¿Cuál es la solución?

¿Cuál es la solución?

Rafael Zevallos


Desde hace ya un tiempo se me dio la oportunidad de trabajar directamente en programas de prevención de la delincuencia infantil y juvenil en Panamá. Así mismo he podido ser testigo trabajo que muchas agrupaciones realizan día a día brindándoles oportunidades diferentes a estos jóvenes y niños que desean alejarse de la violencia y de las pandillas. Hay que reconocer los resultados que obtienen tomando en cuenta que en la gran mayoría de los casos el apoyo que reciben es muy escaso o nulo.

Gracias a esto, soy un fiel creyente de que la prevención juega un rol primordial en el combate a la violencia y la inseguridad. Y todos debemos ser parte de este esfuerzo. El Estado, designando todos los recursos y las herramientas necesarias para programas gubernamentales y privados; la empresa privada, respaldando estas iniciativas y brindando oportunidades de crecimiento profesional a los egresados de estos proyectos; los medios, promoviendo estos testimonios reales de las vidas de muchísimos jóvenes y niños que se han salvado; y la sociedad civil siendo agentes de cambio, respaldando en la medida de nuestra capacidad y, sobre todo, predicando con el ejemplo.

Pero existe también otra realidad en nuestros barrios. Una realidad que todos los que les ha tocado trabajar con jóvenes y niños en las zonas rojas, han tenido que vivir. La realidad de los que jamás conocieron un programa de prevención. Los que a raíz de los limitados recursos con que se cuenta, simplemente no se les pudo alcanzar. O los que por alguno motivo u otro simplemente no les interesó cambiar.

Estamos hablando de jóvenes y niños que desde muy temprana edad han sido entrenados por las pandillas para drogarse, traficar, asaltar, secuestrar, violar y asesinar de la manera más horrenda. ¿Y porqué lo hacen? Simplemente porque pueden hacerlo y salirse con la suya.

¿Sabía usted que el 83% de los menores atrapados por la policía cometiendo un crimen salen libres sin ni siquiera llegar ante un juez a que les imponga una pena? Sabía usted que existen “prebendas especiales” en las leyes para menores, que prácticamente les garantizan su impunidad. ¿Sabía usted que el rango de la pena para un menor homicida empieza en 1 año y llega hasta los 12?

Algunos nos contradicen con análisis que indican que la mayoría de los crímenes son cometidos por mayores de edad. Estamos de acuerdo. Pero pregunte a ese mismo delincuente a que edad empezó a delinquir? ¿Cuándo fue que ingreso a la pandilla? A qué edad apretó por primera vez el gatillo? El 90% empezó siendo menor de edad.

Nuestra posición no es que se aumenten las penas a los menores por aumentarlas, como se ha hecho equivocadamente en el pasado. Nuestra opinión es que se cumplan las existentes y que se cumplan como debe ser. Eliminando las prebendas innecesarias y exageradas que apadrinan estos actos. Fiscalizando (valga la redundancia) la labor de los fiscales y las condenas impuestas por los jueces. Reduciendo la edad de imputabilidad penal. Aumentando las penas mínimas para los crímenes violentos y los menores reincidentes.

Debemos infundir respeto a la ley y certeza del castigo para reducir la percepción de impunidad que reina entre muchos de estos jóvenes que están delinquiendo. Esto, aunado a verdaderos programas de prevención y resocialización es un buen comienzo.

El debate sobre el tema de la seguridad y las diferentes estrategias que se han tomado para combatir la delincuencia es de nunca acabar. Los de la mano dura versus la mano amiga. Derechos de los delincuentes versus derechos de las víctimas. Pareciera que no nos damos cuenta de que ninguna de estas iniciativas por sí sola, es la solución al problema. No será hasta que de verdad nos unamos todos, en un solo esfuerzo conjunto por resolver de manera integral esta situación, que podremos lograr un cambio.

<>

Publicado el 8 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: