Vivir sin Dios

La opinión de….

.

XAVIER SÁEZ-LLORENS

.

Vivir sin Dios

.

Mi ateísmo ha sido receptor de múltiples ofensas y amenazas, proferidas por pusilánimes escudados tras seudónimos. Ocasionalmente, recibo agravios con firmas auténticas. Mi familia no se ha librado del salpique. Mis detractores ya agotaron todo su léxico soez para injuriarme.

Nuestra sociedad es inmadura, hipócrita, intolerante y supersticiosa. No estoy sólo en la lucha por derrumbar ataduras doctrinarias y mercantilismos de fe. Varios escritores han removido el alcanfor de sus dígitos para sumarse a una causa destinada a forjar panameños libres y reflexivos, más afines a filosofía y ciencia.

La última crítica fue hilarante en forma y fondo. Que tengo una pluma deshumanizada. Cambiaré mi bolígrafo. Que estoy en contra de los valores que hay que enseñar a la juventud. Desconozco a cuales me opongo. A mis hijos, inculco evitar mentiras, dobles–discursos, “juega–vivos” y vulgaridades, no robar ni matar, ser solidarios con el prójimo, ceder asiento a ancianos y embarazadas, no tirar basura a la calle, dar sin esperar recibir, estudiar y obtener buenas calificaciones, escalar sin afectar a terceros, practicar deportes y no aferrarse a dogmatismos. Que ética y moral son sinónimos. Flagrante pifia.

La moral es el conjunto de costumbres que han sido elevadas a nivel de normas para proporcionar un marco regulativo a la colectividad. El concepto de moralidad varía en tiempo y espacio.

En épocas pretéritas, el sacrificio de seres humanos, la poligamia y el machismo eran situaciones aceptables. Algunas etnias ancestrales eliminaban a niños malformados por tradición. En África, la mutilación del clítoris es todavía un ritual cotidiano.

La moral surge por imposición de un clan social a otro. Este grupo, al tener una posición de mayor fuerza política, religiosa o ideológica, impone sus proyectos de vida a los demás. Así, el “buen hombre” sigue las directrices establecidas sin cuestionarlas y se doblega a reglas absolutas emanadas de gobiernos, religiones o clubes. El individuo moral es un ente adoctrinado que reprime su capacidad de cuestionamiento y libre deliberación, permitiendo que su mente sea secuestrada por mandatos externos.

La ética es la rama de la filosofía que estudia la moral desde una perspectiva humana, honrando autonomía, beneficencia, equidad, solidaridad, respeto a minorías e igualdad de género.

La ética acontece cuando la persona ejerce la capacidad de pensar, de detenerse antes de actuar y de preguntarse el porqué debe seguir una determinada corriente. Esta mediación reflexiva entre el individuo y la norma, canalizada a través del pensamiento crítico, da origen a la ética.

La ética implica meditación, interiorización y valentía para la autenticidad. La moral exige cumplimiento, la ética cuestionamiento. Si se quiere ser ético, hay que estar a veces dispuesto a ser inmoral. La moral requiere seguidores, la ética, individuoslibres. La libertad es la esencia de la ética, la sumisión de la moral.

Ética y religión tampocotransitan similares senderos.

Dice Savater que “la ética se distingue de la religión en su objetivo (la primera quiere una vida mejor y la segunda, algo mejor que la vida) y en su método (la primera se basa en la razón y la experiencia, la segunda en la revelación y la fe). La ética es cosa de todos, la religión de fieles.

El creyente tiene preocupaciones éticas pero no toda persona con preocupaciones éticas es creyente. El incrédulo sigue principios propios, no espera premio eterno por ejercer una conducta ética; el creyente obedece para complacer dogmas divinos y recibir beneficios celestiales.

La ética y la religión sirven para ejemplificar la diferencia entre principios racionales que todos podemos comprender, compartir o debatir frente a doctrinas respetables pero cuyo misterio indemostrable no todos aceptamos como válido”.

La humanidad debe tomar conciencia de los efectos terroríficos que produce la religión en la vida contemporánea. Hitchens, en su obra The Portable Atheist, apela al uso de la razón y a la necesidad de sublimar a hombres y mujeres en vez de a divinidades y profetas.

En un mundo donde se perpetran masacres en nombre de deidades, donde se generan odios por pertenecer a diferentes creencias, donde se discrimina a mujeres y homosexuales, donde la confesión de pecados exime al maleante de culpas eternas, donde los políticos creyentes drenan al Estado pero exhiben ternura en misas, donde el placer se demoniza y el sufrimiento se glorifica, no sólo es posible vivir sin dios, sino que tratándose de una estafa milenaria, prescindir del concepto podría ser vital.

<>
Publicado el 15 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Una sola visión de futuro

El punto de vista del Abogado…..
.

Alberto E. Fadul N.

.
Una sola visión de futuro

.

Dentro de las expectativas del gobierno de turno y de la ciudadanía como un todo, se enfrentan encuadramientos de profunda esperanza sobre las propuestas del Cambio. Estamos deseosos de observar la hegemonía de una estructura gubernamental integrada, con una sola visión de progreso. Ello representaría un verdadero hito histórico.

 

Observamos, sin embargo, destellos de incongruencias políticas: despidos, un tanto injustificados de altas figuras de la alianza y un Alcalde, con ambiciones de ser un gran maestro de ceremonias;   su teatro, la Cinta Costera. Sea analítico señor Alcalde. Ud.  También debe participar Reforzando la visión del Cambio.   Créame, romper el récord de la cantidad de villancicos cantados, no es así como algo de vital importancia.

Gastarse un dineral en 30 días de fiestas navideñas, no es mejor que proporcionarle juguetes a niños y niñas de diferentes aéreas abatidas por la pobreza. Labor que se podría realizar sin bullicios y violaciones flagrantes del derecho de tránsito libre y el debido respeto a lo que es una importante fecha de unidad familiar y oraciones. Perturbar la paz social buscando el realce de la propia personalidad, no es parte de algo que se vincule al Cambio propuesto. Es más de lo mismo.

La Alcaldía es parte del proceso y desarrollo efectivo de las promesas del actual Presidente. ¿Será que Ud. no aprecia, su papel dentro de las áreas de educación, seguridad, salud, combate a la pobreza y transporte público de pasajeros? ¿Ve Ud. sus potenciales aportes en la figura, de un plan integral de desarrollo económico y social?

Desarrollar planes para la efectiva contribución con empleos temporales continuos de limpieza y mantenimiento de vías, limpieza de ríos, pintura de edificios propiedad del Estado, limpieza de lotes de propiedad privada con su respectiva cobranza, recolección efectiva de desechos, alivio a las personas que viven en nuestras calles, que la ciudad se vea limpia.   Reparación y limpieza de parques, con aéreas de juegos atractivos a la juventud, en sus respectivas localizaciones.

No todo se tiene que hacer en la Cinta Costera, un sitio de paz y tranquilidad para todos los grupos sociales de la ciudad que, actualmente, la disfrutan sin holgorios e interrupciones al transito vehicular. Reubique su visión y misión, dirija las mismas al unísono dentro del cumplimiento de las promesas de campaña del Presidente. No destruya, contribuya. Elévese señor Alcalde, ello es el objetivo.

<>
Publicado el 15  de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El periodista honorable

La opinión del filósofo e historiador….
.
JORGE DE LAS CASAS
.
El periodista honorable
.
Al conmemorarse el pasado viernes la muerte del poeta y periodista Gaspar Octavio Hernández en la redacción de La Estrella de Panamá, un 13 de noviembre de 1918, de un ataque de hemoptisis mientras escribía un editorial que criticaba a quienes no honraban la la bandera (específicamente a un grupo de comerciantes que no la habían instalado en sus negocios durante las fiestas patrias) nace la necesidad ineludible de reflexionar sobre los deberes de la profesión que llevó a hombres como él a ejercerla con orgullo.

Sobre todo en estos días en que han hecho mucha noticia las declaraciones de un ministro sobre la existencia de periodistas emplanillados en las dependencias públicas (que ya se entiende que no forman parte del equipo de relacionistas de la institución gubernamental y siguen ejerciendo en algún medio).

Pues bien, esto siempre lo ha habido y el panameño lo sabe. Pero lo que me parece fundamental en la conducta del periodista con honor es que no comprometa nunca su deber de decir la verdad, que no venda su conciencia, que no traicione sus principios. Que recuerde su deber de conocer el tema del que habla, que se mantenga plenamente consciente de que el lector espera de él un relato serio, lleno de verdad.

De la imparcialidad no voy a hablar. Decía un profesor universitario en un programa radial que “la objetividad no implica imparcialidad” y es verdad. ¿Hubiera sido imparcial usted al hablar de Hitler si hubiera sabido todo lo que hoy se sabe de él? Evidentemente no. Lo habría censurado fuertemente.   Por eso el periodista también necesita valentía.

Y como decía un colega escritor, igualmente espera buena paga, para poder dedicarse en cuerpo y alma al medio que trabaja, sin que sus urgentes necesidades económicas se atraviesen en medio. También merece que sus convicciones sean respetadas por los dueños de medios. Periodista: dura, pero noble misión.

 

<>
Publicado el 15 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá,   http://www.estrelladepanama.com a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Corrupción y castigo

La opinión de….

.

BETTY BRANNAN JAÉN

.

Corrupción y castigo

.

WASHINGTON, D.C. –Si nos fijamos en países más serios que el nuestro, encontraremos ejemplos de castigo a corruptos que servirán para inspirarnos, o quizás avergonzarnos, pero que en cualquier caso debieran servir para motivarnos a exigir mucho más de nuestro sistema de justicia.

Comienzo con el caso de George Ryan, ex gobernador de Illinois, quien está cumpliendo una pena de seis años por sobornos, perjurio, extorsión, y fraude. Ryan, de 75 años, perdió su jubilación gubernamental al ser condenado.

También tenemos el caso de Randy Duke Cunningham, un congresista condenado por recibir $2.4 millones en sobornos de dos empresas a las que les conseguía contratos millonarios con el Pentágono.

Ambas empresas –ADCS y MZM Inc.– tuvieron vínculos con Panamá; hasta circuló por internet una foto de Mireya Moscoso (entonces presidenta de Panamá) con Mitchell Wade (entonces presidente de MZM Inc.), tomada durante una recepción.   Wade fue sentenciado a dos años y medio de prisión, mientras que Cunningham, de 67 años, está cumpliendo una pena de ocho años. Cunningham tenía la esperanza de que George W. Bush lo indultara antes de salir de la Presidencia, pero esto no ocurrió.

Y en el caso de los duro  dólares que mencioné la semana pasada, el ex congresista William Jefferson, de 62 años, fue sentenciado el viernes a 13 años de cárcel.   Podría darles una lista interminable de ejemplos, pero me detengo allí, aunque no sin subrayar ciertas lecciones.

Primero, he mencionado la edad de cada prisionero porque quiero rechazar la idea de que la vejez pueda ser una válvula de escape para criminales. Me parece particularmente repugnante la llamada “ley Noriega”, que permite que el ex dictador tenga casa por cárcel solo por el hecho de tener más de 70 años.

Esa ley, aprobada solo unos meses antes de que Noriega estuviera supuesto a ser liberado en Miami (en 2007), es otro ejemplo más de cómo la Asamblea (entonces controlada por el PRD) se ocupa más de proteger a sus aliados que de defender los intereses del pueblo, menos aún de velar por la justicia.

En Estados Unidos es perfectamente normal que los condenados de 80 años y más sean enviados a la cárcel. Si vamos a tener mano dura con los jóvenes, tengamos mano dura también con los viejos; estos, precisamente por su edad, debieran mostrar la debida altura.

Segundo, también es normal en Estados Unidos que los funcionarios sean enviados a las mismas celdas que los delincuentes comunes, no más celdas especiales. ¿Por qué Belgis Castro tuvo una celda privada en la Dirección de Investigación Judicial, en vez de ser tirado al calabozo en La Joyita, junto con los delincuentes comunes? Eso sí sería una verdadera igualdad ante la ley. (Para quien me reclame que Manuel Antonio Noriega ha tenido una celda especial en Miami todos estos años, explico que eso se debe a su estatus como “prisionero de guerra”).

Tercero, mientras tengo a Noriega en la mira, lo que la Asamblea sí debiera hacer es aprobar una ley que le anule la jubilación a funcionarios corruptos.

Es inaceptable, por ejemplo, que Noriega haya estado recibiendo su jubilación gubernamental todos estos años; la razón, según me han explicado, es que él tenía derecho a su jubilación según la ley. Si es así, la solución sencilla sería aprobar otra ley que anule ese derecho; es tarde para que esa ley aplique a Noriega, pero por lo menos podríamos asegurar que esta injusticia no siga repitiéndose.

El estado de Illinois, por ejemplo, aprobó en 1955 una ley que le quita el derecho de jubilación estatal a cualquier funcionario condenado de un delito cometido en el ejercicio de su cargo. Así fue como el gobernador Ryan perdió su jubilación.

Esas son solo algunas de las muchas cosas que debemos exigir en la lucha contra funcionarios corruptos. ¿Queremos justicia o no?

.

<>
Publicado el 15 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El Costo de la Vida. No es un merengue para bailar

La opinión del economista…..

.

FRANCISCO  BUSTAMANTE

.

El Costo de la Vida. No es un merengue para bailar

Hace un par de años el BID hizo un estudio de cómo impactaba a los pobres el alza de los precios de la canasta básica. Entre los pobres el consumo diario es de frijoles, arroz, maíz, granos, raíces como yuca, plátanos, etc. y entre las personas de mayor ingreso su pauta de consumo privilegia las carnes, vegetales, aceites, té,  etc.

Dado que el aumento de los precios de los productos que consumían los pobres era mayor que el de los precios de los bienes que consumen los de mayor ingreso, el impacto inflacionario entre los pobres era peor que entre los de mayor ingreso.

Podría pensarse que este estudio de alguna manera ponía en duda la validez del índice de precios al consumidor utilizado  para medir el impacto inflacionario.

Me gustaba cocinar, lo que abandoné  a causa de las críticas de mis hijas de que cuando cocinaba,  hasta el techo de la cocina quedaba sucio, (no obstante les gustaban mi pasta fresca y mis salsas). Hace unos días quise hacer una salsa y fui al supermercado a comprar tomates peritas. Dos dólares la libra. Ni pensarlo. Ayer fui al Mercado de Abastos. Treinta centavos la libra.

Estos elementos reflejan varios factores implícitos en la estimación e impactos del costo de la canasta básica, como son:

(a) la estructura del consumo y los pesos relativos de los productos en la canasta básica,

(b) la estructura de ingreso,

(c) la metodología de medición del costo de la vida, (d) las alternativas del consumidor, (

e) la estructura de comercialización de alimentos,

(f) la formación de los precios,

(g) la estacionalidad de la oferta, y

(h) la información al consumidor.

No creo en el control de precios. Vade Retro. En las economías donde se ha puesto en práctica inevitablemente provocas escasez aguda, el mercado paralelo (me resisto a llamarlo negro), el contrabando y las rentas puras que se apropian los controladores de la oferta al fijar la cantidad y/o precios.

Por otra parte, si los precios que se pagan en la ciudad llegaran al productor, éstos tendrían suficientes incentivos para producir, y para reducir la tradicional pobreza de las zonas rurales. Pero no es así. Los excedentes en los precios al consumidor final se usan para cubrir pérdidas post-cosechas y rentas puras de los intermediarios.

Las soluciones para reducir el costo de la canasta básica  pasan por medidas efectivas para mejorar la productividad del agro, y mejores ingresos para los productores por mejoras en la cadena de comercialización.  En México existen los tianguis (mercados populares) desde la época de los aztecas  hasta hoy en todas las barriadas, inclusive en las más conocidas como Polanco.

Un día a la semana, los productores ocupan una calle lateral y venden sus productos directamente al consumidor, a mejores precios. Y ahí ves a gente de todas las condiciones sociales comprando. Lo mismo sucede en Brasil, con las ferias libres.

Falta facilitar al productor medios para financiar tecnologías, transporte y áreas de comercialización en los barrios para que puedan vender sus productos y recuperar  las rentas apropiadas hoy por terceros.

<> Artículo enviado el 10/14/2009 a las 08:56:18 a.m. por correo a Panaletras para su publicación por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.  Fue enviado nuevamente el 1 de febrero de 2010.

Una regulación necesaria

La opinión de la Honorable Diputada de la República….
.
YANIBEL ABREGO
.
Una regulación necesaria
.
La inconformidad manifiesta que por años han sostenido los usuarios de las tarjetas de crédito ha encontrado un paliativo con el recién aprobado proyecto de Ley 50, “Que tutela los derechos de los usuarios de la tarjetas de crédito y otras tarjetas de financiamiento”.
El proyecto fue una loable iniciativa de mis colegas Alcibíades Vásquez y José Blandón Figueroa, quienes tuvieron la determinación de llevar adelante este importante proyecto, y que a la vez resulta inédito en la legislación panameña.

Anterior a este proyecto solo existen varios acuerdos y circulares de la Superintendencia de Bancos, que dictan algunas normas que los bancos deben cumplir en relación con la atención a sus clientes y usuarios, lo cual incluye en modo muy general algunas medidas sobre las tarjetas de crédito. En este sentido, estas normas no contienen per sé una regulación del contrato de tarjeta de crédito ni de los derechos de los tarjetahabientes en relación con el banco emisor.

Los múltiples conflictos eran resueltos por disposiciones legales contempladas en el Código Civil y en el Código de Comercio en materia de contratación y obligaciones, y las de protección al consumidor establecidas en la Ley 45 de 2007.

Con este proyecto se innovarán en nuestro sistema jurídico las regulaciones en materia de utilización de tarjetas de crédito, así como aspectos de protección a los miles de usuarios de esta facilidad crediticia. A la vez se evita en cierta medida que los tarjetahabientes se endeuden excesivamente con el establecimiento de un límite, así como la incorporación del derecho de todo tarjetahabiente de protestar los estados de cuenta que le presente el emisor, también se busca garantizar el derecho que tiene el tarjetahabiente a recibir toda la información referente al uso de su respectiva tarjeta y los cargos que la entidad bancaria emisora tenga a bien aplicar.

Es evidente que ninguna entidad financiera obliga a los ciudadanos en la adquisición de una tarjeta de crédito, pero, tampoco es menos cierto que la persuasión que emana de sus intensivas campañas publicitarias se convierte en una espada de Damocles, que juega en ciertos casos con la necesidad económica de muchos panameños. Razón por la cual, el proyecto dicta normas sobre las obligaciones del tarjetahabiente, con el objeto de inculcar el sentido de responsabilidad y de compromiso que debe tener cada ciudadano con la utilización de su respectiva tarjeta.

En síntesis, con esta norma se garantizará una relación más clara entre los tarjetahabientes, las entidades emisoras, y los comercios afiliados, que garantice el respeto y los derechos de los usuarios de este tipo de instrumento de pago.

Finalmente, reitero que es un proyecto de justicia social impulsado por mis colegas Vásquez y Blandón, de igual manera le garantizo a la población que esta servidora como diputada siempre estará apoyando las iniciativas legislativas que se traduzcan en beneficio directo para la Nación.

<>
Publicado el 15 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá  http://www.estrelladepanama.com,   a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Seguridad jurídica, nuestro imán

.

La opinión de….

.

ROSSANA URIBE

.

Seguridad jurídica, nuestro imán

Panamá ha logrado atraer la mayor inversión extranjera directa (IED) de América Central, gracias a su estabilidad política, social y económica desde 1990. En el año 2007 la IED alcanzó los mil 907.2 millones de dólares y al cierre de 2008 se fijó en 2 mil 401.7 millones de dólares.

Según la Contraloría General de la República, las políticas implementadas en la década de 1990 influyeron en la composición del acervo en las actividades económicas del país, fortaleciendo otros sectores productivos. La IED acumulada al año 2007 de 13 mil 867.8 millones de dólares, sextuplica el acumulado a 1990 de 2 mil 274.9 millones de dólares, mostrándose los mayores flujos en los últimos tres años.

Catapultaron la IED la privatización de los casinos, el ferrocarril de Panamá, Instituto Nacional de Telecomunicaciones y el Instituto de Recursos Hidráulicos y Electrificación. Mientras que a inicios de la presente década se ejecutaron notables procesos de fusiones y adquisiciones de empresas, como la compra de la Cervecería Nacional por inversionistas colombianos y suizos, y la adquisición de Grupo Banistmo por el conglomerado internacional HSBC en 2006.

La economía ha sido dinamizada por el llamado boom inmobiliario desde mediados de 2006 que transforma los sectores costeros de la bahía de Panamá, Costa del Este, Punta Paitilla, Punta Pacífica, San Francisco y la Avenida Balboa. Con miras a satisfacer la demanda del turismo residencial, los baby boomers y de residentes de todas las partes del mundo que llegan de la mano de empresas multinacionales que han decidido radicarse en Panamá por su excelente situación geográfica y condiciones de vida.

Panamá enfrenta ya necesidades urgentes de infraestructura vial y de transporte, para poder atender este crecimiento urbano y demográfico. No cabe duda de que el metro, la transformación del sistema de buses; así como las importantes autopistas y ampliaciones de los corredores anunciadas recientemente, requerirán de voluntad, capacidad técnica e inversiones para construirlos en el tiempo necesario, evitando así una desaceleración de este crecimiento que hemos vivido y del que somos parte.

Es notable observar que las principales economías del mundo han optado por privatizar y concesionar estas infraestructuras como lo son las autopistas, los sistemas de abastecimiento de agua y alcantarillado, sistemas de transporte colectivo y aeropuertos, entre otros, en concesiones de 30, 50 y hasta 95 años como en Australia, destinando mayores recursos a gasto social como educación y salud, y porque generalmente en manos públicas, se vuelven focos de corrupción e ineficiencia. Para lograr esto se requiere una seguridad jurídica impecable para atraer y mantener inversiones a largo plazo.

El gobierno que preside Ricardo Martinelli, desde el 1 de julio de 2009 tiene como meta llegar este año a los mil millones de dólares en inversión directa extranjera.  Pero para lograrlo, es necesario un clima creciente de estabilidad jurídica. Panamá está en la mira de los inversionistas por ser una de las pocas economías que tiene proyectadas tasas de crecimiento positivo, de 2% a 3% para 2009. Sería inexcusable que el país pierda esta oportunidad y que se cristalicen las propias palabras del presidente Martinelli que dijo en el foro de Naciones Unidas: “Panamá será el mejor país de América para los negocios e inversiones”.

Diálogo, comunicación abierta y actuar en derecho son factores clave para ofrecer un clima favorable para la inversión local y extranjera. Mientras que la inconsistencia en los pronunciamientos públicos y falta de transparencia la ahuyentan. Panamá es y ha sido un imán de atracción, ojalá no comencemos a expulsar lo que hemos atraído

.

<>
Publicado el 15 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.