Diputados cumplan con su deber de hacer leyes

Diputados cumplan con su deber de hacer leyes

.
Ramón Ramón Betancourt
.
En cierto momento de su reinado, el emperador Calígula (12-41 d.C.) se presentó ante el senado romano trayendo consigo a su caballo ‘Incitatus’ (en latín, Impetuoso) y acto seguido, dirigiéndose al pleno de la augusta cámara profirió “He aquí señores, les presento a ‘Incitatus’, el nuevo cónsul de Bitinia”. Tal exceso no correspondía a una acción aislada, este era un acto premeditado y que de manera irónica traducía el desprecio del emperador por las instituciones públicas romanas.

No le era ajena a nadie la antipatía de este y de todos los emperadores por aquellos funcionarios, los cónsules. Estos con su actitud pusilánime y servil, su corrupción, su inoperancia, sus sobrados y excesivos privilegios, su oneroso costo, constituían en conjunto un auténtico lastre para la economía romana. Muchos de estos cónsules, no habían sido capaces de proponer, modificar o abolir una sola ley en años.

Estos señores no se enteraron jamás de su verdadera función: que era legislar buscando los mejores intereses de la patria. Su placentera vida transcurría inmersa en lujos, adulaciones, exoneraciones, viajes, banquetes, etc., todo a buena cuenta de los contribuyentes. Llegar a una cámara legislativa, ha sido relativamente fácil, basta con tener un padrino lo suficientemente influyente o poderoso como se aplica al caso particular de ‘Incitatus’.

Otras veces una buena dosis de ingenuidad y baja autoestima popular, combinadas con un excelente patrocinio o una conveniente cuenta bancaria bastan.

No es este un reto para todos, aunque todos, incluyendo a ‘Incitatus’ pueden llegar a ocupar un puesto de cónsul, diputado, legislador, senador o similar. A la mayoría de estos, cuando ven desnudada su infortunada incapacidad para la misión encomendada es común verles abocados a labores más artesanales, que exigen mucho menos intelecto, pero que son más redituables en concepto de votos: ferias libres, patrocinar canchas, todo muy bien identificado con las letras HD, por supuesto; becas escolares, puentes, carreteras; regalar pollitos.

¿Es posible señores diputados que entiendan ustedes que no fueron elegidos para realizar ninguna de las acciones y propósitos destacados previamente? El Estado no necesita de tan costosos e interesados intermediarios para hacer efectivo su deber ante las necesidades concretas de la sociedad. Creo en la existencia de una cámara legislativa y en la conservación y separación de los poderes del Estado. Lo que no admito es una asamblea de privilegiados a los que además se les premia su incapacidad, corrupción y pérdida de la dirección; que legislan, no en pocas ocasiones, para el propio beneficio, que hacen de todo, menos lo que deben y para quien se deben. Tienen una oportunidad para que le devuelvan el brillo y decoro a la Asamblea Nacional.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

De los bienes patrimoniales

.
De los bienes patrimoniales

.
Emma Mendoza A.
.

Algunos panameños aún no salimos de la sorpresa, después del largo sufrimiento que padecimos durante el nefasto gobierno que acaba de concluir, signado por la venta incondicional e irregular de islas, costas y montañas, donde imperó el irrespeto por los bienes patrimoniales. Nos encontramos hoy frente a un hecho de injustificable autoría, como lo constituye la continuación de las obras en el PH Plaza Independencia, cuyos trabajos “continuaron pese al intento de la corregidora de San Felipe por suspenderlos, ya que estos violan las normas de conservación en el Casco Antiguo…”.

En reiteradas oportunidades, la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico ha escrito a la Dirección de Obras y Construcciones Municipales para informarle que en el PH se han encontrado situaciones prohibidas por ley.

Desde antes que feneciera el pasado gobierno, la Dirección de Patrimonio Histórico, en cumplimiento del sagrado deber de preservar la memoria cultural e histórica de la Nación, ordenó la suspensión de la obra, pero el entonces ingeniero municipal, Jaime Salas, en contubernio con los devastadores, ordenó la continuación de los trabajos.

Hoy, el hecho, suspendido temporalmente, se reanuda, pues el “nuevo” ingeniero municipal, desconociendo normas y leyes, solo objeta algunas irregularidades que tienen que ver “con unas salidas eléctricas y de plomería”.

¿Ignora acaso el nuevo ingeniero municipal que las normas que sustentan la determinación de la Dirección de Patrimonio Histórico derivan de la Ley 14 de 1982, preservadora de los bienes patrimoniales? ¿O existen razones de fuerza , y no es la fuerza de la razón la que determina la imposición del PH Plaza Independencia?

Si lo anterior ocurre por desconocimiento, no se exime de responsabilidad a quienes frente a la Administración Pública tienen el deber de ilustrarse, asesorándose con los especialistas en la Dirección de Bienes Patrimoniales. Si ocurre con plena conciencia de la violación de la norma, tememos que la pauta en el transitar administrativo no se diferencie mucho de lo anterior.

Preservar los bienes patrimoniales y culturales constituye uno de los imperativos categóricos de cualquier nación. La memoria histórica y cultural de un país, constituye el cemento que lo cohesiona, le da personalidad e identidad social.

De allí que las grandes naciones se nutren y alimentan a sus asociados con los valores culturales heredados o sea el arquetipo a seguir, fuera de toda discusión o arbitrariedad. Para estas, la preservación de los mismos es imperioso moral y socialmente, en consecuencia constituyen parte de la simiente del arquetipo a seguir, por lo que está fuera de toda discusión o arbitrariedad.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El tema indígena y la panameñidad

El tema indígena y la panameñidad

.
Miguel A. Boloboski Ferreira
.

Las disparidades regionales en Panamá son abismales además de evidentes. El ingreso per cápita y calidad de vida de los ciudadanos residentes en el área metropolitana (excluyendo San Miguelito) con respecto a las demás provincias y regiones son un insulto. Este desequilibrio pudiera superarse únicamente en la medida en que se opte por políticas equilibradas de desarrollo.

Preocupación especial debieran causar las zonas indígenas. Nuestro país a diferencia de otras latitudes de América Latina, con énfasis en Bolivia, Perú, Chile y Ecuador, no ostenta una población indígena altamente beligerante. Pero eso bien pudiera cambiar en cualquier instante. Es definitivo y así se le reconoce internacionalmente al país, que las zonas comarcales representan un gran avance en materia de reconocimiento a los derechos indígenas, mas no podemos conformarnos con este solo hecho. A los indígenas además de respetarlos hay que incorporarlos dignamente al concepto de la panameñidad como fundamento de la entidad nacional. Para que Panamá ande bien, el indio nuestro tiene que andar. Ya en 1891, José Martí en Nuestra América, de manera clara, premonitoria y terminante indica que; “hasta que no se haga andar al indio, no comenzará a andar bien la América”.

El abortado proyecto (par de horas duró) de “construcción de una carretera por la comarca de Kuna Yala”, es un ejemplo claro de nuestra conducta histórica. Olvidemos a los colombianos y al resto de los suramericanos. Concentrémonos en nuestras necesidades. Llevemos a debate (serio) los proyectos de desarrollo bien sustentados, con políticas equilibradas y sostenibles de desarrollo que incorporen al resto de los ciudadanos de este país al concepto de panameñidad de don Justo Arosemena. Escuchemos a los ambientalistas (y que ellos también escuchen), a los indígenas, a los empresarios, obreros, campesinos y a todo aquel que tenga algo que decir, pero actuemos, seamos proactivos ante nuestras carencias, deficiencias y errores históricos. Pito, Anachukuna, Carreto, Kipin Muru, Sukunya, Napakanti, Mansukum, Ustupo, la costa arriba de Colón, son algunas de las comunidades que bien pudiéramos incorporar al tan cacareado concepto de la panameñidad.
.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Carrera… a la carrera…

.
Carrera… a la carrera…

Daniel R Pichel

.

Antes de tocar el tema de esta semana, diré que me parece una buena idea hacer un conversatorio público sobre el tema del sistema único de salud. Con gusto acepto la invitación para que discutir qué es lo que más conviene al sistema público de salud.

En los últimos días, hemos sido testigos de la discusión que se dio en la Asamblea sobre la carrera administrativa. La conclusión: en este paísito nuestro, cualquier mamarracho se gana el derecho a sentarse en una curul. La exhibición que hicieron para tratar de bloquear la discusión del proyecto en la comisión de trabajo fue bochornosa. Ver a estos tipos vociferando y dando golpes en las mesas, demostró que son lo que ya sospechábamos que eran. Como si aquello no hubiera sido suficiente, utilizaron otros métodos tan civilizados como el de arrancarle los documentos de la mano a quien intentaba leerlo y echarle agua encima a los papeles, en una actitud que parecía más propia de un chiquillo que de un diputado. Pero, en el fondo, lo que estos tipos demostraron fue su agobiante frustración porque saben que no cuentan con los votos para aprobar nada durante los próximos cinco años.

Hacía mucho tiempo que no veía una apología de lo absurdo con tanta vehemencia. Fue increíble ver a lamebotas profesionales acusando a Ricardo Martinelli de “autoritario” e “imperial”. ¿Acaso no recuerdan cómo sus padrinos uniformados daban órdenes “desde ya” y ellos las acataban sin chistar?… Estos tipos trataron de usar todos los recursos dilatorios sin alcanzar su objetivo. Finalmente, se aprobó la modificación de la ley. Porque no nos llamemos a engaño… El pasado gobierno se dedicó a inscribir en la Carrera Administrativa a cuanto copartidario pudieron, cultivando el clientelismo del que han hecho alarde, en especial desde que se autoriza la inclusión en “la carrera” sin llenar requisito alguno. Así, como escuché en los medios, hay oficinas donde, cuando se le pregunta a un funcionario si sabe utilizar una computadora: dice “no, pero yo estoy en la carrera y no pueden botarme”. Si es este el caso, es imprescindible modificar todo lo necesario para que el gobierno pueda deshacerse de la caterva de parásitos que pululan por las oficinas públicas con el único objeto de garantizarles un salario sin que tengan funciones concretas.

Como ejemplo, puedo citar algo que viví hace un mes cuando tuve que renovar mi pasaporte. En la oficina correspondiente, al momento de recoger los documentos, había dos escritorios separados por una distancia no mayor de cinco metros, donde había un supuesto funcionario, cuya labor consistió durante media hora, en llevar los libritos azules entre esos dos escritorios. Lo que oyen, un salario que se le paga a alguien que hace algo que se solucionaría con que simplemente estiraran la mano quienes ocupan los dos mostradores.

Esa misma semana había tenido que renovar mi licencia lo cual se hace en una oficina con una concesión privada. El trámite completo me tomó unos quince minutos, todo el personal fue extremadamente amable y no puedo decir que viera a nadie perdiendo el tiempo. Entonces, tengamos claros que, si no se garantiza la eficiencia en las entidades estatales, lo que se logrará, terminaremos pidiendo la privatización de los servicios. Digan lo que digan Frenadeso y Comenenal.

La carrera administrativa busca evitar el despido de unos funcionarios para reemplazarlos por los de otro partido que llega al poder. Pero si esa misma carrera se usa como mecanismo para favorecer el clientelismo y “embotellar” copartidarios, su razón de ser queda completamente desvirtuada y pasa a ser más problema que solución. Deben modificarse las normas que rigen la carrera, pero para nombrar personas capaces y con ánimo de dar un buen servicio y no solo para cambiar a unos parásitos perredés por otros cedés, panameñistas, patrióticos o molirenas.

Si queremos un verdadero cambio en el país es necesario que comiencen a nombrarse personas capacitadas y comprometidas con la eficiencia.

Todo esto, junto con la cadena de escándalos que aparecen en cada cajón que se abre en ministerios y entidades gubernamentales nos debe servir de ejemplo para que entendamos que nuestro deber como ciudadanos consiste en vigilar el cumplimiento de las leyes, y que si no denunciamos las irregularidades, estamos siendo cómplices de una situación que de seguir como va, terminará ocasionando el colapso de las instituciones democráticas, con la consecuente aparición de algún payaso al estilo de Hugo Chávez o Mel Zelaya que pueda ser elegido por la mayoría, simplemente porque ya estamos hartos de que todos los políticos hagan las mismas cochinadas.

.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Crónica de una falsedad

Crónica de una falsedad

Ing. Ramón Cardoze Q. – Ex director General de PanDeportes

.
Debo refutar el escrito del Dr. Rolando Villalaz Guerra aparecido en El Panamá América titulado “Crónica de una infamia” por tendencioso,  plagado de falsedades y verdades a medias.

La Contraloría General de la República, a raíz de una publicación del Panamá América en mayo de 2005, inició de oficio una investigación sobre el uso de fondos suministrados por el INDE al Comité Olímpico de Panamá para gastos de la delegación que nos representó en los Juegos Olímpico de Atenas, Grecia en el 2004. La auditoría encontró que B/27,610.12 no tenían sustentación válida por haberse utilizado en rubros no contemplados en el presupuesto de B/.130.000.00 que el COP presentó al INDE para el viaje a Grecia.

En la aludida publicación, la reportera Gabriela Herrera consignó, entre otras cosas, que: “Sánchez, (Melitón) reconoció que hubo malos manejos de los fondos, al igual admitió que se faltó a la ética al consumir cervezas con los dineros destinados a los atletas”, y que obsequió dos relojes Swatcht, “uno para el conductor y otro para una azafata”.

Como Director General del INDE, requerí al señor Melitón Sánchez la devolución de los B/27,610.12 y no lo hizo y en vista de ello, la Contraloría remitió el caso a la DRP la que, a su vez, compulsó copia del expediente al Ministerio Público para que investigara la posible comisión de un hecho punible. Fue entonces que el sindicado Melitón Sánchez devolvió, con fondos provenientes del COP, la suma faltante del informe de gastos de la delegación.

No voy a detallar los pormenores de los áuditos, criterios jurídicos y las pruebas acopiadas por la Fiscalía existentes en el expediente que hacen que el sobreseimiento decretado por el Juzgado Décimo Quinto del Circuito Penal resulte por demás sospechoso y objetable pues se funda en un precario alegato sobre si los reos eran o no funcionarios públicos y si los fondos eran un aporte para Melitón y el COP sin tener la obligación de rendir cuentas y devolver lo no utilizado al INDE.

Lo que sí debo cuestionar es el intento del letrado Villalaz Guerra, de presentar a los sindicados como víctimas de una campaña orquestada para destruir la honra y reputación de los encartados, entre otros por el suscrito.

Los señores Melitón Sánchez y Roger Moscote en su condición de Presidente del COP y Jefe de Delegación respectivamente, tenían el deber y la responsabilidad de hacer un buen uso de los dineros públicos que el INDE les confió para que administraran, en el marco específico de la asistencia de la delegación panameña a los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas, cosa que incumplieron al utilizar, parte de esos fondos, en gastos no presupuestados como regalos y bebidas alcohólicas.

No puede ser calumnia ni difamación el ejercicio de las facultades que la Ley otorga al Director General de una institución del Estado, a la Contraloría General de la República y al Ministerio Público en la persecución de los delitos. Si así fuera, ¿Porqué el Dr. Villalaz Guerra no pide poder a los sindicados para interponer las querellas que corresponderían?, ¿Por qué Melitón Sánchez no alegó calumnia o injuria al Ayuntamiento de Barcelona cuando en el marco de los Juegos Olímpicos de 1992 lo detectó revendiendo boletos de los eventos?.

Por otra parte el suscrito nunca querelló o denunció pues, repito, el expediente se instruyó de oficio a partir de lo actuado por la Contraloría y la DRP. Sin embargo, espero que la Fiscalía haya apelado la decisión del juzgador y que el Segundo Tribunal Superior de Justicia decida el mérito del pedido de llamamiento a juicio. Si es así, existe la posibilidad de que la “crónica de una infamia” del Dr. Rolando Villalaz Guerra, se convierta en la crónica de una falsedad.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

El Tribunal Electoral

.

El Tribunal Electoral
.
Alberto E. Fadul N.

Es importante que la ciudadanía comprenda que los partidos políticos, son empresas privadas privilegiadas frente a aquellas personas independientes, a quienes les interese ser candidatos (as) a cargos de elección popular.

Los partidos políticos, siempre tendrán una enorme ventaja frente a las personas independientes, en función de alcanzar el poder. Su capacidad organizacional les ofrece mecanismos efectivos para estructurarse a nivel nacional; lo cual hace comprensible que, para el cargo de Presidente de la República, los partidos políticos, históricamente experimentados, tengan mayores posibilidades de triunfo.

Esta ventaja también se extiende a nivel del Tribunal electoral conformado, históricamente, por sobresalientes expertos políticos que han pertenecido a éstos por muchísimos años, sumándose a ello la potencialidad de reelección en dicho cargo. Incluso las entidades nominadoras, por carecer de objetividad, han considerado como requisito, no establecido en la Ley, que la experiencia en la actividad política es fundamental, en la escogencia de éstos. Por tal razón, considero que el artículo 142, de la constitución, debe expresar que tal no es una condición necesaria; igualmente, en dicho artículo debe impedirse la reelección y eliminar el suplente, lo cual acarrea un gasto innecesario y burocrático.

No deseo ser, especialmente, crítico de la labor de los Magistrados electorales. Felicito al Magistrado Presidente por su labor y particularmente por el contenido de sus palabras, en lo técnico, durante el acto de proclamación del Presidente electo. Aunque no trató el tema de los candidatos independientes al cargo de Presidente de la República, que será efectivo en el 2014, en lo relativo a factores condicionantes y limitantes.

¿Qué no nos trae la influencia y experiencia política de los Magistrados del Tribunal Electoral? El que, en ningún momento, hayan efectuado recomendaciones, dentro de su área de competencia, referentes a modificaciones constitucionales en lo relativo a una diversidad de temas de carácter político. Ejemplos: Eliminación de los residuos en la elección de Diputados. La innecesaria existencia de los suplentes de diputados. La revocatoria del mandato, por los partidos, de diputados electos por votación popular. La iniquidad resultante en postulaciones libres, frente a los partidos políticos. El que dentro de las representaciones de los diputados, esté la de sus partidos en la Asamblea Nacional, etc. Temas vitales referentes a la independencia de dicho Órgano del Estado, que limitan el funcionamiento objetivo del mismo.

El gobierno del cambio debe promover la necesidad de reformas constitucionales.

.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Usemos la Gran Terminal

Usemos la Gran Terminal

Modesto Rangel Miranda
.

Desde los inicios de la humanidad, uno de los aspectos importantes ha sido la forma de cómo el ser humano podría canalizarse para transportar sus alimentos, sin embargo, muchas causas debilitaron el uso de equipos antiguos que no facilitaban la forma de comunicación. Con el devenir del tiempo, grandes civilizaciones decidieron utilizar los viejos Carros de Guerra para transportarse. Con el paso del tiempo fue acrecentándose más la necesidad de proyectar diversas formas en materia de comunicación y de equilibrar el nivel de vida y subsistencia por lo que determinó la utilización del caballo, Pasados los siglos, la necesidad de empezar a utilizar los principales sistemas de comunicación fueron adquiriendo importancia. Pero todo tiene su desgaste como lo han sido los carros, autobuses a medida que corre el tiempo. Estas deficiencias marcan el porqué muchas veces los dueños de vehículos no quieren mantener sus unidades en buen estado, como son los denominados taxis piratas en la ciudad de Panamá que para muchas personas significa un buen uso. Pero es triste ver como los usuarios no comprenden que utilizar estas unidades son un verdadero peligro por no utilizar la Gran Terminal de Transporte que ha sido el verdadero esfuerzo para todos los usuarios. Las acciones realizadas por la Policía y la Dirección de Transito constituye el respeto a esos conductores que desean brindar un excelente y adecuado servicio a los miles de usuarios que abordan la terminal de Transporte. Pero especifiquemos que buscan los taxistas piratas, solamente buscan llevar pasajeros, brindar un servicio ilegal y no promover una actitud consciente de que estas unidades no brindan un adecuado servicio. Los usuarios panameños y extranjeros deben entender que estas personas brindan un servicio ilegal y no es el adecuado. En otras ocasiones muchos usuarios han sido víctimas de robos, dentro del vehículo cuando llegan al sector de Loma Cová, después que pasan la antigua entrada del Comando Sur en Rodman. Si bien es cierto los usuarios aducen que no hay buses en la Terminal después de la 11 de la noche. Entonces, cuál es el verdadero beneficio de los Taxis Piratas, la respuesta es que no hay beneficio de usar los taxis piratas. La mejor opción es que se proyecte un cambio positivo dentro de la terminal de transporte por parte de las unidades vehiculares de la ruta del sector oeste de Panamá con un horario rotativo durante las 24 horas con acciones que vayan en beneficios de mejorar la calidad de vida para el usuarios pero también acompañado con el mejoramiento de los buses donde el usuario comprenda que la inversión de la Terminal es beneficiosa.
.

<>

Publicado el 2 de agosto de 2009 en el diario El Panamá América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.