ARBOL O PULMON

ARBOL O PULMON

Por: Juan Ramón Morales

Majestuoso titán de la floresta,
Augusto gigante de la montaña,
Coloso verde en la selva aquesta,
purificas el aire que¨l humano daña.

Preservas nuestros bosques y manantiales,
Amigo formidable, indiscutible de la vida,
Sanador infatigable de ambientes forestales,
El hombre te extermina y al mal convida.

Cumbre fecunda allende la lejanía
Sideral, donde alumbra nuestro sol,
Y vierte de noche la luna su luz tenue y sombría,
Campesino egregio, cumbre fecunda y tornasol.

Emperador del ambiente, cumbre de bondad,
Regalo del Creador que purifica el aire,
Espejo de realeza, sombra angelical,
Laboratorio del cielo con su verde donaire.

Gendarme insigne, campeón de bosque y vida,
Pulmón de las ciudades y del mundo,
Soldado infatigable cuyas hojas florecidas,
Luchan contra el mal con honor fecundo.

<>

Enviado el 14 de agosto de 2009 para su publicación por el autor.

Aquel pequeño limonero

AQUEL PEQUEÑO LIMONERO

A mi abuelo Ramón del Cristo Morales
Con motivo del sexagésimo aniversario
De su desaparición física.

EX TOTO CORDE (De todo corazón)

Por: Juan Ramón Morales

Aquel pequeño limonero,
Que pidieras con cariño
en amorosos versos,
a tus hijos,
fue sembrado,
mas la tierra,
no era buena
lo invadieron las arrieras,
Y la planta se arruinó.

Tu querías que tu vida,
A la vida así volviera,
En las hojas de esa planta,
Que en la tierra removida,
Tu existencia se sintiera.

Ese hermoso limonero,
Do querías seguir la vida,
Bajo este nuevo alero,
Fue una antorcha perdida.

En esta nueva alborada,
Nos habremos de juntar,
en una nueva morada,
que a todos ha de esperar.

Bendita la madre tierra,
Que al morir recibirá,
Despojos de quien viviera,
Porque, todo morirá.

Bendito el cielo, bendito ha de ser,
Porque juntas nuestras almas,
Cantando en plácida calma,
Todos, juntos por doquier.

<>

Enviado el 14 de julio de 2009 para su publicación por el autor.

Sobre la vuelta al aula

Sobre la vuelta al aula

La opinión del editor y escritor…

Virgilio Araúz

.
Quienes ejecutan la política de la llamada “vuelta al aula”, confiesan que su vinculación es con la educación particular o privada. Los padres de familia que por décadas hemos estado vinculados a la educación pública, sabemos que no existieran maestros de inglés, folklore, salones de informática,… sino fuera por nuestras rifas, tómbolas, ferias, colectas, etc., realizadas por nosotros, sin que nos manden a hacerlo por un reportaje de televisión o el Banco Mundial como condición para un préstamo.

Pese a ello, las escuelas siguen en condiciones no aptas para el desarrollo de las tareas propias de la educación.

Hoy con la consigna neoliberal de que todo (educación, salud, seguridad, obras públicas, las muertes de los trabajadores de la construcción, etc..) “es responsabilidad de todos”, el estado “transfiere” su responsabilidad constitucional a “todos”, que leyendo bien, significa a quienes hemos venido pagando los platos rotos en las buenas y en las malas, es decir, los trabajadores y sectores medios.

Por ello, es preciso ubicar la campaña de “la vuelta a clases”, acompañada de mucha publicidad e impulsada por la periodista Lucinda Molinar, como si estuviera en un medio de comunicación.

Es que el espectáculo mediático es una característica del gobierno actual. Esto lo hace muy peligroso, ya que están introduciendo la misma política de los gobiernos que lo han antecedido (en los que ha participado, incluso el Sr. Martinelli) y que han recibido la oposición del pueblo panameño.

En el caso de la educación, es la misma política que inauguró con leyes como la 34 de 1995 y la 28 de 1997, a quien han nombrado como embajador en la ONU, Pablo Thalasinos. Con el llamado plan decenal, continuado por quienes lo siguieron en la dirección del Ministerio de Educación, se impusieron “cambios” para mal a la educación, comenzando con la campaña de desprestigio a los docentes, lo cual subsiste hasta el día de hoy, afectando el mismo proceso de enseñanza-aprendizaje.

Este por lo demás, es el plan que impulsa el Programa para la reforma de la Educación de América Latina (PREALC), al que se adhiere el COSPAE (organismo del CONEP para la educación) y con el que han colaborado varios ministros y sale el viceministro en licencia sin entrar, Irving Hallman. Y es el que impulsó el gobierno anterior, cuyas figuras en el terreno académico se mantienen, en un viceministerio y en la dirección de Currículo, encargadas de “mejorar” la calidad de la educación.

Alertamos a la comunidad, sobre el enfoque publicitario que le están dando a los problemas de la educación, los cuales deben abordarse con carácter científico y desligado de quienes son los responsables directos de nuestros problemas sociales y educativos actuales: las llamadas Instituciones Financieras Internacionales.

<>

Publicado el 18 de agosto de 2009 en el diario El Panama América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

De etnias… y otros demonios

De etnias… y otros demonios

La opinión del geógrafo e historiador…

OMAR JAEN SUAREZ


.

En 1980 publiqué un ensayo titulado “La Presencia Africana en Panamá” que Rodrigo Miró puso enseguida en su obra sobre el Ensayo en Panamá. Recogía también lo dicho en Los Negros del Istmo de Panamá de Roberto de la Guardia, para la época colonial, y algunos escritos de George Westerman sobre los inmigrantes afroantillanos. Pero en ese ensayo de 1980 por primera vez se trató en nuestro país y en su conjunto la cuestión de la masiva presencia del continente negro entre nosotros, para contribuir a comprender mejor la historia e identidad de un pueblo fundamentalmente mestizo. Después, Tomás Arias de Para publicó el resultado de una gran investigación de ADN sobre nuestro origen que arroja que el panameño promedio tiene 38% de genes indígenas, 33% africanos y 31% europeos. Concluimos fácilmente que una inmensa mayoría de los panameños puede reclamar tres orígenes raciales y, en consecuencia, culturales. El asunto sería, en realidad para cada persona, de dosificación.

Sin embargo, en fecha reciente algunos individuos, sobre todo de la élite de origen afroantillano educados en universidades norteamericanas e inglesas, han propuesto el rescate de lo que llaman la “etnia negra” en Panamá. Vasta empresa que recuerda más bien lo que se hizo en Estados Unidos para recuperar los derechos de los negros, legalmente desposeídos hasta de su dignidad y sometidos a un verdadero tratamiento de apartheid, o en las colonias inglesas del Africa y el Caribe. En Panamá dicha situación se vivió sólo en la Zona del Canal. En el resto del país y salvo la efímera constitución racista de Arnulfo Arias de 1941, no ha habido discriminación legal por raza. El pueblo panameño no es racista per se aunque porta los prejuicios raciales heredados de la época colonial y los difundidos por la Zona del Canal. Combatir esos prejuicios y prácticas discriminatorias que puedan surgir hacia ciertas personas es más bien labor educativa que el Estado debe promover.

La escalada de la “etnia negra” continuó cuando se adoptó la ley 9 de 30 de mayo de 2000 y siguió con el decreto ejecutivo 124 de 27 de mayo de 2005 mediante el cual se crea la “Comisión Especial para el establecimiento de una política gubernamental para la inclusión plena de la etnia negra panameña”, lo que sucedió en 2007 al incluirse algunas personalidades respetables. Concluye con el reciente nombramiento, muy controvertido, de un director ejecutivo. Pero, nos preguntamos los legos que observamos tanta solicitud gubernamental ¿qué es la etnia negra panameña? ¿Dónde se establece la frontera entre los escogidos para pertenecer a este exclusivo club y los demás panameños?

Un autor, distinguido sociólogo y propulsor de esta iniciativa, responde que los miembros de una etnia, en este caso la negra panameña, son parte de “una agrupación humana, por el sólo hecho de que ellos se definan, así mismos, como diferentes o especiales debido a sus características culturales”. ¡Con un artificio semántico se cuadró el círculo! Con este criterio cuatro panameños, descendientes de algún grupo étnico por alguna de sus innumerables ascendencias podría crear su propio club, exigir una ley, un decreto ejecutivo y establecer una institución burocrática con sus oficinas, sueldos, gastos, automóviles, choferes, secretarias, etc. ¡Entramos fácilmente en el reino de la magia tropical!

(Continúa mañana)
<>

Publicado el 18 de agosto de 2009 en el diario El Panama América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Mujeres dirigentes

Mujeres dirigentes

La opinión de la docente universitaria…

Emma Mendoza A.
.

Algunos cambios que el gobierno Martinelli está realizando en diferentes espacios de poder y dirección, cumplen con ciertas promesas de campañas, aún cuando los métodos y procedimientos no satisfacen mecanismos y acciones de quienes por diversas razones los objetan.

Si bien pudieran tener razón en algunos aspectos metodológicos y aún de fondo, no es el propósito de este artículo empeñarnos en esa discusión, en la cual huelgan los interesados (as) con sus respectivas propuestas o quejas.

No obstante, resulta injustificable que inclinados por el cambio como lo prohijamos y apoyamos durante la campaña electoral recientemente pasada, el Presidente de la República ignore el cumplimiento de preceptos claramente establecidos por las normas vigentes, para ubicar a sus elegidos en puestos de poder; pues aunque algunos se juren insuperables, no hay individuos (hombres o mujeres) que puedan o deban, considerarse seres iluminados con la lámpara de Diógenes o la sabiduría de los dioses, imposibles de sustituir; como si en esta nación no existieran una serie incomparable de figuras de incuestionable trayectoria política y moral ,así como con los conocimientos requeridos para ejercer con indiscutible capacidad, la administración de diversas instancias gubernamentales.

Es más, con indiscutible perspectiva de Género, nos sentimos obligadas a querellar en nuestro país, la falta de consideración significativa de mujeres para cargos relevantes de poder, en los que indiscutiblemente se encuentran tan, o más capacitadas que muchos hombres, cuyo único sustento en los niveles de preferencia política, es la costumbre, el machismo o el androcentrismo, arraigado en el seno de las sociedades patriarcales.

¿Por qué razón no podemos las mujeres desempeñar papeles de comprobada idoneidad en el manejo de la Cosa Pública?  Dicen que algunas lo han hecho mal o muy mal?  ¡Cierto!, pero por unas cuantas que se corrompieron o denotaron incapacidad, cuántos hombres realizaron y algunos todavía realizan, deleznables e inmorales ejecutorias políticas y sociales? Se trata acaso de invisiblizar las fallas de los varones porque se les considera los únicos capaces de asumir las riendas del poder?.

En este siglo y antes, ello ha sido desmentido por el extraordinario desempeño de mujeres como: Margareth Tacher, Indira Ghandi, Golda Meier, Michelle Bachelet, Corazón Aquino, Hillary Rodman Clinton y la actual Rectora de la Universidad Tecnológica de Panamá, demostrando fehacientemente nuestras diversas potestades.

¿Por qué entonces, la subdirección de la Caja de Seguridad Social no la ocupa una mujer preparada, honesta y trabajadora?; que uniría la experiencia y el sano ejercicio de sus funciones al trabajo requerido, como la Doctora Elsebir de Castillero, garantía indiscutible de excelente desempeño y colaboración u otra con iguales atributos. ¡Sería lo deseable para el saludable desenvolvimiento de la Caja de Seguro Social!

<>

Publicado el 18 de agosto de 2009 en el diario El Panama América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Alimentos, especulación y conflicto de intereses

Alimentos, especulación y conflicto de intereses
.

La opinión del economista…

JUAN  JOVANÉ

.

Entre las principales preocupaciones relacionadas a los problemas de la pobreza en Panamá se destaca, por su significado en términos de los derechos humanos, el problema de la inseguridad alimentaria. Se trata, en primer lugar, del hecho de que, según la FAO, alrededor del año 2005 el 17% de la población panameña se encontraba en condiciones de subnutrición, siendo esta cifra no solo superior al promedio centroamericano, donde este indicador alcanzó a un nivel de 14%, sino más elevado que el promedio para América Latina y el Caribe, el cual adquirió un nivel equivalente al 8% de sus habitantes. Estamos así frente a una situación que, desde una perspectiva ética, debe calificarse de vergüenza nacional.

En el período reciente los problemas de la alimentación se presentan, además, como un hecho que tiende a agudizarse, llegando hasta a amenazar los niveles de vida de las capas medias. Esto se evidencia si se tiene en cuenta que entre junio de 2007 y junio del presente año, el índice de precios de alimentos de la Contraloría General de la República, se elevó en aproximadamente el 26%. Asimismo, se hace patente en el hecho de que el precio de la canasta básica alimenticia del MEF se elevó entre mayo de 2006 y mayo recién pasado, en cerca del 22%. El impacto de este tipo de fenómeno es tal que, de acuerdo a un estudio realizado por el BID, un incremento de precios de los alimentos como el observado tiene la capacidad de elevar el número de pobres en Panamá en 108 mil personas.

La dinámica de los precios de los alimentos en Panamá no se debe exclusivamente al problema de las tendencias internacionales, sin que esto signifique despreciar toda su influencia. Esto se observa claramente al tener en cuenta que mientras el índice de precios de los bienes alimenticios a nivel internacional se redujo entre junio de el año pasado y junio de este año en 29%, este indicador se elevó en nuestro país en 5.7%.  Se trata de un primer indicio de la presencia de una notable especulación comercial interna con los precios de los alimentos, sostenida en la estructura notablemente oligopólica del negocio de la importación de alimentos,  así como de la cadena interna de distribución de los mismos, incluyendo supermercados. Esta situación se aclara mejor si se tiene en cuenta que mientras que en el año 2008 los precios al por mayor de los productos agrícolas crecieron en 8%, los precios al consumidor crecieron a más del doble que estos, alcanzando un nivel del 17%. De todo esto se puede concluir que una buena parte de la inflación de los precios de los bienes alimenticios observada en Panamá proviene de la presencia de los factores especulativos.

Esta situación representa un serio problema para dos sectores de la población panameña. Para los consumidores ha significado un descenso innecesario e injustificado de sus ya reducidos niveles de vida. Para los productores del campo ha significado la compresión de sus ingresos, lo que pone en peligro la ya deteriorada soberanía alimentaria. Frente a esto la falta de firmeza y decisión del nuevo gobierno para enfrentar el problema de la especulación nos lleva, nuevamente, a pensar en el conflicto de intereses.

<>

Publicado el 18 de agosto de 2009 en el diario El Panama América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

“Nuevas y deslumbrantes técnicas policiales”

“Nuevas y deslumbrantes técnicas policiales”

La opinión de…

JUAN MANUEL CASTULOVICH

El pasado domingo se cumplieron cinco días y cinco largas noches (que seguirán sumando hasta que a alguien se le encienda la bombilla) desde que el “Departamento de Operaciones del Tránsito”, o quien sea dentro de la Policía Nacional, activó el “operativo especial de vigilia” para custodiar, “hasta que aparezca el dueño”, un camión abandonado en la intersección de la Vía Argentina y la calle Arturo Motta, en el sector de El Cangrejo, del corregimiento de Bella Vista.

El pasado día miércoles, 12 de agosto, alguien dejó un camión de carga, de tamaño mediano, en la mitad de la Vía Argentina, con una de sus ruedas traseras desinfladas. Avisadas o por iniciativa propia, al sitio acudieron unidades de la policía, seis o siete, por lo menos, alguna motorizada y otras en sendos carros patrullas, “para investigar la anomalía”.  Instalado en el “teatro de los hechos” realizaron una minuciosa inspección, con sucesivas entradas y salidas a la cabina del conductor, y exámenes, por arriba y por abajo, al “camión infractor”. El acucioso y pormenorizado se prolongó por una hora, o así, y luego se retiraron, dejando el camión en el mismo sitio donde lo encontraron, en la mitad de la Vía Argentina.

Desde que “fue descubierto el infrascrito camión (asumo que así dirá el parte correspondiente)”, se han tomado “medidas precisas para esclarecer los hechos”.  Después que se retiraron los que practicaron la “inspección ocular y pormenorizada” del vehículo, éste ha permanecido vigilado, las 24 horas del día, por unidades de la policía, que unas veces “caminan inocentemente” por el área “con aire desprevenido”, otras veces se semiocultan en los zaguanes de los edificios cercanos, y otras más hacen ver como que estuvieran tomando algún refrigerio en alguno de los restaurantes del sector. Y hasta podría afirmar que unos vehículos “estratégicamente estacionados”, y sin identificación policial, observan continuamente el vehículo, “prestos para actuar”.

Debido al inconveniente mayúsculo que causa el vehículo en un cruce tan concurrido, hemos preguntado a “los vigilantes” ¿porqué no lo remueven del lugar con una de las grúas de la policía?  La respuesta es para inscribirla en la “antología del disparate.” Primero, porque el camión tiene “caso pendiente (se sospecha, así ha corrido el rumor, que fue utilizado para cometer un robo de materiales de construcción)” y, segundo, porque removerlo “podría crear un problema con los dueños”. ¿Y los que enfrentan los miles de conductores no cuentan?

Si se suman los días que lleva el “descubierto-encubierto operativo de vigilancia” y las constantes rondas de los patrullas para “verificar novedades”, su costo ya debe debe montar a varios miles de balboas. A todo esto, siendo que el camión “presunto infractor” tiene placa y su número pintado en ambas puertas, cabe preguntar: ¿Por qué que a ninguno de los diligentes sabuesos que dirigen “el operativo” se le ha ocurrido verificar quién es el propietario registrado del camión y buscarlo y, por lo pronto, removerlo para que no siga estorbando?

Ante tan deslumbrantes y novedosas “técnicas de investigación”, cabe considerar si no sería más práctico confiar nuestras esperanzas de seguridad al “chapulín colorado”, ¿en lugar que depositarlas en el “teniente” Pérez?

<>

Publicado el 18 de agosto de 2009 en el diario El Panama América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.