¿Somos víctimas de la gran estafa?

La opinión de……

.

Juan Carlos Delgado

Con base en la mercadotecnia, se ha logrado que la fortuna de varios personajes famosos del mundo se incremente sustancialmente cada día. También, gracias al mercadeo, la proyección y la fama de estos personajes han encontrado en las obras sociales y humanitarias una forma de acrecentarse por la connotación y el sentido con las cuales se proyectan estas obras.

Todos sabemos que la famosa Shakira lidera una fundación llamada ALAS. Esta agrupación no canta ni baila, solo pide o solicita donaciones para las obras sociales que ellos dicen financiar. Hace algún tiempo se reunieron en Panamá. No hicieron un concierto a beneficio de nada ni nos regalaron su talento. Se reunieron con empresarios y solicitaron el apoyo de estos. Se fueron con los recursos que pudieron lograr e incrementaron las arcas de la organización que seguirá proyectando su fama y fortuna gracias a las donaciones y la buena voluntad de todos nosotros.   ¿No sería más honesto para estas estrellas poner parte del patrimonio que poseen gracias a su talento, al servicio de estas obras sociales y humanitarias sin pedirle nada a nadie?   Pero, claro, es parte del mercadeo.

También nos llegó el señor Al Gore con un cuento sobre el calentamiento global. Y esto del cuento lo traigo a colación porque un grupo de científicos ha llegado a la conclusión de que esto del calentamiento global no es más que algunos cambios que ya han sucedido en la Tierra por los siglos y los siglos de su existencia. Yo no soy científico, pero leo. Sin embargo, este señor recorre el mundo ganando prestigio y ganando actualidad, que a la postre significa ganancia económica, gracias a la atención que le ponemos todos los simples mortales.

Lionel Messi es un futbolista que su fama universal se basa en el hecho de participar jugando al fútbol en función de un equipo.   Su valor y prestigio se lo ha ganado jugando para el Barcelona o jugando para la selección argentina.   Su talento no es reconocido en función individual, por lo tanto él y su grupo de amigos con quienes jugará en Panamá son un rejuntado de famosos disfrazados de futbolistas, unidos por “cuestiones altruistas”.

Este evento que se realizará en Panamá no representa nada, salvo la intención de unos vivos que pretenden lucrar poniendo como pretexto el fútbol y tocando las fibras sensibles del ser humano, con el cuento de las obras de caridad por parte del famoso futbolista.   Messi utilizará, en esta oportunidad, su fama que le ha dado mucho prestigio en el mundo, para llevarse recursos de Panamá para su fundación que, como en los casos anteriores, solo utiliza para incrementar su fama y fortuna.

Este evento no nos dejará nada.   Nadie aprenderá nada. Para lo único que servirá es para que algunos llenen sus egos, otros consigan autógrafos, los vivos ganen plata utilizando al fútbol y los políticos distraigan al país.

Otra cosa hubiese sido si Messi se hubiese presentado con el Barcelona o la selección argentina, jugando un partido frente a los jugadores de nuestra selección nacional, a beneficio de los damnificados de Haití   Allí hubiese valido cualquier inversión. Allí lo hubiésemos apoyado. Porque algo habrían aprendido nuestros futbolistas, nuestro fútbol y el mundo.

<>

Publicado el 28 de enero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: