Por qué seguí a Endara

La opinión de la Ex Diputada de la República…..Mireya Lasso

MIREYA LASSO

.

Por qué seguí a Endara

.
Lo seguí desde aquel día de enero del 2003 cuando anunció estar dispuesto a correr como candidato a la Presidencia. Lo acompañé unos días después en su primera caminata por la peatonal de la Avenida Central, cuando recibió muchísimas manifestaciones de admiración de tanta gente a lo largo de la vía. Lo acompañé a la Feria de La Chorrera el primero de febrero siguiente, cuando la caminó bajo un sol ardiente que competía con el calor humano de todos los que se le acercaban.

Lo acompañé cuando fue postulado el domingo 16 de marzo del 2003 por el Partido Solidaridad en el Centro de Convenciones Vasco Núñez de Balboa y compartí la algarabía, el bullicio y el entusiasmo que suscitó su entrada al recinto. Lo acompañé en sus giras iniciales a la Terminal de Transporte de Albrook, a Campana y Capira, a Antón y a Penonomé, a Tortí y Chepo, a Volcán y David, a caravanas en San Miguelito y volanteos en Calle 50 en la capital. Atesoro las fotos que lo recuerdan.

Hasta que un día de julio de ese año, en el sosiego y ambiente bucólico de Boquete, reflexioné y pensé ¿por qué no tratar de acompañar desde la Asamblea a este futuro presidente y apoyar desde allí sus planes para darle a Panamá un buen gobierno? Y me lancé, sin experiencia previa a recorrer las calles y avenidas de Bethania, de Pueblo Nuevo, de Ancón y de Bella Vista en busca de ese preciado voto, llevando por delante el mensaje y la imagen de Guillermo Endara. Por doquiera me abrían las puertas, me recibían con cariño y con grandes esperanzas.

Mi mensaje siempre fue igual que el suyo. Nunca prometer lo que no se puede cumplir, porque no nos es permitido engañar al pueblo para conseguir su voto. Hablar siempre con la verdad de frente, porque los valores éticos deben regir en el ámbito de la política. Y nunca usufructuar del poder en beneficio propio, porque el poder se busca para servir al pueblo, no para llenarse de privilegios mientras el resto de la población sufre tantas carencias.

Mi campaña en el 2004 tuvo éxito y ocupé con orgullo una curul en la Asamblea.

Cuando pude hacerlo lo seguí, inscribiéndome con mucho orgullo en su partido Vanguardia Moral de la Patria. Me acompañó el día de mi inscripción y, con su característica sonrisa, me decía que yo era “ su bancada ” en la Asamblea.

Me llena de satisfacción haber tratado de cumplir a conciencia con mis postulados y, entre otras cosas, haber tratado de eliminar los privilegios que tan mal sabor dejan en la opinión pública.

Me llena de orgullo haber hecho campaña en las últimas elecciones bajo la bandera del partido que él organizó, aunque al final no obtuve los votos suficientes para lograr la reelección.

Muchas personas me dijeron entonces, y aún me comentan, que mi candidatura hubiese tenido éxito si me hubiese cambiado de partido. Jamás lo hubiese podido hacer.

Nunca podría haber dado la espalda a Guillermo Endara Galimany, un político cuyos principios cívicos y morales fueron mi inspiración para lanzarme por primera vez en mi vida a una cruzada, que para él era la razón de vivir.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los retos de la gestión municipal

La opinión de….

Magela Cabrera Arias

.
Los retos de la gestión municipal

.

En septiembre se realizó en Mar del Plata, Argentina, la V Cumbre Hemisférica de Alcaldes organizada por la Federación Latinoamericana de Ciudades y Municipios (Flacma) a la que asistieron, entre otros, el alcalde de ciudad de Panamá y cerca de 3 mil 500 representantes de ciudades.

El objetivo fue compartir experiencias y acordar acciones para afrontar preocupaciones como: normativas, violencia y pobreza urbana, usos de suelo, flujos migratorios, deterioro medioambiental, contaminación por ruido y visual, segregación espacial, desastres –mal llamados naturales– pérdida de patrimonio histórico y arquitectónico, entre otras.

La ciudad de Panamá muestra claramente los problemas analizados por Flacma, no obstante, pareciera que aquí la gestión municipal deja de lado estos asuntos, y los ciudadanos contrariados y sorprendidos observamos cómo, después de más de tres meses de iniciada la nueva administración, los únicos temas debatidos son “errores administrativos” o “campañas de desinformación”.

Necesitamos que la gestión de la ciudad se ejecute con base a un plan de gobierno municipal que delinee políticas y programas diseñados para enfrentar los problemas, que responda a la justas demandas ciudadanas. Se comentarán solo dos de ellas.

1. Política de espacios públicos. Al observar la reacción de los ciudadanos a partir de la inauguración de la cinta costera –constituida en el espacio público más popular, que evidencia la necesidad de la gente por gozar de lugares de encuentro, ocio y deporte–, es oportuno que el Municipio establezca una política de espacios públicos que permita impulsar la creación de espacios similares; así como la planificación y coordinación de acciones públicas y privadas para la gestión de tales lugares. Una gestión administrativa coherente e integral de la cinta permitiría, primero, elaborar un plan de acción con fines cívicos, culturales y deportivos que, en manos de los ciudadanos y sus organizaciones, promueva el uso eficiente de este espacio, organizando actividades que producirían ciudadanos cultos, respetuosos y tolerantes impidiendo iniciativas improvisadas y desarticuladas; además de evitar que se desvirtúe la naturaleza del espacio, contaminándolo con acciones con afán meramente mercantilista.

2. Política cultural. El Casco Antiguo puede ser declarado por la Unesco como patrimonio cultural en peligro, entre otros motivos debido a que los inversionistas compran propiedades que dejan “engordar” con fines de especulación inmobiliaria, dejando así que los inmuebles se deterioren y debido también a que otros especuladores construyen irrespetando las normas.

Si bien lo que sucede en el Casco Antiguo es una responsabilidad compartida con diversas instituciones, es Ingeniería Municipal quien finalmente expide el permiso de construcción. Ojalá la reciente orden de la Corte de suspender la construcción del edificio PH Independencia –que ha perjudicado gravemente el valor histórico del área– sea el precedente para que Ingeniería Municipal cumpla su labor y no otorgue permisos que atentan contra el patrimonio histórico.

También es tiempo de que el Municipio encabece, siempre a través de un plan estructurado, diversas iniciativas que impulsen la cultura, apoyando al Inac, en la ejecución del futuro plan de acción que debe entregarse a la Unesco para salvaguardar y recuperar los conjuntos declarados Patrimonio Histórico, y que intervenga para salvar al teatro Variedades, inaugurado en 1912 en Santa Ana, y otros edificios de valor histórico, cuyas estructuras se desploman. Oportunas también serían iniciativas para evitar la demolición del antiguo edificio de la embajada estadounidense para usarlo como museo, convirtiéndose así en un espacio que complementaria a la cinta.

Es preciso entender la ciudad como una entidad múltiple y problemática, hecha en parte por una realidad física; y por otra, por una realidad sociopolítica.   Para erigir esa ciudad que todos ansiamos es necesario reconstruir la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas lo que podría empezar a lograrse impulsando la participación y la descentralización.   Una gestión municipal democrática debe promover la proximidad y la dialéctica entre todos los sectores económicos y sociales.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La larga noche del 11 de octubre

La opinión del Abogado y Embajador de Panamá ante la OEA…

GUILLERMO  COCHEZ

.

La larga noche del 11 de octubre

.
El ’68 fue un año de escarnio para la clase política panameña. Difícilmente en nuestra historia encontraremos campaña más sucia y corrupta que ésa. No se respetaba nada; todo se basó en insultos, calumnias, ataques de todo tipo.  Compra de votos, violencia, heridos, vandalismo, abuso de los recursos del Estado, caracterizaron la última batalla de los grupos liberales frente a las huestes que apoyaban a Arnulfo Arias Madrid.  Fui candidato por el Distrito Capital a concejal (hoy representante de corregimiento) por el PDC, así que fui testigo primario desde que violentaron el orden constitucional y me opuse a ellos desde el primer día.   Muchos lo hicieron después luego de sacarle mucho provecho a sus relaciones con los milicos.

Los golpistas esgrimieron para justificar su acción el desorden de los partidos y el caudillismo con que se manejaba la política, cuyo único norte era repartirse el pastel del Estado; decían querer adecentar la política y que los asuntos públicos fuesen manejados con transparencia.   Pretendían aislar a los grupos oligárquicos que desde la independencia patria se habían repartido el gobierno.

En los 21 años que duraron hicieron todo lo contrario: asesinar adversarios; cerrar diarios; robar como ningún gobierno lo había hecho antes; exilar a opositores como nunca se había hecho; ganar elecciones a punta de coacción y abuso de los recursos públicos y, sobre todo, fundamentar toda su accionar en un caudillo: Omar Torrijos, asesinado en el ‘81, y que reemplazado por Noriega en el ’84, llevaron el estandarte del régimen apoyados por su “ brazo político ”, el PRD, fundado en 1978 con fondos públicos, donde se obligó a los funcionarios públicos a inscribirse en él so pena de destitución.   Por muchos años las clases pudientes fueron el principal soporte de los militares.

Tanto Noriega como Torrijos dirigieron un gobierno despótico, basado en la fuerza y el abuso y financiando sus actividades con turbias actividades, como el lavado de dinero, el tráfico de drogas y seres humanos, lo cual sirvió para aceitar la maquinaria todopoderosa que se creyó era el PRD. Aunque algunos han querido diferenciar un militar del otro, la historia nos confirma que ambos estuvieron cortados con la misma tijera.   Lo única diferencia, quizás, fue que uno tenía mejor apariencia que el otro.

A 41 años de tan nefasto suceso nacional debemos preguntarnos ¿si los que lo apoyaron y lucraron de él, aprendieron la lección de que los asuntos públicos no se deben confundir con los privados y que la Patria está primero que cualquier otro interés? Mi rápida respuesta es un rotundo no.   Cada vez que han tenido la oportunidad de gobernar no han reflejado otra cosa que el seguir el proceso de enriquecimiento personal ilícito que caracterizó a los jefes de la Fuerza Pública y que parece ha sido la marca de fábrica de los jerarcas del PRD y de los que en el camino se les han unido.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Medio siglo de la Marcha

La opinión del Sociólogo, Escritor y Educador….

Raúl Leis R.

.
Medio siglo de la Marcha


.
Hace unos días se cumplieron cincuenta años de la Marcha del Hambre y la Desesperación.   Yo tenía apenas diez años de edad cuando se dieron los acontecimientos y recuerdo vivamente la conmoción por la que atravesó mi familia pues mi hermana Palmira, estaba integrada al movimiento social que produjo la acción.   Fue inolvidable el momento en que miles de colonenses y colonensas, despedimos a los trabajadores, estudiantes, educadores marchantes que el 4 de octubre en la noche emprendieron la larga caminata hacia la capital.

La razón de la Marcha de 1959 se ubica en la serie crisis económica que el país atravesaba que impactó severamente a Colón, especialmente a los pobres y trabajadores.   Se incrementó el desempleo y el subempleo, la situación precaria de la ocupación y lanzamientos en las viviendas de inquilinato, al igual que la situación de exclusión y pobreza en al agro.

La situación genera organización por lo que se funda USTOM,  Unión de Sindicatos de Trabajadores de Oficios Mixtos, liderizada por el joven sindicalista Andrés Galván, que junto con el educador Eugenio Barrera, Inocencio Garibaldi, Jack White y otros, constituyeron el núcleo orientador que en pocos meses, logró convocar y aglutinar a diversos sectores colonenses.

Como medida de presión democrática se organiza la Marcha del Hambre con los siguientes objetivos: Establecimiento del salario mínimo B/ 0. 50 la hora; rebaja de alquileres de las viviendas: creación de un Código agrario que beneficiara a los productores campesinos.

La Marcha fue exitosa.   A través de la carretera transístmica, fueron saludados por miles de moradores de esos lugares que brindaron alimentos, agua y solidaridad, al igual que una gran cantidad de estudiantes universitarios y secundarios se sumaron a la actividad al llegar a la capital y dirigirse hacia el palacio Legislativo, luego de 15 horas de caminata.

Pidieron cortesía de sala pero la mayoría de los diputados se retiraron sin hacerles caso.   Disgustados por lo acontecido Andrés Galván fue declarado presidente de la Asamblea por los marchistas, el profesor Barrera, designado secretario y los manifestantes decidieron simular una sesión legislativa.  Así “aprobaron” aumento en los salarios, un futuro Código Agrario y vigilar que no se aumentaran los precios de los alquileres de los pobres.

Como escribe el Dr. Harry Castro “Momentos después, se presento un pelotón de la Guardia Nacional en arreos de combate, fuertemente armados al mando del Mayor Arístides Hassan que, con bombas lacrimógenas bayonetas y “toletes”, irrumpió en la augusta cámara con furia y ametralladora en mano.   Los integrantes de la marcha y el público en general fueron golpeados salvajemente.   Esa noche, decenas de ciudadanos fueron encarcelados.   Por considerar sus detenciones injustas, Andrés Galván y Eugenio Barrera se declaran en huelga de hambre.   Gracias a la movilizaciones del las fuerza populares, simpatizantes de la Marcha se reagrupan nuevamente para logar la libertad de sus dirigentes detenidos.   Luego de 17 días de arresto de los cuales estuvieron casi 2 semanas en huelga de hambre, los dirigentes Galván y Barrera, fueron puestos en libertad.

Ayer en sesión solemne el municipio de Colón conmemoró y reconoció este hecho histórico. No debemos olvidarlo. Más aún, cuando las causas que lo generaron siguen siendo todavía, parte constitutiva de la realidad colonense, pero también la tenacidad y esfuerzo de muchos y muchas por superar los escollos de la pobreza y la desigualdad.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Crisis y oportunidad en el cambio climático

La opinión del periodista y docente universitario….

MODESTO  A.  TUÑON  F.

.

Crisis y oportunidad en el cambio climático

.
Una imagen de la Tierra, fotografía tomada desde la luna, presenta un tranquilo panorama del planeta azuloso y lleno de nubes que no manifiesta mayor conflicto, ni siquiera la huella que el hombre deja a su paso.   Un acercamiento deja ver un escenario no tan tranquilo; más bien patético y desolador. Fenómenos climáticos han desdibujado el perfil tradicional del planeta.

Así empieza Al Gore, ex vicepresidente de los Estados Unidos de América, quien ostenta los premios Nobel de la Paz y Príncipe de Asturias, su exposición sobre las condiciones actuales del planeta, ocasionadas por la acción del hombre sobre los recursos naturales y la forma como el entorno —a escala mundial— responde y transforma sus procesos normales.

Al Gore estuvo en Panamá y dictó su conocida conferencia “ An incovenient truth ” (“ Una verdad incómoda “), llevada al cine como un documental y con información actualizada sobre el alcance de estos cambios y las posibilidades tanto de mitigación, como de adecuación; pero con la patética situación del efecto en las formas de vida de los humanos.

El primer juicio que establece Gore es el balance del concepto crisis, que según manifiesta y basado en uno de los caracteres chinos, tiene el significado doble de conflicto y oportunidad.   El expositor considera que esta etapa no experimentada antes por los humanos en su relación con el ambiente, implica estos crecientes fenómenos de riesgo, pero que también abren la posibilidad de oportunidades a grupos y comunidades organizadas.

El origen de la situación se genera por fenómenos físicos que son causados por una exagerada cantidad de gases de efecto invernadero —producidos por diferentes acciones humanas— y que al elevarse a la atmósfera en forma normal, no pueden ser absorbidos en su totalidad, se reflejan nuevamente hacia la Tierra y aumentan las temperaturas promedio.   Esto ocasiona el fenómeno de un deshielo en los polos y progresivamente un cambio en diferentes escenarios que terminan por modificar las condiciones en que se produce la vida.

Evidentemente que estas relaciones de causas y efectos son agudizadas por una visión y prácticas del progreso económico; además por tres condiciones o factores específicos: la deforestación, el cambio del uso de la tierra y la creciente producción de gases por diferentes actividades basadas en la combustión del petróleo.

Es decir, el crecimiento económico es un avance, pero erosiona las relaciones con el entorno, modifica la evolución de los recursos naturales y ocasiona desequilibrios climáticos, que ya estamos percibiendo y que se manifiestan con cambios inesperados en el patrón de lluvias, resequedad, inundaciones, condiciones atmosféricas, entre otros.

Pero quizás el cambio más dramático tiene que ver con el aumento del nivel de las aguas en los océanos y mares y la alteración de las temperaturas promedio que afectan la vida de plantas y animales y su subsecuente efecto sobre el hombre y sus actividades de producción. Aparte de esto, hay un desequilibrio en las dinámicas naturales de plantas y animales, que en algunos casos, conduce a la extinción de especies; por ejemplo, el caso de los anfibios en varias regiones.

También ocurre el desequilibrio de las cadenas de alimentación de ciertas especies; por ejemplo, la desaparición de ciertos depredadores que en el campo causa el aumento de roedores que ocasionan el hanta virus. Así ocurre con la disminución de anfibios, depredadores de mosquitos, que son el vehículo o vector de ciertas plagas, incluso el dengue.

La exposición se nutrió con esclarecedores ejemplos en diversas partes del planeta de las contradicciones entre desarrollo e impactos en la naturaleza. Indicadores en ambos polos; crudeza de las intensas lluvias y fenómenos de las últimas semanas y días en el sureste asiático; los nuevos modelos de tormentas que llegan a sitios no afectados con anterioridad; cambios en el ritmo de cosechas, siembras y migración de especies de animales, son algunos casos.

Aquí resaltó el expositor los efectos del cambio climático en Panamá, país que tiene una vinculación con dos océanos y donde su principal actividad —el Canal— está vinculada a un recurso tan primordial como el agua. También reconoció el peligro de una futura disminución de este recurso estratégico y expuso el efecto del calentamiento de las aguas oceánicas en el Pacífico cercano al istmo centroamericano.

La conferencia que dictó este político norteamericano resaltó las implicaciones morales de esta situación que enfrenta la humanidad —el juicio más profundo, importante y trascendente de su discurso— y su visión de la necesidad de cambiar este panorama que pone en peligro la vida humana del futuro.

La valiosa oportunidad de tener una experiencia así en esta capital —segundo país en Latinoamérica, luego de México—, concede a Panamá una importancia en esta crucial reflexión sobre las perspectivas de nuestras relaciones con el ambiente.   También resalta el panorama de las múltiples posibilidades de gestión, trabajo y bienestar que pueden salir de la aplicación de estrategias de mitigación y de adecuación.

Por esa razón son importantes las medidas y políticas locales y regionales, así como un nuevo acuerdo que modificará el Protocolo de Kioto y que debe ser asumido en diciembre de 2009 en Copenhague, capital de Dinamarca. Allí se definirán el futuro y las perspectivas de las diferentes sociedades, cuyo referente común es esta condición del cambio climático.

La realidad de aprovechar este escenario planetario para readecuar nuestras acciones y crear nuevos esquemas económicos que conviertan en actores a comunidades y grupos humanos que nunca han sido tomados en cuenta por el mercado, es un amplio camino al que la utopía brinda un claro estadio de opciones, que debemos aprovechar, porque no hay otro lugar ni queda más tiempo.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los veteranos del Yates y Pesca

La opinión del antiguo socio del Club de Yates y Pesca…..

Rolando Anguizola B.

.
.
Los veteranos del Yates y Pesca

.
El Club de Yates y Pesca de Panamá no vende pescado ni reparte dividendos.   Somos un grupo de los más viejos miembros de esta organización, fundada en 1956.   Por estatutos que son ley del club nos dedicamos al deporte marítimo, además tenemos como objeto defender y proteger el ecosistema de nuestro mar, con carácter altruista y sin fines de lucro.

Durante medio siglo hemos promovido el deporte de la pesca, el submarinismo y otras actividades similares, contribuyendo a la formación de nuestros hijos, nietos y demás familiares y amigos a quienes metemos en bolsillo roto por lo costoso de tener una lancha y porque el primer pez enganchado en la pesca es el dueño del yate.   Nuestra labor social es reconocida en las islas y sin esperar recompensa, por décadas hemos acudido en auxilio de gente en emergencias marítimas cuando una patrullera al servicio del Estado no ha estado en las inmediaciones. No perseguimos medallas ni aplausos, estas labores benéficas nos corresponden por tener la suerte de compartir el mar con otros panameños menos afortunados.   Además como recompensa, por nuestra confesada afición también nos toca una excelente cuota de placer porque en el mar la vida es más sabrosa.

El club no es de ángeles, sin embargo una cruel campaña pública ha teñido a miembros y familiares del mismo color con que pintan a los fatídicos buses diablos rojos.   Los detractores no advierten ni aceptan ni dan valor al hecho que el sitio asignado por el Estado en el año 1958, era un paraje desolado que al cabo de 50 años se convirtió en la multimillonaria avenida Balboa.

¿Nuestro mayor pecado? El destino cruel decidió que el club estuviera al paso del proyecto de Cinta Costera, lo que trajo en consecuencia la desaparición del primer club.   El antiguo Club de Yates y Pesca de Panamá fue arrasado por el Estado para construir la Cinta Costera, que hoy día bien sirve al pueblo panameño. En la destrucción del club se perdieron las edificaciones, instalaciones eléctricas y de agua, muros, rellenos, rampas, talleres, depósitos, etc., el duro trabajo e inversiones que hizo el club durante medio siglo de existencia.

Nuestra precaria posición del presente resulta envidiable y envidiada por gente que con todo gusto nos echaría a la porra para levantar una docena de torres de vidrio y acero.   Cediendo al daño ocasionado a socios y familiares, consideramos que los miembros están dispuestos a abandonar la plancha de concreto en que hoy día estamos hacinados y por tercera vez mudar el club a otro paraje desolado, pero en un Estado de Derecho los viejos no consideramos correcto que a las 680 familias del club nos echen sin justa indemnización. Si bien eso haría más felices a nuestros malquerientes y detractores.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Condecoración?

La opinión de….

.

Abigail Benzadon Cohen

.

¿Condecoración?

.

He tratado de omitir el disgusto tan grande con el que recibí la noticia en que al Sr. René Luciani se le daba una placa de reconocimiento por su gestión como director de la Caja de Seguro Social (CSS) y, francamente, no puedo.   No poder va ligado a una situación personal, pero más allá de esto, va ligado a nuestras esperanzas de un cambio.   Llevamos poco menos de 100 días de gobierno y es aquí donde se origina un gran conflicto, por no decir una enorme preocupación.

René Luciani ha sido reconocido por nosotros, el pueblo, “a quien nos toca ahora”, por su gestión mediocre, poco responsable y de comprobada negligencia administrativa que le ha costado la vida y la salud a muchos panameños, y concluimos que es ese el reconocimiento que se merece por su labor administrativa al frente de la CSS.   Su trascendencia en negativo no se puede cambiar, querer disfrazarla no concuerda con la realidad, por eso ha sido tan polémico.

Lo desmoralizante de esta historia es ver cómo el ministro de Salud, Franklin Vergara, hace un paréntesis en su agenda para entregar dicho reconocimiento público, que no puedo evitar criticar porque más allá de entregar una condecoración a una persona en un acto limitado en el tiempo, ha dejado una duda en los principios que nuestro representante del gobierno del cambio tiene de lo que debe ser una buena gestión.

Espero que las condecoraciones futuras se dirijan a personas que realmente lo merecen, porque gozan de la distinción a su labor por parte de nosotros, el pueblo.

Trataré de ver este hecho aisladamente, pero es difícil, porque no puede ser posible que mientras el pueblo exige respuestas y soluciones por el dietilene glycol sea un representante de “nuestras esperanzas” quien condecore a un funcionario que ha sido una parte responsable de ese hecho.

Quiero creer en este gobierno, por esto apelo a la voluntad, capacidad y perseverancia de nuestro máximo gobernante, así como a la de todas las personas escogidas por él para representarnos en todos los aspectos, para que en los días que restan, que son muchos, actúen justa y equilibradamente, logrando los objetivos que los hagan ser admirados al finalizar su gestión, ya que no hay mayor reconocimiento que trascender positivamente en el tiempo y en la historia.

.

<>
Publicado el 7 de octubre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.