Los cien millones, perdón, los cien días de Martinelli

La opinión del periodista…..

CARLOS CAMARENA MEDINA
.

Los cien millones, perdón, los cien días de Martinelli

.

Nepotismo rampante con los cargos más suculentos para parientes cercanos, inseguridad agobiante, “show” mediáticos para anunciar rebajas de energía y alimentos que nunca se dan, multimillonarios contratos directos. Bulla, fanfarria y frases altisonantes, a la búsqueda de aplausos fáciles, pero pobres resultados.

Esta es la ejecutoria del gobierno del presidente Ricardo Martinelli, quien ganó las elecciones prometiendo el cambio, o sea, no caer en viejas prácticas de sus antecesores y ser transparente?

La designación del cuerpo diplomático tiró por la borda lo prometido por Martinelli: hermanos y hermanas de ministros, hijos de altos funcionarios y de un alcalde, son solo algunos de los casos más destacados de la parentela que fue designada en consulados y embajadas.

Y es que, tal como lo destacó la nota editorial de un diario, la misma mayoría que lo eligió, repudia que el mandatario, incumpliendo su promesa de romper con esquemas practicados por los políticos tradicionales, no haya acabado con “ el nepotismo y amiguismo ”.   Lo del Tránsito fue de antología: una directora que denuncia un acto irregular se tiene que ir, en medio de mensajes confusos, y al final una versión oficial informa que todo se debió a la metida de dedos, pues se trataba de errores mecanográficos.

Otro anuncio mediático fue la rebaja de la energía eléctrica, y la repercusión positiva de tal “ logro ”, tanto en la reducción de la tarifa como en el precio de los alimentos. Al final ni lo uno, ni lo otro, porque los que sí ya gozan de estos beneficios no son los ciudadanos de a pie, sino los grandes empresarios y dueños de supermercados, pero a pesar de eso el precio de los alimentos sigue igual o más alto que antes.

La inseguridad escandaliza y da terror. Fue uno de los principales temas de campaña y al cual el presidente sacó filo político.   No hay visos de mejoría y, por el contrario, los policías se ensañan con ciudadanos comunes con el aval del director de la entidad; sin que ni el ministro de Gobierno, ni el presidente lo desmientan o desautoricen. Algo que “ raya en lo escandaloso ” son las contrataciones directas, según lo definió el analista político Jaime Porcell; pues se trata de más de cien millones de dólares contratados sin que medie la norma transparente de licitaciones.

“ Y tratan de justificarlo diciendo que son casos de urgencia notoria, pero eso los ha hecho caer en un doble discurso, porque están haciendo ahora lo mismo que le criticaron a sus adversarios del PRD ”, afirmó Porcell.

A este gobierno se le trabó el cambio, fuera de la rofiadera, los descalificativos y las intimidaciones mediáticas; en el fondo hay una caja hueca y sin contenido.

Meter la pata es asunto de Estado y el pan nuestro de cada día, sino que lo diga el alcalde, a quien se le “ extravió ” la visa para entrar a Estados Unidos.   Lo más reciente fue el anuncio de carnavales acuáticos en las aguas contaminadas de la bahía de Panamá.

Sin duda, los cien millones, perdón, los cien días del gobierno de Martinelli, dejan una sensación de vacío, después de una fanfarria.

.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Oh Patria tan pequeña……

La opinión de……

Querube del C. Henríquez U.

.

Oh Patria tan pequeña……

.

Me arrogo como título de mi artículo de opinión un trozo de tan ilustre poema, digna creación de un artista que pretendió en su momento exaltar el amor que se debe sentir por lo nacional.

Y es que al leer el texto completo de la poesía, siento nostalgia por la ausencia de ese nacionalismo y ese amor a la patria que debería ser inculcado desde niños y que también debería sentirse, verse y percibirse por doquier en estos días.

No obstante, al recorrer las calles de mi Panamá me topó con figuras cadavéricas, brujas, calabazas, telarañas y otros artículos foráneos que visten las fachadas de muchos comercios de la localidad. Y me imagino que en la mente de los comerciantes, sólo figura la idea de que lo extranjero vende más y mejor que lo autóctono y lo folclórico.

Atrás quedaron los tiempos de las añoradas “antorchas”. Recuerdo que el año pasado salí a buscar una en la ciudad capital y no la encontré.

No hubo. Pero lo que sí había eran las distorsionadas “dianas” que en los últimos años no son más que la ocasión que aprovechan aquellos a quienes les atrae la parranda, para dar rienda suelta al jolgorio que nada tiene que ver con “honrar a la patria”; porque antaño, las dianas eran eso: una serenata a la patria.

Comparto estos sentimientos, con el fin de que procuremos resaltar y rescatar nuestras festividades patrias.

Soy una persona contemporánea, pero siento añoranza por las conmemoraciones de antaño, según puedo escuchar de las personas de avanzada edad. En este sentido, recomiendo que leamos poemas donde se exalte a la patria y lecturas que describan los sucesos que rodearon nuestra independencia.

Hace poco leí un libro al respecto que, en honor a la verdad, me remontó a la lucha previa que lideraron los próceres para llevar a cabo la tarea de la independencia. No olvidemos que gracias a ellos hoy día somos una patria chiquita, pero independiente. Ondeemos nuestra bandera, con orgullo, en nuestros vehículos y en nuestras casas y dejemos las “calabacitas” para otros países. Tenemos nuestras propias fiestas, gocémoslas, enseñemos a nuestros hijos a disfrutarlas y ¡que viva Panamá!

.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Buscando a la abuela? la negra (I)

La opinión de…..
.
ALBERTO S. BARROW N.
.

Buscando a la abuela? la negra (I)

.

El título de este artículo, el primero de una serie que publicaré sobre el tema de los Censos del 2010, viene a cuento por aquello de que en Panamá el que no tiene de Tinga tiene de Mandinga. Comienzo por preguntar ¿cuántos negros y negras componen la población panameña? ¿Acaso importa?

Más allá de las “ naturales ” aprensiones que pudiera generar la pregunta, existe un hecho irrefutable:   No hay país que pueda acometer con seriedad políticas públicas para el desarrollo, si no cuenta con indicadores sociales que den cuenta de la realidad económica, política y social de la población.   Y esa posibilidad la brinda el Censo como instrumento de medición.   Y en los Censos todos contamos.

El 16 de mayo del 2010 Panamá desarrollará su XI Censo Nacional de Población y el VII de Vivienda, un ejercicio relevante al cual el país se ve abocado cada diez años. En esta oportunidad, se incorporará la variable étnica. Para ello, se formulará una pregunta de apertura sobre los ocupantes de la casa: “ ¿Alguna persona de este hogar se considera negro(a) o afro-descendiente? ”. De contestarse afirmativamente, se dará paso a otra interrogante específica: “ ¿Se considera usted? negro(a) colonial, negro(a) antillano(a) o simplemente negro(a)? “. También se podrá responder “ otro ” o “ ninguno ”.

Y ahora resulta que hay que contar a los negros en Panamá.   Así es y ello obedece a varias razones.

La visibilidad estadística como estrategia para el diseño de políticas públicas para el desarrollo se ha convertido en una reivindicación ciudadana de los afrodescendientes en América Latina, y, afortunadamente, los Estados han ido entendiendo, no sin ciertas resistencias, que no se pueden construir democracias con exclusiones.

Hasta finales del siglo XX, los datos demográficos y socioeconómicos sobre las poblaciones afrodescendientes prácticamente eran desconocidos. La falta de indicadores sociales que describieran con certeza su realidad económica, política y social se había convertido en un obstáculo para el acceso a oportunidades que garantizaran sus derechos ciudadanos, pues se sabe a estas alturas que no todas las personas en nuestras sociedades gozan de las mismas posibilidades de satisfacer todas sus necesidades existenciales. La igualdad, dadas las estructuras socioeconómicas existentes en la mayor parte de América Latina, no pasa de ser una aspiración. De allí que la sociedad civil afrodescendiente organizada haya venido presionando a la sociedad política y sus gobiernos por la inclusión y el reconocimiento de la referencia étnica en los instrumentos censales. Ciertamente, el debate sobre la exclusión social por etnia y raza todavía tiene un largo camino por recorrer en nuestro medio. Pero en esa andadura, se van dando hechos que apuntan hacia la maduración del tema, y a encontrar “ salidas ” constructivas hacia la edificación de una sociedad más y mejor integrada.

En esa dirección, el año 2001 marcó un punto de inflexión. La reivindicación de incorporar en los censos el tema de la Etnia Negra se convirtió en un mandato a los Estados participantes en la III Cumbre Mundial Contra el Racismo, celebrada por Naciones Unidas en Durban (Sudáfrica). Allí se pidió a los gobiernos que realicen investigaciones exhaustivas acerca del comportamiento de las manifestaciones del racismo, las cuales deben ser los soportes empíricos para la aplicación posterior de políticas de combate y erradicación del fenómeno.

Panamá se apresta a generar, desde los censos, prácticas de identificación étnica, con el fin de lograr mediciones estadísticas que permitan diagnosticar la situación de educación, salud, empleo, vivienda y pobreza de los afrodescendientes respecto a otros grupos sociales.

Al Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) de la Contraloría General de la República incluir una pregunta de auto-identificación étnica afropanameña ¿hallaremos las abuelas negras que tenemos buena parte de los panameños?
.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Una generación de cambio

La opinión de….

.

Alicia Peschiera Clark

.

Una generación de cambio

.

Bastó una generación para que Irlanda se convirtiera en una nación próspera y emprendedora, un referente de éxito y de que el cambio es posible cuando el esfuerzo es compartido, las directrices están trazadas, son comprendidas y el proyecto se adopta como único y común por toda la población. Transformar un país pobre en una nación próspera no es fácil.   Se requiere de conciencia, unión y compromiso del Gobierno, empresarios, instituciones, gremios, comunidades y, no menos importante, del individuo.

El resultado de Irlanda es producto de una ardua labor y constante lucha. Eso sí, con un fin claro y compartido:   Hacer del país uno de “primer mundo”, un referente mundial y obtener la ansiada prosperidad.   Esto se logró adoptando principios éticos y frenando el éxodo del talento irlandés, mediante una fuerte inversión en educación, permitiendo que los niños y jóvenes estudiaran cerca de casa y formaran parte del motor de cambio en sus comunidades.   De igual manera, los mejores profesionales nacionales permanecieron en el país, generando una capacidad instalada de personal capacitado y apto para el desarrollo de diversas labores.   El mayor activo, su gente, estaba, ahora sí, preparado y listo para quedarse.

El Estado irlandés se dedicó a crear empleos a través de la adopción de diversas políticas, impulsando el crecimiento económico, contribuyendo a la economía y elevando el nivel de vida.   Se trabajó para estabilizar el balance del presupuesto público, promover impuestos adecuados y la apertura de su economía en el mercado mundial, así como en la creación de un centro financiero de talla mundial en Dublín.   Estas y otras acciones, abrieron los ojos de inversionistas a nivel global.

Los irlandeses entendieron la necesidad del cambio y se plegaron al mismo, compartiendo un sólo objetivo y apoyando al gobierno en esa meta. Los nuevos gobiernos siguieron la ruta trazada, sin importar la orientación política. Más aún, se trabajó y garantizó la gobernabilidad del país independientemente de quién gobernara.   Por si esto fuera poco, se instauró una idea que permanece inmersa hoy en la cultura del país, que sus ciudadanos son ágiles, creativos y positivos, características que las empresas buscan y esperan de los profesionales irlandeses.

Los mercados son dinámicos y si queremos crecer debemos reinventarnos y acoplarnos a dichos cambios, tal como lo sigue haciendo Irlanda. La confianza, pilar de cualquier política de cambio, es parte fundamental en el enfoque de Irlanda al futuro, y la apuesta por su país continúa siendo compartida y primordial para todos los connacionales irlandeses.

¿Podemos nosotros hacer lo mismo aquí?   Las condiciones iniciales para que Panamá pueda llegar a ser un país de primer mundo están dadas, pero esto no se logrará sin sacrificios, unión, afán por mejorar y la determinación inquebrantable para hacerlo.   Llevar a Panamá al primer mundo depende de nosotros, y los logros de haberlo hecho serán nuestra recompensa y el mayor legado para generaciones futuras.

.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Águilas o bandada de cuervos?

La opinión del periodista coclesano….
HADULFO VÁSQUEZ GÁLVEZ
.

¿Águilas o bandada de cuervos?

.

La desesperanza, en donde la vergüenza y el repudio hunden al pueblo por hechos que le llenan de pavor y asombro todos los días por el panorama nacional, deja un golpe de muerte en el espíritu de los que un día fuimos estudiantes del Instituto Nacional o sentimos con orgullo el título de “Aguiluchos” en la primera y más renombrada institución docente del país.

Siempre la rebeldía juvenil, protestas por la corrupción, imposición y malos tratos de las gendarmerías dirigidas por chimpancés disfrazados de policías, que atropellaron a los institutores por ser la antorcha luminosa que clamaba por la justicia y la libertad en Panamá. Las calles eran nuestros centros de combate, donde aguerridos estudiantes salían henchidos de patriotismo y valor en defensa de la soberanía y de las reivindicaciones del pueblo, especialmente por la lucha inclaudicable por desterrar de nuestro suelo la vergüenza continental que era la llamada Zona del Canal.

Por ello se registraron muchos muertos, heridos y atropellos que hoy las presentes generaciones recuerdan con respeto y cariño patriótico. Desafortunadamente, para vergüenza de la Nación, las vibrantes águilas se han convertido en una bandada de cuervos, dispuestos a cometer toda clase de delitos y daños a la propia institución donde reciben sus estudios y han perdido el ímpetu del vuelo, porque no han sabido siquiera encontrar los ideales y objetivos que lleguen a la conciencia del pueblo, despertando las críticas y repudio colectivos ante sus hechos delictivos.

La indignación nacional, por los frecuentes actos de violencia desenfrenada en el Instituto Nacional, es unánime. Ya es hora de que las autoridades educativas adecenten ese colegio, sacando toda la pústula cancerosa que ha destruido la gloria y fama de un centro educativo “ en donde se forjan los hombres que han de ser cariátides de bronce de nuestra nación ”, como reza el himno del plantel.

.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Educación: Cambio para un mejor futuro

La opinión del Abogado-Mediador….

Jorge Aguirre Leason

.

Educación: Cambio para un mejor futuro

.

Nos sentimos defraudados.   El ministerio de Educación y los educadores panameños tienen un constante enfrentamiento donde el único perdedor son los hijos del pueblo panameño. Paros, marchas, disturbios, peticiones de aumento salarial son el constante devenir de estos dos grupos que han detenido el reloj en la década de los setenta.

Los líderes de los maestros y profesores han traicionado a sus grandes precursores, educadores profesionales que sentían que su labor era para avances y no retrocesos. Los ministros de Educación solo son figuras decorativas en un juego de secuestro de las mentes de nuestros jóvenes.

Mientras tanto los padres de familia que pagan impuestos con los cuales se les pagan los salarios a estos dos sectores no tienen ni voz ni voto en el conflicto planteado.

No soy partidario de la privatización pero si lo único que funciona en el sistema educativo son las escuelas y universidades privadas entonces demos los pasos iniciales y que nuestros hijos estudien en estas escuelas bajo licitación pública donde cada empresario panameño que pueda edificar la infraestructura conveniente para dictar clases se le pague por ello a través del estado panameño.

No puede existir una educación para ricos y otra educación para pobres, sino una igual con calidad, equidad y de acceso a todos, enfrentando los nuevos procesos sociales, que el Gobierno entienda que la educación es un servicio público, es un derecho de todos los panameños y se necesita un cambio en el financiamiento, en la administración del sistema, en el marco curricular; en el uso de la tecnología como herramienta auxiliar de enseñanza, todo dirigido a derrotar la ignorancia para una mejor calidad de vida y de movilidad social.

Los gobiernos deben reconocer que la educación es un proceso para toda la vida, el mundo será conquistado por aquellos que saben aprender de todo y de todos, en este momento el educador planea para toda la clase, las individualidades se pierden en el grupo, el futuro anticipa el tránsito del diseño de procesos generales e impersonales de enseñanza a procesos flexibles, individuales y personales.

Se debe buscar la identidad, nuestra vinculación al pasado, de retomar valores, costumbres y tradiciones que han dado significado a la sociedad en el transcurso de los tiempos.

Nuestra cultura educativa nos impone la tendencia de estudiar para convertirnos en asalariados.   Miles de jóvenes al cumplir su ciclo tratan de ingresar a un mercado laboral distorsionado de alto desempleo y bajos salarios.   Nadie les explica que también pueden convertir sus conocimientos o habilidades en fuente de riqueza y multiplicador de empleos.

.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Encrucijada de la Carrera Administrativa

La opinión de…..

.

Gladys Stella Román de Rios

.

Encrucijada de la Carrera Administrativa

.

De tanto oír cosas inciertas sobre la Ley de Carrera Administrativa, los desvíos que ha sufrido y de profesionales a quienes no se les reconoce su aporte en el desarrollo de la misma, no puedo guardar más silencio.

La Ley de Carrera Administrativa surge en la década de 1950 y su pionera, quien la puso en práctica en Panamá, fue la profesora Delsa Perigault de De la Rosa, mi madrina.   Desde esa época me interesé en estudiar la administración de recursos humanos para mejorar, en lo que pudiera, la situación laboral pública y privada en Panamá.

Después de la historia conocida de la invasión y de la dictadura militar, un grupo de profesionales dimos nuestros aportes para elaborar la Ley de Carrera Administrativa, la que fue firmada el 20 de junio de 1994 por el presidente Guillermo Endara (q.e.p.d.). Dentro de este grupo destaco la labor desinteresada y valiosa del Dr. Rafael Pérez Ferrari, del Licdo. José A. Castillo R. (ex gerente del Banco Nacional) y del Mgtr. Félix Bolaños (q.e.p.d.).   La Ley fue prohijada por Milton Henríquez, entonces legislador de la República; también laboraron alguno que otro más. Le regalamos un año y medio de esfuerzo al gobierno, tiempo en el que trabajamos a diario.

Nuestra misión fue crear una Ley de Carrera Administrativa apolítica y que la dirección fuera totalmente independiente, no bajo ningún Ministerio de la Presidencia (como está actualmente) y, precisamente, cuidamos la ley para que no sucediera lo que posteriormente ocurrió: metieron a la “carrera”, y sin concurso, en la Carrera Administrativa –con las reformas de 2007 y 2008– a miles de empleados públicos y, peor aún, sin verificación de sus competencias laborales, y sin que cada uno de los empleados “certificados” llenara los requisitos y las competencias laborales adecuadas.

Nuevamente convirtieron la carrera administrativa en un “botín político” del PRD, sin medir las consecuencias de defraudar y dejar sin amparo a miembros de su propio partido.

Por esta razón se ha procedido, atinadamente, a reformar nuevamente la Ley de Carrera Administrativa para garantizar su razón de ser, tal y como lo es en países desarrollados como Estados Unidos y en la mayoría de las naciones de Europa y algunas de América Latina, incluyendo los siguientes puntos:

1. Que garantice la independencia de la carrera administrativa. El director (a) debe ser de solvencia absoluta en administración de recursos humanos y economía laboral, académica y profesionalmente, pero sobre todo debe ser una persona apolítica.

2. Que se ingrese a la carrera por méritos y competencias laborales y porque la persona llena los requisitos para cada puesto, contenidos en un manual de clasificación de puestos actualizado (del que se carece).

3. Una ley general de salarios que indique el mínimo y máximo salarial de cada puesto, trabajar con un grado representativo y con sus respectivas fases de ascensos (que tampoco están estipuladas y que jamás han tratado de fijar desde 1904 hasta la fecha).

4. Que todos los puestos se den por concurso y que los gane el o la que mayor puntaje obtenga.

5. Que los puestos de directores, subdirectores, asesores o “de confianza” no deben ser de carrera.

Sin embargo, hoy vemos con espanto, por decir lo menos, a una subdirectora de carrera administrativa que desde que se creó la misma fue la primera que se “autocertificó”, sin tener méritos y menos competencias laborales. Además hay “asesores” que ganan de dos mil dólares en adelante y que cuentan con “certificaciones en la carrera”, así como secretarias con salarios de entre 3 mil a 4 mil 500 dólares que ocupan los cargos de planificadores económicos o ingenieros jefes, cuando a duras penas han terminado su secundaria en alguna escuela nocturna.

¡Basta de arbitrariedades! No interesa a qué partido político pertenece el funcionario, lo importante es que logre su estabilidad en los puestos por sus méritos y competencias laborales, que le permitan desarrollarse en sus respectivas funciones, que es el objetivo de la Ley de Carrera Administrativa!

.

<>
Publicado el 22 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.