Semana de mediciones

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado…..Mariela Sagel

.
MARIELA SAGEL

.

Semana de mediciones

.
La semana que recién acabó se cumplieron los 100 primeros días del gobierno de Ricardo Martinelli y en todas partes, en todos los medios, y de todas las plumas y todos los grupos han salido evaluaciones que dan para entretenernos en su lectura un buen par de días.   También se dieron a conocer los ganadores de los premios Nobel, ese codiciado galardón que desde 1901 entrega la Academia Sueca.   De la misma forma, el Programa de Naciones Unidas presentó el informe de los índices de desarrollo humano al que me he referido en artículos anteriores, confirmando que en Panamá estamos haciendo cada día menos patria al dejar que decaiga el nivel educativo y cultural de la población.

Cuatro mujeres obtuvieron este año el Nobel, en Literatura, Medicina y Química, algo altamente representativo para el género, toda vez que en 108 años, solamente 35 galardonados, de un total de 789 ganadores, han sido mujeres (el 4.4%).

La ganadora del Nobel de Literatura es una alemana nacida en Rumania, Herta Müller, de 56 años de edad, quien estudió filología germánica y románica y emigró por razones políticas, por sus historias sobre las personas privadas de derechos ciudadanos y lucha por la libertad de expresión en su país antes de la ejecución de Nicolás Ceaucescu.   Con este premio la academia sueca rinde un particular homenaje a quienes lucharon contra la opresión el año del vigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín, decía uno de los cables internacionales que daban cuenta de la noticia.   Se quedaron con las ganas los eternos aspirantes, Mario Vargas Llosa y Philip Roth, entre otros.   De la obra de Müeller se dice que es merecedora de tan altísimo reconocimiento por “cómo, gracias a su concentración de poesía y franqueza, ha descrito el paisaje de los desposeídos ”.

Pero esta semana también se midieron otras fuerzas, se entregaron otros premios, se rindieron otros reconocimientos:   Uno de ellos fue la dedicatoria que recibí de parte del poeta César Young Núñez, en una edición de sus crónicas en un volumen titulado “ La memoria es una extraña campana ” como parte de la Biblioteca de Autores Panameños, que ha estado publicando la Editorial Portobelo.   En dicho volumen, bellamente ilustrado en su portada por una obra del artista Mario Calvit y cuyo título lo toma prestado de Emily Dickinson, coloca un “ Pabellón de la Amistad ” y me honra en formar parte de ese selecto grupo de 20 de sus amigos.

María Mercedes de Corró, autora de la biografía de Gabriel Lewis Galindo, “ Hasta la última gota ”, me dedicó un par de horas para relatarme lo que representó hacer ese valioso trabajo.

Y también el talentoso pintor panameño, Aristides Ureña Ramos, quien vive y pinta en Florencia, presentó una extraordinaria exposición titulada “ Cartolline ”, donde refleja las diferencias creadas durante el “ gold roll “ y “ silver roll ”, en la época de la Zona del Canal y la humillación que recibían los panameños empleados allí, así como ahonda en temas históricos, reflejando a un Victoriano Lorenzo en su afán guerrillero.  Sus personajes siempre están en actitud solitaria, casi que metidos a la fuerza en el lienzo, alejados de la realidad.   Este artista presentó un video titulado “ Perpetua ”, que también gira alrededor de la presencia estadounidense en nuestro país, y que corre de forma simultánea en la galería de arte.   Pero lo más loable de su visita es el rescate del mural que pintara Daniel Richards en 1971 en la sede del Instituto Panameño de Habilitación Especial en Santiago, lugar de donde es oriundo el pintor.   Precisamente su ayudante en esa labor pictórica fue el pintor Ureña Ramos.

Y de cómo hemos avanzado o retrocedido en un año, desde la medición anterior del IDH, pensemos en la frase lapidaria que me hizo llegar recientemente Daniel Pichel, junto a una caricatura: “ Todo mundo piensa en dejar un planeta mejor para nuestros hijos.. Cuando lo que debería pensar es en dejar mejores hijos para el planeta”.    El libro de César Young, la labor de Chelle de Corró y la muestra de Aristides Ureña nos dan por lo menos una voz de aliento en este Panamá que nos ha tocado vivir.

.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Loor al héroe

La opinión del Abogado y Ex Magistrado del Tribunal Electoral…

.

GUILLERMO MARQUEZ AMADO

.

Loor al héroe

.
Al terminar la dictadura militar en 1989, nuestro pueblo estaba ávido de democracia.   El gobierno militar de veintiún años, había agotado hacía ya mucho tiempo las razones que para algunos justificó que hubiera accedido al poder, así fuera al margen de la Constitución de la República.   Sus crecientes desmanes y comprometidos actos delincuenciales desde el asesinato hasta el narcotráfico constituían un yugo del que anhelábamos desesperadamente librarnos.

Tengo la certeza de que tal situación influyó decisivamente en que después de infructuosos esfuerzos, tanto civiles como militares, cuando una invasión extranjera, hollando una vez más nuestro territorio, se llevó encadenado al tirano, con todo y su uniforme, que fue lo único que pidió como para confesar que también el militarismo se iba con él, tantos y tantos panameños salieran a aplaudir a aquellas tropas, situación que no debe ocurrir nunca más, si actuamos con apego a nuestras instituciones, a nuestra democracia y al respeto que nos debemos a nosotros mismos.

Después, cuando el nuevo gobierno se enfrentó a la monumental tarea de hacer volver a la Nación a los cauces de la institucionalidad, de la Ley y de la democracia, poco a poco, pero con una energía inaparente extraordinaria fue acercándonos unos a otros a todos los panameños y haciendo posible que Panamá fuera otra vez, una sola nación y un solo pueblo.

En esos tiempos fui distinguido con la honrosa designación de magistrado del Tribunal Electoral, entonces la más desacreditada de las instituciones del Estado, luego de las vergonzosas elecciones de 1989, y por ello soy testigo de que en más de una ocasión nos encomendó a los tres magistrados, no soslayar esfuerzos en reconducir al país a la democracia.

Cuando hubo carencias de recursos, tomó medidas para que no faltaran; cuando tomamos decisiones en ejercicio de nuestras funciones que no compartía, se empinó para hacer respetar las instituciones y la Ley sobre sus gustos e interpretaciones personales, fortaleciendo la institución electoral.   Con Panamá se comprometió a fondo y francamente en que la democracia fuera un hecho.   Ante el pueblo, muchas veces expresó, asociándose con la democracia al hacerlo, que el mundo nos miraba, recurriendo a nuestro amor propio para que un valor positivo privara sobre cualesquiera argumentos de otra índole para organizar bien las elecciones.

Su apoyo fue determinante para que la institución electoral se consolidara como un árbitro imparcial.

Después, cuando concluyó la primera elección presidencial en democracia, con unos resultados que contrastaban grandemente con los comicios que hasta entonces habíamos tenido en Panamá, con solo dos honrosas excepciones a lo largo de la historia, por su libertad, honradez y eficacia, principios que siempre habían estado escritos sin aplicar, su satisfacción llegó a tal punto que nos otorgó importante condecoración en expresión de su agradecimiento por haber llevado a cabo su voluntad, siempre compartida por todos los panameños, de haber logrado materializar su deseo de una organización electoral envidiable para la Región y el mundo.   Él, más que nadie y en mayor grado, la merecía.    Bien ha hecho el presidente Martinelli en otorgarla.

Loor al héroe. Loor a Guillermo Endara Galimany.

.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Evasión fiscal, un delito social

La opinión de la Abogada, Economista y Catedrática de la Universidad de Panamá…..


Rosario Arias Peña

.

Evasión fiscal, un delito social

.
Dos noticias recientes llaman la atención sobre el trabajo de la Dirección General de Ingresos, tal vez como respuesta a las críticas que ha recibido el gobierno actual contra el manejo de la política tributaria.  Una se refiere a la cuantiosa suma que adeudan los evasores fiscales al Tesoro Nacional, unos 250 millones de dólares, equivalente al 1% del PIB, según el funcionario, y las medidas que se tomarían para impedir la evasión; otra hace referencia a los 58 millones recaudados por la ley de moratoria que se aplicó inmediatamente después de asumir el poder, medida nada novedosa en Panamá.

Estoy de acuerdo con el pago de tributos al Estado; representan posibilidades reales de mejorar las condiciones de vida de los sectores históricamente excluidos de los beneficios del crecimiento económico.

Internacionalmente, se reconoce que medidas como la moratoria o la condonación del pago de compromisos (impuestos, intereses y recargos) ante el Estado no mejoran la situación fiscal; por el contrario, los morosos de siempre esperan con paciencia la medida para seguir incumpliendo. Además, puede convertirse en factor que desestimula a quienes cumplen a tiempo con sus obligaciones.

La DGI anuncia el cobro de morosidad fiscal con la contratación de empresas privadas, situación que también es cuestionable por el costo de este proceso no requerido. La institución siempre ha cobrado y el problema se podría mejorar internamente. Si no es así, ¿dónde han quedado los recursos invertidos para modernizar esta dependencia del MEF que deben ser pagados con los impuestos que los contribuyentes honestos aportamos?

Sobre la evasión fiscal, no está claro el método utilizado para calcular esa cifra, significativa ciertamente, aunque de seguro puede estar afectada por subregistros de la información y el método de medición.   En otros países, el que incumple con sus obligaciones tributarias a través de la evasión puede ser hasta privado de libertad.   Es considerado un delito social porque afecta a la población marginada, impidiendo que el Estado mejore la distribución de la riqueza con políticas sociales atinadas y un uso transparente de los recursos, que respondan a planes de desarrollo que estimulen las capacidades y potencialidades de todos. Independientemente de las motivaciones que conduzcan a la comisión de este ilícito, debe ser ejemplarmente sancionado.

Afecta las condiciones de vida de la población, aquél que para evadir el pago de impuestos utiliza figuras como los impuestos no constitutivos de renta, deducciones, gastos personales y familiares, exoneraciones, el fraccionamiento de bienes inmuebles; los que declaran parcialmente, que ocultan sus fortunas amparándose en regímenes especiales, que no entregan facturas exigidas en leyes tributarias; que no dejan rastros de las actividades generadoras de ingresos; los contrabandistas; y muchos más. Es un delito el que un comerciante retenga el pago del ITBMS a un consumidor por una transacción y se lo quede como si formara parte de sus ingresos. Ésta, desafortunadamente, es la actitud de muchas empresas, grandes, medianas y chicas.

Mientras tanto, los que soportan la carga fiscal son los asalariados, los consumidores, que no pueden evadir el pago de sus contribuciones, los que no se benefician con leyes de moratoria o condonación del pago de intereses y recargos y que deben pagar los sobrecostos que se aplican a los precios de mercancías por medio de los impuestos.

.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario El PANAMA AMÉRICA, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Modificaciones de forma, no de fondo

La opinión del sindicalista  y  Secretario General del SINTRACS….

GENARO LÓPEZ

.

Modificaciones de forma, no de fondo

.
Desde hace algunos periodos, los medios de comunicación social y la partidocracia, han querido institucionalizar los llamados “cien días”, como una especie de tregua, para que el presidente entrante actúe.    Sin embargo, en esos 100 días se cometen y adelantan una serie de políticas que lesionan los intereses nacionales y sociales.

¿Qué ha hecho Martinelli en 100 días?

Gobierno de Negocios, dispuesto a continuar vendiendo el país.

Corrupción y peculados: cheques de la Alcaldía; contrataciones directas con empresas recién creadas; sonados casos en aduanas, ATTT, Asamblea Nacional de Diputados; la forma en que se negoció la deuda de los cónsules del pasado gobierno.

Cinco viajes al extranjero con grandes comitivas.

Aval a la cuestionada la licitación del tercer juego de esclusas, donde se favoreció a la empresa de la familia del administrador del Canal en asocio con cuestionadas empresas de España e Italia.

El nepotismo sigue: nombramiento en altos puestos y consulados a hijos, esposas(os), hermanos, primos, amigos, socios, compadres, copartidarios y empleados de sus empresas.

Prevalece la impunidad: los responsables de los actos de peculados, negligencia y hasta asesinatos ocurridos en los últimos tiempos siguen libre.   Han sido sobreseídos los agentes del SPI envueltos en la golpiza a los miembros del Comité de Familiares y Sobrevivientes por el Derecho a la Salud y la Vida, y para mayor afrenta, René Luciani, ex director de la CSS, señalado como uno de los responsables del envenenamiento masivo con dietilenglicol, ha sido condecorado por el ministro de Salud del nuevo Gobierno.

Imposiciones: aprobación de leyes sin mediar consulta real (Ley pinchazos y reformas tributarias); nombramiento del director de la CSS, quien incumplía los requisitos de la Ley Orgánica de la institución.

Indigna política exterior: alianza con los gobiernos más dóciles a la política de Estados Unidos (México y Colombia); respaldo al Gobierno de facto en Honduras; fomento al enfrentamiento con gobiernos progresista.   Lo más indigno, el reconocimiento del ministro Mulino de “ la posibilidad de establecer bases navales gringas en Bahía Piña, Darién, y Punta Coca al Sur de Veraguas ”.

En el plano socioeconómico continúa la misma dinámica de las administraciones anteriores: ejecución del neoliberalismo.

Crece inseguridad ciudadana: los índices de criminalidad continúan incrementándose pese a las cacareadas políticas de “ mano dura ”, que solo han servido para actos de abuso policial y de violación a los derechos humanos.

Desalojo por la fuerza a representantes del Pueblo Naso de la Plaza de la Catedral.   Represión contra: pobladores que luchan por tierras para vivir, estudiantes que exigen una mejor infraestructura, ciudadanos que reclaman mayor seguridad, obreros que defienden sus derechos laborales.

Aumenta el costo de vida: se sigue pagando más cara la electricidad; aumentan los precios de la canasta de alimentos.

Despidos en el sector público, desconocimiento del derecho de sindicación, violación de las normas laborales.  Se desconoce la demanda de aumento general de salarios y se desarrollan discusiones sobre el salario mínimo sin tomar en cuenta el criterio de las organizaciones más representativas de los trabajadores.

Sigue sin asomarse una solución urgente al tema del transporte público, el cual es visto como un negociado.

Prosigue el apoyo a empresas que explotan nuestros recursos naturales (hidroeléctricas, minas y seudo turismo), que atentan contra el ambiente y la existencia de comunidades campesinas e indígenas.   Al igual que su antecesor, se ha negado a acatar la medida cautelar dictada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso del proyecto hidroeléctrico Chan 75.

El llamado proyecto de descentralización, rechazado por amplios sectores, sigue como una amenaza concreta de privatización de la educación, salud, agua y otros recursos naturales.   Se insiste en la búsqueda de la aprobación de los TLC con Estados Unidos y la Unión Europea.

El balance de los cien días de Martinelli pone en evidencia que el publicitado “ Cambio ” no es real, lo que abunda es más de lo mismo, “ modificaciones de forma, no de fondo ”, las cuales se sustentan en el “ arte de gobernar a través de cien días de shows mediáticos ”.

Ante esta situación, Frenadeso insistirá en la necesidad de elevar los niveles de conciencia y organización del pueblo, crear poder popular y lograr las condiciones necesarias para la autoconvocatoria de una Asamblea Constituyente Originaria. En ese camino, seguimos explorando con otros sectores la posibilidad de un instrumento político electoral, que dispute con posibilidades reales el control político gubernamental, que hasta el momento han venido ejerciendo los partidos de los millonarios.

.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

No olvidemos el 11 de octubre

La opinión del periodista….

Modesto Rangel Miranda


.
No olvidemos el 11 de octubre

.
Los hechos del 11 de octubre de 1968 marcaron el rumbo de la historia cuando la plena democracia se vio afectada por un movimiento golpista que trascendió desde las raíces históricas dentro de las desaparecidas Fuerzas de Defensas que causaron un holocausto en la sociedad panameña. El 11 de octubre de 1968 significó un cambió donde los militares plasmaron la plena intelectualidad militarista donde proyectaron una visión contraria de todo Panamá al mundo entero.

A raíz de estos cambios en horas de la noche del viernes 11 de Octubre de 1968 los mandos de la Guardia Nacional proyectaban el verdadero nacimiento de lo que sería el fuerte poderío hegemónico, pero en diciembre de 1969 ocurre el Día de la Lealtad.   La verdad de la historia no se cambia, los primeros años de la dictadura se centró lograr el poderío dentro de la Presidencia de la República causando fuerte divisionismo dentro del ámbito político panameño.   Pero no se puede cambiar los laureados y recordados hechos que marcarían los 21 años de dictadura militar en nuestro país.

El gobierno militar desde Omar Torrijos a Manuel Antonio Noriega va a ser responsable de cientos de persecuciones, represiones, torturas, desapariciones, violaciones carnales, exilios, arrestos, cierre de medios de comunicación, pobreza, fraudes electorales y del despilfarro de los dineros del Estado y del saqueo de los bienes de la Nación.

En fin, a la fecha,  todavía estamos sufriendo a nivel político social, cultural y económico las secuelas del retroceso que vivió el país en 21 años de Dictadura Militar con el mal denominado “Proceso Revolucionario”.   Un ejemplo de ese retroceso, entre muchos, es la elevada deuda externa que aún nuestros nietos y bisnietos tendrán que pagar gracias al despilfarro, saqueo, robo y mala administración de los dineros prestados por los organismos de financiamiento internacional al gobierno militar en los años setenta y ochenta.

Pero lo cierto es que la historia no puede ser olvidada, quienes vivieron la época del nacimiento de la dictadura militar hasta su desaparición el 20 de diciembre de 1989, los panameños llevan en su corazón esos recuerdos amargos donde valía la pena luchar por la libertad.   Muchos de nuestros hijos no vivieron el 20 de diciembre de 1989, lo cierto es que la historia es una sola, el pueblo panameño vive en libertad pero no deseamos volver a ver una dictadura, si bien es cierto podemos cuestionar nuestros pensamientos no olvidaremos jamás los 21 años de dictadura militar.

Ahora vivimos en democracia y libertad, no hay que ocultar la verdad ante nuestros hijos, porque la historia no muestra errores sino la verdadera evidencia plasmadas en sus heroicas laureadas páginas.
.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario El PANAMA AMÉRICA, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

41 años después de una tragedia

La opinión del filósofo e historiador……


JORGE DE LAS CASAS

.

41 años después de una tragedia

.
Como no pocos países de Latinoamérica Panamá tiene sus momentos históricos que quisiera olvidar.    Pero no puede, los traumas que nos dejaron, como pueblo, los que ayer conculcaron nuestras libertades y asesinaron a nuestros familiares para proteger sus mezquinos intereses deben quedarnos de lección.

¿Qué puede aprender una nación, que enseñanza le queda de una catástrofe social, moral y política como el golpe de Estado de 1968 que entenebreció nuestro suelo patrio?

En primer lugar, debemos fortalecer nuestros valores cívicos.   Porque muchos civiles se envilecieron en aquella época, y no pocos, para asegurar los favores de los entorchados, empezaron a hablar de “mi capitán”, “mi mayor”, “mi coronel”, incluso—y peor— entre los periodistas.

Debemos fortalecer la noción de República, cuyo significado se extravió por completo en aquella hora aciaga.   En 1968 terminó la I República —nacida en 1903, y definida porque su cabeza es electiva y alternativa— y comenzó el interregno militar, que duró 21 años.   La monarquía, por oposición a la República, es heredada, dinástica y vitalicia.   La dictadura, esa “monarquía plebeya” como pudiéramos llamarla también es vitalicia y a veces dinástica. Rompe pues con los esquemas republicanos. Panamá, por lo tanto, solo en la ficción jurídica, que convenía a los intereses de quienes usurpaban el poder, siguió llamándose república, pero no lo era. Todo el poder respondía a un hombre y a un cuartel.   En 1989, y a raíz de una dolorosa invasión recuperamos la libertad.   Empezó entonces la II República, como deberá un día reconocerlo una nueva Constitución.   Y así lo dirán nuestros libros de historia, más tarde o más temprano.

No es en manos de quienes hicieron del 11 de octubre su bandera que puede estar nuestra libertad. Pero tampoco de otros grupos que aspiran a llegar por medio de la democracia, para entonces quitárnosla, como está pasando en otras latitudes.
.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Raíces

La opinión del Sacerdote Jesuita….

Rosendo Torres

.
Raíces


.
“Partus sequitur ventrem” La cría sigue a la madre. Se traduce y se utiliza de distintas maneras, aunque una manera es la de identificar las raíces.

El 7 de octubre pasado, el comité católico de la comunidad del corregimiento El Espinal, de Guararé con motivo de su fiesta patronal Nuestra Señora del Rosario me invitó a presidir la Eucaristía y me honraron con un pergamino en reconocimiento meritorio como sacerdote de raíces de ese lugar.

En verdad, nací en la ciudad de Panamá pero de madre oriunda de El Espinal de numerosa familia, de ahí mis raíces. Agradezco tanta nobleza de esa comunidad por cuyo progreso han trabajado y contribuido muchas personas ya mayores y otras muy ilustres ya desaparecidas por las cuales hacemos una oración de recuerdo agradecido. De las cuales se hicieron menciones honoríficas al final del acto.

Rara será la persona que viva en la ciudad o en la metrópoli que no tenga sus raíces en alguna región del interior de nuestra república.

En ciertas fechas del año, en unas más y en otras menos, las noticias no pueden dejar de anotar el hecho del éxodo al interior de la república con los atascamientos de vehículos, o con las multitudes de personas que acuden a los terminales del transporte colectivo para abordar el vehículo que los trasladará o a algún lejano paraje, escondido en algún desvío del camino, o a un sitio más cercano a la capital. Así ora para Carnavales, ora para Semana Santa o para el Día de la Madre o para la celebración de la Navidad hacen noticia las multitudes personas con todos sus tiliches viajan esperanzados de volver a sus raíces.

A veces las raíces pueden ser remotas, bisabuelo o bisabuela o tatarabuelo o tatarabuela que eran oriundos de aquella villa fronteriza o solemos oímos decir mi gente era de aquí más cerca , y a veces el mismo extranjero que ya está establecido en este país su consorte panameña tiene sus raíces en el centro del país, por tanto él también es de “allá”.

Es hermoso, agradable el apreciar esos hábitos de pertenencia y cuan desagradable y detestable cuando uno niega sus raíces. No pondré ejemplos de nombres o apellidos para no buscarme un innecesario debate.

Honrar las raíces significa conocerlas bien, el tener claro el árbol genealógico bien averiguado, para apreciar el crecimiento progresista de la familia, y saber que todos venimos de antepasados sobre todo trabajadores y no de la mente de Júpiter.

.

<>
Publicado el 11 de octubre de 2009 en el diario El PANAMA AMÉRICA, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.