Seguimos pagando por dormir con el enemigo

La opinión del Presidente de la organización “Jóvenes por la Seguridad Ciudadana”……

Rafael Zevallos

.

Seguimos pagando por dormir con el enemigo

.

Hace 2 años publiqué uno de mis primeros artículos de opinión llamado “Durmiendo con el Enemigo”.   En esa publicación trate de plasmar mi profundo dolor por la pérdida de una querida amiga y mi seria preocupación por la gran falta de responsabilidad y profesionalismo que encontré al investigar un poco más a fondo la industria de las agencias de seguridad en Panamá.

Tengo que ser justo y aclarar que no podemos generalizar cuando abordamos este tema, no obstante, después de participar de un operativo realizado por el Ministerio de Gobierno y Justicia en el año 2007, puedo hacer constar que apenas el 30% de las agencias existentes cumplen con los requisitos mínimos establecidos por ley.

Armas ilegales o no registradas; agencias operadas desde el maletero de un auto; agentes extranjeros indocumentados; pistolas de juguete; personal no capacitado; duplicación y triplicación de turno, fueron solo algunas de las infinitas anomalías que encontramos en ese entonces.

Recientemente, nuevamente una persona inocente perdió la vida en un “incidente” en el que estuvo involucrado un agente de seguridad.

Cualquiera pensaría que después de vivir esta y tantas otras experiencias trágicas como la del asesinato de la recepcionista de Laboratorios Raly, el caso de las muchachas del Deli Gourmet o el horrendo crimen de nuestra amiga (todos a manos de agentes de seguridad)… se iban a tomar medidas drásticas e inmediatas para corregir esta situación. Lamentablemente esto no fue así.

Tanto el Ministerio de Gobierno y Justicia, las propias empresas de “Seguridad Privada”, así como nosotros mismos los ciudadanos y empresarios que contratamos estos servicio hemos permitido que este tipo de situaciones continúen al mantener en el olvido el proyecto de Ley que busca regular esta industria en Panamá, el cual se encuentra “engavetado” en este Ministerio desde hace más de 2 años.

Entonces por qué nos sorprendemos cuando nos enteramos que dos de los tres agentes de seguridad involucrados en el último robo a un camión blindado tenían antecedentes penales?   Sabían ustedes que el asesino de nuestra amiga confesó haber estado consumiendo cocaína junto a sus cómplices toda la tarde, en el mismo edificio donde horas después le quitaría la vida?   ¿Alguien verificó el perfil psicológico del agente de seguridad de Laboratorios Raly?   ¿Hasta cuándo vamos a permitir que esto continúe?   ¿Cuántas personas más tienen que sufrir?

¿Quién obliga a estas empresas a investigar el historial policivo de sus agentes?   Quién verifica que le realicen pruebas antidoping periódicamente y de forma seria?   ¿Quien certifica la capacidad, el entrenamiento y la estabilidad psicológica de estos agentes?   ¿Quién verifica el cumplimiento de los requisitos mínimos para operar estas empresas?   ¿Cuáles son las consecuencias cuando se incumplen con estos requisitos?   ¿Quién las aplica?    Y por favor, seamos serios y no pretendamos engañarnos al decir que el reglamento existente en el Ministerio de Gobierno y Justicia cumple con estas funciones.   Todos sabemos que no es así.

Somos muchos los que opinamos que la única manera de que esto se solucione, es responsabilizando civil y penalmente a las empresas que ofrecen estos servicios, por las personas que introducen en nuestros hogares y negocios.   De este modo estaríamos todos igualmente interesados en la seriedad, capacidad y honestidad de estos agentes, buscando así evitar la negligencia y la falta de profesionalismo en la selección de los mismos.

Excelentísimo Señor Presidente, Ricardo Martinelli. Respetado Señor Ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino, les entregamos en sus manos esta tarea con la esperanza de que nos demuestren a todos los panameños, que de verdad habrá un cambio.   Ustedes tienen la responsabilidad de liderizar esta campaña y hacer esto una realidad lo antes posible.

A nosotros, los ciudadanos, nos toca demostrar participación ciudadana responsable y seria en este tema.   No solo aportando y apoyando a este proyecto de ley, si no también fiscalizando en nuestro propio entorno el cumplimiento de la misma y el desempeño y el profesionalismo de las agencias que nos proveen este servicio.   De no ser así, seguiremos pagando por dormir con el enemigo.

.

<>
Publicado el 18  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: