Reformas Electorales: ¿Traje a la medida?

.
La opinión del Director Nacional PRD….
.

Rafael Pitti

No tengo idea de cuantas veces se ha modificado el Código Electoral, con el valido y legítimo argumento de actualizarlo y adecuarlo a lo que debe ser verdadera expresión de participación democrática en los ejercicios electorales internos de los partidos políticos legalmente constituidos, y para ordenar y equilibrar con coherencia, la lucha quinquenal por el poder político del Estado.

Los avances en materia jurídica electoral, han sido en guardadas proporciones muy beneficiosas para los ciudadanos panameños, especialmente en temas como las primarias que permiten el derecho a una postulación sustentada y el subsidio electoral a los partidos que contrario a lo que plantean sus críticos, constituye parte fundamental que garantiza derechos constitucionales.

Sin embargo hay que reconocer que la legislación queda en letra muerta o es interpretada de forma ambigua, por los intereses de quienes coyunturalmente gozan de altos grados de influencia o detentan el poder, sin medir el daño que e ocasionan al sistema democrático. Muestras palpables de ello, es que se postularon candidatos que no cumplieron con lo establecido en Ley (circuito 8-5) y casos como el ocurrido con la postulación del hoy jefe de la comuna capitalina.

Por otro lado el derecho a elegir y ser elegido, tiene que ser regulado con firmeza y sin genuflexidades. La “independencia” de los aspirantes debe ser mostrada en el historial político, con una antigüedad no menor de 10 años y su postulación debe ser estricta en su génesis.

De la misma manera, a quienes son electos en esta propuesta debe prohibirse el inscribirse en partido alguno, tal como ha ocurrido en el pasado y presente, ya que desdice y desvirtúa la oferta. Los incentivos que asigna el Tribunal a quienes incumplen, constituye una estafa al fisco y al electorado que apoyó tal opción.

Es necesario que los representantes de partidos y sectores de la sociedad que tienen la facultad de aportar y elaborar un documento tan importante en esta materia, lo hagan desprendidamente, recogiendo las debilidades y fortalezas del sistema, apartando los prejuicios o sectarismos para que la credibilidad y confianza alimente al panameño.

Los elementos antes citados requieren por ejemplo, que el subsidio electoral sea manejado con una transparencia que incluso vaya al detalle de sus miembros y del resto de la ciudadanía.

La democracia so pretexto de derechos y libertades, no puede ser sometida al capricho o deseo de grupos o individuos, con interese particulares.

Hay propuestas interesantes en asuntos de reelección, segunda vuelta y la candidatura presidencial independiente, todas con posibilidades de consenso y aprobación.

Esperamos que en estos concilios no predomine una agenda secreta. Es factor primordial que la ética, la lealtad y principios morales en la Ley, acaben con el transfuguismo, el clientelismo político y el juega vivo. Sin estas consideraciones, cualquier esfuerzo para avanzar y mejorar, será nulo, estéril y proclive a sinvergüencerías.

<>
Publicado   el   23 de  diciembre  de  2009  en  el  diario  El  Panamá  América, a   quien  damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: