Panamá La Vieja, 490 años de historia

Panamá La Vieja, 490 años de historia
.

por: Lucia Lara M. – Periodista y Profesora
.

Después de siglos y hermosos vaivenes que surcan en la historia de nuestro país, las ruinas de Panamá Viejo se han convertido en un monumento que enriquece la curiosidad de propios y extraños que en el diario vivir, visitan este hermoso monumento que celebra sus 490 años de historia.

Fue un 15 de agosto de 1519 que este poblado por órdenes pronunciadas del rey Carlos V de España, al entonces gobernador del istmo Pedro Arias de Ávila o Pedrarias, culminó la tarea a él encomendada de encontrar un sitio apropiado en el litoral pacífico donde establecer una ciudad que se convirtiera en partida para las expediciones españolas que pretendían la conquista y colonización de los vastos territorios del imperio Inca, ubicados al sur del continente y poseedores de una incalculable riqueza aurífera con el nombre de Panamá, el cual tiene como significado abundancia de peces, árboles y mariposas que existían en el lugar y que procede de unas variedades de lenguas indígenas del Nuevo Mundo.

Otros autores aseguran a su vez que el nombre Panamá es derivado del hecho de haberse fundado la segunda capital de Castilla de Oro en las inmediaciones de un lugar donde crecían grandes árboles que los naturales llamaban Panamá.

Con el enriquecimiento sobre la historia de Panamá La Vieja algunos cronistas de indias aseguran que el nombre Panamá perteneció al caserío de indios pescadores asentados en la rivera del mar del sur.

La Fundación de la Ciudad de Panamá que en un principio estuvo emplazado más alejada del mar, obedeció también a la necesidad de la Corona Española de continuar con el descubrimiento y conquista de nuevos territorios en el interior del istmo, Centro y Sur América. Concluida esta etapa, la ciudad de Panamá se convirtió en un importante punto de enlace para el comercio colonial; se calcula que entre los siglos XVI y XVII por aquí pasó un 60% de toda la plata americana. Las flotas que atravesaban el Atlántico rumbo a Sevilla, volvían con las mercaderías europeas. El puerto de La Tasca unía la ciudad con los puertos del Atlántico (Nombre de Dios y Portobelo) utilizando dos rutas principales: el Camino Real y el Camino de Cruces que utilizaba el Río Chagres.

Cuya ruta se convirtió además poco a poco en punto estratégico político, administrativo y comercial de españoles, que despertó la codicia de una banda de piratas que bajo el mando de Sir Henry Morgan, desvalijaron y destruyeron la cuidad, quedando en ruinas, la Plaza Mayor perdió su configuración. Los edificios que la limitaban perdieron sus muros, la vegetación pobló el espacio abierto y difícilmente se podía entender este espacio, años después, el 21 de enero de 1673, restos de la vieja ciudad se trasladaron a lo que se conoce hoy como el Casco Antiguo, quedando abandonado el sitio de la vieja Panamá durante más de dos siglos.

La propia fundación de distrito de Panamá el 15 de agosto de 1519, firmada por Don Pedro Arias de Ávila (Pedrarias Dávila) fue confirmada por la constitución nacional del 22 de diciembre de 1884, Estado Federal de Panamá, reconfirmada por el código administrativo de 1919 en su capítulo I y II en el articulado N° 13 y declarado por el Consejo Municipal mediante Acuerdo N° 59 del 13 de mayo de 1953.

A medida que el sitio fue intervenido en el siglo XX se ejecutaron diferentes trabajos en la plaza, desde limpiezas generales, hasta la construcción de un parque que aunque poco contribuía a la interpretación del lugar en su contexto devolvió en parte a la plaza su jerarquía.

(II parte continúa mañana).

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital,  a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El Canal de Panamá y su historia

El Canal de Panamá y su historia
.

Según la opinión de…

.

Modesto Rangel Miranda
.

Fue en 1904, cuando se iniciaba la construcción del Canal de Panamá, hasta 1914, cuando culminaba con la apertura de esta importante vía marítima al servicio del mundo.

Pero esta magna obra no puede olvidarse de grandes figuras como el Dr. William Crawford Gorgas, quien tuvo una tarea muy difícil como lo fue el saneamiento de las ciudades terminales de Panamá y Colón.

Este hombre sin importar de donde venía, aprendió una dura batalla, pelear contra los inmensos muros montañosos de la cordillera central que costó muchas vidas durante los trabajos de construcción canalera.

Pero la lucha no fue solamente nacionalista sino también contra la madre naturaleza, donde miles de personas perdieron sus vidas para lograr una verdadera hazaña que con el tiempo sería un mayor esfuerzo para esos panameños que anhelaban una vía similar como el ferrocarril.

Fueron 95 años de lucha generacional, pero la verdadera historia enmarca situaciones que los panameños y estadounidenses no olvidarán aunque el tiempo pase. Su mayor esfuerzo y sobrevivencia.

El Canal de Panamá es un verdadero símbolo de la lucha generacional, pero hoy hay que señalar el gran aporte que enmarca dentro del mundo marítimo comercial tanto a nivel regional, continental y mundial.

Panamá al cumplir sus 95 años ha demostrado con plena capacidad que el aporte que recibieron con los estadounidenses dentro de las instalaciones canaleras no fue en vano. Sus trabajos, su dedicación y sacrificio cambiaron diversas normas, con un estilo de vida muy diferente al panameño.

Los norteamericanos enseñaron muchas cosas, positivas y negativas, sin embargo, dentro de las instalaciones del Canal de Panamá , muchos lograron buenas oportunidades de trabajos para sus hijos y su propia descendencia.

Estos panameños al igual que ellos mantuvieron un esquema diferente por sus ideas de aportar positivamente en beneficio del país. Se lograron igualdades salariales, derechos dentro de los comisariatos canaleros, los panameños que laboraban dentro de la zona gozaron de buenos salarios y hoy son el reflejo de panameños que absorbieron las cosas positivas de los estadounidenses.

Estos hombres tendrán un papel muy importante dentro de la historia nacional como aquellos que dieron lo mejor por una excelente vía marítima al servicio del mundo.

La construcción del Canal de Panamá fue un logro para demostrar al mundo que los panameños si tienen la capacidad de dirigir esta vía. Recordemos con gran valor esos hombres (panameños y estadounidenses) quienes dieron lo mejor por una gran obra, una de las grandes maravillas del mundo que hoy día cumple 95 años al servicio de todo el comercio mundial y de aquellas naciones que aspiran a un mejor nivel en el marco del comercio mundial.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿De qué poder estamos hablando?

¿De qué poder estamos hablando? .

.

Rómulo Emiliani
.

Si usted quiere tener el poder para manipular conciencias, usar a las personas como cosas, decir siempre la última palabra porque lo “sabe todo” y estar por encima de todos, pues conectará con la vivencia emocional paranoica de los dictadores, conquistadores, opresores y endiosados de todas las épocas.

Esta corriente malévola traspasa todos los momentos calamitosos de la humanidad, porque por culpa de los “soberbios”, los que quisieron “ser como Dios” como Luzbel, la historia se ha llenado de sangre, luto y miseria. Uno de los errores más grandes de la historia ha consistido en el liderazgo asumido por dementes que se han creído enviados por las divinidades para regir a los pueblos por el camino que ellos dicen ser el mejor. Han conducido a sus pueblos a guerras, esclavitud, miseria y corrupción.

Tenga cuidado, porque lo que los dictadores y emperadores asesinos han ocasionado en reinos y repúblicas se puede repetir en pequeñas y grandes empresas, en partidos políticos, en gobiernos de turno y aún en familias, grupos religiosos y gremios profesionales. Es el placer de mandar por mandar, estar por encima de otros y ser un eterno capataz, dueño del pensamiento de los demás y controlador obsesivo de todo lo que pueda atentar contra su sistema.

Ese tipo de poder corrompe, destruye y genera muchas injusticias. Es un virus espiritual que nos puede carcomer la vida, y ninguno de nosotros está exento de esto. Es el poder que viene de la idolatría del “yo” o del dinero, la fama y cualquier otra adicción y que se mantiene por el miedo, sobornos, engaños, sugestión colectiva, mal uso de los medios de comunicación social, asesinatos y fraudes, etc.

Conecta con una corriente histórica destructiva donde los Hitler, Stalin, Al capone, Atila, Idi Amín, Pablo Escobar, Rasputín, Herodes, Nerón, Calígula y otros miles, han hecho un gran daño a la humanidad. Y usted y yo podemos caer y ser uno de esos, aún sin tener la capacidad destructiva de aquellos. Es cuestión de usar el poder como autoridades en cualquier orden de la vida para enriquecernos, adquirir fama, placer, dominio sobre otros comportándonos como semidioses y manteniendo nuestro dominio usando cualquier medio.

Quiero prevenirle y decirle que si no quiere tener ese tipo de poder debe estar continuamente reduciendo su “ego” enfermizo que busca reconocimiento, fama, control, dominio de otros.

(Sigue el próximo sábado).

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad

El Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad

.

En opinión de…
.
Ramiro Guerra Morales
.

Los estados democráticos, deben contar con instituciones eficientes y eficaces para proteger la democracia, sus habitantes y la integridad del país, garantizando que las estrategias y políticas que para tales propósitos se adopten, no vulneren derechos fundamentales y derechos humanos.

Nuestros países de Latinoamérica y sus estados, como cuestión de vida y muerte, vienen enfrentando enemigos de alta peligrosidad que tiene a la ciudadanía en permanente zozobra y cuya contención resulta imprescindible para la paz y el funcionamiento de la sociedad y sus instituciones democráticas, el crimen organizado con toda sus ramificaciones y la corrupción, su ascenso, deja traducir signos de decadencia y es por ello, reitero, es un problema que debe ser abordado conjuntamente, estado y sociedad civil.

Lo anterior es lo que nos lleva a sostener que hay que dejar esa posición, de los gobiernos nuevos, de romper y deshacer todo lo realizado por el que le precedió y en ese sentido, es necesario acabar con esa práctica de partir de cero, sin importar si lo anterior fue y sigue siendo positivo.

Cuando el gobierno del ex presidente Torrijos, planteó el proyecto que reorganizaba el Consejo de Seguridad Pública, el mismo fue objeto de críticas constructivas por el Colegio Nacional de Abogados, ya que el mismo violaba garantías fundamentales y hasta normas constitucionales. Justo reconocer al entonces Ministro Dilio Arcia, quién las acogió y el texto fue mejorado, eliminándose todos los artículos que afectaban derechos y garantías consagradas en la Carta Magna.

Una lectura del decreto ley N. 9 del 20 de agosto de 2008, que reorganiza el Consejo de Seguridad Pública y Defensa Nacional y que crea el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad, es una herramienta moderna de gran utilidad para enfrentar los flagelos arriba mencionados.

En esta normativa se deja claramente establecido que el Consejo, es un ente asesor del Presidente de la República y una instancia del Órgano Ejecutivo para establecer y articular políticas de seguridad y defensa del Estado.

Se crea el Servicio de inteligencia y Seguridad, adscrito a la presidencia de la República y el Comité de Información y Seguridad.

Todos estos organismos, según el decreto mencionado deben estar dotados de una nomenclatura organizacional donde prevalece el sentido de la coordinación y centralización, como debe ser en todo organismo de esta naturaleza dirigida a prevenir los actos que atenten contra la soberanía y la integridad del país y sus ciudadanos. Igualmente el decreto mencionado, crea la estructura de análisis de crisis, que tienen todos los estados del mundo

El decreto citado, de manera enfática, señala que todas las actividades que realicen estos organismos, no pueden violar ni atentar contra los derechos humanos.

En lo particular, soy del criterio de que el decreto mencionado constituye una buena herramienta y debería implementarse por el bien del país y los panameños.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

“Al oido del Nuevo Director de la Caja del Seguro Social”

“Al oido del Nuevo Director de la Caja del Seguro Social”

.

Opinión de

.
Santander Tristan Medina
.

Dentro de las lamentables condiciones en que se encuentra la CSS es justo destacar lo positivo de esta entidad; médicos con un alto nivel profesional cuya labor es humana y eficaz; funcionarios administrativos que cumplen a cabalidad con su labor de mejoramiento integral de la institución.

Ojalá lográramos que todo el personal de la CSS actuara con responsabilidad, honestidad y transparencia para conseguir que esta entidad se ponga a la par o supere la labor de los hospitales y clínicas privadas que mantienen precios que no están al alcance de los miles de asegurados que se ven obligados a ir a ellos porque la CSS no está en las condiciones de ofrecer los servicios básicos e indispensables para la prevención y mejoramiento de la salud del pueblo panameño.

El nuevo Director de la CSS debe llegar a esa posición con una actitud de ayuda, comprensión y de diálogo sincero, en donde cada uno de los que sirven a esta institución sientan orgullo de trabajar por la superación de esta entidad del Estado.

El nuevo director de la Caja del Seguro Social debe poner en juego toda su capacidad para ayudar a médicos y administrativos a actuar con honestidad, responsabilidad y transparencia en la importante misión que está llamada a realizar dicha entidad. No caben aquí los intereses políticos y personales. La eficiencia y la entrega a una labor fructífera en beneficio de asegurados y pensionados, debe ser el norte para crear un ambiente de respeto para quienes han logrado ganarlo. Esta es la mejor manera de motivar a quienes hoy tienen en sus manos el futuro de una de las instituciones más importantes para la vida del país, porque la salud en todo gobierno debe ser lo primero.

El Señor Presidente de la República debe conocer muy bien los problemas de la CSS, porque fue su Director en el pasado y confiamos en que le dedicará los mejores esfuerzos a esta institución para que cumpla los objetivos que llevaron al Dr. Arnulfo Arias Madrid a crearla en el año 1941.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América Digital, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

¿Qué sucede con la televisión panameña?

¿Qué sucede con la televisión panameña?

.

La opinión de …

.
Ramón Morales Quijano
.

Las censuras a la televisión panameña son frecuentes y muy puntuales. Aunque las principales quejas están dirigidas al amarillismo que se ha apoderado de los diversos canales, no podemos soslayar la triste destrucción del idioma español por parte de los comunicadores.

Reportar para la televisión no es simplemente estar en ella frente a una cámara. El documental, que se emite en directo y a veces sin editar, debe llegar al público con lenguaje impecable y sin inclinaciones o gestos que comprometan su objetividad. En adición a lo que comentamos, nuestros reporteros dan vueltas interminables a sus narraciones repitiendo una y mil veces la misma relación con las mismas palabras.

¿Será que no conocen bien el rol que juegan en este medio masivo de comunicación? ¿Es que sus jefes no les han dado el tratamiento de sobresalto que es verse y escucharse ellos mismos en la pantalla? Esto último no es castigo, sino apoyo formal para corregir deficiencias y desarrollar capacidad de síntesis.

Para la empresa es un gran ejercicio de control de calidad. Etimología, sintaxis y combinaciones lingüísticas elegantes son conocimientos y destrezas imprescindibles para los que pretenden analizar, reportar o editar noticias para el público. Es más, su dominio total debiera ser una exigencia legal.

Los comunicadores del patio se caracterizan por emplear palabras y construcciones rebuscadas, acabando con las noticias por perderse en marañas de las cuales no logran desenredarse nunca. Durante el paro antinacional de los transportistas en días pasados, los narradores de noticias se dieron gusto con los televidentes. Una reportera incluso llegó a asegurarnos que en un sector de la capital el “fluido” de los buses fue casi normal. Eso nos trajo gran tranquilidad, porque lo menos que podían cargar era, suponemos, fluido.

En otra ocasión reciente, nos pusieron a escuchar “la declaración que hizo en su declaración” un funcionario del Gobierno. Por otro lado, es de admirar la solidaridad que existe entre ellos: compañero aquí, compañera allá… y encima nos deleitan con reforzamientos como “precisamente”, “específicamente” y “exactamente”, y con la repetición constante de los nombres de unos y otros involucrados en la información.

Estos comentarios no son burla; es un llamado de atención para que pongan al público por delante del comunicador del medio televisivo. El pecado no está en la preparación académica o en los conocimientos empíricos de estas esforzadas personas, sino en sus empresas que, aparentemente, no les brindan ayuda para salir del limbo de la mediocridad a que hemos hecho referencia.

Perfeccionarnos y desarrollar nuestras individualidades debe ser el objetivo de todos; pero para ello se hace imperativo entender que el éxito no es ubicarse delante de los demás, sino delante de sí mismo. Hay que saber qué decir y cómo decirlo mejor; los televidentes nos merecemos mejores formas y estilos… y cintillos sin errores ortográficos.

No existen, que sepamos, estándares rígidos para presentaciones ante las cámaras de televisión: cada presentador tiene su personalidad y estilo. Sin embargo, sí hay asuntos básicos que deben ser comunes a todos como, por ejemplo, buena voz. Adicionalmente, se requiere destreza en la comunicación verbal y escrita, en la investigación, en el arte de entrevistar y en el llamado “lenguaje corporal”.

Debemos tener presente que el medio televisivo es de consumo inmediato y transmite emociones; lo que se da mal no se puede recoger.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Las fallas del sistema acusatorio

En la opinión del abogado

.
Ramiro Guerra Morales
.

Las fallas del sistema acusatorio

.

El derecho en Latinoamérica por muchas décadas siguió el camino trágico de calcar modelos provenientes de una Europa que vivió la antidemocracia y la modalidad autoritaria de ejercer el poder político. En este contexto recibimos una teoría del proceso que era cualquier otra cosa, menos proceso.

El Código Procesal italiano, al cual prestó su tutoría ideológica el maestro Calamandrei (periodo del fascismo en Italia), heredero de las Ordenanzas de Klein, (imperio austro-húngaro-1885), influyó de manera, casi determinante, en los modelos del juez y funcionario de instrucción inquisitivo, que desgraciadamente ha servido para violentar los derechos fundamentales del ser humano.

El juez que investiga, el funcionario de instrucción, que su objetivo es la pena al imputado, relegando la justicia a un segundo plano, en Latinoamérica, no pocas veces terminaron haciéndole los mandados al poder de turno, y el preciado y vital derecho de la libertad fue confiscado, llevando a las podredumbres de las mazmorras a miles de hombres, que su único pecado fue criticar.

Por fortuna, a la barbarie sobrevino la Carta Universal de los Derechos Humanos y el reino de la normatividad positivista cedió el paso a un catálogo de principios naturales, cardinales en la nueva sistemática jurídica, sobre todo la procesal. Advienen en el firmamento de la doctrina juristas de la talla de Montero Aroca, Luigi Ferrajoli, Zaffaroni, Alvarado Velloso, Carlos Muñoz Pope, Silvio Guerra, Rigoberto Acevedo, estos últimos compatriotas, que han abierto surcos para, tanto en el ámbito de lo penal como civil, quebrar la mentalidad inquisitorial del proceso, que tanto daño ha hecho a la humanidad.

Cuando en nuestro país se debate en torno al Código Penal acusatorio es importante decirle a la población el porqué este modelo de la justicia penal procesal se corresponde con la filosofía de un Estado de derecho democrático. La columna axial de este modelo prioriza la justicia penal, pero reconociendo que valores como la libertad, el debido proceso y el estado de inocencia son imponderables.

Mienten los que sostienen que el sistema acusatorio no se compagina con los derechos de la víctima y una verdadera justicia penal. Este sistema acusatorio viene a quebrar lo que en nuestro medio queda de justicia policiaca, que no es constitucional y violenta derechos humanos. El modelo acusatorio y garantista, tal vez contenga deficiencias, cierto, pero el que tenemos repugna con la vida en democracia.

Como cuestión de fondo, sigue pendiente la reforma en el proceso civil. Sigue siendo un monumento a la tortuosidad y lentitud.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Nuestro benefactor anónimo

Nuestro benefactor anónimo

.

En la opinión de…

.
Ramón Ramón Bethancourt
.

Entré apresurado al centro de salud, era casi la hora convenida para la reunión con los funcionarios, en mi prisa casi no me percaté de la presencia del vendedor de raspados que estaba en el portón.

Hubo fluidez y entendimiento en el encuentro, pocas objeciones y mucha aceptación en los puntos planteados. Pero aquella luna de miel no iba a durar mucho, y la armonía se fracturó cuando propusimos una provisión sanitaria gratuita a todos los miembros de aquellas familias clasificadas como extremadamente pobres.

Argumentábamos que se trataba de panameños que se encontraban viviendo bajo el umbral de la pobreza extrema lo cual traduce dos cosas: la primera, que subsisten con menos de un balboa al día y la segunda que, en consecuencia, no están en condiciones de costear por medios propios su alimentación. Se infiere, por consiguiente, que mucho menos tendrían la capacidad de cubrir los gastos que genere su enfermedad, con lo cual, y como producto final de la suma miseria más enfermedad, se verían sumidos en lo que un Nobel denominó “el núcleo irreductible de la pobreza extrema”.

“Continúe usted con esas propuestas, doctor, que lo que finalmente va a conseguir es quebrar a la Caja de Seguro Social”, exclamó con sincera convicción una funcionaria.

¡Válgame! me dije a mí mismo, me metí en una instalación de la CSS y la reunión era en una del Minsa, ¿y ahora? Toda esta confusión, sumada a la hostilidad de algunos funcionarios que en cuestión de segundos ya hacían causa común con lo manifestado por la funcionaria estaba por dar el puntillazo final al encuentro.  En este entuerto me encontraba cuando súbitamente vino a mi mente y en mi auxilio la figura del vendedor de raspado, y sobreponiéndome a lo que ya parecía un inminente nocaut argumenté:  En este centro de salud, que es del Minsa, y cual es la tónica de la mayoría de los centros de la provincia, el 70% de los pacientes que se atienden son asegurados y gozan de una provisión sufragada con fondos directos del Estado, no de la seguridad social, fondos que de otra manera en su totalidad hubieran sido destinados a socorrer las carencias sanitarias de los pobres y no asegurados que aquí acuden puesto que no tienen ningún otro medio de cubrir los costos de su enfermedad.

Allí, en la entrada, se encuentra un hombre vendiendo raspados. Los insumos que utiliza para llevar adelante su informal empleo, todo, absolutamente todo, lo sufraga de su propio bolsillo y en el acto tributa una serie de impuestos que finalmente van a parar al erario público. Con las utilidades de su venta compra más insumos, paga luz, agua, gas, teléfono, tarjeta de celular, alimentos, casa , gastos escolares de sus hijos, y por todo, absolutamente todo, sigue pagando impuestos que corren el mismo destino: el tesoro nacional.

La riqueza que genera este buen ciudadano la utiliza el Gobierno para costear el funcionamiento del Estado, lo cual incluye la planilla gubernamental, es decir, el salario de ustedes y el mío. Y finalmente, cuando este humilde jornalero pensó que ya había costeado los gastos del rey, la burguesía y del clero, ¡sorpresa!, ¡Aparece una boca más que alimentar!, sus impuestos también sirven para que el Estado derive cada año más de 50 millones de dólares a la CSS.

Pero lo peor está por saberse, si nuestro querido benefactor enferma o alguien de su familia lo hace, acudirá a un hospital en donde de seguro, sin vacilaciones ni dilaciones, le solicitarán ficha y carné, le abrirán una nota de crédito y al final saldrá de allí más pobre, endeudado y tal vez hasta más enfermo. Así se pasará toda una vida, pagando impuestos y a punta de hielo y sirope, costeando los gastos del Estado.

No obstante, este sujeto que representa riqueza para todos llegará a la vejez sin derecho a una jubilación digna, irónico, ¿cierto? Él, que pagó nuestro salario y parte de nuestra jubilación, se retirará viejo, enfermo y con las manos vacías. Una vez más: las transformaciones profundas de nuestro modelo sanitario y de seguridad social son impostergables.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Incitación a la cultura

Incitación a la cultura

.

La opinión de…

.

Manuel E. Montilla

.

Tomaremos prestadas unas palabras escritas por Sábato en los 70 y que si bien se referían a la situación del país albiceleste, engarzan hoy de suerte profética con nuestra propia realidad: “Estamos atravesando una fase de enjuiciamiento general: desde nuestras instituciones políticas y sociales hasta nuestra literatura, todo está siendo analizado, elogiado, rechazado o hasta vituperado con iracundia. De un período de jactanciosa e irresponsable suficiencia (…), pasamos luego a un período en que nada nos pareció bueno, en que llegamos a la conclusión de que aquí no había nada que fuese auténtico ni verdadero (…): todo era postizo o prestado, apócrifo o producto de la mistificación”.

En buena medida, como colectivo nacional, hemos construido un país de mentiras y estulticias permanentes; donde para construir paredes defectuosas debemos arrasar con el pasado inmediato, vituperando el ayer más lejano. Sin héroes, próceres, prohombres o promujeres, somos seres atestados de prejuicios e ignorancias, siendo orgullosos de nuestra propia estupidez.

En este sentido no es de extrañar que los nuevos residentes del poder, al igual que los de antes, tengan la brillante, espectacular y frondosa idea de que fundir la cultura nacional con la venta de tortillas y empanadas, que son muy buenas y nutritivas, y que son otra cara de la cultura, pero no son la cultura, es lo necesario para hacerla rentable.

¡Qué idiotez!, como si lo que forja una nación fuese lo que se vende y no los imponderables que le dan su faz propia en el consenso de un universo que se distingue por su multiplicidad y no por la engañosa imagen de una globalización unitaria que únicamente se mercadea para manipular mejor a los gañanes sempiternos.

Hay que decirlo claro y alto, las instancias del poder político están aireando su galopante estulticia y es hora de decir ¡basta!; es hora de construir desde la inteligencia, es hora de compartir el legado más humano y permanente: una faz que como pueblo nos designe constructores de un presente donde la cultura sea un norte irrenunciable y de que, sin capillismos ni idioteces, exijamos al Estado, como tal, al pueblo, como soberano, y a nosotros mismos, como actores, la permanente búsqueda de la excelsitud en todas nuestras acciones.

De aquí que construir un estado cuyo corazón sea la cultura, nos abocará a esa sociedad participativa donde los hombres y mujeres sean justipreciados por su talento y no por sus denarios.

Con Tagore: “Permite, padre, que mi patria se despierte en ese cielo donde nada teme el alma, y se lleva erguida la cabeza; donde el saber es libre; donde no está roto el mundo en pedazos por las paredes caseras; donde la palabra surte de las honduras de la verdad; donde el luchar infatigable tiende sus brazos a la perfección; donde la clara fuente de la razón no se ha perdido en el triste arenal desierto de la yerta costumbre; donde el entendimiento va contigo a acciones e ideales ascendentes…

¡Permite, padre mío, que mi patria se despierte en ese cielo de libertad!”.

Imprescindible e impostergable es la concreción del Ministerio de Cultura, hoy más que nunca, ante la debacle humanista del panameño, no es un camino, es el único camino para transformarnos de esta sociedad hedonista e indolente a hombres y mujeres conscientes de su rol de constructores permanentes de esta patria que es de todos y que todos queremos mejor y más justa. Para todos y por todos.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Crisis y más crisis

Crisis y más crisis

.

Opinión de..
Gabriel A. Conte G.

.
Unos de los sectores de nuestra economía, sometido y expuesto a diferentes tipos de crisis, es el sector agropecuario por su propia condición de cómo y dónde se desarrolla.

Las crisis podemos clasificarlas según su origen en: exógenas y endógenas y dentro de ellas hay diferencias atendiendo a la causa que la produce.

Como exógenas podemos mencionar las causadas por efectos atmosféricos de difícil control e impredecibles en la mayoría de los casos. También, podemos considerar crisis exógenas las producidas por el alza de los insumos necesarios para producir y a efectos del mercado internacional que por momentos se sobreoferta en algunos rubros. Ambas situaciones no son manejables a lo interno del país por diversas razones y los productores somos conscientes de ello.

El otro tipo de crisis, las endógenas a la que está sometido el sector, son las producidas por manejos inadecuados y, en algunos casos, por posturas personales de capricho, gusto y veleidades de los gobernantes de turno, apartadas de la realidad y de principios científicos y técnicos. Este tipo de crisis es totalmente inaceptable por los productores agropecuarios de este país, se viene dando sin piedad desde hace tiempo y es la que ha llevado a la postración del sector productivo por esa inadecuada visión en alcanzar una producción en nuestro entorno que realmente favorezca al productor, a su familia y al país.

Pareciera que por ser la actividad más antigua de la humanidad, todo el mundo tiene derecho a opinar a manejar y dirigir sin tener la capacidad ni el conocimiento adecuado para ello, y muchos se dedican a argumentar y a tener posturas folclóricas, muchas de las cuales no tienen nada que ver con los procesos productivos modernos; más que todo obedecen a intereses de grupos económicos y de región.

Desde luego, lo que se hace mal en el sector repercute en el costo de los alimentos y, por tanto, en el costo de la vida. Por eso, cada Estado debe definir con claridad las políticas del sector en cuanto a sectorización de producción por rubros, crédito, desarrollo tecnológico y mercado. Políticas que deben ser claras y bien definidas, tanto a corto, mediano y largo plazo, no de quinquenios ni que respondan a eslóganes o agendas políticas de alta publicidad, deben ser nacidas de la experiencia acumulada por miles de verdaderos productores nacionales y técnicos en la materia que tienen mucho que aportar pero a quienes muy poco se les consulta, prefiriendo a extranjeros desconocedores de la realidad nacional.

En estos momentos en que debemos estar preparando medidas anticrisis, tratando de hacer la actual más llevadera y que no afecte a la producción en forma negativa, nos encontramos con el caso de la producción de leche, donde se hacen ajustes para recomendar tecnologías desfasadas, por su baja productividad, encarecedoras para la producción y que atentan en el plano de la salud pública, al volver a la práctica de envasar leche fluida de corta vida por la condición de cómo se produce, perjudicando al consumidor quien compra leche para tener que botarla en su casa, por lo efímero de su duración.

En el sector porcino, también se nubla y se disipa lo adelantado hasta aquí con mucho esfuerzo de parte de los productores y del Estado, quien ha impulsado este sector en las últimas décadas.

Sentémonos a definir qué vamos hacer con el sector agropecuario si de verdad queremos un cambio hacia su fortalecimiento y dejémonos de continuar haciendo lo mismo y peor.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Pintada de verde del 15 de agosto de 2009

Pintada de verde del 15 de agosto de 2009 (Columna sabatina del diario La Prensa)

.

En la opinión de …

.

LINA VEGA ABAD
.

DESTRUCCIÓN. Adentrarse en la campiña panameña estos días de abundantes lluvias, es recorrer todas las gamas de verdes imaginables. En cada recta del camino y en cada curva o sendero, la maravillosa exuberancia de la naturaleza panameña sobrecoge, como sobrecogió a aquellos naturalistas que llegaron a Panamá principalmente por la construcción del Canal y que quedaron admirados por la biodiversidad de esta tierra sometida hoy a tanta tortura disfrazada de desarrollo. Minería a cielo abierto, extracción de arena sin planificación, desarrollos inmobiliarios y turísticos a costa de manglares, playas y pueblos, pesca irresponsable.

Todo se vale en este pedazo de tierra del pro mundi beneficio que, invariablemente, incluye a quienes les toca repartir el pastel. No hay límites. Ni en el patrimonio natural ni el cultural. Allí están los pisos de más con los que el dueño del PH Plaza Independencia alardea, mientras agita al aire permisos y sellos obtenidos ya sabemos cómo, y sin que le importe un pito el destino del Casco Antiguo. Igual que los señores que en 1997 negociaron como parte del botín político la concesión minera de Cerro Petaquilla. Y la historia se repite y se repite, a costa siempre del bienestar general.

En el caso de la minería metálica a cielo abierto, que está siendo combatida por los pueblos de todo el continente –desde Argentina hasta Canadá–, la información científica sobre los daños irreversibles que produce es abrumadora. El drenaje ácido, el movimiento de tierra –se necesita remover una tonelada de tierra para obtener 0.01 onza de oro–, montañas de desechos contaminados con cianuro y, en el caso de Petaquilla, la pérdida de más de 3 mil hectáreas de maravilloso bosque que es parte del Corredor Biológico Mesoamericano. Cuando los bulldozers de Petaquilla Gold y Minera Panamá terminen su trabajo en las montañas de Coclecito, se habrá perdido para siempre especies únicas y uno de esos pocos bosque tropicales que aún quedan en el planeta.

<>

Publicado el 15 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crécito que les corresponde.

El difícil arte de amar

El difícil arte de amar

.

por: GERALDINE EMILIANI
.

M ucha gente tiene la obstinada tendencia de creer que si todo marcha bien en la cama, el matrimonio va viento en popa. Sin embargo, vivir en pareja, de manera grata y reconfortante, requiere de otros ingredientes. “Porque el sexo, por muy fabuloso que sea, es un rato”. No son pocas las mujeres que se quejan de la manera que habitualmente se proyectan sus cónyuges, aunque en las noches, arda el fuego entre los dos.

.
Armar hoy día en este mundo tan complejo una pareja armónica, que se encuentren y no que se desencuentren a menudo, es un difícil arte porque la vida está llena de dificultades, escaso tiempo y no pocas veces se necesita doble dosis de paciencia, tolerancia y aplomo para no dejarse tentar por los problemas. La vida cotidiana de un matrimonio se entrelaza con muchos detalles que conforman la buena armonía o su contrario. Una pareja es sabia cuando combate su estrés o sus conflictos momentáneos disfrutando de la naturaleza, paseando juntos o jugando un simple partido de cartas o ajedrez. Lo más importante es que no se pierda de vista lo esencial: la necesidad de amar y ser amado que no sólo es grato sino importante para sobrevivir en cualquier tiempo histórico y en cualquiera estructura social. “No importa cuál receta se use, la convivencia entre una mujer y un hombre que quieran cultivar el amor, no responde a ningún libreto preestablecido. Por el contrario, cada vínculo es tan único como una obra de arte y, por tanto, es una creación continua y permanente que necesita inventarse y reinventarse a diario.”

.
Sueños y realidades
Conozco mujeres quienes me han hablado de su niñez, cuando soñaron ser abogadas, médicas o arquitectas, y como después de casadas y con hijos -aunque muchas lograron realizar sus expectativas profesionales- la vida hogareña les roba demasiado tiempo, y eso las frustra y entristece. A los hombres le pasa otro tanto: “Para el sexo masculino sus éxitos o fracasos, en cualquier área de la vida, afectan su autoestima. Se les enseñó, o más bien se les obligó a creer que sólo pueden estar orgullosos de sí mismos si son combativos, triunfadores. Y, su desempeño como miembros de familia se mide por su productividad económica; lo demás podrá ser valioso, mas no fundamental”. Una de las cosas más hermosas para muchos seres humanos, es tener la facultad de saber cómo expresar sus más profundos sentimientos, y saber tocar las fibras más íntimas, las más sensibles del corazón de su pareja. Sin embargo, no todas las personas pueden, saben, o quieren exteriorizar lo que sienten. Para esas almas intimistas, ermitañas, solitarias, desconfiadas y de cierta forma “hurañas” e “inexpresivas”, significa un reto muy grande, muy difícil abrir los arcos fuertes de sus sentimientos para poder decir: ¡Te quiero! y, de mil maneras. Podría decirse que no hay forma mejor ni más grande de amar, que entregarse de tal manera con hechos, más que con simples palabras, aunque éstas sean muy hermosas.

.
¿De qué servirían las palabras si no hay congruencia con las conductas humanas? ¡Aprendamos a reconocer la diferencia! Pero también hay seres sin escrúpulos, que para obtener algún tipo de beneficios propios, utilizan “te quiero”, y lo gastan con mentiras, engaños, chantajes y falsedades, devaluando su autenticidad y demostrándolo con ello hasta la saciedad en sus necedades.

.
Amigas y amigos, hay que ejercitar el amor. Las tradiciones marcan pautas y romperlas no es fácil. Pero se impone reconstruir todos los estereotipos, esas fórmulas recomendadas que asignan a los hombres y a las mujeres conductas que se supone garantizan la felicidad conyugal.
Y, recuerden: el amor no se improvisa, “se hace”.

<>

Publicada el 14 de agosto de 2009 en el suplemento EGO del diario La Estrella de Panamá y en Facebook, por la autora, a quienes damos todo el crédito que les corresponde.