De semáforos inteligentes y piscinas portátiles

La opinión del Economista….

.

FRANCISCO BUSTAMANTE

He decidido tomar las cosas con calma, y reírme de aquello que no puedo cambiar. Hay cosas que están más allá de mis deseos.  Nos dijeron que bajarían el costo de la luz eléctrica  para reducir los costos de producción y que bajaran los precios al consumidor. Que se eliminarían impuestos de introducción de alimentos para bajar el costo de alimentos. Que ahora le toca al pueblo. En lugar de bajar el costo de la canasta básica, subió.  Nos toca qué? Pagar más?

Los corruptos, a la cárcel. Y ahí sí, empezaron a salir acusaciones. Que pasaron el sombrero para recoger 21 millones de dólares y como consecuencia se eliminaron impuestos a la Zona Libre. Ni el zar anticorrupción ni la procuradora han iniciado, hasta donde sé, una investigación sobre tan serias, perdón, graves acusaciones.

Dos periodistas locales y una extranjera acusan al ministro de gobierno que señaló que hay una “ética del billete” entre los periodistas locales. La verdad, no entiendo eso de ética pagada, comprada o alquilada.

Hay graves acusaciones sobre el caso PECC. Tremenda colusión entre autoridades del más alto nivel, para apropiarse de impuestos públicos. Hay contraacusaciones de que se han contaminado áreas intencionalmente. El gobierno que hizo? Bajó las tarifas de PECC. Si hay delito, deben ir presos los culpables. Si no hay delito, no veo por qué el gobierno altera las tarifas de una empresa privada.

Y los casinos? Ni hablar. Un ex –presidente amoroso con su familia y amigos dentro de la más estricta legalidad como argumenta, le traspasó graciosamente, como en los tiempos de las concesiones reales, el usufructo de explotaciones casineras. Que aparecen cheques de esos casinos en las cuentas del ex – funcionario público? Indignado, reclama que no va a discutir en público asuntos familiares.

Espérame un tantito. Y del otro lado? Los panameñistas reclamando botín de guerra. Que echen a los empleados públicos para entrar ellos al poder. Y los del PRD? Haciendo un CEN de guerra, en el cual el primer grito de guerra, salió de la ex candidata presidencial, contra su ex mentor, el ex presidente Torrijos y el ex canciller, el llamado perro.  Que la engatusaron, perdón, que la convencieron de traicionar a su colega al bimbin.

Y el  CEN de guerra, para recomponer el partido,  arma un grupo asesor formado con los defenestrados del CEN perdedor de las elecciones. Ahí no termina. El PRD, partido que se autodenomina social demócrata, se convierte en defensor de la empresa privada. Ya no habla de la gente pobre, de los chiquillos descalzos, que vive en cuartos donde no entra el sol, que es aristocrático. Y es que el presidente les ha tomado ese segmento de mercado. Y la acusación al ministro de Economía? Un recorte o panfleto sin firmas autorizadas?

No olvidemos el caso CEMIS. De antología. Va y viene. Y te apuesto que no va a pasar nada. A pesar de la exhibición dialéctica de los involucrados en los videotoros.

Para acabar, el ministro de obras públicas declara brutos a los semáforos inteligentes, y los manda al reposo. Y el Alcalde nos organiza un evento que nos garantizará un premio Guinness que la verdad, no sé para qué sirve. Ah, también unas piscinas chinas portátiles. Y la basura? Y la eficiencia municipal para atender a los contribuyentes? O el mejoramiento de áreas verdes y sociales? O los indigentes?  Eso parece que no tiene prioridad.

Prefiero reírme, para no llorar, y tomarme un tequila que me regaló mi hija.

<>

Nota enviada por correo el 18 de noviembre de 2009 a Panaletras para su publicación por el Autor a quien damos todo el credito y la responsabilidad que le corresponde.

Fiestas patrias y reflexión

La opinión de….

.

Fredy Villarreal Vergara

Con anterioridad he escrito lo mucho que debe dolerle a la Patria que se le celebre principalmente con un burdo espectáculo que en muchos casos raya en lo circense: autoridades encopetadas, discursos demagógicos, público que no sabe qué o por qué celebra, y la más clara evidencia de un sistema educativo que se va por el desagüe, y en el que la destreza de golpear un tambor o desafiar el calor del trópico con altas botas de cuero son las habilidades más “destacadas”.

Este 2009, año del cambio, las fiestas patrias siguieron casi iguales, aunque vale reconocer que algunos elementos nuevos entraron en escena. Primeramente entre el tema de la gripe y el de la seguridad, no quedó claro por qué ninguna delegación podía trasladarse de una provincia a otra.

Si fue por motivos de la gripe, entonces quedó demostrado que los bomberos, la policía, las bandas independientes y el Moisés Castillo no transmiten ni se contagian del virus. Su presencia en La Villa de Los Santos lo corroboró.

Pero más allá de la celebración, de las faldas minimizadas, de las tonadas extranjeras, de las banderas mal colocadas, de las salidas de tono de algunas autoridades, y de las payasadas de siempre de algunos medios de comunicación bufos que irrespetan hasta el cansancio lo más genuinamente panameño, quiero referirme nuevamente al problema de fondo.

Gobierno y oposición se han enfrascado en una lucha sin cuartel, las acusaciones graves van y vienen, como en un intento de distraernos, mientras el cacareado cambio no se deja sentir. La seguridad sigue como antes y la canasta básica familiar… vuela y vuela como la canción de Margarita.

La Patria no se desangra completamente porque la Red de Oportunidades y el Programa 100 para los 70 están paliando (me atrevo a decir que disimulando) lo grave de la situación. Y lo más delicado, estamos como en una especie de inercia, en la que queremos que otro pelee por nosotros, como que este asunto no es cosa mía. ¿Será que sin el festín de música y colores de las campañas políticas nos sustraemos de la realidad nacional? Craso error. Nuestro deber ciudadano es mantenernos vigilantes ante el cumplimiento (o incumplimiento) de las promesas electorales y ante la toma de decisiones en nombre nuestro. No olvidemos que el Estado es una entidad mucho mayor que un gobierno, y el Estado lo formamos todos.

Si la sociedad civil se desentiende de sus deberes, entonces sí estaremos transitando por un camino peligroso, y allí sí que ni las villas navideñas ni los villancicos ni los hábitos alienantes que hemos adoptado en estas fiestas podrán salvarnos.

.

<>
Publicado el 29 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Mis contactos con Tita, mi amiga del Opus Dei

.

La opinión del Economista….

.

FRANCISCO  BUSTAMANTE

.

Recién llegado a mi primer destino a  un país del Sur como burócrata internacional, un día se apareció en mi oficina, Tita, una asistente de oficina. Mujer mayor, grande como dicen por allá, muy amable,  de clarísimos ojos azules y que en su juventud se notaba fue buena moza,  me dijo que quería hacerme un regalo.

Sorprendido, ya que no tenía mayor contacto con esta señorita, de lo cual ella se preciaba, le dije que pasara y muy compuesta me extendió su mano en la cual descansaba una estampita con la foto de un cura por un lado, y por el otro algo escrito.

Tita me dijo, mire doctor, le traigo un regalo de Dios. Esta estampita que le doy es del Beato José María Escrivá de Balaguer, que va en camino de la santidad muy pronto. Y yo, que había escuchado hablar de Opus Dei como una organización conservadora dentro de la Iglesia Católica, detractada por muchos y elogiada por sus propios miembros, quedé sorprendido.

Mi conocimiento de la insigne Prelatura viene de los tiempos en que varios miembros de la misma fueron parte de los gabinetes del Caudillo de España.  Es decir, la conocí como un organismo asociado a un régimen de corte fascista, que distribuía un manual para las esposas, realmente denigrante a la condición femenina. La asociaba, inevitablemente con la Sociedad de la Tradición, Familia y Propiedad, TFP, que conocí en Sao Paulo, Brasil, cuando estudiaba allá, una organización fundamentalista de derecha católica.

Volvamos a Tita. Esta me dijo. El Beato es muy milagroso. Lo que le pida, lo consigue. Impresionado, le pregunté. Mire Tita, lo que yo le pida, así sea un imposible, me lo concede el Beato?. Tita inmediatamente me dijo, Bueno, no precisamente. El se lo pide a la Virgen María.  Ah, exclamé  entonces, la Virgen me concede entonces lo que necesite? Tita vuelve y recoge el paño y me contesta, la verdad, ella se lo pide a Jesús. Volví y comenté, por fin, cansado de tanta intermediación, meditabundo, ya veo, Jesús me concederá el milagro que necesite. Nuevamente me corrige Tita y dice, NO, Él se lo pide a Dios y éste se lo concede.

Ahí no pude evitar que el Dr. Merengue que llevo adentro se saliera, y le dije. Entonces, yo le pido al Beato, él le pide a María, ésta va donde Jesús y finalmente, éste va donde Dios que me da lo que quiero. Dígame Tita, no es demasiada burocracia celestial? No podría dirigirme directamente a Dios Padre? Para qué necesito intermediarios?   Furibunda, los ojos centelleantes, enrojecida su cara hasta las raíces de los cabellos, Tita me arrebató su estampa y salió disparada de mi oficina, como si Lucifer redivivo, morase en ésta.

