Renace democracia en Honduras

La opinión del Jurista Embajador de Panamá ante la OEA…..

.

Guillermo A. Cochez

Para los demócratas como yo, una elección por sí sola no significa democracia, pero sin comenzar por allí nunca ese anhelado sistema político podrá existir. De allí la importancia de procesos electorales transparentes.

El 27 de enero, con la ascensión al poder de Porfirio Lobo Sosa, electo por amplia mayoría en concurridas elecciones, culmina el proceso electoral de Honduras, lleno de escollos por lo ocurrido el 30 de junio de 2009 que derrocó al Presidente Zelaya y que motivó la preocupación del mundo entero. Culmina también la agonía vívida por esa nación por siete meses en donde por esos sucesos fue excluida de la vida internacional. Pronto, afortunadamente, ese reconocimiento internacional le será devuelto a Honduras. Como todo en este proceso, Panamá estará a la cabeza de la búsqueda de que ese país hermano vuelva rápidamente al concierto de las Naciones y a los beneficios que ello conlleva.

Participé en todo el proceso, ya que el mismo se inició un día antes de la toma de posesión de Ricardo Martinelli el 1 de julio. José Manuel Zelaya llegó a Panamá para participar en los actos protocolares de esa fecha ya como mandatario depuesto. Panamá siempre estuvo en la palestra en búsqueda de una solución negociada entre los propios hondureños. A través de su Presidente y de su Vicepresidente y Canciller, Panamá movió cielos y tierras para promover la paz en Honduras, sin que se derramara ninguna sangre inocente. Ese esfuerzo es reconocido por todos.

Ese pueblo se hizo presente en la toma de posesión en el estadio nacional de Tegucigalpa y allí, como a ningún otro, emocionalmente vitoreó al Presidente Martinelli. Sentían los presentes, representativos de la sociedad hondureña, que su país estaba en deuda con el gobierno y pueblo de Panamá. Por donde íbamos, al saber que éramos panameños, nos daban las gracias.

Nosotros simplemente cumplimos con un mandato: Sobre la democracia no cabe más nada. En ese sentido, la elección libre y democrática de Porfirio Lobo, además de representar el sentir del pueblo hondureño de resolver pacíficamente y sin violencia sus diferencias a través de las urnas, conlleva el compromiso de hacer de Honduras una sociedad más justa y más representativa, en donde sus habitantes se sientan cada vez con más participación en los asuntos públicos y que sus gobernantes más que ser servidos desde el poder, sirvan al pueblo que los eligió.

Nuevamente el rol mediador de Panamá sirve para solucionar los problemas de pueblos hermanos.

<>

Publicado el 1 de febrero de 2010 en el Diario Panamá América Digital,  a quienes damos, lo mismo que al  autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: