De uniones políticas y otros menesteres…

La opinión del Ingeniero y Escritor….

Giovanni Niedda Alvarado

.

De uniones políticas y otros menesteres…

.

Es un hecho claro y noticioso que estamos frente a uno de los actos más desesperados y de discursos demagógicos que pueda ocurrir en un colectivo político.   Por primera vez se realiza un pacto de unión de fuerzas y resolución de discordancias de tal magnitud, que permite confirmar que realmente existe un problema grande de falta de democracia y disciplina dentro del Partido Revolucionario Democrático que los llevó inclusive a la derrota en los comicios pasados.

La falta de democracia está muy ligada a su pasado y la falta de disciplina existente entre los miembros de la directiva los lleva a no concordar con los intereses del país, los hace enfrascarse en una lucha interna por el poder, que según ellos les permite tener prebendas, territorios, proyectos y dominio del gobierno y el Estado a través de elecciones políticas.

Para mí está claro que no sólo se trata de una lucha de intereses, sino de la corriente alterna a usar como divulgación o propaganda para conceptuar el engaño con relación a la figura o líder que deberían seguir en una contienda política o para la continuidad de su partido.

Quiero decir que, mientras Omar Torrijos vivió su liderazgo interno dentro del partido que fundó, y que para el resto de los panameños fue falso y desgarrador, el apego de sus miembros a ese concepto del torrijismo se mantuvo hasta el día que murió.

Luego de allí en adelante, la figura que permitió mantener la politiquería y su propaganda política para llegarle a la gente fue el concepto norieguismo.

Los que querían a Torrijos se agazaparon hasta que Manuel Antonio Noriega levantó el machete para declararle la guerra a los norteamericanos, por lo que de ahí en adelante se comenzó a resaltar nuevamente la figura de Omar y por lo que los norieguistas se encuentran ahora agazapados.

No duden que estos perredistas disimulados quieran mantener a Noriega lejos, haciendo lo posible para que continúe su viaje infinito fuera de Panamá y pueda completar su condena y el fin de sus días en Francia, lugar en el cual es reclamado.

Finalmente, no es al torrijismo que siguen los adeptos al PRD, tan sólo es la oportunidad que tienen para vender un producto más digerible que la de Noriega, quien fue tachado de militar narcotraficante y está desprestigiado en una cárcel de EE.UU., lugar este que desde sus gobiernos, a través de entidades secretas, manejaron tanto a Omar Torrijos como al propio Noriega. El primero como militar potable capaz de continuar un golpe militar, que sacó en ese momento al Dr. Arnulfo Arias, para firmar unos tratados que mantuvieran la hegemonía de los EE.UU. sobre el Canal de Panamá; y el segundo para doblegar a la población contra cualquier intento de mayores protestas y de torceduras hacia la izquierda.

Poco antes y después de las elecciones vimos enfrascados en esta polémica a torrijistas y norieguistas; hoy se abrazan en una simbiosis peligrosa que traerá consecuencias agravantes para ellos y para el prestigio del país cuando se acerque el 2014.

Al final de todo, lo que desea la mayoría del pueblo, porque siempre ha existido la relación 65% civilistas – 35% militaristas, es que se acabe la corrupción y la deshonestidad para que podamos vivir en paz y no con la incertidumbre de regresar a un régimen militar que mantiene en su haber a cientos de panameños muertos y desaparecidos ante una escalada de arbitrariedades producidas en sus gobiernos, en especial la no aceptada lesión perpetrada contra la Constitución de la República al propiciar un golpe de estado como el ocurrido el 11 de octubre de 1968.

.

<>
Publicado el 17  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Ironía ecológica

La opinión del empresario…..

Samuel  S.  Silvera  C.
.

Ironía ecológica

.

Que ironía que la empresa que se supone debe proteger nuestro Canal contra la contaminación sea la que precisamente lo contamine.

Ese es el caso de la empresa Ocean Pollution Control (OPC) que la descubrieron vertiendo aceites en unos humedales del área de Corozal.

Ante la evidencia contundente mostrada a través de los medios, esta empresa y sus directivos deberían ser tratados como criminales ecológicos y aplicárseles la pena máxima, que debe incluir el cierre de sus operaciones y cárcel para sus dueños y ejecutivos.

Este gobierno tiene la oportunidad de oro de demostrar al pueblo y a la comunidad internacional su compromiso con la conservación del medio ambiente.

Espero que no pase lo que sucedió con el transporte público durante el gobierno de Martín, que tuvo la mejor oportunidad para acabar con esa mafia y no lo hizo.

Los directivos de esta empresa han tenido el descaro y poca vergüenza de declarar que el incidente fue producto de un error de sus operarios, como si el resto de la población fuéramos unos tontos e ignorantes. Seguramente están preparando el escenario para echarle la culpa a sus subalternos, como hacen aquellos ejecutivos o dueños inescrupulosos, que en vez de aceptar sus culpas, corren a buscar culpables.

Ya es hora que todo aquel que tenga un puesto de mando tenga la ética y el honor de aceptar que ellos son los únicos responsables por lo que suceda en su organización.

No es posible que solo paguen los platos rotos personas que no toman decisiones y que solo siguen las órdenes de sus jefes.

La población esta cansada de ver a los criminales y ladrones pasearse por las calles impunemente debido a que nuestro sistema legal no funciona.

Soy amante de la democracia, pero hay momentos como estos que los gobiernos deberían actuar de forma dictatorial. Señores gobernantes den un castigo ejemplar a estos irresponsables, que el pueblo entero los aplaudirá y respaldará.

.

<>
Publicado el 17  de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, y en el Diario La Prensa, a  quienes  damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El progreso del pueblo

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado…….
GUILLERMO ROLLA PIMENTEL
.

El progreso del pueblo

.

“El progreso acaricia tus lares…” es una meta que canta el país.   Pero que ese progreso “ahora le toque al pueblo”.  Ese tiene que ser el objetivo de todo gobierno, como se ha anunciado, de todos los ciudadanos y, sobre todo, del mismo Pueblo.

¿Cómo? Se han expresado varias formalidades: Eficacia, transparencia, inversiones. Modernizar y reestructurar la Administración Pública. Defender internacionalmente nuestro sistema bancario y el patrimonio nacional, aplicar estrictas medidas de honestidad. Y esto, con alta ejecutividad.   Para el Pueblo esto tiene que traducirse en empleos y justicia, que son las soluciones sociológicas lógicas para superar la pobreza, la inseguridad, el hambre y la ignorancia.

El progreso para el Pueblo y para la ONU se define y se mide en ” bienestar ”, en felicidad. El antecedente para lograrlo es producción, inversiones, creatividad, tecnología.    Para el Pueblo es trabajo de calidad y con mejores sueldos.

El otro elemento es la Justicia.   Más fácil, porque no necesita capital extranjero. Justicia legal.   Desde hace tiempo patéticamente la Justicia ha perdido su prestigio.   Desde las víctimas de la dictadura hasta la corrupción administrativa, los peculados, coimas, robos, drogas, armas, envenenamientos masivos, todos quedan impunes.   Parece que la palanca, el encubrimiento, los desviados procesos judiciales, los pactos; todo es una mafia que confabula contra la Justicia.    Los grandes ” negocios ”, cuyos monos gordos están bien protegidos, porque nunca aparecen investigados, menos detenidos.

Pero más directamente al Pueblo le interesa la Justicia Social.   La disminución del costo de la canasta básica, de la energía, la seguridad y el transporte.   Afuera piensan que es el Canal el que trae el progreso.   ¿Pero quiénes se benefician de nuestra posición geográfica?  Los grandes consorcios, las compañías navieras, los macronarcotraficantes de la cadena Bolivia — Colombia — USA.   El comercio mundial con sus fabulosas ganancias pone los consejeros de la ACP, que son sus mismos usuarios y que apoyados en tecnicismos y amenazas, incluyendo los tratados del Canal, manipulan los costos de los peajes.   Generalmente los dueños son los que realmente controlan, presionan y orientan los mercados.   Pero en nuestra empresa de primer mundo, ocurre lo contrario.   Entonces, es el momento en que hay que volver a acudir a los principios ideológicos “ Lo primero es actuar para un Panamá mejor ”.

Frente a las presiones de la OCDE, defendernos dignamente por el pan nuestro.   Ante los acaparamientos de valiosas tierras, los peajes pro mundi del Canal, propuestas de bases y otros entreguismos; el panameñismo como fuerza en el gobierno está llamado a darle el sentido pro nacional y además orientarlo al desarrollo social del Pueblo.

Si los inversionistas quieren participar de las ventajas del istmo, bienvenidos.   Pero que no sea solo para explotar y expoliar, sino para traer tecnología, empleos y precios justos al país.   En este sentido se han tomado acciones radicales para corregir algunas distorsiones.   Entonces, también se debe mirar al Canal no solo por el orgullo de ser nuestro y funcionar mejor que antes; sino como socio operativo del gran mercado mundial con el derecho a participar de los grandes dividendos de ese meganegocio y no solo como un servidor. ¿Por qué? Porque ahora sí le tiene que tocar al pueblo de forma real y efectiva; a los indígenas, campesinos y obreros por todas sus luchas, sus sacrificios, sus muertos y su gran tolerancia, por las anteriores frustraciones políticas y neoeconómicas.
.

Publicado el 17 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Combatir el crimen organizado……..

La opinión de…..

.

Severino Mejía

.

Combatir el crimen organizado……..

Siempre he tenido mis dudas en manifestar si en Panamá realmente existe el crimen organizado como tal.   Dudas que surgen analizando las organizaciones criminales de otros países, con estructuras complejas y vastos recursos económicos que les permite corromper a los funcionarios, con la capacidad de adquirir medios tecnológicos y disponer de armamentos sofisticados que compiten con las dotaciones orgánicas de las fuerzas armadas, no así de la Policía Nacional.

El crimen organizado se ha extendido en toda la región y es difícil que los países puedan manejarlo aisladamente, esto hizo que la comunidad internacional uniera esfuerzos mediante una convención internacional para fortalecer la cooperación entre los países y dar el apoyo necesario a las autoridades de cumplimiento de la ley.

Es así que en Palermo, Italia, se realizó en 2002 la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, como un mecanismo de cooperación para prevenir y enfrentar las redes criminales internacionales, de forma armónica, coherente y bajo el concepto de la confianza mutua.

La convención de Palermo definió como “grupo delictivo organizado” aquel integrado por tres o más personas, que exista durante cierto tiempo y que actúe concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados con arreglo a dicha convención con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material.

Esta definición nos lleva a preguntar si las pandillas locales se pueden calificar como grupos delictivos organizados. Creo que no. Aunque están estructuradas en grupos de más de tres personas, sus actividades criminales responden a las conductas individuales de cada uno de sus miembros. Si un pandillero comete un asalto a mano armada, ¿el producto de ese delito es entregado al líder pandillero o se queda como patrimonio propio del que cometió el delito? Son preguntas que obligan a profundizar en el tema.

A mi juicio, los grupos criminales en Panamá, lejos de estar estructurados como grupos delictivos organizados, son elementos de apoyo o grupos operativos subordinados a grupos externos, en este caso, a carteles de las drogas de México y Colombia. Se trata de delincuentes comunes que trabajan para organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas, de personas y armas.

Esta relación simbiótica al principio, se puede ver trastocada cuando los grupos delictivos locales quieren tener mayores controles que les generen ganancias superiores de las que les generan ser “servidores” de sus mayores. Es así que se dan los llamados “tumbes”, que no son más que robarle a los narcotraficantes las drogas para recomercializarlas. La respuesta a esta osadía se traduce en represalias que desencadenan las ejecuciones que vemos diariamente en los medios. La mayoría de las veces, estas represalias afectan a personas inocentes que no tienen que ver con los hechos criminales, pero en algunos casos sí afectan a quienes tienen una relación de consanguinidad o de afinidad con los involucrados en esas actividades delictivas.

Las ejecuciones tienen variantes. Algunas responden a viejas rencillas y venganzas comunes entre pandilleros; otras, de mayor magnitud, se hacen por encargo, es decir, la ejecución a cambio de dinero o droga. Es aquí donde se refuerza la tesis de que nuestros delincuentes locales son contratados para cometer actos de sicariato. No son de la “familia”, son asalariados que por un monto de dinero asesinan a los blancos seleccionados por las organizaciones criminales.

El que nuestro país no tenga organizaciones criminales, que puedan en el futuro internacionalizar sus actividades delictivas, no significa que debamos bajar la guardia. Aplicar con eficiencia la prevención, como el mejor antídoto para la lucha contra la criminalidad, es la manera más efectiva de inhibir el desarrollo de grupos criminales altamente organizados. Debemos recordar que las actividades del narcotráfico, trata de personas y tráfico de armas, entre otros, propician la creación y desarrollo de grupos criminales por los altos ingresos que implican estas actividades delictivas.

Frente a este panorama impulsemos un a política criminológica y de seguridad ciudadana. Pasemos de los hechos a la acción.

.

<>
Publicado el 17 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pintada de Verde del 17 de octubre de 2009.

La opinión de la Abogada, Periodista y Ambientalista…

Lina Vega Abad

.

La columna sabatina del diario La Prensa – Pintada de Verde

.

MINERÍA.   Ha llegado a mis manos –gracias a la gentileza del presidente de la Cámara Minera, Julio Benedetti– un ejemplar de la primera revista del gremio llamada Planeta, seguida de una especie de subtítulo:  Minería responsable. Medio ambiente. Desarrollo.

Interesante. A ver si me explico: estoy absolutamente en contra de la minería a cielo abierto –especialmente en nuestro clima y con nuestra biodiversidad– por el daño irreversible que ocasiona, la contaminación que produce y el potencial trágico que acarrea.

Pero si los mineros locales se modernizan, como quieren hacer ver en su revista, es un triunfo de los grupos ambientalistas y de las comunidades que han dejado en evidencia, una y otra vez, la runchada de, por ejemplo, Petaquilla Gold, para no hablar de los patéticos ejemplos del pasado.

Por eso, el primer cuestionamiento que les hago a los señores de Planeta, es algo que, en realidad, les he hecho ya varias veces a los distinguidos geólogos-mineros del patio agrupados en la citada Cámara: si venden la portada interna de su revista a la cuestionada empresa Petaquilla Gold, obviamente les falta mucho en su proceso de “modernización” que, me parece, debería incluir la ética empresarial.   No diré más.  Sobre Petaquilla Gold y su cínica actuación, no hay más que agregar.

La revista tiene un artículo sobre la riqueza mineral del país y lo que de esa riqueza quedará en Panamá, con la reglas del juego vigente.

Investigando e investigando sobre el famoso 2% de regalías que establece el Código Minero, y que los señores del clan califican como la “ventaja competitiva” del país, descubrí que mientras los panameños luchaban por deshacerse del dictador Noriega, en 1988 el lobby minero estaba en otros afanes.

Así –tengo que presumir que con la venia del dictador– lograron reformar el Código Minero de 1963 para reducir la original tabla de regalías que llegaba hasta el 16%,  al actual 2%. La fecha exacta: 2 de enero de 1988. Interesante, ¿no?

.

<>
Publicado el 17 de octubre de 2009 en el diario LA PRENSA, a  quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.