Carlos Ivan Zúñiga Guardia, un panameño a carta cabal

.

La opinión del periodista…..
.
Rigoberto González Montenegro
.
Carlos Iván Zúñiga, un panameño a carta cabal
.

Según Ernesto Renán, literato francés, una nación se construye como producto del “sentimiento de un pasado común ya sea de hazañas y de gloria, o bien de sufrimiento y sacrificio, junto con el deseo de vivir jun tos en un mismo Estado y transmitir su legado a la posteridad”.

Dicho de otra forma de hablar de nación, nacionalidad o nacionalismo implica un permanente actuar, luchar, construir, pero sobre todo sentir la necesidad de enaltecer el país donde se ha nacido y hacer fuertes las instituciones del Estado al que se pertenece. Todo ello a cost a de muchos sacrificios, en base a valores altruistas, ideales y convicciones. Fortalece una nación, crear estructuras e instituciones democráticas sólidas exigen eso y más.

Esto requiere, qué duda cabe, de mujeres y hombres que con scientes de su pasado común vivan el presente preservando lo mejor de ese pasado, renovando los ideales compartidos, corrigiendo los errores cometidos por otras generaciones, pero convencidos de que todo pasado y presente es tan solo un momento en el camino de la construcción de un futuro mejor.

En el caso de Panamá, de nuestra nación, una de esas personas que supo vivir a plenitud con dignidad e integridad el sentido histórico de la nacionalidad, lo que implica la concepción ética de la política, y ante todo lo que conlleva la identificación y entrega a los valores democráticos, lo constituyó el Dr. Carlos Iván Zúñiga. Tras un año de su desaparición física su trayectoria se hace presente, sus ideas y ejemplo se acrecientan.

El Dr. Zúñiga Guardia fue de aquellos panameños que siempre estuvo a la altura de las circunstancias en el momento histórico que le correspondió vivir: antes de la dictadura, comprometido a favor de los intereses nacionales e identificado con las causas populares; durante el período de la dictadura, con su actitud desafiante y digna ante los atropellos y persecuciones, y ya en democracia, con su gallardía y pensamiento orientador.

El templo de la nacionalidad está reservado para panameños que, como el Dr. Carlos Iván Zúñiga Guardia vivieron sin claudicar nunca ante los intereses pasajeros, manteniendo siempre en alto los valores nacionales y haciendo grande a su país.

Hoy le recordamos como quería que se le recordara: “airoso, lleno de sueños, rumbo a la cátedra”. Panamá no olvida a sus grandes hombres.

<>

Reproducción de la nota publicada a las 7:35 am del 14 de noviembre de 2009 en Facebook, con el título “Panamá no olvida a sus grandes hombres” en la cual se reproduce el artículo publicado en la fecha en el diario La Prensa, a quien damos, al igual que el autor, todo el crédito que le corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: