Mujer, eres un cuadro pintado por Dios (III)

El mensaje al corazón por Monseñor…..
.

Rómulo Emiliani

.

Mujer, eres un cuadro pintado por Dios (III)

.

No te creas lo que ves superficialmente. Ese desfile de fotos de mujeres actrices y cantantes en los periódicos, con una sonrisa ficticia y mirada ambiciosa, esconde muchas veces la frustración de dejar la dignidad por el suelo, sacrificando sus valores, para ganar espacio en películas y escenarios, convirtiéndose en marionetas de empresas de espectáculos.

Adquieren fama y dinero, pero a costa de no ser personas íntegras. No envidies eso nunca. No envidies a aquella que para ganar audiencia mezcla su música con la casi desnudez de su cuerpo, diciendo obscenidades y provocando escándalos con su vida libertina.

Aquí es cierto de que “no todo lo que brilla es oro” y los que siembran corrupción en sus vidas, cosechan tristezas, amarguras, grandes frustraciones y el enojo de Dios.

Quiero que pongas atención a esto: lo que te hará ser una mujer de verdad y poner ese lindo cuadro que es tu vida en el corazón de los que te quieren y respetan, es el mantener tu vida palpitando de amor y de ternura, ser coherente con tus valores morales, ser valiente enfrentándote al mal y superándote en todos los ámbitos de tu vida.

El buscar ser una persona honesta, respetuosa de los demás, cultivando una fe profunda en Dios y siendo generosa con todos, eso hará sonreír al autor de tu vida, al Creador de tu ser, al que pintó ese bello cuadro que eres tú y que es glorificado cuando encuentra a alguien que vive como otro Cristo en la Tierra.

Ese Dios que es tu Padre te protegerá de todo mal y te iluminará siempre sabiendo que con El tú serás invencible.

<>
Publicado el 7 de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El Parlacen y las fronteras

La opinión del Empresario…..

.

Arturo D. Melo S.

.

El Parlacen y las fronteras

.

Recientemente hice un recorrido por varios países de Europa. Entré por Holanda y salí por Francia. También visité Luxemburgo, Suiza y, principalmente, Alemania, ya que el principal objetivo del recorrido era un crucero fluvial por los ríos Rin y Mosela.

La entrada y la salida a la Comunidad Económica Europea no requirió visa, solo la espera de unos cortos minutos para que los oficiales de migración pusieran los sellos de entrada y salida. Las aduanas de entrada y salida no requirieron tan siquiera llenar una declaración.

El Rin es el río que maneja el mayor tráfico fluvial de carga y pasajeros en el mundo. Esto se logra utilizando un sistema de 27 represas y esclusas que lo hacen navegable desde Suiza hasta Holanda.

Sin embargo, sus riberas, con sus cerros y laderas, están cubiertas totalmente por verdes viñedos y bosques y en sus aguas nadan numerosas aves acuáticas.

El Mosela, afluente del Rin, el cual también tiene sus embarcaciones fluviales de carga y pasajeros y sus verdes bosques y viñedos, es aun más vistoso con los numerosos y elegantes cisnes que nadan en sus aguas. Ambos ríos son ejemplos sobresalientes de lo que puede lograr el desarrollo sostenible.

En este recorrido crucé fronteras nacionales, dentro de la Unión Europea, en barco, autobús y avión y no tuve que detenerme para que me sellaran el pasaporte en ninguna de ellas. Si quería saber en qué país estaba, tenía que buscar nombres de establecimientos comerciales. Si estaban en alemán, debía estar en Alemania.

En la Unión Europea el movimiento de los factores de producción es completamente libre. Materias primas, capital, empresarios y trabajadores se mueven libremente hacia donde haya mayores oportunidades económicas. Esta es una verdadera unión económica y no un tratado de libre comercio, como el que existe entre Estados Unidos, México y Canadá, el cual prohíbe y castiga la movilidad de los trabajadores.

En Estados Unidos laboran, sin permisos de trabajo, más de una decena de millones de trabajadores mexicanos, los cuales reciben salarios inferiores a los de mercado, no obtienen los beneficios de la seguridad social y se les considera casi como “extraterrestres” (illegal aliens). Para entorpecer más la movilidad laboral, Estados Unidos está construyendo un nuevo “Muro de Berlín” en su frontera con México, olvidándose de lo que le pasó al original.

Por eso los europeos dicen hoy, después de tantas guerras fratricidas inútiles, que ellos son una unión que pronto tendrá hasta su Constitución, la cual es actualmente la primera potencia económica del mundo, con sus 500 millones de productivos habitantes; Estados Unidos es la segunda; Japón, es la tercera; y China, la cuarta.

Tal vez si los centroamericanos nos unimos en torno al Parlacen podríamos aspirar a hacer crecer nuestros ingresos per cápita a niveles comparables con los de la Unión Europea. Recuerdo que, siendo Alfredo Cristiani presidente de El Salvador, fui invitado a una reunión de ejecutivos de empresa en San Salvador, convocada por él. Corrían los días del año 1990 y durante la mañana diversos expositores nos explicaron lo que se planeaba hacer y los grandes beneficios que tendríamos los centroamericanos, si se creaba el Parlacen y nos uníamos en torno al mismo. Durante la tarde se nos permitió a los asistentes hacer uso de la palabra.

Nunca se me olvidarán las palabras de un empresario nicaragüense, quien dijo así: “yo opero un negocio de transportes centroamericanos y tengo que cobrar fletes altos para compensar los costos en tiempo y dinero que tengo que pagar para poder cruzar las fronteras entre los países de Centroamérica. Cuando una aduana está abierta, la otra está cerrada. A veces hay que incentivar a Migración y Aduana para que se aceleren las inspecciones. A veces no hay formularios.

A veces hay instrucciones de no abrir la frontera o de abrirla tarde. El resultado son demoras de muchas horas y hasta días. Un Parlamento Centroamericano reunido en Guatemala solo acarreará gastos y no resolverá problemas reales. Con esto me retiro. Invítenme de nuevo cuando se haya resuelto el problema de las demoras en las fronteras, para hablar del Parlacen”.

Unas personas que conozco, recientemente, cruzaron la frontera entre Panamá y Costa Rica, en Paso Canoa. Les tomó tres horas y media de ida y cuatro horas cruzarla de regreso, después de innumerables reuniones del Parlacen en Guatemala y de erogaciones millonarias de nuestro país en dichas reuniones.

Costa Rica se ausentó del Parlacen hace varios años. Nosotros estamos haciendo lo mismo ahora. Pero la Unión Económica Europea sigue siendo un ejemplo digno de imitar. Al estar Panamá y Costa Rica fuera del Parlacen, debemos hacer que nuestra frontera común funcione, como lo hace hoy la frontera de esos países hermanos, Francia y Alemania, que tantas guerras sufrieron en el pasado. Si lo lográramos, sería un paso mucho más grande hacia la Unión Centroamericana que cualquier participación en el Parlacen.

<>
Publicado el 7 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Festividades patrias….

La opinión del educador……..

Santander Tristán Medina

Festividades patrias….

.

En estas festividades de independencia de Panamá la fuerte lluvia no pudo detener al pueblo que estaba ansioso de presentar su saludo de profundo amor y de solidaridad a este bello suelo que nos vio nacer.Con cuanta entrega, responsabilidad y respeto desfilaron las escuelas, colegios e instituciones gubernamentales, etc. para decirle al mundo que somos una nación libre e independiente; para prometerle a la patria todos nuestros esfuerzos y sacrificios para hacerla grande y colocarla en un sitial lleno de éxitos y gloria.
Y allí estaba el Señor Presidente Martinelli y sus máximos colaboradores observando y recibiendo el saludo de estos compatriotas que llevaban en su pecho la llama ardiente del patriotismo.

No dudamos que el Señor Presidente y sus colaboradores sintieron la emoción de un pueblo y reconocieron en él sus tristezas y alegrías, sus sueños y esperanzas.

Ese pueblo espera con confianza en que días mejores vendrán para que ese amor al terruño se agigante y el país camine hacia el progreso y desarrollo.

Las festividades patrias son momentos para las rectificaciones y para la reflexión en gobernantes y gobernados y es fecha propicia para el auto-examen que nos lleve a darnos cuenta si estamos o no actuando correctamente como ciudadanos panameños.

En el caso del Señor Presidente, sus promesas deben ser más ciertas y llenas de fervor patriótico, las instituciones del gubernamentales deben trabajar con programas que sean una respuesta a las aspiraciones populares, en fin todos debemos ser mejores para que el actual gobierno alcance metas de honestidad, democracia, trabajo, buena educación, etc.

Este es el mejor homenaje que podemos hacer a la patria en momentos en que estamos celebrando su independencia.

.
<>
Publicado el 7 de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Corrupción en el sistema judicial

.

La opinión de la Abogada….

JENNIFER  GARCIA

.

Corrupción en el sistema judicial

.

La corrupción de nuestro sistema judicial es un problema que hemos tenido desde hace muchos años.

En incontables oportunidades he escuchado a futuros colegas aseverar, con cierto tono de alegría y desdén por la profesión que “cuando el derecho entra por la puerta, la justicia sale por la ventana”.   Pero ¿qué tipo de derecho puede admitir que las normas sean ultrajadas diariamente por la larga mano de la corrupción?  Pues, considero que no es cuestión de derecho sino de integridad, de respeto con la profesión, de respeto a uno mismo y, sobre todo, con la causa que se defiende, debido a que en nuestras manos está el rumbo que tomará la vida de una persona.

Con el nuevo gobierno, muchos esperaban un boom en las detenciones de altos ex funcionarios públicos; no ha sido así, porque como conocedores del derecho debemos respetar todas las instancias, todos los procedimientos.

Nuestro sistema judicial ha sido víctima de funcionarios de instrucción incapaces de seguir estos procedimientos tan importantes en un proceso.

Por más culpable que sea una persona, el más mínimo descuido puede ocasionar que este acto quede impune, la ciudadanía común no comprende cómo, por una pequeña falta en un expediente ocurran cosas como esta, ni por qué aquel que roba un desodorante en un almacén sea juzgado y condenado a años de prisión, y el que roba tan descaradamente al Estado –que es el protector de todos los ciudadanos– ni siquiera pise un centro penitenciario.

Por otro lado, hace poco se aprobó otro requisito para optar por el título de licenciado en derecho, un seminario de ética judicial que –si no me equivoco– es de 48 horas.

La ética no se aprende en 48 horas, es una costumbre que se adquiere desde la niñez, desde nuestros hogares y debería reforzarse en la escuela.

Nada harán 48 horas si al llegar a los tribunales el abogado se encuentra con que el propio sistema judicial está absorto en la corrupción, en donde los funcionarios se prestan para favores a las grandes firmas, o se dejan llevar por los caprichos de los que dicen sabérselas todas.

Estoy de acuerdo en que debemos ver el problema de la corrupción de manera sistemática y no individual. Muchos dicen que sanear el sistema es difícil porque estas personas conocen y manejan las prácticas judiciales. a diestra y siniestra, pero es preferible sacar, depurar el sistema y reaprender la norma, que seguir sumidos en prácticas corruptas.

Aparte de lo que he señalado, estoy en total desacuerdo con la intromisión permanente de extranjeros en nuestros problemas, pues el que esté libre de culpa que tire la primera piedra. Creo que en Washington hay demasiadas cosas por resolver como para que vengan a meterse en nuestros problemas, pues si de sentarnos a llorar se trata, con la guerra que tienen hace ya varios años es suficiente para que tengan más de un siglo por delante en el que ellos puedan llorar.

Como conclusión, solo puedo sugerirle a cada abogado que se apasione por nuestra profesión, que no colabore con la corrupción, que siga los procedimientos, que estudie, que se prepare y que tenga la suficiente fuerza de voluntad para no prestarse para este tipo de actos.

<>
Publicado el 7 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pesadilla o realidad

La opinión de la Corredora de Bienes Raíces….

.

Bárbara Díaz de Tomás

.

Pesadilla o realidad

.

Como amante de mi patria, es para mí inevitable pasar desapercibidos acontecimientos diarios que sigo a través de los medios escritos y televisivos.

He experimentado muchas veces la alegría y orgullo por los grandes logros y éxitos que alcanzan nuestros héroes deportistas, músicos, cantantes, literatos, gobernantes, estudiantes sobresalientes, empresarios exitosos. De igual manera, he sido golpeada con tristes y desagradables noticias cuando acontecen actos desalentadores como los múltiples asesinatos, robos, asaltos (últimamente con sofisticación importada), agresiones intrafamiliares, incestos, corrupción de gobernantes, en fin, penurias que lamentablemente sufren nuestros compatriotas debido a infames seres movidos por intereses mezquinos, droga, ignorancia, avaricia, actos que causan profundo dolor, temor e impotencia al resto de los panameños.

Veo, por ejemplo, muy descorazonada que últimamente el desacierto para responder a la más simple pregunta sobre cultura general es alentada con publicidad gratuita. Hago alusión a las concursantes a reinas en certámenes nacionales e internacionales cuyas respuestas a tan elementales preguntas, fueron contestadas de manera muy disparatada. La primera, quizás pensó haberse salido con la suya, pues no ha dejado de ser publicitada en comerciales, consecuentemente motivando a otras para alcanzar fama aunque sea de la mala.

Confío pues amigo lector, en que esta mala praxis no contagie al resto de los ciudadanos, y menos aún a nuestros gobernantes, a fin de obtener una “falsa popularidad” que más que favorecerles deterioraría su imagen.

Pero dejando el preámbulo anterior, es mi intención referirme a la noche del 2 de noviembre, cuando luego de una jornada intensa, me disponía, como de costumbre, a escuchar el último noticiero del día; sin embargo, por lo avanzada de la noche, estaba algo adormecida. De pronto, veo en las pantallas televisivas al Honorable Vicepresidente y Canciller de la República, gesticulando con sus manos de forma agresiva y completamente fuera de control a un catedrático, quien en su discurso, infería que los gobernantes estaban permitiendo “terrorismo” en la política exterior.

Les confieso que pensé que el episodio era parte de un mal sueño (pesadilla), sin embargo, tuve que frotarme los ojos, para percatarme de que aún me encontraba despierta. En realidad no sé si la actuación del Canciller fue a propósito para demostrar un derroche de poder y agallas o más bien fue el fruto de una indignación descontrolada. Lo que sí es cierto, es que se me hacía casi imposible creer que fuera el mismo Lic. Varela el protagonista, quien siempre ha manifestado una actitud tolerante, ecuánime y conciliadora.

No es mi intención juzgar sin eran válidas o no las motivaciones; sin embargo, son precisamente en estos momentos en los que un líder debe menguar en su amor propio, demostrar a sus electores, estar dispuesto a ser modelo en todo, evidenciar que tiene una piel más resistente.

Somos conscientes que como entes terrenales estamos sujetos a sacar a flote las pasiones, sin embargo, los panameños estamos agotados de recibir de quienes deben ser el ejemplo, innumerables desatinos, ligereza y corrupción, por el simple y dañino egoísmo con que estos gobernantes se han manejado.

Créanme que esperamos de ustedes todo lo contrario, Probidad, Cambio y Equidad, caracterizados con capacidad para manejar con transparencia y equilibrio todos y cada uno de los proyectos de país por más complicados que sean y sacarlos adelante con atino, poniendo la sensatez como escudo.

Al aceptar ustedes el reto de gobernar, es porque creen poseer suficiente entereza para soportar las críticas más disparatadas y tolerar los dardos más envenenados, a fin de transmitir a los electores la tranquilidad de que también serán fuertes ante las tentaciones políticas más irresistibles, cerrando puertas a la corrupción, falta de transparencia y a la indisciplinada avaricia que ha caracterizado a algunos de sus antecesores. Todavía creemos en el Cambio.

.

<>
Publicado el 7 de noviembre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Benditos derechos posesorios

La opinión de……

Roberto Castro
.

Benditos derechos posesorios

.

Para quien nunca ha tenido contacto con esta forma de tenencia de la tierra, es difícil entender el estado de temor y aprehensión constante de un 70% de propietarios a quienes les ha tocado vivir tal sensación de inseguridad jurídica, en especial a partir del boom inmobiliario de nuestro país.

A un gran porcentaje de la opinión pública le han vendido la idea de que un tenedor de derechos posesorios es un oportunista, una persona mala que se aprovechó de los terrenos baldíos de la Nación, prácticamente un invasor.

Muy pocos se han interesado por informar a la ciudadanía en el sentido de que tal forma de tenencia de la tierra es normal, no solo en Panamá sino también en la mayoría de los países en vías de desarrollo.

Las oficinas de Registro Público fueron posteriores a la ocupación de la tierra, pero ahora en Panamá se pretende desconocer este hecho histórico, sentando una doctrina nacida de un antiguo director de Catastro quien, interpretando de manera acomodaticia la Constitución y las leyes, dijo que “todo terreno sin un título de propiedad registrado y amparado solamente con un derecho posesorio es un terreno baldío y por lo tanto pertenece a la Nación”.

Choca brutalmente contra la inteligencia del ciudadano común y corriente el mensaje oficial: de ahora en adelante, la palabra “baldío” significará “ausencia de título registrado” y no sinónimo de “desocupado”, como tradicionalmente lo ha interpretado el pueblo.

El sentido común, el menos común de los sentidos, nos grita a todos con claridad que una oficina de Registro Público es simplemente un gran archivo de todos los propietarios de tierras y que un título de propiedad es simplemente el reconocimiento oficial, la partida de bautismo que el Estado emite a un particular para reconocerle su propiedad.

¿Y cuál es esa propiedad? Pues simplemente la ocupación pacífica, ininterrumpida por determinado número de años, con ánimo de señor y dueño, o la compra de dicha ocupación a otro ocupante originario.

¿En qué momento surge el Estado como un vendedor de propiedad raíz? En el momento en que la Constitución le permite vender tierras que son su patrimonio por estar desocupadas, sin ciudadanos que hagan uso de ellas.   De allí, hasta llegar a vender terrenos ocupados bajo la figura de derechos posesorios, había un solo paso. Y ese paso lo quiere dar ahora el nuevo gobierno.

Fue impactante la exposición que hizo una anciana ciudadana norteamericana ante delegados del MEF en días pasados: “vine a invertir todos mis ahorros en Panamá respondiendo a su campaña de promoción internacional.   Compré los derechos posesorios sobre una pequeña isla y construí un pequeño hotel.   Ahora ustedes me quieren cobrar nuevamente por el título de propiedad.   No solo estoy en imposibilidad económica de pagarlo nuevamente, sino que tampoco me parece serio y justo”.

Como era de esperarse las embajadas de 16 países que tienen suscritos acuerdos bilaterales de respeto a los inversionistas, están incómodas con la posición del MEF, pues el proyecto de Ley 71 se interpreta como una expropiación de tierras ocupadas bajo la figura del derecho posesorio. Nadie entiende cómo es que se elabora un proyecto de ley sin tener en cuenta la existencia de tales tratados bilaterales.

Estoy totalmente de acuerdo con las autoridades del MEF en el sentido de frenar o regular a un reducido grupo de especuladores y acaparadores de las costas e islas panameñas.Pero tiene que existir otra forma de hacerlo sin afectar a toda la población costeña, nacional e internacional.

Cuando Panamá esté totalmente titulado, el desarrollo será viable, los litigios de tierras se minimizarán, los proyectos inmobiliarios y la depredación del medio ambiente serán más fáciles de controlar, pues nadie querrá una expropiación debida al mal manejo de sus tierras, tendremos una mejor imagen internacional respecto a la seguridad jurídica y podremos decir que estamos caminando hacia el anhelado Panamá como país del primer mundo.

<>
Publicado el 7 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Posse y el panameñismo

La opinión de…….

Jorge Gamboa Arosemena
.

Posse y el panameñismo

.

La destitución de Luis Posse no ha generado crisis ni en la alianza ni en el partido Panameñista. La destitución de Posse solo ha revelado la crisis que tiene el panameñismo, crisis que alcanza a la llamada Alianza del Cambio, porque el presidente Martinelli fue el que destituyó a Posse, acción que quieren encubrir satanizando solo al ministro.

Los medios de comunicación preguntan a los jerarcas del panameñismo si hay o no crisis. Por esa ruta encontrarán que ninguno de los jerarcas, como los que ya están pelechando las mieles del poder y los que todavía aspiran a disfrutarlas, atestiguarán que haya crisis. Claro, ¿cómo un diputado, que antes de serlo cifraba, si acaso, ingresos mensuales por un par de miles de balboas y que ahora recibe un chorro de 7 mil más prebendas u otro que, con el puesto asignado, pretende superar las aspiraciones que su estándar de vida previo le hacía soñar, van a reconocer la crisis del partido, mareados con todo esto? La crisis del panameñismo es la crisis del sistema político, es la crisis generalizada que como sociedad cargamos. Todos los partidos políticos están en crisis.

Los PRD han reconocido que están en crisis, porque han salido de pelechar en el sector más generador de corrupción, el Órgano Ejecutivo, y como están fuera de esa opción de “papa” se están reorganizando, con sus cuadros ya fracasados, pero entendiendo su crisis.

Los llamados políticos de la Alianza, se han embriagado del poder, igual que los PRD hace cinco años y no ven que caminan al mismo precipicio, lo que no fuera preocupante si no arrastraran a toda la sociedad en esta aventura.

El problema es que todos los partidos vigentes están en crisis, porque no practican la democracia interna, violan sus propios estatutos, quebrantan sus principios porque son garulillas que trepan al poder para pelechar.

Volviendo al caso de Posse, quien ha sido destituido no solo ignominiosa, sino también injuriosa y hasta calumniosamente, para afirmar mi tesis sustento que el partido Panameñista no ha dicho nada. Algunos dicen que porque su presidente ha dicho que apoya a Posse, eso es un apoyo del partido. Los que así dicen son ignorantes o demagogos, ya que por ningún lado el estatuto reconoce que el presidente es un organismo de dirección del partido. Es su vocero principal y representante legal, pero cualquier línea política, en este caso, apoyar o no a Posse, tiene que salir de las instancias idóneas, ya sea la Comisión Política, el Directorio o la Convención. Que no vengan los violadores de la letra y el espíritu del Estatuto a decir que la junta directiva lo puede hacer, porque tampoco tiene esa facultad.

El presidente Varela confesó a los medios de comunicación que no hay reuniones (lo que viola las normas), porque los dirigentes del partido están en cargos públicos que les ha ocupado su tiempo. Pero el estatuto no discrimina en estas sutilezas para no exigir, por ejemplo que la Comisión Política deba reunirse cada 15 días, con participación o no de sus miembros en funciones públicas, revelándose una falsedad ideológica porque esta entidad en 36 meses que lleva de instalada (Sept. 2006), es decir que debería llevar más de 72 reuniones, no solo seis, solo habiendo estado, en función de gobierno, los últimos cuatro meses.

Señalar esto es granjearse animadversiones con los actuales mangoneadores del partido y hasta con otros que, aunque no estén en los círculos del poder, aspiran a hacerse de él, pero sin cambios, para entonces ser ellos los que mangoneen el partido.

La situación es seria, porque los partidos son organismos funcionales de la nación, dice el Código Electoral, y si estos funcionan mal, la nación funciona mal.

<>
Publicado el 6 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.