Mis veintiún años en la Cervecería Nacional

Mis veintiún años en la Cervecería Nacional

La opinión del empresario y político…

Samuel Lewis Galindo

El reciente fallecimiento de mi inolvidable amigo Dr. Roberto Alemán, quien por muchos años fue Presidente de la Cervecería Nacional, me hizo, además de las solicitudes de varios amigos y en el centenario de la empresa, plasmar aunque sea en estas cortas líneas, sobre mis gestiones de 21 años al frente de ella.

Es tarea muy difícil porque estuve de Gerente de la Cervecería igual tiempo el que ejercieron juntos (20 años) mis distinguidos antecesores: don Rodolfo Herbruger, don Ernesto De la Guardia Jr. y el Mayor Alfredo Alemán de cuya dedicación y gran visión siempre me inspiré. Heredé una empresa muy sólida que siempre fue parte del “alma panameña”. Desde 1909 constituyó un ejemplo para todas las empresas privadas del país.

La Junta Directiva que me acompañó siempre me brindó su respaldo y conté en todo momento con sus sabios consejos. En especial recibí atinadas recomendaciones del Dr. Alemán, don Alberto Arias y don Alfredo Alemán Hijo; por supuesto, que tuve también la cooperación de los otros distinguidos directores y de los principales ejecutivos.

No voy a seguir un orden cronológico, pues al escribir estas líneas no lo he hecho consultando con el voluminoso archivo que tengo y además sería un trabajo más bien para un libro. Mis gestiones fueron: en 1971 se actualizaron y modernizaron los estatutos que databan de 1939. También se mejoraron los sistemas de cómputo. En el aspecto social se fundó el “Banco de Sangre”; se estableció un comisariato y comedor especial para los obreros; se creó el primer departamento de trabajo social del país; se hizo realidad junto con la CSS la primera clínica médico-dental con todo el equipo incluyendo una ambulancia; se llevó a cabo un censo poblacional de los trabajadores con todos sus dependientes.

En lo administrativo se impulsó a la Cerveza Atlas hasta convertirla en la de mayor venta en todo el país. Ayudó mucho en este incremento la famosa cuña publicitaria “Dale que dale” de Rubén Blades. Se puso en el mercado la primera lata de cervezas y sodas. Se hicieron licitaciones para las compras de malta, lúpulo, equipo rodante, etc.

Se dio una política de diversificación de recursos creando las industrias: la fábrica de latas ENDELIS (Envases del Istmo), INPSA (Industria Nacional de Plásticos) y también importantes desarrollos urbanísticos y la creación del Banco del Istmo.

Siguieron con las prácticas establecidas de cooperación a la cultura, el arte y deporte; así como se mejoraron las relaciones obrero-patronales. Con el sindicato cervecero, con más de 50 años de existencia, se llevaron a cabo 5 convenciones colectivas con 4 Juntas Directivas.

En el año 1991 renuncié y pasé después a ser miembro de la Junta Directiva. Mi gestión administrativa se caracterizó por un permanente reto, gran creatividad y visión de futuro. En mi posición me reemplazó como Gerente el Ing. Alfredo Arias Loredo, destacado profesional con una practica de muchos años en distintos departamentos de la empresa. Siguió con gran éxito dándole un mayor empuje al prestigio que le dieron a la Cervecería Nacional los gerentes anteriores.

<>

Publicado el 20 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: