Política de Chequera y cadena perpetua

La opinión de…
Rafael Montes Gomez
.

Política de Chequera y cadena perpetua

.

“…la corrupción de un hombre ha causado el desorden de todo el país. Por eso las sentencias son tan severas”. Así quedó sellada la cadena perpetua para el ex presidente taiwanés Chen Shui-bian y su esposa, Wu Shu-Chen con palabras solemnes del juez Tsai Shou-hsun, presidente del Tribunal del distrito de Taipei (Taiwan), al firmar la sentencia.

Ante el triunfo en 1949 de los comunistas de Mao Zedong, los nacionalistas en franca retirada al mando de Chian Kai shek se refugian “temporalmente” en la isla de Formosa. China paso por una incruenta guerra civil, y si bien es cierto tanto el régimen comunista iba a apoderarse de la isla, y los planes de los nacionalistas eran volver al continente y continuar la guerra para restablecer el régimen anterior, todo eso cambio al estallar la guerra de Corea.

Para los norteamericanos y occidente, la guerra civil en Corea en 1950 fue el aviso de que el comunismo bajo el apoyo de China continental, se expandiría por todo Oriente.   Los norteamericanos como se sabe, se pusieron de lado de la región sur de Corea, apoyándolos abiertamente, mientras enviaban a los marines de la Séptima Flota al archipiélago Funan para proteger a la isla de Formosa, ahora China Taiwan.

De esta forma un nuevo régimen se estableció en la isla, al mando absoluto del Kuomintang.   Se diferencian de ello, los pobladores originales de la isla antes de 1949 y sus descendientes y los colonos kuomintang y sus descendientes que llegaron a la isla. Esas diferencias se establecen en idiomas, cultura y participación política. El debate político en la isla a partir de la apertura democrática del 2,000, ha estado dominado por ambas facciones aquí descritas.

El año 2,000 marca el ascenso de Chen Shui bian después de décadas de dictadura kuomintang (KMT). En ese momento Chen del Partido Demócrata Progresista (PDP) era prácticamente un héroe y la política de la chequera no era ninguna desconocida, de hecho es práctica común de ambas facciones políticas.

Es necesario aclarar que la resolución No. 2758 de la O.N.U., obra como referente para el reconocimiento en el organismo de una sola China. De allí que pocos países reconozcan a Taiwan (4 en África, 12 en América y 6 en Oceanía). De ese total de 22 países, 9 son islas de escasa importancia económica. Se observa que a excepción del Vaticano, ningún estado europeo reconoce a Taiwan, como tampoco lo hacen los países desarrollados que reconocen a China Continental.

Cadena perpetua o no, no tenemos porque perpetuarnos a la corta cadena de relaciones con Taiwan. Es evidente que China continental ya no esta en el negocio de exportar comunismo y al contrario cada día es más capitalista y representa un vasto mercado para nuestros productos. Por otro lado, la política de la chequera continuara con el KMT o con el PDP.

Seguros y confiados estamos, en la eficaz gestión de nuestro gran Canciller, el vicepresidente Juan Carlos Varela con respecto al gran tema chino.   Es hora de buscar los acercamientos diplomáticos para establecer las relaciones con China continental.

.

<>

Publicado el 14 de septiembre de 2009 en Facebook y el 30 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

A mis 38 años, una nueva mujer

La opinión de …
ANA PÉREZ
.

A mis 38 años, una nueva mujer

.

Hoy en día vivo más conectada con mi mundo, rezo más , escucho más de lo que hablo…..

Desde ya hace 4 años estoy más conectada con el mundo en el que vivo, creo haber escuchado que eso es el proceso de maduración entre lo vivido. A mis 38 años, me importan los recursos naturales que mi generación dejará para las próximas, me importa que está pasando con mi vecino, me interesan los problemas de los demás.

Simplemente recuerdo las palabras de mi abuela asegurándome que cuando fuera mas vieja iba a entender por qué estaba en la misa de un pariente fallecido, por qué estábamos ayudando a esa familia sin comida o por qué ella le compraba ese saco de naranja al campesino.  A mis 38, las cosas pequeñas son las que cuentan, como una simple conversación con ese extraño.

Me gusta escuchar mucho más que hablar, me gusta observar mucho más que me observen y pregunto mucho más que contesto. El amor define mis pasos hoy en día, soy adicta a la pasión.  Quiero saber cómo los seres se han enamorado, en el exacto momento dónde estaban, qué olor había en el ambiente.  Le doy amor a todo lo que me rodea, aunque a veces incomode a otros con mi abundancia.

Soy mucho mas propensa a perdonar y a olvidar. Mis pasos son firmes y estoy consciente de que yo soy responsable por cada uno de mis actos. Quiero actuar y no reaccionar.

Mis amigos son distintos hoy día.  Son seres creativos evolucionando en el mundo que los rodea, que me animan a ser mejor, seres respetuosos de otros. A mis hijas, mis amigas, como madre las guío lo mejor que puedo en conjunto con Dios, y ellas con su inocencia me guían a mí como madre.

A mis 38, respeto más la espiritualidad, y tomo mis pasos con prudencia. Entiendo y respeto mucho más a Dios porque sé que el es mi guía mayor. Me encuentro rezando como solía hacerlo mi abuela con salmos apuntados. También entiendo el poder que tengo como mujer y ser humano y sé cómo dirigirlo con mayor efectividad.

Utilizo la parte “controvertida” que me ha seguido como un cuco, como beneficio para promover causas que son realmente importantes para los seres humanos.  Ya no me importa qué está de moda, ni que modelo es la más bella, las pasarelas me aburren y las criticas me apenan.   Solamente sé que mientras el tiempo pasa por mí, menos es lo que entiendo y más es lo que quiero saber, el tiempo me ha reprogramado en un sentido y estoy feliz con mi transformación.   Solamente espero seguir encontrando inspiración con cada conversación, beso, y abrazo con mis hermanos y hermanas, con quienes suelo compartir cada día que Dios me da, para poder seguir evolucionando hasta llegar a mis 39.

.

<>

Publicado el 16 de septiembre de 2009 en el Suplemento Ego del diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.  La autora también lo publicó en Facebook.

Martinelli : Necesarias reformas

La opinión del periodista…
.

Jairo Henri Pertuz Suarez
.

Martinelli : Necesarias reformas

.

Todo cambio genera oposición, sobretodo si estos cambios significan pérdida de privilegios, particularmente, si estos afectan ingresos, utilidades y enriquecimiento.

Lo tradicional, lo acostumbrado por los gobiernos de países emergentes ha sido “negociar” con los inversionistas, pactar con los generadores de empleos (aunque sean mal pagados), conformándose con los crecimientos económicos casi por inercia, que nunca nos ayudarán a lograr el tan ansiado desarrollo, pues solo se reflejan en beneficios para los pequeños grupos de poder en el poder.

La costumbre se ha degenerado tanto, que la corrupción ha invadido las estructuras del Estado y, cada organismo y funcionario negocia todo cuanto puede a su paso, interesándole solamente su beneficio personal y de grupo. Al fin, los cargos se llenan con fichas políticas o de elite, sin ningún otro requisito.

Los “inversionistas” y muchos empresarios aprovechan y se permiten argumentar abiertamente que, comprar (corromper) funcionarios públicos es un hecho tan común y normal que hasta hacen sus reservas para estos “pagos”.

Las llamadas “concesiones”, Ordenes de compra y Contratos sobrevalorados son ejemplos del estado de corrupción en que nos encontramos. Se crean “empresas” exclusivamente para ganar Licitaciones, sin contar con experiencia ni garantías, solo con la fórmula del arreglo con alguien que las beneficiará con el otorgamiento.

La propuesta de reformas presentada por el equipo de gobierno del Presidente Martinelli, tiene necesidad de darse.   La gran mayoría de los panameños viven en estados de pobreza o endeudados hasta el cuello para sobrevivir y sin capacidad de ahorro ni inversión, todo lo cual se agudiza con factores endógenos como exógenos.   Todo esto hay que solucionarlo.

Está suficientemente demostrado de que nuestro país es víctima de una las peores distribuciones de la riqueza, lo que impide un crecimiento homogéneo y agudiza los fenómenos de violencia, vicio y narcotráfico como formulas de supervivencia.

Los ingresos de hambre, contratos de trabajo ilegales, inmigrantes ilegales afectando las pequeñas fuentes de empleo que genera nuestro país comparado con la región, África y Asia son focos de preocupación.   A la vez, estos ilegales utilizan nuestros precarios servicios de salud y educación, y nos cuestan miles de dólares repatriarlos, todo lo cual lo deberían pagar los países de donde son originarios.

Son además muchas las necesidades que padecemos los panameños en vías y servicios públicos que han sido utilizados por gobiernos anteriores para enriquecimiento personal.

La reforma propuesta por el actual gobierno no solo es necesaria, es justa. Solo hay que analizar los elementos y las razones para llevarla a cabo.

Es más, quienes se oponen – siempre se opondrán – se beneficiarán de ella con un mejor país.

Claro, si no son panameños, o buenos panameños, se opondrán. Protéjanse protegiendo al país pagando sus impuestos que, inclusive han dejado de pagar por años.

Es también necesario un ajuste de gastos del Estado, priorizando las inversiones. Si se práctica la equidad, la solidaridad y la justicia social, se estaría en el camino correcto.

