Guillermo David, El Grande

La opinión del periodista Ex Secretario de Prensa de la Presidencia….

RENÉ HERNÁNDEZ G.

.

Guillermo David, El Grande

.
¿Cómo hizo este hombre para gobernar en uno de los momentos más difíciles y sacar al país del atolladero en corto tiempo?  La respuesta es sencilla; el sacrificio, la humildad, la austeridad, la guerra contra la corrupción y el respeto por la autonomía de los demás órganos del Estado.


El sacrificio lo demostró al rebajarse el salario a seis mil balboas por mes. ¿Cuánto ganaremos nosotros?  Fue la pregunta obligada de algunos de sus ministros. “Esta decisión es producto de lo que me dice mi conciencia; no puedo embolsarme casi veinte mil balboas, mientras mi pueblo sufre”, fue la respuesta de Endara.

El presidente se quedó con seis mil y los ministros de diez, bajaron a cinco mil. La humildad la reflejó en aquella decisión que tomó luego de su discurso del uno de marzo de 1990, durante la instalación de la primera legislatura.  “Le anuncio al país que a partir de este momento me traslado hacia la Iglesia Catedral, donde iniciaré una huelga de hambre”.

Cuando todos pensaron que los norteamericanos inundarían a la Nación con sus dólares, la realidad del momento fue distinta. Esos mil millones prometidos quedaron en 400, luego que el Senado aprobara los otros 600 para Nicaragua.  Y ese supuesto apoyo llegó un año después de la invasión. Con la huelga de hambre, Endara buscaba la atención de las naciones poderosas para que éstas apoyaran al sector financiero.

La austeridad fue su religión.   Cuando le propusieron comprarle una refrigeradora nueva para reemplazar la que existía en la casa presidencial reaccionó: “Nada de gastos suntuosos; vayan a mi apartamento de vía Argentina y tráiganme la mía”.   Y así se hizo.

Su guerra contra la corrupción fue silenciosa, pero, efectiva.   Recuerdo que, a cuatro meses de finalizar su administración, y teniendo los planos y los estudios listos para licitar los corredores Norte y Sur, prefirió que ese acto lo encabezara el mandatario que ganó las elecciones de mayo de 1994.

El respeto a la democracia y a los partidos políticos lo practicó con creces. En marzo de 1990, Ernesto Pérez Balladares y Mario Rognoni fueron atendidos en la Presidencia.   Al final, Pérez Balladares le preguntó: “¿podemos hacer una oposición fuerte?”,  “¡Claro!”, fue la respuesta de Endara. “En democracia los gobiernos se fortalecen con las críticas de sus adversarios”, expresó.   A tres días de las elecciones y con informaciones de una mínima diferencia entre Moscoso y Pérez Balladares, Endara dijo que se respetaría la voluntad del pueblo.

Y es que pocos saben que el presidente sostuvo una reunión con dos de sus asesores más cercanos y uno de ellos argumentó que sería catastrófico que el PRD volviera al poder en poco tiempo.   “Tenemos que hacer algo para evitarlo”, a lo que Endara contestó: “No creo en la venganza; cierto es que nosotros sufrimos los paquetazos de los militares y del PRD, pero, de hacer lo mismo, estaríamos ubicándonos en el mismo nivel de desprestigio y corrupción.   Lo digo alto y claro, el poder se le entregará a quien gane, aunque sea por un voto de diferencia”.

El respeto a las demás instituciones fue su premisa.   Cuando nombró a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia les dijo que él no levantaría el teléfono ni le mandaría emisarios para hacerlos cambiar fallos. Al escoger a Luis H. Moreno, como gerente del Banco Nacional, expresó, “si lo llamo para interceder por un préstamo o para cambiar su política económica, no me haga caso y si alguien le llega a hablar utilizando mi nombre me avisa para castigarlo”.

Durante su administración no hubo endeudamiento, gracias a la sana administración financiera.

Creo que con Endara se repitió la misma escena del rey Salomón.   El presidente debió soñar que hablaba con Dios y cuando el Todopoderoso le dijo que le daría lo que pidiera, en vez de riquezas escogió la inteligencia, madurez y sabiduría para gobernar en ese momento.

Guillermo David, El Grande, no tuvo en vida el reconocimiento público que se merecía.   Él, al igual que Ricardo Arias Calderón y Guillermo Ford, cumplieron con ese pacto de sangre.

No importaron las amenazas, las torturas, las persecuciones, lucharon para darnos la democracia que hoy disfrutamos.

Cuatro funcionarios pueden decir que estuvieron con Endara en las buenas y las malas;  Carlos Barés, Ivonne Young, Menalco Solís y este servidor.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Visión de dos estadistas

La opinión del Abogado….

.
AMETH CERCEÑO BURBANO

.

Visión de dos estadistas

.
La Universidad de Panamá, abrió sus puertas el 7 de octubre de 1935, bajo la administración presidencial de Harmodio Arias Madrid, quien designó como primer rector al Dr. Octavio Méndez Pereira. Siendo su sede las instalaciones donde hoy funciona del Instituto Nacional.

Tanto Arias Madrid como Méndez Pereira, fueron hombres que nacieron en la campiña interiorana, ambos son coclesanos, el primero es oriundo de Penonomé, y el otro es de Aguadulce.

Arias Madrid, abogado, fundador de una de las firmas de abogados más antiguas del país, estudio en Inglaterra; participó en la comisión codificadora establecida bajo la presidencia de Belisario Porras, de donde nacen los Códigos Civil, Penal, Judicial y de Comercio; fundó el periódico El Panamá América ; fue profesor de Derecho Romano y Derecho Internacional; y cabe resaltar que bajo su mandato presidencial se crean instituciones como la Caja de Ahorros.

Por su parte Méndez Pereira, realiza estudios en la Escuela Normal, donde recibe el título de maestro de enseñanza primaria, luego viaja a Chile donde obtiene el título de profesor de Estado en el Instituto Pedagógico de Chile.

Hombres de letras y diplomáticos, representaron al país en diversos Estados, como Argentina, Chile, EUA e Inglaterra, además asistieron a foros internacionales. Arias Madrid, fue delegado en la Primera Asamblea de la Sociedad de Naciones y Méndez Pereira nos representó en la ONU, en 1946.

Estas características de estos dos grandes hombres, ilustres y visionarios, que conocieron otras tierras y tuvieron la oportunidad de ver cómo se desarrollaba la cultura, el desarrollo académico e intelectual, de cada país que visitaban, quizás los llevó a pensar en grande: Posicionar a Panamá en el mismo sitial cultural, intelectual y académico de dichos países. Ese objetivo era indispensable para que el desarrollo humano, social y económico siguiera acrecentándose en un país, cuyas instituciones eran jóvenes y necesitaban consolidarse, y para ello necesitábamos tener un recurso humano bien calificado y capacitado.

Ellos vislumbraron que a través de la educación se podía transformar el país y entendieron que para poder seguir creciendo como Estado, el país necesitaba una universidad, que fuera el lugar de los debates nacionales, templo guardián de la sabiduría nacional, ágora donde fluyeran las ideas, sin distinción de banderas políticas, centro de la concordia nacional, para así contribuir al desarrollo humano de nuestros ciudadanos y poder abrir camino al desarrollo nacional.

Hoy 74 años después de fundada nuestra primera casa de estudios, debemos rescatarla y dotarla de las herramientas acordes con los tiempos actuales, para beneficio de sus estudiantes y de todo aquel ciudadano y ciudadana, que cada día se nutre y actualiza para aportar al desarrollo del país.

Ese sería el mejor homenaje que les podemos rendir a estos dos grandes estadistas panameños. Seamos parte de esta oportunidad de cambiar para construir un mejor Panamá.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El 9 de octubre de 1979

La opinión de….

Bertilo Mejía Ortega
.

El 9 de octubre de 1979

.

La gesta octubrina protagonizada por los militares Boris Martínez y Omar Torrijos, a partir el 11 de octubre de 1968, no solamente afectaría la vida política del país, también los gremios beligerantes verían torcer sus más caros objetivos.

El profesor Clarence Beacher, dirigente de la Asociación de Profesores de la República, fue enviado al exilio; el entonces maestro Jacob Ortiz fue detenido en el distrito de Bugaba, en un salón de clases y conducido a la cárcel, y la profesora María Jilma de Obaldía, quien laboraba en la planta central del Ministerio de Educación, fue declarada “supernumeraria” por los noveles gobernantes.   Claro mensaje se enviaba a los docentes que en lo sucesivo se tropezarían con la triste realidad de la desaparición del sacerdote Héctor Gallego, y tantas otras tropelías que sería largo mencionar.

El país enmudecía. No había libertad de expresión; los sargentos controlaban todos los distritos de la República y la “sapería” (informantes) hacía gala de un servilismo indescriptible.   A fuerza de temor, los directores provinciales de Educación y demás “jefes” de instituciones públicas, obligaban a los servidores públicos a desfilar en las “celebraciones” de cada 11 de octubre.

En cada escuela los docentes tenían que elaborar murales alusivos al comandante y Estado Mayor de la Guardia Nacional, dictado al que solo se opuso el profesor Armando Lescure, entonces director del colegio Benigno Tomás Argote, en Boquete, digna actitud que trajo como consecuencia la destitución del cargo.

La junta de personal del Ministerio de Educación había sido disuelta.   Los nombramiento de docentes y administrativos, por ende, se hacían de “a dedo” y, lógicamente, estaban reservados para los aduladores del régimen, especialmente para los que estaban “claritos” con el plan de los militares en el poder.

Los estudiantes fueron declarados por el dictador de turno “los hijos predilectos de la revolución”, y en los boletines de calificaciones rezaba un propósito innoble: “por una educación para la revolución”;  es decir, para el régimen imperante que encarcelaba, exiliaba, torturaba, amordazaba y asesinaba.

En el primer lustro de la década de 1970, ya el gobierno militar había fundado su brazo gremial y el FREP pasó a hacerse cargo el control absoluto del Ministerio de Educación.   En la universidad inauguraron la modalidad de formar los “docentes acelerados” y en los que ex funcionarios del Mida y de la Digedecom, politizados y convertidos dizque en “gente de avanzada”, pasaron a las aulas de primaria y media a promover el culto a la personalidad del mandón y las “bondades” del proceso octubrino.

Bajo estas condiciones se echaron las bases de una reforma educativa inconsulta, inclinada a fines proselitistas y hasta elitistas, pues sus mentores eludieron la inclusión de importantes sectores de la vida nacional que debieron participar en un proyecto educativo consensuado, prístino y patriótico. Pero bueno, qué podía esperarse de quienes enlutaron a la familia panameña e impusieron todo lo que les dio la gana.

El punto final de aquella pesadilla, gracias a Dios, lo constituyó y lo sigue siendo, la expresión gremial y popular del 9 de octubre de 1979, instante en el que la voz popular se expresó en tono marcado contra la reforma educativa que pretendían imponer los militares y sus colaboradores “civiles” desde el poder. ¡Viva el 9 de octubre!

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Prensa de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La opinión del Ingeniero y Analista político….

JOSÉ I. BLANDÓN C.

.

La ética de las tabacaleras

.

Tenía preparado para esta semana un artículo sobre la actual coyuntura política que vive el país, pero al releer el campo pagado que publicó el martes 6 de octubre, la “British American Tobacco” en los diferentes medios escritos, cambié de opinión y decidí que la salud del pueblo es primero.

Con una gran dosis de cinismo e irresponsabilidad, el campo pagado de la “ British American Tobacco ” nos dice en su punto número uno que “ el aumento desmesurado de los impuestos al consumo de tabaco, atenta contra la estabilidad del sector tabacalero formal, de los consumidores y de todas aquellas personas, cuya fuente de ingreso está relacionada con la industria ”.

Es decir, las tabacaleras están preocupadas porque los consumidores pueden dejar de fumar, que es lo que deben hacer, si quieren vivir más y no sufrir angustiosas y penosas enfermedades. Los productos del tabaco son los únicos artículos de consumo legal que matan a las personas cuando se usan exactamente como lo indican los fabricantes de la industria tabacalera.

En el punto número cinco de su costoso remitido indican que “ Panamá presenta una incidencia de contrabando superior al 20% lo que implica que el gobierno está dejando de recaudar una suma superior a los 4 millones. Es previsible que dicho porcentaje aumente al aplicarse el aumento reciente ”. La tabacalera se refiere aquí al reciente aumento en los impuestos y sobre todo, al nuevo incremento que ha autorizado el gobierno del presidente Ricardo Martinelli.

La Organización Panamericana de la Salud publicó un trabajo titulado “ La Rentabilidad a Costa de la Gente.   Actividades de la industria tabacalera para comercializar cigarrillos en América Latina y en el Caribe y minar la salud pública”.   En este documento se establece que, por lo menos la tercera parte de las exportaciones mundiales anuales de cigarrillos no se han hecho a través de los canales legales de distribución, si no a través del contrabando dirigido por las propias tabacaleras.

Señala el estudio que Canadá, los Estados Unidos, Ecuador, Colombia y la Unión Europea, han entablado juicios contra la industria tabacalera a medida que los gobiernos comienzan a combatir a la industria por su participación manifiesta, activa y voluntaria en el tráfico ilegal de los productos de tabaco.

Las investigaciones realizadas en Colombia han culminado en imputaciones de participación en el mercado negro del peso colombiano, en el cual el dinero proveniente del tráfico de drogas se blanquea con las ganancias de los cigarrillos pasados de contrabando.   A pesar de todo esto la industria tabacalera sigue negando haber cometido delito alguno.   En el contrabando hacia Colombia la “ British American Tobacco ” y la “ Phillip Morris ”, según consta en los expedientes, utilizaron a Panamá como parte de su esquema de distribución ilegal de cigarrillos. Todo esto está perfectamente documentado y disponible para que ustedes puedan enterarse de cómo y quién hace este contrabando.

Sin embargo, lo que más me molestó del campo pagado de la “ British American Tobacco ” fue el punto número nueve, en donde se dice que “ British American Tobacco cuenta con rígidos estándares éticos, que NO permiten el financiamiento a políticos, ya sea para impulsar o rechazar iniciativas de ley o cualquier otra normativa “.

No sé de qué ética habla la “ British American Tobacco ”, porque está ampliamente documentado, en diferentes juicios en el mundo contra las tabacaleras, la forma engañosa y antiética como negaron el uso de sustancias aditivas en la producción de cigarrillos, mintieron sobre los daños que hace la nicotina, montaron campañas publicitarias subliminales dirigidas a captar en forma encubierta a jóvenes menores de edad para meterlos en el consumo del cigarrillo y promovieron bajo diferentes formas el contrabando de cigarrillos. Si hay una industria que carece de ética, esa es la industria tabacalera.

El cabildeo ante las autoridades gubernamentales y las organizaciones internacionales es una parte integrante de los planes de las actividades de la “ British American Tobacco ” y de la “ Phillip Morris ”.   Esto está ampliamente demostrado en miles y miles de documentos que ahora se hacen públicos. Las actividades de cabildeo de las tabacaleras se concentran en tres temas, que para las empresas constituyen las principales amenazas: la comercialización y mercadeo, la tributación y las restricciones al consumo de tabaco en los lugares públicos.

Se sabe que la industria tabacalera tiene canales directos de comunicación con funcionarios de alto nivel de los gobiernos de muchos países. Para mencionar uno al azar, en un examen de las relaciones públicas de la “ British American Tobacco ” realizado en 1993 se describen las relaciones de su filial con el gobierno en Guatemala como “ muy buenas ”.   El cabildeo en los Estados Unidos también es poderoso y es un hecho real que también realizan cabildeos en Panamá para defender sus nefastos intereses.

A la “ British American Tobacco ” le preocupa que un país pequeño como Panamá lo haya puesto en el lugar que se merece.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Cacería de etnias o cumplimiento de la ley

La opinión de…..

Franklin Delgado

.

Cacería de etnias o cumplimiento de la ley

.
Panamá es un hermoso país con un crisol de razas impresionante, al punto que lo han descrito como el más cosmopolita de la región. La mayoría de las etnias y culturas conviven en armonía y son parte integral de la sociedad panameña.   Esta diversidad ha nutrido de grandes riquezas y herencia al istmo desde los comienzos de la República.

En las últimas semanas, esta armonía se ha visto amenazada por acusaciones de persecución étnica por parte de las autoridades, y éstas señalan que solo hacen cumplir las leyes migratorias y laborales existentes.

Para nadie es un secreto que los pequeños negocios regentados por ciudadanos de origen asiático y sus descendientes, componen un elemento importante en la economía del país.   Empezando por las pequeñas abarroterías, por lo que un llamado a paro de estos negociantes acarreará una distorsión y molestias al panameño.   De tal modo que estas advertencias se deben tomar en su justa medida y no a la ligera.  Por otra parte, la ley debe cumplirse por todos, sin importar diferencia alguna, lo que el gobierno del cambio no ha escatimado en dejar claro, a través de sus primeros cien días de gestión, al pisar callos que nadie se atrevía a tocar en el pasado.

Al analizar los planteamientos esbozados por las autoridades, estás refieren casos en pequeños negocios en donde laboran personas sin visas autorizadas y sin permisos de trabajo. Por su parte, la comunidad china señala que aun las personas con documentación son objeto de persecución, siendo acusadas de documentos obtenidos al margen de la ley. De lo anterior, tenemos algunos puntos que, en nuestra opinión, deben dictar el norte de esta discusión: todos los extranjeros que residan en Panamá deben cumplir con la ley, sin excepciones de ningún tipo. Esto se traduce a su estatus migratorio y a su permiso de trabajo.   En caso de que el establecimiento emplee a un extranjero, sin los debidos permisos, su dueño debe afrontar las sanciones establecidas.   Si las autoridades tienen algún resquemor sobre los trámites realizados, deben conducir las investigaciones salvaguardando siempre el debido proceso y el respeto de las garantías constitucionales.

El hecho de que unos comercios sean inspeccionados y otros no, de ninguna forma puede ser la excusa para infringir la ley.   Por otra parte, la Defensoría del Pueblo debe hacer sus oficios, a fin de evitar algún caso de persecución étnica, lo que sería lamentable en una sociedad que ha recibido a tantas culturas y etnias que ya forman parte de la identidad panameña.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Traición en la revolución

La opinión del educador….

Pastor E. Durán E.

.
Traición en la revolución

.

1. Según declaraciones del ex-guerrillero cubano Daniel Alarcón Ramírez, brindadas al diario italiano “Corriere della Sera”,  la muerte del “Ché” en la selva boliviana se habría debido “a una maquinación de la que son responsables Fidel Castro y la Unión Soviética”.

“Los soviéticos consideraban a Guevara una personalidad peligrosa para su estrategia imperialista y Fidel se plegó por razones de Estado, visto que la supervivencia de Cuba dependía de las ayudas de Moscú.  Y eliminó a un compañero de lucha molesta” (ver el diario Corriere della Sera, de 25 de enero de 2,009),  Alarcón Ramírez, cuyo seudónimo en la guerrilla del “Che” en Bolivia era “Benigno”, también dijo, entre otras cosas: “… yo estaba con Guevara en el Congo cuando Fidel hizo pública una carta en la que el ‘Che’ renunciaba a cualquier puesto y a la nacionalidad cubana.   El ‘Che’ comenzó a dar patadas a la radio mientras gritaba: ‘Mirad a dónde lleva el culto a la personalidad”.

2. Cuando en Panamá organizaciones de izquierdas se unieron en 1969 para luchar contra la dictadura contrainsurgente constituyendo el FRP (Frente de Resistencia Popular), enviaron a un compañero a México, único país que mantenía relaciones con Cuba, para pedir ayuda al Gobierno cubano.   El revolucionario panameño, actualmente educador universitario, llevaba un presente para los cubanos consistente en discos de música típica y folklórica panameña.   Los “compañeros” cubanos le pusieron tantos obstáculos, que nuestro compatriota tuvo que abandonar la Embajada.   Al hacerlo, el funcionario cubano que lo atendió le pidió el presente que llevaba.   Nuestro compatriota, en un gesto de dignidad, le respondió: “Si no pasa el rey, no pasa la corona”.   Y se regresó con los discos a Panamá.   Años después quedó claro que el gobierno cubano estaba asesorando a la dictadura contrainsurgente de Omar Torrijos.

Cuando Torrijos visitó Cuba, Fidel Castro pronunció un discurso donde dijo más o menos: “Nosotros asesoramos a la Guardia Nacional panameña desde los primeros momentos del golpe de Estado”.   Es decir, que mientras revolucionarios panameños eran torturados y/o asesinados en las cárceles, ciudades y montañas panameñas, los “compañeros” cubanos estaban asesorando a sus verdugos y asesinos.

3. En los años 80 el guerrillero ecuatoriano Arturo Jarrín, viajó a Panamá, luego de escaparse de una cárcel ecuatoriana.   En Panamá, trató de viajar a Cuba, pero los cubanos le negaron la entrada.   Corría el año de 1986 época de la dictadura de Manuel Antonio Noriega.

El 24 de octubre de ese año, Jarrín fue detenido por el G-2 panameño y entregado a agentes del gobierno ecuatoriano.   Su cadáver fue hallado en las calles de Quito, el 26 de octubre de 1986.

.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Seguridad ciudadana: compromiso de todos

La opinión del periodista….

LUIS CARLOS PÉREZ

.

Seguridad ciudadana: compromiso de todos

.
Los medios difunden a diario los informes de homicidios, enfrentamientos entre pandillas, ejecuciones, riñas callejeras, violencia doméstica, crímenes pasionales, enfrentamientos a tiros con la Policía y otros hechos delictivos, reflejando que Panamá atraviesa por una incontrolable ola de violencia.

Desde luego que estas informaciones provocan estupor e indignación, porque una minoría del malvivir se ha apoderado de nuestras calles, barrios y ciudades. Nos han robado la paz, la convivencia pacífica y armónica que fortalecía la relación entre vecinos. Ahora tenemos que vivir entre verjas. Somos rehenes del hampa.

La gente está alarmada, porque el problema es de tal magnitud que por lo menos un conocido, amigo o familiar ha sido víctima de las agresiones, disparos y robos.

Los organismos correspondientes han puesto en marcha estrategias, planes y programas, para bajar los índices de delincuencia y lograr mayor seguridad para el pueblo. Lamentablemente fracasan. Las estadísticas reflejan que de enero a septiembre de 2008 las víctimas por homicidios eran de 446, y en el mismo periodo de 2009 se han registrado 579 asesinatos. Esto debe llamar a reflexión a las autoridades, y a la sociedad, porque los panameños tenemos que dejar la indiferencia ante los hechos.

El problema tiene que ser abordado y convertido en tema de Estado, donde participen los gobernantes, partidos políticos oficialistas, oposición, organizaciones cívicas, empresariales, profesionales y trabajadores, dejando a un lado las rivalidades, mezquindades y sectarismos, porque la seguridad ciudadana es un compromiso de todos.

Nuestros mejores hombres, mujeres y jóvenes conocedores del problema deben abordarlo sin más demora. A las autoridades corresponde asumir su rol con firmeza, sin titubeos y buscar los mecanismos adecuados para hacer la convocatoria, porque de lo contrario perdemos la batalla.
.

<>
Publicado el 9 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.