Persona y caridad, claves de la globalización

La opinión de …..

.
Giancarlos Candanedo

.
Persona y caridad, claves de la globalización
.
La experiencia demuestra que la sola razón –estrategias, tecnología, estadísticas, leyes, ideologías, etc.– no basta para solucionar los problemas, así como no basta el dinero para erradicar la pobreza y el hambre.

Nuestra sociedad, cada vez más globalizada, nos hace más cercanos, es cierto, pero siendo sinceros tenemos que reconocer que no necesariamente más hermanos. Día a día evidenciamos que los conocimientos técnicos no bastan para resolver los problemas económicos y sociales de un país; esto se debe a que es necesario saber cómo dirigir esos conocimientos para lograr una distribución justa, reconociendo y apoyando las iniciativas que surgen de las diversas fuerzas sociales.

Mientras no vivamos la solidaridad con justicia social, es decir, con caridad verdadera, todo seguirá igual. En medio de la casi divinizada globalización seguirán las brechas y estas traerán como consecuencia más pobreza y violencia, porque sólo el trato equitativo, justo, solidario, es capaz de propiciar desarrollo con un carácter más humano y humanizador. Una globalización del espíritu solidario que no esté basado en la igualdad de oportunidades y en la caridad, no pasará de ser mero asistencialismo, filantropía vana. Hay que entender que los más desfavorecidos demandan de todos nosotros una preocupación sincera por sus problemas, así como acciones concretas para ayudarles a lograr un desarrollo humano sostenible, que les garantice una vida digna.

Es de reconocer la labor que realizan países, ONG y miles de trabajadores de cooperación alrededor del mundo, quienes entregan sus vidas a la labor humanitaria. Sin embargo, debemos recordar que una asistencia humanitaria integral debe tener presente que la persona es la clave de una globalización más humana; que es necesario madurar una conciencia solidaria que considere la alimentación y el acceso al agua como derechos universales de todos los seres humanos, sin distinciones ni discriminaciones; que la defensa del derecho a la vida humana es parte indispensable de un verdadero desarrollo; que la cooperación internacional necesita personas que participen en el proceso del desarrollo y, por tanto, se hace fundamental la promoción y valoración de vocaciones de personas que participen con sus esfuerzos en esta noble tarea.

Si bien es cierto la asistencia humanitaria y el trabajo que continuamente realizan miles de hombres y mujeres buscan la construcción de un orden social, estatal y mundial más justo, mediante el cual se dé a cada uno lo que le corresponde, no menos cierto es que cada nueva generación debe renovar su compromiso de manifestar sus esfuerzos para este fin. Todos estamos llamados impostergablemente a vivir y a promover una solidaridad con justicia social, con caridad hacia todas las personas.

Los más desfavorecidos exigen que ante los grandes problemas de injusticia en el desarrollo de los pueblos, actuemos con valor y sin demora. Esa es nuestra misión: practicar una asistencia humanitaria solidaria, con ahínco y sin descanso, extendiendo a nuestros hermanos nuestras manos amigas. El trabajo por hacer es inmenso, pero me siento optimista de que todos tenemos la voluntad de construir el mejor mundo posible, de modo que las generaciones venideras puedan vivir en un ambiente perenne de prosperidad, hermandad y paz.

.

<>
Publicado el 30 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: