¡Al fin, Curundú!

Artículo de opinión de..

.

MIREYA LASSO

.

¡Al fin, Curundú!


Al reestructurar los circuitos electorales en el distrito capital en el 2006, el nuevo circuito 8-7 quedó integrado por los nueve corregimientos correspondientes a los anteriores circuitos 8-7 y 8-8 juntos.

.

Los diputados que fuimos electos en el 2004 por Bethania, Bella Vista, Pueblo Nuevo y Ancón adquirimos un electorado más numeroso, incluyendo el corregimiento de Curundú.

.

Esa reforma nos permitió conocer de primera mano la situación, penurias y angustias de los habitantes de ese corregimiento, abandonado e ignorado por tantos gobiernos. Por eso recibimos con gran interés la noticia de que hay planes concretos para transformar ese ambiente vergonzoso y malsano.

.
Vimos en Curundú un mundo indigno de Panamá, cuánto peor estando enclavado en medio de la ciudad a pocos metros del Palacio Legislativo. Fue por mucho tiempo el paso obligado del tráfico hacia el interior del país y tuvo como vecina a una comunidad privilegiada de la antigua Zona del Canal, que de nada sirvió para impedir su degradación a través del tiempo, dejando como mudo y deteriorado testigo un Estadio Olímpico Juan Demóstenes Arosemena, otrora sede de relevantes eventos deportivos nacionales e internacionales.

.
Caminamos muchas veces en Curundú por veredas malolientes que serpentean entre casuchas de madera podrida, sitiadas por inmundicias, basuras y ratas, tratando siempre de esquivar charcos de aguas negras y excrementos para llegar a un lote baldío lleno de agua estancada y pútrida que hacía las veces de cancha de fútbol.

.

Allí inauguramos “ligas deportivas” , viendo a niños, jóvenes y adultos cómo trataban afanosamente de lograr un gol sorteando toda esa inmundicia y a los animales callejeros, enfermos y sarnosos, que se interponían en el camino.

.
Con muchas limitaciones, llevamos algo de alimentos a algunas madres-padres con hijos recién nacidos, mientras que vimos a adultos reunidos en las veredas alrededor de botellas de cervezas y otros tragos. Percibimos olores desconocidos que luego supimos eran sustancias ilegales. Fuimos testigos presenciales de balaceras entre bandas rivales; una tocaya nuestra recibió balazos en antebrazo e ingle mientras vendía golosinas sentada a la vera de la calle, pero a una niña que dormía en su cama una bala perdida le segó la vida.

.
Fuimos testigos de pavorosos incendios, que cobraron vidas humanas y acabaron con las pocas pertenencias de las desafortunadas víctimas. Vimos el llanto desconsolado de gente que perdió lo poquito que tenían, sin tener siquiera una esperanza para poder rehacer sus vidas.

.
Pero sobre todo lo que más nos impactó fue la cantidad de niños y niñas que corren, juegan, viven y sobreviven en ese ambiente. De ahí saldrán, desafortunadamente, los delincuentes de mañana si no han visto otra cosa ni conocen algo distinto de lo que aprenden a diario en ese entorno. No tienen futuro si el gobierno no les da la mano.

.
Dentro del abandono, algunas organizaciones tratan de hacer algo bueno, pero no es suficiente. Casa Esperanza y la Sociedad de Esposas de Banqueros merecen reconocimiento. Por eso un esfuerzo multisectorial serio del gobierno, que pretenda cambiar la infraestructura y las edificaciones del corregimiento, los servicios gubernamentales y los hábitos de sus habitantes, es una promesa que no podemos permitir que se incumpla. En los próximos cinco años hay suficiente tiempo para lograr los resultados prometidos.

.
<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Petaquilla y la Defensoría del Pueblo

JULIO YAO

Opina..

.

Petaquilla y la Defensoría del Pueblo

.
Conforme a la Resolución DP-386p-05 de la Defensoría del Pueblo, el Ombudsman, Ricardo Vargas, ha resuelto lo siguiente en relación con los proyectos mineros en Petaquilla:

.
1. Declarar que se ha violentado el Derecho Constitucional a un ambiente sano;

.

2. Recomendar a ANAM y al MICI para que “actúen con una mayor diligencia y rigor superior al demostrado, para que las actividades industriales de la empresa Minera Petaquilla, S. A., y sus afiliadas, sean detenidas hasta que se dé su adecuación a la normativa ambiental correspondiente” ;

.

3. Recomendar al MICI que “estudie la posibilidad de preparar y presentar un proyecto de Ley a efectos de rescindir el Contrato-Ley contenido en la Ley No. 9 de 1997, sobre la base normativa contenida en el mismo contrato y que se denomina “Incumplimiento Sustancial”, que trata del incumplimiento o mora con respecto de las obligaciones dimanadas de las normas ambientales — legales y reglamentarias — vigentes, toda vez que se ha reducido sustancialmente el valor y los intereses del contrato para el Estado panameño, en función de que el medio ambiente sano es un valor imponderable que se debe salvaguardar para la presente y las futuras generaciones”.

.

4. Recomendar al MICI y la ANAM que protejan los derechos emanados de la Constitución Política de la República de Panamá y del Derecho Internacional Ambiental, porque ambas entidades han sido incapaces de orientar “la actividad minera hacia la sostenibilidad de su desarrollo, demostrando más allá de duda alguna que la ejecución de las actividades de la empresa concesionaria, carece de la posibilidad de realizarse de manera sostenible y en armonía con el entorno circundante” ;

.

5. Continuar “con las tareas de constante vigilancia, a fin de velar por el respeto y garantía de los derechos humanos involucrados, iniciando nuevas investigaciones o activando los mecanismos internacionales de promoción y protección de derechos humanos, de ser necesario” ; y

.

6. Solicitar al MICI y la ANAM “contestar por escrito, argumentando la aceptación o no aceptación de las medidas que han sido recomendadas, dentro de los 30 días calendarios, siguientes a su notificación”.

.
De la Resolución se desprende que la Defensoría del Pueblo ha constatado la violación de la Constitución, del Derecho Internacional Ambiental y de la Ley No. 9 de 1997 y que, en consecuencia, recomienda su rescisión por “Incumplimiento Sustancial”. Otra causa de rescisión del contrato de Petaquilla es la lesión enorme ocasionada al país.

.
El concepto fue invocado en relación con el Tratado de 1903, al configurarse en el mismo una lesión enorme cuando se estipuló una suma irrisoria por la entrega de la llamada Zona del Canal y de nuestra posición estratégica a EUA en un seudo acuerdo, que era, además, de cumplimiento imposible a la luz del derecho internacional de aquella época.

.
El contrato de Petaquilla es inconmesurablemente más lesivo que el Tratado Hay-Bunau Varilla. Además, los proyectos mineros a cielo abierto en Petaquilla y en la totalidad del país son de cumplimiento imposible, dado que contradicen brutalmente el modelo de desarrollo sostenible al cual se ha obligado a Panamá en instrumentos nacionales e internacionales.

.
<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por los que gritan quedito…


En opinión de..

.
DORIS HUBBARD-CASTILLO

.

Por los que gritan quedito…

.
Es simple, bajo presión, ¡nada! “Señores transportistas, dejen las medidas de presión a un lado.. y comencemos a analizar los problemas del sector, incluidos los que los afectan a ustedes…”. Esa es una parte del mensaje que quisiera que el gobierno le hiciera llegar a los transportistas, apoyado absolutamente por una población harta de ser abusada por todos los que dan algún servicio.

.
En gobiernos anteriores, porque no puedo hablar de que este haya hecho nada, porque si no lo recuerdan tiene apenas 43 días de ser, al sector transporte se le dieron apoyos en diferentes cuantías, hasta se les “becó” para darles seminarios. Fueron varios los intentos, ninguno siquiera con resultados medio buenos, para que se lograra, al menos, un cambio de actitud.

.
Todos somos usuarios de varios servicios, pero la gran mayoría de los panameños lamenta ser usuaria también del transporte, por ello de repente resulta que alguien como yo, que maneja opinión, decide quitarse la camiseta de periodista y quedarse solo con su piel de ciudadana, no por emotividad ni por interés político alguno, sobre todo cuando políticamente no soy afín a este gobierno, sino porque precisamente tengo una facilidad que no tiene la mayor parte de la ciudadanía, escribir, hablar y que alguien, por lo menos lea o escuche lo que digo, y que se entienda que es solo una voz que dice un poquito más alto lo que la gran mayoría grita, pero que parece que lo hace muy quedito, porque nadie se da por enterado.

.
Como por ejemplo recordarle al gobierno que es el representante de toda la población, a la cual se debe; y a los diferentes sectores de la sociedad que deben tener presente que el interés de la mayoría debe primar sobre cualquier otro interés, lo cual no quiere decir que se desconozcan sus derechos, pero sí que se les va a llamar a capítulo cuando sus acciones atenten contra el bienestar de la mayoría.

.
Para terminar, recuerden también que “Gobernar es pactar; pactar no es ceder” , Gustavo Le Bon.

<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Alma o cultura de piratas

En opinión de..

.

MODESTO A. TUÑÓN F.

.

Alma o cultura de piratas

.


Las principales calles que concentran al público comprador y aquellos lugares estratégicos, como los cruces bajo los semáforos o fuera de algunos centros comerciales, son el escenario de un negocio informal de venta de películas en discos compactos o en formato de DVD, que se ha convertido en un próspero mercado citadino.

.
Próspero, porque quienes venden estos productos adquieren las películas o videos musicales por medios ilícitos, los duplican y generan miles de copias que circulan en esta especie de circuito subterráneo de distribución, tanto en la ciudad capital, como en las principales urbes y poblados de provincia, donde la venta es todavía más abierta.

.
A este negocio se le ha llamado “piratería”. Si bien el concepto se refiere a “piratas” , palabra que en griego provenía de “peirates” y que significaba “intentar, apropiarse de lo que no era suyo en el mar” ; al parecer cuando estos malhechores marinos del tipo de Morgan saqueaban ciudades, se llevaron los tesoros y dejaron el término en tierra.

.
Ahora, pirata, es quien se apropia de lo que no es suyo, sobre todo cuando algo funciona o se realiza sin consentimiento legal; por ejemplo, emitir programas sin autorización; editar libros; “prensar” discos; copiar películas o apropiarse de marcas sin contar con la aceptación de sus autores o quien posea los derechos respectivos. Existe una acepción local en el transporte, con “taxis piratas” , que acarrean gente fuera de las rutas.

.
Pese a que se cuenta con las disposiciones legales que protegen los derechos de autor, al parecer la herencia que tenemos de las acciones de quienes asolaron el istmo, ahora convierten el país en el teatro de actos de piratería que se mueven y extienden tanto como la cabellera de Medusa, aquella Gorgona que convertía en piedra al que la miraba.

.
Ahora no es piedra, es dinero —quizás fama y fortuna— de quienes participan en un negocio paralelo, sin autorización, sin licencias, sin rendir impuestos por las entradas y, por tanto, con evasión al Fisco.

.
Son piratas también aquellos que utilizan documentos u obras ajenas para presentarlas como suyas. Este fenómeno existe en la literatura, en el periodismo, en la medicina, la industria, el diseño y la arquitectura. A veces uno se extraña de ver edificios en el país que son semejantes a inmuebles en Miami y en megápolis de otros confines del planeta.

.
El campo académico no está exento de estas apropiaciones ilegales. Folletos, apuntes y trabajos son copiados y presentados a la comunidad docente. Y ni hablar de muchos estudiantes que ahora bajan de Internet tareas (lo menos pecaminoso) y hasta trabajos finales y tesis para someterlos a calificación como propios.

.
Algunos cuestionan el papel de las autoridades administrativas y penales que atienden las políticas de derecho de autor por la poca eficacia en frenar este tipo de males culturales, que se agrava por la naturaleza tan escurridiza de los delitos y los laberínticos tecnicismos legales.

.
Los seguidores de Alí Babá en Panamá no son una banda de 40, sino que es un ejército que se diversifica en múltiples sectores. Estos aventureros de las calles que venden películas, son solamente una punta popular y esmirriada de un iceberg sobre el que descansa la conciencia de muchos.

<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sobre la ‘vuelta al aula’

En opinión de…
.

VIRGILIO ARAÚZ

.

Sobre la ‘vuelta al aula’

.
Quienes ejecutan la política de la llamada “vuelta al aula”, confiesan que su vinculación es con la educación particular o privada. Los padres de familia, que por décadas hemos estado vinculados a la educación pública, sabemos que no existieran maestros de inglés, folklore, salones de informática? si no fuera por las rifas, tómbolas, ferias, colectas, etc., realizadas por nosotros, sin que nos manden a hacerlo por un reportaje de televisión o el Banco Mundial como condición para un préstamo.

.
Pese a ello, las escuelas siguen en condiciones no aptas para el desarrollo de las tareas propias de la educación.

.
Hoy, con la consigna neoliberal de que todo (educación, salud, seguridad, obras públicas, las muertes de los trabajadores de la construcción, etc.) “es responsabilidad de todos” , el Estado “transfiere” su responsabilidad constitucional a “todos” , que leyendo bien significa a quienes hemos venido pagando los platos rotos en las buenas y en las malas, es decir, los trabajadores y sectores medios.

.
Por ello, es preciso ubicar la campaña de “la vuelta a clases” , acompañada de mucha publicidad e impulsada por la periodista Lucinda Molinar, como si estuviera en un medio de comunicación.

.
Es que el espectáculo mediático es una característica de este gobierno. Esto lo hace muy peligroso, porque están introduciendo la misma política de los gobiernos que lo han antecedido (en los que ha participado, incluso el Sr. Martinelli) y que han recibido la oposición del pueblo.

.
En el caso de la educación es la misma política que inauguró con leyes como la 34 de 1995 y la 28 de 1997, quien han nombrado como embajador en la ONU, Pablo Thalassinos. Con el llamado plan decenal, continuado por quienes lo siguieron en la dirección del Ministerio de Educación, se impusieron “cambios” para mal a la educación, comenzando con la campaña de desprestigio a los docentes, lo cual subsiste hasta el día de hoy, afectando el mismo proceso de enseñanza-aprendizaje.

.
Este por lo demás, es el plan que impulsa el Programa para la reforma de la Educación de América Latina (PREALC), al que se adhiere el CoSPAE (organismo del CoNEP para la educación) y con el que han colaborado varios ministros y sale el viceministro en licencia sin entrar, Irving Hallman.

Y es el que impulsó el gobierno anterior, cuyas figuras en el terreno académico se mantienen, en un Viceministerio y en la Dirección de Currículo, encargadas de “mejorar” la educación.

.
Alertamos a la comunidad, sobre el enfoque publicitario que le están dando a los problemas de la educación, los cuales deben abordarse con carácter científico y desligado de quienes son los responsables directos de nuestros problemas sociales y educativos actuales: las llamadas Instituciones Financieras Internacionales.

<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ex convicto y sociedad

En oponión de…

.

CARLOS AUGUSTO HERRERA

.

Ex convicto y sociedad

.
La sociedad a través de la ley tiende a regular el resto de las actividades, al sustentar y adjetivizar con las normas para conceder los derechos particulares por medio de las autoridades. Si nos referimos al aspecto penal, las condenas con prisión tienen el objeto advertido de corregir comportamientos, dentro de este someter, debe colateralmente existir en los lugares de expiación, programas de rehabilitación para los reclusos.

Tales proyectadas enmiendas deben ser reforzadas con los beneficios que se logran en compensación por el buen comportamiento, como los permisos, visitas, esparcimientos y otros.

.
La buena conducta debe ser reforzada como parte del tratamiento, con permisos escolares, laborales, trabajos dentro de la cárcel o extramuros, sin convertir este asunto en un hospedaje vacacional.

.
Se debe prevenir y reconvenir el delito con vehemencia, lo mismo que rehabilitar a los condenados. Nos preocupamos por repeler en vez de prevenir y nos ocupamos muy poco en rehabilitar, pero todavía queda algo más sobre la finalidad social como un aspecto de suma relevancia.

.
La finalidad social es una tendencia al fin o es el objeto determinado, que en este título compuesto, nos sitúa dentro de la sociedad a la que pertenecemos.

.
Para Aristóteles la finalidad era la clave para los seres animados y los inanimados, con el fin de desarrollar su perfección, como un ensueño o ideal que definió como entelequia.

.
Si consideramos a los seres humanos en conjunto como sociedad, que al relacionarse comparten una cultura y forman parte de una comunidad extensiva al resto de las otras sociedades, ocupada en regular con tratados la conducta humana, que en algunos lugares se toleran, pero en otros se convierte en delito.

.
Descuidamos a los ex convictos, que cuando alcanzan la libertad no hay mayor preocupación por el reingreso a la sociedad. Esta debe ser una labor encaminada a prevenir una recaída, que durante su estancia promueve en el centro con el mal trato, la desconsideración y la corrupción galopante, que permite ciertas prebendas como el uso de celulares y otros artefactos, comidas y bebidas, visitas especiales y fuera del penal, la apatía el desprecio o simplemente la falta de finalidad social.

.
Un ex convicto debe ser un ciudadano ejemplar. Tiene que mostrar un comportamiento apropiado, como el de un buen padre de familia. Debe convivir con un trabajo decente, inclinado a la realización de acciones teleológicas, es decir, al estudio de los fines o propósitos sobre los resultados o en busca del desarrollo de normas o reglas, con la semejanza con otras situaciones precedentes. En nuestras cárceles hay que buscar el equilibrio sobre los beneficios para todos los reos como compensación.

.

Montar cámaras para grabar en el perímetro y antenas para impedir que se hagan llamadas exteriores con el único fin de evitar la corrupción.
El comportamiento ante la sociedad debe ser como el del resto de los ciudadanos de bien. La finalidad social nos intima a cumplir con las obligaciones ciudadanas de una manera ejemplar y para eso el Código Administrativo regula comportamientos extraños como la vagancia, que no excluye a ningún sujeto por más larga que haya sido la condena, como para refugiarse en una cantina, un billar o simplemente convertirse en un ocioso público.

<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La cultura no es un apéndice

En opinión de…

Raúl Leis R.

.

La cultura no es un apéndice

.
La cultura es ese conjunto de expresiones, actividades, productos materiales y espirituales, símbolos y representaciones que brotan del quehacer humano que se expresa como algo vivo, dinámico. Es proceso de creación y recreación, que corresponde a una visión propia de la realidad, y también del ser humano y sus relaciones sociales.
Para Amilcar Cabral, la cultura es el elemento más esencial de la historia de un pueblo “la cultura es, quizás, el producto de su historia tanto como la flor es el producto de una planta”, pero la cultura es además de producto, motor de la historia.

Panamá es ejemplo de esto en su vida republicana, pues logramos afirmarnos como nación en relación a la abrumadora presencia militar, económica, territorial, militar, y cultural estadounidense. Claro que aun vivimos el desafió de una cultura nacional en construcción, y precisamente por ello es un desafío permanente. Una de las mayores agresiones hacia un pueblo es secuestrarle su historia e impedirle desarrollar, a partir de ella, su propia cultura.

La relación Estado y Cultura es contradictoria pues el Estado por su propia naturaleza busca unificar y controlar, mientras la cultura es diversa y busca escapar a cualquier control a través de su especificidad creativa y lúdica. También existen estados que más que controlar ven con desinterés los procesos culturales, y no proporcionan los recursos mínimos a la actividad cultural.

Las políticas culturales, muchas veces responden mas a una visión desde el poder de lo que es la cultura, y no a la necesaria promoción, gestación y recreación de los distintos procesos en los cuales se desarrollan los valores culturales. Por ello en la construcción de esas políticas debe estar presente la activa participación de la sociedad civil.

José Martí expresa que el buen gobernante en Nuestra América “no es el que sabe cómo se gobierna el alemán o el francés, sino el que sabe con que elementos está hecho su país y cómo puede ir guiándolos en junto para llegar, por métodos e instituciones nacidas del país mismo, a aquel estado apetecible donde cada hombre se conoce y ejerce y disfrutan todos de la abundancia que la Naturaleza puso para todos en el pueblo que fecundan con su trabajo y defienden con sus vidas. El gobierno ha de nacer del país. La forma de gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país… se imita demasiado y que la salvación está en crear. Crear es la palabra de pase de esta generación.” Pero esa invitación a crear no nos aisla del mundo: “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras repúblicas”.

Hoy no se entiende un Estado democrático de derecho, sin la garantía de derechos humanos fundamentales y uno es el derecho a la cultura, es decir la posibilidad de todos a la producción, acceso y disfrute de los bienes de la cultura, en los que el Estado debe ser un promotor, coordinador y patrocinador y no un mandamás.

Por todo ello, la cultura no puede ser un apéndice, ni estar subordinada a otras dinámicas que la desvirtuarían, por el contrario, lo esencial es la construcción de una política cultural con visión de estado, coherente, descentralizada, transversal a las diferentes entidades y diversos campos, con metas específicas, personalidad jurídica, autonomía de gestión y recursos suficientes, que se inserte como un eje articulador en el desarrollo económico y social del país.

<>

Publicado el 12 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.