De etnias… y otros demonios (II)

De etnias… y otros demonios (II)

La opinión del geógrafo, historiador y experto en población

Omar Jaén Suárez

.

Los problemas sociales de Panamá son mucho más graves y complejos que los que se denuncia en nombre de un pretendido grupo étnico. Esos problemas son fundamentalmente los de importantes grupos de ciudadanos marginados, excluidos, explotados sin misericordia hasta por sus propios congéneres, sus dirigentes tradicionales, sus diputados, sus representantes y sus empleadores, a menudo en estado de extrema pobreza, residentes en el área rural, en las reservas indígenas y en algunos bolsones urbanos. Son los problemas de los que sufren de verdad, todos los días, en los sectores laboral, económico y social.

Solucionar esta escandalosa situación debe ser lo urgente y prioritario para los panameños y no abanicar el ego de algunos que desean figurar, instrumentalizando falsas cruzadas, en el ámbito nacional e internacional.

Las autoridades responsables deberían dedicar sus esfuerzos de inclusión a esos panameños que suman centenares de miles de personas de todos los orígenes raciales y culturales y no perderse en los deseos de unos grupitos de la élite nacional carentes de verdaderos problemas económicos y sociales, quienes han descubierto un nuevo medio de protagonismo o son víctimas, quizás sin saberlo, de una nueva forma de colonialismo, mental esta vez y nuevamente de origen anglosajón.

A los que se han entregado a esa aventura de buena fe los invito a trabajar por una sociedad sana, que una y mezcle y no por una sociedad que divida, conflictiva y más injusta.

Mi tesis de fondo es que no creo que exista en Panamá tal cosa como la “etnia negra” como sí existen etnias indígenas conformadas por los que viven en comunidades tribales con una referencia cultural e histórica común, una lengua y tradiciones compartidas.

Mientras que la presencia africana se fue introduciendo en toda la sociedad desde hace casi cinco siglos y ha permeado en el cuerpo y alma de todos los panameños y forma parte esencial de su personalidad colectiva. Que haya gente más oscura que otra no significa que constituyan una etnia porque, además, no podemos establecer una frontera clara y definida entre un grupo y el resto de la población.

Podemos apreciar visualmente los extremos del fenotipo, pero eso no coincide necesariamente con los extremos genéticos y sobre todo con los culturales que son lo más importante. Para la sociedad cultivar nuestro sentido de solidaridad colectiva es mucho más relevante que cultivar nuestras diferencias internas.

El autoracismo negro y su corolario de racismo hacia los diferentes sería una curiosidad folclórica sino terminara por convertirse en algo institucional y germen de división interna artificial o, en ciertos casos, fundamento de prebendas para algunos individuos con un costo para la sociedad.

El sentimiento de humillación y apocamiento, sentirse discriminado en Panamá por razón de la raza, el color de la piel, la creencia religiosa o filosófica, la orientación sexual, el aspecto físico, el origen geográfico y social, el nivel socio-económico, etc., es sin duda una realidad entre muchísima gente, pero ese sentimiento atañe a individuos de todos los colores y pelajes en diversas situaciones y no puede ser, en nuestra circunstancia, sujeto de reivindicación tal como lo plantean los líderes de la pretendida “etnia negra”.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario El Panama América Digital, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

9 comentarios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: