A poner las barbas en remojo


La opinión de……..

.

Mariblanca Staff Wilson

A escasos seis meses de gestión del actual gobierno, cada día se hace más evidente ante la opinión pública el presidencialismo exacerbado del que nuestra frágil democracia está siendo víctima.

En cualquier esfera, ya se escuchan frases como: “esto se está poniendo feo”,  “estoy viendo los toros desde la barrera”,  “se le está pasando la mano”,  “esto da miedo”,  “qué decepción”.

Y es que lo que en principio fue vendido como un cambio, resulta que es más de lo mismo, demostrando su incapacidad de acción y cumplimiento de las promesas ofertadas; pero, lo más peligroso, marcando un retroceso a situaciones que creíamos superadas como: la persecución política, ideológica, económica y social.

No han escatimado esfuerzos y se han valido de todo, incluso, utilizando mecanismos de presión y manipulación mediática, de los que algunos medios se han aliado, que lejos de velar por el fortalecimiento y protección de nuestra democracia hacen parte de un juego, cuyas dimensiones traerán situaciones nefastas, producto de la incertidumbre y división que generan esas acciones.

Es en el análisis de dicho modelo de acción, que vemos con preocupación cómo pretenden quienes hoy nos gobiernan mantenerse en el poder, de la mano de sus aliados, destruyendo a toda costa a la principal fuerza opositora del país, el PRD, sus líderes y dirigentes políticos, procurando incubar un rechazo espontáneo en la membresía y en la opinión pública.  Parece ser la promoción de “la rebelión de las masas” como alternativa al fracaso Calcagno.

Un claro ejemplo es el del ex presidente Ernesto Pérez Balladares, que a todas luces quieren enfrentarlo a un juicio político y no jurídico, como lo han evidenciado profesionales del derecho de distintas corrientes.

Ese afán desmedido por encausar jurídicamente al ex presidente y liquidarlo ante la opinión pública, busca en el fondo invalidar cualquier posible aspiración presidencial futura de Pérez Balladares.

En síntesis, lo que inició como una estrategia para anular las posibilidades de potenciales rivales políticos ya empieza a hacerse extensivo a otras actividades, lo que nos debe llevar a poner las barbas en remojo.

Como ciudadanos y ciudadanas comprometidos con una verdadera y real democracia, debemos mantenernos vigilantes, pero también valientes ante las aspiraciones de quienes no conocen ni respetan las reglas democráticas ni las leyes vigentes.

Panamá ha pagado un precio muy alto por el sitial que como país ocupamos en el marco geopolítico y comercial, para que la improvisación, los aires revanchistas y autoritarios de quienes nos regentan nos lleven por derroteros de violencia y división, retrocediéndonos como sociedad y obligándonos a recorrer nuevamente un doloroso camino que ya fue superado.

<>

Publicado el 28 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: