Enemigos de la Iglesia

La opinión del empresario….

.
Joaquín Moreno

.
Enemigos de la Iglesia

Con preocupación he seguido la investigación por parte de la Santa Sede a la Fraternidad de la Divina Misericordia del Padre Teófilo Rodríguez, relativa a situaciones de abuso sexual de menores de edad, a través de las noticias aparecidas en el Panamá América.   Hay una condena a 10 años de prisión por pedofilia a un religioso,  6 denuncias adicionales por presuntos delitos similares contra otros miembros de la misma organización y el Papa Benedicto XVI ordenó una investigación del caso. Estos son hechos concretos.

La pederastia ha sido un tema complejo y penoso para la Iglesia Católica a nivel mundial, aunque no exclusivo de ésta. En octubre 2006 la cadena televisiva inglesa BBC lanzó al aire su explosivo documental  “Abusos sexuales y el Vaticano”,  que relata casos de pedofilia por parte de religiosos en Irlanda, Estados Unidos y Brasil. El documental es particularmente crítico de la actuación de los Obispos en los casos de encubrimiento.

Estos escándalos le han costado a la Iglesia Católica norteamericana más de $2,800 millones en el pago de demandas judiciales y gastos legales, involucrando a más de 5 mil víctimas y ocasionando que cinco Diócesis en los Estados Unidos se hayan declarado en bancarrota. De acuerdo al grupo “Bishop Accountability”, 3 mil de los 42 mil sacerdotes en ese país han sido denunciados desde el año 2002.

Los casos de abuso sexual de menores en la Iglesia Católica a nivel mundial son hechos esporádicos pero reales y el Vaticano ha estado reaccionando mucho más ágilmente ante estas situaciones, como lo demuestran las investigaciones canónicas recientes a los Legionarios de Cristo del Padre Marcial Maciel y la del Padre Marco Dessy, acusado de abuso sexual de 6 menores en Nicaragua (2007) y condenado a 12 años de prisión. Sin embargo, la tendencia de ésta al secretismo resulta a menudo su peor enemigo en el manejo de estos casos.

Dentro de este contexto es lamentable el Comunicado de la Curia Diocesana de Colón publicado en el Panorama Católico del 30 agosto 2008 (página 5), donde se habla de que los reportajes forman parte de un “ataque injustificado por parte de los enemigos de la Iglesia, dejando evidencia que su intención no es otra que despertar el morbo en la población”.

Existen denuncias presentadas en los Tribunales de Justicia panameños. Más aún, la Santa Sede interviene en Panamá debido a que, tal como señala el Panamá América en su reportaje inicial del 24 de agosto, en una de estas denuncias, la DCPLS-8387-08 del 22 de agosto 2008, se involucra directamente a un Obispo, Monseñor Audilio Aguilar, por presunto encubrimiento, lo cual es perfectamente verificable en el Ministerio Público.

Pareciera entonces que los enemigos de la Iglesia están dentro de ella. No se puede seguir albergando o encubriendo a presuntos criminales por acción u omisión.  Enfatizar el rito, religiosidad y golpes de pecho por un lado, mientras se apadrina el pecado por el otro es muestra de la doble moral y fariseísmo moderno que está minando a nuestra Santa Iglesia Católica. Ha llegado la hora de actuar para limpiarla de la escoria que carcome sus cimientos a la expensa de víctimas inocentes y en contra de los más fundamentales principios de nuestra fe.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América – Digital; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Firma de los Tratados Torrijos-Carter

La opinión del periodista…

.
Modesto Rangel Miranda

.

Firma de los Tratados Torrijos-Carter

.
Los pueblos anhelan libertad y es cuando surgen grandes idealistas que aspiran a ser grandes revolucionarios en sus naciones. El verdadero sueño de una nación se concentra en proyectar cambios positivos cuando se logra una lucha generacional como lo fue los antecedentes que dieron origen a los tratados de 1977 entre Panamá y los Estados Unidos, donde sellaría una relación intercontinental por más de 1 siglo. La firma del convenio canalero abolía todas las demás clausulas canaleras antes del 7 de septiembre del 1977, aunque con este acuerdo Panamá lograba muchas aspiraciones, entre ellas las mejores aspiraciones salariales y la participación mayoritaria de panameños que trabajarían con lo estadounidenses dentro de los centros comerciales de la zona del Canal de Panamá.

Los tratados comprometían a ambos países acordar en forma amistosa y cooperativa el proveer de una buena administración, operación y mantenimiento adecuado del Canal de Panamá. Este tratado canalero contemplaría un preámbulo, 14 artículos, un anexo y un acta; y el Tratado Concerniente a la Neutralidad Permanente y Funcionamiento del Canal de Panamá que garantiza el libre transito y neutralidad a perpetuidad de éste. La transferencia definitiva de soberanía a Panamá se lleva a cabo el 31 de diciembre de 1999 al mediodía, hora panameña.

Sin ninguna duda, la firma de los Tratados Torrijos-Carter (septiembre de 1977) fue y es un logro extraordinario porque representaba la promesa de la devolución total de la zona del Canal a los panameños en 1999, aunque en la enmienda DeConcini le permite a los Estados Unidos tomar el control del Canal nuevamente cuando estimen que la seguridad de ambos países o del hemisferio esté amenazada.

Cabe señalar que con la firma del Tratado del 7 de septiembre de 1977 Panamá lograría escalar muchas acciones dentro de sus sitios que eran territorios desconocidos, sin embargo, hoy 32 años después de esa gesta heroica, las cosas dentro de los territorios de la zona canalera han cambiado desde cualquier ámbito en el punto que se mire. Muchos panameños que lucharon dentro de los territorios reciben hoy sus familiares una compensación muy deficiente frente a la realidad que vive el país. No es justo que si se luchó por la igualdad dentro de la zona canalera hoy día solamente un grupo de panameños adinerados sean los que gozan este privilegio y no se el pueblo panameño.

Es cuando cabe la pregunta de qué vale el nacionalismo si quienes lo dieron no han recibido más que el olvido de sus copartidarios que hoy se deleitan de sus esfuerzos. Hay que respetar esta fecha pero también se debe respetar a la memoria de los próceres panameños.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América – Digital; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

La opinión del profesor

La opinión del profesor
.

Manuel Castro Rodríguez

.

Según el presidente Martinelli, las empresas productoras y distribuidoras de electricidad han podido violar la ley gracias al contubernio de los gobiernos de turno. ¿Nos devolverán los cientos de millones de balboas cobrados de más? ¿Serán procesados penalmente los que dirigieron la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos?

Desde hace nueve meses, estoy enfrascado en reclamaciones a la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP). El 4/12/2008, le presenté un formal reclamo para que tomara las medidas pertinentes con Unión Fenosa, ya que fue infructuoso el reclamo que le hice a esta transnacional el 31/10/2008.

El 21/7/2009 presenté un formal Recurso de Apelación en contra de las resoluciones emitidas por la ASEP, en la que expreso: “Sé que la Corte Suprema de Justicia y la Corte Interamericana de Derechos Humanos son las que pueden dictaminar si una decisión tomada, constituye una violación de la Constitución Política de la República de Panamá. Pero si considero que mis derechos constitucionales están siendo violados, tengo derecho a expresarlo (…). Considero que las resoluciones No. 3140 AU-Elec y No. 3141 AU-Elec vulneran mis derechos constitucionales, al avalar la violación que hace Unión Fenosa del artículo 29 de la Constitución Política de la República de Panamá (…). Nada puede justificar que Unión Fenosa notifique la facturación a sus clientes, mediante una hoja de papel dejada en los primeros escalones de la escalera del Edificio 33, sin protección alguna, a pocos metros de la calle, al alcance de cualquiera que pase y desee ver o apropiarse de la factura, como ya ha ocurrido: últimamente, varias facturas dirigidas a mí se han perdido”.

Además, cualquier persona con conocimientos de Estadística puede dar fe de que carecen de validez los ‘análisis’ realizados por la ASEP. ¿Ignorancia supina?

La Autoridad Nacional de los Servicios Públicos no me ha respondido. Una vez más, viola el artículo 41 de la Constitución de Panamá que expresa: (…) El servidor público ante quien se presente una petición, consulta o queja deberá resolver dentro del término de treinta días. La Ley señalará las sanciones que correspondan a la violación de esta norma”.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América – Digital; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Importancia de la escuela rural

La opinión del pedagogo, escritor y diplomático…


Paulino Romero C.

.
Importancia de la escuela rural

Enunciar el problema de la educación rural en Panamá, es plantear uno de los ingentes problemas de nuestra cultura, de nuestra economía, de nuestra dignidad humana y, por lo tanto, de nuestra sobrevivencia como pueblo vigoroso y civilizado. Las razones son las siguientes:

. Un alto porcentaje de la población panameña vive diseminada en los campos. Una gran parte de esa población campesina habita comarcas considerablemente alejadas y aisladas no solamente de los grandes centros urbanos, sino de las ciudades secundarias y aun de las pequeñas aldeas.

2ª. Esa amplia base de la población campesina, constituye, al mismo tiempo, la zona de trabajo más necesaria para la economía nacional, por cuanto ella está constituida por miles de familias dedicadas al cultivo de la tierra, al pastoreo de los ganados, a la explotación de las riquezas minerales y de las industrias vernáculas.

3ª. La Constitución Política de Panamá concede la plenitud de los derechos políticos a todos los ciudadanos y ciudadanas panameños mayores de 18 años de edad, sin discriminación de raza, fortunas o grados de cultura. Este hecho tiene como consecuencia el que todos los panameños que reúnan los anteriores requisitos, se hallen incorporados a la actividad democrática de la Nación panameña y, por lo tanto, el Estado se encuentre en el deber de prepararlos para cumplir debidamente su misión cívica.

. El gran problema de la cultura panameña radica en la gran distancia de orden evolutivo que media entre una capa superior de “élite” intelectual, social y económica y una gran mayoría popular en estado semibárbaro. La primera vive, piensa y actúa, en general, de acuerdo con las normas que dirigen la actividad de los pueblos modernos; la segunda ha quedado anclada en modalidades de vida, de pensamiento y de trabajo, cercanas a las que imperaban en los núcleos humanos prehistóricos. Este distanciamiento cultural abre, a su vez, un abismo de incomprensión recíproca y constituye, al tiempo que una situación de inequidad, un peligro latente para la tranquilidad social. 5ª. Los índices del analfabetismo en Panamá, según recientes estadísticas oficiales, arrojan casi un 20 % de analfabetos para la población total del país. Puede calcularse que casi la totalidad de ellos pertenece a la población rural.

Cualquier acción que se adelante en el campo de la educación rural en nuestra patria, debe fundarse en los hechos anteriormente expuestos y, además, en las siguientes orientaciones: Toda acción educativa debe orientarse hacia tres objetivos fundamentales: a) El colocar al hombre en posesión de sus propias facultades mentales y físicas (desarrollo); b) El formar hábitos sanos de conducta y de trabajo (formación); c) El suministrarle un mínimo de conocimientos indispensables para su vida social y su trabajo productivo (información).

¡Urge reformar la escuela rural!
.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América – Digital; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Los cambios fundamentales del nuevo Gobierno

La opinión del Abogado y Representante de Panamá ante la OEA…

.

Guillermo A. Cochez

.
Los cambios fundamentales del nuevo Gobierno

Una de las situaciones que molesta a la ciudadanía es la especie de complicidad que usualmente se nota entre los que comienzan un nuevo Gobierno.  Tapar los entuertos a los que se van, en aplicación rigurosa de un principio centenario no escrito: “no te investigaré porque no quiero que cuando me vaya me investigues a mi”.   El gobierno de Ricardo Martinelli se ha caracterizado por lo contrario, aunque hasta hablaron de un pacto secreto con el gobierno saliente.

Lo vemos en Educación, con las denuncias hechas por la Ministra Molinar por cada porquería encontrada.  Lo está haciendo Gloria Moreno de López en Aduanas y Alma Cortés en Trabajo.   La habitación secreta o “mini suite” en la que Pedro Miguel González se refugiaba y que siguió usando su copartidario Yassir Purcait después, refleja los dolosos extremos a los que la Asamblea llegó y que ahora, producto de esas denuncias, los panameños nos estamos enterando, esperando no se repitan como ha ocurrido cada vez que hay cambios en ese órgano estatal.

Me cuentan que en la Asamblea del ‘99  encontraron toda clase de desastres en las dos administraciones como Presidente legislativo de Gerardo González (q.e.p.d.),  los dos últimos años de Pérez Balladares: apoyos desmedidos a la campaña como candidato de su hijo en Santa Fe para que lograra inmunidad como diputado;  carros de la Asamblea en manos de dirigentes PRD,  abultadas planillas y gastos que nunca hubieran podido ser explicados.

Los nuevos legisladores, en lugar de investigar y denunciar esos abusos prefirieron guardar silencio porque era mejor no revolver la olla por temor a que les salpicara a ellos y así seguir disfrutando el apetitoso guiso que encontraron.

La tapadera ha venido desde los tiempos de Endara.   Recuerdo cuando se criticaron los excesivos gastos incurridos en la Feria de Sevilla, en ese entonces bajo la responsabilidad de Mireya Moscoso; nada pasó.   O los ilegales gastos en el uso de las partidas discrecionales de Pérez Balladares y Moscoso,  de donde salieron costosos vestidos y prendas y valiosos regalos y flores para cónyuges e hijas; nada pasó.   Y de todo lo que le sacaron a la ex Primera Dama de Moscoso;  nada pasó.

Ahora que decidieron parar la tapadera y comienzan a revolver la olla para ver que encuentran, vemos cómo algunos se las ingeniaron para beneficiarse de concesiones de juego para el resto de sus vidas, cómo lograron concesiones millonarias pagando centavos por el uso de valiosísimas tierras.   Seguro estoy que en la medida que la mano firme del Presidente siga moviendo el cucharón seguirán saliendo de ese ollón más tamales.

El país clamó por un cambio y votó por él.  Simplemente vamos por ese camino.
.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario El Panamá América – Digital; a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Debate de ideologías

La opinión de…

Alfonso Grimaldo Poschl

.

Debate de ideologías

Panamá, hasta estos dos últimos años, no ha sido un país caracterizado por un debate abierto de ideologías. Los partidos gobernantes desde los tiempos posdictadura militar jamás definieron concretamente un corte ideológico y promulgaban posturas tanto de derecha, como de izquierda y centro.   No es hasta el presente gobierno de Cambio Democrático que podemos asegurar que estamos girando el timón nacional hacia aguas de la derecha, aunque solo de manera leve.

Es tiempo de empezar a trazar políticas económicas y sociales serias y no simplemente hacer lo que suene mejor, lo políticamente conveniente o lo que favorezca positivamente en las próximas elecciones.

Cuando decimos derecha nos referimos a un grupo de gente que piensa y razona a favor del individuo. Aquellos del lado derecho entendemos que “sociedad” es simplemente un agregado individual y le ponemos el mayor respeto y atención a los derechos y obligaciones del centro de la acción social humana: la persona individual.

Entendemos que solo el individuo es productor de riquezas, de innovación, desarrollo y que solo a través de la protección del individuo, respetando sus intereses y deseos, podemos avanzar como sociedad.

A razón de esto, somos firmes en nuestra lucha en contra de lo que consideramos como intrusiones innecesarias del sector público en la vida privada. Repudiamos el hecho de que la ineficiente burocracia estatal absorba un tercio del producto de nuestras vidas laborales y rechazamos los intentos de ingeniería social de personas que buscando eliminar males percibidos simplemente empeoran las condiciones de vida de todos.

Respetamos el trabajo de cada persona y su propiedad sobre los frutos de ese trabajo, apoyamos la libre asociación y ciertamente somos los más fuertes defensores de grupos sindicales (siempre que no sean monopolios sindicales amparados por entidades gubernamentales).

Nos oponemos tajantemente a la regulación de precios por parte del Gobierno, entendiendo que esto solo causa desastres en el funcionamiento propio de la economía. Sobre todo, sabemos y confiamos en que cada individuo puede tomar decisiones para él mismo mucho mejor que cuatro o cinco funcionarios en un comité; entendemos que el Gobierno sólo puede gastar lo que antes le ha quitado a otro, y que al buscar redistribuir las riquezas, ahuyenta a los productores de ésta y sólo redistribuye miseria.

Apoyamos el conservadurismo fiscal y la libertad social, creemos en un Gobierno pequeño y velamos por la minoría más importante de todas: cada individuo.

Llamar a Panamá un país capitalista es totalmente equívoco; aquí no disfrutamos del estilo de vida libre y singular de Singapur u Hong Kong. Somos un país mercantilista donde la moneda no es el balboa sino los favores gubernamentales. Como argumento serio y motivado por un serio deseo de debate, sostengo que el socialismo ha fallado donde quiera que ha sido implementado y sus efectos sólo han podido ser corregidos por el libre mercado, que no es más que todos nosotros y nuestra creatividad.

Empecemos el debate.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Descontento en la mesa de diálogo

La opinión de….

Eric Aragón

.

Descontento en la mesa de diálogo

Realmente, es muy preocupante que el representante del Comité Ecuménico, en la Comisión de Estado por la Justicia –que se creó en el año 2005 y que está integrada por varios grupos representativos de la sociedad civil organizada, exprese que las señales recibidas del Gobierno no han sido buenas, incluso, deje entrever la posibilidad de retirarse de la mesa de diálogo.

Pero el descontento no es únicamente del representante de la Iglesia católica, también, en iguales términos se han expresado otros miembros, instituciones y profesionales que de una u otra forma están vinculados al tema, como la Alianza Ciudadana Pro Justicia.

Las decisiones que ha tomado el Gobierno –a pesar de las sugerencias de la sociedad civil– de aprobar una ley de rastreo telefónico, bajar la edad de imputabilidad de los menores de 14 a 12 años; postergar la entrada en vigencia del nuevo Código Procesal Penal no son las acciones más sabias en un Estado de derecho y democrático.

Lo que más llama la atención es la actitud mostrada por el representante del Ejecutivo, de no darle la debida importancia a las reuniones y recomendaciones de la Comisión de Estado por la Justicia (La Prensa 20/8/2009).

Ningún gobierno, aunque haya ganado con una fuerza aplastante en las urnas, puede insinuar que tomará sus propias decisiones, sin atender las recomendaciones de los diversos sectores de la sociedad.

No se trata de que el Gobierno le pida permiso o vaya a “cogobernar” con la sociedad civil.   Pero es bueno recordar que fue precisamente esta sociedad civil la que le dio el aval para que hoy dirija los destinos del país.

Por otro lado, la tendencia actual moderna que tiene como fiscales a los medios de comunicación, que se encargan de que nada esté oculto, sea bueno o malo;  la tecnología que hace que la información fluya a la velocidad de la luz; las sociedades civiles organizadas y el aumento de la población obligan a las administraciones públicas a ser eficientes y a fomentar sistemas de participación ciudadana, donde se nutran (los gobiernos) de conocimientos y experiencias, que harán que las decisiones que tomen y las leyes que aprueben sean más justas, equilibradas y eficientes.

Por ejemplo, con respecto al nuevo Código Procesal Penal, tengo que manifestar que nos tocó ver el gran esfuerzo, empeño y preparación que tuvo el Ministerio Público para que pudiese iniciar como se tenía programado desde un principio, en el Tercer Distrito Judicial (Coclé y Veraguas).   Si la sugerencia al Gobierno era que se aplazará unos pocos meses nada más, pues, debió atender la recomendación, ya que este nuevo sistema busca mejorar la administración de justicia en Panamá y que ha sido incorporado por la mayoría de países del continente americano.  Entonces, por qué presentar excusas, en lugar de propiciar la entrada en vigencia del sistema lo más pronto posible.


En la sociedad civil panameña, son muchos los profesionales, civiles, organizaciones e iglesias –como la católica– que hacen un gran esfuerzo por apoyar a los gobiernos, con sus experiencias y conocimientos para mejorar la sociedad. Todos tenemos el derecho natural de participar y también de oponernos a cualquier medida de los gobernantes, pues, todos nos veremosafectados por estas decisiones.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

La tala de árboles y otros males

La opinión de….

Álvaro González Clare

.
La tala de árboles y otros males

Como en todo tema hay hechos importantes y triviales.  En los temas urbanos lo que parece trivial se convierte en importante y hasta fundamental puesto que nos retratan, de cuerpo entero, la intención del causante y la dimensión de la desgracia urbana.

La orden de la Anam de derribar 20 árboles maduros en las principales calles y avenidas de la capital aduciendo razones de seguridad, es uno de los hechos triviales que sencillamente demuestran la torpeza institucional.


Un árbol maduro requiere de muchos años para crecer. En consecuencia, su destino final depende de su reposición, asunto en el cual la ciudad de Panamá está ya en mora.  Argumentar que los árboles por razones fitosanitarias ponen en peligro la vida y bienes ciudadanos y, por lo tanto, hay que destruirlos es un axioma banal y simplista. ¿Por qué no proponer, en cambio, un plan sensato de poda, cuidado y reposición?

Acorde con la axioma anterior,   Sinaproc debería eliminar los carros en la ciudad debido a que son la mayor causa de muerte de los panameños, compitiendo solo con el cáncer.

Sin embargo esta delirante ocurrencia sería una locura urbana, por lo que las instituciones le prestan mucha atención, esfuerzo y cuidado promoviendo planes sensatos para el manejo ordenado, preventivo y control de los carros que atentan contra la seguridad y bienes de los ciudadanos.

La ciudad verde, de Blasco Ibáñez, languidece y agoniza lentamente por la incapacidad de las instituciones que deben velar por su preservación, particularmente los municipios de Panamá y San Miguelito,  responsables del ornato capitalino.   Hay ciudades en el mundo cuyos árboles son emblemáticos y un orgullo ciudadano.  Los cerezos en Washington y particularmente los centenarios robles en la Avenida St. Charles de Nueva Orleans, donde cada árbol es cuidado por un ciudadano o un grupo corporativo que atiende y garantiza su poda y mantenimiento.

Aquí en Panamá es al revés. Cualquier reclamo ciudadano o advertencia del Sinaproc es suficiente argumento para que la Anam y Ornato Municipal den la orden de tala del árbol, como es el caso de los 20 ejemplares que están en capilla ardiente,  sin que medie un examen profundo de la situación y dé opciones para resolver o mitigar la inevitable pérdida si en efecto se justifica la pena de muerte para esos maravillosos árboles.

Otra de esas trivialidades urbanas digna de consideración es la instalación de vallas para la publicidad exterior de todos los tamaños formas y colores, desplegadas en cuanto edificio, pared, jardín, árbol, acera, hombro de carretera y poste eléctrico haya disponibles.   La ciudad y sus alrededores están enfermos visualmente producto de la complicidad evidente, contante y sonante, entre los medios publicitarios y los alcaldes de turno.   Es tal la proliferación de esas vallas que uno podría preguntarse si las alcaldías son, sobre todo, agencias publicitarias.

No se podría explicar de otra forma la proliferación inaudita de toda esa basura urbana que viola el derecho ciudadano a un ambiente limpio y saludable.  Es evidente que los que otorgan los permisos interpretan las normas y tergiversan los reglamentos vigentes con el propósito de destinar el uso del espacio público a esa invasión visual en todas las calles, avenidas y carreteras del área urbana y suburbana.   La colonización de todos los espacios públicos, inclusive los techos y paredes de los edificios privados, es alarmante. La contaminación visual ha sido sistemática e inclemente agrediendo cada vez más la ciudad. La apetencia publicitaria de los comerciantes por ser competitivos no es razón moral aceptable para justificar el negocio mediático, a pesar de lo lucrativo que pueda resultar para cada municipio.

Permitir publicidad exterior que atenta sobre todo contra los valores ciudadanos, además de ser tóxico, es visual y culturalmente inaceptable, a pesar de los que abogan por una indiscriminada libertad de expresión. Una legislación moderna sobre la materia es de urgente adopción e implementación por parte de autoridades responsables de poner orden en el caos urbano y suburbano, en especial los municipios desde San Carlos hasta Chepo, la Anam, el MOP, el Mivi y la Gobernación de Panamá.

Otra trivialidad importante en nuestra trágica vida urbana es el desgreño con que estacionan los vehículos en cualquier lugar sin ninguna consideración por el espacio público.   Para muchos panameños la norma de oro en la pobre cultura ciudadana es aparcar en la puerta del destino pretendido indistintamente de los obstáculos que encuentre.   Es lo que llamo el síndrome de la puerta cercana o de la indolencia, de la pereza total.

Observamos autos estacionados sobre las aceras, las isletas centrales de las avenidas, en los jardines y antejardines e, inclusive, en los espacios reservados a los discapacitados, ante la mirada impávida de los ciudadanos y hasta de los agentes de la ATTT, la Policía de Tránsito y los inspectores municipales.

La construcción de estacionamientos públicos y privados debe ser prioridad de las autoridades nacionales y municipales, además de la implementación de un vigoroso plan de educación y cultura ciudadana y de castigo ejemplar a los infractores.

Las desgracias urbanas que causan las tres trivialidades consideradas en este artículo, entre tantas otras en la ciudad, son causa evidente y permanente de nuestro comportamiento tercermundista urbano.

Todo obedece a tres simples razones: incapacidad e ignorancia de las instituciones, indiferencia ciudadana y sobre todo falta de voluntad política para cambiar la ciudad que tenemos.   Cifro todas mis esperanzas para que se puedan dar en la ciudad las transformaciones, ahora que tenemos políticos comprometidos con el cambio.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Código Procesal Penal y violencia urbana

La opinión de….

.
Carlos Iván Fuentes

Código Procesal Penal y violencia urbana

Para los que han seguido los debates en la Asamblea sobre el Proyecto de Ley 40, es evidente que se vertieron argumentos para evitar el aprobado atraso en la entrada en vigencia del Código Procesal Penal.   Fue poderosa la imagen de la procuradora, Ana Matilde Gómez, y la magistrada Esmeralda de Troitiño, insistiendo en la necesidad de aplicar el Código lo antes posible y asegurando que el Órgano Judicial y el Ministerio Público estarían listos en seis meses para empezar a utilizarlo en el Segundo Distrito Judicial (Coclé y Veraguas).

Para los que nos preocupa el fenómeno de la violencia urbana y vemos en el Código Procesal Penal un avance para reducir los índices de criminalidad, el meollo del problema está en su Art. 556,  que dispone una entrada en vigencia escalonada.  El primer año se aplicará en Coclé y Veraguas; el segundo año incluirá a Herrera y Los Santos; el tercero, en Chiriquí y Bocas del Toro y, finalmente, en el cuarto año estará vigente en todo el país. En otras palabras, la Comisión Codificadora dispuso un cronograma que permitirá a los actores prepararse según las necesidades de cada región. Para los efectos prácticos, el aprobado Proyecto de Ley 40 no ha alterado la configuración del cronograma, salvo la fecha de la entrada en vigencia escalonada.

El Gobierno ha atrasado la entrada en vigencia del Código en dos años para Coclé y Veraguas, en tres años para Herrera y Los Santos, y en cuatro años para Chiriquí y Bocas del Toro, y en cinco años para el resto del país. Esto implica que en las provincias de Panamá y Colón, donde los índices de criminalidad son más altos y en donde está la mayoría de la población penitenciaria, el Código no regirá hasta septiembre de 2014, dos meses después que el actual presidente haya abandonado el Palacio de las Garzas.

Hemos comprobado que la criminalidad en áreas urbanas no se reduce con políticas de “mano dura”.   La única esperanza sostenible está en políticas sistémicas que brinden más justicia social y oportunidades.

Para ser este un Gobierno que ha prometido disminuir la criminalidad, es incomprensible que se haya dilatado la aplicación total de un sistema de justicia penal eficaz, moderno y justo hasta el último tercio del año 2014.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

El futuro del Hospital del Niño

La opinión del médico…

.

Alberto Bissot A.


El futuro del Hospital del Niño

Mi vida en el hospital empezó en abril 1976, cuando con el entusiasmo que da la juventud inicié mi residencia de pediatría. En estos 33 años he aprendido a querer a esta institución y, sobre todo, a los niños y niñas y a sus familias.

El 7 de agosto de 2002, después de un concurso en el que participamos 14 personas y que incluyó tres entrevistas, el Patronato del Hospital del Niño depositó en mí la confianza de dirigir la institución por los siguientes cinco años y, el 1 de septiembre de ese año da inicio mi primer período como director.

A pesar de conocer cada rincón de este hospital, lo primero que hicimos fue la evaluación de lo que teníamos para ver hacia dónde íbamos. Y fue así que iniciamos una revisión de todas nuestras estructuras físicas y equipos, en conjunto con todos nuestros colaboradores.   Pedimos ayuda a la Organización Panamericana de la Salud y al Texas Children’s Hospital y estos nos enviaron, en forma separada, un experto que estuvo algunos días en la institución. Ambos me recomendaron que era una mala inversión emparchar el hospital remodelándolo y que lo mejor era edificar estructuras nuevas.  Estas observaciones fueron confirmadas por una firma de arquitectos del extranjero que en fecha posterior visitó nuestras instalaciones.

