Relaciones Públicas, ¿profesión etérea?

La opinión de la periodista y relacionista pública….

.
EVA E. MONTILLA

.

Relaciones Públicas, ¿profesión etérea?


Durante los años que llevo en el ejercicio de las Relaciones Públicas, han sido innumerables las ocasiones en que me ha surgido la interrogante: “¿esta profesión es realmente un concepto etéreo?”.   Mi apreciación se basa en el poco sentido, en la licencia característica del mundo laboral en cuanto al uso de este nombre para designar cualquier actividad en la que exista un interminable nexo entre los diversos públicos, pero, especialmente, de las fórmulas utilizadas para seleccionar a quienes ejercen la actividad, conozcan o no de su implicancia.

Las Relaciones Públicas representan el mecanismo para que propios y extraños relacionen a la institución, empresa, persona u organización, con la esencia correcta, desvinculada de cualquier estilo propagandístico que lleve a la opinión pública a aceptar algo, pese a no ser verdadero, o sea, una especie de dosis de maquillaje sobre la acción. Luego de estas consideraciones muy particulares, aterrizo en la interrogante y la traslado a la objetividad del mercado panameño, con sus oportunidades, y en el fundamento histórico que data de 1970, el inicio de la preparación de profesionales de las Relaciones Públicas en la Universidad de Panamá.   A pesar de, es notable la existencia de una distorsión para identificar al auténtico o auténtica conocedora de esta disciplina, por lo tanto, es fácil observar a la audacia personificada que ejerce sin siquiera saber el significado de la labor a su cargo.

El propósito de estas reflexiones no es la búsqueda o el desenmascaramiento de intrusos o intrusas, es únicamente valorar la profesión y contribuir a elevarla al sitial al cual está destinada, su razón de ser: asesorar a las altas esferas de la empresa, institución, organización y/o persona, en lo relativo a la comunicación interna y externa, con énfasis en el factor comprensión, por parte de esas instancias, para que sepan cuándo y en qué forma se transmite un mensaje, de tal manera de mantener el más alto grado de confianza de los diferentes públicos.

No podemos olvidar que el ejercicio de las Relaciones Públicas requiere de la actualización constante, la competitividad, de una mente dispuesta a evolucionar y a enfrentar los retos, singularmente con una profunda convicción de la ética. El profesional no debe anteponer los fines de la empresa, institución, organización y/o persona a los valores y a las normas morales.   El recorrido a veces está plagado de los antivalores, de allí que la capacidad para discernir es una de las grandes virtudes de un o una relacionista pública.

La modernidad nos ha arrastrado a escenarios fabulosos, como lo es el uso de la tecnología como la herramienta ideal para una efectiva práctica de esta profesión, aún así es imprescindible conservar la claridad en las acciones y tener presente que ese trabajo lleva implícito el hecho de contribuir en la transformación social, por tanto es una responsabilidad de proyección inconmensurable.   Los retos van implícitos en la formación de la gente de comunicación social, y se les considera como una magnífica motivación para no quedar en el rezago.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Se mueve el ajedrez político

La opinión del Ingeniero y Analista Político….

.
JOSÉ I. BLANDÓN C.

.

Se mueve el ajedrez político

.
Las declaraciones del ex presidente Ernesto Pérez Balladares al programa “Debate Abierto Dominical”,  del domingo 6 de septiembre, reflejan un cambio en la conducta política de los dirigentes del PRD,  que ahora parecen estar más conscientes de la gravedad y complejidad de la crisis estructural por la que atraviesa su partido.   Evitando confrontaciones con sus copartidarios del PRD,  Pérez Balladares se concretó en atacar la conducta y la política de la administración Martinelli y a defenderse de los reportajes investigativos que en su contra ha publicado el periódico La Prensa.

La evolución de la crisis interna del PRD se centra en la búsqueda de la unidad del partido y bajo la iniciativa y liderazgo de Ernesto Pérez Balladares, se han realizado diversas reuniones con la participación de Balbina Herrera, Juan Carlos Navarro y el ex presidente, para buscar una salida negociada a los cambios en el CEN del PRD.   El secretario general del PRD, Martín Torrijos, ha sido consultado para este proceso de negociación y se espera que a su retorno de México se produzca una reunión conjunta en la que también participarán “ Bolo ” Flores y “ Nito ” Cortizo.   En los próximos días, se podrían lograr acuerdos en esta materia.

La propuesta que manejan los dirigentes del PRD se basa en la escogencia de un Comité Ejecutivo de consenso para que sea aprobado en el próximo Congreso Nacional a celebrarse a fines de 2009 y en el que estén representadas todas las corrientes del partido.   Además, se pretende restablecer la comisión política como un mecanismo para propiciar el debate interno y definir el calendario político electoral para los próximos años.

La nueva concepción que pretenden darle los dirigentes del PRD a su colectivo político, implica readecuarlo a la actual coyuntura, consolidando su fortaleza ideológica y replanteando su organización. Pretenden pasar de ser un partido meramente electoral y clientelista a otro más ideológico, proactivo y en sintonía con los intereses del pueblo panameño.

Mientras se logran implementar estas medidas, los dirigentes del PRD han pactado suspender todos los ataques internos y concentrar todas sus energías en contrarrestar la estrategia política de sus adversarios que apuestan a la división o a la desaparición del PRD.   Veremos un PRD más al ataque contra la administración Martinelli, lo que traerá como consecuencia un cambio en la dinámica política a corto plazo.

Mientras, en el lado gubernamental, la correlación de fuerzas continúa a favor del presidente Martinelli, pero esta semana comenzó a sentirse un reagrupamiento de las fuerzas económicas y políticas que se han visto afectadas por las acciones del Gobierno en sus primeros 67 días de gestión. En efecto, los empresarios de la Zona Libre se enfrentaron al Gobierno públicamente, a través de cuñas publicitarias y una fuerte vocería por las reformas fiscales que se pretenden pasar y que significan pagos de impuestos para este sector.

Con independencia del resultado del debate de las reformas fiscales, lo que políticamente importa es que se inició la confrontación desde el sector empresarial que debería ser la base de sustentación de una administración como la de Martinelli, situada ideológicamente a la derecha.   Además, el PRD actuando en el espectro político, ha dejado su confrontación interna y va a disputarle el espacio político al presidente Martinelli.   A pesar de todo esto, la popularidad del presidente Martinelli es altísima y también ha logrado el apoyo popular para sus medidas.   Si Martinelli logra sincronizar sus propuestas con la acción concreta, que permita materializar sus estrategias, será un adversario muy difícil de vencer en el corto, mediano y largo plazo.

El alcalde de Panamá, Bosco Vallarino, va de problema en problema, con el agravamiento que se está consumiendo su imagen y peor, su credibilidad. El último incidente de un cheque girado a nombre de su esposa lo ha sumido en un debate público sumamente negativo para él.   Esto permite que el PRD pueda implementar una estrategia dirigida a saldar cuentas políticas con el alcalde.

En los planes del PRD, Bosco Vallarino es un objetivo de primer orden y sus desaciertos servirán de base para una campaña implacable en su contra, sobre todo porque las heridas de la pasada campaña electoral todavía permanecen abiertas y las fuerzas opositoras tienen cuentas que saldar con el actual alcalde.

La imagen institucional de la Asamblea sufrió un duro revés con el descubrimiento de una llamada “ suite ” al servicio del ex presidente de ese órgano del Estado, Pedro Miguel González,  y que posteriormente “ heredó ” el diputado del PRD Yassir Purcait.   Sin embargo, las últimas encuestas revelan que bajo la actual presidencia del panameñista José “ Popi ” Varela, la imagen de la Asamblea se ha recuperado sensiblemente. Independientemente de esta situación, en la presente coyuntura la Asamblea de Diputados es el centro del debate político.
.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Diplomacia de la chequera

La opinión del periodista….

.
DEMETRIO  OLACIREGUI  Q.

.

Diplomacia de la chequera


Privilegiar los intereses económicos por encima de los principios es lo que se conoce como la diplomacia de la chequera.   Para darle un carácter más exquisito hay quienes denominan ese comportamiento como “realpolitik”.

.El gobierno de Taiwán se ha caracterizado por mantener a una treintena de países, principalmente latinoamericanos y africanos, que se rinden ante el peso de una millonaria chequera que compra intereses en desmedro de la moral.   Entre ese puñado de naciones se encuentra Panamá, cuyo presidente, Ricardo Martinelli, prometió en su campaña política establecer relaciones diplomática plenas con la República Popular China —como la mantienen unos 180 países en el mundo— y poner fin al chantaje de Taipei.

Está por verse si cumple su promesa electoral o sucumbe a la diplomacia de la chequera.

La práctica de Taiwán no es única.   También la emplea el régimen de Libia, que acaba de cumplir cuarenta años en el poder.   La diplomacia de la chequera funcionó para lograr la liberación del libio Abdel Baset al-Megrahi, condenado por el atentado contra un avión de PanAm, que en 1988 cayó sobre la comunidad escocesa de Lockerbie dejando 270 muertos.

Se trató de un pacto entre Gran Bretaña y el presidente de Libia, Muammar Khadafy, que incluyó contratos comerciales de petróleo y gas por $1,000 millones.   La justicia escocesa argumentó aspectos humanitarios, porque el prisionero padece de un cáncer terminal, pero Khadafy agradeció al gobierno británico y a la reina Isabel II por esa decisión “ histórica y atrevida ”.   Empresariales británicos mostraron satisfacción al resaltar que la medida representará ventajas comerciales para las transnacionales Shell, BP y BG, que ya operan en el país norafricano.

El presidente de Suiza, Hanz-Rudolf Merz, viajó recientemente a Trípoli para ofrecerle disculpas a Khadafy por la “ injusta ” detención en julio del año pasado de uno de sus hijos acusado de malos tratos contra dos empleados.   Libia, como represalia, había suspendido las exportaciones de petróleo, retirado $7,000 millones de los bancos suizos e impuesto restricciones a las empresas helvéticas.

El peso de los intereses económicos en desmedro de la moral se expresó también en la reciente amenaza de China, Francia y Rusia de vetar una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.   El proyecto auspiciado por Estados Unidos y otros países occidentales buscaba la censura al régimen militar de Birmania por condenar a 18 meses de arresto domiciliario a la líder opositora Aung San Suu Kyi.

China es el tercer cliente de las exportaciones birmanas, particularmente petróleo, gas, cobre, estaño, piedras preciosas y madera.   Rusia es el principal vendedor de armas del régimen de Rangún, explota una mina de oro y firmó un contrato para construir un centro de investigaciones nucleares.

Francia explota, desde 1992, un yacimiento de gas que reporta al régimen birmano unos $130 millones anuales en regalías.

El gobierno de Alemania, en otra acción de “ realpolitik ”,   denunció la muerte de dos activistas de derechos humanos en Rusia, pero no impidió que Siemens firmara un contrato multimillonario con la empresa ferroviaria rusa Sinara.   Berlín es el primer proveedor de Moscú con el 14% de las exportaciones.   Nuevamente se impuso la todopoderosa diplomacia de la chequera.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Salud pública e integral en áreas indígenas

La oponión del educador indígena….

.
Rodelick Valdes

.
Salud pública e integral en áreas indígenas

Hace poco leí la noticia que decía ”MINSA identifica lesión por 2.3 millones”. Por muchos años las áreas indígenas han sido parte de los discursos de los políticos, de las autoridades de turno, de los organismos no gubernamentales locales y de los organismos internacionales.  Los millones que destinan las diferentes entidades financieras internacionales a esos grupos en materia de salud, al final del proceso los resultados no llegan ni se concretan por malversación de fondos y desvíos de recursos a otras instancias o proyectos o quedan inconclusas por materiales de mala calidad o por falta de una supervisión o monitoreo constante.

Desde mi punto de vista, el sector salud de las áreas indígenas ha estado en desgreño por los últimos gobiernos, solo basta visitar algunos centros médicos de esas apartadas zonas.

El año pasado tuve la oportunidad de visitar la comarca Kuna Yala con voluntarios de la Fundación Norteamericana VIDA y pude percatarme de la realidad de estos centros médicos.   El puesto de Usdup atiende a más de 2,000 habitantes con una infraestructura que necesita urgentemente un anexo, no tenían insumos médicos, “farmacia” desabastecida de medicamentos básicos, mobiliarios destruidos, falta de equipos técnicos para casos urgentes y remodelación de sus techos.

A dos horas en bote se localiza otro centro de salud en la isla de Muladup, cuyas instalaciones datan desde inicios de 1970, construido por los religiosos españoles y diseñado para que en el futuro se levantara un segundo piso. Sólo el gobierno de la época nombró personal de planta, pero la anhelada ampliación sigue en espera y sufriendo las mismas necesidades de Usdup.

Así podemos ir describiendo las carencias del sector salud en esa área indígena que es igual en las demás comarcas; promesas vienen y promesas van.   Qué bien hubiera sido si esos 2.3 millones se hubiesen invertido en los centros médicos y para atender la salud en zonas indígenas. Por las condiciones geográficas de las áreas indígenas es necesario una ambulancia acuática para trasladar a los pacientes en casos de urgencia desde su poblado al hospital más cercano.

De seguro nadie quedara detenido ni mucho menos condenado por esta lesión patrimonial, sin embargo, los pacientes continuarán esperando sus medicinas, los enfermos seguirán padeciendo y muriendo por falta de equipos adecuados, los médicos y enfermeras proseguirán trabajando en medio de la falta de insumos y las comunidades más remotas continuarán soñando con una ambulancia acuática para trasladar a sus enfermos a otro centro médico.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Götterdämmerung presidenciales

La opinión del panameño viviendo en el exterior…

Desmond Harrington Shelton

.
Götterdämmerung presidenciales

.

De todos los LP’s que mis padres tocaban después de la cena vía su vitrola, mi favorita era la del teutón Wagner y que lleva el titulo de este escrito (Ocaso de los Dioses). La última vez que rezumbó en mis oídos fue en octubre 2004 mientras en Costa Rica, esperando mi vuelo, veía a la policía Tica bajando del avión a su ex presidente Miguel Ángel Rodríguez (1998-2002).   Ya era el tercer ex presidente que la justicia Tica pedía conducir a la cárcel en un mes por supuesto enriquecimiento ilícito; específicamente por ser sobornados por la multinacional celular ALCATEL.

Debido a la reincidente mala percepción que tenemos de nuestra clase política por décadas, naturalmente sonreí ya que sin asco ellos se hondeaban a los que acá en Panamá consideramos una casta de intocables de ser encontrados culpables.

Hoy me empezó a zumbar nuevamente esta opera cuando vi a un ex ministro ser detenido por nuestros estamentos de justicia y a un ex presidente continuar hundiéndose más cuando amenaza a los implacables medios de comunicación.

Súbitamente mi metafórico barítono y su compañero tenor quedaron afónicos, al recordarme que nuestros estamentos de justicia no están preparados para llamar a juicio a cualquiera de los “untouchables” de las últimas décadas, debido a nuestra histórica alta tolerancia a la impunidad en comparación con nuestros impacientes vecinos Ticos.

Sin embargo, hay que ser justo.   Los Ticos tienen una vida republicana ininterrumpida más extensa que la nuestra. En 1948, después de triunfar sus civiles –por medio de las armas- sobre los militares, se abolió el ejército y su presupuesto fue traspasado al Ministerio de Educación. También, no le temen a la alta tecnología (las divisas vía exportaciones de microchips INTEL son mayores que las del agro y el café conjuntos) ni tampoco en utilizarla profundamente en su administración de justicia o para combatir campalmente contra el crimen.

Nosotros, mientras tanto (antes y después de 1968), hemos crecido dentro de nuestras respectivas generaciones con un gorila de 800 lbs en el salón llamado “Corrupción” constantemente sacándonos la lengua y nosotros pretendemos no verlo en vez de embestirlo o empalarlo.

Peor aun, hasta muchos de nosotros que nos ofrecemos a llevar el traje nuevo del emperador a la tintorería para después retirarlo y pagarlo de nuestro propio bolsillo. Muchos de nuestros abogados y de la clase influyente, en vez de profundizar y poner en práctica sus conocimientos en la ley, prefieren conocer personalmente a la mayor cantidad posible de jueces tras las bambalinas.

Lamentablemente, de emerger delictivamente algún pez gordo del CEMIS, de las privatizaciones de los años 90, y todo aquel rosario de escándalos que los medios le han desgarrado su barnizado velo, dudo que alguno de sus protagonistas vaya a juicio o quede preso; tal vez algún petiso alabardero o dos como siempre se ha estilado aquí.

Por experiencia propia concluyo que debe existir más que de un juzgado en Ancón (el que conozco) que cuente con los mecanismos internos para que pruebas contundentes sean fácilmente eclipsadas con simples zancadillas, si es lo que el más influyente de las partes así lo prefiere.

Concuerdo con muchos sobre la loable labor del Magistrado Mitchell de adecentar el Órgano Judicial reinventándolo; sin embargo, toma más que un puñado de nobles funcionarios para salvar a esa Gomorra judicial.

En fin, nos faltan algunos lustros para evolucionar jurídicamente, para entonces nosotros poder escuchar con placer esta magistral obra de Wagner y ver varios peces gordos ante un jurado o tras la reja. ¿Acaso existe en nuestro país algún fiscal o juez que no se deje presionar y opte hacer bien su trabajo de prima facie así exigirlo?  Por las razones antes mencionadas (el sastre nuevo del emperador y el gorila de 800 lbs) Gunter y yo lo dudamos.

Visión educativa

La opinión del escritor y auditor….

Julio A. Stoute

.
Visión educativa

Hace algún tiempo señalaba las grandes deficiencias de nuestro actual sistema educativo. Por una parte los actuales planes de estudio totalmente desfasados con materias arcaicas que en su momento hicieron eco en nuestra sociedad llenando una necesidad, pero hoy día son obsoletos. También acotamos sobre los gremios magisteriales, que si bien es cierto existen por derecho propio, no menos cierto es que también tienden a constituirse en bastiones políticos y de poder para incidir en nombramientos y ternas ante los órganos de decisión. Y qué decir del propio Ministerio que no solo se constituyó en botín electoral, sino en centro de escándalos, que incluían desde robos, sobreprecios en reparaciones y mantenimientos, acoso y peculados; contribuyendo todo esto al alto índice de fracasos estudiantiles en los exámenes de admisión para la Universidad Nacional de Panamá. Pues bien, veíamos que se agravaría la crisis y que no habría otro remedio que reconocer –aunque tarde- las equivocaciones. Una vez más el tiempo nos dio la razón. No solo a personas como yo, sino a muchos que sin ser adivinos lo advirtieron.

Hoy día nos avocamos a corregir contra el tiempo los errores y nos preguntamos: ¿Tendremos que seguir apagando fuegos?

Es tiempo de voluntades y aunque la deposición de intereses propios no forme parte del léxico de muchos panameños, habrá que sopesar las graves consecuencias que han tenido para nuestro querido país el no corregir a tiempo el rumbo.

Es tiempo de aplicar la prevención, antes de que la enfermedad haga mella en nuestro organismo.

Es tiempo de que nuestros estudiantes estén debidamente preparados para enfrentar los retos de nuestro país, los retos del progreso, los retos del milenio.

Y es verdad, no tenemos una bola de cristal para predecir hoy por hoy el desempeño de éste nuevo Gobierno con su flamante Ministra de Educación, pero no podemos perder la fe y apostamos a que vengan mejores días y que se reduzca hasta el mínimo el deprimente espectáculo de los fracasos en los exámenes de admisión para la Universidad Nacional de Panamá.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ley 2 del 7 de enero de 2006, ¿sinónimo de Seguridad Ambiental?

La opinión del odontólogo y abogado….

.

Omar López Sinesterra

.

Ley 2 del 7 de enero de 2006, ¿sinónimo de Seguridad Ambiental?
.

En materia de Seguridad se ha definido como una de ellas la Seguridad Ambiental, que en mi concepto constituye la primera y última frontera para la seguridad del ser humano y las demás especies de este planeta.

Recuerdo con mucha inquietud cuando se aprobó la Ley 2 del 7 de enero de 2006 que regula las concesiones de inversión turística y enajenación del territorio insular para Fines de su Aprovechamiento Turístico y dicta otras disposiciones, tiene como finalidad inmediata incentivar la inversión turística con la ampliación del término de duración de las concesiones que se otorguen con ese propósito, con lo cual se pretende la atracción de mayores inversiones y turistas al país.

Lo impresionante de esta Ley es que permite concesiones administrativas por 70 y 90 años en costas y zonas insulares panameñas.  En su artículo 14, esta Ley señala en su ordinal tercero que “El área que ocupen dichas mejoras en la superficie total del terreno concesionado no deberá exceder al treinta por ciento (30 %) de cada isla.  Me imagino que esto obedece a que los inversionistas deberían dejar áreas verdes en las zonas concesionadas.   Pasados ya tres años de promulgada y aprobada esta Ley, me pregunto cuántas islas panameñas han sido concesionadas y si todo el proceso se ha realizado cumpliendo disposiciones en materia de protección ambiental, y si durante estos tres años se ha realizado un seguimiento y control de toda la actividad realizada conforme a los intereses del Estado.

Sin embargo, esta Ley le confiere a los inversionistas la capacidad de realizar su plan o propuesta urbanística en el área, sin ninguna limitación en materia ambiental, vulnerando claramente el artículo 120 de la Constitución Política el cual señala lo siguiente:  “El Estado reglamentará, fiscalizará, y aplicará oportunamente las medidas necesarias para garantizar que la utilización y el aprovechamiento de la fauna terrestre, fluvial y marina, así como de los bosques, tierras y aguas, se lleven a cabo racionalmente, de manera que se evite su depredación y se asegure su preservación, renovación y permanencia.”.

Con una Ley de estas características, en las que cientos de las casi dos mil islas que hay en nuestro país pueden haber sido concesionadas, me pregunto si previo a estas negociaciones, se realizaron los estudios de impacto ambiental correspondientes y se siguieron los señalamientos y correctivos en materia ambiental.

Panamá es un país pequeño del área y todavía con alguna reserva ambiental de consideración, por lo que debemos cuidar nuestro patrimonio y exigir su mejor utilización en función de los intereses del país.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

1 comentario

Circo romano: pan y vino

La opinión del Abogado…

Silvio Guerra Morales

.
Circo romano: pan y vino

.

La historia, sobre todo la del Derecho Romano, registra que en el imponente y fabuloso Coliseo se presentaban principalmente tres tipos de espectáculos:  las carreras,  las luchas de gladiadores y de animales,  y el teatro.    La plebe, el propio Senado, las altas autoridades de las magistraturas,  el Emperador y su esposa,  en fin,  todo curioso,  se deleitaban,  a los extremos de la paranoia colectiva,  concurriendo a dichos eventos.  Harto conocida es la expresión de que en el Circo Romano: “Pan y vino”.

Algunos historiadores han puesto de relieve y en entredicho la cuestión moral que mediaba en este tipo de actos.   Aunque es dable advertir que las carreras no tenían, por sus propias características, una especial connotación moral, no obstante, dado el modo en que se desarrollaban evidenciaban inhumana crueldad y menosprecio absoluto de la vida humana,  salvo que la plebe o el César perdonaran la vida para lo cual “levantaba el dedo”.   Infortunio absoluto si lo agachaba.   Esto último, se acentúa sensiblemente en el caso de las luchas de gladiadores, y en el teatro que llevaba consigo una fuerte carga de inmoralidad.

Recordemos que una gran parte de los criminales y de los presos de guerra eran destinados a estas cruentas y sanguinarias luchas.   Por ello existían empresas especializadas que proporcionaban partidas de gladiadores.   En la producción cinematográfica Gladiador se advierte este carácter empresarial.

La lucha ha sido descrita así:  iniciaba con una marcha a través de la arena; luego, venía la lucha cuerpo a cuerpo o grupos contra grupos.   La conocida lucha de gladiadores tenía un especial morbo que lo hacía muy atractivo: la sangre humana que se derramaba.   Si uno de los contendientes caía gravemente herido, su vida quedaba al arbitrio del público asistente.

El gran jurista e historiador alemán, premio Nobel que fue de literatura en 1902, Theodor Mommsen,   autor de una Historia de Roma,   ha podido escribir que estas luchas de gladiadores eran   “la manifestación y al mismo tiempo, el fomento de la más crasa desmoralización del mundo antiguo…, un espectáculo de caníbales…, la sombra más negra que pesa sobre Roma”.

De dicho recuento,   en apretada síntesis,   me permito preguntar si ante el devenir del patético acontecer nacional que nos toca vivir,  acaso no estamos en presencia del Circo Romano y de sus reconocidos actos?     Sigo preguntando:  ante la ola de delincuencia que,  cual tsunami,  se nos ha venido encima;  ante la masacre que se hace, a diario de la vida humana, sin distingo alguno de edad o de clase social ni de tipo de credo alguno; ante una pobreza que avasalla a centenares y miles de familias pobres y humildes de nuestro suelo;   ante la respiración de un oxígeno envenenado por la irresponsabilidad de muchos transportistas –conductores de guarichas rodantes-, en fin,  acaso no estaremos reviviendo el cruel acto de generar somnolencia en toda una población que todavía preserva las esperanzas de un mejor mañana?

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La dictadura del relativismo

La opinión de
.

Miguel Antonio Bernal

.
La dictadura del relativismo

.

Quienes ejercen el poder desde las cúpulas se las ingenian a diario, para que la población acelere su distanciamiento de la verdad, renuncie a cualquier contacto con la misma y acepte la mentira oficial, cualquiera que ella sea, como la única verdad.  Esa es, según Revel, la fórmula más eficaz de acabar con la democracia.

Por más de cuatro décadas, la sociedad panameña ha venido atravesando, de una u otra forma, a través de una interminable red de telarañas tejidas con el poder de la mentira, de la mano de las mentiras del poder.  Veinte años de predominio dictatorial, más veinte años de predominio de gobiernos de resultados electorales, no han establecido diferencia en cuanto al estilo de gobierno: la mentira por sobre todas las cosas.

El ausentismo de la verdad es la característica principal de nuestra sociedad que, para algunos, ya no cree en nada ni nadie, ni en sí misma, ni en quienes la han dirigido o dirigen.

El clamor de democracia, justicia y libertad que llevó a centenares de miles de hombres y mujeres a las calles a finales de la década de los ochenta, afloró realmente cuando la gente se hartó de las mentiras del militarismo y sus asimilados. Sin embargo, la duda y la confusión no terminan con la invasión. Esta, a fin de cuentas, sirvió para que la mentira, como arma del poder, recobrase fuerzas y el aliento que permitiesen la permanencia de la corrupción, la impunidad, los negocios sucios, la cleptocracia, el nepotismo, la colusión y tantos otros instrumentos y comportamientos que modernizarían la satrapía, dentro y fuera del gobierno central para colocarnos donde estamos hoy: ante la renuncia a la idea de la verdad.

Y es, reconozcamoslo, esa renuncia incondicional a la necesidad de la verdad, la que ha terminado por lanzarnos a los brazos de la bajocridad, a aceptar la superioridad de los imbéciles y los tartufos y el predominio de los improsultos, que buscan impedirnos la necesaria regeneración del tejido social nacional, del predominio de la dignidad y la verdad, condición sine qua non para hablar de democracia, de justicia, de libertad.

Como muy atinadamente lo subraya Francisco Rubiales en su última obra, Periodistas Sometidos, los perros del poder (www.editorialalmuzara.com ): “No existe mayor enemigo para la ciudadanía y para la democracia que el relativismo, una infección nauseabunda que deslegitima la verdad, la rebeldía, la utopía y la lucha por los valores y principios éticos. Una sociedad relativista está inerme ante los poderosos y desprotegida frente al abuso y la opresión. Una cultura dominada por el relativismo es una eficiente fábrica de esclavos. Por esa razón, el relativismo es la doctrina favorita de todo sátrapa moderno afincado en el poder”.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Valla’ a la peste

La opinión de. ….
.

Pedro Altamiranda

.
‘Valla’ a la peste

La peste de las vallas. Mal endémico panamensis. Por donde vayas: “Vallas”.  O como dice el polvoriento bolero:  “doquiera que tu vayas…” “Vallas”.

Panamá es la gran Salsipuedes del anuncio que brinca en un pie. A ambos lados de la calle o avenida te reciben estas cruces visuales al mejor estilo del final de Espartaco.

Sacas la cabeza y te estrellas con una seductora guial que te ofrece una fragancia, o con una cerveza con su medallón apantallador, o con celulares de todo tipo que casi quintuplican, seguros, aviones, bancos y más bancos… en fin una verdadera currumbamba de productos que incluso pueden ilustrar tus noches de pesadilla publicitaria.

Cada 100 metros (medida de atletismo vehicular) ¡chas! te recibe un muppie o si lo prefieres, esa lápida publicitaria de “doble cara” que hace de la ciudad un gran cementerio Amador,  ah y luego te quiña el ojo una valla horizontal y más adelante una doble horizontal,  y una vertical, como quien dice para variar el paisaje, y una unipolar o ¿bipolar?   Y otra de dos caras y más allá otra como mona encaramada en lo alto de un esperpéntico edificio obra de nuestros “arquichuecos” o bien recostada sobre una de sus paredes laterales y como colofón otras sobre un paso elevado, que no paso porque de paso nadie utiliza.

Y de repente se cuela una pantalla de televisión gigantesca y otra, sin contar con la gran telaraña (la de el ladrón de Bagdag es niña de pecho) de cables y yucas con que nos regalan las flamantes compañías de electrificación y telefonía. Pero, qué veo, mansa creatividad, tres ciclistas arrastrando cada uno su flamante valla y camiones–vallas o vallatrocs.

¡Machín! ¡Qué quieres que te diga, pana…! Indigestión visual, que sólo se cura cuando el Gobierno (léase Alcaldía) le apriete las tuercas a los valleros y los haga recoger su chatarra disfrazada.  Pero eso, espéralo sentado.

Así, podemos afirmar con contundencia que Panamá pare más vallas que un cui, que ya es decir, ¡ahhh! … y todas, toditas con sus correspondientes permisos de colocación criminal, autenticados, refrendados, autorizados y aupados, pero es que claro, te has olvidado que vivimos en un país donde al panameño, su habitante, le encanta el plátano, y más si es funcionario público. Sí, sí, una tajadita por aquí, otra tajada por acá o tajadón y … venga la valla.

No vaya–mos muy lejos y allí está la antigua Zona del Canal. Y para muestra un botón. Tenía dos cosas maravillosas, cableado subterráneo y cero publicidad contaminante. Ah, era hermoso pasearse y disfrutar de sus predios tanto como admirar el sitio de una dama donde la espalda se le convierte en media luna. Pero vino la “vallanitis” o “vallamanía” que es meterte una valla donde ya otra no cabía para bien de la Alcaldía.

En la famosa película de don Siegel  La invasión de los usurpadores de cuerpos,  unas semillas venidas de otro mundo suplantan a los humanos que se duermen, deshumanizándolos.   Igual ocurrirá dentro de poco aquí, cuando a falta de espacio para incrustar otro de estos godzillas urbanos hagan surgir los hombres–vallas (como en los años 10), verdaderos emparedados humanos ambulantes.

Lo peor es que la noche tampoco nos da el reparador descanso a nuestras golpeadas retinas. Allí te apaña, como retortijón, el vallón.

La encementada cinta costera, desde donde el mar no se ve ni con lente de aumento todavía goza de una virginidad monasteril, pero no tardará en perderla. Cogemos apuestas.

Lo peor es que al alcalde Valla–rino se le resbala, como que tiene el gusto debajo del talón de Aquiles y al Municipio y su bonche de ineptos por igual, por lo que seguirán fluyendo los permisos.   Pero qué más da si Bern acabó con la mejor vista de la pequeña pero hermosa bahía (ya no la podemos ni Ver–n), Colamarco con el Paseo Balboa, y los cuatro jinetes del Apocalípsis (B.B.S.M.) con la zonificación de la ciudad.   Esto de las vallas, viéndolo bien, es chicha de piña.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La ANAM juega a las carreras

La opinión de…

.
Joana A. Ábrego G.

.
La ANAM juega a las carreras

.

Cada vez que una comunidad se queja de la construcción de algún proyecto en su “patio trasero” sin considerar las verdaderas afectaciones a su calidad de vida, se quejan implícitamente de dos factores fundamentales: la pobre ejecución de las leyes vigentes y la falta de eficacia de dichas normas para prevenir y/o solucionar estos conflictos.

En estos casos, la norma ambiental es una protagonista obligada, particularmente aquella sobre el proceso de evaluación de impacto ambiental (EIA), llamado a ser, según nuestra propia Ley General de Ambiente, un sistema de advertencia temprana para la protección del ambiente.

Volviendo a esas cuestiones fundamentales, el llamado EIA ha sufrido de ambas falencias. La primera ha sido demostrada por recientes decisiones de la Corte Suprema de Justicia, aunque el grueso de sus ocurrencias jamás llegaría a ser ventilado ante esta esfera. La segunda se entreveía frente a las ventanas abiertas dejadas por el Decreto 209 de 2006, que reglamentaba este proceso.

La posibilidad de aprobar estudios de impacto ambiental condicionados, que no es más que código para “aprobación de EIA insuficientes”;  la confusa descripción de criterios para establecer su categoría, es decir, la profundidad requerida del estudio;  la utilización de contenidos mínimos empleados como un llenar espacios, donde cualquier elucubración poética del consultor vale para cumplir el requisito; y la permisividad para la segmentación de proyectos en múltiples estudios de distintas categorías, sin consideración de los impactos acumulativos o sinérgicos de su totalidad, son sólo los más destacados ejemplos.

En días pasados, la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) presentó los decretos ejecutivos que vienen a sustituir al 209, Decretos Ejecutivos 122 y 123 de 2009.  Las intervenciones de los asistentes al evento orbitaron sobre la necesidad de un espacio para un mayor análisis de las nuevas normas.  La idea fue prontamente acogida por su nuevo administrador general, sin embargo, la pregunta subyace:  ¿Por qué no fue este magnífico espacio de participación previo a la promulgación de los referidos decretos? Por el contrario, se ha perdido una oportunidad de oro para, a través de los aportes de todos los actores, lograr un instrumento de gestión ambiental renovado y fortalecido.

En su lugar contamos con una norma (ahora llamada “en un dos por tres”) que, aunque incluye ciertas precisiones necesarias, no resuelve ninguna de las cuestiones planteadas y en su apuro por reducir los tiempos de trámite para los promotores, no considera los verdaderos recursos humanos y técnicos de la institución, que ahora tendrán que encargarse, no en la prevención sino en la remediación, de daños ambientales que quizás nunca puedan subsanarse, a pesar de los prometidos pero ya conocidos graves castigos para los responsables.

Aún es muy pronto para presumir menos que las mejores intenciones de nuestras nuevas autoridades, pero ojalá no sea muy tarde cuando quieran corregir los errores que la fiebre de la desburocratización llevada a la locura pueda acarrear, porque entonces ni la Corte Suprema podrá corregir sus mea culpa, y mucho menos “en un dos por tres”.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Panamá compra’ se quedó corto

La opinión de…

.
I. Roberto Eisenmann, Jr.

.
‘Panamá compra’ se quedó corto

.

No hay duda de que la transparencia es la mejor fórmula para prevenir la corrupción. “Panamá Compra” es un buen esfuerzo de transparencia, ya que todo suplidor del Estado interesado en los procesos de licitación puede seguir por la internet las condiciones de la misma, los ganadores y la localización de los documentos de ejecución.

Sin embargo, al igual que la transparencia es el mejor antídoto contra la corrupción, la fila es la mayor provocadora de la corrupción. Donde usted vea una fila de ciudadanos en una oficina pública, puede tener la seguridad de que hay un foco de corrupción. Allí encontrará a quienes por un pago logren saltarle en la fila, o logren hacer la fila por usted, o logren que usted no tenga necesidad de presentar el documento obstaculizador “a” o “b”… y por ahí puede seguir.

Si la fila es para lograr que el Estado le pague a usted una deuda, entonces el nivel de corrupción se multiplica geométricamente ya que los “facilitadores” cobran porcentajes que reparten con los jefes, y las cifras son bárbaras, convirtiendo –como lo dijo el presidente Martinelli– a los “limpios en millonarios”.

Allí es donde el “Panamá Compra” se quedó corto en su página de internet. Están a la vista todas las condiciones menos la más importante: cuándo se paga y qué ocurre si no se paga en la fecha prometida … ¿cómo es la cosa? Usted se gana la licitación, cumple con su entrega pero, para que le paguen … ¡a hacer fila! …y allí se desata la corrupción.

Recuerdo cuando un contralor llamó a los que en ese momento conformábamos el equipo de Transparencia Internacional, para mostrarnos con mucho orgullo el maravilloso sistema computacional de “Panamá Compra”. Al hacerlo puso en pantalla una anunciada licitación con todos sus detalles y a nuestra pregunta “¿dónde está la fecha de pago y qué ocurre si el Estado no paga en la fecha convenida?”, volteó los ojos hacia arriba y contestó que había tratado de convencer a su gobierno de que eso hacía falta … pero sin éxito.

A la pregunta de que si estaba claro en que si el Estado anunciaba y cumplía con una fecha de pago, seguramente los costos le bajarían no menos del 20%, estuvo de acuerdo pero adicionó que la forma de lograr el pago era ponerle en las condiciones un interés bancario por atraso, y que la Contraloría entonces le descontara los intereses contabilizados por pagar al presupuesto corriente de la entidad que falló en el pago.

Y continuó diciendo que de esa forma el Estado estaría al día y los contratistas no tendrían que protegerse con sobreprecios exagerados para cubrir los atrasos y coimas necesarias para recibir sus pagos “…es tan sencillo como eso y así los costos al Estado bajarían 20%… o quizás más”.

Lamentablemente el gobierno de “cero corrupción” no quiso resolver, a pesar de que le sobraba el dinero. ¿Por qué?, vaya usted a saber.

Me parece que el presidente Martinelli, el ministro Vallarino y quien el 1 de enero ocupe el sillón de Contralor del cambio, podrían iniciar con este “cambiecito” que tendrá como beneficio un ahorro de decenas de millones para el Estado, que somos todos.

.

<>
Publicado el 11 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.