La raíz del narcotráfico

.
La oponión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana….
.


.

.

La batalla contra las drogas parece oponerse solo a ciertas sustancias como la cocaína. No así con el alcohol, la cafeína y el tabaco, que son legales en casi todo el mundo, y sin embargo, causan iguales problemas de salud como las prohibidas actualmente. Esta prohibición ha estimulado al mercado negro a buscar sustancias nuevas, adictivas y más peligrosas que la cocaína, como lo es el crack, que puedan ser transportadas con mayor facilidad y seguridad y así tener una clientela perseverante.

En la medida en que ese tráfico es más lucrativo, los delincuentes tienen el dinero con que comprar banqueros, policías y jueces.

El consumo de drogas es un fenómeno complejo que involucra elementos culturales, políticos y del sistema financiero. Las sociedades modernas no tienen la capacidad necesaria para regularlo, por tanto, no es solo un problema policial, sino de los complejos sentidos que rigen el consumo de estas sustancias.

En las sociedades tradicionales su uso se mantuvo como parte de su cultura.   En la actualidad, en algunas sociedades indígenas no les conviene regular el consumo entregándose de forma enfermiza al antojo de una sustancia infame cuyo objetivo único es el negocio redondo.  Y, si la producción es de parte de grandes empresarios es peor la autorregulación, porque se obtienen ganancias por encima de la salud del ser humano.

Lo mismo sucede con el adicto a la cocaína, es el último y más débil eslabón de una cadena que comienza en el cultivo, preparación, distribución de la sustancia y finalmente por el lavado del capital obtenido. Es un negocio inmenso que ocupa todos los días la prensa escrita, el cine, la radio y la televisión. Participan en ese proceso los grandes bancos y empresas para mantener esta enorme operación financiera que se ubica entre las más poderosas, probablemente solo superada por el petróleo. Lo mismo es con la industria del tabaco.

El narcotráfico es un problema grave, y no debiera manipularse como chantaje para justificar guerras y planes de represión, precisamente con la instalación de bases aeronavales extranjeras en que la primera potencia del mundo tiene un interés evidente, pues, están destinadas a fines políticos infames, como ocurre en otros países.

Algo sabido por todos es que, los Estados Unidos como superpotencia, han intervenido en muchos países con los más diversos pretextos, desde la primera intervención en Cuba, las Filipinas y Puerto Rico en 1898. El de la guerra contra las drogas es solo uno más de esos pretextos, alegando un “ peligro ” que amenaza la civilización occidental de enemigos exteriores. Y si no hay enemigos, se los inventa, como cuando prohibieron el consumo de alcohol durante los años 20, lo que fortaleció la mafia que producía y traficaba bebidas espiritosas.

Igual que el Plan Colombia, la guerra contra las drogas no ha dado ningún resultado desde que el presidente Richard Nixon la inició en 1972. Más bien ha aumentado desde que esa guerra comenzó.  Un negocio perversamente redondo, que sigue dando grandes ganancias a los narcotraficantes y al sistema financiero que le sirve de sustento.

Para erradicar el consumo y el tráfico de drogas lo que se debe hacer es reforzar la familia en todo su contexto, mejorar la educación en todos sus niveles y erradicar la pobreza de hambre y de espíritu.

.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Corrupción con castigo desigual

.

La opinión de…..

.

BETTY BRANNAN JAÉN

.

WASHINGTON, D.C. –Yo quisiera saber de dónde salió ese Charles Jumet, quien la semana pasada se declaró culpable en Estados Unidos de haber pagado sobornos a altos funcionarios del gobierno de Pérez Balladares, dándonos nuevas razones para exigir mano dura contra la corrupción.

Una búsqueda rápida por internet solo reveló que Jumet, estadounidense, rutinariamente hace donaciones a las campañas de los candidatos republicanos.

Pero no encontré nada que me explicara cómo Jumet llegó a Panamá y supo conectarse con personas que lo beneficiarían de a dedo con la “privatización” de servicios que hasta entonces habían sido brindados por el Estado panameño. Entrevisté a Jumet en 2003 y desde el principio tuve dudas.

De la nada, él me llamó por teléfono un día, aquí en Washington, y me dijo, “Creo que usted quiere entrevistarme”.   Mencionó algo de PECC (Ports Engineering & Consultants Corp.), tema del que yo no había escrito nada y del que no estaba enterada.   Obviamente, alguien en Panamá le había dado mi nombre, con instrucciones de que se hiciera entrevistar.

En la entrevista, Jumet acusó de corrupción al gobierno de Moscoso y amenazó con usar su supuesta influencia con senadores republicanos para recuperar las pérdidas millonarias que, según él, habían sido causadas por el gobierno de Moscoso.   Dijo que el contrato de PECC “estuvo marchando perfectamente” bajo el gobierno de Pérez Balladares, pero que cuando entró el de Moscoso, “todos estaban buscando su mordida”.

Dijo que peticiones disimuladas de soborno le llegaban “todos los días” de los funcionarios mireyistas.   Sostuvo que las acusaciones de Alvin Weeden (contralor a la época) eran “una jugada política”.

Negó categóricamente que había hecho pagos indebidos a Hugo Torrijos o a Rubén Reyna, quienes dirigían la Autoridad Portuaria Nacional cuando se hizo la concesión.   Ingenuamente de mi parte, no se me ocurrió preguntar –ni siquiera como remota posibilidad abstracta– si tales pagos podrían haber llegado también a los ocupantes del Palacio de las Garzas.

A pesar de mis dudas, fielmente envié un despacho. (La Prensa, 24 de octubre de 2003).   Poco después, cuando Weeden produjo unos cheques al portador que supuestamente llegaron a Pérez Balladares, Jumet hizo ver que eran simplemente una donación política y volvió a acusar que los corruptos eran los funcionarios de Mireya, no los de el Toro.

Hasta dijo tener un video que lo comprobaría.    Más tarde –ya el asunto parecía circo– Jumet comenzó a hablar de que “la mafia rusa” estaba detrás del embrollo y dijo que él no podía pagarle sobornos a dos arnulfistas –según él, Jerry Salazar y Carlos Barés– porque eso sería un delito bajo el derecho estadounidense.

Pues de ese mismo delito es que Jumet se ha declarado culpable, pero de pagarle sobornos a figuras del gobierno de Pérez Balladares, no a los funcionarios de Moscoso.

El expediente habla de los funcionarios “A”, “B” y “C”, que recibieron “los pagos corruptos”, pero sin dejar duda alguna sobre la identidad de estas figuras.

Estoy segura de que Jumet le dio los nombres a los fiscales estadounidenses; que el expediente se refiera a “A”, “B” y “C” en vez de usar nombres solo refleja la metodología norteamericana para estas cosas. Leí en La Estrella que Reyna está ponderando demandar a Jumet por calumnia, que es una idea bastante ridícula.

En Estados Unidos, tal demanda sería improcedente, además de que es inconcebible que Jumet haya inventado un cuento de sobornos que lo expone a cinco años de prisión. Y en Panamá, es intolerable que nada de todo esto se haya investigado debidamente; me atengo a la simple premisa de que cuando el que paga sobornos va preso, quienes recibieron los sobornos debieran ir también.

En este caso, los implicados panameños mantienen sus vidas lujosas, pero no así Jumet, que no tiene ni para pagarse un abogado defensor. El expediente revela que el tribunal tuvo que asignarle un defensor de oficio.

.

<>
Publicado el 22 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Ordinariato: instrumento de poder


La opinión de,…

.

JORGE GAMBOA AROSEMENA

.

A raíz de la presentación de credenciales de nuestra embajadora ante el gobernante del Estado Vaticano, el papa Benedicto XVI, ejerciendo funciones políticas, con sutileza, le reclama que está pendiente la ratificación por parte de Panamá del concordato negociado con el gobierno anterior.

Días después, el presidente de la Asamblea y el canciller expresan que están dispuestos a impulsar dicha aprobación. Además, en La Estrella de Panamá (15/11/2009), el nuncio apostólico de Panamá, monseñor Andrés Carrascosa, da declaraciones que considero no deben quedar sin respuesta.

El Ordinariato Castrense para mí es la reedición de una polémica pública que tuve con monseñor Laboa (qdDg), en junio de 1987, cuando yo le pedía a la jerarquía de mi Iglesia que no cediera ante el chantaje del dictador Noriega que retenía las visas del clero extranjero, mientras no aceptaran que él escogiera los capellanes, afines a las tropelías que los militares hacían.

Hoy, con una relativa situación diferente, reaparece la figura del ordinariato. Digo relativa, porque cambiadas las circunstancias, el tema “ejercer poder” sigue siendo lo mismo: unos aprovechan y otros padecen. Ya hay voces que han manifestado sobre lo inconveniente de aprobar esta institución.

Carlos Guevara Mann, los integrantes del Comité Ecuménico, Brittmarie Janson Pérez, como también en su momento Guillermo Endara, se han opuesto por ser una incongruencia con nuestro ordenamiento constitucional, un elemento que tiende a revivir el militarismo y sería una discriminación con otras confesiones religiosas.

Usemos las declaraciones, monseñor, para señalar una serie de errores o hasta falsedades ideológicas.

Veamos algunas: Dice monseñor: “Nadie, y mucho menos la Iglesia católica, quiere volver a militarizar el país”. ¿Cómo una persona de esa experiencia puede aseverar que “nadie” quiere militarizar el país? Los absolutos no existen, y sí hay quienes quieren remilitarizar el país.

Dice monseñor: “He leído unos juicios de intenciones, como si se tratara de una búsqueda de poder”. Aquí monseñor reaccionó a la defensiva de algo que la historia confirma que ha sido el proceder del Estado Vaticano, un reino de este mundo, no como nos predicaba nuestro Señor Jesucristo, que su reino no era de este mundo, porque para que la monarquía contemporánea del Vaticano haya celebrado su octogésimo aniversario (concordato con Musolini, 1929) en un mundo de lobos políticos, no puede ser por otro motivo que administrando poder.

Dice monseñor: que en Estados laicos se permite que otras confesiones religiosas accedan a las tropas. “Eso ocurre en un país como EU o como Francia, que son conocidos por la laicidad”. Monseñor, buscó dos ejemplos de Estados con prácticas imperialistas con esos acuerdos, porque sus fuerzas Armadas son considerables y cumplen una de sus premisas expuestas por monseñor, porque tienen tropas acuarteladas, que es de donde viene el término castrense. El querer compararnos falsea la realidad.

Dice monseñor: con toda candidez que lo del pago a los ordinarios es “insignificante”, entonces que el Vaticano corra con los gastos.

En otro orden de ideas, entiendo que el clero, para atender la población, hoy es escaso; si abren otra estructura que requiere personal, ¿de dónde lo van a sacar? ¿Dejarán las diócesis y sus parroquias sin labriegos para recoger la mies? ¿Por qué hay prioridad para los organismos armados y no hacen un Ordinariato Castrense para los acuartelados bomberos? ¿Será porque este cuerpo no trafica poder?

Los miembros de nuestra Fuerza Pública no están acuartelados, a excepción de los nuevos cuerpos militarizados, que son minorías, pero monseñor dice que “la sede del ordinariato para la fuerza pública estará en la capital”. ¿Para qué en la capital, si aquí en la capital los miembros de la Fuerza Pública no están acuartelados?, ellos van y vienen a sus casas todos los días, lo que los hace accesibles en sus comunidades donde hay parroquias que pueden hacerles su labor pastoral.

Cuando monseñor opina sobre nuestra constitucionalidad y sobre nuestros problemas políticos, me recuerda a los embajadores de EU que perennemente intervienen en asuntos internos de nuestra nación, lo que no es correcto. El canciller impulsa este concordato. Él ha confesado ser “colaborador del Opus Dei”. ¿Tendrá algo que ver el Opus Dei en esto? El Estado debe ser laico, porque hay que “dar a Dios lo que es de Dios y a César lo que es de César”.

.

<>
Publicado el 22 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Cuando la inteligencia se vuelve bruta

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado….
.

MARIELA  SAGEL

.
La semana pasada la ciudad se volvió un caos por la puesta en ejecución de los semáforos llamados “inteligentes” y que crearon más tranques en la ya de por sí congestionada ciudad de Panamá.   La verdad es que entiendo que este proyecto viene no solo desde el gobierno anterior, sino desde inicios del 2000, cuando se iba a combinar los semáforos con las licencias. Por falta de acuciosidad o de interés no puedo juzgar y señalar culpables en todo este enredo, pero definitivamente que a los ojos de la población, los semáforos ni siquiera intentaron llegar a ser medianamente efectivos.
.
En fecha próxima se celebrará el Día de la No Violencia contra la Mujer y son muchas las voces que se alzan y estarán alzadas escribiendo y opinando sobre este mal, que va en aumento y que tiene ya visos de convertirse en una profesión que practican no solo compañeros entre parejas, sino patrones contra sus empleadas, gremios contra planteamientos de género y muchas otras variantes.

Pero lo más alarmante de esta brutalidad contra las mujeres es que no tiene relación con el nivel de educación que tenga un país o determinada población. Leía en el primer libro de Stieg Larsson que en Suecia, el 46% de las mujeres es o ha sido maltratado y vimos cómo las dos protagonistas principales fueron ferozmente avasalladas por varios medios machistas y acosadas hasta casi la demencia (en una novela de ficción) y en la vida real la compañera del escritor es tristemente vapuleada por los parientes cercanos al no permitírsele el acceso a percibir un beneficio económico que ha producido el éxito literario del autor.

Las estadísticas panameñas dicen que en lo que va del año 68 mujeres han muerto víctimas de violencia doméstica.  Pero esas estadísticas no muestran la violencia solapada y soslayada que se practica a diario contra el género femenino y que afecta, sobre todo, la autoestima y denigra moral y espiritualmente a muchas mujeres.

Tomemos en cuenta nada más las “ remociones ” recientes de la directora del Tránsito y de la vicealcaldesa, para que notemos una velada discriminación que no se acepta, pero se practica en todos los niveles de la sociedad.
.
A esto se suma la abierta negativa de ofrecerle a mujeres de cierta edad, que están en su mejor etapa de vida, cuando ya la maternidad y las hormonas las dejan de condicionar, acceder a puestos de importancia, porque prevalece lo de “ buena presencia ” y menores de 35 años o les faltan aquellas que llevan directo “ al paraíso ”.No quiero dejar de expresar en este breve espacio mi respaldo a la señora Méndez, como en su momento lo hice con la procuradora Gómez. La conozco, además de personalmente, por la excelente trayectoria que ha tenido al frente de Casa Esperanza desde donde, sin prestarse a un “ ridicullity show ”, hizo un trabajo encomiable y estoy segura de que lo seguirá haciendo ahora que no tiene que estar atajando metidas de pata.

La violencia contra las mujeres no debe señalarse solo en el plano físico y emocional, debe denunciarse por igual en todos los campos y a todos los niveles y su condena no debe encasillarse en un solo día, debe practicarse a lo largo de los 365 días del año y nosotras exigir el respeto y consideración que nos merecemos a todo nivel.

.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Aumento y no ajuste del salario mínimo

.
La opinión del dirigente sindical y Secretario General del SUNTRACS
.
GENARO LÓPEZ
.
A pesar de la manipulación que se hace en la metodología para medir indicadores socioeconómicos, las cifras son alarmantes, evidencian el deterioro de las condiciones de vida de la clase asalariada del país.Según las cifras que presentan las instituciones gubernamentales, el costo de la cesta de alimentos sigue en aumento (20%), alcanzando un valor de 266.85 balboas para el mes de septiembre para una familia de 3.84 miembros, lo que corresponde a un costo de la Canasta Básica Familiar de 1034.30 balboas mensuales, lo que la hace inalcanzable para quienes devengan salario mínimo y salario promedio (más del 70% de los trabajadores). Para fin de año se proyecta un nivel inflacionario de 4.5% y para el próximo año se señalan aumentos de pasaje, del arroz, del servicio de electrificación, de ITBMS, entre otros elementos que deben considerarse en la propuesta.

Otros indicadores evidencian la pérdida de poder de compra del dólar, lo que significa que para el 2008 un dólar era equivalente a 0.73 centavos; la pérdida del salario real, el cual ha sufrido una merma del 32.11%, 15% más que en el 2005.

En la actualidad el salario mínimo promedio se mantiene en 325.00 balboas, para quienes laboran en las grandes empresas y 315.00 balboas para quienes lo hacen en las pequeñas, dentro del área de la zona uno. Esto significa que si los trabajadores en este rango de salario invierten el 82% de sus ingresos en la alimentación de sus familias (Ver MEF), entonces al relacionarlo con el salario mínimo le quedan 58.15 balboas para sufragar los demás gastos (vivienda, salud, educación, cuidados, transporte, vestidos, etc.).

El 30 de noviembre la Comisión Nacional de Salario Mínimo debe dar su resultado; sin embargo, la burocracia sindical enquistada en CONATO no ha generado un proceso de consulta y discusión a fin de expresar con claridad y sustento técnico los elementos que justifiquen que por primera vez se dé aumento de salario mínimo y no ajustes rezagados que no cubren la pérdida del poder adquisitivo del salario y mucho menos contemplan la proyección de los incrementos de precios que se avizoran (transporte, energía eléctrica, combustible, alimentos, impuestos, etc.). Como en las anteriores discusiones de este tema, CONATO, una vez más, terminará por acceder a la propuesta de la patronal, que dicho sea de paso, en medio de la pauperización de los trabajadores, ha mantenido y en algunos otros casos duplicados sus márgenes de ganancias, tal como lo evidencian informes estadísticos.

Como es de costumbre, la patronal argumentará que “ no son posibles aumentos salariales, porque se ponen en peligro los puestos de trabajo ”, discurso que mantiene tanto en los periodos de auge económico como en los momentos de crisis. Como en otros momentos utilizará a las MYPES para expresar sus temores. Sin embargo, la gran empresa impulsó la homologación de la carga tributaria sin importarle que ello afectara a las MYPES. Lo cierto es que la patronal se ha caracterizado por despedir empleados independientemente del nivel salarial; por fomentar cada vez más la informalidad y consolidar mecanismos de flexibilidad laboral, que permiten con mayor recurrencia los trabajos por contratos definidos, que les garantizan no ganancias, sino ganancias extraordinarias.

Desde CONUSI hemos dado seguimiento a este tema, hemos insistido en que la propuesta no puede enmarcarse en el ajuste salarial, sino en el aumento real de salario mínimo, y que éste debe estar acompañado con medidas de sanción para los empresarios que violan la Ley (Según la OIT Panamá es el país de Centroamérica que más incumple la norma. Más de 300,000 ocupados ganan menos del salario mínimo); disminución, congelamiento y control de los precios de los bienes y servicios básicos; reducción de un 10% de la tarifa de los servicios básicos de agua, luz y teléfono; ubicar la fijación del salario mínimo en dos zonas y no en tres; indexación salarial; aumento general de salario del 20% para los trabajadores del sector público y privado que devengan hasta 2000 balboas mensuales. Solo este conjunto de iniciativas permitirá que se cubra el rezago histórico que se tiene con la clase obrera al momento de fijar los salarios y permitirá recuperar el poder adquisitivo perdido.

En este sentido exigimos transparencia en la fijación del mismo. Llamamos al movimiento obrero a cerrar filas, con el propósito de garantizar un aumento del salario mínimo cónsono a nuestras necesidades. Sin luchas no hay victorias.

.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Cambios en el cambio

.
La opinión del Escritor y Analista Político…..

.

Rafael Montes Gómez

.

Algunas personas piensan que ser realista o ser crítico constructivo con respecto a la labor de funcionarios específicos del gobierno es hablar mal del gobierno, nada más alejado de la verdad, nada más irreal.Tampoco es malo que entre los propios funcionarios realicen los análisis introspectivos de su labor y sus propias evaluaciones externas también.  De nada le sirve a un ministro preguntarle a un asesor cercano si lo está haciendo bien y si se arriesga a hacerlo, debe estar bien seguro si lo que tiene enfrente es un asesor capacitado o un adulador profesional.Indistintamente de que sientan cómodos con sus resultados o no, la verdad sea dicha. Esto no es un concurso de popularidad, gobernar no es fácil, pero ese difícil arte de gobernar requiere perfeccionarse cada día estando en permanente contacto con la percepción ciudadana. Afortunadamente el Presidente Ricardo Martinelli lo sabe y está siempre en sintonía con la gente.

Algunos amigos aducen que la medida para evaluar a los ministros debe ser observar si han cumplido con los objetivos. Aún siendo de los amigos de nuestro gobierno, mi primer deber es hablar con honestidad a nuestro pueblo, si la medida es cumplir los objetivos, propongo lo siguiente:

Para empezar por ejemplo ¿Alguno de ustedes sabe cuáles son los objetivos del sector agro?

En ese orden ¿Saben si efectivamente el ministro de esa cartera los ha cumplido o siquiera ha cumplido con su trabajo?

Reflexionemos y seamos prudentes, si generalizamos y arropamos a algunos ministros con la popularidad del propio Presidente de la República cuyo índice de su gestión está en el 72.4% según la propia encuesta, no nos ayuda mucho a hacer el cambio que Panamá necesita.

Porque mejor no hacemos un análisis desapasionado del desempeño real de cada uno de los ministros y veamos si la percepción de la encuesta es acorde con la realidad… ¿cuál es el miedo?  hacerlo así, en ningún sentido desmejora la excelente opinión de la mayoría ciudadana acerca del Presidente y su gobierno (71.4%).

Hacer ese análisis objetivo no significa que ahora tú eres oposición, ni mucho menos lo podrá decir un ministro que tiene preñada su institución de recalcitrantes perredes que entraron con él en julio. Vale puntualizar que un 57% opina que el Presidente si debe hacer cambios en el Cambio.

.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Gracias a Pedro Rognoni

.

La opinión de la periodista….

.

ELVIA A. DE AMADOR

Ya habrán sepultado a uno de los mejores hijos que ha tenido Panamá. Al enterarme de que sus honras fúnebres serían el Día del Periodista asocié mi ingreso formal a esta profesión gracias a la oportunidad que me ofreció Pedro Rognoni desde Editora Renovación, S.A., donde fue gerente.

Siendo el Dr. César Rodríguez Maylín embajador de Panamá en Colombia, me inquirió por “ esos reportajes sociales y humanos ” que eran y son los temas de mi predilección. Resolví pedirle una cita al gerente de ERSA, para trabajar como periodista. Dejé mi hoja de vida y regresé por respuesta. Como todo un caballero, me dijo: “ vete a La República y habla con el director ”. “ Mira, lo que pasa es que necesito un periodista que escriba de todo, y tú estás especializada en reportajes ”, fue la respuesta de Fulele Calvo.

Quise decirle muchas cosas, pero solo atiné a responder: “ Gracias por su gentileza ”, di media vuelta y regresé a la Gerencia. “ Seguiremos siendo amigos, me nombre o no, pero no me mienta. Soy adulta y puedo comprender razones ”. Se me quedó viendo, descolgó el teléfono y acotó, “ Trelles, para allá va Elvia de Amador, comienza hoy como reportera ”. “ ¡Gracias y buena tarde ”, estrechón de manos y en El Matutino me esperaba, Rolando Arturo Trelles, cariñosamente RAT.

Conocí muchos periodistas en un solo día. A Luis Ardines y Alberto Barrera, jefe de redacción y subdirector respectivamente; la secre, Emma Jaspe; al editorialista Roberto Núñez Escobar; a los columnistas Ricardo Lince, Adolfo Benedetti, Fito Aguilera, Griselda López, Camilo O. Pérez, José Pérez, Diógenes Tapia, Macumé Argote, Orlando Kivers, Justa y Alberto Henríquez, Rosalina Orocú, Ernesto Quijada, Servio Correa, Antonio Collins, Octavio Carrasquilla, Reinaldo La Bastide, Pedro Henríquez, Rogelio Martíz, Liz Camazón, Griselda Bósquez, Roberto Rodríguez, Jaime Beitía; a los fotógrafos Eliécer Santamaría, Manuel Buenaventura, Héctor Vernaza y José “ Genito ” Castillo, quien falleció por el dietilenglicol.

Esta familia periodística la compartí gracias a la oportunidad que me dio Pedro Rognoni, donde aprendí que el periodismo no puede estar ni casado, ni amancebado con intereses mezquinos en detrimento de la verdad. “ El periodista que se precie, no debe extender la mano hacia el soborno ni virar la cara ante la injusticia y callar las tropelías, vengan de donde vengan ”. Aprendí que irán tras de ti en busca de fama y no debes ser “ escalón para que otro suba ”. “ Una de las nobles misiones que tienes, es hablar por los que callan ”. La dignidad, el coraje y los sacrificios son fundamentales en esta profesión, así como la moral.

Luego de pasar de reportera hasta directora de El Matutino , gracias a esa oportunidad, nunca podré callar mi agradecimiento sincero y profundo por la confianza y oportunidad dada por un gran señor, como fue Pedro Rognoni.

Paz a su alma.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Ni miedo, pena o vergüenza

.
La opinión del abogado…..

.

Alberto E. Fadul N.

.

“Presidente de la Corte admite que hay corrupción.

El magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia, Harley Mitchell, aseguró que la percepción ciudadana de la existencia de corrupción en algunos casos es cierta, pero que se hacen esfuerzos para combatirla.

No tenemos miedo de reconocer nuestras debilidades, pero estamos trabajando”.

(Panamá América).

Con este señalamiento, cuyas entrelíneas son ampliamente conocidas por la ciudadanía, se reabre un poco la puerta de las oportunidades del Cambio; sin embargo, el arrastre del pasado en mucho preocupa pues la Corte Suprema de Justicia, al igual que los demás estamentos que administran ésta, no se han caracterizado por la objetividad y profesionalismo necesario en tan compleja función.

La conformación de la Corte siempre ha sido un problema, las componendas de los partidos políticos, la mayor influencia nefasta sobre los Magistrados y Magistradas. La demora en la generación fallos y en que los mismos tengan la trascendencia que ameritan, para muchos, representa la típica burocratización de los empeños en la búsqueda de resultados de auto beneficio, de protección a políticos y del fenómeno de entender que una mano lava la otra.   No a la Sala Quinta. ¿Más dinero de quienes aportamos? Ya es hora de que el gobierno justifique el uso de los fondos públicos.

El constante silencio de la Corte, en cuanto a la necesidad de reformas constitucionales y los escasos cambios en nuestro ordenamiento jurídico, son muestra clara del poco interés de la Corte en aportar (en forma alguna) al desarrollo integral de la justicia panameña.

Sólo observemos los cambios recientes en nuestra legislación penal: lo inapropiado y sospechoso, en aumentar las penas de algunos delitos comunes y dejar tal cual los delitos de corrupción. Para muestra unos botoncitos: la malversación de fondos públicos tiene pena de 1 a 3 años, no admite detención preventiva. El hurto con destreza, a cambio, tiene pena de hasta 10 años.

El enriquecimiento ilícito, tiene pena de 3 a 6 años. La corrupción de funcionarios públicos, de 2 a 4 años; en casos como estos, se admiten fianzas y una variedad de medidas relacionadas a la detención preventiva.  Casa por cárcel. Inaudito.

¿Cómo es posible que semejante barbaridad, en abierto sentido proteccionista de funcionarios públicos de todo nivel, pase desapercibida por Juristas de la esperada envergadura de los Magistrados y Magistradas de la Corte Suprema de Justicia?

.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Un paso adelante y dos atrás

.
La opinión de…..
.
CARMEN ANTONY
.
El movimiento de mujeres recibió complacido la promulgación del nuevo Código Procesal Penal que mejoraba el acceso a la justicia, aseguraba mayor celeridad procesal e instituía nuevas Medidas de Protección, reforzando las ya existentes en la Ley 38 de 10 de julio del 2002 sobre violencia doméstica.Pero poco duró este paso adelante de protección de víctimas, porque los honorables diputados prorrogaron la vigencia de este cuerpo de leyes y, por lo tanto, de las Medidas de Protección que buscaban mejorar la protección de estas personas.
.
Frente a la lamentable situación que refleja la violencia de género, que afecta principalmente a las mujeres, se hace necesario poner en vigencia de inmediato la totalidad de las medidas de protección que recoge el Capítulo V del libro Tercero del Nuevo Código Procesal Penal y muy especialmente las medidas especiales de protección a las víctimas de violencia doméstica y de otros delitos.

 

Entre muchas otras, queremos destacar el uso del brazalete electrónico para el presunto agresor o agresora, con receptor para la víctima mientras dure el proceso, conminando al agresor a que no se acerque a la víctima a menos de doscientos metros, medida que dificultará el acercamiento del agresor y, por lo tanto, resguardará de mejor manera la integridad física y psicológica y posiblemente la vida de estas personas.

Igualmente señalamos como un aspecto importante la autorización para entrar en la residencia, casa o habitación de la víctima si hay agresión actual o pedido de auxilio, y la reubicación laboral o de un centro educativo distinto, para protegerla de futuras agresiones, respetando la confidencialidad del domicilio.

Señores diputados: no se necesita mayor presupuesto para hacer cumplir estas medidas; no se requieren mayores gastos para el Estado, de los que ustedes tanto se preocupan. Las 67 mujeres asesinadas en lo que va del año lo están pidiendo.

.


<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.


Noviembre, mes de la patria

.

La opinión del Ex Banquero

.

EDGARDO LASSO VALDÉS

.

Es tradicional en la República de Panamá celebrar con gran júbilo, durante todo el mes de noviembre, las fiestas patrias por la independencia de España, un 28 de noviembre de 1821 y su posterior anexión a la Gran Colombia, de la cual nos separamos un 3 de noviembre del año 1903.

Ambos acontecimientos, de gran trascendencia histórica en nuestro país, tienen como común denominador que se hicieron realidad en un mes de noviembre, aunque con 82 años de separación, entre el primero de España y el segundo de Colombia.

Es lógico pensar que, en ambas fechas, para que se hicieran realidad los sueños y esperanzas de una real independencia fue necesaria la participación de muchos patriotas quienes, a riesgo de sus propias vidas, tenían que movilizarse de un lugar a otro, programando acciones que los llevaran a alcanzar la anhelada soberanía.

Muchos historiadores han analizado las acciones y decisiones tomadas por los próceres de ambos eventos, algunos criticando los medios utilizados para alcanzar la meta trazada.

Considero que no es lo mismo analizar una situación incómoda y desfavorable para un país, en los instantes en que se hace latente, que años después, sin presión ni peligros personales de ninguna índole. Habría que tratar de ubicarse en el tiempo y el lugar –lo cual no es factible– para juzgar con honestidad un acontecimiento histórico.

Lo que es hoy un hecho histórico convertido en realidad, un Panamá libre y soberano, se lo debemos en gran medida al sueño de tantas personas que sacrificando su tiempo, sosiego y exponiendo su seguridad personal y familiar buscaron los medios a su alcance, hasta lograr un país libre, nuestro querido Panamá.

Por otro lado, ya tocando el aspecto folclórico del panameño, me parece que estamos, sin proponérnoslo, disminuyendo la importancia de ambas fechas, 3 y 28 de noviembre. Nadie puede negar que para hacer realidad los hechos solemnes del 3 y 28 de noviembre, muchos panameños de diferentes capas sociales y con residencia diseminadas por todo el país, tuvieron una participación real y efectiva en los acontecimientos.

Recordemos que el llamado primer grito de independencia de La Villa de Los Santos, nos llevó a alcanzar la independencia de España el 28 de noviembre de 1821. Y que el 5 de noviembre de 1903, las últimas tropas colombianas abandonaron el territorio panameño, a través de un puerto colonense, convirtiendo en realidad nuestra separación de Colombia el 3 de noviembre de 1903.

.

<>
Publicado el 22 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

De los modos de gobernar

La opinión del Doctor en Medicina…..

.

Juan Carlos Ansin

.

Los últimos acontecimientos, de aquí y acullá, demuestran que tan importante como tener las ideas claras también lo es la forma en que éstas se expresan y dirimen. Aún para los buenos entendedores, no basta con ser un erudito si el mensaje no logra su objetivo. Está claro que el arte de la política, en repúblicas con instituciones fuertes, radica en proponer, razonablemente, soluciones justas a los problemas que enfrenta la sociedad.

Mandar u ordenar no son atributos exclusivos de un gobernante, son recursos del Estado de Derecho, donde el Poder Legislativo y el Judicial disponen sobre la legitimidad de los actos ejecutados.   Gobernar mandoneando es propio de los regímenes autoritarios y de los hacendados, donde país y finca son una misma cosa.