Con base en esto, el Patronato decide, en diciembre de 2003,  iniciar los trámites para la construcción de nuevas instalaciones para el Hospital del Niño. Esto se le plantea al ministro de Salud en enero de 2004 y queda como tema pendiente para el nuevo gobierno que se eligiese en mayo de ese año.   La inquietud se le presenta, en el mes de julio, al que luego sería nombrado ministro de Salud el cual, una vez que inicia su gestión, autoriza al Departamento de Infraestructuras de Salud del Minsa a comenzar los estudios en conjunto que terminan en el año 2006. Existe desde esa fecha un estudio para edificar y equipar nuevas estructuras físicas para que la niñez de este país se atienda de la forma más eficiente posible.

Entonces, el tema no es nuevo. No es ahora que empieza el actual gobierno que aparece el Patronato del Hospital del Niño a pedir cosas. Tampoco es capricho de nadie.   Todo está planificado siguiendo un lineamiento estratégico.   Interpreta mal mis declaraciones el que afirma que el hospital está en crisis o que no tenemos capacidad resolutiva para los problemas.   Continuamos haciendo cirugía cardiovascular, cardiología intervencionista, cirugías laparoscópicas, neurocirugía, neuroendoscopía, trasplantes de medula ósea, operando columnas, atendiendo niños prematuros y de extremo bajo peso, tratando neumonías, problemas respiratorios, traumas, quemados y toda la patología pediátrica que a este nosocomio llegue.

Lo que sí es cierto es que si no hacemos nada en un futuro próximo, nuestros niños no podrán recibir la atención que merecen para poder vivir su presente.   El edificio del hospital está viejo, los salones de operaciones son chicos y ocupan la misma área que en el año 1950, las camas están muy pegadas las unas a las otras con lo cual favorecemos infecciones cruzadas y no le podemos brindar la comodidad adecuada a las madres o padres que acompañan a sus hijos;  la unidad de neonatología rebasa con creces su capacidad,  lo mismo ocurre con quemados y terapia intensiva; en las salas generales no hay oxígeno central, las áreas de lavandería y cocina requieren modernización y así una gran cantidad de cosas más.

El proyecto aumenta el número de camas en 50.   Se construiría en esta misma área y brindaría más comodidad y seguridad a nuestra niñez.   Su costo estimado es de unos 86 millones de dólares y es un proyecto que es responsabilidad de todos.   Por la suma de dinero, que cuando uno la compara con otras obras no es tan alta, corresponde al gobierno nacional liderar la obra.

¿Que si son necesarias…? No me cabe la menor duda.   El derecho superior que tienen los menores a la salud nos compromete a todos los panameños a ofrecer una atención médica de primer nivel.   Nuestra obligación como sociedad es resolver a nuestra niñez los problemas de salud que ahora en muchas ocasiones tienen que buscar respuesta fuera de los linderos patrios.

.

<>
Publicado el 7 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Vaya desfachatez

La opinión del escritor y comentarista político…Rafael Montes Gomez

.

Rafael Montes Gómez

.
Vaya desfachatez I
Estos señores del PRD no tienen vergüenza, carecen de conciencia y continúan tratando al pueblo como ignorante, igualito que durante la dictadura. No han cambiado para nada. Como dijo el presidente, casi se roban el país y no pudieron llevarse las garzas porque chillan mucho; las porquerías que cometieron van saliendo poco a poco de los abcesos que han dejado en el cuerpo enfermo del Estado, a medida que los funcionarios van drenándolos y descubriendo cada belleza.

Vaya desfachatez II
Pero como son cínicos, teatrales, se rasgan las vestiduras hipócritamente gritando persecución y reclaman garantías con el contubernio de algunos medios de comunicación y llamados periodistas, que siempre se han hecho eco de sus idioteces, agradecidos por las prebendas recibidas en el pasado. Quieren hacer ver que los PRDs son los más santitos, unos angelitos que nunca han cometido un delito y lo peor es que, debido al santuario con el que cuentan en el principal estamento de investigación del Estado, el gobierno ha tenido que otorgarle poderes extraordinarios al Zar anticorrupción para que las investigaciones al menos se inicien, se lleven adecuadamente y finalicen señalando responsables, siendo éste un subalterno de la Procuraduría de la Nación.

Vaya desfachatez III
Ligan la defensa de sus malhechores, a una defensa a ultranza de la Procuradora que hasta el momento lleva 0 hits, 0 carreras y está por poncharse. Veamos: nada del CEMIS, nada de los responsables por los envenenamientos por dietilenglicol, nada de los responsables por la muerte del bus incinerado y nada por muchos otros casos que mueren en ese agujero negro, como hemos definido a esa institución. Si el principal responsable de la corrupción en el gobierno pasado fue el que la designó, solo un eunuco mental puede pensar que éste o alguno de sus secuaces puedan ser enjuiciados por la corrupción que salta ante la vista del pueblo.

Vaya desfachatez IV
Dan lástima, verdadera lástima… Que el pueblo y las propias bases del PRD miren con atención las caras de quienes salen a lloriquear y amenaza con supuestas movilizaciones del partido para oponerse a la acción de gobierno de Ricardo Martinelli y Juan Carlos Varela. Esos son los responsables de nuestra desgracia y en especial de las bases de ese partido que están sometidas a la incertidumbre por la irresponsabilidad de sus dirigentes que los introdujeron ilegalmente en una carrera administrativa a la que muchos posiblemente no tienen derecho.

Llamado de respaldo
Desde este medio de expresión hacemos un llamado a todos los dirigentes políticos de oposición, a las organizaciones serias de la sociedad civil y al ciudadano de a pie, a que cerremos filas detrás de nuestro presidente y del vicepresidente de la República, en su cruzada por adecentar la cosa pública y erradicar el juega vivo tradicional de sectores muy privilegiados y la corrupción rampante. Por primera vez en muchos lustros, estamos ante la presencia de un mandatario que no tiene compromisos con ninguna fuente de poder económico o político, pero que en su gestión de cara al pueblo, enfrenta una obscura alianza entre el PRD, sectores económicos hegemónicos y tradicionales, quienes no dudarán en “revolver” el país y manipular medios de comunicación, aliándose incluso con los más abyectos, a favor de sus intereses.

<>

Publicado el 07 de septiembre a las 9:34 en Facebook –   DE LOS AMIGOS DE CAMBIA PANAMA A miembros de Amigos del Gobierno Martinelli-Varela 2009-2014… Entérate de Todo!

Vino nuevo en odres viejos…

La opinión del escritor y comentarista político…Rafael Montes Gomez

.

Rafael Montes Gomez

.

VINO NUEVO EN ODRES VIEJOS –  PERREDÉS TIENEN ESPACIOS EN EL NUEVO GOBIERNO.

Los medios revelan el alcance de las actuaciones dolosas en muchos casos, de los servidores públicos de la pasada administración: un ex ministro de Educación está siendo procesado por corrupción y ya se supo de casos vergonzosos, como de una junior suite legislativa, ni hablar de las mortales consecuencias de omisiones de funcionarios perredés como fueron los cientos de muertos producto de jarabes envenenados de la CSS, entre otros casos.

Mientras miles de personas comprometidas con el cambio, esperan que los llamen, elementos del PRD están siendo nombrados en las instituciones públicas.

Don VIRGILO CRESPO anterior representante de BELLA VISTA por el PRD, al igual que muchos otros personajes de triste recordación, encontraron su espacio en el Gobierno del Cambio.

Impresiona que una persona como Virgilio Crespo, ampliamente criticado en el ejerció de su cargo como edil de Bella Vista, y que apoyo en su momento la destrucción del emblemático barrio, avalando los cambios de zonificación, vaya a integrarse de una forma u otra al nuevo gobierno. Al margen de esto, perdió abrumadoramente en las pasadas elecciones, es decir, es evidente que no goza de la confianza del pueblo.

Ahora, al señor Crespo lo nombran como representante de la Sociedad Civil ante la Junta de Planificación Urbana.  ¿Qué premio, por su “excelente” ejecutoria a nivel de planificación urbana en la comuna capitalina, no?

¿Como sucedió esto? Pues hay que aclarar, que los “distinguidos” concejales del PRD siguen buscando “chamba” para sus anteriores compañeros y le encontraron un puesto a Crespo en esta Junta.

Ya Raisa Banfield a nombre de la Sociedad Civil y otras organizaciones serias se han pronunciado en contra de esta designación, por lo que nos preguntamos ¿Cómo es que VIRGILO CRESPO fue designado representante de la Sociedad Civil?

Exijamos al nuevo gobierno en todos sus ámbitos que se haga ya, una distinción bien marcada que este es el Gobierno del Cambio, y que no se puede, ni se debe permitir que aquellos que “no se robaron las garzas, porque algunas de ellas eran chillonas” como dijo el presidente Martinelli, pretendan CO-GOBERNAR.

Qué alegría debe tener el general Noriega en Miami, al enterarse que incluso codepadis y copacobrids aún están allí. Ya es hora de ser serios y poner un alto a estas designaciones sea por amiguismo, o compromisos de cualquier índole. Los ciudadanos no alcanzamos a comprender esto. No se puede avanzar en el Gobierno del Cambio, mientras malos elementos perredés sigan reídos como si nada hubiera pasado.

Razón tenía Jesús cuando dijo “nadie pone remiendo de tela nueva en un vestido viejo… y nadie echa vino nuevo en odres viejos”.

<>

Publicado el 7 de septiembre de 2009 en Facebook, por el autor, para compartir, a quien damos todo el crédito que le corresponde.