Desarrollo de cultura política, una necesidad en un sistema democrático

.
La opinión de….
.

Jorge Luis Roquebert León

Al revisar el desarrollo de los sistemas políticos, se estudia cómo un rey con todos los poderes de mando equivalentes al Estado es luego limitado por una corte que buscaba mayor equidad entre ellos.

En el siglo XVIII es cuando se desarrolla mejor la idea que los poderes del Estado deben estar separados en el poder ejecutivo, legislativo y judicial, ya que es peligroso que una persona los controle a todos porque puede convertirse en un régimen autocrático.

La idea de separación de poderes se relaciona con la cultura política, la manera de cómo se ve al Estado, ya que es más fácil guardar fidelidad a una persona –rey, presidente, dictador – que a un Estado representado por todos.

Si bien una mejor educación nos prepara para una mejor comprensión de esa nueva cultura, no significa que ésta se obtendrá por haber estudiado. A su vez, puede haber personas que aún hoy sabiendo los logros conseguidos con el sistema democrático, todavía parecen acoplarse mejor a los sistemas antes existentes porque crean que son más fáciles o económicos para gobernar.

El actual nombramiento de los magistrados para la Corte Suprema de Justicia debe hacernos reflexionar como país – gobernantes y gobernados – en cual nivel estamos.   En nuestra nación se critica que el órgano judicial no tiene la independencia necesaria y más que servir al bien de la sociedad, responde a los intereses del grupo que lo nombró.

La preparación de una lista de candidatos por la sociedad civil y su presentación al presidente para la selección de los candidatos no es un requisito constitucional, pero fue elogiada como un progreso, el cual en un principio la actual administración decidió continuar.

Sin embargo, estos elogios terminaron mal cuando el presidente anunció que no se dejaría “embaucar por una lista” y postuló para la aprobación de la Asamblea a unos candidatos, de los cuales uno a magistrado y otra a suplente tienen una trayectoria altamente cuestionable.

Que el presidente desee nombrar personas afines a él puede ser comprensible, pero no lo es que para dominar otro órgano independiente del Estado nombre a personas que proyectan una personalidad que se sirve del sistema.

Aunque la Asamblea Legislativa no ratificó a la candidata a suplente, igualmente es cuestionable cuanta disposición tenga este órgano de hacer justicia cuando su presidente anunció el domingo que se podrían hacer objeciones el lunes y el martes, pero el 27 de diciembre los candidatos serían aprobados. ¿De qué se trata entonces?

Para la marcha adecuada de nuestra nación en democracia es necesaria una mejor cultura política que haga énfasis en la participación activa de los ciudadanos, sobretodo en temas como la justicia y sus administradores.

.<>

Publicado en 26  de diciembre de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: