De alcaldes y Navidad en el trópico

La opinión de….

ORLANDO ACOSTA

De alcaldes y Navidad en el trópico

Estoy leyendo en las páginas de los diarios de este país la preocupante propuesta de desarrollo y recreación por parte del jefe del municipio más rico y populoso de la República de Panamá, en el marco de las celebraciones de Navidad 2009.   El Sr. Bosco Vallarino propone la creación de una villa navideña, en donde se cantará a coro Noche de Paz, con el objetivo de romper el récord Guiness.

Bajo la sombra de un gigantesco árbol navideño, la multitud agolpada en la cinta costera acudirá al llamado del alcalde para alcanzar con acordes de esperanza el término de la violencia, el hambre y desempleo en la comuna capital.   No es suficiente para nosotros los ciudadanos de esta capital la descabellada propuesta, sino además ver desfilar gigantescas figuras infladas, las cuales probablemente quedarán atrapadas entre las torres de los edificios, árboles y tendidos eléctricos del paseo marino y ojalá en la memoria electoral del colectivo panameño.

Tal vez es su desmedido apetito ver su redonda figura flotar, no solo en la parada de Navidad al estilo Macy’s de New York, sino permanecer en la memoria de los panameños, como lo hicieron los puertorriqueños con la de la alcaldesa de San Juan de Puerto Rico, doña Felisa Rincón de Gautier, cuando el 6 de enero de 1952 hizo traer hielo por avión desde Estados Unidos.

La Sra. Rincón de Gautier hizo exhibir el cargamento de nieve en el parque Luis Muñoz Rivera, lo cual brindó al populacho alucinado el efímero placer de tocarla, comerla, de entrarse a pelotazos con ella, de fabricar, incluso, un muñeco patético que muy pronto vino a dar en lodo. Lo único valioso para Puerto Rico fue que esta “nevada” sirvió de espectacular preámbulo a la inminente constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Volviendo al tema de la nevada en San Juan, la iniciativa detonó varios procesos en lo político y en lo cultural, todo ello en el imaginario colectivo de América Latina.

El 19 de diciembre de 1980, el pintor y grabador Antonio Martorell inauguró, en la sede de la Liga de Estudiantes de Arte, en San Juan, una exposición muy peculiar a la que llamó, hasta con toda la ironía del caso, “A White Christmas”. El evento artístico fue dedicado a la autora intelectual de la nevada del 52 y al gobernador en turno, Carlos Romero Barceló.   El Sr. Martorell exhibió ante una gran cantidad de público una muestra de tarjetas postales y carteles turísticos en los que se apreciaban los efectos de una gran nevada sobre las calles de San Juan, el Morro, LaFortaleza, la Iglesia Porta Coeli y hasta sobre las ardientes playas de la isla. El día de la inauguración, copos de nieve plástica descendieron sobre los asistentes, muchos de ellos ataviados con atuendos de invierno.

En aquel mismo año, el cineasta brasileño Carlos Diegues terminaba su película Bye Bye Brasil. Tal vez la escena más memorable es aquella en la que Gypsy Lord, jefe de un grupo circense ambulante hace realidad, ante un masivo auditorio, el deseo mayor de los brasileños: el progreso y la abundancia. Y para que así sea, mientras se escucha de fondo la canción White Christmas, interpretada por Bing Crosby.

En la película, Gypsy Lord hace nevar en el ámbito de la destartalada carpa. “Nieve como en Suiza, Alemania, Europa, Francia, la vieja Inglaterra y ahora en Brasil”, exclama el mago fraudulento, al tiempo que el alcalde del pueblucho se vanagloria de que semejante “milagro” hubiera ocurrido durante su administración.

Esperemos entonces, nosotros los panameños el milagro que nos promete el Sr. alcalde de la capital de Panamá y que ojalá la trasnochada propuesta sirva para que nosotros los panameños tengamos, al menos la capacidad dehacer películas, fotografiar imágenes y prometer con el voto del electorado en las próximas elecciones, un mejor futuro para la comuna capitalina.

.

<>
Publicado el 2 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Pepermint Miró, Pepe Blanco y la Ampliación del Canal de Panamá.

La opinión del economista…..

Francisco Bustamante

 


 

Pepermint Miró, Pepe Blanco y la Ampliación del Canal de Panamá.

A finales de febrero de 1988  los Estados Unidos bloquearon 50 millones de dólares del Banco Nacional de Panamá depositados en ese país.   También anunciaron que la anualidad de 80 millones de dólares anuales pagadera al gobierno panameño sería depositada en una cuenta en el exterior para disposición del gobierno, que reconocían, del presidente Eric Arturo Delvalle.   Esta medida, La incautación y retención de fondos nacionales,  disparó un cierre inmediato de las operaciones del sistema bancario panameño.

Quienes vivimos aquella experiencia recordamos que fue una época de mucha exigencia sobre las empresas y las familias panameñas.   En un país sin moneda propia y sin capacidad de proveer de medios para que las empresas pudieran mantener el flujo normal de sus negocios, el ingenio sustituyó la carestía. Las empresas redujeron los gastos tanto superfluos como esenciales.   El ajuste automático en el empleo por la caída de ingresos fue dramático.   Fue una época dura para todos, sin distingos. Incluidos los miembros de menor rango de las denominadas Fuerzas de Defensa, fuerzas políticas, sociales, etc.

En esos días de crisis me encontré en la estación de gasolina al final de la  Vía Argentina, frente a la Universidad de Panamá al conocido empresario Pepermint Miró, poniéndole él mismo combustible a su auto. Persona afable y  siempre accesible, me le acerqué y le pregunté: Don Peper, en esta época tan dura cual es su recomendación o plan para hacerle frente a la misma? Me  preguntó: Cuántas horas trabajas al día?   Sorprendido le dije. Entre 12 y 14 horas. Don Peper me dijo.   Trabaja el doble. La única manera de salir adelante, es estar ocupado y buscando soluciones a los problemas. No pierdas el tiempo.

Otro día me reuní con mi amigo gallego Pepe Blanco, que estaba a mil  por hora trabajando en la construcción de su hotel. Le pregunté: Pepe, en esa época de crisis, te parece adecuado estar invirtiendo cuando todo mundo ha pospuesto sus decisiones de inversión? Pepe me dijo: ahora puedo conseguir mejores precios de materiales, mejores contratos con los constructores y proveedores de equipos, etc. Y cuando pase esta crisis, yo estaré ahí, listo para abrir y aprovechar la reactivación económica.

Lo que me comentaron hace más de 20 años atrás estos amigos, está sucediendo con la ampliación del Canal. En un momento de desaceleración, cuando los precios de materiales han disminuido y las empresas luchan para conseguir contratos, y que la economía mundial no está poniendo presión sobre los servicios del Canal, es el momento para hacer la ampliación.  Cuando esta recesión pase, ahí estará, listo para atender la demanda reactivada.

Entretanto, es un motor importante en la dinamización de la economía nacional, contribuyendo a mantener tasas de crecimiento, modestas en cuanto a la magnitud, pero positivas.   Esta situación contrasta con  el resto de la Región que a duras penas logra mantenerse en la franja de desaceleración y no caer en recesión. Ojalá que este estímulo sea aprovechado por el resto de la economía, con políticas sensatas que contribuyan a mantener el país en la senda del crecimiento sostenido.

.

<>

Artículo enviado a Panaletras para su publicación el  10/28/2009 08:25:54 p.m. por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Crónica de un negocio anunciado…

La opinión del periodista …..

Euclides Fuentes Arroyo

.

Crónica de un negocio anunciado

.

Las noticias de radio bemba que escalan las glosas de algunos medios escritos, están saturadas de evidencias contundentes de lo que analistas objetivos habían advertido tan pronto se dictó, en la sede de la embajada estadounidense en esta capital, la orden del imperio: Hay que profundizar el capitalismo salvaje, y aunque la candidata perredista diga ser amplia y susceptible de alinearse a la derecha, la mejor opción es la fórmula  proimperialista representada en el binomio Martinelli-Varela.

En su columna  Confabulario, el jueves 28 el diario El Panamá América sostiene que el proyectado aumento ilimitado de penas  “podría ser, más allá que la lucha contra el crimen, intereses aviesos inconfesables”… “en que se incluyen la construcción de mega cárceles, sin concesión o privatización y con las penas aumentadas “ad infinitud” la garantía de “presos” o “clientes” por largo rato”.   Más claro no canta un gallo.

Montar todo un negociado con la privación de la libertad de los hombres que delinquen, habla muy alto del desprecio por la humanidad y la catadura inmoral de quienes lo promueven.

Qué puede esperar el pueblo panameño de una casta gobernante cuya característica primordial se cifra en la búsqueda, a como de lugar, del hartazgo de sus cuentas bancarias?

Se atisban los intentos de darle contenido legal a casos específicos que se producen en el área comercial donde se desenvuelven los mandantes, cuando sin ambages se anticipa que para quienes hurten en los super mercados se aumentará el tiempo de castigo.   Qué casualidad, el jefe de gobierno es un magnate millonario del sector suministrador de víveres.

Otra querella que no se puede desestimar es la de los golpeados productores del agro que han visto reducir los aranceles de lo que, precisamente ellos, aportan al mercado. Se provoca una competencia foránea que permite al empresariado obtener mayores ganancias en detrimento de la agricultura nacional. Detrás de las renuncias forzadas en el MIDA y los dimes y diretes del sector hay mucho ruido con el publicitado caso de los frigoríficos.

Entre las numerosísimas promesas de cambio, leímos hace poco a una ama de casa que dice no hay tal cosa pues ni siquiera se nota un “cambio de actitud”. Ello conduce al convencimiento de lo que afirmamos, antes de los famosos cien días, que el slogan de campaña ahora, en la práctica, se traduce en que entraron muy ricos, riquísimos, pero saldrán multimillonarios.   Se sobresaturó al pueblo con un collar de mentiras como aquello de la rebaja de la tarifa eléctrica, la canasta familiar y bla bla bla y por más que quieran desmentir los amanuenses de la administración, la comida ha subido y la energía sigue haciendo más ricas a las transnacionales que explotan los recursos hídricos del país.

Como si fuera poco tanto desmadre, amenazan con un castigo mayor al pobre ciudadano que se ve obligado a comprar un auto porque el transporte público es una basura, alzando el costo del revisado vehicular. Y para congraciarse con los explotadores de la comunicación telefónica, un conspicuo legislador del oficialismo  logra la aprobación de un impuesto que servirá para que los indigentes dueños de las telefónicas tengan un par de dólares con qué comprar su desayuno todas las mañanas.

Habráse visto burla mayor a las mayorías populares por parte de un sujeto que, paradójicamente, fue elevado a una curul por el voto de las clases más humildes?

Pero el colmo está en que el chiquillo es llorón pero no necesita que lo pellizque un adefesio de la política internacional que proviene de la vecina fronteriza a impulsar la conducta reaccionaria que lo ha caracterizado, atizando el fuego de la desintegración regional que le conviene a los intereses de quienes manejan desde la Casa Blanca la sumisión de aquellos que todavía se sienten capataces de repúblicas bananeras. Es que hay en el continente una cerrada competencia entre los lacayos del imperio para ver quien se alza con el trofeo del arrastrómetro.

Parodiando a García Márquez lo que ocurre no es nada nuevo, es simple y llanamente, la crónica de un cruel negocio requete anunciado

.

Enviado el 30 de octubre de 2009 para su publicación a Panaletras por el autor a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Hacia la reinstalación de la pena de muerte

La opinión de…..

.

CARMEN ANTONY

.

Hacia la reinstalación de la pena de muerte

.

Contra todas las recomendaciones emanadas de las más altas esferas de las Naciones Unidas, a través de sus órganos especializados, en relación con los principios básicos que deben presidir las políticas penales y los sistemas penitenciarios de sus estados miembro, hemos sido sorprendidos -una vez más- por nuevas propuestas para aumentar las penas privativas de libertad.

Y no se trata solo de estas recomendaciones sino de la aplicación de las modernas tendencias del derecho penal y de la criminología referentes a la aplicación del derecho penal mínimo, tal y cual lo refleja el mensaje de nuestro Código Penal actual, lo que está en abierta contradicción con el desmedido aumento de las penas.

Por lo demás, existen abundantes trabajos, investigaciones y literatura especializada sobre el particular, que han demostrado, en forma inequívoca, el fracaso de las penas privativas de libertad de larga duración, como asimismo de la pena de muerte; todas ellas no han logrado disminuir la criminalidad.

El abuso de las penas privativas de libertad se ha reflejado en la sobrepoblación carcelaria, crecimiento que excede con mucho a las recomendaciones y a la praxis que nos confirman que los fines de la pena han fracasado sean estos de prevención o represión.

Esto sin contar con lo que significa este hacinamiento: que no solo viola los derechos más fundamentales sino que además impide la reinserción social de las personas que han infringido la ley penal.

El último informe del PNUD, recientemente presentado sobre el Desarrollo Humano para América Central 2009-2010, nos indica que en los países donde se ha aplicado la “mano dura” solo ha conseguido aumentar la población carcelaria, pero no ha logrado disminuir la criminalidad. El informe enfatiza que esta aplicación carece de argumentos sólidos que justifiquen el aumento de las penas privativas de libertad.

Señores y señoras legisladores: quienes conocemos, a través de muchos años de experiencia que -al contrario de vuestra proposición- la solución no pasa por ese espacio. Terminar con la delincuencia no es factible sino conseguir mantenerla en límites tolerables. Esto significa elaborar propuestas y acciones integrales que no se basen solamente en la represión.

No se dejen llevar honorables diputados por coyunturas políticas que responden a una alarma social que a veces es falsa o alimentada por información no verdadera o exagerada. De seguir por este camino no nos extrañaría una demanda por la restauración de la pena de muerte, rechazada por todos los países democráticos pertenecientes a la comunidad internacional.

Una buena política criminológica que logre controlar o disminuir los hechos delictivos, debe contener entre muchos otros componentes, una buena administración y organización de la judicatura, del Ministerio Público y la Defensoría, el reforzamiento y capacitación policial, poner en marcha las reformas procesales postergadas por ustedes, hacer cumplir la Ley 55 que reorganizó el Sistema Penitenciario, una eficiente preparación y remuneración del personal carcelario los que deben ser funcionarios de carrera, instalar la justicia restaurativa, todo esto sin menospreciar la represión cuando esta sea necesaria, privilegiando las acciones de prevención, preferentemente comunitaria y situacional.

Pero, por sobre todo, debemos procurar la justicia social tan necesaria en nuestro país donde hay tanta desigualdad y falta de oportunidades para sus ciudadanos.

.

<>
Publicado el 2 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Se impone regulación de la tasa de interés por la SBP

La opinión del Magister en Administración de Negocios y Diputado de la República….
TITO RODRIGUEZ
.

Se impone regulación de la tasa de interés por la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP)


Al igual que los colegas diputados José Blandón y Alcibíades Vásquez, estoy convencido de que la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) debe jugar un papel preponderante dentro del sector Bancario y Financiero en Panamá, debe responder no solo a los intereses bancarios y financieros y debe ser garante de los intereses del cuentahabientes.

Por lo tanto, debe predominar su papel regulador con las tasas de interés que fijan los bancos y las financieras, solo así se podrá garantizar un uso racional y lógico al préstamo o crédito bancario.   Es inconcebible que, hoy, la SBP, de acuerdo al Artículo 52, al referirse a la tasa de interés, diga: “ Los Bancos podrán fijar libremente el monto de las tasa de interés activa y pasiva de sus operaciones, por lo que no les serán aplicables otras leyes o normas que establezcan tasas máximas de interés ”.

Hay que reconocer que la teoría económica, ante las graves anomalías que ha sufrido el sistema económico mundial, revaluó la concepción del libre mercado, gestionada y desarrollada por la Escuela Neoliberal; y le ha impuesto la regulación del mismo tal como siempre lo esgrimió John Maynard Keynes, al desarrollar la concepción de la regulación estatal.

Está de más argumentar tal concepción económica al explicar la crisis financiera mundial que hoy vivimos, cuando la confianza del consumidor cayó ante las quiebras bancarias y financieras que abusaron de los créditos y maximizaron la crisis económica en todo el planeta, dinamizando el desempleo, la pobreza y la marginalidad de los pueblos.

Por lo tanto, apoyando a los colegas diputados, no solo se deben regular los intereses de las tarjetas de crédito, sino también los intereses de los bancos, financieras y de los usureros/agiotista, que cumpliendo su función social, le cobran al ciudadano común altas tasas de interés para un monto de crédito o préstamo que oscila entre los B/20.00 a B/300.00.

Por lo tanto, se hace necesario modificar el artículo 52, para que quede así: “ Artículo 52. Tasas de Interés. Los Bancos fijarán el monto de las tasas de interés activas y pasivas de sus operaciones de acuerdo a la estimada por la SBP, por lo que no les serán aplicables otras leyes o normas que establezcan tasas máximas de interés ”.

Solo así, nuestra débil clase media y el gran sector de pobres de nuestra población (40%), podrán ser protegidos por la SBP, porque ella fijará las tasas de interés que usarán cotidianamente los bancos y las financieras, a la vez los usureros/agiotistas no podrán excederse del 50% designado por la SBP sobre la tasa de interés de los créditos o prestamos. Serán regulados por la SBP y penalizados si exceden los intereses por encima de lo pactado. Pagarán impuestos a la Nación y legalizarán sus funciones.

Definitivamente, nuestro ciudadano común y corriente, ese que va al prestamista para pedirle $20 para comprar su tanque de gas, que va por 40 para completar el arriendo, aquel que necesita pagar su pensión alimenticia para no ir a la cárcel, aquel que necesita comprar un mercadito para poner la olla del almuerzo, aquel que necesita comprar el panadol para su niño ahora tendrán apoyo de la SBP para que no se les explote con esas desmesuradas tasas de interés, que, ante la dificultad cotidiana, los llevan a pagar deudas interminables, a la extrema pobreza y al campo de la delincuencia.

De allí que junto a la regulación de las tasas de interés de las tarjetas de crédito, presentada por mis colegas diputados, anexo otro anteproyecto de ley titulado: Regulación de la Usura y el Agiotismo , que le permita al ciudadano común racionalizar sus préstamos ante tasas de interés regulada por la SBP, donde todos ganaremos y el país pueda superar la crisis financiera mundial, solidificando nuestra clase media y agilizando el camino, para que nuestra pobreza tenga mejores niveles de bienestar social. Así lo exige el país y así lo hacemos desde la Asamblea Nacional.

.

<>
Publicado el  2 de noviembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Más del diccionario personal

La opinión de…..

FRANCISCO IBERO

.

Más del diccionario personal

Hace tres años se publicó en este espacio un breve diccionario personal, definiciones alternativas de palabras o expresiones que escucho o leo en los medios de comunicación. No pretendo que sean definiciones completas. Simplemente, trato de cubrir ángulos diferentes a los habituales. Allí van las ampliaciones al breve diccionario.

Liberal: Persona reaccionaria y atrasadísima, que defiende ideas y políticas del siglo XIX.

Intervencionista: Persona adelantadísima, que apoya ideas y políticas que ya existían y se practicaban en la antigua Roma.

Altruista: Individuo dispuesto a trabajar incansablemente para repartir el dinero ajeno, cobrando un jugoso salario por su agotadora tarea.

Regular una actividad: En Panamá consiste en crear por ley un nicho de mercado o de actividad profesional para los productos o servicios del grupo que promueve la regulación.

Neocomunismo: Lo que queda después de eliminar la parafernalia de las teorías “científicas” de Marx: afán de poder, envidia y resentimiento.

Nueva inquisición: Conjunto de individuos e instituciones cuya tarea es, por ahora, silenciar a quienes se oponen a los dogmas establecidos por la corrección política. Por ejemplo, se expulsa de la universidad a un científico porque discrepa de las proyecciones del IPCC. O se multa a un escritor con 10 mil dólares por islamofobia. O se prohíbe a un clérigo escribir en un periódico que, según la Biblia, la actividad homosexual es pecado. Afortunadamente, vivimos en un país “atrasado”, así que podemos decir lo que se nos ponga en las narices. Por ahora.

Comentarista: El comentarista es exactamente lo contrario del especialista según Ortega y Gasset. Ortega definía al especialista como alguien que sabía casi todo sobre casi nada. El comentarista sabe casi nada sobre casi todo.

Olla arrocera: Contra lo que pueda parecer, no es solo un humilde instrumento de cocina, sino un arma política. Por ejemplo, la “involución cubana” se llevó a cabo para que cada hogar cubano, excepto los de los miserables contrarrevolucionarios vendidos al imperialismo, tuviera 50 años después una olla arrocera.

Servidores públicos: Curiosos personajes que hacen asambleas, marchas, paros, huelgas, para que les aumenten el salario, o no despidan a ciertos funcionarios, o reintegren a otros, o no firmen un TPC con Estados Unidos. Sin embargo, no mueven un dedo para mejorar el servicio al público.

Asamblea de diputados: Organismo compuesto en un 25% por diputados y un 75% por representantes de corregimiento glorificados.   Acepto que los porcentajes pueden ser diferentes según la benevolencia de nuestro juicio, pero en ningún caso los verdaderos diputados llegan al 50%.

Nepotismo: Cuando alguien, que no es familiar mío, nombra a sus familiares en puestos públicos. Cuando me nombran a mí no es nepotismo sino legítima preocupación por el bienestar de la familia. Y ya sabemos que la familia, sobre todo la mía, es la base de la sociedad.

Ecorojistas: Socialistas que, después de la debacle de 1989, ingresaron en gran número a las organizaciones ecologistas. A los ecorojistas la ecología les importa un rábano. Lo que quieren es utilizarla para crear problemas a las  empresas y al odiado capitalismo en general.

Multiculturalismo: Doctrina que defiende que todas las culturas tienen el mismo valor, excepto la occidental, que es obviamente inferior.

Diario: Publicación que nos informa de una gran cantidad de asuntos, la mayoría intranscendentes, que sucedieron el día anterior. Yo prefiero menos noticias, mejor investigadas, porque siempre termino con más preguntas que respuestas.

Democracia: Sistema que nos asegura el reinado generalizado del Principio de Peter. En efecto, la mayoría de ciudadanos alcanzamos nuestro nivel de incompetencia como electores. Y los políticos como diputados o presidentes.

Derechos humanos: Una contradicción en los términos. Todo el mundo sabe que los derechos no son humanos y que los humanos son izquierdos por definición.

Brechología: Es la disciplina que estudia las brechas. Lamentablemente, durante muchos años, sus cultivadores han mostrado muy poca ambición, y se han limitado a la brecha en riqueza e ingreso, y a dos grupos, ricos y pobres. Yo propongo ampliar tanto los tipos de brechas como los grupos de estudio en las brechas de riqueza e ingreso. En estas los grupos irían desde los miserables hasta Bill Gates. Y debemos agregar otros tipos de brechas, como las relativas a inteligencia, salud, belleza y muchas otras.

Caja de Seguro Social: La caja, más bien escasa. Lo seguro es el mal servicio. Y es muy social para quienes viven a costa de los cotizantes.

Cambiar la sociedad: Dice un político que quiere llegar al poder para cambiar la sociedad. ¿No sería mejor que se cambiase a sí mismo y quizás los demás le imitaríamos?

Bien común: Bien particular de quienes utilizan el concepto, o tal vez la idea que alguien tiene sobre un etéreo bien colectivo. Los problemas comienzan cuando entramos en detalles. Una pequeña observación: ¿Es casualidad que los tiranos hablen tanto sobre el tema?

.

<>
Publicado el 2 de noviembre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

FECI, BDA y Fusión con el BNP

La opinión del economista…..

Francisco Bustamante

.

FECI, BDA y Fusión con el BNP

.

El Eje Económico del Plan de Gobierno propone la  Recuperación del  Sector Agropecuario, Forestal  y Pesca. Entre las propuestas para alcanzar esta meta se propone la seguridad alimentaria a través de la transformación del sector mediante una Agenda de Modernización. Se plantea reorganizar el MIDA y convertirlo en el MIDA- Forestal, absorbiendo el Servicio Forestal de ANAM.

La creación del Instituto Nacional de la Tierra, la transformación del BDA en un Banco de Fomento Agropecuario y Forestal, de segundo piso, cuyo capital semilla provendrá de fondos del FECI son  propuestas incorporadas al Plan de Gobierno. Se formula también la creación del sistema de trazabilidad ganadera, financiado con recursos del Fondo Fiduciario para el Desarrollo. Estas son apenas algunas de las excelentes medidas incorporadas en el Plan del Gobierno que elegimos la mayoría de los panameños.

Al cumplirse los 10 años de creación del FECI, (1985), siendo en esa época Gerente Ejecutivo de Desarrollo Agropecuario del BNP, escribí un artículo que fue publicado en la revista de la Asociación Bancaria sobre el impacto del FECI en el agro. Los resultados eran desalentadores. La cartera crediticia del sector había crecido más que el producto agropecuario. Las importaciones de insumos, maquinarias, las exportaciones agropecuarias, no reflejaban ninguna mejoría. Se suponía que el FECI, un impuesto a las transacciones financieras proveería financiamiento a la tasa de interés del sector, reduciendo los costos productivos y mejorando la rentabilidad de las explotaciones agropecuarias, como incentivo a incrementar la producción y la productividad. No sucedió nada de lo esperado.

Recientemente revisé las cifras del FECI y encontré lo siguiente: Durante el período comprendido entre 2000 y 2008 el FECI recaudó 420.4 millones de dólares. Sin embargo, se administraron 503  millones de dólares, por recuperaciones de préstamos, intereses, etc. De esa cifra, 211.7 millones se utilizaron para financiar operaciones del BDA,  se le prestaron 62.7 millones al BDA para que otorgara sub préstamos, el gobierno se apropió de 79.8 millones de dólares y solamente 98.9 millones de dólares fueron utilizados para subsidiar los intereses de créditos al sector agropecuario. Claramente, un uso muy distante de los objetivos que crearon este gravamen, que además, tampoco estaba logrando sus metas.

Para mi gusto la mejor opción sería eliminar el FECI, como gravamen a las transacciones que encarece los costos de los consumidores y de las empresas. Pero como ya es parte de la estructura de ingresos del Estado, creo que el uso prometido en el Eje Económico del Plan de Gobierno es mucho más razonable que la apropiación de dicho impuesto para otros fines, incluido reforzar el gasto público del gobierno central. O la fusión del BDA con el BNP, que no favorece a ninguna de ambas instituciones. Lo que cabe, es una redefinición de la Banca Pública en Panamá, que oriente los recursos a los sectores que realmente necesitan ese apoyo. El Agro, las pymes, la transformación tecnológica y el mejoramiento de la competitividad. A la par que se mejoren los sistemas de comercialización alimentaria, y se logre rentas ingresos decentes para el trabajador del campo.

.

Artículo enviado a Panaletras el  10/27/2009 01:18:57 p.m. por el autor a quien damos todo el crédito que le corresponde.