“Show time”

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado……

.

MARIELA  SAGEL

Todo parece indicar que lo que acontece y acontecerá en los próximos años va a ser sujeto de actos histriónicos dignos del record Guinness que el señor alcalde aspira alcanzar.

Primero fue el aparatoso montaje de búsqueda que se dio el Día de los Inocentes, digno de la persecución de un sujeto de alto riesgo, por tierra, mar y aire, en detrimento del ansiado combate a la delincuencia que llena de luto y sangre los hogares panameños, en ocasión que se dictó una orden de conducción al ex presidente Ernesto Pérez Balladares por el supuesto delito de blanqueo de capitales.

Como ya en otras ocasiones me he referido al tema, voy a obviar lo escrito para ir al grano y develar algunos detalles que, en días recientes, he podido recabar y que me autorizan para emitir los fundamentos de este caso, sin entrar en los detalles legales del mismo, que a veces confunden a las personas.

Primero hay que dejar muy claro que a nadie se le imputa el cargo de blanqueo de capitales si el origen del dinero es lícito. Entiéndase como negocios ilícitos el contrabando de licor, drogas, etc. y para que una persona sea acusada de tal, se le deben entregar sumas de dinero que él, a posteriori, las devuelve a su procedente, habiéndolo lavado, como se dice vulgarmente.   El negocio de casinos no es un negocio ilícito.

En segunda instancia, y tal como recientemente lo destacó el zar Anti Corrupción, “ los familiares del presidente tienen los mismos derechos que todos los ciudadanos ” al defender la contratación de unos bordados. Un yerno del ex presidente figura como directivo de una de las concesiones de casinos, lo que caería dentro de la misma categoría que lo señalado por el funcionario.

Siguiendo con el caso, la Unidad de Análisis Financiero (UAF) entregó información a un diario impreso violando todas las reglas establecidas en el sistema bancario, poniendo en grave peligro la confidencialidad que debe existir. El 80% del expediente que se le sigue al ex presidente está compuesto por las publicaciones mencionadas. De la misma forma que la vocera de la Presidencia exige ahora que ese mismo diario entregue copia de los cheques que señalan manejos oscuros en el Fondo de Inversión Social (FIS), debería exigirse que ese medio indique cómo y con qué mecanismo o a través de qué maniobra obtuvo copia de los movimientos bancarios de las cuentas donde supuestamente se vincula a Ernesto Pérez Balladares.

Peor aún es el caso legal per se: el ex presidente está en un estado de total indefensión, no existe un juez que vea su caso, de tal forma que no puede presentar una fianza y encima de todo, se le está acusando de una causa juzgada y prescrita, lo que los seglares dirían que es doble juzgamiento.

Los caricaturistas y glosistas han hecho fiesta por el hecho que el ex presidente esté en su acomodada residencia, donde todos conocen que no vive humildemente. Lo que no debe ser para nadie un secreto es que el padre de don Ernesto fue un conocido médico que, siendo oriundo de Nicaragua, construyó un respetable patrimonio en nuestro país, donde contrajo matrimonio con una distinguida dama chiricana y envió a sus dos hijos a las mejores universidades estadounidenses a educarse, y no precisamente con becas, y a su hijo mayor, ya casado y con una hija, le pagó dos maestrías —a una universidad a la que algunos de sus enemigos quisieran haber entrado o salido con la frente en alto— y encima, le regaló su primera casa en Obarrio. Mejor dicho, en buen panameño, “ no llegó limpio ”. Y con todo y eso, corren ríos de tinta indagando cómo un funcionario público hizo tanto dinero.

Para finalizar, aunque esto es apenas el principio, debe destacarse que el Ministerio Público no administra justicia, por lo que en el caso del ex presidente ha actuado con dolo. Como bien señalara el Ing. José Blandón, se ha judicializado la política. El resto lo dejo a la imaginación de mis lectores.

<>

Publicado el  24  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

La ciudad visible

La opinión del Médico……

.

Juan Carlos Ansin

Para quienes, en términos turfísticos, estamos entrando a doblar el último codo y hemos visto crecer la ciudad, no tengo más que repetir lo que dice mi madre. A punto de ser nonagenaria, el ajetreado estuche que la contiene no acompaña su proverbial lucidez y su vitalidad inagotable. Durante los paseos por esta ciudad de pájaros y mariposas ausentes, no deja de maravillarse.

¿Te acordás cuando llegamos? Dice con su inalterado acento. La ciudad apenas llegaba a las orillas del Parque Urraca. Estaban terminando el edificio más alto, el de la Lotería de Beneficencia. Más allá de Vía Argentina, en el despoblado Cangrejo, quedaba el arrabal de madera de Río Abajo, el de los humildes trabajadores antillanos del Canal y de alguna que otra casa non sancta. Había pocos buses. La mayoría eran “chivitas”, con sus asientos de madera que en cada curva dejaba a alguna señora tendida en el suelo. Los taxis eran autos americanos gigantes, donde uno terminaba perdido en el espacio. Recuerdo haber dormido perfectamente acostado en el asiento durante el trayecto de Panamá a Colón.

Cuando se inauguró la Cinta Costosa -aunque necesaria y útil- salimos a pasear por allí. Sus ojos revoloteaban tanto como sus exclamaciones de admiración. Parece un milagro, me dijo, es como si una hada madrina hubiera pasado por Panamá y con su varita mágica hizo de aquella ciudad chata, una metrópoli enjoyada de luces y edificios modernos. Como Miami, repetía una y otra vez.

Al caer la noche fuimos a cenar por San Felipe. Entre las ruinas de lo que fue el antiguo Club Unión y la calzada que bordea a un costado del Teatro Nacional, hay una pequeña plaza o parque con un mirador hacia la bahía. Ayudada por su bastón de cuatro patas y sostenida del brazo de su hijo, con esfuerzo, contempló en silencio un paisaje recién salido de un comercial para atrapar turistas.

Las luces multicolores se reflejaban en el agua, que nos devolvía la imagen de otra luminosa ciudad inversa. La luz de la luna permitía ver con claridad las nubes y el contorno de los rascacielos en construcción. Semejaban esculturas apocalípticas, con sus puertas y ventanas abiertas que, como cuencas vacías de un esqueleto inmóvil, nos contemplaban desde la penumbra. Sólo sus lágrimas contenidas brillaron con mayor esplendor que las luces lejanas. Fue entonces que comenzó a canturrear: “Ya adivino el parpadeo de la luces que a lo lejos van marcando mi retorno…”.

La ciudad visible no es la misma por la que transitamos diariamente. Como sucede con una mujer hermosa, pero insoportable, convivir es una tarea ardua y deprimente. Con un diseño urbanístico a criterio del mejor postor; un tránsito anárquico con aceras insuficientes y en mal estado, utilizadas también como estacionamiento, sin vigilancia ni control alguno y peatones carentes de las más elementales normas de urbanidad, la van convirtiendo en una hermosa ciudad huraña.

En Las ciudades invisibles, Ítalo Calvino dice: “Por eso los habitantes creen vivir siempre en la ciudad de Aglaura, que crece sólo con el nombre de Aglaura y no ven la Aglaura que crece en tierra”.

Publicado el 24   de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Todo al revés

La opinión de……

Xavier Sáez-Llorens

Me solidarizo con el pueblo haitiano. Aunque la naturaleza no discrimina según condición social, cada vez que se produce una catástrofe, me fastidia que sean usualmente los habitantes más pobres quienes sufren los peores desenlaces. Cuando estas tragedias ocurren, sé que a los creyentes inteligentes les entra duda sobre la hipotética existencia de un ente etéreo, omnipotente, caritativo y cuidador del destino de unos seres humanos hechos a imagen y semejanza.

Los comprendo. No existe ninguna explicación lógica para que esa todopoderosa y piadosa deidad no haya prevenido tan horrible devastación. Irrita, empero, que los devotos radicales consideren estos sucesos como un castigo divino por las peculiares prácticas rituales en la isla caribeña, como una prueba celestial para comprobar la firmeza de la espiritualidad terrenal o como una faena perpetrada por fuerzas mefistofélicas. Esas ideas no sólo denotan extraordinaria estupidez sino que son una lacerante ofensa a la lucidez mental de la humanidad entera. Mentalidades de caverna.

Hago un serio llamado a los medios de comunicación televisivos. La cultura de un país es muchísimo más importante que el dinero obtenido por los ratings. Con tanta delincuencia y perversión que hay en América Latina, resulta inaudito que los canales criollos, usando reporteras escotadas hasta el ombligo, anuncien y transmitan, bajo fuegos artificiales, novelas que subliman las aberrantes vivencias de los carteles del narcotráfico. Esos mismos programas exhiben, en horas perniciosas, crónicas de sexo, violencia, superstición, brujería y curanderismo. Embaucadores de oficio presagian los números que saldrán en la lotería. Si fueran tan adivinos, ya serían millonarios y no necesitarían engañar a ingenuos con falsa retahíla. Nos quejamos de la incivilización de nuestra sociedad pero, paralelamente, contribuimos a fomentar incultura y tercermundismo.

La honestidad es una cualidad sencilla de definir. Existe gente, sin embargo, siempre dispuesta a enredar el término para su propio provecho. Se supone que la sabiduría de una persona se incrementa con el paso de los años. A juzgar por las disyuntivas actuales sobre asuntos jurídicos, tal parece que la mía va para atrás. Todo lo interpreto al revés.  El área de la ciencia es más fácil.  En medicina, la razón fracasa solamente en menos de un aleatorio 5% de veces. En el escenario mundano, particularmente cuando se involucran abogados y periodistas de dudosa ética, la verdad yace oculta bajo las artimañas de profesiones que son aprovechadas por oportunistas para sembrar confusión en cada tema analizado. En Panamá, con sólo conocer el nombre de los defensores, uno puede presumir culpabilidad, con mínimo riesgo de error.

Un fiscal es atrapado flagrantemente en una coima. Aprovecho para aclarar que, pese a su apellido, no es nada mío. Ese bribón acusa a la procuradora de haber utilizado tácticas ilegales para descubrirlo in fraganti. Ahora resulta que el tipo es inocente y ella culpable. Puedo entender que a una sociedad harta de tanta impunidad le moleste que Ana Matilde tenga una hilvanada y convincente retórica pero pobre eficacia para meter a peces gordos tras las rejas. No obstante, sacarla de su puesto por pequeñeces procesales resulta más que absurdo. Ella me parece una persona honrada y capaz que debe terminar su período. Quizás, las presiones a que ha sido sometida últimamente, propicien el surgimiento de agallas en su actuar.

Un ingeniero fue enjaulado por presunta corrupción. Debido a reportes de la Unidad de Análisis Financiero, la Fiscalía Especializada contra la Delincuencia Organizada lo acusa de blanqueo de capitales y aumento injustificado de su patrimonio personal. Las investigaciones indican que 21 empresas inmobiliarias, cuyos proyectos dependían del permiso del funcionario, hicieron depósitos a su favor por casi 2 millones de dólares en poco más de 2 años de gestión municipal. Para colmo, este señor paga la substanciosa fianza sin despeinarse. ¡Jo! Si yo estuviera en su situación, mi esposa, para no tener que empeñar hasta las gónadas, me habría dejado hibernando en prisión por el término de la pena.

Un ex presidente, en el contexto de información publicada por periódicos, se benefició económicamente de varias acciones ejecutadas durante el ejercicio de su mandato. Esas maniobras, de probarse espurias, se enmarcan dentro de la definición conceptual de enriquecimiento ilícito. El espectáculo circense que se montó con su búsqueda y conducción fue deplorable. Lamentable, también, fue escuchar a fósiles del PRD hablando de persecución. Cínicos. Los que tenemos memoria histórica sabemos que ellos fueron expertos en actividades maquiavélicas de vergonzosa calaña. La clase política debe entender, de una vez por todas, que drenar recursos del Estado o utilizar el poder para llenar bolsillos particulares amerita castigo ejemplar. Basado en las reseñas, el fiscal Ayú Prado actuó como corresponde. De seguir así, ya tendríamos el primer Garzón panameño.

Sócrates decía que cuatro atributos debían corresponder al juez: “Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente”. “Culminar valientemente” es la que le faltó al gran filósofo griego.  La agrego yo.

<>

Publicado  el   24  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La información malintencionada

La opinión del Honorable Diputado…..

.

ABRAHAM  MARTÍNEZ

La comunicación es un campo de estudio dentro de las ciencias sociales, que trata de explicar cómo se realizan los intercambios de información y cómo estos afectan a la sociedad. Lo anterior debe ser el resultado de una investigación periodística cónsona con la expectativa ciudadana en cuanto a un tema de actualidad. Como ciudadano siempre he luchado por la libertad de expresión y eso lo he demostrado en mis actuaciones como diputado de la República, pero esto no significa que debo estar de acuerdo con la información que se divulga sin sustento y con el único propósito de manchar la reputación de la clase política.

El distrito de San Miguelito es un circuito electoral con muchas necesidades y con una gran población, lo que se traduce en innumerables solicitudes de apoyo económico y social por parte de los moradores de los diversos corregimientos, y que, a pesar que los diputados no contamos con partidas circuitales, ejercemos nuestro rol de enlace entre las comunidades y las entidades gubernamentales encargadas de brindar soluciones a las necesidades más apremiantes.

Este diputado solo ha servido de enlace entre el pueblo de San Miguelito y el Fondo de Inversión Social para la consecución de obras de gran envergadura, razón por la cual, es un total irrespeto que un medio de comunicación escrito de forma irresponsable me relacione con Organizaciones No Gubernamentales para gestionar fondos, lo que puedo entender como una total falacia. Si realizaran una verdadera investigación periodística —y no se apoyan en auditorías brujas— entenderán la magnitud de la irresponsabilidad que particulariza la información publicada.

En ningún momento el FIS nos permite manejar recursos económicos, porque todas las ejecuciones pasan por las normas de auditoría establecidas por la Ley (cotizaciones, actas de entrega, y demás controles), razón por la cual nuestras recomendaciones siempre han estado circunscritas a los controles de regulación en soluciones alimenticias, de salubridad, educación, entre otras necesidades.

Lo lamentable de este acontecimiento es que la población ha podido ser testigo de las verdaderas intenciones del diario La Prensa de querer “ satanizar ” a la clase política de nuestro país, lo que será un talón de Aquiles, porque nosotros somos electos por el pueblo y al pueblo nos debemos, y seguiremos gestionando soluciones tangibles para San Miguelito, que me ofreció la oportunidad de representarle por segunda ocasión en la Asamblea Nacional.

Las horas han dado la razón de la información sin sustento, porque el director del FIS ha desacreditado a la firma consultora (sin trayectoria conocida) que tuvo a bien realizar los informes con las supuestas irregularidades, lo que ha resultado ser una farsa y que tendrá su repercusión en los tribunales.

Finalizo con reiterar que la información malintencionada debe ser condenada moralmente por la sociedad de forma enérgica, porque al final del camino los únicos que pierden son ellos. El tiempo se encargará de derrumbar el castillo de arena que por años ellos han construido a razón de sus chantajes, falacias, y desinformación.

<>

Publicado el  24  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Acumulación de pruebas

La opinión del Abogado……

.

Alberto E. Fadul N.

Estamos observando con preocupación, cómo el Presidente de la República, quien asumió el cargo con masiva votación, considerada un mandato, en el presente, y desde hace tiempo, es objeto de ataques políticos, prolíficos, preñados de falsedad y, para todo el país, malintencionados. Así, el supuesto perseguidor tórnase perseguido. Ello representa el terrorismo partidista con voceros específicos, plenamente planificado.   Los tontos útiles,  de presencia efímera, se le suman a las filas sublimizando el engaño.

Dentro del mismo, el mejor ataque, siempre consiste en amenazas, intentando la siembra de confusión y duda. Exponer que todo es falso y emplear la táctica inaudita, del ataque agresivo e irrespetuoso, pretendiendo el apoyo de una parte de la ciudadanía que asume ignorante de lo que sucede.

Fuera de la reelección pretendida y fallida de aquella época, los rejuegos del ataque enfático y negativo, siempre les ha servido. El uso indiscriminado de humo y espejos en los medios televisivos, constantemente, entrevistando a algunos “sospechosos usuales” también nos satura de criterios engañosos; de convencimiento, muy poco, los tiempos han cambiado.

Resulta ser (Parafraseando): que el Presidente de la República y la Procuradora, conversaban sobre la preocupación de éste, en cuanto a lo que él consideraba pertinente para subsanar algunos “Espacios de Impunidad” lo cual es lógico y correcto.

Se le explicó que los resultados, en procesos tramitados por la procuraduría, dependían de las pruebas obtenidas. No se explicó, aparentemente, lo referente a la obtención de dichas pruebas,  su evaluación y los mecanismos para considerarlas válidas o no;  tampoco, las razones detrás de aquello dentro de esta poderosa institución.   Vaya usted a saber, por más de 20 años, la corrupción impune no hace otra cosa que crecer y rebasar la represa jurídica de contención existente.   La propia Procuraduría General de la Nación.

Acumulación del poder: Presidente de o Corrupción: nombra a la Procuradora, etc. Contó con una Corte Suprema muy armónica en su colaboración y mayoría en la Asamblea Nacional.

Presidente del Cambio:  La Procuradora, al final de su periodo presidencial, tendrá en el poder 5 años más que él. Los nombramientos a la Corte, son difíciles de predecir en cuanto a niveles de armonía; uno de ellos, pareciera, se declaró impedido en el caso, especialísimo, al día siguiente de que una ex candidata a presidente, dejó caer la existencia de una grabación. ¿Casualidad?  ¿No tenía nada que ver?  Mayoría en la Asamblea Nacional.

Presidente, el solio presidencial cuenta con su mística. Es como un túnel que podría terminar en un destello de grandiosa iluminación, producto del liderazgo positivo, transparente, consultivo y respetuoso.   Cuídese, Presidente, y persevere sabiamente.   Escuchar es de sabios.   No camisas.   El saco y corbata dignifica a la Nación.

Publicado el 24   de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Advertencia de los derechos Miranda

La opinión de……

.

Flor María González Miranda

En marzo de 1963, en Arizona, Estados Unidos, una mujer fue raptada y violada; según la descripción del agresor, se trataba de Ernesto Miranda, quien vivía en el área y registraba condenas por violación. Detenido como sospechoso confesó durante el interrogatorio policial.

Posteriormente, su abogado defensor reclamó que se le había violado el derecho a no declarar contra sí mismo y el derecho a ser asistido por un abogado, emanados de la Quinta y Sexta enmiendas de la Constitución; aun así, fue condenado. El caso apelado llegó a la Suprema Corte de Justicia cuando se discutía la importancia entre los derechos individuales y la política de seguridad nacional.

En 1966 fue un escándalo la revocatoria de la condena en un fallo de 5 votos a 4. Explica que la autoinculpación requiere que la persona bajo custodia policial sea informada de sus derechos. Estableció como obligatorio, que la persona detenida, o que va a ser interrogada, se le comunique: que tiene derecho a guardar silencio; que todo lo que diga puede y será usado en su contra ante un tribunal de justicia; que tiene derecho a la presencia de un abogado antes de ser interrogada; que si no puede pagarlo, se le designará uno de oficio. Esto se conoce como las advertencias o reglas Miranda.

En Panamá, desde el Acto Constitucional de 1983, toda persona detenida debe ser informada de manera inmediata y en forma que le sea comprensible, de las razones de su detención y de sus derechos constitucionales y legales; que desde ese momento tendrá derecho a la asistencia de un abogado en las diligencias policiales y judiciales; y se presume su inocencia mientras no se pruebe su culpabilidad en un juicio público que le haya asegurado todas las garantías establecidas para su defensa.

Se dispuso que la ley reglamentara esta materia. (Art.22). Sin embargo, es el postergado Código Procesal Penal, que de manera amplia desarrolla la protección de tales derechos, al establecer requisitos e imponer limitaciones para neutralizar al máximo, cualquier vicio inquisitivo que pueda surgir durante la investigación policial y todo el proceso.

Dispone así: que al momento de la detención se comunique a la persona el motivo, la causa, el funcionario que la ordenó y mostrarle la orden; que de no designar un defensor idóneo desde el primer acto de investigación, el Estado le asignará un defensor público; que tiene derecho a una comunicación inmediata con su abogado defensor, en cualquier momento, de forma libre y privada, incluso telefónicamente; y si lo solicita, tiene derecho a declarar ante el juez, asistido por su abogado defensor; que tiene derecho a contar con traductor o intérprete, cuando no entienda el idioma español o tenga limitación para expresarse en forma oral o escrita.

Por mandato constitucional, ninguna persona está obligada a declarar en asunto criminal, correccional o de policía, contra sí misma, su cónyuge o sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad. El citado código procesal establece que el derecho a guardar silencio, no puede ser considerado como una admisión de hechos ni valorado como un indicio de culpabilidad; y que no puede condenarse a una persona con el solo mérito de su declaración.

En conclusión, estos derechos protegen la libertad de la persona del abuso eventual de quienes detentan el poder. Volviendo al señor Miranda, enfrentó un nuevo juicio y, ante una acusación fiscal bien hecha, fue condenado. En 1976 fue asesinado. La persona imputada por su muerte, al ser detenida, le fueron leídos sus “Derechos Miranda”.

<>

Publicado  el   23  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El precio a pagar

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…..

.

GERALDINE EMILIANI

La educación de los niños ha cambiado durante los últimos años. La forma en que nuestros padres y abuelos educaban es totalmente diferente a cómo se hace hoy día.   Las leyes actuales que antes no existían, en cierta forma priva a los padres el derecho de aplicar la disciplina.  Asumir el rol de papá y mamá no es fácil y hay que ayudarlos, porque no saben cómo hacerlo.

“ Cada cual cría y disciplina como mejor le parece ”, se suele decir, porque hay a quienes no les gusta que les digan cómo hacerlo.    La realidad es que no existe un manual para ello, y lo que funciona para unos, no necesariamente funciona para otros.   Es ahí donde les toca a los padres escribir su propio manual de disciplina, en que la comunicación es de vital importancia precisamente por los cambios que los tiempos traen consigo.

Muchos de nuestros niños y adolescentes vienen de hogares destruidos, generando una autoestima baja y un grado de ignorancia muy alto, porque se carece de amor, respeto y de una guía espiritual que debe prevalecer en el hogar.    Otros, en cambio, fueron abandonados a su suerte porque la vida les arrebató a quienes les dieron la vida o decidieron huir antes de enfrentarse a esa responsabilidad.

No educa el que más grita y el que golpea con palabras hirientes y con el puño cerrado. Los niños y adolescentes son personas en desarrollo y necesitan límites para encontrar su sitio en el mundo, pero una excesiva rigidez o un exceso de libertad son contraproducentes, porque pueden sentirse asfixiados por las normas impuestas o abandonados por la carencia de las mismas.

Los padres por procurar un mejor estilo de vida, tienen que trabajar y se ausentan por largas horas del hogar.   Entonces, no es de extrañar que el muchacho se encuentre solo en casa y con amigos en plena ociosidad y cuyas mentes son expuestas a programas absurdos y dañinos de la televisión, de videos juegos violentos, y navegando por la Internet en busca de emociones. Eliminarlos de la vida diaria de los pela”os lo veo bastante difícil, porque tienen toda la libertad del mundo aunado a la falta de supervisión.

Criar hijos es responsabilidad de dos, pero tristemente por alguna razón se le deja esta tarea a la abuela, a la maestra o a la doméstica. El que piensa tener hijos con este tipo de mentalidad, ya de por sí es un fracaso anunciado, sobre todo cuando los chicos no son fáciles de manejar por problemas de conducta que fácilmente pueden caer en el consumo de drogas y alcohol.

Desde luego, la educación de los hijos requiere tiempo. Pero no mucho, sino todo. Porque en todo momento, se quiera o no, se están enseñando cosas muy importantes a los hijos, tanto si se le castiga, se les mima o se les divierte; tanto si se les trata con indiferencia, o se hace con preocupación. Siempre se está enseñando, formando o.. deformando.

No importa cuál sea tu estatus social o económico. Educar con amor es la mejor herencia que le puedes dejar a los tuyos. Habrá derrotas y momentos en que parecerá que todo se ha perdido, pero con sobradas razones para proseguir con esperanza hasta el fin de la prueba.

Inténtalo y verás …

<>

Publicado el  24  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.