En otra ocasión que estuvimos en un retiro de planeamiento estratégico, en el almuerzo de salida del seminario compartimos la mesa ella, Hada mi asistente y Luis, mi colega. Tita, que no dejaba espacio sin hurgar, se dirigió a mi colega y le dijo.  Señor, usted debe estar agradecido con esta empresa que gracias a ella puede educar a sus hijos.  Mi colega se quedó en el aire, y sólo atinó a responder, mire Tita (conociendo las debilidades clericales de ésta) mis hijos están en colegios católicos, no en colegios internacionales que son costosos. Tita sonrió con aquella beatitud que Dios me perdone, solo asocio a los santos, o a los ingenuos, por no decir otra cosa.

El siguiente lunes cuando entrábamos a trabajar, 7 a.m.,  le dije a mi colega: Luis, permíteme decirte que te respeto mucho. Me miró sorprendido, y le aclaré. Si Tita me hubiese hecho a mí  el comentario que te hizo en el almuerzo del pasado sábado, yo le habría contestado que se equivocaba, que con éste o con cualquier otro trabajo, yo les habría brindado a mis hijas la mejor educación que hubiese podido pagar. Que la educación de mis hijas dependía de mi deseo de educarlas, no de que me sobrase dinero.

En ese momento, raudo y veloz, pese a sus piernas cortas y voluminosa barriga, que hoy también luzco yo, Luis salió corriendo de su oficina. Al rato llegó jadeando, cansado, pero con una mirada de satisfacción y me lanzó: Fui  y le dije a Tita lo que me acabas de decir. Por metiche ella y tú que me diste la idea. Obviamente, Luis pasó el fin de semana rumiando su disgusto por las palabras de Tita, sobre todo que me constaba que Luis sacrificaba su comodidad personal para tener sus hijos en las mejores universidades en las que quisieron estudiar.

Otro día Tita volvió a la carga conmigo. Yo estaba hablando con Tommy, un panameño que trabajaba en Washington y estaba de misión en este país donde estaba asignado. Conversábamos de perros, entre éstos el rottweiler  de mi hija. Tita nuevamente, no se pudo contener y sin ser parte de la conversación, me espetó. NO entiendo cómo puede haber gente que cuida tanto a sus perros, habiendo tantos niños abandonados en las calles.

Yo, cansado de las impertinencias y críticas de Tita, le disparé, con saña. Tita, tengo los hijos que quiero y puedo tener. Solo tengo dos, gracias a Dios, y me operé a los 32 años. Tengo el perro que puedo y quiero cuidar. Por qué me critica a mí, que soy un hombre responsable con mi descendencia y mis mascotas, y no reprocha a sus paisanos irresponsables que tienen hijos sin control y los tiran a las calles? Por qué no critica a su sociedad que aplaude el machismo irracional y que promueve tener todos los hijos que vengan, sin tomar en cuenta cómo van a vivir en este mundo? Los hermosos ojos azules de Tita (no me gustaba Tita, pero sí sus ojos), bizqueaban sin cesar, ahogada las palabras y sin saber que responderme.

Que no se interprete estas palabras como crítica a Tita. Ella vivía en una casa de la Prelatura, todo su sueldo, que era bueno en la Región, lo entregaba íntegramente a su comunidad religiosa. Y ésta le asignaba lo que necesitaba. Tita podía comprarse un auto con lo que ganaba. Viajaba en autobús, como cualquier vecino.  Pero me impresionó su entrega e ingenuidad. Creo que mis palabras la sacudieron, porque le hice pensar fuera de la caja. Ojalá que no haya perturbado su Fe. Ni la tuya.

.

<>

Enviado para su publicación el 29 de noviembre de 2009 por el autor a quien damos todo el crédito y a responsabilidad que le corresponde.

franciscobu@gmail.com

Metas democráticas

.
La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado….

.

GUILLERMO ROLLA PIMENTEL
.
Progreso y bienestar para todos es la gran meta. ¿Cómo? Con nacionalismo, soberanía, desarrollo y justicia social para el Desarrollo Humano (IDH) y dar como producto felicidad (PIF) con tiempo en calidad de vida. ¿Quiénes? Han actuado varios gobiernos, partidos y regímenes. Pero la trayectoria histórica la han desviado el individualismo, el egoísmo, el “juegavivo”, la ignorancia o ingenuidad de algunos, por intereses económicos particulares o internacionales (USA o el Caribe). Con movimientos sociales: de golpes militares, fraudes electorales, partidos que claudicaron (PC), que terminaron en corrupción masiva, crisis de valores, violencia, impunidad, cinismo; y que provocaron la confusión, incertidumbre y frustración del pueblo.

 

Las gestas sociales y nacionalistas del pasado fueron desvirtuadas por militares que eran espías y dirigentes de una falsa izquierda que se vendió. Conclusión: un tratado del Canal que ha permitido invasiones y coarta nuestra soberanía económica (1964).   La imperfecta democracia fue reemplazada por un colonial fascismo torrijista (11-10-68). Hoy, tenemos las secuelas de una constitución fascista emparchada.  Un pueblo con grandes sectores divididos, no solo por partidos, sino por los indiferentes, los que son comparsas financiadas, por la publicidad engañosa, por la carencia de cultura política

Nos han dejado los Órganos del Estado con un prestigio cuestionado por la ineficiencia y la corrupción. ¿Qué hacer? Vivimos un sistema capitalista que ahora plantea cambiar a una forma solidaria y moderna de efectiva sostenibilidad. Eficacia y honestidad con la participación democrática del pueblo. La economía tiene que servir a una mejor calidad de vida general. La mayor riqueza es el tiempo, no el dinero, es no tener necesidades, es el bienestar y la paz en la sociedad.

Es la alternativa actual que fue electa Esto requiere no solo el pronunciamiento oficial ya expresado, sino, como se han anunciado, medidas concretas para promocionar a los productores nacionales la intervención en la cadena de comercialización, normatizando el mercadeo del sector intermediario, regulando los costos de producción de la energía, insumos y transporte, centrales de acopio, cadenas de frío y tecnología. Pero, sobre todo, exige un cambio de mentalidad de banqueros y empresarios a un crecimiento menos acelerado, pero más solidario, humano, cristiano y sustentable. Similares metas de los dirigentes de masas mundiales, se han planteado en el llamado Socialismo Utópico.

Para la Justicia social es preciso la eficacia y la honestidad, mejor aún con la participación real popular de que “ ahora le toca al pueblo ”. Esta socialización de la actividad ciudadana y gremial es una fórmula de cambio que tiene que hacerse efectiva, en su participación en las consultas populares sobre asuntos tan específicos como las reformas judiciales, ciudadanas, educativas, electoral, etc. Es fundamental que toda la comunidad sea tomada en cuenta, no solo mediante la opinión pública expresada por los medios de comunicación social, sino también con las organizaciones sociales vigentes. Sea de trabajadores, intelectuales, profesionales, académicas.

Los intentos de concertación han sido bien intencionado, pero para mantener el valor y la fuerza que permitan su efectividad, hay que usar métodos democráticos y una real representatividad de la población. Una sociedad civil activa es el mejor antídoto contra las infiltraciones remanentes y desviaciones militaristas, fascistas y entreguistas. Así, no solo el gobierno contará con más apoyo, sino todo el país en vías a una real unidad nacional. El trabajo en colectividad debe dar paso a una coordinación de bases, que promueva una justicia histórica de indemnizaciones, entendimiento operativo de empresarios y trabajadores, eliminar la impunidad, protección indígena, educación vivencial de valores (Escuela de padres y madres), cooperación comunal en seguridad y aseo, CSJ independiente y otros objetivos que conduzcan a un Panamá mejor.

 

<>
Publicado el 28  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Lo más extraño es sentirse normal

De la inspiración de la poetisa y periodista panameña….
.
PAOLA BRUGIATTI GOYEZ
.

Lo más extraño es sentirse normal


Absorbente…
Había algo en ti que me hacía sentir tan pequeña con tu presencia.

Absorbente…
Había algo en ti que me hacía sentir tan grande en tu ausencia.

Esto de olvidar es algo muy extraño
y, tal vez, sea tan misterioso como el amor.

Estoy comenzando a creer en la magia,
en los conjuros y en los encantos:
quizá, no todo es para siempre
y los engaños no duran lo suficiente.

Siento que tu tiempo se está agotando.
Escalofríos le dan la bienvenida a un enorme cambio
en el que no siento nada,
en el que quisiera volver a sentir tanto…

Creo que ahora sí te perdiste dentro del armario,
lo distinto a otras veces es que he dejado de buscarte.

Siento que me han arrebatado el arte,
siento que me han robado la inspiración.
No hago más que ser normal, porque he dejado de pensarte.

Como un alcóholico que entra a un bar y no siente más esa angustia,
ni esa necesidad.
Tal vez un poco de cariño… y nada más.

Lo más extraño después de tantos recuerdos,
lo más extraño es sentirse normal.

<>

Publicada el 29 de noviembre de 2009 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponte.