Reforma total desde los pre escolares

La opinión del Médico…….

EZEQUIEL  JETHMAL  GARIBALDI

“Si he visto más allá que otros, es porque me erguí sobre los hombros de gigantes”, sir Isaac Newton. Los cambios al Nivel Medio representan iniciativa apresurada, cuyo costo/beneficio será desfavorable. Parafraseo a Sir Isaac: para alcanzar metas trascendentales, nada mejor que erguirse sobre los hombros de asesores notables. Centro mi interés en la máxima calidad de los contenidos y en la aplicación de las reformas, con apego a la evolución y funcionamiento cerebral.

El Consejo Nacional de Educación requiere ya, por Ley, la renovación de sus miembros. Sugiero mantener en el Consejo al Dr. Raúl Leis e incorporar neuropsicólogos, como el Dr. Ricardo De Obaldía. Seleccionar de espaldas a escogencias viscerales y de cara a las profundas y sesudas reformas requeridas. Propongo al Dr. Mario J. Molina (Premio Nobel de Química 1995) como asesor internacional del Consejo.

No a reformas con parches o módulos inconexos e ignorando principios cerebrales fundamentales. Explico con ejemplos puntuales. Dicté un curso semestral a un tercer año universitario. A esa altura de su formación y con serias distorsiones fenomenológicas ya difíciles de corregir, muchos estudiantes tenían dificultad para homologar el concepto presión (P) del sistema hidráulico con voltaje (V) del sistema eléctrico.

El concepto presión debe permear intuitivamente al párvulo desde su educación preescolar. Con ese propósito, son escasos los centros preescolares que le entregan al niño una hoja de papel para que la coloquen próxima a la boca de un grifo abierto y luego bajarla hasta que la presión del chorro de agua rompa el papel. Este es un ejemplo de la educación mediante la “ máxima aproximación al fenómeno ” o “ hands-on ”.

Grado a grado el estudiante va entendiendo más íntimamente el fenómeno presión y sus gradientes, al tiempo que desarrolla engramas de memoria más elaborados. Si esa enseñanza se mantiene evolutiva y coherente a lo largo de toda la formación del estudiante, evitamos ciudadanos con distorsiones fenomenológicas pronas a generar fatalidades.

¿Recuerdan al joven de 14 años que murió electrocutado conectando una araña eléctrica trepado en un árbol y bajo la lluvia? ¿Recuerdan a la joven que murió mientras manejaba paralelamente a una mula, cuyo contenedor perdió el equilibrio fácilmente por su centro de gravedad muy alto, cayéndole encima a su auto? Parafraseo un dicho popular: esos parches en la educación engendran esas tragedias.

Distinguida ministra: en su agenda de visitas incluya al Dr. Mario J. Molina, para que conozca sus recursos para la educación “ hands-on ”.   Tiene suficiente tiempo para organizar un cuerpo de reformas integrales, además de planificar la aplicación de las mismas de acuerdo a principios pedagógicos y neuropsicológicos de avanzada. Evite que el Ministerio se le convierta en una caverna Platónica. Los colaboradores poco versados que la rodean deben asesorarse junto a Usted, a los máximos niveles cognoscitivos.

<>

Publicado el  23  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Muchas investigaciones inconclusas, bendito Dios

La opinión de……
.

VICTORIANO  RODRÍGUEZ  S.

Históricamente, cuando del hijo de Juana se trata (del pueblo), aún cuando no fuere responsable, ¡que le caiga todo el peso de la ley!, pero cuando se trata de políticos, asaltantes con chequera y cuentas bancarias, delincuentes de cuello blanco o allegados a quienes en una u otra forma saquearán el país, las autoridades judiciales se hacen de la vista gorda, revocan indagatorias, ofrecen casa por cárcel, cierran los casos, en fin, pareciera que nada cambia.

Muchas investigaciones inconclusas y otras sin iniciar. La comunidad espera la culminación de diversas auditorías. La de SETRASEN, por ejemplo, es obligatoria, la cual se presume corresponde a la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre; esperaremos sentados a que la terminen, objetivamente. Para sacar licencia de conducir autos, por primera vez, el costo estimado es de B/.400.00; para renovarla B/.40.00 y por licencia perdida B/.20.00. Costos sumamente altos considerando que antes de concesionar o privatizar los servicios el valor era menor al 50%. Ni hablar de la falta de organización y el tiempo para estos menesteres.

Otras auditorías se hacen necesariamente obligatorias y son a los corredores Norte y Sur, la Universidad de las Américas, de Panamá, y la Tecnológica —con énfasis en la Fundación—, así como a las alcaldías de San Miguelito, Panamá y Colón. En algunas universidades se habla de reelección de rectores, en otras de sucesión de poder (“me quito yo para dejarte a ti, pero me mantienes mi comparsa de parientes, amigos, vecinos o recomendados”). ¡Esto es de locos!  ¿Será de camaleones, patria vieja o qué…?

Efectuar posauditorías e investigaciones serias, objetivas y transparentes son necesarias para validar el buen actuar de personas que manejan recursos del Estado. Hay quienes apuestan que jamás se investigarán a fondo, producto del compadrazgo o afinidad política. Aún queda una minoría que no hemos perdido la fe en el buen criterio y justicia de las autoridades. Es necesario investigar cuanto antes. Todo parece indicar que el zar anticorrupción seguirá los mismos pasos que sus antecesores. Muchas expectativas y al final nada de nada.

¡Qué ingratos somos los panameños con nuestra tierra istmeña! Quizás, algún día, en algún momento, un transeúnte despistado en la vera del camino encontrará algún distintivo que le indique dónde yace la inmortalidad de los panameños junto al poema Canto a la Bandera, de Gaspar Octavio Hernández:

“Bandera de la patria. Sube…, sube

hasta perderte en el azul..      Y luego

de flotar en la patria del querube;

de flotar junto al velo de la nube,

si ves que el Hado ciego

en los istmeños puso cobardía,

desciende al Istmo convertida en fuego

y extingue con febril desasosiego

a los que amaron tu esplendor un día!”

¡Dios te salve Panamá!

<>

Publicado el 31 de diciembre de 2009 en el diario El Siglo a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.