Quienes no han sido capaces de cumplir con el pueblo, amparándose unos en una demagogia ruin dizque de liderazgo del pueblo, no soportan que un hombre y un equipo de extrema derecha, ponga en práctica, hasta hora, políticas de justicia de izquierda.   Esto ratifica, contundentemente, que los cambios que están dándose en países de centro y Suramérica, son constructivos y que Chávez, Evo y Correa No son demonios.   Se acaba de dar un cambio en Japón y el Presidente Calderón, de México, acaba de dar un golpe de timón.   Si no se dan los cambios, sucumbiremos en violencia, crimen y narcotráfico.

Las bases militares y la guerra no contribuyen en nada para lograr paz y desarrollo aunque sus impulsadores y ejecutores digan lo contrario. Martinelli tiene el carácter y parece tener la determinación de hacer realidad un verdadero, necesario y positivo cambio.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ahora le toca al pueblo

La opinión del Abogado….
.

Saúl Maloul
.

Ahora le toca al pueblo
.

Cuando al comienzo de su gestión, le pregunté el vice ministro de Economía por las intenciones del nuevo gobierno, él me contestó que Martinelli era el Robin Hood de los pobres panameños.   Sinceramente, esa respuesta me preocupó, viniendo de un funcionario de tan alta jerarquía, a lo que respondí inmediatamente: señor Vice Ministro, nosotros no escogimos al Presidente de la República para que le quite a los ricos para darle a los pobres.

No se confundan, estoy de acuerdo con la inmensa mayoría de las medidas que el nuevo gobierno ha tomado, en aras de traer la tan anhelada igualdad jurídica a este pequeño Istmo, y de que el Estado reclame lo que en Derecho le corresponde.   A la luz de estos sencillos pero importantísimos principios es que entiendo la mayoría de las medidas y las justifico y aplaudo.

Eso no es lo mismo, que pretender que llegó el Presidente que le va a quitar a los pobres para darle a los ricos, porque esa actitud supondría que la actividad económica y la acumulación de riqueza bien habida tiene algo malo implícito. Y me costaría mucho creer que un gobierno liderado por empresarios trate de implementar tan chueco principio.

A parte de las cosas evidentemente buenas que han sucedido durante estos meses, he observado estupefacto, como, a punta de créditos extraordinarios, el nuevo gobierno, se hizo de los fondos que supuestamente necesitaba para oxigenar cuánta institución pública creyera que necesitaba oxígeno.   Detrás, frente a estas multimillonarias erogaciones, siempre queda la sensación de que la inversión social sigue siendo la piñata del presupuesto, tal y como lo hemos experimentado en las dos últimas administraciones gubernamentales. Ojalá y esté equivocado.

Y como cereza del helado, los innumerables escándalos del alcalde capitalino, la pretendida compra de un avión presidencial y los ya innumerables viajes del mandatario en tan poco tiempo de estar en palacio; dejan un sabor tanto amargo como dulce en el paladar del panameño. Sobretodo, la sensación de que con la plata del Estado podemos hacer fiesta, cuidado nadie se meta con mis intereses personales.

Ahora le toca al pueblo, indeed.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Corte propone crear nueva jurisdicción

La opinión del Abogado y Catedrático Universitario….Hernán De León Batista

.

Hernán A. De León Batista
.

Corte propone crear nueva jurisdicción

.

Aproximadamente hace un mes, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Harley Mitchell, presentó a la Asamblea Nacional, como iniciativa legislativa, la creación de la Jurisdicción Especial de Integridad y Transparencia, para prevenir, detectar y sancionar actos de corrupción en el Órgano Judicial.

Específicamente se trata de una fiscalía especializada y un tribunal autónomo con jurisdicción a nivel nacional para tratar exclusivamente los procesos que involucren a los funcionarios judiciales que incurran en faltas éticas y disciplinarias, lo que evidentemente da mayor independencia y transparencia al sistema de administración de justicia; sin embargo, mi única preocupación es el hecho que de concretarse la futura existencia de dicha fiscalía y tribunal, el nombramiento se haga de “a dedo”, como ha ocurrido en anteriores ocasiones cuando se crea un nuevo tribunal o entidad jurisdiccional y no se haga una convocatoria pública, mediante un serio concurso fundamentado en la meritocracia y no en quién tiene más certificados de “asistencia” o “participación” a seminarios o cursos, que en realidad no han asistido, o porque poseen varios títulos académicos que prácticamente han obtenido por invertir más dinero que otros que no pueden, sin que verdaderamente tengan una formación sólida e integral tanto en el contenido sustantivo, y en este caso, de ética y honestidad.

De ahí el descontento de muchos servidores judiciales que se han distinguido por años en ser leales con sus principios de ética, honestidad y trabajo, y ante todo, el respeto irrestricto de la Constitución y la Ley, sin deberle un favor a algún superior.   Ojalá se concrete con transparencia esta iniciativa en pro de obtener una excelencia en el trabajo de nuestros juzgadores.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

En esa jamás nos equivocaremos

La opinión del Ex Ministro de Estado….
.

Roberto Alfaro E.
.

En esa jamás nos equivocaremos

.

Aumentos en el desempleo, quiebra de bancos y de empresas, un decrecimiento en el consumo personal y el impago a los vencimientos de las deudas conocidas como “bonos basura”, continúa siendo la tónica en las grandes economías.  Lo esperanzador es que algunos de esos indicadores negativos comienzan a reducirse al punto que algunos economistas optimistas se atreven a pronosticar que la crisis mundial ha tocado fondo.

En contraste nuestro pequeño país parece estar en otra galaxia pues muchos de los indicadores se mantienen positivos o con decrecimientos muy leves o estables.   Las cifras del primer semestre apuntan a un crecimiento anual del 3% que bien podría ser el mayor de todo el continente. Por otro lado, a pesar de que en los últimos años los precios del costo de vida y de los servicios públicos locales se han disparado al alza, todavía nuestro país sigue siendo atractivo, por lo que no me asombré ver este fin de semana los restaurantes, cines y “malls”, aún la iglesia donde asisto, llenos de extranjeros. Mientras en los países industrializados las remesas de divisas de inmigrantes hacia el exterior se reducen, en Panamá crecen, cuando en esos países se toman medidas para incentivar la inversión, aumentar la actividad comercial y promover el crédito, acá aumentamos impuestos, planillas estatales, el costo de las transacciones financieras, los seguros y los aranceles.

En pocas palabras vamos contra todas las reglas para incentivar la producción y el crecimiento, este país es un corcho y no hay manera de hundirlo.   Los cuatro gobiernos desde la invasión y ahora este han hecho reformas fiscales, han aumentado la deuda pública e incrementado las planillas y pareciera que aún no hemos terminado.   ¿Hasta cuándo soportará este corcho?   Yo vuelvo e insisto que nuestro mayor “cuello de botella” y lo que nos terminará hundiendo es la escasez de recurso humano a niveles técnicos y la malísima educación pública por falta de una política integral educativa.

Sabemos que esta situación a los dictadores y políticos populistas les encanta pues así mantienen la “esclavitud de la ignorancia”.   No existe mejor defensa que una buena ofensiva y los docentes comienzan a sonar sus tambores de guerra esgrimiendo su mejor argumento “mejoras salariales”, pero el verdadero fondo es preparar un frente contra cualquier reforma educativa integral.   Si el Gobierno tiene la voluntad política para hacer los cambios necesarios, debe actuar con mucha rapidez pues está quemando sus cartuchos en cosas de menor importancia. El futuro promisorio de nuestro país radica en una juventud bien educada, pongamos todos nuestros esfuerzos y recursos públicos y privados en esos objetivos que en esa estrategia, jamás nos equivocaremos.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ventanita de palabras

La opinión del sociólogo, escritor y educador
.
Raúl Leis R.
.

Ventanita de palabras
.

Ya van 15 años de sostener interrumpidamente todos los miércoles esta columna de opinión en este diario.  Salvo en muy pocas y contadas ocasiones, por circunstancias inevitables, no acudí a esta cita con los lectores.

Durante todos estos años directivos o dueños de El Panamá América nunca han impuesto censura alguna, ni limitación de ningún tipo que restringa mi opinión sobre los temas que quiero tratar (muchas veces problemáticos), en esta columna ad honorem.   Por el contrario, siempre han colocado la columna en sitios destacados del diario.   Les agradezco profundamente su creencia en la libertad de expresión y la oportunidad que me brindan.

No encuentro mejor definición para nombrar a este espacio, si no es como una ventanita de palabras. ¿Por qué?   Un periódico es como un edificio de papel y tinta provisto de muchas ventanas que muestran trozos de la realidad en la que estamos inmersos.   De esas ventanas de todo tamaño, cuelgan palabras e imágenes de todos los colores, tamaños y calibres como si fueran tendederos, balcones, maceteros pero alusivos a personas, sociedades, economías, naturalezas de aquí, de allá y acullá.   También el edificio tiene puertas, que para mi simbolizan la comunicación, la interacción con la cotidianidad.

Yo siento que cada miércoles, puedo abrir mi ventanita de palabras para transparentar mi punto de vista con los demás que abran el diario o la web, y les interese o motive conocerla.   Gracias, queridos lectores o cibernautas.   Pero mis palabras no son solo las mías, pues muchas veces abro la ventanita a pareceres, ideas, desafíos y esperanzas; través de una comunión de ideas y propuestas.   Por eso se asoman pueblos indígenas clamando justos derechos ancestrales, mujeres por la igualdad, la necesaria justicia legal y social, el ambiente sostenible frente a la depredación, la urgente cultura política democrática, la aspiración por la educación con equidad y calidad, las carencias de la pobreza, la creación e identidad cultural, los reclamos anticorrupción, y otros más; en fin todos los que propugnan por la construcción de una ciudadanía transformadora, de caminos para cambiar -para mejor – la vida.

En el edificio de papel es también un vecindario, y por ello interactuamos fuertemente entre nosotros, pues muchas veces en entorno contextualiza la opinión propia con otros aportes (columnas, noticias, editoriales, caricaturas, ilustraciones e imágenes).   Saludos a todos ellos y ellas.

Un viejo comentarista de un pequeña emisora de radio, me dijo una vez  “lo importante, es que si por lo menos uno, alguien me escucha”  cuando le pregunté sobre el tamaño de su audiencia.   No se cuantos miran hacia esta ventanita, o la escuchan leída o citada en alguna radio, ni cuantos la leen por Internet.  Gracias a los que lo hacen, pero lo esencial es que algún mensaje positivo caiga de vez en cuando,  alguna vez, como semilla en buena tierra, y para que entonces valga la pena el esfuerzo sostenido. Prometo que seguiremos en ello.

No lograremos alcanzar a ser una sociedad democrática, sin abrir y propiciar los libres espacios para las palabras y las ideas no solo en los medios, sino en todos los espacios sociales, educativos, políticos y culturales. Las palabras tienen poder mientras las sociedades son más letradas, informadas y construyen libremente diálogos y debates con ellas, pues solo así se cumplirá la afirmación de Lord Lytton que “La pluma es más fuerte que la espada”.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Más luto y dolor en las calles

La opinión de….

.

Rebeca Martínez de Antonelli

.

Más luto y dolor en las calles

.

Indiscutiblemente, este pueblo no resiste una tragedia más ocasionada por la inconsciencia e irresponsabilidad –yo agregaría por la falta de respeto a la vida ajena– de los conductores de vehículos. Llámeseles “buseros”, “taxistas”, sin dejar de mencionar que los conductores de cualquier vehículo a motor están también incluidos.

Este es el único país del mundo en que cuando un peatón se dispone a cruzar la calle los conductores pisan el acelerador, en lugar de frenar y darle paso. Del mismo modo pasa cuando usted va manejando su auto y pretende incorporarse a la vía principal, en lugar de recibir la cortesía por parte de los demás conductores, éstos aceleran para impedir que usted pueda incorporarse nuevamente a la vía. Y qué decir de aquellos conductores que cuando usted les demuestra, tocando la bocina, que están obstaculizando el tráfico –ya sea porque manejan muy despacio o por estar en todo menos en el manejo– de manera ex profesa casi dejan de acelerar para que usted no pueda avanzar (conducta típica de los taxistas panameños).

Estas situaciones nos hacen llegar a la conclusión de que el conductor panameño ha perdido por completo el respeto a la vida humana y, reitero, no me estoy refiriendo solo a los conductores que tienen que ver con el transporte público; no señores, estamos hablando de toda persona que conduce un vehículo, porque cuando no son hijos de jueces o amigos de “fulano de tal”, están exonerados de pagar por las muertes que ocasionan sus negligencias. ¿Hasta cuándo tendremos que soportar que otro hogar panameño se vea ensombrecido por la muerte de un miembro de su familia a manos de estos conductores?

Considero que este es el momento para hacer un alto y, de una buena vez, realizar los cambios respectivos a fin de lograr que los panameños dejen de morir en las calles, debajo de las llantas de un camión, diablo rojo, taxi, automóvil particular, etc.   Me permito elevar mi voz y la de las personas que claman por justicia para que esta situación tome otra dirección.

Estoy segura y confío en que el señor Presidente, quien cuenta con todo el apoyo de este pueblo –lleno de luto y dolor por las pérdidas físicas que ha sufrido por culpa de los insensatos conductores– logrará hacer la diferencia. Para ello, ofrecemos algunas sugerencias: si es necesario hacer cambios en la legislación existente, ¡por favor, háganlos!; comiencen por cancelar la licencia de conducir a todo aquél que no cumpla con la ley; que las multas sean realmente onerosas, para que a cualquier conductor que se le ocurra pisar el acelerador más de lo establecido, lo piense dos veces; es necesario iniciar una campaña para “educar al conductor”.

Debemos comenzar por esta última recomendación; es imperante que en Panamá aprendamos la cultura del buen conductor, ofreciendo charlas o cursos con carácter de obligatoriedad cada vez que vamos a renovar licencia. Sería oportuno dedicar un par de horas para escuchar lo que nos hace falta saber: temas relacionados con el manejo, las normas de cortesía, etc., y ¿por qué no? someternos a evaluaciones psiquiátricas, porque pareciera que los causantes de los graves accidentes, en los que se pierden vidas humanas, no se encuentran en su sano juicio.

.

Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

La máquina del robo

La opinión de….

Carlos Guevara Mann

.

La máquina del robo

.

Dijo Ricardo Martinelli que la administración anterior, encabezada por el hijo del tirano, “era una máquina para hacer robos, de hacer atracos y sinvergüenzuras. Allí se han llevado todo. No se llevaron las garzas porque había unas que eran chillonas” (La Prensa, 29 de agosto).

La metáfora del Presidente ilustra a la perfección la naturaleza del PRD y trae a la memoria el análisis de la corrupción que, hace algunos años, hizo Ricardo Arias Calderón.

En aquel momento, Arias Calderón advirtió que sin los adecuados controles la corrupción de tipo “artesanal” que practicaban algunos integrantes del gobierno de la época podía elevarse a niveles “industriales”, como ocurrió durante la narcodictadura (Crítica Libre, 3 de agosto de 2000).

La corrupción industrial requiere de una maquinaria para el robo que es la que proporciona el PRD.

El mayor logro del “proceso” fue realizar en Panamá una revolución industrial, en lo que a corrupción respecta.  De la corrupción artesanal imperante en el antiguo régimen se pasó, en poco tiempo, a la corrupción industrial de Torrijos, Paredes y Noriega.

Ellos y sus adláteres diseñaron un sistema para el latrocinio y lo implementaron a gran escala.   Productos inolvidables que emanaron de aquella máquina del robo incluyen el escándalo del puente “Van Dam” sobre el Canal, de cuya fábrica no existió jamás el mínimo vestigio; el desfalco multimillonario de la Corporación Financiera Nacional (Cofina), que permitió a honorables empresarios amigos del tirano multiplicar sus fortunas; y –la joya de la corona– el atraco al Programa Colectivo de Viviendas, en que los cerebros del PRD despojaron a la Caja de Seguro Social de 100 millones de balboas.

En el camino, por supuesto, desviaron algunos cientos de miles hacia las arcas del PRD (porque además de “industriales” son “institucionales”: se preocupan por el mantenimiento y desarrollo del partido).   Aunque así lo denunció el entonces fiscal Carlos Cuestas, las investigaciones del Ministerio Público no condujeron a nada significativo.   Nadie resarció a la Caja de semejante despojo que operó directamente en contra del bienestar de los asegurados.

Por todo eso y mucho más son asombrosas las declaraciones de un ex presidente de la dictadura, quien habló en nombre del Centro Nacional de Competitividad.   Sentenció en días pasados el sujeto de marras que el esfuerzo para reducir o eliminar la corrupción debe ser “una prioridad”, por cuanto “la corrupción es el factor más problemático para hacer negocios en Panamá”, según el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial (La Prensa, 9 de septiembre).

Ninguna credibilidad tendrán las gestiones del Centro Nacional de Competitividad para mejorar la transparencia en el país mientras siga dirigido por un individuo que aportó a la creación de la máquina del robo y la industrialización de la corrupción durante la narcodictadura de los militares y el PRD y –además– fue beneficiario del fraude electoral más escandaloso que registran los anales de la historia nacional.

Los aprendizajes delictivos adquiridos durante los 21 años de narcodictadura se aplicaron, posteriormente y a la perfección, durante la “torodictadura” y la “mogodictadura”.   Ya ha visto usted, en estos días, alarmantes noticias sobre el negociado de las tragamonedas y el sinfín de bellaquerías, en todas las dependencias del Estado, que se fraguaron durante el quinquenio del muñeco que pasea.

Hay que destruir la máquina del robo. Necesitamos para ello un Ministerio Público y un Órgano Judicial que funcionen adecuadamente.   Necesitamos jueces como los que hay en Costa Rica y Taiwan, a los que no les tiembla la mano para firmar sentencias condenatorias de ex jefes de Estado y su nefasta garulilla.

Necesitamos aumentar las penas por corrupción, hasta alcanzar, como en Taiwan, la cadena perpetua. Y necesitamos cárceles para recluir a los corruptos –sean del tipo artesanal o industrial– para que su reclusión sirva de escarmiento o, como les encanta decir a los economistas, “desincentivo” a la corrupción. De lo contrario, Panamá no avanzará. Que lo tengan muy claro el presidente Martinelli y sus colaboradores.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.


Lo censurable y lo punible

La opinión del Abogado…

.

Donatilo Ballesteros S.

.

Lo censurable y lo punible

.

Hemos dedicado mucho tiempo a ventilar problemas que, aunque merecen atención, no se resuelven con comentarios que solo alimentan el ego de quienes explotan el morbo popular hasta cansar con el tema.  Pongo como ejemplo el caso de un cheque que se confeccionó en el Municipio de Panamá, cuyo importe sería utilizado para cubrir los gastos de viaje de la esposa del señor alcalde.   El hecho de que ella no es una funcionaria municipal hizo que la Contraloría General señalara la improcedencia y, en consecuencia, impidiera el pago del mismo.

Esa es una irregularidad administrativa que fue oportunamente advertida por el funcionario fiscalizador del uso o aplicación de los recursos públicos, con la debida anotación del error cometido.   Decenas de órdenes de pago son devueltas con señalamientos de imprecisiones, irregularidades y errores, sin ser sometidas al escrutinio público, como lo ha sido el cheque referido.   Lo censurable es que los funcionarios, nuevos y viejos, debían conocer el trámite y si procedía o no dicho pago, pero no hicieron el señalamiento correspondiente.   De haberlo hecho, habríamos evitado tanto comentario de buena y de mala fe.

Para que todo esto hubiese sido punible se habrían requerido elementos de juicio que tipificaran lo actuando como delito.   En primer término, es necesario que en efecto se hubiese cometido una infracción dolosa o culposa, por parte de los protagonistas del caso.   Para ello es preciso saber si hubo en el señor alcalde el deseo deliberado de tomar fondos públicos para el pago del viaje de su esposa, invitada además al evento, o si la confección del cheque obedeció a un desconocimiento del procedimiento, pues el presupuesto municipal sí contempla el uso de una partida para sufragar gastos a personas que no son funcionarios del Municipio.   Quizás si se hubiesen cumplido los trámites, omisos por desconocimiento, nada habría pasado y el viaje y gastos se habrían cumplido sin ningún problema.

Vale la pena establecer que en nuestro criterio no se ha tipificado el hecho punible, porque del erario municipal no se ha utilizado el importe del cheque y que su sola confección, por error, no alcanza a vulnerar la norma penal.   No hubo aprovechamiento, despilfarro, malversación o irregular disposición del recurso, que son los actos que darían lugar a lo punible. Conviene, entonces, que en las instancias municipales no se atiendan órdenes sin conocer y ejecutar el procedimiento adecuado, con lo cual se contribuye a la transparencia, a la correcta administración y a la lealtad que se debe tener a la institución y a los jefes.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La necesidad de implementar el sistema penal acusatorio

La opinión del Abogado….

.

Benedicto De León Fuentes

.

La necesidad de implementar el sistema penal acusatorio.

.

En mi condición de abogado y ex presidente de un gremio de abogados procesalistas, me permito expresar  algunas consideraciones sobre este nuevo sistema de juzgamiento penal que, de acuerdo con la Ley 63 de 2008, debía  entrar a regir en el segundo Distrito Judicial –Coclé y Veraguas– a partir del 2 de septiembre pasado. En esencia, el sistema significa que una persona que sea acusada de haber cometido algún delito será procesada y juzgada en un lapso muy corto de tiempo, puede ser semanas o meses. Para dar un ejemplo conocido en nuestro medio, el señor Murcia Guzmán ya fue condenado en Colombia, siendo que solo hacía algunos meses había sido detenido.

A contrario sensu, con el sistema que actualmente impera en nuestro medio, ello podía haber demorado varios años, para muestra un solo ejemplo: hace unas pocas semanas  un conocido boxeador fue declarado inocente y, consecuentemente, liberado luego de pasar tres largos años en prisión.   En otras palabras, lo que con el sistema actual demora como promedio tres años para que se  resuelva la situación jurídica de un acusado, o sea, que conozca si lo condenan o liberan, en el sistema acusatorio eso mismo se haría en un promedio tres a seis meses.   El sistema de juzgamiento penal que impera en nuestro medio tiene  muchas  deficiencias, algunas de las cuales menciono a continuación:

1. Para el acusado, este, como ha quedado dicho, tiene que someterse a una espera para ser juzgado que como promedio dura tres años, y si está detenido, ya pueden imaginarse los perjuicios que  de ello se derivan, sin que sean indemnizados si resulta inocente.

2. Para la familia del acusado, esto es todo un drama, el solo ir a la visita, cuando, en el caso de Panamá, la esposa, la madre o quien sea, debe levantarse a las 3:00 a.m. para ir a La Joya o La Joyita y luego someterse de revisiones y espera para poder ver a su pariente, amén de los problemas familiares que pueden surgir incluso la pérdida de la esposa, hijos, etc.

3. Para la sociedad, en Panamá no hay pena de muerte y tampoco cadena perpetua, lo anterior quiere decir que la persona que es enviada a la cárcel, eventualmente volverá a la sociedad, que tendrá que recibirlo, posiblemente, “graduado” con maestría o doctorado, pero no en asuntos beneficiosos, sino todo lo contrario, y

4. Para el Estado, aun cuando las condiciones en que se tiene a los detenidos es paupérrima, ello tiene un costo que debe asumir el Estado y en consecuencia todos los asociados. Con el nuevo sistema penal acusatorio, aunque habrá detenidos, se busca que estos en su mayoría sean personas condenadas, no como ocurre en la actualidad en que  más del 60% de los detenidos  lo está con carácter preventivo.

Considero que la actitud del Ejecutivo en cuanto a postergar la entrada en vigencia del sistema no es cónsona con la realidad que conocemos los abogados y las personas que eventualmente se ven involucradas en una causa penal con responsabilidad o no.   Además, el Órgano Judicial no es una institución más del Ejecutivo, por ello, debe respetarse y dotarlo de  los fondos que se requieren para implementar el sistema, pues ocurre que lo han estudiado y están preparados para ponerlo en práctica.   Para finalizar, en América Latina somos el único país en el que se han encontrado todas las excusas para que no entre en vigor el sistema.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El Santo Padre en Panamá (I)

La opinión de la Ex Diputada de la República….Mireya Lasso
.
MIREYA LASSO
.

El Santo Padre en Panamá (I)

.

La noticia de que Su Santidad Benedicto XVI pueda visitar nuestro país nos llena de alegría y de esperanza por todo lo bueno que, en muchos aspectos, ella significará para el pueblo panameño.   Debemos recordar la impronta que dejó en nuestra nación la presencia de Juan Pablo II hace veintiséis años, cuando cientos de miles de panameños pudieron escuchar su mensaje y recibir su bendición, produciendo una obligada renovación espiritual. A nuestro juicio hoy, más que ayer, Panamá tiene necesidad de la palabra inspiradora del Santo Padre y de su mensaje orientador.

Recordemos que Su Santidad además de jefe de Estado, es un reconocido líder mundial y un teólogo de primera línea; pero, sobre todo, es el Vicario de Cristo en la Tierra, el sucesor de la roca sobre la cual Él construyó su Iglesia. Esta diversidad de roles que él desempeña y representa nos obliga —por igual a autoridades, pueblo, representantes de la Iglesia en Roma y en Panamá— a planear con la debida acuciosidad las actividades en suelo patrio del Santo Padre para poder derivar el máximo provecho de su presencia entre nosotros.

Como jefe de Estado, será huésped del gobierno nacional; recibirá el tratamiento y los honores de rigor que ordene la formalidad oficial. A diferencia de la visita papal anterior, esta vez el anfitrión será un gobierno democráticamente elegido; pero seguramente será la fase menos importante de su visita, aunque ella deberá cumplirse al pie de la letra por elementales razones protocolares.

Por tratarse de un indiscutible líder de estatura mundial, la noticia de su presencia aquí recorrerá el Continente americano y el mundo entero. Siendo que el motivo principal de su visita es la celebración del 500º aniversario de la fundación del primer templo católico en tierra firme americana, seguramente enviará un mensaje especial a los países americanos sobre la vigencia de los valores religiosos, éticos y culturales que transmitió la obra catequizadora que se institucionalizó en el Darién.

Como filósofo y teólogo, de seguro no perderá oportunidad de exponer, en términos sencillos y comprensibles, aquellos principios fundamentales y trascendentales de la doctrina de la Iglesia que responden a las necesidades y circunstancias del mundo —y sobre todo de Panamá— en el Siglo XXI. En ese sentido, en dos de sus cartas encíclicas, ya ha recalcado el genuino significado que tiene la caridad —bien entendida— en todas las facetas del quehacer humano y en el horizonte sobrenatural.

Como Vicario de Cristo, el Papa bendecirá al pueblo panameño; pero seguramente rogará especialmente para que las autoridades vean en la caridad, iluminada por la verdad, el legítimo móvil que debe inspirar sus medidas para la redención de excluidos y marginados.

Como nación, como gobierno y como individuos debemos prepararnos a conciencia para aprovechar los beneficios de la oportuna presencia del Santo Padre.

Es un privilegio que no podemos desperdiciar con superficialidades, perdiendo de vista enseñanzas de fondo y ojalá no surjan factores dentro o fuera del país que frustren la visita.

En preparación de ella, comencemos por conocer a la persona de Joseph Ratzinger, su vida, su pensamiento y, entre muchos temas, el significado que para él tiene la íntima vinculación ética entre “ caridad ” (amor) y “ verdad ”.

.

<>
Publicado el 16 de septiembre de  2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.