Violencia silenciosa que ataca a nuestros hijos

.

Violencia silenciosa que ataca a nuestros hijos

.
Bertilda Herrera Anria
.

El síndrome de alienación parental (SAP) es un proceso en el que uno de los progenitores programa a los hijos para que odie al otro progenitor sin justificación alguna.

Luego de la separación de los padres, el hijo pasa a ser utilizado [por uno de los dos] como instrumento de venganza y agresividad direccionado hacia la ex pareja. Este término fue denominado por el psiquiatra americano Richard Gardner en 1985.

El niño es incitado a alejarse de su madre o padre, es allí cuando entra en escena la contradicción de sentimientos y de destrucción del afecto entre ambos. A partir de ese momento el niño pierde la confianza en una de las partes y pasa a tener un vínculo mayor con la otra, que está más próxima a él, aceptando todo lo que le es dicho como verdadero.

Roberta Palermo, terapeuta familiar brasileña y autora de dos libros, Madrasta- Cuando el hombre de su vida tiene hijos y 100% Madrasta-Quebrando las barreras prejuiciosas, declara que “ante las dificultades impuestas por la madre, muchos hombres optan por desaparecer . Otros desisten de enfrentarlas y aceptan las migajas de convivencias ofrecidas por la ex esposa. Esa no es la salida más adecuada”.

Actualmente el Senado brasileño discute la aprobación de un interesante proyecto de ley que pondría fin a este comportamiento agresivo de algunos padres separados. Las sanciones para quien insista en esta conducta van desde una punición hasta la pérdida de la guarda y crianza.

Según los especialistas, los niños víctimas de este SAP son más propensos a sufrir disturbios sicológicos como depresión, ansiedad y pánico. Al utilizar drogas y abusar de las bebidas alcohólicas como forma de aliviar el dolor y culpa, pueden llegar incluso a cometer suicidio. Presentan baja autoestima, no consiguen una relación estable y tienen problemas de género. Se discute mucho al respecto de este síndrome por las vías sicológicas a través de diagnósticos de casos y sus consecuencias, sin embargo poco o casi nada se debate con respecto a las medidas legales que se deberían tomar con la finalidad de inhibir, mitigar o impedir tal odiosa práctica. El daño que se le causa al niño es para toda la vida.

Este tema ha inspirado incluso la producción de un documental bajo el nombre de Muerte inventada. Consiste en una recopilación de testimonios de niños que fueron sometidos a esta forma de alienación .

El documental busca discutir un disturbio cada vez más habitual en el ámbito de las disputas por el cariño de los hijos de padres separados. Falta ahora saber si en Panamá algún diputado estaría dispuesto a levantar esta bandera contra este tipo de agresión emocional y dejar de lado ciertas banalidades que solo les interesan a ellos.

<>

Publicado el 31 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: