El tesoro de las letras

El tesoro de las letras


La opinión del periodista, escritor y docente universitario…

MODESTO A. TUÑÓN F.

.
No sé de dónde salió. En la oscuridad del amanecer cruzó la avenida y se encaminó a la parada donde yo estaba. La noté un poco atribulada y me sorprendí de que se me acercara para preguntarme si por allí pasaban los buses de Calle 12. Le respondí que sí y que en cualquier momento aparecería uno. Ella, nerviosa, me confesó que no sabía leer y me pidió que le dijera cuál bus podía tomar para ir a Calidonia.

.
Esto me causó una profunda impresión. Creo que es la primera vez que conozco a una persona adulta, analfabeta. Aproveché y le pregunté por qué de su situación y me contestó que era interiorana, se había hecho mujer muy joven y no pudo terminar la escuela. Se fue a vivir con su esposo, tuvo seis hijos y que ahora vivía en Gonzalillo. Pero, que aspiraba a aprender a leer para poder conocer mejor la Biblia.

.
No tuvimos tiempo para profundizar en la conversación. Me quedé sin saber cómo se llamaba y conocer por qué una persona en Panamá, puede estar en ese segmento de una población (150 mil 263 panameños) que no llegó a la escuela y por tanto, nunca conoció las letras y los libros.

¿Se puede vivir sin haber leído La cabaña del Tío Tom, Robinson Crusoe, La Ilíada, Pedro Páramo, El Cid o La isla mágica de Sinán?

.
Hace poco se estrenó una extraordinaria película (The reader), sobre el impacto del analfabetismo en la vida de una mujer y cómo aprendió a leer durante su internamiento en una cárcel. No conocer las letras fue fundamental para determinar el destino que tuvo y le dio una perspectiva de la cruda realidad que debió vivir; quizás, su único recuerdo dulce fueron las novelas que le leyó un joven en la cama.

.
Pienso en la vida que debió pasar esta mujer campesina que conocí en una parada de buses y que desde muy joven se encargó de atender peripecias desde la pobreza, como ama de casa, madre, trabajadora y sin tener capacidad siquiera para leer un precio, una receta, unas instrucciones de aplicación de las medicinas que aplicó a sus hijos o sentarse a leer un periódico sobre los acontecimientos cotidianos que le rodearon.

.
Conocí a un párvulo que demandaba aprender a interpretar los signos, cansado de que sus hermanos mayores le leyeran las instrucciones en la pantalla de la computadora para accionar los videojuegos. Ahora, una vez que ha conocido las primeras letras, el infante se dedica a leer cuanto letrero, anuncio y mensaje observa en las vitrinas callejeras.

.
La Feria del Libro en Panamá es una de las actividades culturales que más tiempo tiene en la cultura panameña. Recuerdo cuando niño cómo se celebraba en septiembre en la Semana del Libro y los puestos se ubicaban en el parque de Santa Ana o plaza Porras para que la gente fuera a comprar ejemplares hasta por 25 centavos de dólares.

.
Panamá supo superar pronto las condiciones socioculturales en que se inició la vida republicana. En las primeras décadas, nuestros hombres de letras interpretaron la filosofía del panameño para crear un imaginario y lo dejaron plasmado en las páginas de los libros.

.
Este acervo se unió al de la literatura mundial y gracias a la posición estratégica que nos correspondió, pronto estuvimos en capacidad de integrarnos al conocimiento y a adquirir la memoria del pensamiento universal.

.
Luego de un inexplicable y extraño receso, vamos por la cuarta versión de la Feria Internacional del Libro, que tiene como característica la participación de un país anfitrión cada año y la posibilidad de intercambiar con distinguidos escritores y conocer sus experiencias en la producción de sus obras.

.
Hay un remanente de los panameños que no puede llegar a estas fiestas de la lectura, precisamente por su condición de iletrados. En los últimos años se han hecho múltiples esfuerzos para reducir al mínimo ese renglón de población y es digno de reconocimiento tanto los esfuerzos de los ministerios de Educación y de Desarrollo Social, así como el trabajo de la Iglesia con el proyecto de la Escuela en Casa.

.
Leer es ampliar el horizonte, abrirse al mundo. Este es el mensaje que tiene la Feria Internacional del Libro que se inaugura en esta fecha. Quizás si esa hubiera sido la perspectiva de ese rostro anónimo de aquella mujer en la madrugada, con toda probabilidad su historia tal vez hubiera sido otra..

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

De perredé a perredé

De perredé a perredé


La opinión del periodista…

ANTONIO GRAELL FLORES
.

Compañero Ramiro, nosotros abandonamos la línea del general Omar Torrijos y quien recogió la bandera, le dio un beso y la lleva hacia adelante es Ricardo Martinelli.  Y déjame decirte compañero que él, claro que está loco, pero no es pendejo. Se aseguró los “hierros”, haciéndole justicia a la Fuerza Pública, echándoselos al bolsillo, por si Varela y su camarilla tenían en mente meterle una zancadilla para apoderarse de la silla.

.
Justicia social, es lo que el pueblo está viendo en Martinelli, no solo los que votaron por él, sino los que no fueron a las urnas y los que votaron por nuestra propuesta (Balbina) o, por Guillermo “Causa Justa” Endara.

.
Justicia social que no fue capaz de proporcionarnos nuestro secretario general y presidente de la República, Martín Torrijos Espino, porque más importante era cuidarle las espaldas a su primo Hugo, a Figali, hacer negocios, Cinta Coimera, etc., etc. y no hacerle justicia a las mujeres que fueron destituidas sin respetar el fuero maternal, a los trabajadores portuarios, a los trabajadores ferroviarios, a los de la Ley 25, a los miles de panameños que se les adeuda seis (6) partidas del Décimo Tercer Mes.

.
Proyectos como la Descentralización de los Municipios no los impulsó antes porque el “Poroto” se lo iba a llevar Juan Carlos Navarro, a quien por razones que yo desconozco, Martín Torrijos detesta. Si queremos levantar de las cenizas al PRD tenemos que volver a la doctrina que nos enseñó Omar Torrijos. Él jamás diseñó un partido político para que se convirtiera en cueva de ladrones. Ministro que se rebuscaba, ministro que botaba.

.
Si se ha de reformar el reglamento interno del PRD, lo primero que se debe ordenar es que ningún miembro del CEN del partido ocupe puesto dentro del Gobierno. El que aspira a un puesto dentro de la más alta dirigencia del partido, debe saber que se le elige para que dirija el partido y no el país.

Es el partido quien debe llevar a sus mejores hombres y mujeres a ocupar puestos públicos para lograr una gobernabilidad con equidad, y sobre todo con sensibilidad social y de justicia.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Se volvió a las aulas?

¿Se volvió a las aulas?

.
La opinión del catedrático universitario…

JORGE LUIS MACÍAS F.

.
Toda acción que vaya en la dirección de coadyuvar con el sistema educativo panameño debe ser ponderada en su justa dimensión. Es claro que en los actuales momentos de crisis de la educación panameña es urgente adoptar fórmulas que conduzcan a superar la misma.

.
En esto, no únicamente debe inmiscuirse el sector educación, sino toda la sociedad nacional. Y es que uno de los componentes más sensible del país, lo es la educación, que dicho sea de paso es lo fundamental para hacer el desarrollo. De manera que el tratamiento debe ser especial y responsable.

.
La propuesta “Volvamos a las aulas” , sin tomarse literalmente implicaba el empeño por tomar conciencia sobre lo que acontece en la educación, desde la ubicación del recurso humano que participa en el sector hasta el conocimiento de las condiciones de las infraestructuras escolares.

.
El esfuerzo, si bien es correcto desde la perspectiva de conocer con lo que se cuenta, al mismo tiempo pone al descubierto lo anacrónico del sistema desde su administración, porque no es posible entender cómo es que no se tiene con precisión el número de docentes y estudiantes que forman parte del sistema en los niveles elemental y medio y, peor aún, que tampoco se tenga un conocimiento acabado del estado de los edificios escolares.

.
Precisamente es de las direcciones regionales, que actúan como entes rectores a nivel local de la educación, de las direcciones de las escuelas y colegios y de la comunidad educativa, ésta última integrada por padres de familia, que deben surgir las preocupaciones, las propuestas, los programas y desde luego las informaciones pertinentes sobre el personal, en lo que a su número y ubicación respecta.

.
De la misma manera de ellas deben aparecer las consideraciones sobre los edificios que albergan a docentes y a estudiantes. Los centros escolares reciben un recurso económico que debe servir para el desarrollo de obras físicas y académicas y de igual forma anualmente se hacen concursos docentes en atención a las necesidades de ese servicio, lo que se une al personal que actualmente sirve en el sistema. Igualmente existe un número importante de funcionarios que lo administran, desde la planta central hasta la escuela más recóndita del país.

.
Toda esta información debió estar debidamente organizada de tal suerte que pudiera hacerse una planificación óptima que lleve a buenos resultados.

.
De manera que plantear a estas alturas un censo para ubicar lo que se tiene y en dónde se tiene es bastante revelador de la deficiencia con que se vino administrando la educación en este país.

.
Es más, ha evidenciado la desconfianza por lo que se vino haciendo y la incredulidad de las realidades que se pudieran haber mostrado.
Entonces, la jornada desarrollada para la toma de conciencia no debe quedar únicamente en la exposición pública a través de los medios de comunicación, sus resultados deben ser presentados y valorados en toda su medida para que las acciones que han de tomarse en beneficio de la educación resulten pertinentes.

.
De lo que se trata, luego del empeño realizado, es de saber si se volvió a las aulas o si estamos en el camino de regresar a ellas.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Tempestades políticas de la oposición

Tempestades políticas de la oposición


La opinión del abogado…

ROBERTO RUIZ DÍAZ

.
Dentro del panorama político, posterior a las elecciones, las tempestades, más que bajar, han llegado al punto de anuncio de tormentas con huracanes incluidos. Por un lado sectores de la nueva oposición se baten en una lucha interna, que dejará más de una baja y autoexilios políticos, que de alguna u otra manera no se hubiesen visto con un resultado diferente en las elecciones de mayo pasado.

.
El PRD se bate internamente por una lucha de doble moral, algunos actores atacan sin piedad buscando el crédito o mérito perdido, pero por detrás dejan una estela de duda sobre su honorabilidad y sobre todo sobre sus actuaciones en el poder. Epidermis muy sensibles, hacen que algunos agredan verbalmente a otros, incluso se atreven hasta a manotear a ex amigos, con claras intenciones de sembrar miedo.

.
Para nadie es desconocido que todos pelean el liderazgo del partido más grande de oposición, tiene cada uno sus cuentas pendientes con diversos sectores de la sociedad —llámese la ciudadanía, los tribunales, fiscalías— y por ende la justicia misma, de la cual se han burlado por mucho tiempo.

.
Con cortes y tribunales, muchas veces comprados y con deudas pendientes por favores recibidos, la ciudadanía observa cómo, en una guerra de supuestos hermanos, cada uno va con puñal en mano, en busca de su presa. ¿A qué precio? Al que sea, la idea es hacer de un liderazgo escaso y desvanecido, su carta de presentación. Lastimosamente, para las masas que componen la oposición, solo ven más de lo mismo y de los mismos, ninguno con una clara intención de inmolarse, en un acto de contrición político moderno, que le dé alguna credibilidad a sus actos.

.
Por suerte son pocos los que han creído en sus cantos, pues, más que eso, son aullidos de lobos hambrientos de llegar al poder nuevamente, para seguir desencantando a la sociedad, que harta de ese sistema dio paso a un cambio, que, si bien recién empieza, busca desencadenar una serie de resultados en diferentes ámbitos, que nunca se hubiesen dado si hubiésemos seguido con más de lo mismo.

.
El llamado en estos momentos es a las autoridades, para que no les tiemblen las manos para aplicar la justicia y hacer los correctivos necesarios. Es el momento preciso, cuando los que adversan los nuevos proyectos se alimentan de sus semejantes, en busca de su propio provecho o interés.

.
Vemos cómo hay fallos de la Corte, a veces políticos, que se contradicen con actuaciones realizadas antes por ellos mismo, lo que indica que buscan el aplauso ciudadano a costillas de sus propios pronunciamientos anteriores, dando la sensación de desesperación y busca de acomodo dentro del nuevo modelo de gobierno, implementado por Martinelli.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El testigo hierático

El testigo hierático


La opinión del abogado…

CARLOS AUGUSTO HERRERA

.

José Sáez Capel al referirse al tema sobre el derecho a la intimidad, no dice que es el acto legítimo, “que todo individuo tiene que ser resguardado de intrusiones, empezando a perfilarse como un presupuesto de la libertad individual” y vulnerado por los excesos de comportamiento de la sociedad en la negación de valores, falta de cultura moral y la proliferación delictual.
El sistema en su afán por garantizar la privacidad busca los instrumentos para mantener las Garantías Constitucionales, sin menoscabos del derecho, un asunto convertido en utopía.

.
Con el mal vivir desbandado, disminuyen las garantías individuales ocupados en atajar las felonías, de allí los testigos, fiscales y jueces sin rostros y en nuestro patio, el ahora denominado testigo protegido, según la Ley 48 de 30 de agosto de 2004, descrito en el artículo 2121-A del Código Judicial, el cual está habilitado en los procesos penales para comparecer fichado con un número, clave o disfrazado de tal manera que se imposibilite su identificación.

.
Además, fijan su dirección en el despacho en el que declare, pero increíblemente se permite el derecho a la defensa y al principio de contradicción y las medidas se aplican en función del riesgo o peligro tanto del testigo como el de sus familiares consanguíneos o por afinidad cercana.

.
Esta amorfa creación es otro dislate jurídico, ayuno del principio de inmediación, cuota parte de estas legislaciones emocionales, como vienen ahora con la intercepción de las comunicaciones, un asunto que siempre ha existido, pero que siempre se ha tratado de justificar dizque con llamadas anónimas.

.
En un proceso penal las pruebas responden al ligado de actividades que deben encajar sobre la realidad del expediente.
Esos informes de llamadas anónimas, que no faltan en una mayoría de casos y que provocan la arena movediza que se traga al sospechoso cuyo martirologio lo lleva a la condena o los sumes por años, en una larga, interminable e inútil faena judicial.

.
Aquí los únicos engañados son los acusados y la procesión de apáticos que, con la supuesta noción sobre derecho, nada dicen sobre los excesos, pero es que tenemos para los testigos el derecho a mentir de acuerdo al artículo 382 de nuestro Código Penal, el cual exime de pena a todo testigo, que si hubiera dicho la verdad, habría expuesto a un pariente cercano o a su propia persona a un peligro grave para su libertad o su honor.

.
Como los periodistas pueden reservar la fuente de sus informaciones, es la vía adecuada para que los testigos protegidos desfilen sin tanta mordaz rimbombancia.

.
Conozco el caso de un sujeto que se escondió de las autoridades, al asegurar que estuvo en el lugar de los hechos y participó de la reunión, pero los investigadores penales, al obviar la valoración por el principio de la sana crítica, vulneraron el pilar de la lógica.

.
El testigo protegido es quien conoce cierto hecho ilegal y que, al declararlo, debe ocultar su identificación del actor del hecho, que por ninguna circunstancia lo puede entresacar del planeado anonimato.
Hay casos en los que es imposible salvaguardar esta personalización, fácilmente interpretada por el que pretermitió la Ley y que, aunque se disfrace, inevitablemente, será detectado en canto llano.

<>
Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El costo real de la gasolina

El costo real de la gasolina


La opinión de…

Luis Espósito Picardi

.

Hay que admirar y admitir la habilidad de las compañías transnacionales petroleras y sus copias al carbón, las compañías nacionales, que sistemáticamente aturden al publico consumidor con el precio del barril de petróleo en el ámbito internacional, como si ese fuese el factor base para subir o bajar el precio de la gasolina y el diésel, que todos sabemos se obtiene de la refinación del crudo. Como la mayoría de los consumidores estamos adoctrinados por el bombardeo sobre el precio del barril, perdemos de vista lo más importante y esencial: Panamá no importa ni refina crudo, somos importadores de gasolina y diésel.

Olvidemos el precio del barril de crudo, si bien hay que tomarlo en cuenta, lo que se quiere saber es cuál es el costo de las gasolinas y el diésel que las compañías autorizadas a importar declaran que pagan a las diferentes refinerías y que introducen a las zonas libres de petróleo de Panamá. ¿Cuál es el costo?… ¿Cuál? ¿Y por qué queremos saber ese costo?, porque si los sabemos podríamos calcular cuál es la ganancia bruta que obtienen las compañías transnacionales y nacionales petroleras y, en consecuencia, conforme a ese cálculo es que los expertos pueden decir y divulgar a los consumidores si el retorno que obtienen las petroleras es el justo y adecuado a su inversión o si están recibiendo un provecho que va más allá de lo correcto.

La percepción ciudadana es que las ganancias de las petroleras son exageradas. El pecado original, oculto al público, es no conocer el precio del galón de gasolina depositado por las importadoras en la zona libre de petróleo. El consumidor es tratado como un perfecto imbécil, no porque lo sea, sino porque quieren que lo sea. ¡Pague y calle!

El consumidor sabe perfectamente que nada se puede hacer con el fluctuante precio de barril de crudo, estamos sometidos a esa realidad y no hay escapatoria, pero a lo que el consumidor no debe estar sometido es a la desconocida ganancia que obtienen las petroleras en su margen de comercialización que a saber incluye, transporte, margen de distribución, mayorista y margen minorista de las gasolineras. Se quiere saber ¿cuáles son esos márgenes, es acaso un secreto? Es precisamente sobre esos márgenes conocidos y los otros ocultos sobre los cuales se podría obtener para el consumidor un precio comercial correcto.

El factor externo difícilmente podemos contrarrestarlo, pero tenemos que reflexionar sobre el factor interno. La Ley de Hidrocarburos debe de reexaminarse, hay que reestructurar la fórmula de precio de paridad que es cuestionable y solo da beneficio a las petroleras. La palanca del poder de las petroleras debe de ser puesta en su lugar, no se puede forzar al consumidor a pagar precios de monopolio.

¿Y… de gasolina… que?, ¿verá el consumidor, a través del nuevo equipo de visionarios encargados de ese sensitivo sector de los hidrocarburos, las necesarias rectificaciones y revisiones para que las gasolinas bajen de precio? Se está expresando al consumidor un malestar que es la consecuencia de políticas y fórmulas sin visión de futuro independiente.

A pesar de las ganancias estimadas excesivas que obtienen las petroleras, el consumidor y la entera comunidad ha resistido, sin embargo, ese problema básico tiene que ser revisado y resuelto. La gasolina puede bajar, hay que apartar la retórica de las transnacionales y que la especulación no prive sobre la realidad.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Panameñismo y buen gobierno

Panameñismo y buen gobierno


La opinión de…

Carlos Guevara Mann

.

En diciembre de 2008, cuando el Molirena se unió a Cambio Democrático y Unión Patriótica, un importante grupo de panameñistas se dio cita en la residencia de Carlos Raúl Piad Herbruger con el propósito de definir el camino por tomar frente a la crisis por la que atravesaba la candidatura presidencial del partido. Allí, en forma mayoritaria, se recomendó –con sobrada lucidez– la pronta negociación con Ricardo Martinelli, buscar la vicepresidencia de la República y fortalecer el partido a través del apoyo a sus aspirantes a puestos de elección popular.

Después de muchas discusiones y negociaciones, el candidato presidencial del panameñismo, Juan Carlos Varela, depuso sus aspiraciones. Así se logró la alianza triunfadora que permitió aplastar en votos al PRD y evitar un fraude electoral perpetrado por la pandilla gobernante, sobre la base del divisionismo opositor.

Posteriormente, algunas figuras que promovieron la gran coalición opositora se dieron cita en la Sociedad Española de Beneficencia. En un acto de confraternidad partidaria, todas las fuerzas panameñistas acordaron acuerpar la Alianza por el Cambio y luchar por el triunfo de los candidatos del partido.

Allí estaban congregados, entre otras personas, José Luis Varela, José Miguel Alemán, Alberto Vallarino, Alcibiades Vásquez, José Blandón Figueroa, José Terán Sittón, Eduardo Quirós, Miguel Fánovich, Jerry Salazar y muchas otros dirigentes del partido, todos los cuales presionaron a favor de que se formalizara, cuanto antes, una gran coalición opositora encabezada por Ricardo Martinelli.

Pasadas las elecciones, podemos decir que se lograron los objetivos propuestos hace ocho meses, a pesar de la reticencia de algunos copartidarios que hoy disfrutan de las mieles del poder y de los zigzagueos de no pocos advenedizos que se la tiran de “técnicos” para pelechar en todos los gobiernos. El partido obtuvo cerca de 300 mil votos para presidente, lo que representa el 19% de la elección presidencial. Logró la vicepresidencia de la República. Recibió el 22% del voto para diputados (un total de 334 mil sufragios) y eligió a 21 integrantes de la Asamblea Nacional. En las elecciones de alcaldes y representantes de corregimiento, obtuvo un porcentaje muy similar (22% y 21%, respectivamente), superior al de todos los otros partidos, con excepción del PRD.

Ahora nos toca trabajar por un buen gobierno. En el ejercicio de sus cargos, los diputados deben ser modelos de civismo y honradez. De forma coherente, deben promover leyes de beneficio social, apoyar las gestiones gubernamentales a favor del bien común, fiscalizar el buen desempeño de los funcionarios del Estado y servir de freno a la corrupción. Por ejemplo, deben actuar sin más dilación para aportar al esclarecimiento del caso “CEMIS”. ¿Qué esperan para reaccionar?

Los panameñistas en el poder no pueden ser fuente de escándalos ni superficialidades. Al contrario, fieles a su doctrina, deben ser dignos servidores de la Nación panameña –con eficiencia y transparencia– así como promotores de la civilidad, para robustecer la democracia, aún acechada por los simpatizantes del autoritarismo y la represión que abundan en nuestro medio. Es el momento de fortalecer el partido. Los panameñistas en el poder deben contribuir a la gobernabilidad, sin sectarismos, fundamentalismos ni egolatrías absurdas.

Deben evitar la soberbia, reforzar la participación democrática en la toma de decisiones, dejar a un lado las pugnas internas estériles y los recelos que empantanan al partido en la mediocridad y el divisionismo. Deben trabajar por ampliar su base de apoyo que, de acuerdo con las cifras señaladas, ronda los 300 mil.

El panameñismo debe dejar huellas en los próximos 58 meses de gobierno, para que el pueblo istmeño perciba que el partido está dedicado a elevar el nivel de vida de las mayorías; que trabaja por resolver los problemas de los que están en peor situación; y que tiene capacidad para procurar el Panamá mejor al que siempre aludió, en sus pronunciamientos, el Dr. Arnulfo Arias Madrid.

De lo contrario, el panameñismo irá menguando en liderazgo, con dirigentes aéreos dedicados a la frivolidad y la figuración estéril, lo que dará oportunidad a sus adversarios para reorganizarse y debilitar el apoyo de que goza el partido más antiguo del país.

<>

Publicado el 19 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quienes damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.