Espíritu del CEMIS y una Corte ¿más independiente?

Espíritu del CEMIS y una Corte ¿más independiente?

.

JUAN RAMÓN  MORALES

.
En la década de los 20, el Dr. Eusebio A. Morales expresó el siguiente concepto: “A Panamá convergerán naturalmente las naves comerciales de todos los países principales; En Panamá se establecerá una especie de factoría universal ; aquí se cambiarán los productos y los artefactos de naciones distantes, y eso bastará para desarrollar el país y favorecer el progreso”. En los años 40, durante la administración de don Enrique A. Jiménez, se dio el primer paso y fue así como surgió la actual Zona Libre. En la primera década del Siglo XXI se proyecta la transformación de la Zona Libre, dando paso a la creación del CEMIS o Centro Multimodal, que vendría a ser esa gran factoría universal.

.
¿Qué es un Centro Multimodal? Un centro multimodal es aquel en el que convergen todos los modos usuales de transporte: Marítimo, Aéreo, Férreo y Terrestre. El Centro Multimodal de Las Américas, del que podríamos decir ya tiene asegurado el recurso más importante, el Marítimo, en donde debería estar listo el nuevo Aeropuerto Internacional, amén de la nueva Terminal de transporte, en donde el transporte Férreo es una realidad. En donde la autopista Panamá-Colón está lista. A más de lo expuesto, la actual Zona Libre se convertiría en esa gran factoría universal , a la que llegarían todas las mercaderías que se producen en el mundo, de allí saldrían hacia nuevos destinos, de tal suerte que la generación de nuevos puestos de trabajo sería cuantiosa.

.
A la Zona Libre se le anexaron 400 hectáreas que sumadas a las originales cuenta con 800 hectáreas, más otras en proyecto.

.
Toda la infraestructura de ZOLICOL, pasaría a formar parte del patrimonio del Centro Multimodal. El proyecto CEMIS sufrió un duro revés, durante siete años estuvo encarpetado, porque el presidente del momento estaba implicado, al igual que muchos diputados del PRD.

.
En mi opinión, la situación del CEMIS debió tratarse separadamente en dos aspectos: a) El proyecto mismo, que debió seguir su curso y en esta forma beneficiar no solo a Colón, sino a la Nación entera, y b) La parte legal y moral, para así haber encarcelado a los maleantes que se prestaron para bribonadas con un proyecto que se vendía solo y que no necesitaba de maquinaciones.

.
Como la maquinaria PRD está integrada por maleantes, era necesario sacarle provecho personal en la forma como se hizo, a más de ello, un proyecto de la magnitud del CEMIS se debía detener y en esta forma privar al Gobierno Moscoso de la implementación de tan importante proyecto.

.
Llegó la hora y el proyecto debe salir a flote con la fuerza propulsora de su importancia.

.
Así son las cosas.

.

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Arbitraje de consumo

Arbitraje de consumo
.

PEDRO MEILÁN

.

El Arbitraje de Consumo se instituye como un método alterno para la solución de conflictos que surjan entre consumidores y proveedores de bienes o servicios, observando los principios de legalidad, equidad e igualdad entre las partes. La Ley 45 de 2007, en su artículo 114, establece que el Órgano Ejecutivo reglamentará la materia.

.
Es interesante la evolución que han tenido en Panamá los métodos alternativos de solución de conflictos, específicamente en protección al consumidor. En sus inicios la Ley 29 de 1996 solo contemplaba el proceso de conciliación como método para que ambas partes llegaran a un acuerdo sin tener que acudir a los Tribunales Ordinarios. Posteriormente el Decreto Ley 9 del 2006 y la Ley 45 del 2007 adoptan el Arbitraje de Consumo como otro método adicional para la solución alterna de conflictos entre proveedores y consumidores, lo que sin duda, una vez desarrollado mediante su respectiva reglamentación, generará una descarga al sistema judicial que actualmente regenta dicha materia de forma privativa en aquellos conflictos que superan los B/.2,500.00.

.
Ha sido aspiración de Acodeco desarrollar el arbitraje institucional, del cual habla el artículo 114 de la Ley 45. En esa medida hemos elaborado un borrador de anteproyecto, para iniciar una discusión profunda sobre el tema y convocar a los interesados para que aporten y compartan sus experiencias. Ya hemos sido retroalimentados con algunas decisiones jurisdiccionales sobre la materia y en las cuales se definen algunos parámetros que deben regir.

Lo mismo aspiramos del sector empresarial y de las asociaciones de consumidores, para complementar el proyecto con el aporte de todos.
En el enfoque de la propuesta reglamentaria de Acodeco, el objetivo del Arbitraje de Consumo es atender y resolver las reclamaciones de los consumidores, en relación con los derechos y obligaciones emergentes de la Ley 45.

.
En cuanto a las características del proceso se destacan las siguientes: Voluntario : El Sistema no es obligatorio para las partes; Accesible : Será gratuito, salvo las pruebas aportadas por las partes; Participativo : Representación de las Asociaciones de Consumidores y Organizaciones Empresariales; Público : El Sistema funcionará en el ámbito de Acodeco, que asumirá los costos; y, Vinculante : Produce efectos de cosa juzgada.

.
Las reglas de procedimiento del Tribunal Arbitral serán dictadas por Acodeco, bajo los principios de audiencia, contradicción, igualdad de las partes y decisión vinculante.

.
El convenio arbitral conlleva el compromiso para ambos de someterse al laudo arbitral, que se convertirá en un título ejecutivo, igual que una sentencia judicial. El procedimiento inicia con la designación del Tribunal Arbitral, que estará conformado por un representante de las asociaciones de consumidores, uno de los gremios empresariales y uno de Acodeco.

El Tribunal podrá practicar pruebas y debe emitir su laudo en 60 días. Otro aspecto importante que desarrolla el Proyecto es la adhesión previa que pueden solicitar los proveedores que, mediante un distintivo que dará Acodeco, estarán identificados como agentes económicos comprometidos a solucionar sus conflictos con los consumidores con un método rápido y gratuito ante la Acodeco.

.

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Panamá al primer mundo — 2040

Panamá al primer mundo — 2040

.

CARLOS EDUARDO RUBIO

.

Los Populares empezamos a soñar, pero sin bostezar.
Queremos que Panamá sea un país de primer mundo, pero del siglo XXI, sin los problemas de los países desarrollados del siglo XX. Los estudios de Milton Henríquez sobre el tema nos hacen analizar que esto es posible, pero en una generación.

.
Tomamos como prueba el ejemplo de Singapur, que se caracteriza por el sistema parlamentario inglés, una economía social de mercado abierta al mundo y un equilibro ético y moral. En otras palabras, para el año 2040, al menos unas 2040 personas, de la generación de los 20 y 40 años, debemos haber llevado a Panamá al primer Mundo.

.
Pero para esto necesitamos un partido político de primer mundo, que lleve al Estado al primer mundo. En el PP requerimos de un estricto código de conducta, unos estatutos funcionales, formación política, tanques de pensamiento o “think tank” , y una ideología social cristiana compartida por todos, que nos haga actuar con telepatía.

.
Los Populares nos debemos destacar por ser una escuela de líderes y principios, en vez de un club electoral. Necesitamos llegar al poder público en el 2014, a fin de que modernicemos el Estado, ejecutando programas, planes y creando leyes cuyo eje de la acción política lo sea la persona, respetando su dignidad y su potencialidad, aplicando los principios de solidaridad y subsidiariedad.

.
Requerimos que este país tenga las características de los países de primer mundo que son: Democracia Parlamentaria, Economía de Mercado, Sólidas Instituciones Jurídicas y apego a la Ley, Alto capital social, Cultura del Ahorro y a la formación de capital, controles extremos mínimos (porque los controles morales funcionan bien), se tutela la vida, la honra, los bienes y la fe pública y un sistema de rendición de cuentas.

.
Así de difícil fue lograr la democracia sin fraudes, la transparencia y la rendición de cuentas, la subordinación de los uniformados al poder civil y la panameñización del Canal , y todo es realidad hoy en día!

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Partidos o líderes

Partidos o líderes

.
MARIO A. ROGNONI

.

Omar Torrijos sinceramente creyó que cambiaba políticamente al país, no solo con los conceptos del Poder Popular, nuevas estructuras e instituciones, soberanía total, sino también con una nueva mentalidad en la población que, organizada, no se dejaría quitar sus conquistas. En su mente, los cambios los garantizaría una nueva clase política con un nuevo modelo de partido, cuyo ejemplo sería el PRD. Veintiocho años después de muerto el general, cabe evaluar si hemos realmente mantenido su propuesta.

.
El pueblo ha ido perdiendo el poder, nuevamente en manos de las oligarquías económicas. Los gremios y organizaciones populares subsisten y son quizás el mejor legado del torrijismo, la fuerza de los conductores, maestros, profesionales agrupados y organizados. Pero los partidos políticos han sido, al fin de cuentas, el peor fracaso. Los partidos se convirtieron nuevamente en reductos liderados por el cacique de turno, las fuerzas se agrupan detrás del líder y no de una ideología o filosófica de grupo.

Hoy el panameñismo, otrora la fuerza nacionalista que seguía el ideario de Arnulfo Arias, se divide en fuerzas Varelistas, Vallarinistas, Mireyistas, etc. Unidos por el interés de alcanzar el poder, la cohesión se logra, pero los seguidores dependerán de obtener un cargo dependiendo de la fuerza que consolide su líder.

.
La reciente elección abrumadora de Ricardo Martinelli no respondió a una filosofía del partido Cambio Democrático, más bien a la posición en diversos temas asumidas por Martinelli, que supo decir y prometer lo que el pueblo quería oír y que se haga. La campaña, por cierto, mostró de cuerpo entero la debilidad de los partidos ideológicos, cuando poca diferencia se veía en los planes de Varela, Balbina y Martinelli, la diferencia era quién los exponía y si le creían al expositor.

En un estadio más pequeño, como prueba de laboratorio, vimos la competencia por la Alcaldía capitalina, donde cuatro candidatos representando a todos los partidos no tenían mayor diferencia, sino las características personales de los candidatos.

.
No dudo que los partidos ideológicos —como los fueron el PDC, el Partido del Pueblo, el PRD— han pasado. El electorado volvió a lo básico de su análisis, “¿quién me ayudaría más?” , “¿quién tiene más posibilidad?”. En los últimos días, en la lucha interna del PRD por cambiar al CEN, hemos oído a varios dirigentes insistir en la filosofía, el ideario torrijista, inclusive los que sostienen que el partido se ha alejado del torrijismo. Cuán vano me parece el esfuerzo, cuando no comprenden que es la sociedad la que ha cambiado, la que dejamos perder, al no insistir en la formación de las nuevas generaciones bajo la enseñanza torrijista, donde se dejó que la generación creciera dentro del materialismo y mercantilismo de antes del 68 y hoy es imposible reorientarlos para que sigan una idea, una filosofía, sino que ya están predeterminados a seguir a líderes, al hombre, y no al partido.

.
El problema es grave, la debilidad y desaparición prácticamente de los dos pilares ideológicos, Partido del Pueblo y PDC, son solo un espejo donde se deben ver los partidos que insisten en ser de corte ideológicos en una sociedad nuevamente dominada por el poder económico. Aún hay esperanzas, pero falta un Omar, un líder sincero e idealista, que guíe nuevamente a sus antiguos seguidores. De no aparecer, el PRD, como los otros partidos, dependerá de quienes lo lideren y no de su filosofía.

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por un futuro con credibilidad

Por un futuro con credibilidad
.
Javier Martínez-Acha

.

Para los que hemos trabajado campañas políticas impulsadas bajo la consecución de un ideal, que permita cambiar el estado de las cosas para mejor, teniendo como objetivo el estado de derecho y de bienestar, divulgaciones como las aparecidas la semana pasada en diversos medios de comunicación nacional, en relación al caso CEMIS y otros casos de corrupción, no hacen más que revivir las sensaciones de frustración, fracaso e impotencia que naturalmente provocan los escándalos relacionados con actos de corrupción, y que hemos sentido tristemente muchos de nosotros, bajo el ejercicio de incluso, gobiernos amigos.

Los corruptos en todos los gobiernos, partidos políticos u organizaciones son usurpadores del poder, porque sencillamente no han sabido gobernar con ética y moral. Las pasiones que desbordan las personas involucradas en los actos de corrupción son testimonios de debilidad, pero las pasiones del pueblo por conocer la verdad son testimonio de fuerza, pujanza e ímpetu.

Los testimonios conocidos por el país y teóricamente emitidos por algunos de los involucrados en los actos de corrupción, no dejan duda sobre la ruta que el estado panameño debe seguir, la investigación imparcial dentro de un verdadero estado derecho de todo acto de pudrición en el manejo de la cosa pública. Las leyes en este país son creadas con un fin y por ello existen, y ya es hora que la ciudadanía cuide su enérgico cumplimiento en todo momento, sin mirar quienes pueden ser los afectados por sus propios actos de descomposición en la práctica del servicio público. Es de trascendental significado conocer que cuando un país no aplica la ley en forma justa e imparcial, el camino para la tiranía comienza.

En política la verdad no necesita el oropel de la retórica. Más que verdad, lo que marca la diferencia entre blanco y negro en el ejercicio del servicio público y en la política, no es más que la percepción. En razón de esta concepción, no únicamente es necesario que se juzgue a los sospechosos y se condene a quienes sean encontrados culpables, solo hace falta que se perciba que este o estas personas son en efecto inhábiles para la conducción de un partido político o de un gobierno.

Para nosotros, los políticos que integramos el PRD y que hemos emprendido una cruzada para que el país le otorgue credibilidad nuevamente a nuestro partido, como ocurrió en la década pasada, debemos hacer de la probidad, la moral, la ética la carta de presentación ante la sociedad panameña. Por ello, no debemos tolerar que nadie que esté involucrado en escándalos de corrupción y de extorsión, pretenda dirigir a partidos políticos o gobiernos.

Los dirigentes, si se comprueba con todas las garantías procesales, y resulta cierto que hayan administrado el partido o el gobierno, para beneficio particular y que se les implicaría con frases como la publicada la semana pasada como, “tres se han enriquecido con el voto de 34”, o para los que creen en una propuesta electoral, el que “seis se hayan enriquecido con el esfuerzo, trabajo y esperanzas de miles”, en la vida, deben volver a representarnos en absolutamente nada. Nunca jamás en este país deben volver a suscitarse hechos bochornosos como los que se dieron hace siete años y que llenan de vergüenza a la clase política panameña de todos los partidos políticos. Nunca jamás, en ningún gobierno, debemos aceptar la percepción de corrupción en silencio porque los ciudadanos honrados deben medir sus derechos a través del cumplimiento del deber de combatir la corrupción.

Este será el compromiso a seguir para los actuales delegados nacionales del PRD que deben luchar por un futuro con credibilidad. Dependerá de nosotros, con la elección del CEN del partido durante la celebración del Congreso Nacional Extraordinario, que los escogidos por la mayoría tengan, no solo la capacidad de unir y organizar el partido, sino que también tengan la integridad y entereza que nos permita a todos dejar atrás esos bochornosos actos de corrupción, cuyas supuestas evidencias han sido publicadas recientemente, y que intentan crear un apocamiento a toda la membresía de nuestro partido que no permitiremos.

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Centro del Mundo, Corazón del Universo

Centro del Mundo, Corazón del Universo
.
Samuel S. Silvera C.
.

En meses recientes ha vuelto a tomar calor la unión de las Américas a través de Panamá.

El Presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha sido el mayor impulsador de esta idea, que si se realiza bien, sería de grandes beneficios para todos los países de la región.

Siempre he pensado que la forma más eficiente de conectar las Américas sería a través de un tren interamericano que viaje por todo el borde de nuestra costa Atlántica desde Cartagena, Colombia a Puerto Limón, Costa Rica.

El tren debería tener la capacidad de transportar pasajeros y todo tipo de carga (contenedores, granos, etc. ), para que rinda mejores beneficios a toda la región.

Los beneficios de esta ruta y su medio de transporte serían incalculables, pero me atrevería a mencionar los siguientes: 1. La ruta sería la menos dañina para el medio ambiente, 2. Abarataría los costos de viaje y por ende potenciaría el turismo en nuestro país y toda la región, 3. Impulsaría el comercio beneficiando muy especialmente a la Zona Libre de Colón, el Canal y los puertos, 4. Ayudaría al desarrollo de toda nuestra costa Atlántica que finalmente podría estar conectada en varios puntos al resto del país.

Con una obra monumental como esta nuestro país estaría haciendo honor al slogan de “Panamá Centro del Mundo, Corazón del Universo” y una vez más aprovecharíamos la geografía privilegiada con la que nos bendijo Dios.

.

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La política económica en su laberinto

La política económica en su laberinto

.
Juan Jované

.

El anuncio de la caída significativa del Indicador Mensual de Actividad Económica en el mes de mayo aparece, sin dudas, como un rayo inesperado en el cielo sereno del conocido grupo de economistas neoliberales, enquistados desde siempre en el Ministerio de Economía y Finanzas y las sempiternas empresas consultoras oficiosas.

Estos, pese a las advertencias en torno a la inminencia de la crisis, hicieron lo imposible para argumentar que la economía panameña se encontraba blindada frente a la crisis y que esta, además, mostraba un sano nivel de desacoplamiento con respecto a la economía norteamericana.

La crisis, sin embargo, ha terminado tocando las puertas al país, en condiciones tales que sus efectos resultan lo suficientemente amenazantes como para que la CEPAL pronostique que estos pueden llevar a la pérdida de 80 mil puestos de trabajo.

En este marco lo que resulta más dramático es que las noveles autoridades económicas no han sido capaces de concebir un plan, aunque sea medianamente articulado, para enfrentar la coyuntura en beneficio de la población. Esto puede deberse a varias causas.

La primera de estas está dada por la propia concepción del presidente en ejercicio, quien equivocadamente, siguiendo la línea de los economistas neoliberales, pensó, de acuerdo a declaraciones ofrecidas al periódico Capital, que la crisis internacional terminaría hacia diciembre del presente año, seguida de una recuperación vigorosa que podría servir de plataforma a la recuperación panameña.

Así mismo, el presidente de la república, en un artículo publicado hace algún tiempo en el diario La Prensa, argumentó que la salida a la crisis estaba en la expansión de las exportaciones. Desgraciadamente la salida de las exportaciones aparece bloqueada por la situación depresiva de los mercados internacionales, mientras que el momento de inicio de la recuperación internacional no solo aparece incierto, sino que ahora se entiende que la misma será, tal como lo ha reconocido el propio Bernanke, apenas gradual.

Una segunda razón se debe a las dificultades de implementar lo que hemos llamado el keynesianismo adulterado, las que se han elevado recientemente. Es así que pese a la aprobación de un marco legal que permite un gasto público que genere un déficit de hasta el 3 por ciento del PIB, el actual gobierno parece haberse congelado frente a las recomendaciones de julio de este año del FMI, quien considera que el país no debe pasar de un déficit del uno por ciento del PIB, de manera que la respuesta a la reducción de las recaudaciones debe ser la contracción del gasto público.

La tercera razón es que, por razones estructurales, resulta difícil pensar que un gobierno dominado por el sector comercial tome algunas medidas que, aunque sencillas, son esenciales para enfrentar la crisis. Es así, por ejemplo, que sería factible elevar el empleo protegiendo al productor nacional de bienes básicos, si a la par se reducen los aranceles de las materias primas utilizadas, se rompe con la especulación de los oligopolios del comercio y se decreta un aumento general de salarios, que permita restablecer la capacidad adquisitiva de los trabajadores, generando un inmediato incremento de la demanda efectiva por bienes básicos.

Otra vez el conflicto de interés parece jugar en contra de los intereses nacionales. Esto lleva a reiterar la necesidad de desarrollar un proyecto alternativo desde una perspectiva nacional, popular, democrática y sostenible.

<>

Publicado el 4 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.