Impuestos y carnaval

La opinión de la Ex Diputada de la República…..

.

MIREYA  LASSO

Ya se ha anunciado la inminente presentación de un nuevo paquete de impuestos que comenzarán a regir este año. No conocemos detalles de su contenido, pero podemos tomar como referencia aspectos del Plan de Gobierno 2009-2014 de la Alianza por el Cambio, que incluía la eliminación de varios impuestos, entre ellos el CAIR, la creación de una tarifa única (flat tax) en lo concerniente al impuesto sobre la renta, un aumento de exoneraciones y deducciones personales y nuevos subsidios e incentivos fiscales. Ahora se escucha la posibilidad de aumentar la tasa del ITBMS a 8%, posibilidad anteriormente no incluida en el Plan de Gobierno.

Cierto que una primera preocupación de cada nuevo gobierno es asegurar fondos para financiar su prometida obra de gobierno. Es lógico que así sea, porque comienza su período con la carga de todas las promesas hechas durante la campaña electoral, promesas que al cabo de cinco años serán evaluadas frente a las obras públicas ejecutadas. Se aduce también que el gobierno saliente deja las arcas vacías y, como no podemos imprimir balboas, los ingresos estatales para financiar las promesas de campaña solo pueden provenir de contadas fuentes, de las cuales la más importante son los impuestos que pagamos todos.

Fuentes oficiales han asegurado que los nuevos gravámenes no recaerán sobre las clases más necesitadas ni sobre la golpeada clase media, sino que se concentrarán en gravar aquellas actividades económicas que hasta ahora no han contribuido en su justa dimensión y se cita, a título de ejemplo, algunas actividades bancarias. Lo cierto es que, por mucho que se afirme lo contrario, quien paga un impuesto se lo carga más adelante —en la mayoría de los casos y cada vez que puede— a su cliente, sea este rico, clase media o pobre. Resulta aún más cierto si se trata del anunciado aumento del ITMBS que castiga el bolsillo del comprador final.

La historia se repetirá. Quienes sean señalados como nuevos contribuyentes adelantarán toda clase de argumentos: unos válidos, otros exagerados. El gobierno aducirá su compromiso social. Las clases más necesitadas serán convidados de piedra. Pocos entenderán las repercusiones verdaderas. Mucho se hablará sobre justicia tributaria. Sobrará la controversia.

Luego de los cálculos, las sumas, las restas y los malabarismos con cifras fiscales necesarias para estimar cómo poder financiar el ambicioso programa de inversiones públicas —respetando también el principio de equidad tributaria— no sabemos cuál será el balance final de los nuevos impuestos y a quiénes golpeará directa e indirectamente. Es imprescindible que los cálculos oficiales sean muy precisos para evitar innecesarias cargas tributarias que produzcan un exceso de recursos o desatinadas cargas que produzcan menos de lo deseado.

Como miembro de la Asamblea Nacional durante los debates de la Ley de Responsabilidad Fiscal en 2004, podemos vaticinar que seremos testigo de la crónica de un fiero choque anunciado con sectores involucrados, como sucedió entonces y como siempre sucede cuando el tema es abordado. Pero esta vez hay una circunstancia que puede influir de una manera o de otra: mientras el choque coincidirá con la distracción propia del carnaval, cabe preguntar si el oficialismo aún contará con suficiente poder político para hacer aprobar una reforma tributaria de la magnitud propuesta. ¿Será tarde ya? El asunto es peliagudo.

<>

Publicado el  20  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que  a la  autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Cambio climático y El Niño enfriado

La opinión del Ingeniero….

.

Eduardo A. Esquivel R.

Hace algunos meses, se reunió un grupo de especialistas en meteorología para anunciar que habían “calculado” (?) que esta estación seca iba a ser desastrosa a causa de “El Niño”. Prácticamente no iba a caer una gota de agua desde diciembre hasta julio.

En Panamá, algunos voceros del Gobierno y sus socios de las empresas eléctricas se rasgaron las vestiduras anunciando posibles racionamientos de fluido eléctrico y, de paso, un aumento de la tarifa.   Se dijo que los embalses de las hidroeléctricas estaban bajo nivel y que por esto se generaba menos energía. En el sector agrícola, la cosa fue peor. Y esto también hace que el precio de los alimentos suba.

El problema de los meteorólogos es que actualmente, aun con las más sofisticadas computadoras y sensores climáticos, no puede hacerse una predicción del clima de 24 horas con menos de un 75% de posibilidades de acertar. En una semana las posibilidades bajan al 10% y en más de un mes son casi inexistentes. Desde luego que cualquiera puede “predecir” que en la época seca no va a llover.   Y si se equivoca, no pasa nada.

Los EE.UU. es posiblemente el país más avanzado del mundo en predicciones meteorológicas.  Sus instituciones especializadas tienen supercomputadoras que son alimentadas con cientos de datos de satélites, estaciones meteorológicas, etc.   Sin embargo, el frente frío extremo que está azotando el Hemisferio Norte desde hace unas semanas sorprendió a los expertos, a tal punto que no se tomaron las medidas necesarias y ha habido cientos de muertos.

En América Tropical, los datos de “El Niño” indicaban un fenómeno moderado, pero los cálculos de los climatólogos no incluyeron el frente frío que está bajando del Norte y que ya llegó a Panamá. En otras palabras: “El Niño” se enfrió y todos los cálculos y predicciones hechas hasta ahora no sirven.

Para fortuna de los panameños, a mediados de enero tenemos fuertes lluvias en Chiriquí- Bocas del Toro, donde están las principales hidroeléctricas del país, que han llenado a plena capacidad sus embalses, que por cierto no son muy grandes. Ya en Panamá y Colón han caído fuertes lluvias, y el tiempo borrascoso parece seguir hasta finales de enero. Algo poco común, como los tornados de la época lluviosa del 2009.

Lo que no pueden decir ahora los meteorólogos ortodoxos es su “cliché” favorito: que todo esto “son fenómenos propios de la estación”.

Desde luego, todo esto tiene que ver con el cambio climático, que es un fenómeno natural que se repite cada 10 mil años, como se ha comprobado científicamente. El terremoto de Haití está relacionado con el cambio climático, y otros terremotos que se darán próximamente en América Central y todo el cinturón de fuego del Pacífico, y los superhuracanes del 2010, debido a estas fuerzas cósmicas que generan los cambios cíclicos planetarios.

Es asombroso como los mayas, hace más de 3 mil años, predijeron estos cambios en su calendario de la cuenta larga, que termina en noviembre del 2012.

<>

Publicado el 20  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Bellezas naturales de Punta Burica

La opinión de…..

.

Luis A. Vargas J.

Durante su primera gira de campo a la región de Punta Burica, situada en el extremo suroccidental de la provincia de Chiriquí o Península de Burica, el Grupo Ornitológico del IPT Arnulfo Arias Madrid de la ciudad de David, tuvo la oportunidad de recorrer el Sendero Ecológico Corpachí, ubicado en los terrenos del Primer Ciclo Punta Burica.   Este centro educativo, fundado el 19 de junio de 1978 bajo la administración del presidente Aristides Royo, dispone de 58 hectáreas que incluyen bosques en recuperación, potreros y cultivos de productos como maíz, yuca y plátano, entre otros.

El sendero ecológico debe su nombre al árbol corpachí, que es muy abundante en el lugar. Este sendero fue abierto al público el 1 de junio de 2007 y entre sus principales objetivos están la educación ambiental y la conservación de la gran biodiversidad existente en esta región, la cual incluye muchas especies endémicas como el trogón de Baird y otras aves que a nivel nacional únicamente se localizan en la Península de Burica. También se encuentran especies de aves como la codorniz jaspeada o el loro coroniblanco, que aunque habitan en otras regiones del país, a nivel de las tierras bajas de Chiriquí o del resto del pacífico panameño, sólo es posible observarlas aquí.

A lo largo de los 2.7 kilómetros de longitud que tiene el sendero se puede apreciar, además de la gran diversidad de aves, la exuberante y variada vegetación propia del bosque húmedo tropical, mamíferos como los monos aulladores, cariblancos y titíes o ardillas, reptiles como la iguana verde, la rana verdinegra, mariposas, hongos, etc.

El recorrido total del sendero, que es guiado por algún miembro del personal docente de este plantel, toma aproximadamente hora y media. El terreno es bastante plano, por lo que no se requiere de tanto esfuerzo para avanzar por el mismo.

Durante su visita, los miembros del Grupo Ornitológico del IPT Arnulfo Arias Madrid fueron atendidos y guiados por la profesora Elizabeth Almengor, subdirectora del Primer Ciclo Punta Burica, quien al igual que la directora del plantel profesora Dioselina Vigil, espera tener la satisfacción de recibir y atender cordialmente a visitantes de cualquier parte del país y hasta del exterior.

Aparte de recorrer el Sendero Ecológico Corpachí, se puede observar desde las instalaciones del colegio una espectacular panorámica de la Bahía de Charco Azul.

Muy cerca de este centro educativo se encuentra la comunidad de Limones, que cuenta con un pequeño muelle y hermosas playas de dos tipos: rocosas y arenosas. En Limones también es posible realizar paseos en lancha por la bahía, practicar la pesca deportiva o de esparcimiento y desplazarse a otros sitios cercanos de gran interés ecoturístico.

Disfrute usted también de las innumerables bellezas naturales que nos ofrece Punta Burica y otros paradisiacos lugares de la Península de Burica.

<>

Publicado el 20  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El desencanto del cambio

La opinión del Abogado….

.

Luis Carlos Guerra

El Gobierno del Presidente Martinelli va cuesta abajo. Todos los que nos manejamos en ámbitos políticos sabemos que las encuestas siempre han tratado de manipularse, para crédito o descrédito de las encuestadoras, quizás la verdad era tan evidente, en este último caso, que difícilmente se podía tapar o simular.

Una baja porcentual de popularidad a escasos meses de mandato no debe tomarse como aborda la mayoría de los temas este gabinete, poco importa. El pueblo está comenzando a sentir la realidades de su diario vivir, y ve cómo el presidente que prometió un cambio está estancado desde el primer día de su mandato en dramas mediáticos.

La luz, agua, canasta básica, seguridad, transporte, educación, y muchos otros temas de Agenda de Estado ni siquiera se perfilan o dimensionan como parte de las prioridades a resolver concretamente, pues una cosa es decir que se preocupan por los temas y otra distinta es generar acciones reales.

El egocentrismo gubernamental del cambio se convierte cada día en un cinismo mediático que pretende hasta justificar sus autodenominadas metidas de pata y al parecer también metidas de mano.

El desencanto de la población por el actual gobierno se acentúa a medida que las propias acciones de estos administradores se desenmascara; lo que ellos criticaron con vehemencia y supone persiguen con objetividad y transparencia lo están haciendo: nepotismo, amiguismo, negociados, autoritarismo, control político de los poderes.

El plantearse tantos frentes conflictuales con sectores de la sociedad no creo que sea lo más conveniente, y menos ahora que su imagen de gran Quijote comienza a desvanecerse. El gobernar no implica solo mandar, la gobernanza democrática no asume como enemigos a los críticos, por el contrario, respeta y analiza para enmendar y consensuar intereses sin dejar de reconocer derechos.

<>

Publicado el 20  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Una calidad periodística muy cuestionable

La opinión de……

Bertilda Herrera Anria

En muchos países existe un control estricto en los medios de comunicación, como comunicadora social residente en el extranjero lo sé perfectamente y en donde vivo respeto y acato esa norma.  A tal punto que muchos países han tenido que crear leyes con el propósito de bloquear cualquier iniciativa futura para que ciudadanos que no tengan la nacionalidad o que no sean residentes legales puedan hacerse con el control de medios de prensa.

Un elemento a tomar en cuenta en Panamá es que los extranjeros están introduciendo en los medios una forma de hablar que no es típica de nuestro país. Este caso está creciendo hasta el extremo de que los puestos que pertenecen a los nacionales son cedidos a extranjeros. Ellos son ciudadanos de países en donde los panameños no podríamos trabajar, sin antes pasar por una serie de trámites de autenticación de diplomas en nuestro país de origen, en las diferentes representaciones diplomáticas y además en el país en donde pretendamos trabajar existen también leyes que regulan el ejercicio de ciertas profesiones.

Sin embargo debo reconocer que los comunicadores panameños necesitamos urgentemente actualizarnos en técnicas de lenguaje y comunicación, ya que he podido percibir el pésimo uso del idioma por parte de muchos colegas, a tal punto que en sus presentaciones se nota el titubeo o gagueo al momento de informar una novedad en la que se hace necesario toda su capacidad en términos de expresión oral.

Da pena realmente que personas tan mal preparadas tomen un micrófono y se presenten ante una audiencia ávida de información de calidad. Los medios de comunicación tienen una responsabilidad social, no solo en lo referente al ejercicio profesional, también en el uso del lenguaje.

Si analizamos las características generales del lenguaje periodístico observamos un orden de palabras, el uso de determinadas categorías morfológicas, como el verbo o el adjetivo, cuestiones de estilo, eufemismos utilizados, etc.

Para conocer la situación del español actual en los medios de comunicación hay que pasar por el estudio de aspectos morfosintácticos, léxicos, cuestiones de semántica, cuestiones de fraseología, etc.  No se trata de colocar en la pantalla a hombres y mujeres con una apariencia física un tanto envidiable, si al momento de expresarse ante miles de televidentes o radioyentes, lo hacen de manera incorrecta.

También debemos prestar atención acerca de la utilización y adopción, en ocasiones abusiva, de extranjerismos léxicos y sintácticos. En cuanto a los extranjerismos sintácticos, debemos advertir que los medios de comunicación contribuyen a la fijación de esquemas ajenos a nuestra lengua.

Es notable la falta de retórica en los medios de comunicación, y el poco conocimiento de la lengua. La rapidez de las entrevistas, que hacen que el discurso, con frecuencia, sea espontáneo y poco elaborado.

Se hace necesario mejorar deficiencias notables, o de lo contrario tendremos que cederles nuestros puestos de trabajo a personas provenientes de otras latitudes, pues al parecer nuestro nivel profesional se encuentra muy por debajo de la norma.

<>

Publicado  el   20  de  enero  de 2010  en   el  Diario  La  Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Textos quebrados

La opinión del Periodista y Docente Universitario……

.

MODESTO A. TUÑÓN F.

La imaginación del escritor Oscar Wilde no tenía límites. Creaba historias para advertir sobre los males sociales de su época, como en aquel hermoso relato de El príncipe feliz, de una estatua llena de laminillas de oro y pedrerías en cuyo hombro se posó un ave, a quien la estatua le pidió que le quitara paulatinamente todo lo que fuera de valor y lo llevara para beneficiar a alguna persona o familia menesterosa que él seleccionara.

Al final, la estatua —una vez que le quitaron todo el oro y las piedras— quedó con una apariencia horrible, pero feliz por toda la buena obra esparcida a su alrededor.

Si algo así ocurriera en Panamá, uno podría explicar el abandono de monumentos, obras públicas, fuentes y relojes.  Pero acá no es una fantasía, sino una cruda realidad.

Recuerdo aquellas fuentes del Palacio Legislativo que tenía al frente hacia avenida Central,  un pintoresco juego de agua y unas esculturas bajo el lema de “ Ni millones ni limosnas ”, lema del asesinado presidente José A. Remón Cantera.

Pasó el tiempo y alguien prefirió hacer millones con esta limosna pública, le “ descuajaringaron ” el metal y desapareció la fuente.

A algunas administraciones municipales se les ha metido en la cabeza que hay que guardar para la memoria del alcalde de turno para la posteridad y se esfuerzan en crear alguna fuente, estatua, obelisco, cuyo cuidado, pulimento y gastos de mantenimiento solo duran lo que un pastel de chocolate en fiesta de chiquillos.

Algo similar sucede con los relojes. ¿Cuántos relojes públicos sirven en la ciudad de Panamá?

Hace unos días en el parque Independencia, frente a la Catedral Metropolitana, el público que asistía al Festival de Jazz, pudo observar que el reloj de ese monumento eclesiástico daba la misma hora, algo más de las dos de la tarde y se mantenía congelado.

¿Ha visitado usted recientemente el paseo de las Bóvedas? Si lo hace y trata de explicarle a algún turista sobre la historia del Canal de Panamá, grabado en bajo relieve sobre unas planchas rectangulares e incrustadas en la pared, le será difícil seguir el texto porque el monumento está tan deteriorado que se dificulta su lectura.

¿Qué impresión puede tener un turista si le llevan a este lugar tan significativo y va a conocer la historia de la ruta transístmica y se encuentra con estos textos quebrados por el tiempo y la falta de sentido de quienes son los responsables de su mantenimiento?

Hay monumentos que tienen un impacto trascendental en la vida nacional. Esta historia del Canal de Panamá tiene un valor histórico y documental; además, literario por el autor del texto.

Probablemente se pensará que hay problemas mayores en el país con el transporte, el alto nivel de pobreza extrema, las condiciones habitacionales en que vive un alto porcentaje de la población o la seguridad. Sin embargo, habría que considerar que una sociedad crea un conjunto de objetos representativos de la cultura, costumbres y valores, precisamente para conmemorar sus obras, que sirven de ejemplo para todos.

Quizás haya poca sensibilidad, tal como aquellos estudiantes universitarios que con frecuencia colocaban un cigarrillo en el monumento de Justo Arosemena, situado en la Universidad de Panamá, sin siquiera saber quién era el personaje.

Este tipo de abandono a veces se produce por negligencia de las autoridades y en otras ocasiones, por el propio público que pierde la noción histórica del patrimonio cultural.

En los años cincuenta se inauguró una hermosa fuente, frente a las sedes de los ministerios de Salud (que en esa época también se llamaba Previsión Social) y el de Hacienda y Tesoro (donde ahora está el Ministerio de Economía y Finanzas), entre las calles 34 y 35 y las avenidas Perú y Cuba.

El encanto duró unos años. Primero se perdió el juego de agua, luego los colores. Llegó un día en que el lugar cesó como escenario para que las parejas lanzaran monedas al agua y augurar destinos mágicos. En algún momento se convirtió en un estanque desagradable; el agua anegaba el área, fluía por la avenida Cuba y bajaba como un arroyuelo hasta la avenida Justo Arosemena.

Un tiempo después los lavadores de autos utilizaban el estanque para sacar agua para su oficio sobre los autos que llegaban al lugar y ahora se ha llenado de unos puestos de venta de patacones y todo tipo de carnitas. Y lo peor es que se ha perdido uno de los más hermosos lugares que existió en la ciudad.

Lo más fácil es que las obras y lo que representan ellas se pierda en el olvido de la gente. Estos monumentos pierden el sentido que los inspiró y se convierten en armatostes o materiales útiles solo para pillos, como sucedió con las figuras infantiles de los juegos de antaño, que desaparecieron primero en la mente del público y luego, fueron fácil presa de los depredadores.

Ojalá que alguien pueda acercarse a la rotonda en Las Bóvedas, se apiade del texto histórico y pueda reconstruirlo para que siga siendo una síntesis documental de nuestra más grande obra de infraestructura.

Ese es el papel que tienen los monumentos y como la estatua del príncipe feliz de Wilde, ellos podrían esbozar una sonrisa por haber cumplido la función de unir el pasado con un futuro utópico, pero realizable.

Leamos nuevamente ese texto reconstruido y claro para comprender la perspectiva que aún tenemos por delante con el Canal.

<>

Publicado el  20  de enero de 2010   en el Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cómo recordamos a los gobernantes

La opinión del Jurista…….

.

Rafael Fernández  Lara

En alguna ocasión el Comandante Fidel Castro señaló que le gustaría que la historia lo recordara como el personaje bíblico David, quien se enfrentó al gigante Goliat, refiriéndose a la actitud con que su Gobierno ha enfrentado al Coloso del Norte durante varias décadas.   Seguramente esto sea avalado por sus simpatizantes, pero en mi opinión la historia recordará las adversidades que varias generaciones de cubanos sufrieron debido a su desempeño como gobernante.

A José Stalin algunos lo consideran como el jefe de Estado que hizo posible la construcción del socialismo y convertir a la Unión Soviética en una potencia mundial.   Sin embargo, hoy, al líder soviético se le recuerda como un dictador sanguinario y déspota.

Al General Augusto Pinochet Ugarte no pocos le reconocen que impidió que la República de Chile cayera en el comunismo.   No obstante, son más los que al mencionarlo recuerdan un tirano que fomentó y avaló la violación de los derechos humanos y asesinatos en su país.

De Adolfo Hitler sabemos que llevó a su pueblo a una doctrina racista, absurda y criminal.   Mas, si hablamos del ex canciller alemán Willy Brandt, sabemos que en parte hizo posible la recuperación económica de su país, después de la Segunda Guerra Mundial, además de favorecer una política de acercamiento a los países del este, logrando merecidamente el Premio Nobel de la Paz en 1971.

A Franklin Delano Roosevelt se le atribuye la victoria contra la depresión de los años treinta y una nueva política hacia América Latina, entre otras cosas.

En nuestra nación, desde nuestro primer Presidente, Manuel Amador Guerrero, y aquellos que lo sucedieron, todos han dejado huellas imborrables como mandatarios de sus respectivas administraciones.   Los últimos, Guillermo Endara, Ernesto Pérez Balladares, Mireya Moscoso, Martín Torrijos, y en la actualidad Ricardo Martinelli, dejaron, y el último dejará, una herencia que basada en lo que hicieron a favor y en contra de su pueblo constituye su legado histórico para la posteridad.

Así pues, no cabe duda de que no es como los gobernantes quieren que sus pueblos los recuerden, sino como la historia y sus pueblos los recuerdan a ellos, y este recuerdo se fundamenta precisamente en lo que nos dejan después de haber gobernado.

<>

Publicado el 20  de enero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.