Los modales, como las palabras escogidas, dicen de la persona mucho más de lo que ella dice. La credibilidad consiste en que palabras y modales coincidan con los hechos y con la historia personal del que las emite. Demostrar arrepentimiento por los errores cometidos en el pasado es el modo más eficaz de lograr el olvido que, para los fines prácticos, es mejor que ser perdonado.

Algunos políticos nuestros han perdido el pelo pero no las mañas.   Opinan intimidando, hablan metiendo miedo y siembran la misma cizaña del pasado.  Las palabras, como las armas, deben llevarse con el seguro puesto y no deben utilizarse si no es para abatir al enemigo.  Jamás para amenazar.

El pueblo ha evolucionado. Panamá no es el Panamá de 1903 ni el de 1968.   La gente está cansada y sabe bien lo que no quiere.   Aunque no estoy muy seguro que sepa lo que realmente quiere.   De todos modos en política, como en la vida, cabe el aforismo de Schopenahuer:   Uno puede hacer lo que quiera, pero no puede querer lo que quiera. Ni mandonear como señor feudal, ni intimidar como un esbirro.

El tiempo de las dictaduras militares y de sus aliados civiles ha terminado. La plutocracia tiene los días contados, porque en el dominio de la libertad anárquica, la exigencia de ser responsable va pasando a ser condominio de todos.

Tampoco es posible que en nombre de la “pureza ideológica” de una minoría acomodada se atropelle la voluntad legítima de un pueblo volviendo a los golpes de Estado “preventivos”.   Un horror entre muchos de los errores del cinismo que comulga pero no confiesa, reclama pero no participa, se enoja pero no lucha, opina pero no firma y acusa pero no prueba.

Correr tras los medios de comunicación para revelar planes coyunturales sin resolver los problemas fundamentales de la ciudad es un error tanto de perspectiva como de aptitud ejecutiva.

Tener mentalidad sistemática o ser experto en sistemas no alcanza para cambiar un sistema de salud anárquico e ineficaz.   En la última elección el pueblo ha pedido un cambio radical en el modo de gobernar.

Nuestros políticos y sus asesores parecen no concebir el gobierno como una oportunidad para fortalecer y renovar las instituciones, que en su constante evolución democrática deben hacer prevalecer el interés del demos sobre la tentación del cratos.

.

<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Siempre en sintonía con la gente.

.

La opinión del Escritor y Analista Político……

.

RAFAEL  MONTES  G.
.

Algunas personas piensan que ser realista o ser crítico constructivo con respecto a la labor de funcionarios específicos del gobierno es hablar mal del gobierno, nada más alejado de la verdad, nada más irreal.

Tampoco es malo que entre los propios funcionarios realicen los análisis introspectivos de su labor y sus propias evaluaciones externas también. De nada le sirve a un ministro preguntarle a un asesor cercano si lo está haciendo bien y si se arriesga a hacerlo, debe estar bien seguro de si lo que tiene enfrente es un asesor capacitado o un adulador profesional.

Indistintamente de que sientan cómodos con sus resultados o no, la verdad sea dicha. Esto no es un concurso de popularidad, gobernar no es fácil, pero ese difícil arte de gobernar requiere perfeccionarse cada día, estando en permanente contacto con la percepción ciudadana. Afortunadamente el presidente Ricardo Martinelli lo sabe y está siempre en sintonía con la gente.

Algunos amigos aducen que la medida para evaluar a los ministros debe ser observar si han cumplido con los objetivos. Aún siendo de los amigos de nuestro gobierno, mi primer deber es hablar con honestidad a nuestro pueblo, si la medida es cumplir los objetivos, propongo lo siguiente: Para empezar por ejemplo ¿Alguno de ustedes sabe cuáles son los objetivos del sector agro?

En ese orden, ¿saben si efectivamente el ministro de esa cartera los ha cumplido o siquiera ha cumplido con su trabajo?

Reflexionemos y seamos prudentes, si generalizamos y arropamos a algunos ministros con la popularidad del propio presidente de la República, cuyo índice de gestión está en el 72.4 por ciento según la propia encuesta, no nos ayuda mucho a hacer el cambio que Panamá necesita.

¿Por qué mejor no hacemos un análisis desapasionado del desempeño real de cada uno de los ministros y veamos si la percepción de la encuesta es acorde con la realidad? ¿Cuál es el miedo?

Hacerlo así, en ningún sentido desmejora la excelente opinión de la mayoría ciudadana acerca del presidente y su gobierno (71.4%).

Hacer ese análisis objetivo no significa que ahora tú eres oposición ni mucho menos lo podrá decir un ministro que tiene preñada su institución de recalcitrantes perredés que entraron con él en julio.

Vale puntualizar que un 57 por ciento opina que el presidente sí debe hacer cambios en el gobierno.

.
<>
Publicado el 22  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.