Estéticas: peligros y consecuencias jurídicas

La opinión del Abogado…..

JORGE AGUIRRE L.
.

Estéticas: peligros y consecuencias jurídicas


Investigaciones y estudios efectuados por diversos centros especializados de Europa y EE.UU nos reafirman la importancia de regular los centros de estética.   En Panamá vivimos en una cultura de vanidad, según la cual la apariencia física es importante para lograr nuestras metas laborales o personales y en su afán por perder peso fácilmente o mejorar el físico los panameños se someten a intervenciones realizadas regularmente por personas no idóneas.

Entre las intervenciones más solicitadas está la conocida mesoterapia, famosa por lograr desaparecer grasa sin ejercicio físico ni dietas, además de los aumentos de mamas, nariz, párpados, las liposucciones, los tratamientos anticelulíticos, dermoabrasión, gimnasia pasiva, ultrasonido, fotodepilación médica, el láser vascular, relleno de arrugas, inyecciones de toxina botulínica (botox), uso de productos químicos para la piel y dietas de adelgazamiento.

La Asociación Panameña de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva advierte que todas las cirugías, por más que sean cosméticas, conllevan complicaciones generales como cualquier intervención quirúrgica. Es importante para realizar estas cirugías un examen de sangre, que permita garantizar la salud, como en el caso de la liposucción.   Si una paciente tiene más de 45 años, se debe exigir un electrocardiograma.

El problema de pseudocirujanos, que vienen de otros países y hacen operaciones sin permisos en todo tipo de locales, desde salones de belleza, centros de estética, hoteles, gimnasios, hasta casas particulares es de suma importancia. Algunos de estos personajes son improvisados carniceros, sin dirección ni generales conocidas, informaciones necesarias para los posteriores reclamos o denuncias.

Cualquier intervención estética es un contrato de resultados esperados, por lo que siempre se debe quedar mejor que antes. De realizarla solicite por escrito los resultados que se obtendrán con la operación, pida fotografías del antes y del después.

Utilice el tiempo necesario en elegir quién le operará. Infórmese de la experiencia del personal que lo va a atender, pida referencias a las asociaciones profesionales, a su médico de cabecera y otros doctores. Las equivocaciones en sus actuaciones son difíciles de corregir posteriormente.

Las denuncias sobre malas prácticas deben hacerse ante el Ministerio Público, donde se investigara si fue por negligencia médica o delito culposo.   Según la Ley 4 del 23 de enero de 1956, por la cual se crea una Comisión Técnica, que reglamenta los servicios del cosmetólogo, ellos solo tienen la potestad de mejorar el aspecto físico de la piel con tratamientos que no sean invasivos, al igual que los fisioterapeutas, regulados en la Ley 47 del 22 de noviembre de 1984.

.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá,
a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

¿Corte Suprema de Justicia como la de Endara?

La opinión del Abogado y Catedrático Universitario……

Hernán A. De León Batista

¿Corte Suprema de Justicia como la de Endara?
.

A veces las personas tienen que morir para que le reconozcan sus buenos actos, tal como aconteció recientemente con los comentarios positivos y ejemplos de cariño que exteriorizó mucha gente al ex presidente Guillermo Endara (q.e.p.d.) desde que se conoció su deceso.

En este sentido, seguro varias personas querrán escribir algunas líneas para enaltecer su labor en pro de la democracia, de la cual no escapo; sin embargo, el presente artículo busca llamar la atención para reflexionar la interrogante respecto a lo siguiente: ¿podremos tener en un futuro la conformación de una Corte Suprema de Justicia como la de Endara, aprovechando la coyuntura que la administración del Presidente Martinelli debe designar a 5 Magistrados?

Para recordar a muchos, dicha Corte fue calificada como una “Corte de lujo”, ya que estaba conformada por notables juristas, que a su vez tenían el mérito de ser respetados profesores de Derecho, destacándose Carlos Lucas López, Rodrigo Molina, Raúl Trujillo Miranda, Arturo Hoyos, José Manuel Faúndes, Edgardo Molino Mola, Aura Emérita Guerra de Villalaz, Fabián Antonio Echevers y al maestro de maestros, César Quintero Correa.

De la actuación de los mismos, se dice prevaleció la transparencia y honestidad; sin embargo, algunas de las últimas designaciones fueron muy cuestionadas por la cercanía de amiguismo o por ser miembro del partido político al que pertenece el Presidente de la República.

Ya he comentado en anteriores artículos que la administración del Presidente Martinelli tiene la oportunidad de oro para adecentar la impresión o cuestionamientos que se le hace al Órgano Judicial, si se designa a los profesionales del derecho que estén verdaderamente comprometidos en respetar únicamente la Constitución y la Ley, con la transparencia, honestidad y valentía, que de seguro la mayoría de los habitantes esperamos de ellos.

Ojalá se tomara en consideración también a los miembros del Órgano Judicial no sólo para ser suplentes, como exige la Constitución ahora, sino también para la titularidad de tan honorable cargo, a fin de aprovechar la vasta experiencia y compromiso que han adquirido muchos de ellos en los años que le han dedicado a la Administración de Justicia, aunado que desde dentro se conocen muchos de los problemas que enfrentan los tribunales y sus posibles soluciones, sin caer en el mal llamado “gobierno de los jueces”.

Definitivamente al analizar cómo fue la Corte Suprema de Justicia en la administración del ex presidente Endara (véase “La Organización Judicial Panameña durante la República”, Los últimos 50 años. Dr. Carlos H. Cuestas G.), se puede denotar los grandes esfuerzos que se hizo, con el liderazgo de su Presidente para ese entonces, Dr. Carlos Lucas López, para la existencia de un Estado de derecho, así como el logro de resultados muy concretos, resumidos en una Carrera Judicial, la Escuela Judicial, cambios significativos en las normas del Código Judicial como es la extensión de la acción de amparo de garantías constitucionales a las resoluciones judiciales y las que crearon un nuevo proceso contencioso administrativo de protección a los derechos humanos; pero lo principal, se terminó en Panamá la justicia del telefonazo; característica de los gobiernos militares de la época, como dijo el ex magistrado Arturo Hoyos, en 1994 al tomar posesión como Presidente de la Corte.

Ojalá tengamos en un futuro, una Corte Suprema de Justicia que sea verdaderamente respetada por la ciudadanía, ya que algunos de sus miembros, haciéndolo extensivo para otros servidores judiciales de inferior jerarquía, han sido blanco de críticas como consecuencia de actos que van contra la ética y la moralidad que deben tener.

¡Amanecerá y veremos!

<>
Publicado el 19  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Los primeros 100 de Martinelli

La opinión del periodista…..
ERNESTO A. QUIJADA
.

Los primeros 100 de Martinelli

.

Al cumplirse los primeros 100 días de gobierno de Ricardo Martinelli muchos esperaban encontrar soluciones a varios de los problemas más apremiantes que enfrentamos como sociedad.

No entiendo de dónde salió lo de “¿darle 100 días a un gobierno para demostrar qué?”.    Una persona con algo de entendimiento sobre el manejo de la Cosa Pública sabe que es demasiado corto el período para desarrollar parte del plan de trabajo ofertado en la campaña política.

El MIDES, encabezado por Guillermo Ferrufino, no se detiene y aplica acciones y desarrolla programas que van en función de lo que requiere la comunidad a lo largo y ancho de la geografía, sin dejar de resolver lo que sobre el camino se encuentra en materia de ayuda social directa para damnificados, juventud, discapacitados y otros.

El MICI, es otra entidad que tiene buena velocidad de marcha, su rector ha resultado incansable en materia de reuniones y nacionales y extranjeras.   El MEF, en manos de Alberto Vallarino, ha resultado un motor de 24 horas, todos tienen que trabajar a paso redoblado.

El Ministerio de la Presidencia, es la hélice de un motor que desde el primer día no ha dejado de moverse para resolver la mayor cantidad de necesidades en los sectores nacionales. Creo que el ministro debiera resguardarse el alto perfil que tiene y dedicarse más a ejecutar y coordinar que a figurar.

El ministro de Salud, es otro funcionario que maneja un despacho con alto nivel de coordinación y profesionalismo, aunque por lo difícil del sector, generalmente recibirá críticas.

Los encargados del MOP y del MIVI mantienen un alto nivel de concertación y aplicación de modelos nuevos que permiten colegir que su gestión avanza por buen sendero.

Del ministro para Asuntos del Canal se puede hacer un balance positivo hasta ahora, porque con mucha menos difusión de sus actividades, presenta saldos favorables a la política de Estado, en ese sentido se puede catalogar por igual a la ministra de Micro, Pequeña y Mediana Empresa, quien pese a laborar en un sector difícil y conflictivo se desenvuelve con acierto.

Los demás ministros, Gobierno y Justicia, Trabajo, Turismo, Mida y Educación, es poco o casi nulo su accionar.   La que sí resultó hasta ahora un “ plomito “ es la colega Lucinda Molinar, a quien han tenido que bajarle el perfil, porque intentó manejar su despacho con el método de la televisión, olvidando que su deber es recabar pruebas, presentar las denuncias y dejar actuar al Ministerio Público.

En cuanto a la personalidad del actual inquilino de Palacio, podemos mencionar que ha dejado de lado lo protocolario del cargo, para darnos a todos una clara demostración de que un presidente se puede “ arremangar la camisa “ y meterle el hombro al país, sin que pierda su condición de presidente.   Un estilo de obrero, llevado al más alto nivel, es el que nos ofrece un presidente que llegó al cargo respaldado por casi un millón de electores, prometiendo un cambio para mejorar y al parecer no ha olvidado su norte.

En términos generales, los 100 primeros días de Martinelli me permiten hacer una valoración positiva de su gobierno, su persona y un reconocimiento especial a la primera dama, quien actúa en beneficio directo de una sociedad que necesita de más resultados y menos poses histriónicas.

.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

TPC, propiedad intelectual y economía

La opinión de…..

.

Marcos Polanco Martínez

.

TPC, propiedad intelectual y economía

.

En medio de los esfuerzos por salir de la crisis financiera mundial, en Panamá se aprobó una reforma fiscal propuesta por el Gobierno.

En ese marco económico, debemos plantearnos cómo el Estado puede potenciar nuestras fortalezas para que sostenidamente brinden un soporte económico a nuestras políticas.

Está probado que las economías que invierten en la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+I) son las que presentan envidiables niveles de crecimiento. En este punto podríamos preguntar por qué las mayores potencias económicas protegen el producto de la innovación de sus ciudadanos.

En ese sentido, Estados Unidos a través de sus tratados de libre comercio (TPC) ha logrado incluir capítulos de propiedad intelectual (PI) y obligaciones específicas en materia de derecho de autor y propiedad industrial.  Aparte de si esto es bueno o malo para países como el nuestro, el punto es que esto lo hacen por lo que significa para su economía en materia de investigación, innovación, generación de empleos, desarrollo e impuestos para el fisco.

La administración Obama en materia de comercio exterior considera que la protección de la PI es fundamental y busca “proteger la innovación y creatividad estadounidense mediante la negociación y aplicación de una fuerte y efectiva protección de la propiedad intelectual”.

Según esas prioridades, el TPC con Panamá será abordado “pronta, pero responsablemente”. Debemos trabajar para que, proporciones guardadas, incentivemos y desarrollemos la innovación y creatividad de los panameños. Los beneficios podrían impulsar nuestra economía a niveles importantes y ahorrarnos reformas coyunturales.

Veamos estos datos: en el caso de las industrias basadas en el derecho de autor, estas representan el 5.7% del PIB de Singapur, el 5.38% en Canadá y el 12% en EU.   De las seis industrias estadounidenses en ventas al exterior, las protegidas por el derecho de autor están por encima de la automotriz, química e incluso de la agrícola.

La PI genera riqueza y eso la convierte en un área estratégica de la economía estadounidense.   La PI puede tener un impacto positivo en los distintos sectores de la economía.

El TPC puede ser una oportunidad y no una obligación, eso depende de nosotros. Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación imponen retos en materia de protección de la creatividad.

El TPC puede ayudarnos a mejorar nuestra legislación, incluyendo formas avanzadas de protección propias de la era digital.

Es necesario el desarrollo de una estrategia nacional de PI que incluya más que una reingeniería institucional. La ecuación que integran la ley, los derechos que esta reconoce y las medidas para su adecuada observancia, pueden tener un efecto provechoso para nuestra economía.

Al crear las condiciones y los incentivos correspondientes la PI podrá ser para nosotros un verdadero motor de desarrollo.

.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Hijo meritorio

La opinión del Abogado y Docente Universitario…
CARLOS AUGUSTO HERRERA
.
Hijo meritorio
.

Nadie puede escribir un tema sin que lo motive la fuente de inspiración y menos se pueden comentar remembranzas sin las huellas a su paso de la estela que deja una vida; de los surcos que se forjan en la historia; y de las impresiones que se mimetizan con el tiempo, para solidificar con el abono del esfuerzo diario una tenaz persistencia.

Para calibrar este denuedo profesional, hay que correr el dial de la historia para aquellos tiempos en que la radio no se consideraba una industria llamativa y menos seductora, porque ya señoreaba Radio Provincias, cuna en la que dio los primeros pasos como locutor, allá cuando nadie se interesaba por anunciar, además de que anunciar una cuña valía 15 centésimos.

Nada de esto amedrentó al otrora jovencito, quien armado de sobrado coraje y de vertical entusiasmo se aventuró para exprimir los secretos del negocio de la locución, armado con una personalidad firme y dominante, la debida educación y la particular cadencia en la voz, que aportó como la inversión primaria, para el logro de lo que es hoy Radio Reforma, una emisora que circula por la venas de cada chitreano y también por el torrente sanguíneo de todos los que la escuchan, en su expansivo territorio hertziano y, en el abierto camino de asunción por la aceptación pública, como el medio masivo de comunicación más importante del lugar y la Región.

Con el pasar del tiempo se creó una enorme competencia alimentada por la tecnología, los sofisticados equipos y los matrimonios con las televisoras, los cuales dieron la gran batalla, sin descontar los acuerdos políticos y el sube y baja de los intereses revueltos con las pasiones que hincaron los efectos, pero la empresa pudo sortear todos los obstáculos y hay brilla en el firmamento con sus antenas en AM y FM, con señales nítidas, un gran alcance y la excelente programación, que no ha dejado de cautivar a sus oyentes como fieles seguidores, como se aprecia en las encuestas.

En las oleadas de cada generación gravitan los efectos culturales de esta corporación, de poder penetrar dentro de cada existencia y su destino, bajo los auspicios de una poderosa mente creativa. La incansable actividad progenitora de Pedro Solís Villalaz, resultó la guía en toda una vida dedicada a este apostolado, de generación en generación, para llevar la delantera con los avances tecnológicos y el ingenio para no decaer en la palabra o en la voz por encima de la imagen, que es lo que ha hecho esta diferencia.

Aquella aventura que despegó desde el momento de iniciar la acometida, para adquirir la frecuencia y armar la emisora, con solo 4.50 de balboas, que era todo con lo que contaba el aguerrido soñador en la parte económica, porque su pensamiento hirvió de pasión para realizar el proyecto hasta lograr lo que hoy todos disfrutamos. Sentir una emisora que entra a la recámara de una casa, que participa con sus canciones de los sueños de amor, que sus programas son parte de la existencia cotidiana.

Saludos don Pedro Solís Villalaz y gracias a Dios que lo tenemos con nosotros como un pedacito de Chitré.

.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La pobreza viola los derechos humanos

La opinión del economista…..
EDUARDO L. LAMPHREY R.
.

La pobreza viola los derechos humanos

.

Hace poco leí un discurso del cardenal argentino Jorge Bergoglio, que me llamó la atención y provocó este artículo.

El cardenal afirma que los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión y los asesinatos, sino también por la existencia de condiciones de estructuras económicas injustas que originan grandes desigualdades. A esta desigualdad social la pegó a la deuda social que tienen los gobernantes con su pueblo y, por supuesto, con el país.

Es más, el primado argentino insiste en que la deuda social exige la realización de la justicia social, lo cual genera un compromiso real con el Estado, la dirigencia política, el capital financiero, los empresarios, industriales, sindicatos, la iglesia y demás organizaciones sociales.

Sin embargo, trayendo este discurso a Panamá, observamos que la transferencia de riqueza de los más pobres a los más ricos, hace de nosotros uno de los países con mayor desigualdad en el mundo. En el 2008, el 20% de la población más rica de Panamá recibió el 63% del PIB, mientras el 20% más pobre accedió únicamente al 1.5% del mismo.

La desigualdad se expresa en que 508,700 panameños viven en situación de pobreza extrema y la pobreza general representa el 32.1%, es decir, 1,000,000 de personas.   Los pobres en Colón son el 42.7% de la población y los extremadamente pobres el 10.3%, sin embargo, allí está la Zona Libre. Los pobres de Veraguas son el 53% de la población, mientras que dos o tres familias acaparan la propiedad territorial.

En Panamá, el crecimiento económico se lo han apropiado las 100 familias que detentan el poder económico y político.

Al escuchar al presidente Ricardo Martinelli, decir en la ONU: “ Soy un empresario, no un político.   He incursionado en la política para cambiar la manera de hacer las cosas.  Voy a tomar mis experiencias y ponerlas a trabajar en el gobierno ”, pienso que ojalá salde esta deuda social y acabe con la desigualdad social en Panamá.
.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá,   a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Los “encomenderos” de hoy

La opinión de…..

OLMEDO MIRÓ

.

Los “encomenderos” de hoy

Escuchaba un comercial de radio publicitando la manera como una empresa minera ayuda a los campesinos locales… esto me hizo recordar mis clases de historia. Cuando los colonizadores españoles gobernaban, cuentan los historiadores, establecieron un sistema de control basado en el estatus o “casta” de los habitantes de la región.

Primero estaba el rey, luego estaban los peninsulares representantes del rey,   seguidos por los criollos, europeos nacidos en el nuevo mundo, luego los indígenas y por último los esclavos.

Las leyes de la época, y su aplicación, claramente reflejaban este sistema sin resabios.

La asignación de propiedades y, más importante, los contratos sobre las mismas, era fiel reflejo del sistema.

Antes de que descarguemos nuestros prejuicios “liberales” contra este orden social de nuestros colonizadores quiero que observen algo, la colonia duró más de lo que nosotros hemos sido independientes.

Esto forjó nuestro pensamiento sobre el orden social de una manera mucho más profunda de la que queremos admitir en nuestra época liberal, tanto así que todavía no hemos podido erradicar el “fondo” de este sistema enquistado en nuestra legislación, en especial en lo que atañe a leyes atenientes a la propiedad privada y su uso.

A principios del siglo XIX, hace casi 200 años, producto de un accidente histórico, la invasión de Napoleón a España, nos vino la independencia.   Los criollos locales destronaron a los peninsulares y para llenar el vacío de legitimidad legal, empezaron a importar las ideas y legislaciones liberales que en esa época estaban “de moda” en el viejo continente.

Y como siempre sucede con todas las modas, se adopta la “forma” y no el “fondo”.   Hoy en día, todos, sin excepción, hablamos y vemos el mundo de una manera “liberal”; todos los ciudadanos iguales ante la ley, fundamento de liberalismo, nadie discute eso.   Sin embargo, en la práctica, en la creación de leyes y aplicación de las mismas, difícilmente hemos superado la época de las “encomiendas coloniales”.

Me refiero en específico, entre otras cosas, a los derechos a la propiedad y sus recursos naturales en nuestro país y a la filosofía detrás de ellos. Tal como las antiguas encomiendas, tierras concesionadas por el rey a cambio de un uso “particular” de las mismas por parte de los “encomenderos”, el uso de los derechos de propiedad sobre la tierra, actualmente, está condicionado al uso que se le de a la misma y no al individuo propietario.

Por ejemplo, el problema de las represas en Chiriquí,  donde si tienes la mala suerte de tener una finca justo en el lugar donde alguien recibe una concesión, por parte del rey (el Estado), para utilizar el recurso natural, a ti solo te toca ver cómo pierdes posesión (obligándote a “vender”) de algo que tú una vez pensaste que era tuyo y de tu libre disposición. ¿Qué es mi finca?  ¿Una concesión para cultivar arroz y ganado, pero no su subsuelo?   ¿Quién tiene verdadero derecho de usufructo de los recursos del subsuelo, el rey y su corte o su legítimo dueño?   Otro ejemplo, el de las islas, que ahora que el turismo está de “moda”, con una nueva ley se pretende condicionar su titulación a su uso “turístico”.

En un régimen como el descrito, cuando no en palabra por lo menos en la práctica, los derechos de los individuos sobre su legítima propiedad y su utilización plena se ven limitados a su acceso a la “corte real”, o, en el caso contemporáneo, al lobby ejercido por grandes bufetes de abogados y a las personas que tienen acceso a ellos que no son, ni van a ser, un campesino chiricano propietario de una finca con potencial hidroeléctrico o un pescador con un ranchito al frente de una hermosa playa.

Lo mismo pero peor, como decía la frase, ya que en el antiguo régimen por lo menos a través del rey se tenía una visión a largo plazo, hoy nuestros reyes duran cinco años, y muriendo el rey cambia la interpretación, como consecuencia, el perpetuo caos y la inseguridad de los resultados.

Si queremos hacer de Panamá un Estado moderno, de derecho, tenemos que entender que un estado de derecho se basa en la igualdad ante la ley de los ciudadanos y esta igualdad ante la ley se basa en la libertad de contratación de la propiedad y bienes individuales a través del intercambio voluntario.

Cuando esta libertad se ve condicionada a leyes que limitan el uso de la propiedad, un sistema basado en la discrecionalidad y acceso al poder surgirá a cambio, creando la inseguridad y sentido de injusticia y eventualmente desencadenará en Estados fracasados.

Estos problemas solo se solucionarán cuando los campesinos panameños o cualquier propietario, se puedan hacer ricos con los recursos de sus tierras y subsuelo, de los cuales son legítimos dueños y no los “encomenderos” que asigne el rey de turno.

.

<>
Publicado el 19 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA,   a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.