Urge retomar los valores

.

La opinión de….

.

Fernando Gómez Arbeláez
.

Poco a poco, los panameños hemos atenuado el reconocimiento de aquello que en nuestra condición de personas libres y civilizadas nos permite crecer en dignidad, que dentro del estrecho Istmo en que vivimos nos facilita coexistir en una auténtica armonía con nuestros semejantes. De allí que la sociedad panameña está soportando el menoscabo de los principios éticos que la han definido como nación cultivada, humanista y trascendente. La irreverencia, el progresivo desdén por muchos ostentado hacia esos principios fundamentales van extraviándola paulatina y peligrosamente por un sendero de descomposición de su esencia moral e identidad social.

Los valores cívicos y morales, ese código de conducta inherente a la naturaleza humana desarrollado a través del seno familiar y del entorno comunitario de cada persona, comprenden las pautas, los preceptos que han de orientar a nuestras vidas en relación a los demás.

Advertimos desde pequeños el alcance de la honestidad, la justicia, el agradecimiento, la responsabilidad, la amistad, el deber, así como de la tolerancia, el respeto, la lealtad, la integridad, la solidaridad y tantos otros valores cuya apreciación se deteriora con el paso de los años, malograda en parte por esa vorágine materialista que notoriamente caracteriza al mundo contemporáneo. Sin verdad, sin ética, no hay calidad humana ni moral.

Pero la deshonestidad, el engaño, se mantienen como antivalores a los que nos toca enfrentar en sociedad.  Utilizando la mentira como herramienta, un juzgador se rehúsa a hacer justicia o impunemente la deniega. Un conductor colisiona, atropella y se fuga. Un constructor vende un inmueble con vicios, mal terminado. Un trabajador incumple con sus deberes laborales. Un funcionario se apropia de recursos públicos. Un profesional adultera su hoja de vida con títulos y experiencias ficticias con el propósito de falsamente impresionar, de engañar a los demás.

Inquieta admitir que la degradación y la pérdida de los valores cívicos y morales se han convertido en habituales en nuestro medio. Los crecientes índices de delincuencia, de corrupción, de deshonestidad hace tiempo que dejaron de asombrarnos. Los criminales, sean de arma blanca o de cuello blanco, ríen ante el endurecimiento de las penas en las leyes. Quizá la comunidad, que en su conjunto los padece a diario con gran perjuicio, no está reflejando el interés suficiente en sancionarlos moral y ejemplarmente.

Ante esas penosas realidades cotidianas de Panamá, país que el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional colocó en un deplorable lugar 84 de su lista mundial de 2009, cada persona y agrupación interesadas en la vigencia extendida de los valores cívicos y morales tiene la responsabilidad de contribuir, de actuar con apremio, eficacia y determinación para alcanzar tan importante objetivo.

Desde su fundación en 1919, el Club Rotario de Panamá ha participado en numerosos esfuerzos y proyectos llevados a cabo en beneficio de la sociedad panameña. En estos 90 años, sus notables logros comunitarios son, para orgullo de las varias generaciones de miembros, francamente innumerables.

Con ese norte por delante, en 2009 el Club Rotario de Panamá organizó, a través de su Comisión de Valores Cívicos y Morales, diversas actividades relacionadas, como un exitoso seminario taller de capacitación para educadores de las materias de cívica, ética y urbanidad en centros de enseñanza pública, al igual que una concurrida Marcha pro Valores Cívicos y Morales que contó con el respaldo de la comunidad en general.

Por medio de su más reciente proyecto cívico, el Club Rotario de Panamá desea presentar, a través de los medios impresos nacionales que tengan a bien publicarlos, diversos artículos de opinión escritos individualmente por sus miembros, de manera exclusiva para cada medio. En ellos, sus autores plantearán comentarios, observaciones y anécdotas que destaquen la relevancia, el conocimiento, el impacto y la práctica de los valores cívicos y morales en nuestra sociedad. El reto es grande, pero la voluntad mayor. Con este artículo y otros a futuro queremos fomentar la difusión y el respeto a los valores, para ayudar a construir un Panamá que sea siempre mejor para todos.

.

<>
Publicado el  11 de diciembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: