Repensar a Panamá

.

La opinión de…..

.

Rubén Pardo

A los países e intereses extranjeros o globales les importa solo lo que pasa por Panamá, no les importa lo que hacen los panameños ni lo que les sucede. Nosotros no hemos superado nuestra condición de tránsito, haciéndola una parte de nuestra realidad, sino que la hemos hecho nuestra única realidad importante. No nos hemos constituido en un suelo ocupado por seres que forman un sistema de producción que los demás necesiten.

Me pregunto si no seremos además un tapón para nosotros mismos y un gran filtro que no funciona bien.   Es decir, somos un tapón para nuestras capacidades como país, y por ello, no nos convertimos en una nación madura en sus estructuras, por ejemplo, constitucionales. Y por otra parte, me pregunto también si somos un filtro que deja pasar toda clase de bienes y mercaderías o capitales para contribuir a la riqueza de otros países, regiones, emporios, intereses globales, etc., mientras que ese filtro nos deja aquí, al servir de paso, la droga incautada y los homicidios de ese tráfico, las “vendetas”, los homicidios por encargo, las marcas y manchas sociales de la drogadicción, la desnutrición mental y la incultura.

¿Cuándo veremos que nuestra condición de alfombra para intereses de paso no es lo que necesitamos? Lo que necesitamos no está en seguir la tradición del Puente del Rey, en Panamá Viejo, y que se mantenga en nuestra época de Puente de las Américas y de Puente Centenario.

Estamos dejando que nuestra niñez y jóvenes sigan como consumidores y traficantes de la mediocridad frente a la televisión sin contenido creativo o constructivo. Estamos permitiendo que nuestro tiempo se debata entre la monotonía y la imposición de rutinas asfixiantes de un inadecuado uso de los productos de la técnica. No hemos emprendido el camino del desarrollo en lo científico, lo filosófico y humanista, lo artístico, lo tecnológico, lo deportivo. Seguimos siendo una mera población y no hemos establecido las estructuras sociales propias de conformación responsable de seres pensantes y creativos.

No podemos seguir en la vía de las acciones intrascendentes y de logros insulsos. Si no creamos museos que nos expongan el pasado, presente y futuro, la naturaleza y el universo mismo; si el sistema educativo no impone los criterios de la ciencia, la filosofía, la tecnología y el arte; si la sociedad no deja de vivir en la miseria del tiempo inútil; si no creamos una regulación de los medios masivos que exija que al menos un 60% de los contenidos de la programación o edición sean de carácter educativo, creativo o formativo; si no hacemos de la educación infantil una preparación para la creatividad en la juventud y en la vida adulta; si no hacemos de estas metas la base de nuestros principios estructurales como sociedad, seremos solo eso: Panamá en el mundo. Nunca llegaremos a ser una Nación para la humanidad.

No podemos seguir siendo un suelo en donde se imponen las cosas desde afuera, debemos ser un lugar que promueve personas creativas y no meros consumidores y traficantes de la imitación y de la subcultura. Procuremos el beneficio de lo mejor del mundo y ofertemos un Panamá creativo para la humanidad.

<>

Publicado el  23 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: