Señor presidente, confiamos en usted

Señor presidente, confiamos en usted

.
ERNESTO A. QUIJADA

.
En verdad que los directivos y bases transportistas tienen la cara granítea, cuando se atreven a lanzarle ultimátums y a establecerle plazos al gobierno, para que los premie con explicaciones e indemnizaciones, por el proyecto gubernamental de dar solución final al feo y longevo problema que ellos mismos han establecido en la Ciudad de Panamá y las rutas interurbanas que sirven a los sitios aledaños a la capital del país especialmente, pero que también extienden su abanico de desorden al resto del país.

.
Con la idea de que aún están tratando con la presidencia de Martín Torrijos, de quien hicieron lo que les dio la gana gracias a su pusilanimidad y a sus directivos transportistas enquistados en las esferas políticas de su administración, pretenden chantajear al presidente Ricardo Martinelli con la amenaza huelguística de siempre.

.
El gobierno de Martinelli, tiene apenas 33 días de gobernar, por mandato constitucional de casi un millón de panameños, que confiaron en sus promesas de campaña. Y ese mandato lo recibió de una población asqueada de tantas sinvergüenzuras, chantajes, conciliábulos trasnochados y arreglos políticos con esa dirigencia corrupta, que intenta mantener la cuota de poder que lograron hasta con los militares.

.
No tiene Martinelli que tenerle miedo a eliminar los certificados de operación a quienes encabecen acciones para desestabilizar la capital. No enfrenta el gobierno ningún costo político a estas alturas. El costo político sería negativo si no frenan a estos insaciables malos panameños, que se niegan a modernizarse. Estamos casi seguros de que en esta oportunidad se van a estrellar contra el muro de firmeza, fuerza de carácter y, sobre todo, de una profunda convicción de entrega a la misión de componer éste país en beneficio de los panameños —elementos sólidamente integrados en la personalidad del mandatario— y así, los demonios del volante no tendrán otra alternativa que poner retroceso en sus planes de “meterle a Martinelli los pelos para adentro” , como decimos en buen panameño.

.
Pero de todas maneras, nos permitimos exhortar al mandatario, a fin de que no se deje chantajear por las amenazas de los políticos oligarcas de Canatra y por el contrario se confirme en los “zapatos del pueblo” , que está harto ya de tanta basura y deshonestidad por parte de los “demonios rojos” del transporte.

.
Siga adelante señor presidente con su planes del metro, pero no les de ni un solo centavo a los chantajistas. Las penurias, las angustias, los dolores, las lágrimas y los lutos que ha sufrido el pueblo durante tantos años por causa del desastroso sistema que ellos nos impusieron ya tienen que terminar. Así como salió a derrumbar muros y a ejercer la acción de cobros ante algunos irresponsables, de esa misma forma debe salir el presidente a ponerlos en su lugar. Yo no voté por Usted, señor presidente, pero me gusta su estilo.

.

<>

Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Instituciones democráticas en el ámbito internacional

Instituciones democráticas en el ámbito internacional

.
ROBERTO RUIZ DÍAZ

.

En décadas pasadas la característica regional era los gobiernos presididos por personajes salidos de revueltas políticas, incluso denominadas revolucionarias, pero que el denominador común era que llegaban al poder por vía de la fuerza y alterando el orden constitucional en cada país. Hubo muchos gobiernos alineados en ideologías que diferían de su propio comportamiento.

.
Militares que tuvieron en su momento el control absoluto de los poderes del Estado, por medio de las armas se hicieron de los mismos. Los tiempos han ido evolucionando, a nivel mundial, la guerra fría dio paso a diálogos, con los cuales se han logrado avances en el respeto a la autodeterminación de los pueblos. Así se logró derribar el muro de Berlín, y la apertura con la Perestroika.

.
En lo que respecta a nuestra Región, se fue dando paso a las democracias que se iban consolidando por medio del respeto a la voluntad popular. Que existan gobiernos de diferentes tendencias no les resta idoneidad, pues han sido elegidos por la voluntad popular y son en su momento los encargados de dictar las políticas de sus respectivos Estados. No podemos bajo ninguna circunstancia tolerar que exista desconocimiento de las autoridades debidamente electas en cada Estado. Por el contrario, como país debemos coadyuvar a que efectivamente la institucionalidad democrática sea respetada, la voluntad del pueblo no puede variarse, por el simple capricho de algunas personas de querer hacerse con el poder.

.
Cada país es dueño de sus asuntos internos, y ningún otro Estado puede y debe interferir en las decisiones que cada gobernante tome, por el contrario, la misión del resto del conglomerados de países es buscar y prestar toda la ayuda y cooperación necesaria, para que las partes en conflictos logren acuerdos, que al final permitan que efectivamente la convivencia pacífica se dé en esos Estados, donde hay que respetar la independencia de cada uno.

.
Panamá por excelencia ha mantenido su posición neutral frente a conflictos, donde la voluntad popular esté en juego y sobre todas las instituciones democráticas se vean en peligro, de allí su rol conciliador y buscador de acuerdos y arreglos, para lograr que efectivamente se puedan superar los conflictos.

Así ha sido Panamá, donde la posición conciliadora será el norte en las relaciones internacionales, y se exigirá respeto con altura entre todas las partes. Hoy existen conflictos regionales, pero en todo caso, el Estado panameño seguirá manteniendo su postura de respeto a las democracias y autodeterminación de los pueblos, sin caer en la confrontación, eso sí, abriendo puertas a los diálogos de altura donde en el fluir de ideas y consensos sean el norte para la solución de los problemas.

.

<>

Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Mataron al halcón, y nació un águila

La opinión del Abogado y Militar retirado…

.
ROBERTO DÍAZ HERRERA

.
Fueron fracciones cuánticas de segundos las que pasaron veloz, fugazmente por su mente; un minuto habría equivalido a la eternidad, en esa sucesión microtemporal. Omar, más que su cuerpo, que solo atinó a incendiarse, aun su mente, que apenas supo captar cuando ya se destemporalizaba.

Fue su espíritu el que le dijo: “nos vamos Omar, nos vamos, ya hiciste bastante, no te arrepientas ahora de nada, deja todo en manos de Jesús”. El Maestro de Maestros llegó, personalmente, a buscarlo, muy, muy por encima de las colinas del Cerro Marta. Quisieron matar un Halcón, e hicieron surgir un Águila, de historia permanente. Les salió mal el cálculo.

.
Podían festinar con Panamá, ir a vender drogas masivamente en las mismas calles de Washington D. C, para recoger millones y comprar armas en Europa, para derrocar o matar sandinistas-comunistas.. Para algunos blanquitos, cocaína especial de Colombia, para la mayoría de negritos, crack, de cierta calidad, no tan tostada. Lo que tostarían serían los cerebros juveniles.

.
¿No tendría George Bush padre temor a ver algo malo en sus hijos o nietas? ¿Se justificaba matar a ese líder? ¿Y al capitán Azael Adames, con una esposa jovencita? ¿A la dentista joven que por pedido de Carmen, la compañera de estudios, le pidió acompañar a su padre hasta Coclesito por problemas en sus prótesis? Su pequeño auto, camino a Chiriquí donde sus padres, quedó en un rincón de Coclé, estacionado en espera de su dueña.

.
Omar Torrijos no sintió el más mínimo dolor, aunque su espíritu iba alterado, mucho. No esperaba ver a la muerte tan pronto. La esperaba sí, lo había anticipado “ha de ser violenta”? Sabía que lo acechaban.

“Nadie es inmune a un atentado, planeado para cada día tuyo, Roberto, terminas cansándote de huir de eso”. Le faltaban, pensó en ese intermedio del alma y la carne, muchos ajustes por Panamá: “he dicho repliegue muchachos, no más política en los cuarteles” (menos, digo yo, candidaturas de uniformados).

.
Él había volado muchísimas millas, visto rostros muy notables. También tuvo el solaz pecador de mujeres bellas. ¿Qué hombre que lo es no siente al menos el deseo? Pecan hasta obispos, lo sabemos. Cuando su alma iba a elevar una protesta, Jesús lo calmó: “Ven Omar, aquí están José María y Joaquina, sonrientes de verte, no tristes, los verás; además conocerás hoy mismo al Padre, el mío y el tuyo, y a mi Madre, y sentirás su fragancia, y entonces no extrañarás nada más, te lo prometo”. Y el espíritu—águila se dejó llevar. Ante sus cenizas humeantes, nada menos que monseñor McGrath decía: “Omar tuvo el espíritu de misericordia del Señor, amó a los pobres no solo de Panamá, sino del tercer mundo”.

.
Algo parecido escribió otra gran pastor, también difunto, Néstor Jaén, impecable. Ninguno de los dos perredés (lo cual es un rango solamente, el Torrijismo tiene jerarquía). ¿Tales frases sinceras las comprarán en el funeral de algún millonario, solo por serlo?

.
Eliminaron salvajemente a un Halcón en pleno vuelo. Dejaron para siempre a un Águila rondando el Cerro Ancón, jugando con el Pabellón Nacional. Seguirán algunos odiándolo. Él no está para hacer caso de eso. Lo alegran miles y miles de corazones encendidos, humildes personas la mayoría, que le cuenta a sus hijos y nietos: “yo conocí a ese hombre, no me jodan, ese sí era un líder”.
.

<>Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Nueva directiva

Nueva directiva
.
José Carr M.
.
Don Guillermo Ros-Zanet
Director de la Academia Panameña de la Lengua
Respetado y querido poeta:

Hace un año Ud. me distinguió, designándome como representante de la Academia Panameña de la Lengua ante el Consejo Nacional de Escritores. Tal como a Ud. le consta, desempeñé las tareas que dicho mandato me impuso con la responsabilidad y la altura que tan alta representación me exigía.

El pasado jueves 23 de julio, la Academia Panameña de la Lengua renovó su directiva y Ud. dejó de ocupar el cargo de Director que, hasta el presente, ha desempeñado en dicha institución.

He examinado la nómina que compone la directiva que el jueves tomó posesión para regir los destinos e la Academia y, salvo por la presencia en ella del poeta Tristán Solarte, como Director sustituto, y del Dr. Franz García de Paredes en calidad de Bibliotecario, no encuentro razones ni motivos para sentirme distinguido u honrado representando a la Academia o cumpliendo un mandato bajo dicha directiva.

Me resulta imposible trabajar para una directiva que no tiene los méritos ni la trayectoria de quienes hasta hace poco ocuparon tan elevada posición en calidad de Directores de la Academia o de simples directivos y, sin excepción, ostentaron y nos legaron una obra enriquecedora del pensamiento, la cultura y el idioma.

Sírvase recibir con esta carta mi renuncia irrevocable a la representación que desde hace un año ostento ante el Consejo Nacional de Escritores y reléveme del mandato que le acepté, y hasta hoy, llevé como timbre de distinción y honra.

De Usted, con mi respeto y afecto,

José Carr M.

cc. Álvaro Menéndez Franco
Presidente del Consejo Nacional de Escritores

Carlos Fong
Secretario del Consejo Nacional de Escritores

<>

Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Juntos en la eternidad

Juntos en la eternidad
.
Pastor E. Durán E. – Educador
.
El pasado sábado 18 de julio tuvo lugar el funeral de Domingo “Yiyo” Bethancourt Aparicio en Punta Chame, pequeño pueblo pesquero de donde era oriundo. “Yiyo”, de 63 años, era un hombre humilde, trabajador, sufrido, solo, enfermo, excluido, profundamente servicial. Era hermano de Alcibíades “Chivale” Bethancourt Aparicio, desaparecido el 16 de febrero de 1971, en el período más crudo y tenebroso de la dictadura militar que sobre el país impuso, a sangre y fuego, Omar Torrijos Herrera y su camarilla golpista.

Fue precisamente Domingo quien tuvo que llevar al subteniente Darío Mascuñana, considerado “amigo” de la familia Bethancourt, y otros militares hasta Punta Chame, viajando en helicóptero desde Tocumen a buscar a su hermano “Chivale”, adversario del régimen militar, perteneciente al grupo Vanguardia de Acción Nacional (VAN) que, a su vez, era parte del Frente de Resistencia Popular (FRP), objeto de persecución encarnizada por parte de los militares.

Al encontrarlo, y siempre confiando en la supuesta amistad de Mascuñana, Alcibíades Bethancourt se avino a regresar a la ciudad capital, siendo conducido al Cuartel Central de la Guardia Nacional, en donde Domingo lo vio por última vez. Nunca más se supo de “Chivale”, sembrando un profundo dolor en la familia que, a pesar del tiempo transcurrido, aún persiste.

Por supuesto que en aquel tiempo cuando todos los derechos y libertades fueron conculcados, los ingentes esfuerzos de la familia para saber del paradero de “Chivale” fueron desatendidos por las autoridades. En la investigación que finalmente se abrió a insistencia de la familia el 31 de enero de 1990, poco más de un mes después de la caída del régimen militar, se vinculó al hecho de esta desaparición forzada, a Mascuñana, Nivaldo Madriñán, Manuel Antonio Noriega, Melbourne Walker, Miguel Ángel Quirós Ábrego y al sargento Sánchez Galán.

Según la Magistrada de la Corte Suprema de Justicia de aquel entonces, Aura Emérita de Villalaz, la Corte Suprema de Justicia dejó constancia de que en este caso, “… no se hizo investigación alguna hasta el mes de enero de 1990“, y, a pesar del esfuerzo por impulsar las sumarias frente el exceso de denuncias presentadas, “… se ha registrado por parte de los abogados, a nombre del ejercicio de la garantía de la defensa, la interposición de una serie de medidas dilatorias que al entorpecer la investigación, han favorecido la prescripción de los hechos”.

Los Crímenes de Lesa Humanidad y de violación a los Derechos Humanos no prescriben. La justicia panameña tiene que adecuarse a esta norma.

Domingo, al fin, encontrará a Alcibíades en el gran misterio de la vida y estarán juntos por siempre, en la eternidad de Dios.

<>

Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

En torno a la inseguridad en Panamá

En torno a la inseguridad en Panamá

.

Arnulfo Arias O. – Abogado

.

En el año 2008, la niña Angela Rivera, de tan solo dos años de edad y mientras bebía su biberón, muere víctima de una bala perdida en medio de una balacera entre pandillas en Chorrillo. Esa elocuente tragedia debió impactar a todos los panameños que, en alguna medida, se pudieron identificar con el inmenso dolor de los padres; pero más allá de esa conciencia ciudadana, debió llamar especialmente la atención de las autoridades, cuyo propósito primordial es proteger en su vida, honra y bienes a los ciudadanos de este país.

La conservación de la vida humana en defensa de una agresión no provocada tiene plena justificación y obedece a los dictados de la propia naturaleza y a principios universales de moralidad que prevalecen sobre cualquier normativa. Cualquier iniciativa que nuestras autoridades tomen con ese fin de protección debe quedar enmarcada dentro de la máxima que puntualmente dicta que el fin justifica los medios. La vida y la seguridad ciudadana vienen a ser la esencia y los pilares sobre los cuales descansa una sociedad civilizada.

Una población sitiada por el crimen, debe defenderse a través de mecanismos comprobados que aseguren su supervivencia, su integridad y su voluntad suprema de autogobernarse. Cuando la criminalidad cae dentro de las fronteras de la anarquía, victimizando a sectores productivos del país y a los ciudadanos que solo aspiran vivir en una sociedad que permita la sana crianza de sus hijos, estamos ante una devastadora realidad, en la que se ha declarado abiertamente la guerra sin cuartel a la sociedad.

Como una reacción natural y lógica a estos ataques, nuestros gobernantes deben necesariamente tomar medidas enérgicas encaminadas al fin supremo de la conservación de la vida e integridad de los ciudadanos que están siendo victimizados.

Considero que las medidas que se han adoptado son una simple y llana respuesta a un clamor popular incandescente. No se puede tapar el sol con un dedo. Considero, además, que ha sido efectivamente responsable por parte de las autoridades correspondientes asumir su obligación natural y lógica de defender a la sociedad.

Por lo anterior, hacemos eco de ese clamor popular e instamos a la continuidad de todas aquellas acciones, por drásticas que sean, que permitan combatir el crimen sin descanso y sin trinchera. En algunos casos, la reacción llega en forma tardía; una vez segada brutalmente la vida de un inocente, nada la podrá reemplazar.

Por ello, antes de que la anarquía del crimen y la violencia brutal toque nuestras puertas, demos como población un seguro voto de confianza y estrechemos la mano aquellos que, motivados por la vocación de servir, quieren hacer la diferencia en nuestro país.

A quien pone bien su proa, no le importa hasta donde llega, sino hacia donde se dirige. Y así, si aquellos que han asumido el compromiso sagrado de proteger a la sociedad tienen como meta la lucha tenaz contra la lacra social del crimen, que solo presten oídos a Dios y a la Patria. Una sociedad entera y la propia historia sabrá reivindicarlos.

<>

Publicado el 3 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

La opinión del profesor

La opinión del profesor
.
Manuel Castro Rodríguez
.

“Falta privatizar la CSS, el IDAAN, la Universidad Nacional y, porqué no, al mismo Gobierno”, expresó un comentario hecho el 2/6/2009 a un artículo escrito por John Bennett Novey. Entre los objetivos de los neoliberales, se encuentra la privatización de la Universidad de Panamá (UP). Desde hace varios años, el señor Bennett Novey ha venido denunciando la pésima calidad de la UP; coincido con su denuncia, pero la solución no es la privatización.

Por ejemplo, desde hace cuatro años la Universidad Interamericana de Panamá (UIP) y ULACIT pertenecen a Laureate International Universities. Aunque la Rectora de Asuntos Corporativos posee las competencias necesarias para ser una excelente Rectora, de la UIP y ULACIT siguen egresando analfabetos funcionales.

Hace dos años, el Dr. José Torres, ex Director de Investigación y Postrado de la Facultad de Economía, publicó ‘El verdadero rostro que se oculta en la Universidad de Panamá tras su autonomía’. En cinco mil ochocientas palabras, el profesor Torres analizó los problemas existentes en la UP. Expresó que “el incumplimiento y poco importa con los compromisos externos e internos de la Universidad de Panamá es el resultado, en los últimos 17 años y salvo el trienio 2000-03,  de las administraciones del actual Rector Gustavo García de Paredes que ha venido configurando a lo largo de este periodo lo que ya hoy es un régimen autocrático, represivo y corrupto que encuentra en la propuesta de anteproyecto de Estatuto Universitario su expresión más regresiva e irreverente”. Entre los profesores que respaldaron estas palabras, se encontraba Mariela Jiménez, la actual Ministra.

Ni Mariela Jiménez ni el presidente Martinelli han respondido el correo que les envié el 29/6/2009 (Panamá América, 20/7/2009). Ambos continúan guardando silencio cómplice ante la violación de la libertad de expresión en la Universidad de Panamá. ¿Ése es el cambio?

Nuestro sistema educativo necesita el debate público. El 7/10/1935, al inaugurar la UP, el Dr. Harmodio Arias Madrid expresó: “Es imposible sostener una democracia donde existe irrespeto a la libertad de protesta. (…) El hombre instruido no se somete jamás a los lazos denigrantes de la servidumbre”.

<>

Publcado el 3 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.