El 11 de octubre y el torrijismo

La opinión de ….

JAIME CORREA MORALES

.

El 11 de octubre y el torrijismo

.

En cualquier conflicto, la historia, la escriben los triunfadores y estos tienden a evitar que se conozcan algunas verdades inconvenientes a sus intereses. Por ello, considero nuestro deber de panameños que las generaciones que no vivieron esta tragedia, conozcan otras versiones.

Los dos gobiernos liberales inmediatamente anteriores al 11 de octubre de 1968, los de Roberto Nino Chiari (1960–1964)  y Marco Robles (1964–1968) presidieron el período de bonanza y crecimiento económico más sustantivo, prolongado  y democrático que este país haya visto en toda su historia, logrando que  la tasa de crecimiento del PIB se mantuviera en el 8% anual, sostenido durante 10 años consecutivos.

Finalizando el mandato de Robles, los partidos de oposición, con mayoría en la Asamblea Nacional, encabezados por la Democracia Cristiana, lograron llevar a Robles a  un juicio en el que ordenaron su destitución. Dada la proximidad de las elecciones de 1968 y la finalización del mandato de Robles, este golpe de Estado politiquero no tenía sentido, por lo que la Guardia Nacional no acató tal decisión y mantuvo a Robles en su puesto.

Esta mala decisión política reforzó la capacidad de intervención que ya traían los militares, la que utilizarían en breve plazo.   Llegadas las elecciones, en las que resultó triunfador el Dr. Arnulfo Arias y a pesar de haber sido candidato opositor, el 1 de octubre fue posesionado como nuevo presidente constitucional.

Eran conocidas las actitudes prepotentes de Arnulfo Arias y, efectivamente, lo primero que hizo fue empezar a desmembrar la oficialidad de la Guardia Nacional, lo cual, aunque legal, era políticamente no aconsejable, ya que su nuevo gobierno apenas empezaba a instalarse.

Uno de los tantos cambios que ordenó fue transferir al entonces coronel Omar Torrijos como agregado militar a El Salvador, lo que se constituyó en el  detonante del golpe de Estado sangriento liderado por él, conjuntamente con el también coronel Boris Martínez.

Una de las principales razones que esgrimían quienes apoyaban estos hechos, era que Arnulfo, violando la Constitución, había destituido a varios diputados y otros funcionarios  recién elegidos y había nombrado de a dedo a algunos simpatizantes.

Pero una vez instalados en el poder, los militares hicieron todo eso y mucho más. El primer dictador militar de Panamá decretó fuera de ley a los partidos políticos, suspendió las garantías constitucionales; impuso una férrea censura  de prensa; sustituyó a voluntad a los miembros de la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Justicia y persiguió a todo el que discrepara con su gobierno autocrático, incluyendo a su socio golpista: Boris Martínez, a quien sorpresivamente expatrió.

Se estima que en ese periodo torrijista fueron muertos y/o desaparecidos más de cien panameños que se opusieron al golpe. La única ley que imperaba, pues, era la voluntad incuestionable del egocéntrico dictador.

Pero hubo muchos otros perjuicios derivados de  este funesto hecho.  Al momento del fatídico golpe, a los 65 años de vida republicana,  la deuda pública se situaba por debajo de los 400 millones, pero al finalizar el período dictatorial, dicha deuda, con la complicidad obscena de las instituciones financieras internacionales que irresponsablemente –o maliciosamente– les suministraron préstamos ilimitados, que nos endeudaron a todos de forma impagable, incrementándose dicha deuda 175 veces, hasta llegar a nada menos que siete mil millones, o sea que nos endeudaron a razón de poco menos de un millón de dólares diarios durante los 7 mil 635 tristes días que duró la tragedia.

Lo anterior produjo que ahora un enorme porcentaje de nuestro presupuesto se destine al servicio o pago de la misma, en vez de a inversiones beneficiosas para el país.

Llegamos, entonces, a la conclusión inequívoca de que el golpe militar fue motivado solamente por egoístas intereses y ambiciones personales mediante el aprovechamiento delictivo de las armas y demás recursos que el Estado les había conferido solo para el mantenimiento del orden y la defensanacional.

Sus idólatras afirman que el dictador incorporó a las nuevas generaciones, pero 40 años después, siguen siendo las mismas figuras viejas del PRD quienes se mantienen disfrutando de estas posiciones y lo estamos comprobando hoy mismo, con el caso del CEN, en el que pretenden perpetuarse.

Eso, sin contar con los ya ancianos diputados (as) familiares del dictador, quienes quieren continuar reeligiéndose para conservar ese poder político que tanto beneficio económico les ha rendido; sin preocuparse en absoluto por las nuevas generaciones.

No dejará de haber quien diga que estoy atacando a quien por estar muerto no puede defenderse; y a ellos adelanto mi respuesta:  Es que mientras él vivió no nos dio oportunidad de defendernos, so riesgo de la propia vida.

Esto, juventud panameña, es el verdadero torrijismo. Aunque hay pero mucho más que contar.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Introspección a mi Colón y decidir por la resiliencia

La opinión de…..
.
TOMÁS  SALAZAR  R.
.

Introspección a mi Colón y decidir por la resiliencia

.

El domingo pasado fui a visitar a mi familia en Colón, después de jugar la lotería decidí ir a cambiar unos cuantos pedacitos de chances en la Lotería Nacional.

Durante el trayecto observaba cómo había mejorado la rehabilitación de la carrera de Sabanitas hacia Colón, las señalizaciones y los postes de luz hacían un ambiente de prosperidad, principalmente la expansión de la infraestructura de la Zona Libre en los Cuatro Altos.

Le comente a mi hermana: “ vamos a hacer un recorrido por la ciudad para realizar una introspección a mi Colón en el crecimiento económico, desarrollo social, bienestar social y la resiliencia ”.

Para poder lograr este análisis hago referencia y le recomiendo leer el libro “ La Verdad sobre Colón ” de los autores colonenses Max Salabarría Patiño y Emma C. Salabarría Patiño: “Colón es distinta por las circunstancias que la hicieron surgir sobre un sitio inhóspito, por su posición geográfica excepcional, heterogeneidad de sus habitantes, por el trazado rectilíneo de sus calles, actividad comercial, primera Zona Libre del Hemisferio Occidental, lluvias y voraces incendios. Es distinta también, por el abandono en la cual la han tenido las administraciones públicas y por las incumplidas promesas que a sus hijos les han hechos los políticos en función de gobiernos, antes y después de 1903 ”.

Durante el recorrido recuerdo lo mencionado, “ total abandono de mi ciudad ”. “ Las viejas casas con tuberías PVC de 1 ” en forma de telaraña con bombas de agua para poder recibir el agua potable, las mismas casas reflejan la pobreza extrema por la falta de pintura y el deterioro notable del alcantarillado.

¡No comprendo! Rodeado de un crecimiento económico: Puertos, Zona Libre, Bahía Las Minas, ferrocarril, Canal, etc. y no hemos despegado. ¿Será que no tenemos claro el concepto de crecimiento económico, desarrollo social, bienestar social los empresarios, los políticos y la población de Colón o es cuestión de resiliencia?

Bienestar Social, se le llama al conjunto de factores que participan en la calidad de vida de la persona y que hacen que su existencia posea todos aquellos elementos que den lugar a la tranquilidad y satisfacción humana.

Desarrollo Social, se refiere al desarrollo del capital humano y capital social en una sociedad. Implica una evolución o cambio positivo en las relaciones de individuos, grupos e instituciones en una sociedad.

El Crecimiento Económico es el aumento de la renta o el valor de bienes y servicios finales, producidos por una economía en un determinado período de tiempo. Por ende, una cierta mejora del nivel de vida de las personas.

La resiliencia no es más que una manera positiva de vivir después de una infancia sufrida, porque puede encontrarse prueba de ello en cualquier momento de la vida.

Podemos convertirnos en resilientes a cualquier edad, mejorando nuestras aptitudes para comunicarnos, para hacernos responsables de nuestra vida, desembarazándonos de nuestra falsas culpas, aclarando y profundizando nuestras convicciones, dando sentido a nuestra vida y haciendo crecer en nosotros la compasión por el otro ”. Rosette Poletti — Barbara Dobbs 2005.

Cada uno de nosotros, si queremos que Colón vuelva ser la tacita de oro, tendremos que hacer ciertos ajustes, tales como: Cambiar de actitud, ser vigilantes de que se cumpla la propuesta del nuevo gobierno, dedicarle más tiempo a la educación, arte, cultura, espiritualidad y deporte para lograr que socialmente cambiemos.

Debemos seleccionar a las mejores personas para que nos representen en beneficio de Colón y no en su beneficio personal, rescatar a Colón de la Banda. Es importante la responsabilidad social empresarial de los empresarios en la Zona Libre, para ayudar a Colón y empezar a practicar la resiliencia para que el ambiente no sea nuestro mayor enemigo. Pr. 10:15,16, “ Las riquezas del rico son su ciudad fortificada; y el desmayo de los pobres es su pobreza. La obra del justo es para la vida ”.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Fundación de la ciudad de Santiago

La opinión del Educador y Ex Legislador de la República….
.
VICENTE CABALLERO

Fundación de la ciudad de Santiago

.

Para precisar la fecha de fundación de la ciudad de Santiago, estudiosos e investigadores han tenido que acudir al fondo de este peculiar asunto, revisando las fuentes de primera mano en los Archivos Nacionales o extranjeros sobre este y otros temas concatenados a los hechos retrospectivos de la provincia.

En el pasado, se han lanzado meras suposiciones en torno a la fundación de Santiago, pero sin el sustento documental que respalde tales afirmaciones. No obstante, ya el Dr. Alberto Osorio en su obra “ Santiago de Veragua Colonial ”, de reciente publicación, manifiesta “ que en el manuscrito 2930 de la Biblioteca Nacional Madrileña, la ciudad de Santiago ya existía en 1621 (folio 159) ”.

Este eslabón perdido, como en lo personal le he denominado, ha marcado cualquier cantidad de hipótesis por quienes hemos sido atraídos por el afán de llegar al fondo de este suceso histórico, talvez, con cierto calor emotivo.

Efectivamente, en el marco de la celebración del Congreso Internacional, “ Veragua: 500 años, pasado, presente y futuro ”, celebrado el 8 de junio de 2008, el cual tuve el honor de presidir; en hora buena, el historiador don Mario Molina, en la voluminosa obra de dos Tomos, “ Veragua: la Tierra de Colón y Urracá” , ofrece datos precisos para hablar con cierta propiedad de la fecha de fundación de la ciudad de Santiago.

En efecto, apunta Molina, que “ el cronista Juan Diez De La Calle en su obra “Colección de Documentos de la Historia Eclesiástica y Civil de América ”, precisa que “ la ciudad de Santiago de Veragua fue fundada el 23 de octubre de 1621 ”.

El cronista hizo una relación donde da a conocer las ciudades y pueblos indígenas del reino de Tierra Firme. Otros testimonios acerca de la existencia de la ciudad de Santiago la vieja, como se llamó en documentos coetáneos que dan informes sobre su traslado en 1637, proceden de otras referencias y valiosos documentos inéditos, afirma Molina en su obra.

De manera que existen dos momentos bien definidos en las páginas de la historia de Santiago, que muy bien ha plasmado el amigo Molina: la ciudad de Santiago de Veragua la vieja de 23 de octubre de 1621 y la nueva de 1637.

Le corresponde a la municipalidad de Santiago valorar estas informaciones documentales, debidamente sustentadas, ante los 388 años de fundación de la ciudad, que no puede ni debe pasar por alto, para adoptar una posición histórica y responsable antes estos acontecimientos que han mantenido en el limbo el pasado que la presente generación debe comprender, mediante la celebración de una solemne sesión protocolar, con la presencia de los historiadores panameños, como una mínima expresión de la comunidad, de apreciar este hecho histórico y preparar para el futuro otra manera de ver este acontecimiento, de tal suerte que nos permita preparar un balance del papel y desarrollo de esta Región, tierra histórica, punto central y ombligo del país, de relevancia notoria en el proceso de la conquista y colonización llevado a cabo en Panamá.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La pobreza, raíz o consecuencia

La opinión de…..

.

José Manuel Fajardo Salinas

.

La pobreza, raíz o consecuencia

.

La pobreza es un fenómeno extremo del que la humanidad ha tomado mayor conciencia desde la revolución industrial.

A partir del desarrollo de las economías a gran escala, unas porciones de población del globo terráqueo conocieron lo que era enganchar o no con el progreso prometido por la modernidad. Mientras unos eran centro, otros eran periferia… e incluso dentro del propio centro se constituían cordones o rémoras de miserables, que emigrando del campo a la ciudad se trataban de acoplar al proceso de enriquecimiento que tan bien resultaba para unos, pero no para todos.

A partir de este hecho y, sobre todo, con el eventual fracaso de los intentos de salir de la pobreza y avanzar al desarrollo, tanto en América Latina como en otros espacios del mundo, se han multiplicado los centros de estudio que inauguran cátedras, diplomados o congresos en torno a como “reducir la pobreza”, “disminuir la cantidad de pobres”, establecer rangos o medidas plausibles para calificar los distintos “tipos de pobreza”, e incluso organizando “observatorios de la pobreza”, para mejor determinar las condicionantes del fenómeno y saber mesurarlo con cientificidad.

Y, por supuesto, la pobreza también ha sido usada para promover campañas políticas o mejorar los índices de acierto o proselitismo en gobiernos de turno.

Así, como bien observa I. Roberto Eisenmann Jr., (La Prensa, 9/10/2009), “existe una industria y/o burocracia corrupta de la pobreza” que establece planes o programas para atacarla, pero en realidad se aprovecha de los mismos y conduce los dineros a su beneficio particular.

Lo cierto es que mucho se habla de la pobreza, pero el rostro de los auténticos protagonistas de la misma queda en lo oculto, en el anonimato.

Al trabajar con el marco lógico, técnica que se utiliza para elaborar proyectos de desarrollo humano dirigidos a entes financiadores, hay un capítulo esencial que consiste en distinguir las raíces y las consecuencias de los problemas. Hay ejercicios de educación popular orientados al aprendizaje de esta habilidad, pues es insuficiente crear estrategias o planes si no se sabe apuntar a la raíz –y no a las ramas– del problema que nos aqueja.

Precisamente este error de enfoque es el que nos parece evidente cuando se trata el tema de la pobreza: confundir una consecuencia con lo que es el real origen del problema. Decía un sociólogo moderno, F. von Hildebrand: “Los que creen que la intranquilidad y el descontento de las masas de este continente proviene sólo de su pobreza, demuestran una deplorable ignorancia del alma latinoamericana”.

Es decir, de nada valdrá a mediano o largo plazo instituir proyectos, programas o consensos para la reducción de la pobreza, si no se ataca la raíz del problema que viabiliza la condición de pobreza. Esta sobrevendrá tarde o temprano en los ambientes donde no se haya tocado fondo con sus verdaderas causas.

Juzgar sobre las auténticas causas del problema, sabiendo ver la pobreza como consecuencia –que por evolución histórica deviene en causal estructural por círculo vicioso– es tema para otro artículo; baste por el momento esta crítica de planteamiento, para colocar los conceptos en su lugar.

Con lograr este viraje mental se lograría mucho para estructurar planes de desarrollo humano viables y realmente efectivos para combatir no ya la pobreza, sino sus raíces, lo cual sería el ideal.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Recuento de una tragedia nacional

La opinión de…..

.

Carlos David Abadía Abad

.

Recuento de una tragedia nacional

Este mes de octubre se cumplen tres años de la mayor catástrofe que ha sufrido nuestra población.

No exagero, por ahora se contabilizan 140 muertos por este envenenamiento; hace más de una semana se identificaron más de mil nuevas víctimas, entre ellos niños.  A esto hay que sumar las más de 10 mil recetas recogidas por la asociación de víctimas y familiares del envenenamiento.  Y a lo anterior, agreguemos los miles de frascos de veneno que se han recogido.   Se habló de un cuarto de millón, pero muchos de ellos fueron consumidos en alguna proporción. Todos estos datos sustentan nuestros señalamientos.

La negligencia, el poco profesionalismo y la politiquería de las autoridades de salud anteriores (ministro de Salud, director general y directora de los servicios y prestaciones médicas de la CSS), además del costo de vida humana que esta tragedia ha provocado, y de la que aún tendremos muchos otros casos fatales, son las secuelas que este envenenamiento provocará a cientos de panameños que ingirieron dicho veneno.

Este deterioro de la salud, que es lamentable, también costará varias decenas de millones de balboas, que financiaremos con nuestros impuestos y que se usarán para atender a los afectados por el dietilene glycol, durante décadas.

El aumento de los casos de pacientes con insuficiencia renal se debe a esta irresponsabilidad. Esta enfermedad le quita calidad de vida al paciente, angustia a sus familiares y el tratamiento tiene un costo altísimo.

Sumado a todos estos perjuicios, las autoridades no tuvieron la mínima intención de darle un trato digno a los afectados, los ignoraron y trataron de minimizar la tragedia para que no les afectará políticamente.

Las palabras de Balbina Herrera, el domingo pasado, cuando señaló “que Martín Torrijos no la tenía a ella como su candidata, porque su candidato era su reelección”, son una muestra clara de que esta catástrofe tenía que ser disminuida, a cualquier costo, por las ambiciones políticas del ex presidente, y que las autoridades prefirieron evadir la responsabilidad, ética y dignidad que exigía ese momento.

A todas esas secuelas, debemos agregar la que afecta la credibilidad en el sistema de salud de la Caja de Seguro Social (CSS), cuya recuperación será uno de los retos de la nueva administración.

Por suerte, las nuevas autoridades de salud, el ministro y el nuevo director de la CSS, por indicación del presidente Ricardo Martinelli, han tomado la actitud correcta de brindarle a estos panameños una atención digna y profesional, que antes les habían negado.

Solo falta que la justicia actúe, de manera correcta y rápida, para castigar a todos los responsables de esta tragedia. Esto no solo es necesario para rescatar la credibilidad en la justicia, sino para que la vida y la salud que perdieron miles de panameños, no sea en vano; para que sirva de escarmiento a todos aquellos que ocupan un puesto de mando y responsabilidad en la administración gubernamental.

Cuando esas responsabilidades suponen la vida humana, su actuación debe encaminarse a la preservación y defensa de ésta como prioridad sobre cualquier motivo politiquero.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Análisis de coyuntura

La opinión del Ingeniero y Analista Político……
.
JOSÉ I. BLANDÓN C.
.

Análisis de coyuntura

.

Durante los últimos días se publicaron dos encuestas nacionales: “El Pulso de Panamá”, que prepara la empresa UNIMER para el diario La Prensa; y “Dichter & Neira”, que es la encuesta oficial de TVN. Los principales resultados de estas encuestas se podrían resumir así:

Según Dichter & Neira el 90% de los encuestados considera que el presidente de la República, Ricardo Martinelli, está realizando una buena o muy buen gestión, mientras que en la encuesta de UNIMER el 85.9% de los encuestados califica como buena o excelente la gestión del presidente.

Sin duda alguna, Ricardo Martinelli goza, a casi cuatro meses de gestión, de un amplio respaldo popular y es visto con claridad por los electores como la fuerza del cambio y confían en que sus promesas se harán realidad. Este capital político le dará combustible al presidente para intentar desarrollar sus transformaciones al Estado panameño.

A pesar del alto índice de gestión del presidente de la República encontrado por la encuesta de UNIMER, cuando se le pregunta al panameño cuáles son los tres ministros que han hecho mejor su labor en los primeros 100 días de gobierno, los resultados son preocupantes para la coalición del gobierno.

Solo el ministro de Desarrollo Social, Guillermo Ferrufino, y la ministra de Educación sobrepasan el 50%. Les siguen el canciller, Juan Carlos Varela, con 44.5%; Alberto Vallarino, ministro de Economía y Finanzas, con el 28.1%.

Cuando se les leyó a los encuestados la lista de los ministros para que dijeran si habían escuchado hablar de ellos, resaltaron los nombres de Lucy Molinar, con el 83.5%; Guillermo Ferrufino, con el 82.4%; Varela, con el 79.6%; y Alberto Vallarino, con el 61.7%. Es decir, nueve de los 15 ministros sacaron puntajes por debajo del 4%, lo que significa que para la opinión pública son desconocidos.

Es un hecho que se reafirme en estas encuestas la alta popularidad de la procuradora general de la Nación, Ana Matilde Gómez. Ocho de cada diez panameños consideran que su labor es buena y el índice de gestión que le da UNIMER es de +33%, lo que se considera un excelente indicador. Este apoyo que recibe la procuradora de la opinión pública jugará un papel importante en la actual confrontación que tiene con sectores políticos del país.

Las encuestas coinciden en señalar que los tres principales problemas que afectan al panameño son: la inseguridad ciudadana, el alto costo de la vida y el desempleo. La corrupción apenas representa el 2.4% de la preocupación de los panameños.   s decir, si el gobierno se entretiene con los supuestos casos de corrupción y las denuncias permanentes, olvidándose de los principales problemas que preocupan al panameño, muy pronto podría perder su amplia popularidad.

La Asamblea Nacional de Diputados ha venido sufriendo de una pérdida de imagen y credibilidad durante los últimos años, pero en la actual gestión de José Luis Varela, la encuesta de UNIMER le da una evaluación de 69% positiva a la gestión del presidente de la Asamblea, impulsado por la percepción positiva que han despertado sus promesas de cambio en esa institución. Esta realidad le da mayor peso político a los diputados en general.

Un hecho político relevante, ocurrido durante la semana pasada, fue la elección del Comité Ejecutivo del PRD. En un dramático final y a pocos minutos de iniciarse la votación, Balbina Herrera desistió de su carrera por la Presidencia del PRD y en un encendido discurso acusó a miembros de su partido de traidores, en lo que se supone es su aislamiento total de la nueva Dirección.

Era evidente que Balbina no tenía los votos para ganar y que su presencia en el torneo electoral facilitaría el posible triunfo de su archienemiga Giselle Calcagno. La unidad de las fuerzas anti-Giselle Calcagno logró derrotarla ampliamente en la lucha por la Presidencia del PRD (Francisco Sánchez Cárdenas 243 votos y Giselle Calcagno solo 38 votos).

Giselle o renuncia al PRD o será expulsada en pocos días. Balbina pierde el control del partido y al aislarse de la actual Dirección tiene muy pocas posibilidades en el futuro del PRD.

Con la elección de Francisco Sánchez Cárdenas a la Presidencia del PRD y de Mitchel Doens a la Secretaría General, se espera que este CEN tenga una duración de por lo menos dos años. Una elección anticipada, es decir, dentro de los próximos seis meses, lo que provocaría sería la profundización de las luchas internas, el desangramiento del PRD, su inmovilización y el control de su estrategia por fuerzas extrañas al PRD. Lo prudente para el PRD es mantener este CEN por el tiempo necesario que permita una verdadera reconciliación y fortalecimiento organizacional.

El principal problema que enfrentará el PRD en los próximos días será construir la unidad de su colectivo político.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Águilas entre muros de decadencia (I)

La opinión del egresado del Instituto Nacional y ex dirigente estudiantil…..
JUVY  S.  CANO  S.
.

Águilas entre muros de decadencia (I)

.

Emergido con la República y con 100 años entre sus vetustas paredes, celoso guardián de la nacionalidad, defensor de la justicia social del pueblo; hoy, lastimosamente, pese a haber salido de sus aulas, tengo que reconocer que mi otrora Alma Mater pasa una de sus peores crisis.

Me causa consternación que en el afán de buscar protagonismo haya dirigentes que conviertan el movimiento estudiantil de mi otrora Nido de Águilas en una indeseable caricatura política, a lo que tanto le ha costado a generaciones pasadas, prueba de ello el gran titular de un diario local que decía “ Vandalismo y robo en protesta ”, ello muestra su falta de capacidad política y orgánica.

Y nos preguntamos entonces, ¿será que hemos perdido la brújula del liderazgo nato surgido en tan prestigiosa Mole del Saber, cuna de sanas rebeldías patrióticas, o será que nuestros supuestos dirigentes aguiluchos se han dejado absorber por malsanos propósitos de personajes oscuros que pretenden manipular los bríos juveniles para seguir pertrechados en movimientos obsoletos que solo buscan la inestabilidad social y la violencia como principal enseñanza para los institutores;  o será que para los dirigentes universitarios no hay otras vías para canalizar sus inquietudes que no sea la confrontación?

Manifestaría Ernesto “ Che ” Guevara: “ Quien pretenda aspirar a ser dirigente tiene que pasar por el escrutinio de las masas y asumir los dictámenes de las mismas ”.   Pero nuestra realidad es otra, han convertido el bastión de lucha en un círculo vicioso de errores, y no terminan de comprender que el Instituto Nacional no puede convertirse en una academia de violencia y desaciertos, han hecho de esta cantera de dirigentes un ensayo de probeta, fracasable en todo caso, porque no es posible que se aspire a dirigir, pero no se esté dispuesto a conducir las luchas con hidalguía, coherencia y propuestas serias de por qué se lucha.

.

<>
Publicado el 23 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.