‘Shows mediáticos’, pero no soluciones

La opinión del sindicalista Secretario General del SUNTRACS….

GENARO LÓPEZ

.

‘Shows mediáticos’, pero no soluciones

.
La ausencia de propuestas concretas a los problemas de la mayoría de la población panameña, fueron la tónica de uno y otro bando en la contienda electoral, que finalmente favoreció la frase vacía de “los locos somos más”.   No cabe duda, el “marketing” y la decadencia de un PRD corrupto se impuso ante la ausencia de una real alternativa democrática, en la medida en que las reglas del juego establecidas por la partidocracia a través del Código Electoral así lo garantizan.

Quién asume el control del gobierno, Ricardo Martinelli, parece estar dispuesto a llevar esta misma estrategia de “ marketing “ y frases vacías a su gestión de gobierno, lo que parece garantizar su ministro de la Presidencia.

Su inicio con mazazos, allanamiento de casas de masajes, decretos domingueros, denuncia de corrupción de sus antecesores, acciones todas acompañadas de los medios de comunicación social, han quedado en eso, un “ show mediático ”.

En el balance de lo que va del periodo, Martinelli entregó prebendas al sector empresarial, so pretexto de que con ello se bajaría la cesta de alimentos, pero lo cierto es que el costo de la canasta básica sigue aumentando. Publicitó que se rebajaría el precio por el servicio de electrificación, sin embargo, este nos aumentó. Dijo que pondría “ orden en la CSS ”, pero hoy su ungido es acusado por perjurio y el servicio sigue siendo inadecuado.

Señaló que iría contra los corruptos, pero el caso CEMIS, Fibras de Vidrio, Equiparación de Concesiones, PRODES, Correos, Préstamos Agropecuarios del BDA que han favorecido a los de poder económico del sector, la Red de Oportunidades, el Caso Aduana, entre otros, siguen en las pantallas de TV y en los periódicos, pero amenazan con archivarse por “ fallas ” técnicas. Se generó un gran escándalo por los juegos de azar (casinos), pero resulta que las cuatro últimas administraciones de gobierno (incluye la actual) tienen personeros metidos en el lío.

Quienes asesinaron a los obreros de la construcción siguen sueltos en las calles de este país y realizan trámites en oficinas públicas, a pesar de existir órdenes de captura contra ellos, pero la Policía Nacional no los encuentra para detenerlos, tal es el caso del sicario “ Juana Peña “.  Los Comités de los envenenados con dietilenglicol y los calcinados en el bus siguen exigiendo justicia,  pero la procuradora de la Nación y el mal llamado “ zar anticorrupción ” se debaten en una pugna de espacios políticos.

En el reciente caso de la ZLC, se han hecho señalamientos de corrupción por el reparto de 21 millones de dólares en coimas que fueron entregados a ex funcionarios del Gobierno de Pérez Balladares por los usuarios de la Zona Libre de Colón para evitar el cobro del 15% de impuesto a esta zona franca en 1995-96 (Ley de Universalización de Incentivos); sin embargo, corruptos y corruptores siguen presentándose como tronco de honorabilidad en el país, sin que se levante investigación alguna.

A pesar del rechazo de la población a la privatización de la salud, en cualquiera de sus manifestaciones (externalidades, compra de servicios, concesiones administrativas, privatización de fondos), el gobierno de Martinelli ha dado pasos privatizadores en la recolección de desechos hospitalarios y servicios de aseo del cuarto de urgencias de la CSS (en este último caso a una empresa que ya tuvo la concesión e incumplió); es decir, quieren hacer de este servicio y derecho humano un negocio para empresas nacionales y transnacionales.

La frase “ ahora le toca al pueblo ”,  está carente de contenido; clara expresión de ello es la parcialización del gobierno a favor de la empresa Ganadera Bocas en la lucha del pueblo Naso, quienes exigen una solución a su conflicto de tierras con la empresa, que pretende desalojarlos de sus tierras ancestrales. Igualmente, la aprobación de la Ley de Pinchazos, clara muestra de la persecución y represión que se avecina contra quienes luchan por sus demandas sociales.

Es decir, este es un país patas arriba, como dijera Eduardo Galeano. Hasta ahora la gestión gubernamental está encaminada a lo publicitario, sin llegar a ninguna solución a las necesidades sociales del pueblo panameño.


Es por ello que Frenadeso, en su II Congreso Nacional, llamó a “ construir poder popular para democratizar la sociedad panameña ”. Crear Poder Popular y lograr las condiciones para la autoconvocatoria por parte del pueblo de una Asamblea Constituyente Originaria que refunda la República y garantice una sociedad justa, democrática, soberana, solidaria para todos los panameños, donde se disfruten plenamente los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales. Llamamos al pueblo a intensificar la lucha en las calles, para enfrentar a los neoliberales que pauperizan nuestra calidad de vida.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Mirémonos en el espejo

La opinión del administrador industrial….

GABRIEL J. PEREA R.

.

Mirémonos en el espejo

.
Reconocerse a sí mismo es un acto de reflexión que nos debe llevar a conocernos mejor y aceptarnos tal cual somos, esto puede conducirnos a evolucionar o producir una negación de la realidad.   Observarnos en el espejo de otros permite vislumbrar lo que no queremos aceptar de nosotros mismos y anticipar nuestro destino.   Como individuos o como país es un acto que debemos realizar, si queremos pensar a futuro.

Panamá avanza sobre el quinto ensayo democrático.   Un ensayo que más parece el producto de conjunciones accidentales, que no se repetirán y que no son el producto de la madurez política que alcanzan los pueblos cuando sus instituciones y partidos evolucionan, construyendo sólidas bases en principios programáticos.

El fenómeno electoral ocurrido avanza hacia el punto donde se comienza a disipar la polvareda levantada. Esto muy tempranamente, debido a las altas expectativas sembradas y a la poca probabilidad de ser alcanzadas en su totalidad y con la efectividad que el electorado espera y que nunca estará satisfecho.

El alto costo de la canasta básica, la delincuencia, el crimen, el desempleo y la percepción de impunidad parecen muros infranqueables que ni un gobierno de locos parece que podrá derrumbar, talvez solo podrá hacerles unos triste boquetes con algún Quijote que empuñe el mazo desconociendo que en tal hazaña no existe posibilidad de éxito permanente.

Si este ensayo democrático falla, las opciones serán dirigidas a los fuertes vientos que soplan desde el Sur, ya no habrá más cabida para falsas esperanzas en pregoneros pueblerinos de soluciones fantásticas, la ciudadanía apostará por el populismo y al primer héroe que los encabece. Las fuerzas que propugnan el gobierno de las masas ya se activan aquí y ahora sí con más firmeza que antes, observando una verdadera oportunidad para acceder al poder se les está entregando en bandeja. Estas fuerzas son ampliamente reconocidas y aglutinan a trabajadores, educadores, gremios, intelectuales y ciudadanos comunes que no creen en las actuales estructuras de gobierno, en partidos y en políticos tradicionales.

Mirar al Sur y también al centro del Continente nos permite observar cómo una ideología autoproclamada socialismo del siglo XXI se afianza y lucha con todos los medios a su disposición para seguir expandiéndose. Remontarnos a intentar buscar las raíces de este cambio es hurgar en las raíces de la insatisfacción social.   El fenómeno que permitió el surgimiento de gobiernos populistas se fundamentó en la insatisfacción del pueblo con los gobiernos tradicionales que fracasaron.   Panamá puede estar en el inicio precoz del cambio que barrerá a los gobiernos tradicionales y se enfrentará con las fuerzas económicas que los respaldaban.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

El águila censurada

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana….Geraldine Emiliani

GERALDINE EMILIANI

.

El águila censurada

.
“Los anhelos más profundos de la condición humana no pueden ser eliminados por caudillos ni por seguidores, ni por ideólogos que acaban por reaparecer con una tozudez insoportable”.

He visto con buenos ojos algunas acciones del gobierno, otras me parecen un tanto riesgosas en relación al Estado de Derecho de los ciudadanos y de la institucionalidad del país y que se han de ver con preocupación.

Durante la campaña electoral, el presidente de la República hizo promesas en tres ejes importantes:  acabar con la corrupción, la inseguridad y mejorar el sistema de salud y, desde que empezó su gestión pareciera estar cumpliendo con su palabra.  Sin embargo, su actitud, así como la del secretario del Consejo Nacional de Transparencia de querer enderezar las cosas a su manera podría estar creando confusión, incertidumbre y temor.

Hay que evitar el resentimiento entre el gobierno y los empresarios y con la institucionalidad del país.  El resentimiento es miserable, emotivo y poco racional e intoxica y daña la paz entre las personas. En un país de derechos el diálogo es imprescindible.  Hay que evitar la impulsividad y el afán de protagonismo en una “ sociedad espectáculo ” como la nuestra, en que, si no hay “ show “, drama u horror el panameño parece sentirse vacío y aburrido ante una vida que no logra despertar a los únicos y verdaderos sentidos.  Por otro lado, quisiera compartir con ustedes la siguiente historia que me parece bastante interesante y, si de alguna manera tiene similitud con lo escrito anteriormente, espero no herir susceptibilidades:

Esta es la historia del águila que se negó a ser manipulada:  de repente, divisó a un grupo de águilas, y las estuvo observando por largo tiempo. Estaban manejadas por un águila de enorme tamaño, que se comportaba como un semi dios y usaba su fuerza y su poder para centralizar las decisiones y cometer arbitrariedades e injusticias, factores que conducen hacia la esclavitud de la tiranía.

Al principio, algunas águilas se mostraban prudentes y sensibles, y condenaban las decisiones del águila poderosa.  Al ser rechazadas, intervenían de nuevo con cautela, y así, hasta que fueron adiestradas para actuar cobardemente con pesimismo y a bloquearse unas a otras.  Algunas trataban de quedar bien con al águila poderosa, actuando de forma arbitraria.

El ambiente poco a poco se volvió hostil y agresivo.  Para entonces las águilas se habían convertido en incapaces, inútiles y cobardes. Solo obedecían y aceptaban órdenes.  Observaban temerosas cómo humillaban a sus compañeras con injusticia.

Al acercarse, escuchó a un águila que exclamaba: —¿Por qué me censuras a mí?  ¿Por qué debo aceptar ser la culpable?— El águila poderosa le respondió: —¿Por qué te alteras?  Yo soy el poder y tengo el poder. Alguien tiene que ser el culpable; no puedo ser yo por la importancia de mi labor.  Confórmate, hay otros que serán censurados —igual que tú— sin compasión—.

Aquel que dirige un país tiene poder temporal y causará regocijo en algunos y rabia en otros, porque les hace ver sus miserias.  Al entrar en un campo como éste hay que evitar la monomanía, el apasionamiento y la tozudez.  El asunto no es mandar por mandar, o estar por encima de otros y ser un eterno caporal y controlador obsesivo de todo lo que pueda atentar contra un sistema.
.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde .

Una tragedia cultural

La opinión del  profesor del Departamento de Química y Física de la Universidad de Panamá….

.
Sebastián Vásquez Bonilla, Phd.

.
Una tragedia cultural

Horas después de la tragedia de Las Garzas de Pacora observé a un presentador de noticias manifestar su indignación por lo sucedido, exigiendo al Gobierno hacer algo, pero no especificaba qué se debía hacer. Fue entonces cuando intervino la Ministra de Educación, asociando la tragedia al hecho de que los panameños no hemos reflexionado sobre qué queremos ser.

Me pregunto ¿cuántos habrán asimilado ese mensaje de la Ministra? Estamos inmersos en una carrera, no por lo que queremos ser, sino por lo que queremos tener, donde lo único no material que deseamos es el poder. Esa carrera nos lleva a no importarnos cómo nos conducimos ni a quienes afectamos por nuestra conducta. Queremos ser médicos, abogados o ingenieros, pero lo que en realidad anhelamos es lo que podemos adquirir con esas profesiones. Valoramos más lo que tiene el vecino que aquellas cosas sencillas que tenemos en casa, como esa sonrisa o pregunta inesperada de un niño.

La tragedia de Pacora, la del 23 de octubre, la de la CSS, la de Prado del Este, etc. están relacionadas.  Están incluso asociadas a nuestra corrupta vida republicana y la ola de violencia en que vivimos. Se dice que aquel autobús no viajaba a alta velocidad, pero estoy seguro que si ese bus se encontrase debajo del límite de velocidad, los pasajeros gritarían:  dale máquina “chof” que son las diez y media de la noche.  Sobre conductor designado, ¡ni hablar!   Sobre la cultura de mantenimiento, ¡menos!

Incluyo el término “poder” porque la actitud de los conductores de autobuses y camiones es similar a la de aquellos que tienen el poder en sus manos.  Recientemente un transportista me informó que las calzas en los muelles de un bus es para darle más “vista” al vehículo, pero cualquier antropólogo podrá corroborar que lo que en realidad quieren es elevarse para sentirse más poderosos y así mejorar su posición en la cadena depredadora de la carretera.  Asocio lo ocurrido a la violencia porque conducir temerariamente es una muestra del poco valor que le damos a la vida, actitud que nos hace susceptibles a convertirnos en terroristas.

Si no enfocamos el problema como un problema cultural, las medidas preventivas recién adoptadas se dejarán de aplicar cuando el hecho que nos consterna se olvide.  Prueba de ello es aquel accidente, ya olvidado, donde un autobús de la ruta Panamá-Chorrera se precipitó del Puente de las Américas, matando 38 personas.

¿Por dónde comenzar?  Bueno… Podríamos no llamar a lo ocurrido “accidente”, término que hemos inventado para justificar nuestro error, incompetencia, descuido, etc.  “Accidente lo sufre una persona cuando le cae un rayo al salir de su casa en un día soleado”.  En todo lo demás, alguien cometió una estupidez.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario el Panamá América Digita, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Reseña histórica del Hogar CREA de Chilibre “Ramón Velásquez”

La opinión de la Psicologa y Presidenta Ejecutiva de Los Hogares CREA de Panamá.
.

Marja Y. Ruiz de Fernández

.
Reseña histórica del Hogar CREA de Chilibre “Ramón Velásquez”

Para hablar de la historia del Hogar CREA de Chilibre hay que remontarse a los inicios del programa en Panamá hacia el año 1985. En ese entonces eran pocos los tratamientos que se ofrecían, todos eran ambulatorios no residenciales.

Por iniciativa del Sr. Ramón Velásquez quien viaja a Puerto Rico a conocer el programa de Hogares CREA, ya que tenía un hijo con la enfermedad de la adicción, este regresa muy motivado y le presenta el proyecto a la primera dama de entonces doña María Consuelo de Ardito, la cual convoca a personas de la ciudadanía a una reunión en donde se presenta el proyecto e invita a viajar a Puerto Rico para que conozcan más a fondo los Hogares CREA de Puerto Rico, entre las personas que acuden al llamado podemos mencionar a Doña Rosario de Gago, el Dr. Alberto Bissot Jr. y otras personas más.  Al regresar de Puerto Rico se dieron las primeras reuniones de organización para establecer el programa en Panamá; se nombra el primer Comité Timón Central, quedando como presidente el Sr. Ramón Velásquez y Hogar CREA Internacional envía al reeducado dominicano Fernando Guerrero para que se encargue de capacitar a los comités, dar a conocer el programa y como director del primer hogar que se funde.

Después de varios meses de organización, el gobierno nos cede 69 hectáreas de terreno en Chilibre en lo que había sido el Hogar Acasista, teniendo ya las instalaciones, se forma el Comité Timón Local quedando como presidenta la Lida. Nilsa de Caballero, vicepresidente el. Rev. Padre Laureano Crestar Duran, tesorera Sra. Xenia Espino y como vocales: Rev. Padre Federico Llamas, Licda. Marja Ruiz, Lic. Nelson Caballero, Sra. Viodelda Beluche. Es así como el 1 de septiembre de 1986 se abren las puertas del primer Hogar CREA de Panamá con la presencia de un residente.

Posteriormente Hogar CREA Internacional nos envía a los reeducados dominicanos Rafael Alfao y Eduardo Valenzuela. No es hasta el 18 de abril de 1987 que el hogar es inaugurado oficialmente.

Para esta fecha se nos envía a el reeducado dominicano Pedro Rosario, quien pasa a ser el nuevo director del Hogar CREA de Chilibre ya que Fernando Guerrero pasa a la posición de Director Nacional de Tratamiento. A los meses se traslada fuera del país al Sr. Guerrero y se nombra al reeducado puertorriqueño José David Huertas Toro para que dirija los destinos de Hogares CREA de Panamá como director nacional de tratamiento hasta el año 1996. Otros directores nacionales fueron: Sr. Abraham Raad, Sr. Emilio Cárdenas (primer panameño en esta posición), Licda. Marja Ruiz, Sr. Abraham Raad nuevamente hasta llegar a la actualidad con el compañero José Arturo Jaén.

Para octubre de 1986 se nombra al Dr. Alberto Bissot Jr. como nuevo presidente del Comité Timón Central. A su vez el Comité timón local en 1987 se renovó quedando el Rev. Padre Federico Llamas como presidente.

En 1997 ocupó la presidencia el Licdo. Eduardo Barsallo. Para el año 2000 asume la presidencia la Sra. Inés de Cervantes. Para el año 2004 asume la presidencia la Sra. Lurys de Arango. Y llegamos hasta la actualidad con un nuevo y dinámico comité formado por la Sra. Lurys de Arango como presidenta, Sr. Guillermo Valdez vicepresidente, Licda. Arina Wilson secretaria. Sr. Justo Martínez tesorero, Sr. Eduard Lowe, Sra. Inés de Cervantes, Sra. América de Martínez vocales.

Todos estos equipos de trabajo no hubiesen tenido éxitos sin el apoyo de tantas personas y empresas. Y nos queremos referir especialmente a Don Lázaro Gago y Doña Rosario de Gago, quienes forman parte de la historia de este hogar.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario el Panamá América Digita, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde
http://www.pa-digital.com.pa/

Retorno

La opinión del sacerdote jesuita…

Rosendo Torres

.
Retorno

Luego de un breve paréntesis lejos de esta columna que, aunque muchos no lo creen, tiene sus lectores a quienes agradezco sus muestras de simpatía, vuelvo al espacio que siempre será una colaboración independiente

Existe en el entorno nacional la sensación de optimismo siempre cauto, respecto a las acciones de la nueva administración gubernamental. La causa ha sido la orientación que lleva de exigir cuentas también a los privilegiados del pasado y presente así como se las exigen a! resto de la población que toma en serio el ser ciudadano. Cuando se dice que en este país corre mucho dinero y por otro lado se ven tantas muestras de miseria indigencia y de abandono cabe la pregunta adonde va ese dinero, esas entradas que tanto de publicitan.

Admira entonces el valor de aquellos que investigan el movimiento de los fondos destinados a metas precisas y que no han llegado a ellas. La tarea es dura y ojalá no muera en sus inicios, como ha sucedido en el pasado que ha generado inevitablemente en el sentir colectivo de que todo es pura bulla mediática y que de hecho no sucede nada. Como decía el vulgo: “Aquí no pasó nada”. Hay muchas asignaturas pendientes en los distintos estamentos de la vida nacional fuera de las promesas que tienen carácter de prioridad. Y que hay que darle tiempo al tiempo y esperar que los buenos propósitos se cumplan.

Varios eventos últimamente han sacudido a la comunidad y no precisamente los pequeños seísmos que se han registrado. El más sobresaliente, el accidente apocalíptico de Las Garzas que da mucho que pensar. El dolor irreparable de tantas familias humildes que durante estos días han despedido los despojos mortales de seres queridos que después de la jornada diaria agotados volvían a sus hogares en un transporte colectivo, la incorregible adicción al alcohol y el fatídico machismo que alimenta la velocidad con la indiferencia y apatía por la vida humana de los demás convirtió el sueño temporal de los viajaban en sueño eterno de todos. En periodismo hablan de temas agotados que no vale la pena tratar porque no dan más de sí, pero tampoco podemos aplicar ese criterio con las personas que quedan a su suerte disminuidas en sus proyectos vitales. Ya se habló del tema, se le dio la atención mediática y ahora vean a ver como resuelven su problema. Lo cual es una crueldad humana. Debe imperar la solidaridad.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario el Panamá América Digita, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Justicia, presupuesto y acción

La opinión del abogado y Ministro de Gobierno y Justicia….

José Raúl Mulino

.
Justicia, presupuesto y acción

A propósito de la posposición de la entrada en vigencia del sistema acusatorio, creo oportuno plantear algunas reflexiones sobre el tema de la justicia y la importancia que a la misma le estamos dando como gobierno.

La decisión de posponer su entrada en vigencia fue un acto de gobierno, cierto, pero sustentado en la responsabilidad que se tiene como tal de conducir al país con certeza y coherencia. En el presupuesto de este año fiscal no existía ninguna partida para respaldar semejante compromiso. Eso no es imputable a esta administración. En el mes de junio, en plena transición, nos enteramos.  Ya como gobierno, colaboramos en aprobar créditos extraordinarios pero aún así, por testimonios de los propios actores, no se percibía una integral preparación de todas las instituciones involucradas. Debo reconocer sí, que hay avances notorios y que por ello existe el compromiso de seguir dotando de presupuesto a las entidades para que llegado el momento el sistema entre a regir con todas sus bondades, las cuales nunca hemos puesto en duda. Fue irresponsable legislar sin tener en cuenta el costo real de todo el cambio del sistema procesal penal.

Pero es importante anotar algunas consideraciones adicionales. El Presidente de la República, a dos semanas de asumir el mando, en almuerzo celebrado en la Corte Suprema con los nueve Magistrados, se comprometió a dotar a ese Órgano del Estado de los recursos que constitucionalmente le corresponde, de acuerdo al Art. 214 de la Constitución. Hoy, luego de presentado el Presupuesto General del Estado ante la Asamblea Nacional, el Ministro Alberto Vallarino al explicar los componentes del mismo destacó que al Órgano Judicial se le asigna un 2.2 % del presupuesto, cifra que aumenta considerablemente el mismo cuando, el actual, ronda el 0.67%, de acuerdo a lo manifestado en el citado almuerzo.   Así, podrán los administradores de justicia ir preparando la estructura económica necesaria para cuando entre a regir el sistema acusatorio y todo pueda funcionar integralmente como debe ser.

Independientemente de las críticas que se expusieron en el marco de la Asamblea, las únicas no viables son las esgrimidas por la oposición actual, hasta hace dos meses gobierno.   Fueron ellos los que irresponsablemente legislaron y no tomaron en cuenta el tema presupuestario. El que escucha a sus voceros hoy, da la impresión de que acaban de llegar a Panamá y que el pasado fue responsabilidad de otros.

La armónica colaboración con el Órgano Judicial y el Ministerio Público se mantiene.  Personalmente estoy comprometido con ello habida cuenta las competencias propias de la cartera a mi cargo. Igual ha manifestado el Presidente Martinelli.  Es fundamental la recta y pronta administración de justicia.  Con ese propósito nos identificamos y seguiremos apoyando lo que alrededor del mismo se genere.
.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario el Panamá América Digita, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Cuando falta carácter en el Gobierno

La opinión de….

Bertilo Mejía Ortega

.
Cuando falta carácter en el Gobierno

La experiencia electoral, en democracia, nos demuestra que cada vez que un “boboleto” llega a la Presidencia de la República, las repercusiones en materia administrativa, política y económica son negativas para la población y para el país.   La falta de carácter ha llevado a ciertos gobernantes a convertirse en marionetas de su propio partido; de ministros con aires de superioridad, y de los acaudalados contribuyentes que con sus “aportes de campaña” compran sus espacios políticos en los gobiernos de turno.

De esos débiles gobernantes se han aprovechado los anarquistas que creen que con el cierre de calles van a conquistar adeptos; los dirigentes del transporte que se han convertido en una mafia intocable y engreída, en detrimento de un pueblo que clama por una solución rápida y justa al problema del transporte público.   Los aspirantes a nuevos ricos y a cargos de elección popular, que se han aprovechado de los recursos del Estado para todo tipo de negociados, sin temor a investigaciones, y mucho menos a condenas que, posiblemente, han considerado imposibles, porque el actual sistema de nombramientos en la Procuraduría y en la Corte Suprema de Justicia, impiden una administración de justicia independiente, diáfana y objetiva.

El irrespeto y la subestimación a estas instancias es de tal magnitud, que los gobernantes de ayer, los dirigentes del PRD, las definen como organismos “presionables” para fines aviesos.   Sí, precisamente porque ellos las debilitaron; porque les prolongaron el cordón umbilical con el poder Ejecutivo, para utilizarlas a su propia conveniencia. Ellos creen que todos los jefes de Estado tienen vocación para el mandato a base de órdenes y dictados, como se hacía en el pasado castrense.   Como bien dice el refrán: “el ladrón juzga por su condición”.

La amarga experiencia en los gobernantes marioneta, gracias a Dios, queda en el pasado inmediato.   Parece que ha llegado al Palacio de las Garzas un Presidente con don de mando.   Un mandatario que intenta adecentar la administración pública, y que interpreta, en justa dimensión, los anhelos del Panamá decente. La cleptomanía gubernamental debe desaparecer y, con ella, la corrupción heredada de los débiles gobernantes. Caiga quien caiga, los ladrones de cuello blanco deben ir a la cárcel. Solo así la clase política entenderá que en Panamá el crimen no paga. Esperamos que el presidente, Ricardo Martinelli, no desmaye en su empeño de una campaña gubernamental por la restauración moral, fiscal, social, económica y política de nuestra querida Nación. ¡Esperamos que no nos defraude!

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Una oposición descalificada

La opinión de….

.Jorge Luis Macías Fonseca

.
Una oposición descalificada

Si algo tiene a su favor –entre muchas otras cosas– el gobierno recién instaurado es la inexistencia de una oposición, coherente y bien fundada. A mi juicio, las razones de esta realidad son múltiples. La estrepitosa derrota electoral -todavía no asimilada- es un elemento de peso que gravita en el accionar del PRD, que desarticulado no encuentra las avenidas para armar un discurso que enfrente al populismo martineliano. Precisamente, ese fracaso eleccionario por la forma y el fondo, debe ser materia de análisis de parte de los que se dedican al estudio de la ciencia política.

Por un lado, tenemos las fisuras internas que más que resolverlas parecieran querer ser remendadas, sin poder a estas alturas armar una estrategia sólida que presente en un bloque las acciones opositoras.

Por otro lado, la astucia del gobierno de turno ha llevado a tocar la parte moral, al punto de establecer la relación entre corrupción y PRD, y desde luego entronizar en las mentes de la población la descalificación del mismo como legítimo opositor. Esto mismo también ha conducido al desaliento a un número importante de miembros del Partido Revolucionario Democrático que no sienten la comodidad de su pertenencia y participación en un colectivo duramente señalado. Pero así mismo -y por ello- es la consecuencia que se deriva, cual es, la debilidad en el planteamiento “opositor”, muy a pesar del peso numérico de su membresía.

Precisamente y en este mismo orden de ideas debemos indicar que la parte ética ha sido muy bien trabajada por el gobierno. Justamente da fe de lo anterior el crecido número de irregularidades encontradas, las denuncias realizadas, la alcoba legislativa de un ex diputado perrediano y el primer reo del régimen encarnado en la figura de un alto dirigente del PRD, por la supuesta comisión de un delito. Si a esto se le une el caso CEMIS, con los principales actores de ese partido político, y el señalamiento a un ex presidente de la República, perteneciente a ese mismo colectivo, no cabe duda alguna, que todo lo ilícito pareciera girar alrededor del Partido Revolucionario Democrático.

Pero, si igualmente se le añade a lo anterior, las presentaciones públicas de personeros de ese conglomerado, cuyas figuras en la actualidad no encuentran correspondencia con la simpatía de la gente, sino más bien desaprobación, queda claro que son pocas las posibilidades del surgimiento de una oposición clara, bien planteada y que esté más allá de toda duda. Y de la misma manera, están los pobrísimos planteamientos -por ejemplo- de la ex candidata presidencial, los cuales evidencian un esfuerzo baladí por rechazar al gobierno martineliano. Y como ella, otros voceros, también de su compuesto partidiario que se quedan en lo insustancial sin un pronunciamiento de fondo que cuestione con lógica a la actual dirigencia gubernamental y a sus políticas.

Siendo así las cosas, sin una oposición real, pero sí artificial y descalificada, y con una aceptación sólida de parte de la población, Ricardo Martinelli y su gobierno diligencian sin preocupación sentando las bases de su accionar sin mayor conmoción.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Nuevos embajadores en Washington

La opinión de la corresponsal del Diario La Prensa en Washington….

Betty Brannan Jaén

.
Nuevos embajadores en Washington

CONTADORA, R.P. –Julio y agosto son meses en que Washington se paraliza, porque todo el que puede huye de la ciudad. Hace un calor verdaderamente infernal –más que en Panamá–, con poca brisa, mucha humedad, y un sinfín de insectos. No se puede estar afuera del aire acondicionado.

Sin embargo, los dos nuevos embajadores en Washington del gobierno de Ricardo Martinelli llegaron mostrando un dinamismo que no se dejó frenar por la languidez de esta temporada en la capital estadounidense.

El primero en llegar fue Guillermo Cochez, conocido abogado y comentarista, que es el nuevo embajador panameño ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Cochez llegó a principios de julio porque la crisis en Honduras requería que Panamá tuviera su representación al día. Cochez ha estado muy involucrado en los esfuerzos de la OEA para resolver esa crisis –Panamá participó en una misión de cancilleres que la OEA envió a Honduras– y además ha usado estos meses para organizar su personal, hacer contactos, y empaparse bien en todo el trabajo de las múltiples agencias de la OEA.

El nuevo embajador panameño ante la Casa Blanca, Jaime Alemán Healy, no pudo asumir su cargo tan rápidamente porque el protocolo diplomático exigía que él esperara que Estados Unidos diera su beneplácito. Esto, que no podía solicitarse formalmente hasta que Martinelli hubiera asumido la presidencia, siempre demora varias semanas como mínimo. En el caso de Alemán, no obstante, ese trámite se completó de manera relativamente expedita y él llegó a Washington a mediados de agosto. Ya presentó sus credenciales en el Departamento de Estado y se anticipa que presentará credenciales al presidente Barack Obama durante el transcurso de este mes. A la Casa Blanca le corresponde decidir la fecha.

Mientras tanto, Alemán no ha perdido tiempo en gestionar reuniones y definir su agenda diplomática. Su primera meta, dijo en un correo electrónico, es fortalecer los vínculos comerciales entre Panamá y Estados Unidos, “lo cual no debe limitarse únicamente a los temas relacionados con el TPC [tratado de promoción comercial]”. Alemán ya señaló a medios panameños que él no cree que el TPC será ratificado este año, mientras que la embajadora estadounidense en Panamá, Bárbara Stephenson, dijo la semana pasada que el TPC no es prioritario para Estados Unidos en estos momentos. Todo esto pone de relieve, una vez más, que el gobierno de Martín Torrijos cometió un grave error en abandonar la negociación del TPC cuando el clima político le era favorable.

Pero Alemán subraya, con razón, que las relaciones con Estados Unidos abarcan mucho más que el TPC. Él habla de estrechar lazos y minar posibles beneficios para Panamá desde todos los ángulos posibles, desde fortalecimiento democrático e institucional hasta desarrollo científico y educativo. Tiene una agenda ambiciosa y mucho dinamismo personal.

Alemán también promete que la Embajada volverá a abrir sus puertas a la pequeña comunidad panameña en Washington. Yo había pensado que la única persona non grata en la Embajada era yo misma, pero he descubierto que la comunidad panameña en general se sintió excluida de la Embajada durante el gobierno previo. Fue una situación desagradable que Alemán promete rectificar.

Aquí mencionaré, para cerrar, que la comunidad panameña en Washington está de luto por la pérdida inesperada de una de sus figuras más queridas, Fernando Ñopo Eleta Casanovas. Diplomáticos panameños en Washington van y vienen pero Ñopo se quedó, halagándonos con esa decisión. Era un hombre guapo, divertido, inteligente, cariñoso y caballeroso, que dio un servicio esmerado a su país. Al morir esta semana, repentinamente, tenía apenas 55 años. Su deceso me ha estremecido.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la  autora, todo el crédito que le corresponde

Trabajo social y su razón de ser

La opinión de..

Dagmar Sánchez

.

Trabajo social y su razón de ser

Hace unos cuantos años en Panamá, la profesión de trabajo social se proyectaba como algo funcional en instituciones sociales y estatales, no obstante, el incremento de las penurias ha hecho sentir y resaltar los contenidos y la justificación de dicha profesión, ubicando al profesional como punta de lanza en el abordaje de las muchas necesidades que componen la realidad nacional.

Hoy se divisa, sin gran esfuerzo, la labor que los trabajadores sociales hace para mantener el estatus de legitimidad científica, proyectando objetivamente el campo de intervención, a saber: necesidades contra recursos sociales. Es decir, por una parte, las necesidades sociales, como foco principal que justifica su trabajo; por la otra, los recursos sociales, que son los instrumentos que utilizan para el tratamiento de los demandantes. Mientras que las ciencias en las que nos apoyamos abordan por área las demandas sociales, la profesión de trabajo social, sirviéndose de sus técnicas metodológicas, hace posible un encuentro entre las otras disciplinas, trazando una vía común para evitar la deshumanización de un tratamiento unilateral.

Queda claro que, al abordar este binomio, no se contempla en la intervención un accionar reducido a la atención o prestación, ya que éste se convertiría en un mero consumo, de forma que una vez ofertada, queda agotada en sí misma. Por el contrario, el profesional de trabajo social se inserta de forma integral, canalizando las necesidades y recursos. Esta interrelación que se realiza va encaminada a brindar una alternativa de calidad de vida a los sujetos de atención; definitivamente, esta es la diferencia y la satisfacción del deber cumplido. Por ese loable trabajo, elevo una plegaria a Dios para que ilumine sus mentes, por el bienestar de los más necesitados, que constituyen la razón de ser de los llamados trabajadores y trabajadoras sociales… ¡Felicidades en su día!

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde

Hospitales universitarios, ¿chiste?

La opinión del médico

.
Xavier Sáez–Llorens


Hospitales universitarios, ¿chiste?

Desconozco si la idea de otorgar tres nosocomios estatales a la Universidad de Panamá surgió de una trasnochada conversación política, una improvisación académica o una agenda clandestina que busca poder, protagonismo o negocio. Sólo basta con entrar al recinto universitario y observar la operatividad de los salones de clases, los dispositivos audiovisuales, las cafeterías, los equipos de laboratorios o los inmobiliarios, para percatarse de la notoria deficiencia administrativa de nuestra primera casa de estudios. Convendría empezar por corregir las anomalías existentes antes de experimentar rumbos novedosos. Curiosamente, además, ahora que discutimos ampliamente la unificación eventual del despilfarrador sistema bicéfalo que tenemos, la incorporación de otra entidad rectora produciría un monstruoso enredo de tres cabezas en el sector sanitario público. Una gamberrada.

Si lo que se intenta es emular el modelo estadounidense o europeo de hospitales universitarios, correspondería adentrarse en sus intimidades. En esos países, numerosas instituciones médicas están vinculadas ogestionadas por facultades de Medicina, no necesariamente por la colegiatura entera. Gran parte del cuerpo docente, aunque participa activamente en la atención de pacientes, dedica mucho tiempo laboral a la enseñanza e investigación científica.  De hecho, el prestigio de dichos establecimientos se basa en la calidad de los ensayos conducidos y publicaciones generadas.  Nuestras universidades no disponen, todavía, de una masa crítica de profesionales con las características mencionadas para enfrentar, con garantías, esta enorme odisea académica.

En la actualidad, aunque con múltiples carencias, sólo cinco centros médicos son aptos para aspirar a la categoría docente. Los nosocomios del Santo Tomás, Complejo Metropolitano, José Domingo de Obaldía, Hospital de Especialidades Pediátricas y Hospital del Niño tienen amplia experiencia en enseñanza y creciente desarrollo en investigación epidemiológica o clínica. En estas instituciones, se imparte entrenamiento a un vasto repertorio de estudiantes y profesionales jóvenes del sector salud, procedentes de la universidad nacional, de tres escuelas privadas (Latina, Columbus, Ulacit) y de entidades foráneas. Como lo ideal es lograr la excelencia de todos estos panameños, para beneficio de los habitantes del país, no debe darse ninguna preferencia en la admisión y adiestramiento de los alumnos, independientemente del lugar de formación.

No me opongo a que haya verdaderos hospitales universitarios en Panamá, administrados por facultades públicas o privadas. La implementación, empero, debe ser muy gradual, iniciándose con un plan piloto en un nuevo sanatorio que cuente con todas las especialidades y esté diseñado bajo estrictos parámetros de academia e investigación. Estos estándares deberán ser similares o mejores a los ofrecidos en los dispensarios docentes ya existentes, para que los estudiantes no tengan asimetrías importantes en su capacitación. Las universidades involucradas deben pagar salario a todos los funcionarios que se dediquen a la docencia de sus alumnos y no sólo a los jefes de cátedras. Pese a que muchos transmitimos conocimientos por vocación y responsabilidad, sin cobrar un centavo, la mejor forma de supervisar y exigir calidad es otorgando honorarios dignos por cada clase o tutoría asignada.

Siempre he sostenido que los galenos locales están mal pagados, particularmente aquellos que cumplen cabalmente con sus obligaciones, horarios y turnos. Los directores del Minsa y la CSS deben buscar fórmulas financieras ingeniosas para incrementar los emolumentos de los facultativos, honrando años de estudio, esfuerzos laborales y responsabilidades vitales. Una manera de lograrlo sería que una porción del sueldo sea cubierta por la entidad gestora para las labores de atención, otra por la universidad para las labores de docencia y otra por los financiamientos de investigaciones conseguidas por el médico, mediante patrocinios internacionales (institutos académicos, fundaciones, empresas farmacéuticas) o locales (Senacyt, compañías privadas, donaciones).

Un concepto vital que debemos inculcar a los doctores futuros, especialmente en esta era de rápida, extensa y cambiante información, es que ya no se estudia una carrera para ejercerla toda la vida sino que se estudia toda la vida para ejercer una carrera.

.

<>
Publicado el 6 de septiembre de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde