A propósito de la cumbre de Copenhague

.

La opinión de….

Marcel Penna Franco

Hace algunos años leí, seguramente basado en la obra Los Dragones del Edén, de Carl Sagan, un análisis que mostraba que al Universo le tomaría apenas un segundo del tiempo cósmico deshacer todos los destrozos que ha ocasionado el ser humano sobre la Tierra. Trataré de rehacer aquellas ideas en este artículo.

Según la teoría de la formación del Universo, este es producto del Big Bang, la gigantesca explosión que afectó toda la materia y la energía existentes. Esto ocurrió hace 15 mil millones de años, cifra que no podemos siquiera imaginar en función del tiempo que vive un ser humano actual, lo que sería una fracción de segundo.

Baste decir que, luego de unos cuantos y simples cálculos matemáticos con una regla de tres, podríamos hacer una equivalencia a nuestra forma de medir el tiempo en segundos, horas días y años; así: un día de este año cósmico equivaldría aproximadamente a 41 millones de años, una hora a casi dos millones de años y un segundo a 28 mil años. La vida de un ser humano, con las actuales expectativas de vida, sería tan solo de un poco más de dos milésimas de segundo. Sí, esto sería como decir que la vida es efímera, que es tan solo un soplo y que en el tiempo del universo es menos que un parpadeo de nuestros ojos.

La conferencia sobre el cambio climático resultó en un estrepitoso fracaso para la humanidad y para el único hogar que tenemos los seres vivos, la Tierra.  Seguiremos contaminando el medio ambiente, seguiremos destruyendo especies, seguiremos alterando el precario equilibrio ecológico que sustenta la vida sobre la Tierra. Los efectos de la emisión de CO2 son solo uno de los efectos que estamos produciendo para dañar nuestro hogar, es probablemente el inicio de un caída sin retorno, es el inicio del principio del fin.

Los países desarrollados que mayor contaminación producen al mundo, China y Estados Unidos, están haciendo caso omiso a los gritos que da la Tierra y en aras de mantener un estándar de vida sin control, nos arrastran al despeñadero.

La periodista Rosina Ynzenga escribió: “El clima deberá esperar a que se den mejores condiciones que las que a lo largo de más de una semana se han vivido en Copenhague”, pero, el clima no espera, sigue comportándose de acuerdo a leyes inmutables que generan equilibrios dinámicos y que no tienen en cuenta la existencia de una especie como los humanos, al final, este clima al que hacemos daño, se encargará de eliminarnos; al no tener conciencia, no tendrá piedad, no habrá sentimientos y todo comenzará de nuevo.

Solo bastarán unos cuantos segundos del tiempo cósmico (unos miles de años) y nuestras huellas como especie serán borradas de la faz de la Tierra, se acabará y reciclará el CO2 que hemos vertido al medio ambiente, pero no habrá un solo ser humano para respirar aire puro.

.

<>
Publicado el  22  de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: