práctica inclusive aprobado por la OMC. Es cuestión de creatividad, concertación y gente de buena voluntad. El riesgo es darle demasiado poder al Estado, que no siempre es representativo de los intereses mayoritarios populares, siendo entonces la sociedad participativamente la que debe regular.

Es el caso de las programación de los medios de comunicación. Los medios, además de informar, entretener y vender, son un excelente vehículo de orientación y educación a su gran audiencia. Es cierto que existen canales educativos, pero definitivamente los de mayor audiencia son los comerciales. Son los que entran en muchos hogares, bares, salas de espera, etc. Con sus magníficos creativos y libretistas y su carácter vivencial de identificación con los personajes, perfectamente pueden convertirse en el gran motor educativo de valores de su público. Con una social regulación participativa de universidades, sindicatos y padres de familia podrían programarse para superar aún más su sintonía, empujando más hacia un Panamá mejor.

<>

Publicado el 6  de febrero de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Ahora le toca al pueblo?

La opinión de…..

Levana Melamed Núñez

Como todos sabemos, este lema fue y sigue siendo el lema utilizado por el nuevo gobierno de nuestro país. Todos hemos podido observar a lo largo de Panamá grandes carteles que dicen “Ahora le toca al Pueblo”.

Ante un pueblo que no sale de un ciclo de gobiernos de promesas-mentiras-promesas, aquellas palabras sonaban tan alentadoras que parecían que iban a ser verdad.   Sin embargo, en estos últimos meses, según avanza el período en que el nuevo presidente está a cargo, lo único que se escucha, lee y percibe es un constante descontento del pueblo.

Si bien algunas cosas habrán mejorado hay que reconocer que otras siguen igual o peor; que el tiempo avanza y las condiciones en el territorio nacional siguen siendo las mismas; la gente sigue sin saber cuáles son los objetivos de aquellos planes que el mandatario lleva a cabo, sin importarle que el pueblo grita en desacuerdo de los mismos.

¿Qué es la transparencia? En este país dicho término parece nunca haber sido definido, se exige para algunos y para otros no. No se puede pedir confianza si lo que se da a cambio son dudas e implementación de cambios y/o acciones sin consultar a quienes se ven directamente afectados por las mismas, en este caso dígase el pueblo; mucho menos si no se explican los porqué de las mismas.

Esto es como en la escuela, si a un estudiante le va mal, pues tiene que poner más de su parte, esforzarse más, estudiar con más empeño; sin embargo, si son muchos los estudiantes a los que les va mal a lo largo del período escolar hay que considerar que el problema no son, precisamente, los estudiantes sino quien les enseña. En el caso de un país al que se gobierna cabe la posibilidad de que también funcione así. No es que una minoría de la población esté en desacuerdo con el camino que está tomando este nuevo gobierno, al menos no es lo que se percibe.

Ayer en los noticieros una señora gritaba “señor Presidente, nosotros lo pusimos ahí…”, pues sí, fue el pueblo quien lo puso en esa posición;  fue el pueblo quien le otorgó la confianza para dirigir los bienes estatales que a el pueblo mismo le pertenecen; fue el pueblo quien puso el gancho en su casilla y le concedió el honor de servir a esta patria como Presidente de la misma, por lo tanto, es el pueblo el que tiene el derecho de clamar por justicia y ser escuchado, de pedir por mejoras de vida y sociedad, de hacerse escuchar y lograr (siempre de manera pacífica) aquellos cambios que beneficien efectiva y eficientemente al mismo; es el pueblo el que tiene el deber y el derecho de no ser ignorado, al fin y al cabo somos un país con libertad de expresión y democracia y depende de cada uno de quienes vivimos en este suelo panameño velar por el bienestar del mismo y eso significa velar por el bienestar del pueblo.

Tomemos conciencia de las responsabilidades y también de los derechos, que tenemos como ciudadanos.

<>

Püblicado el 6 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La Chorrera: Carnaval, alegría o discordia

La opinión de…..
.

Modesto Rangel Miranda

La celebración de los Carnavales constituye un verdadero aspecto esencial dentro de la economía en muchas naciones, sin embargo, la configuración de agrupaciones que promuevan los Carnavales contempla dificultades, como la escogencia de algún miembro de su nómina, porque consideran que su período ha sido muy extenso.

Sin embargo, la escogencia de algunos de sus miembros es cuestionable para otros, porque representa un cambio que proyectan mejores opciones, sin embargo, hablar de los carnavalitos es controversia.

Una de las principales dificultades es la problemática dentro del sector de la Junta de Carnavalito de La Chorrera cuando se escogió la Junta Directiva con un sistema de votos utilizado en años anteriores. Lo cierto es que el sector de La Chorrera, corre este año de no tener carnavalito debido a ciertas pugnas y fuertes controversias con la presidenta de la Nueva Junta Directiva, Licda. Carmen Rudas de Martínez.

Cabe señalar que su adversario aduce que el método de escogencia no es legal; sumado a esto, las constantes amenazas e intromisión de una minoría, que en años pasados mantuvieron puestos, en la Junta Directiva y que podrían manipular ciertas áreas, mantienen una aptitud y posición contraria, opuestos a que se realice una actividad con verdadera transparencia, lucidez y de forma legal como lo son los carnavalitos en La Chorrera.

Para la Licda. Profesora Carmen Rudas de Martínez, su mayor anhelo es lograr la mayor celebración de estas festividades. Sin validar cualquier posición política dentro de la Junta de Carnaval.

La posición de la Licda. Carmen Rudas de Martínez es de una persona de mayor consagración, dedicada a su profesión, ya que es una excelente enfermera, profesional, una persona muy humilde, trabajadora con grandes deseos de transformación positiva y grandes alternativas para La Chorrera y generosa persona quien ha demostrado una amplia participación en diferentes campos y actividades no solamente en Arraiján sino también en La Chorrera.

Lo cierto es que hay que saber perder para ganar, hoy la Licda. Carmen Rudas de Martínez mantiene un vínculo abierto con toda la comunidad chorrerana, demostrando que es una persona con un verdadero carisma, profesionalizado en solucionar los problemas en forma armoniosa, siempre y cuando exista respeto y decencia humana.

Es importante señalar que ella mantiene sus ideas creativas de impulsar no solamente los carnavalitos sino también muchas otras actividades que contemplan buenas acciones en beneficio de todo un sector, por lo que es necesario mantener una aptitud de firmeza, con plena transparencia y honestidad a favor de las futuras generaciones, apoyemos no solamente los carnavalitos sino al pueblo de La Chorrera y su nueva dirigente que desea cambios positivos para Panamá Oeste.

<>

Publicado el 6 de febrero de 2010 en el diario Panamá América Digital, a quienes damos, lo msmo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Horarios de la CSJ

La opinión del Abogado…..
.

SANTANDER  CASÍS  S.

En algún medio escrito apareció un comunicado de la Corte Suprema que informaba que los recursos de Hábeas Corpus y Amparo de Garantías Constitucionales serán recibidos en la Secretaría General de la Superioridad los sábados y domingos en el horario normal de los días hábiles.   Aun cuando la medida parece fundarse en buenas intenciones, no se corresponde con la realidad jurídica nacional y resulta injusta y discriminatoria para los servidores de la Secretaría aludida.

La medida pretende apoyarse en el principio constitucional del 201, que determina que la administración de justicia debe ser ininterrumpida y en el artículo 2584 del Código Judicial, que dispone que la demanda de Hábeas Corpus “ puede ser interpuesta en todo momento y en cualquier día ”.

La condición de ininterrumpida, consagrada en el artículo 201 de la Constitución, debe entenderse de manera razonable y no estrictamente apegada a la acepción contenida en el Diccionario de la Academia, como adjetivo que significa “ continuando sin interrupción ”. Si se adoptara literalmente este significado habría que pensar en fijar turnos en las 24 horas, igualmente en los días nacionales o cívicos o inhábiles por carnavales o por cierres gubernamentales inesperados.

Es preciso recordar que las cualidades de la administración de justicia fueron introducidas en las reformas de 1983, para combatir el sistema de vacaciones conjuntas en marzo que operaba desde 1954. Quedó solo el aspecto de la suspensión de términos en Semana Santa, que la Corte consideró que no era inconstitucional, hasta que la situación fue derogada por la Asamblea. Evidentemente, en esas dos situaciones sí había interrupción de la justicia, a pesar de que se tomaban medidas para los casos urgentes, que no pasaban del papel.

Por otro lado, el artículo 2584 del Código Judicial dispone que el Hábeas Corpus puede interponerse en todo momento de cualquier día, por lo que restringir tal posibilidad a los fines de semana solo, no resuelve del todo el problema.

Ahora bien, el Amparo de Garantías Constitucionales, pese a que también tiene curso sumario, no adopta las medidas de urgencia del Hábeas Corpus, por lo que su trámite debe surtirse en días y horas hábiles, al disponer el artículo 2621 del Código Judicial que al acogerse la demanda “ el funcionario requerido cumplirá la orden impartida dentro de las dos siguientes al recibo en su oficina de la nota requisitoria ”.

La dinámica en el Hábeas Corpus no es solo recibir, sino actuar inmediatamente con la gestión del juez o magistrado, al tenor del procedimiento establecido. Igualmente la medida adoptada por la Corte es injusta y discriminatoria para su Secretaría General, pues la competencia para conocer de esta acción no solo es para el más alto tribunal, pues el artículo 2611 del Código Judicial se la reconoce —por la jerarquía del funcionario demandado— a los tribunales superiores y a los jueces de circuito y municipales, por lo que habría que aplicar igual medida en todo el territorio a las secretarías de esas circunscripciones judiciales.

Para la efectividad del trámite en horas inhábiles, los secretarios de los tribunales competentes deben ser localizados por los interesados, para atender ininterrumpidamente el procedimiento, que de acuerdo con el 2579 del Código Judicial, el receso solo será “ para acordar y expedir la sentencia que le ponga fin ”. Pudiera sugerirse, entonces, que se hagan del conocimiento público las direcciones de los secretarios, a fin de que puedan ser localizados en “ todo momento y en cualquier día ”, tal como reza la Ley.

<>

Publicado el 6  de febrero de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El medio ambiente y el desarrollo en Fuerte Amador

La opinión de…..

Bogdan Kwiecinski

Al final del siglo pasado la ciudad de Panamá experimentó grandes cambios estructurales, comenzando con la plena soberanía sobre las áreas revertidas de la ex zona canalera.

La ciudad entra también con el pie derecho en el nuevo siglo con el Corredor Norte y el Corredor Sur que cambian radicalmente la fisionomía de la ciudad y la parte oriental de la bahía de Panamá, dando la impresión de una gran metrópolis. La parte occidental de la bahía experimenta, también, grandes cambios con las obras de infraestructura para el futuro desarrollo turístico del área del Fuerte Amador.

Y hasta aquí llegamos con las buenas noticias, porque lo que concierne al desarrollo de Fuerte Amador las cosas se fueron de la mano. Lo que por muchos años fue un lugar para ejercicios, deportes y sano esparcimiento para todos, hoy día se queda tan solo en gratos recuerdos. Basta decir en pocas palabras que ya no queda ninguna playa en el área de Fuerte Amador. La de Isla Perico se está rellenando para las urbanizaciones, la de Isla Flamenco fue incorporada a la marina, la de Isla Culebra fue cedida a perpetuidad para Estados Unidos. Y, para colmo, la playa de Isla Naos (La Playita de Fuerte Amador) fue destruida casi por completo con rellenos, retenes y comercio, destinando la parte acuática a la futura marina para yates deportivos.

Para completar la rapaz y despiadada actitud de los inversionistas se quita cualquier posibilidad de parqueo en todo el terraplén, desde la entrada a Fuerte Amador hasta la Isla Flamenco. Todo esto contrasta con el planteamiento del futuro saneamiento de la bahía de Panamá para acomodar las orillas para el turismo local, lo que más bien pertenece a la ciencia–ficción y no a la realidad.

¿De qué saneamiento hablamos si, por otro lado, a plena conciencia se remata y destruye lo más bonito que teníamos hasta ahora en nombre de comercio y más comercio?

Deseo hacer la referencia a un libro titulado La primavera silenciosa que hizo reflexionar el pensamiento del hombre de otras latitudes hace unas décadas, al referirse al homicidio de la flora y fauna por los productos químicos venenosos. Al igual aquí, la patente falta de la protección al medio ambiente en el área hicieron que ya no haya más pelícanos, garzas y gaviotas; hace poco todavía se veía a los mapaches, perezosos, armadillos o simplemente las ardillas.

Nos enfrentamos con un genocidio masivo de la flora y fauna para deforestar la isla y amarrar la naturaleza restante en una camisa de fuerza de cemento. ¡Qué va!, hoy día solamente se quedaron los gallinazos, buitres y unos pocos sobrevivientes pelícanos.

Ahora bien, surge obviamente una buena pregunta: ¿Dónde están la Alcaldía, la Autoridad Nacional del Ambiente, la Asociación Nacional para la conservación de la Naturaleza, la Autoridad Marítima, el Instituto Panameño de Turismo, los clubes cívicos y las organizaciones no gubernamentales, pero sobre todo, los medios?

<>

Püblicado el 6 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La función social de los medios

La opinión de la Docente Universitaria

.

Milagro B. de Calvo

Pocos son los medios que, activamente, cumplen con uno de los propósitos para los cuales han sido creados.

Educar también es función de los medios de comunicación. Sin embargo, algunos de los programas de televisión que se presentan, noticias que se publican y la propaganda que se hace, nos dicen que el interés parece estar encaminado a lograr mayor sintonía de la radio y la televisión y captar más lectores.

Porque los empresarios, los dueños de los medios no son ignorantes, creo que como educadora lo que falta es buena voluntad para evitar la situación que se provoca.

Hay crisis en educación, desintegración familiar, inseguridad y lo que se está haciendo a través de los medios no contribuye a mejorar los problemas. Y no es que se responsabilice a los medios de toda la problemática actual, pero hay que aceptar que no se está cooperando para que ésta mejore.

La minimización de la mujer, el enaltecimiento del narcotraficante o del hombre infiel y desvergonzado son elementos que disuaden a nuestros jóvenes, aún inmaduros, de buscar en forma heroica los valores que tratamos de inculcar y practicar.

Programas que, lejos de inspirar conductas positivas, guían hacia la delincuencia y la perversión o ven justificadas estas acciones. Por otra parte, ¿qué ganamos con ver y escuchar cómo torturaron o mataron a tales personas?

Se debe conocer la situación del país, pero exacerbar el morbo no me parece justo ni correcto. Creo que en alguna medida, directa o indirectamente, se le hace propaganda al asesino que está enviando un mensaje a quienes se posesionaron de la mercancía.

Nuestros comentaristas radiales y de medios televisivos y escritos son gente instruida que conocen el uso del sarcasmo, la ironía y el sensacionalismo pero sobre todo el tono respetuoso y solemne con el que se debieran narrar noticias tan impactantes.

Todos los que hemos tenido la oportunidad de ir a algún país del exterior valoramos, en gran medida, este hermoso país donde hemos nacido, vivimos y quisiéramos morir.

No hay un país más grato, más hermoso y más cálido que el nuestro y debe ser el bienestar de los panameños el norte de nuestros periodistas.

Por nuestros niños y nuestra juventud ávida de información y afecto, ¡hagamos la diferencia!

<>

Publicado el 6 de febrero de 2010 en el diario Panamá América Digital, a quienes damos, lo msmo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Nuevos planes de estudio para bachilleratos

La opinión del Representante Docente del Instituto América ante la Comunidad Educativa…..

.

JOSÉ  CAMBRA

El lunes 14 de diciembre del 2009, la viceministra de Educación, profesora Mirna de Crespo, así como la directora nacional de Currículum, profesora Isis Núñez, efectuaron una reunión con el conjunto del personal docente del Instituto América, haciendo en ella entrega de dos hojas conteniendo los planes de estudio que se proyectan para bachilleratos en Ciencias y Humanidades.

Un plan de estudio es apenas un listado de materias y las respectivas horas dedicadas a cada una de ellas. La distribución de la carga horaria debe tener una fundamentación, que permita conocer la lógica de la elección realizada, así como la investigación que la sustenta. Lamentablemente, ello no ha sido dado a conocer por las autoridades ministeriales.

En documentos anteriores, el MEDUCA afirmaba que la reforma se basaba en un enfoque de aproximación a competencias. Ello implica la construcción de una malla curricular a partir de un cotejo de competencias y asignaturas correspondientes a las mismas. Tampoco nos ha sido dado a conocer tal instrumento de construcción de la currícula.

Informes, como el Segundo Estudio Regional Comparativo y Explicativo (SERCE), apuntan, junto a las pruebas de admisión de universidades públicas, a señalar las carencias en los aprendizajes de los discentes. Para valorar entonces si un cambio de plan de estudio apunta a resolver tales carencias, es menester conocer los contenidos programáticos de las materias propuestas. Tampoco disponemos de tal información.

Aún más grave es el hecho que el mismo esquema de reforma ya se dio para la primaria y la premedia en 1999. Diez años después, los resultados antes citados indican el fracaso de tal esfuerzo. ¿No habría que revisar lo actuado antes de seguir en la Media, para detectar que no se hizo bien, enmendarlo y no repetirlo?

La gravedad de las carencias de aprendizaje requiere de una propuesta que asuma las experiencias exitosas de reforma educativa. En ellas se ha reducido la cantidad de estudiantes a un máximo de 25 por aula, como recomienda la UNESCO, precisamente para poder hacer viable la implementación de innovaciones metodológicas necesarias para la generación de experiencias de aprendizaje alejadas de la tradicional instrucción. En esas experiencias exitosas, también se ha reducido la carga horaria del docente a un máximo de 18 horas para crear las condiciones de una mejor preparación de clases.

Un defecto que encontramos son las “ soluciones ” que desnaturalizan aspectos comprobadamente exitosos de reformas educativas que han logrado elevar la calidad de los aprendizajes. Nos referimos a la figura del profesor de apoyo, aquel que por su desempeño y estudios destaca en la didáctica de su especialidad. A ese, en las reformas exitosas, no se le asignan grupos, sino que se encarga de sacar a un aula de apoyo a los estudiantes con importantes dificultades, para atenderlos y devolverlos al aula de donde provienen.

En el artículo 7 del Decreto Ejecutivo 944 se menciona que los docentes que queden con menos de 24 horas, tendrán múltiples funciones, entre ellas la tutoría académica, sin tomar en cuenta como criterios ni la especialidad de los docentes que se vean afectados, ni las cualidades que los destaquen para tal intervención de apoyo.

Siendo la carga horaria de no menos de 24 horas lo que otorga la estabilidad laboral en la docencia, quienes queden, por efecto de los nuevos planes de estudio, con menos de esas horas, podrían perderla, más aún cuando el propio Decreto en ese artículo solo establece que se mantendrán “ trabajando ”, sin mencionar esa estabilidad que habían gozado hasta ahora. Lo que debería contener ese artículo es una modificación que establezca una máximo de horas de 18 como en otras experiencias de reforma educacional, sin establecer un mínimo. Así se despejarían las fundadas reservas de los docentes en ese aspecto.

Finalmente, la inversión en infraestructura es de una urgencia visible. ¿No es acaso de sentido común crear primero las infraestructuras necesarias, como por ejemplo los laboratorios de lenguas, para entonces desarrollar en pocos colegios la fase experimental? Hacer lo contrario, es apostar al fracaso y no al éxito.

Se nos afirma que los planteles que entren a ser centros pilotos serán dotados de todo lo que necesiten. En el caso del Instituto América, primero toca cumplir con nuestro centro educativo para después valorar las nuevas promesas. Nos referimos al retraso desde la planta central en solucionar por dos años la entrega de un laboratorio de Física último modelo, que el Instituto América adquirió con fondos propios, así como el no haber iniciado la ejecución de los 440,000 balboas destinados a la construcción precisamente del edificio que albergue laboratorios de lenguas, matemáticas, física y química, así como a otros arreglos del plantel.

Somos 6000 docentes que laboramos en 148 planteles de media. Los fracasos de reformas anteriores indican que para iniciar una con éxito debe haber entusiasmo y participación, que no se consigue desde el desconocimiento y con un apresuramiento que nada bueno depara. Hay que hacer las cosas bien, para lograr buenos resultados. A eso aspiramos los docentes.

<>

Publicado el 6  de febrero de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.