COMUNICADO DE PRENSA DEL CIAM EN APOYO AL PUEBLO NASO

.
La nota en Facebook , de la Arquitecta y Ambientalista…..
.
RAISA  BANFIELD
Hoy a las 18:38

El Centro de Incidencia Ambiental es una organización no gubernamental, cuya visión es la de una sociedad civil conocedora de la legislación ambiental y activa en la demanda del cumplimiento de sus derechos, para incidir en la toma de decisiones locales y nacionales encaminadas a la protección del ambiente y una mejor calidad de vida de todos los panameños.

Por tanto, no podemos menos que rechazar cualquier acción que ponga en peligro los derechos humanos y la protección del ambiente.


A raíz del desalojo realizado en la tarde de ayer contra la población indígena naso en la provincia de Bocas del Toro, hacemos un llamado a las autoridades tanto locales como nacionales, a fin de que se tomen las medidas necesarias para garantizar el respeto a los derechos ancestrales de este pueblo, el apropiado trámite de los recursos legales presentados por sus representantes y la guardia de su integridad física y moral.


Es imperativa la estricta observancia de nuestra Constitución Política, los tratados internacionales correspondientes y el resto de la legislación vigente, en cuanto a la protección de las comunidades indígenas nacionales y el reconocimiento de su delicado y directo vínculo con la conservación de los recursos naturales que los rodean.


De esta forma nos unimos al resto de las organizaciones e individuos a nivel nacional e internacional que han manifestado su preocupación y se encuentran atentos al desenvolvimiento del conflicto naso, esperando su pronta y efectiva resolución en favor del pleno desarrollo de su identidad étnica y cultural.


Agradecemos la divulgación de este comunicado en su medio de comunicación.

Para mayor información comuníquese al: 262-8831/0922 ó al correo electrónico info@ciampanama.org

Panamá, 20 de noviembre de 2009.

<>

Publicado en la fecha  en Facebook por la autora a quien damos todo el credito que le corresponde.

¿Eliminar el CAIR?.

.
La opinión del Contador Público Autorizado….
.
MARIO BECCABUNCO
.

Quienes quieren eliminar el CAIR argumentan que este impuesto es transferido al pueblo, pues, es aplicado sobre la venta.

Comenzando, este no es un impuesto, porque, como lo señala su nombre, es un Cálculo Alterno al Impuesto sobre la Renta, o sea, sigue siendo el mismo Impuesto sobre la Renta calculado alternamente, intentando paliar la evasión fiscal. ¿Cómo funciona?

Recordemos que tradicionalmente el impuesto sobre la renta se calcula en base a un porcentaje de la ganancia anual: 30% para las personas jurídicas y para las personas naturales un porcentaje que aumenta de acuerdo a la ganancia, hasta un máximo de 27%.

Desde que entró en vigencia el CAIR, se determina el impuesto de la manera tradicional y paralelamente se determina el CAIR; se paga el mayor.   No obstante, señala la norma, el contribuyente podrá solicitar la No Aplicación del CAIR, básicamente, cuando el CAIR resulte mayor al cálculo tradicional.

Esta solicitud no es más que un procedimiento, mediante el cual se sustenta la ganancia. Es más, considero debería ser obligante solicitar la No Aplicación del CAIR, pues, pareciera que quienes pagan el CAIR, mayoritariamente, tienen algún temor de presentar la solicitud.

Entonces, ¿se debe eliminar el CAIR? No. Pero considero que necesita reformas profundas, porque se aplica sobre la naturaleza de la persona y no sobre la naturaleza del ingreso. Veamos.

Iniciemos el análisis recordando que en el cálculo tradicional, las personas naturales tienen ventaja sobre las personas jurídicas en la tasa del impuesto, como lo vimos en las líneas anteriores. La tasa efectiva del CAIR es 1.4% sobre los ingresos brutos para personas jurídicas y 6% para personas naturales.

Véase la ventaja del porcentaje de contribución:  sí, el CAIR beneficia porcentualmente a las personas jurídicas. Otra ventaja: el CAIR se aplica a las jurídicas que exceden B/.150,000 de ingresos brutos anuales, para naturales es B/.60,000.

Estas distinciones tuvieran fundamento si todas las personas jurídicas se dedicaran exclusivamente a la compra-venta, entendiendo que un volumen alto de ventas no implica necesariamente grandes ganancias, debido a los costos de adquisición de la mercancía y a contrario sensu, si todas las personas naturales nunca se dedicaran a estas actividades de compra-venta, entendiendo que los ingresos brutos no acarrean costos de adquisición por tratarse de servicios exclusivamente.

Es decir, que no se consideró que las personas naturales o jurídicas pueden recibir, indistintamente, ingresos de la misma naturaleza: servicios o compra-venta. Mi tesis es, sin entrar a discutir los porcentajes, que el CAIR debe ser 1.4% para las actividades de compra-venta y 6% para la prestación de servicios, independientemente de la naturaleza de la persona.

Entre las consecuencias de la aplicación del CAIR, sobre la naturaleza de la persona, tal y como rige actualmente, puedo señalar:

1. A los microempresarios, dedicados a la compra-venta, aunque tengan pequeñas ganancias, si reciben algún salario por mínimo que sea, se les aplica el CAIR al 6%, lo que evitarían simplemente con la transferencia del negocio a una sociedad anónima.  Pareciera impulsar el registro de sociedades anónimas acarreando un costo adicional para el emprendedor y, hasta cierto punto, escondiendo al verdadero propietario y responsable del negocio;

2. Los comerciantes naturales, que no exceden 150,000 de ingreso anual, se ven obligados a tener mejores y más costos-servicios contables que una sociedad anónima, con ingresos similares; y

3.   A la inversa, profesionales pudientes que se dedican a la prestación de servicios profesionales, evaden el CAIR ejerciendo sus operaciones a través de una sociedad anónima.

.

>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Reforma para superar paradigmas viejos

.

La opinión del Abogado……

.

Ramiro Guerra Morales
.

Los doctrinantes en materia de derecho constitucional, al igual que los politólogos, cuando aluden al tema de las reformas a la carta magna o del contrato político, como denominan algunos clásicos al estatuto fundamental, señalan que básicamente hay dos tipos de reformas.

Una, que no trasciende, es superficial y se realiza para favorecer a determinadas relaciones de fuerzas asociadas al poder de turno;

y otra, que sí responde a las necesidades con alcances históricos, a superar correlaciones caducas y que tiende a favorecer la construcción de nuevos paradigmas estructurales y tiende a inducir cambios de calidad en la manera de relacionarse los individuos en la sociedad y en el Estado.

El marco doctrinal descrito, nos lleva a preguntarnos si nuestra nación, ineludiblemente, se encuentra en un estadio donde no hay vuelta atrás para retomar la cuestión constitucional, dado el hecho de que observamos signos evidentes de una especie de cansancio y agotamiento de la institucionalidad del Estado.

Eso es peligroso en tanto que, eventualmente, pudiera generar inadecuadas correspondencias que, de no revertirse, seguro alterarían los equilibrios necesarios para vivir en paz y sin los sobresaltos que anclan la vida en democracia.

En lo particular, nos adherimos a las críticas que se le hacen a nuestro ordenamiento constitucional; un contrato político que propicia los portillos para una institucionalidad deficitaria, que propicia desequilibrios e insuficientes relaciones de horizontalidad, dado el carácter extremadamente centralista de nuestro régimen político.

Estamos ante un sistema constitucional que genera relaciones de triangulación perversas que se traducen en toda suerte de favores y prerrogativas, que hacen añicos el concepto de la legitimidad social y política de nuestras instituciones.

Verbigracia, los magistrados de la Corte Suprema de Justicia investigan y juzgan a los diputados y éstos a los magistrados. Sumado a lo anterior, el Órgano Ejecutivo escoge a los magistrados. Esta triangulación termina haciendo añicos todo nuestra sistema de justicia.

Hay que cambiar tales correlatos y caminar hacia un consejo de magistraturas, hacia un consejo de fiscalización y auditoría del poder Judicial. Hay que reevaluar la conveniencia o no de que el procurador (a), sea escogido por el presidente del país, al igual que el contralor.

Constitucionalmente hay que ampliar en el texto de la carta magna, la participación de la sociedad civil y los movimientos sociales en la democracia electoral; ampliar los escenarios de la democracia participativa y modificar los altos niveles de centralización que caracteriza a nuestro Estado, y caminar hacia una sociedad con más sentido de horizontalidad.

Tenemos una Constitución huérfana de un plexus axiológico que no orienta ni valora; al decir del maestro Bidart Campos, al plexus normativo, que da forma a una Constitución, sin alma y espíritu nacional.   Tenemos que reformar, revolucionariamente, nuestra Constitución Nacional;  revolucionario en el sentido de adecuar sociedad y política para que mejor sirva a la democracia y a los panameños.

.

<>
Publicado el 20 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Después de todo: ¿Qué es un periodista?

.
La opinión del Comunicólogo para el Desarrollo Sostenible…..

.

ADÁN CASTILLO GALASTICA
.

Adrede he dejado pasar varios días al disipe de la alharaca que acompaña este o aquel suceso, un pindín o una fecha procera.

Me pregunto: ¿Por qué se le exige a los periodistas lo que al mismo tiempo se les niega? ¿Por qué unos elevan a los hombres y mujeres de la pluma a la categoría de arcángeles, para a renglón seguido estigmatizarlos, permitiendo en otros toda clase de desafueros?

Pese a los sinceros torrentes de buenos deseos que se prodigan a los periodistas “en su Día” y en Fin de Año, y solo en aquellos ratos, el Gremio sigue sin una legislación de avanzada, que consagre la dignidad y respeto profesional. Así pues, estamos ante la profesión más desprotegida y vulnerable, incluyendo la propia vida.

Sin embargo, el juego de los dobles sombreros es mucho más delicado y complejo de lo que a simple vista aparenta, el desarrollo y robustecimiento de la democracia y la consiguiente gobernabilidad.

Todo esto responde a una rigurosa lógica: Si a los periodistas, cronistas de la Historia, pulsores y articuladores del tiempo sociopolítico de cada hora se les impone la autocensura, la reverencia incondicional y el ocultamiento del criterio autónomo, mal podríamos esperar de ellos calidad informativa, profundidad y sostén de las libertades públicas como fundamento de aquella democracia deseada.

Lo anterior está contextualizado en un mundo signado por un cambio de época, la del mercado. Y el mercado y todo lo que representa planetariamente, no parece tener límites bajo el criterio florentino que “ el fin justifica los medios ”.

Así, quienes aplaudieron la caída del Muro de Berlín, paradigma de ese salto de Época, pasada la bruma de la fanfarria descubren que la propia Alemania (Agencia oficial DW) no ha podido integrar el trasmuro, y que la alborada del nuevo mundo más tolerante, libertario, humano, se ha transmonopolizado haciendo añicos aquellos entusiasmos.

Como es natural, nuestro pequeño y original país, donde “ todo se vende y se compra, incluyendo honras ”, no escaparía precisamente a la mercadización o mercantilización mediática.

En este camino, de trastocamiento de valores, lo que menos pareciera interesar es un profesional pensante, aportador, racional, experimentado. Será preferible la consigna, el eslogan, la trivialidad. Así, ¿se es periodista? Nada más distante.

En otras palabras, del Periodismo como tal, queda poco. Las directrices nos vienen de afuera, primorosamente etiquetadas y localmente adobadas. Así pues, el Cronismo Periodístico se ha refugiado en el crimen, la santificación del horror.

No queda más remedio que emparapetarse tras el deporte, cantadoras de mejoranas, soplar el jolgorio a preocupación de Estado. Cuestión de proteger la paila y el espinazo.

No es fácil, pues, tratar de ser positivo y aportar por lo menos ideas, sin la aprensión de rozar epidermis.

.

<>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Treinta segundos en ‘CNN’

.

La opinión de…….


CARLOS  CAMARENA  MEDINA

Escuchaba distraídamente un programa de relaciones públicas de la Alcaldía de Panamá cuando de repente escuché algo que timbró mi tímpano: que la denominada “Navidad más grande del mundo”, con “Récord Guinness” incluido, al interpretar miles de panameños Noche de Paz, permitiría a Panamá una presencia de 30 segundos en CNN. El circo se trasladó del Ejecutivo a la Alcaldía, pensé.

Quienquiera que camine por la ciudad de Panamá se dará cuenta de que hacer una villa navideña e interpretar un villancico no está en el listado de las prioridades de los miles de capitalinos que a diario tenemos que sortear los problemas que nos aquejan.

Me atrevería a señalar que el principal problema es el de la recolección de basura, y recuerdo que en campaña, quien hoy día ocupa la Alcaldía, producto de una ley aprobada especialmente por la aplanadora oficialista que hoy controla la Asamblea Nacional, habló de impulsar un programa de reciclaje que además de contribuir a limpiar la ciudad de Panamá, generaría ingresos y plazas de empleo.

De nada de eso se ha hablado, ni siquiera he visto de parte del alcalde el interés que han mostrado con la famosa Navidad más grande del mundo.

Pero los actos circenses están a la orden del día. Basta recordar el operativo que montó en una casa de citas en compañía del Presidente en un acto mediático bastante penoso y que, para colmo, incluyó unas declaraciones irresponsables del alcalde al mencionar supuestos vínculos de este centro con las FARC, y que al final, de manera descarada para escurrir el bulto, responsabilizó a uno de sus escoltas de suministrarle dicha información.

¿Cómo calificar el tema del cheque girado a favor de su esposa para que viajara a Taiwan, cuando ella no tiene derecho a esto, puesto que no es funcionaria municipal? ¿O el escándalo en torno a un escolta suyo?   ¿O los carnavales por la cinta costera con carrozas acuáticas en las contaminadas aguas de la bahía de Panamá? ¿Será que todas las semanas tendremos estos actos circenses, acaso intencionados, para ocultar una mediocridad e incapacidad supina?

Lo cierto es que tras llegar al cargo arropado por una legitimidad endeble, el señor alcalde sin duda alguna, tal como lo dijo el comentarista Juan Carlos Tapia, se ha consolidado como el peor funcionario de la administración del presidente Ricardo Martinelli.   No sé si la Navidad más grande del mundo será un éxito o si se implantará el Récord Guinness con la interpretación de Noche de Paz; pero lo cierto es que los panameños son víctimas del circo que permanentemente montan las autoridades con cada una de sus propuestas, proyectos e iniciativas.

Panamá no es una ciudad amigable, puesto que juntos a los males del progreso incontrolado y mal planificado, está la delincuencia, el desempleo y la contaminación de nuestro entorno.

Nada de eso parece importar al actual alcalde, una persona con “mente de cumpleaños” que mientras esbozaba este artículo, se salía con otra de sus “boscosadas”: la compra de piscinas inflables a un costo de un millón de dólares. Mientras él se preocupa por traer desde Canadá al personaje Nemo y, desde California, a los Tres Cochinitos y a El Lobo Feroz, la ciudad se hunde entre tanta basura, y la violencia se apodera de las calles.

Me pregunto si con las autoridades que tenemos, incluyendo al alcalde, es necesario traer a estos personajes para entretener a los habitantes de la ciudad.

.

<>
Publicado el 20 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA y el 21 de noviembre en el diario El Panamá América, a quienes  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La oposición política

.
La opinión del Ingeniero y Analista Político….
JOSÉ I. BLANDÓN C.
.

Durante los últimos días, hemos asistido a un deprimente enfrentamiento entre dirigentes del gobierno y de la oposición encabezada por el PRD, que debería llevarnos a todos a reflexionar sobre la clase de país que deseamos construir.

En un régimen democrático, para que el gobierno actúe más eficientemente, es necesaria la oposición política, porque ella es la garantía de estabilidad y es su auxiliar más útil en tiempos de confrontación social. En realidad, la oposición es una especie de poder en reserva, algo parecido a un gobierno en disponibilidad, esperando su momento oportuno y legal para hacer el traspaso de mando.

Nuestros dirigentes políticos deben entender qué es realmente oposición. Básicamente, oposición es un tipo de conducta o de comportamiento político, cuya formalización en las instituciones y en los sistemas políticos ha tenido lugar junto al desarrollo del parlamentarismo y de los partidos políticos.

Oposición, señalan expertos políticos, es expresión de la controversia que tiene lugar en el proceso de formación de la voluntad política y de la adopción de decisiones, entendiendo que ella actúa en un marco de respeto y aceptación de las reglas consensuales del juego político. La oposición está vinculada a otros conceptos o fenómenos de la política, como libertades o derechos políticos, pluralismo, alternancia en el poder, conflictos y de respeto absoluto a la Ley.

Por una parte, oposición es el resultado del ejercicios de libertades y derechos, como la libre expresión y el sufragio. Por otra parte, la oposición solo aparece en sociedades pluralistas, en las cuales se garantiza la libre expresión de ideas e intereses y el funcionamiento de grupos que las encarnan.

En términos más concretos, la oposición se relaciona con la alternancia en el gobierno, pues uno de sus rasgos principales es justamente que la oposición es tal, en tanto no concuerda con el gobierno y presenta un curso de acción distinto.   Pero, lo más importante, y lo que parecen olvidar algunos líderes del PRD, es que la oposición solo se entiende como aspirante al gobierno, y esa aspiración solo es viable en sistemas en los cuales la alternancia está garantizada, en la medida en que se obtiene el apoyo electoral requerido.

En Panamá, durante los últimos cuatro gobiernos democráticos el sistema ha garantizado la alternancia del poder. El PRD jamás puso en peligro el gobierno de Guillermo Endara, es más, en sus momentos más difíciles respaldó esa administración e hizo todo lo necesario para que esa administración culminara su gestión, en un periodo muy complejo y controversial de la historia nacional.

Bajo la Administración PRD del ex presidente Ernesto Pérez Balladares, la dirigente de la oposición Panameñista, Mireya Moscoso, mantuvo una opinión muy discreta con respecto al gobierno de turno, aunque se opuso tenazmente a la campaña reeleccionista del presidente.

En la Administración de Mireya Moscoso comenzó a darse una tendencia caracterizada por atacar permanentemente al gobierno, pero, a pesar de ello, el PRD supo entender la necesidad de no poner en riego la gobernabilidad del país.

El ex presidente Torrijos tuvo una oposición moderada de parte de los partidos políticos, su principal fuente de oposición surgió en sus primeros meses de gestión, cuando intentó reformar la Caja del Seguro Social sin los consensos necesarios.

La campaña del 2009 introdujo grandes modificaciones en la comunicación política. El PRD desarrolló unas primarias que vinieron a profundizar la lucha interna en ese partido y que le infligió un daño irreversible a su candidata presidencial. La campaña de Ricardo Martinelli solo tuvo que mantener el ritmo de la propaganda negativa para lograr una aplastante victoria contra el PRD.

El origen de la actual campaña de ataques y contraataques entre gobierno y oposición hay que situarlo en las luchas internas de los partidos. Ello no justifica continuar con tales métodos en la actual coyuntura política.

El PRD tiene la obligación de consolidarse internamente como una fuerza coherente de oposición y aportar lo que sea necesario para lograr el desarrollo del país. Fue un grave error de la actual dirigencia de ese partido la estrategia de ataque al gobierno utilizada en días pasados.

De igual forma, las fuerzas del gobierno deben utilizar el gran caudal de aceptación que tienen para impulsar los cambios prometidos. Las peleas políticas entretienen, pero con ellas no se gobierna.

El país requiere que abordemos con seriedad y profundidad el problema de la seguridad ciudadana, el alto costo de los alimentos, la reforma educativa, la reforma fiscal, la reforma sanitaria, la reforma al transporte y que juntos, gobierno, oposición y fuerzas independientes nos enfrentemos a resolver el grave problema de la pobreza.

El espectáculo de esta semana no debería repetirse más y ello solo es posible, si los dirigentes políticos de este país entienden con claridad que están jugando con fuego y se pueden quemar para siempre.
.

<>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Fallos y fallas judiciales

.
La opinión del Abogado y Catedrático…..
.

Pedro Sitton Ureta

.

Hemos aprendido desde las aulas de la facultad de derecho que el juez habla a través de sus fallos con la interpretación de la ley y la aplicación de la misma en un caso concreto, pero a la misma vez, y en muchas ocasiones, nunca sucede en la práctica tribunalicia que debe asumir las responsabilidades administrativas, patrimoniales y penales correspondientes cuando comete fallas judiciales en el ejercicio de la misión pública de administrar justicia a los asociados.

El Órgano Judicial y el Ministerio Público están sumergidos en una crisis profunda en donde gran culpa de la misma se debe no a un presupuesto insuficiente sino a la incapacidad que jueces y fiscales demuestran en el ejercicio de sus funciones, producto de que pueden tener cajas repletas de diplomas de estudios pero los mismos no reflejan un conocimiento del derecho y la jurisprudencia.

La mejor muestra de lo anterior lo podemos encontrar cuando observamos que la Procuradora General de la Nación dice desconocer una reforma constitucional que le prohibía intervenir comunicaciones privadas sin autorización judicial y que su infracción le genera responsabilidades penales tal cual lo establece al artículo 29 de la Constitución Nacional o cuando la Magistrada Vicepresidenta de la Corte Suprema ignora olímpicamente las jurisprudencia del derecho penal internacional y avala una sentencia que permite prescribir los crímenes de la dictadura sin entender que tal proceder es contrario a los derechos humanos reconocido en el nuevo constitucionalismo internacional.

Si la cabeza de ambas instituciones del Estado andan mal que podemos esperar de sus subalternos cuando he visto con profunda tristeza y pesar el actuar de fiscales del Ministerio Público que, desconociendo las más elementales nociones de derecho, abusan en su actuar de los sindicados por un delito a tal punto que para ellos la detención preventiva es la primera y a veces su única opción producto de ese falso aforismo fiscal de “detengo, luego investigo” que viola la presunción de inocencia de los ciudadanos y es un atentado contra el debido proceso más aun cuando dichas detenciones son declaradas ilegales por los tribunales sin acarrearles responsabilidad alguna.

Y si en el Ministerio Público llueve en el Órgano Judicial no escampa cuando observo en el actuar de jueces una actitud déspota hacia los abogados litigantes, con decisiones jurisdiccionales que son un verdadero despropósito y en donde el juez corrupto es una Prima Donna intocable, producto del manto de impunidad con que es arropado por sus superiores jerárquicos.

Podemos decir de una manera descarnada que nos encontramos con un par de entes que tienen una metástasis que requiere una intervención urgente para con ello, poder sanear una administración de justicia llena de jueces y fiscales incompetentes, ineptos y corruptos.

.

<>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Metro o monorriel, cuál es más invasivo?

.

La opinión de…..

.

MARCOS A. MORA

.

El Gobierno Nacional se ha empeñado en llevar adelante el ambicioso proyecto de un metro urbano a fin de paliar la grave situación que atraviesa el transporte en la urbe capitalina.

Aplaudo el entusiasmo y la celeridad con que se ha acogido el mismo porque, definitivamente, esta situación no la puede seguir resistiendo el pueblo panameño.

No se le está brindando calidad de vida a la inmensa masa del pueblo y, por el contrario, estamos elevando el nivel de stress e irritabilidad de nuestros conciudadanos, aparte de contribuir a la desintegración familiar.

A pesar de lo anterior, me asalta la inquietud al comparar la construcción de un metro frente a un monorriel, sobre cuál de ellos sería menos invasivo y traumático. La tendencia moderna en los diferentes órdenes del saber humano se orienta al uso de las técnicas menos invasivas posibles. El láser es una de ellas; los tratamientos cardiacos que antes se solucionaban por vía quirúrgica, hoy se tratan con determinados medicamentos, etc.

Tenemos hoy día un trazado vial que permite disponer de un monorriel que partiendo de Tocumen puede dirigirse por todo el Corredor Sur y llegar, incluso, a la Avenida Balboa o bifurcar desde Tocumen hacia la Tumba Muerto. Este proyecto descansaría sobre pilotes y en consecuencia sería más factible sortear inconvenientes técnicos y constructivos.

Las estaciones de embarque y desembarque son más visibles y seguras. Estoy asumiendo que será posible usar la vía del corredor una vez la auditoría que se realiza compruebe que hace buen rato ICA recuperó, con creces, su inversión y utilidades estimadas.

El metro podrá estar una parte a nivel del suelo, pero habrá momentos en los que necesariamente tendrá que transitar de manera subterránea y es allí donde visualizo situaciones extremadamente delicadas. Si con la debida anticipación alertamos lo que podría acontecer con el reciente proyecto carretero a Colón, el cual al final reflejó un sobreprecio de 31.5% mediante adendas, ya podemos imaginarnos lo que aquí podría ocurrir.

Si como decimos en economía “todo lo demás se mantuviese constante” un sobre costo similar para un proyecto como el del metro podría significar 315 millones de dólares adicionales, aproximadamente. ¿Puede el pueblo panameño seguir aceptando por parte de quienes programan sus obras, excusas como la del ex ministro Colamarco de que probablemente, en el caso de Colón, no se disponía de toda la información? ¿Los 67.9 millones de dólares adicionales se le cobrarán al ex ministro o los tendremos que pagar nosotros y nuestras futuras generaciones con nuestros impuestos, tasas y contribuciones?

Un proyecto que traslade grandes cantidades de personas hay que realizarlo a la mayor brevedad, pero debe ser ampliamente estudiado y consideradas todas las aristas, ya que como decía mi abuelita “mucho apuro trae cansancio”. Este proyecto debe, necesariamente, complementarse con otras acciones que descompresionen el transporte hacia la ciudad como podrían ser modificaciones en los horarios de trabajo, con intervalos no menores a una hora y media, así como la obligatoriedad de matricular a los estudiantes en su área de residencia, y trasladar los colegios emblemáticos de las áreas muy comprometidas con el tránsito.

No soy ingeniero ni pretendo serlo, pero creo que es necesario deponer personalismos y ambiciones al momento de señalar macroproyectos como los que mencionamos, porque este país no resiste endeudarse más allá de lo que sea prudente y necesario.

A esta altura del artículo, llamo la atención de las organizaciones profesionales para que emitan conceptos al respecto, para que los gobernantes entiendan que no pueden elaborar proyectos sin medir las consecuencias de sus actos y que las decisiones deben ser ampliamente compartidas y consensuadas.

El éxito de esta obra será realmente el resultado final que con ellas se obtenga y no descansará en la magnitud de los desembolsos ni en la grandeza de las instalaciones. Lo demás sería una veneración a un ego imperdonable, simplemente eso.

.

<>
Publicado el 20 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

“Thanksgiving”

.
La oponión de la ciudadana jubilada….
.
MARCIA DEL C. ALFARO P.
.

Nuestras fiestas patrias, además del “jalogüín” (“Halloween”) —que se encargó del 3 de Noviembre— tienen otro competidor, promovidos ambos por los súbditos del dólar y quienes no tienen como patria a Panamá.Comento esto, porque esta fiesta de Acción de Gracias reciente y solapadamente introducida en Panamá también produce ganancias, sobre todo en los restaurantes.. Ya pasó el turno de los almacenes, ahora le toca a los amantes de la gastronomía. En efecto, más que en el mismo Massachusetts, donde llegó el Mayflower con los peregrinos, ahora en Panamá se celebra esta otra fiesta, total e igualmente foránea, con una religiosidad más notable que cualquier otra fiesta patria, casi opacando al 28 de Noviembre.   Digo que “ casi ”, porque ésta fiesta aún se resiste a morir el sueño del olvido.

Estos animadores de la glotonería procuran ignorar el hecho de que los peregrinos llegaron a las gélidas regiones norteñas en busca de libertad religiosa, mientras que nuestros conquistadores llegaron simplemente en busca de riqueza. Fines totalmente opuestos, hasta en el tipo de evangelización.

No entiendo por qué el panameño actúa así, especialmente la juventud que suele ser tan rebelde, que en este aspecto es sumisa y acatadora. Hemos olvidado costumbres que nos contaban nuestros abuelos y aceptamos alegremente cualquier tradición extranjerizante, solo porque el comercio nos la mete con su propaganda efectiva, millonaria y con resultados.

No comprendemos que estos negocios gastronómicos tratan únicamente de producir dinero a costilla de los incautos, y ya no nos llama la atención la propaganda: coma pavo, el indigesto relleno, “ pays ” (pie) de manzana, la “ salsa ” de manzana y del cranberry y hasta el camote, ahora llamado papa dulce. Lo único bueno de esta nueva celebración, que con tanto entusiasmo hemos aceptado, es que al menos algunas personas rezan en familia antes de empezar a comer.
.

<>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Futuros ciudadanos

La opinión del Abogado…..

.

Guillermo Márquez B.
.

El actual estado de nuestra sociedad ofrece un panorama tan vergonzoso como lastimoso. El niño de hoy crece en un ambiente de violencia, irrespeto a la ley y corrupción. En el colegio recibe una educación deficiente y desde tierna edad se levanta escuchando obscenidades, y a tal extremo, que aprende y usa en gran escala un lenguaje de caño que espanta y lo aprendió tanto en la calle como en su propio hogar.

Ese jamás será un ciudadano pulcro y menos aún, virtuoso. Esto nos coloca frente a la urgentísima necesidad de contribuir a forjar un nuevo ciudadano. Y eso sólo puede lograrse empezando en la escuela primaria. En ella tenemos que restablecer la enseñanza de la urbanidad e inculcarle a los párvulos el respeto al derecho ajeno, a la ley, a sus padres, maestros y superiores. No debemos perder de vista que lo que se absorbe a temprana edad, perdura en el resto de la vida.

La forja de un nuevo ciudadano sería un gran éxito tanto en nuestro país como en el resto de Latinoamérica de habla hispana si adoptáramos como catecismo las máxima de Simón Bolívar en un congreso.

Durante la larga vida que ha querido el Todopoderoso permitirnos alcanzar, jamás la lectura de libro alguno, aparte de la Biblia, nos ha resultado tan esperanzador, tan útil y encomiable, como un conjunto de las máximas de Simón Bolívar; cada una de ellas, es de gran sabiduría. Ofrecemos aquí dos de palpitante actualidad: “ El ignorante siempre está expuesto a envolverse en el lodo de la corrupción y luego se precipita infaliblemente en las tinieblas de la servidumbre.

“ La corrupción de los pueblos, nace de la indulgencia de los tribunales y de la impunidad de los delitos.”

.

<>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La Corte / salario mínimo

.

La opinión de…..

I. Roberto Eisenmann, Jr.
.

La Corte Suprema de Justicia: Hoy es el último día de postulaciones para magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Sin duda que será una de las más importantes decisiones de el nuevo presidente, Ricardo Martinelli, ya que la crítica situación del sistema de justicia es lo que más hace peligrar la democracia que tanta sangre y dolor nos costó reconquistar.

Según se desprende de los comentarios de corrillo, es muy difícil pensar que realmente esté considerando nombrar a estas personas que suenan como “ungidas”.

El ex contralor Alvin Weeden Gamboa fue entrevistado por este diario y ofreció las que tienen que ser las declaraciones más valientes y directas que hemos visto en décadas… y lo más importante es que todo el país sabe, desde hace 10 años, que todo lo que declaró es verdad.

Decir, con nombres propios, que en la Corte habrá una taquilla, es suficiente para que el Presidente no arriesgue su gobierno –en sus inicios– con nombramientos de personas tan cuestionadas por sus trayectorias de ser permanentes instrumentos de ex funcionarios hoy con múltiples investigaciones activas de corrupción, nacional e internacionalmente. No tendría sentido alguno que el Presidente hiciera nombramientos tan descabellados cuando tiene, incluso, un magistrado que lo hizo bien y que merece ser nombrado para un nuevo período.

Yo simplemente me niego a creer que esto pueda ocurrir; equivaldría a cambiar la imagen de “gobierno del cambio” por “gobierno de la misma vaina”, y acabar con la esperanza creada en todo un pueblo. Usando las acostumbradas palabras del propio presidente Martinelli, yo reitero lo que creo “¡No puede ser!”.

Salario mínimo: Relato una historia sobre el salario mínimo, una que viví como empresario. Había recién iniciado mi vida profesional y aún cuando nuestras empresas nunca pagaron salarios bajos, existía en Panamá un salario mínimo informal de más o menos 20¢ la hora.

El gobierno de la época (1959) fijó el primer salario mínimo legal en 40¢ (¡el doble de lo que se pagaba!). Frente a una temida crisis recuerdo, como si fuera ayer, una reunión con lleno completo en la Cámara de Comercio en la que observé que los empresarios más experimentados gritaban desesperados “¡será el fin de todas nuestras empresas!”… “¡esto es imposible!”… “¡no podemos pagar una planilla doblada!”…etc.

Yo, que recién me iniciaba, observaba la angustia de los que supuestamente más sabían. Entonces, en medio de los gritos, desde atrás pidió la palabra don Carlos Pérez, exitoso comerciante dueño de Casa Sparton, que se había iniciado desde abajo como microempresario.

Carlos Pérez inició su discurso con “¡Todos ustedes están totalmente equivocados!”… lo cual trajo el silencio curioso de los quejumbrosos, quienes le escucharon decir “no solo no vamos a quebrar, no solo tendremos cómo pagar, sino que 30 días después de pagar el primer salario mínimo de 40¢ todos nuestros negocios duplicarán sus ventas y utilidades… e iremos camino a ser un país más justo y estable!”. Casi enseguida los gritos fueron contra Carlos, con insultos como “¡te volviste loco!”, etc., etc.

A los 30 días , tal como lo pronosticó Carlos Pérez, (q.e.p.d.), las ventas de todos los negocios se doblaron… y eso fue así porque todo aumento de salario mínimo de inmediato se convierte en consumo, y por ende en aumento de ventas y utilidades.

Desafortunadamente ese primer salario mínimo se mantuvo por 12 largos años y no fue sino hasta 1971 cuando se subió de 40¢ a 50¢. Luego, 25 meses después (1974), se subió a 55¢, y en 1979 (cinco años más tarde) a 66¢. En 1982 subió a 88¢… pasaron 10 largos años más… y en el 1992 aumentó a 94¢ ; hubo cambios en 1995 y 1998, y en el 2000 llegó a $1.22 por hora. En la última revisión que se hizo (en 2007) se subió a $1.56 por hora. Como históricamente no se ha cumplido lo de la revisión cada dos años, el salario mínimo se mantiene con un déficit importante e injusto.

El salario mínimo debe ser lo que su nombre indica: el mínimo necesario para vivir decorosamente en cada hogar. Y ¿cómo debe calcularse? –se saca el costo mínimo para que en cada hogar se pueda llevar una vida digna; entonces se divide ese costo entre el número promedio de sueldos por hogar, y eso da como resultado lo que debe ser el salario mínimo.

La diferencia entre esa cifra y el salario mínimo de hoy es el déficit que arrastramos. El pacto social que debe darse hoy debe incluir reformas a los sectores geográficos y aumentos pre–pactados que eliminen el déficit en –por ejemplo– en seis años o los que se consideren razonables; una vez eliminado el déficit, los aumentos sencillamente deben cubrir la inflación real.

Con la crisis económica que vive hoy el país los negociadores empresariales y obreros deben dedicarse a la lógica expuesta arriba, y no a las negociaciones de propuestas y contrapropuestas típicamente exageradas para negociar, como si se tratara de una compra de alfombras persas.

Amigos de la Comisión Nacional de Salario Mínimo: Procuren resolver para siempre con la lógica expuesta que garantiza la justicia para los más vulnerables de nuestra sociedad, logrando que el crecimiento económico se convierta en desarrollo económico y social.

.

<>
Publicado el 20 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Ante las bases, siempre dijimos ¡no!

La opinión de…..

.

VIRGILIO ARAÚZ

.

Cuando vinieron de Washington anunciaron un acuerdo. Ante la crítica pública señalaron “solo panameños estarán en las bases”. La Estrella informa “Tres organismos de seguridad norteamericanos entrenarán a los miembros de los grupos de seguridad de Panamá, que formen parte del contingente a establecer en las bases navales que se comenzarán a instalar en las costas del país, aseguró ayer en Colón la embajadora de los Estados Unidos en Panamá, Bárbara Stephenson…”. La coordinadora de ministros de turno agregó, “además se dará combustible para operaciones”. No hay duda de que mienten.

En la historia no es nuevo. Los “ yesman ” defendieron este criterio de la llamada “ soberanía titular ” (“ solo panameños estarán en las bases ”), pero los yanquis ejercen la soberanía. Está en el tratado Hay-Bunau Varilla. Se aplica en las bases de Colombia, a donde el ministro viajó apenas asumió el cargo. El problema, no es la tropa, sino quién la dirige y hacia qué intereses se dirige, señores Varela, Mulino, Martinelli, etc. En las últimas invasiones norteamericanas, incluyendo a Panamá, mueren latinos y de otros países, pregúntenle a los europeos, que por sus gobiernos se involucraron en las invasiones de Irak y Afganistán.

El movimiento estudiantil y popular estuvo contra esos “ yesman ” y no puede ser diferente ahora, por más “ pactos ” como dice el rector que existen de los dirigentes de los grupos con él. Un rector que sale a criticar la acción de grupos estudiantiles que pactaron con él, no como en el Pacto de la Colina después de una lucha y que tuvo sus frutos nacionales, sino —y hay que decirlo— hasta por espacios, propiciados por el propio rector que es o era del PRD e impulsa los planes neoliberales contra la propia Universidad de Panamá.

Pero en ningún momento hablan de la excesiva fuerza demostrada por los “ yesman ”, que simultáneamente despliegan a lo largo de la ciudad tropas militares, propias de cualquier dictadura. Podemos criticar los métodos, pero es cierto que pretenden bases militares comandadas por los yanquis. Igual que las maniobras mal llamadas PANAMAX.

Esa represión a los estudiantes, el cierre indefinido de la Universidad y ese despliegue militar en la ciudad, so pretexto de la delincuencia, se hace cuando se anuncian sesiones extraordinarias para imponer reformas tributarias, a la Ley Orgánica de la CSS y otras con un claro fin de favorecer a los empresarios o mejor, a ellos mismos, pues este gobierno se declara de tales. Y no se puede favorecer a los empresarios sin afectarnos al resto. Este gobierno de fundamentalistas neoliberales creen en que no deben pagar impuestos ni que debe existir salario mínimo, ni que tenemos derechos. El movimiento obrero y popular debe tomar las medidas a tiempo, después será tarde.

.

<>
Publicado el 20  de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde