Las apariencias engañan

.

Las apariencias engañan

.

ERNESTO A. HOLDER

.
He sido descalificado innumerables veces a lo largo de mi vida. Probablemente ha sido por el color de mi piel, pero, ante todo, estoy seguro de que ha sido por mi carácter reservado, callado y bastante comedido en el desenvolvimiento cotidiano de mis actividades en o alrededor de los diversos grupos con los cuales debo interactuar laboral o socialmente.

También debo dejar claro que he sido reconocido y aprobado, irónicamente, por las mismas razones.

.
Se ha dado en la última semana una polémica discusión sobre el nombramiento (o posible nombramiento) de Ricardo Alexander O’Neil, mejor conocido como DJ Black —reguesero de profesión— para director ejecutivo del Consejo Nacional de la Etnia Negra.

.
Es harto conocido que DJ Black fue el creador de la letra de la canción “Los locos somos más” que sirvió de fondo musical popular y motivador en la recién terminada campaña política que le valió la Presidencia a Ricardo Martinelli. Sin embargo, este cantante hizo noticia y creó opinión un año antes cuando dio a conocer su creación musical “Su Madre” , que causó polémica por el uso repetitivo de un estribillo denigrante, ofensivo y vulgar.

.
Evité reaccionar inmediatamente ante la noticia de la posible designación del cantante, porque, por lo expuesto en el primer párrafo de esta entrega, entiendo perfectamente que “las apariencias engañan” y que las reacciones a favor o en contra, son el producto de las percepciones concebidas en el marco de la información limitada y puntual que tenemos sobre el nominado.

.
Si la noticia es correcta, y cuando esta entrega sea publicada, quizás tengamos más información al respecto. De todas formas los problemas que enfrenta cualquiera que sea designado con la responsabilidad de presidir este consejo, serán puntuales y desafiantes. Si tomamos en cuenta el contenido de la canción “Su madre” , debo reconocer que el cantante muestra una profunda sensibilidad social ante los problemas que enfrenta, no solo los de la etnia negra, sino de todas las minorías sociales y grupos marginados de nuestro país.

.
En la supuesta sociedad más avanzada, los Estados Unidos, tan solo esta semana que acaba de pasar se discute el arresto del reconocido profesor Henry Louis Gates Jr., que dirige el Instituto W.E.B. Du Bois para Estudios Africanos y Afroestadounidenses de la Universidad de Harvard bajo circunstancias que él alega fueron motivadas por “racial profiling” (perfil étnico o racial), una definición utilizada para referirse al proceso de toma de decisiones que utiliza la policía en Estados Unidos para hacer sus arrestos.

Si es negro o latino en un vecindario de cierto nivel económico y/o social, entonces debe ser un delincuente. Eso alega el profesor Gates cuando fue arrestado en su propia casa, luego de haber forzado la puerta por no encontrar sus llaves.

.
En Panamá los problemas que enfrenta nuestra etnia negra son cruciales. Ya no se trata de que se refieran a nosotros despectivamente o que no nos dejen acceder a los sitios de diversión. Siempre he pensado que, en estos momentos, esos son el menor de nuestros problemas como grupo étnico. Y el “racial profiling” no se podrá superar fácilmente ni en Estados Unidos ni en Panamá, es un trabajo a muy largo plazo.

.
Pero lo que sí tiene por delante el nuevo director ejecutivo del Consejo Nacional de la Etnia Negra, reguesero o no, es una tarea por garantizar mejores condiciones sociales y oportunidades para nuestras comunidades marginadas y pobres. Miren el color de la piel de sus habitantes. Miren el color de la piel de la mayoría de nuestra juventud que asiste al decadente y malogrado sistema educativo público. Miren el color de la piel de los que madrugan a horas inconcebibles para utilizar el transporte público.

.
Las oportunidades de progreso son primordialmente concebidas y estructuradas para beneficio de las clases social y políticamente más acomodadas y pudientes. Si estamos de acuerdo o no con la designación para el puesto lo mejor es pensar de nuevo. Las apariencias engañan.

.
Probablemente no tiene el perfil para atender estas difíciles tareas y provocar los cambios necesarios para que haya mejores oportunidades de participación y reconocimiento para nuestra etnia. Si es así, DJ Black debe dejar la locura, ser honesto y decidir si puede o no. Pero la tarea es igual de monumental para el más ilustrado y conocedor del tema. No nos engañemos.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

El CEMIS y todo.. ¿se atreverán?

.

El CEMIS y todo.. ¿se atreverán?

.
ROBERTO DÍAZ HERRERA

.
El “Caso Cemis” en efecto, luego de mis denuncias de junio de 1987, son el tema más berraco. ¿Tendremos los músculos y testículos institucionales para entrarle a eso a fondo? “Non lon creon” (del arameo antiguo, que usted ni yo conocemos). Pero, aprovechando el prurito moral de don Toro, ¿acaso no valdría la pena reactivar también otros escandalitos de altos niveles? Por “exemplon”, digamos, las revelaciones que ofreció Samantha Smith. Como eso tiene 10 años (más que el Cemis y hay muchos pela’os), refresquemos la memoria, con nota de Gorrity y Rolando Rodríguez ( La Prensa , 31/8/99):

.
“Dramáticas revelaciones de la ex jefa de la inteligencia panameña, Samantha Smith, acusando al hasta hoy presidente Pérez Balladares de haber lucrado con las visas a chinos. Smith, entre tanto, dio nuevas declaraciones, publicadas ayer, que ampliaron y precisaron sus denuncias. Smith acusó a Pérez Balladares, de haber negociado visas a ciudadanos chinos, por dinero. “Estas visas están comprometidas, hay que darlas, yo tengo obligaciones; qué voy a hacer con mis acreedores, yo tengo gastos que cubrir, cuentas que pagar”, le dijo Pérez Balladares a Smith en una entrevista en el despacho presidencial, según refirió ella. Pero no fue esa la única mención a pagos por visas a chinos que escuchó Smith en el Palacio.

“Al principio yo no tenía conocimiento del porqué” Pérez Balladares y Rómulo Abad insistían en que el Consejo diera el visto bueno a las visas, pero, según recuerda Smith, “mucho más adelante, ya habían pasado varios meses, el asesor y Dania mencionaron una cuestión de que ellos tenían que completar su presupuesto.. Dania dijo: hay que aprobar, porque el presupuesto está corto…”, dice Smith.  Dania de Troyano es secretaria del presidente y esposa del magistrado José Troyano, nombrado en la Corte Suprema de Justicia por Pérez Balladares.

La resistencia de Smith a dar el visto bueno a las visas era por un procedimiento que ella califica “por completo irregular”. Las visas, “eran sospechosas primero por la forma en que llegaban. No llegaban a través de Migración. Todas las otras visas llegaban al Consejo a través de Migración. Estas jamás pasaron. Venía Rómulo Abad con su paquetito y me lo entregaba.. inclusive le dije una vez a Rómulo Abad que deberían poner esos documentos en Migración. El hombre rechazó la idea.. solo traía la hoja de solicitud con la foto del pasaporte.. esas solicitudes hubieran sido rechazadas de plano por el Consejo si hubieran venido por la vía normal”, dijo Smith.

La Prensa tuvo acceso independiente a algunas de esas solicitudes e inició una investigación en medios vinculados con la comunidad china. La investigación, cuyos resultados se publicarán próximamente, fue realizada conjuntamente con el periodista chino Neil Kuo, corresponsal de Asia Week en Centroamérica.

Los testimonios de los inmigrantes chinos que se arriesgaron a declarar bajo estricto compromiso de reserva de fuente, coinciden unánimemente en lo siguiente: todos tuvieron que pagar entre 12 mil y 15 mil dólares por cada visa. Entre 1995 y mayo de 1999, el gobierno de Pérez Balladares otorgó 3 mil 32 visas a chinos”.

.
Interesanten analizarn qué paquetiton era más grandeciton, el que dicen Manueliton Hoz y Afún o el que dice Samanthan. A lo mejor no es una celda presidencial, como dice Toro ni dos (una femenina). Tal vez son tres suites, más unas 70, no 34, habitaciones estándars. Amén.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

Una sanción ejemplar

.

Una sanción ejemplar

.
ERNESTO QUIJADA

.
Todavía, como sociedad, no nos hemos repuesto del impacto de observar a un padrastro desatando su baja calidad humana en contra de un menor de tres años. Al parecer, y tomando como propia la apreciación de sus propios vecinos, no era la primera vez que cometía la acción, al parecer con el consentimiento de la progenitora del infante.

.
Afortunadamente una vecina logró captar la indescriptibles escena, haciendo la denuncia respectiva ante un medio de comunicación —Canal 13—, que actuando en función de su papel de proteger la vida, bienes y honra de la sociedad, lo puso en manos de las autoridades nacionales, quienes actuaron en consecuencia y hoy ese “monstruo o engendro de la vida” se encuentra detenido y ojalá pendiente de una condena de 10 o más años de cárcel, para que sirva de escarmiento a otros que se dicen hombres y se ensañan contra infantes, menores, mujeres y ancianos.

.
Porque casi todos en el país han emitido conceptos en torno a este caso, para generalizar sobre los miles otros que no salen en los medios, me atrevo a señalar que ahora saldrán los de siempre a implorar por el degenerado que nos heló la sangre al inicio de la semana, cuando con horror vimos las escenas.

.
Esos dirán que de pequeño vivió en un hogar dividido, que alguien lo violó, que no tuvo una infancia feliz y otras muchas cosas que esgrimen quienes siempre buscan evadir la justicia.

.
Eso nos brinda la oportunidad de exigir también una sanción para esta señora, que prefirió mantener el calor nocturno en su cama, que la tranquilidad en el hogar y la seguridad de esos niños fruto de otras relaciones amorosas.

.
No debe bastar un par de lagrimitas ante las cámaras y las grabadoras de los medios. Ella, — sin ánimo de soslayar los resultados de las investigaciones— tiene culpa. Ya en muchas otras ocasiones hemos sido testigos de casos similares y sin temor a equivocarme, opino que éste caso es uno de esos.
Esa madre no puede tratar de vendernos a un marido como un santo, la filmación de la vecina así lo indica.

.
Ese puede ser un “santo” , pero más lleno de carroña que de oraciones, como bien señala uno de los personajes principales de la obra teatral “El Corotú del Diablo” de Guillermo Beleño, porque siempre esconden su verdadera naturaleza detrás de una personalidad pacífica y bonachona, aunque adentro llevan una vorágine de tempestad de odios y malos sentimientos.

.
El llamado es para la autoridad que tiene en sus manos el aplicar la Ley en este caso. Tiene la oportunidad de ejemplarizar la sanción, elevándola incluso por encima de los topes, porque hay agravantes que lo permiten.
Esta oportunidad es de oro, para comenzar a cambiar los patrones de conducta de estos seres enfermos que a lo mejor son vecinos nuestros, que muestran una personalidad que no tienen.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

Necesidad de recuperar la UP

.

Necesidad de recuperar la UP

.
JUAN CARLOS PASTOR MORALES

.

¿Qué sabemos los panameños a cerca de nuestra Universidad de Panamá? ¿Nos importa tan solo un poquito saber de qué se trata y qué fin cumple para el aprovechamiento de nuestra sociedad? ¿Quién la supervisa y cómo es regulada respecto al cumplimiento de sus objetivos? Todas estas preguntas me las he formulando con seriedad, buscando y encontrando frustraciones casi desde un inicio. En lo sucesivo grandes indignaciones y gran aprendizaje es lo que he experimentando.

.
La Universidad de Panamá, según mi observación, ha jugado un papel muy sensible en recibir y registrar en su propia piel y organismo cada una de las mutaciones obligadas por los peores traumas de la corrupción campeante en los tres Órganos del Estado. Ciertamente que debemos reconocer los elevados índices de corrupción que venimos acumulando en las Instituciones públicas en Panamá, pero por razón de un esquema demasiado egoísta, el concepto de autonomía ha servido como facilitador para el desarrollo cancerígeno de un creciente modelo de extremada corrupción y manejo de influencias a todo nivel en esa Institución y se ha apartado, junto a cada una de sus excusas, del objetivo real y noble para el cual fue creada y no encuentra forma de escapar a su propia podredumbre.

.
La UP, no le ha perdido el paso, y posiblemente ha actuado respecto a ello con mejor libertad, a cada exceso, aberración, acumulación de poder, antijurídica interpretación o cinismo, el cual ha caracterizado nuestras Administraciones Públicas del Gobierno Central orientadas por el amiguismo, la politiquería, arbitrariedad, etc. Al parecer la Autonomía Legal y el hecho de no ser un organismo interesante a una buena parte de la población, por pertenecer al sector público o por sencillamente su apatía al conocimiento universal, han propiciado que nuestra Universidad Estatal haya sido tomada y dirigida por un grupito y en una dirección totalmente contradictoria a los fines a ella otorgados y se ha convertido en un instrumento para garantizar el “desarrollo profesional y económico” de quienes han sabido manejarse con intereses comodines en perjuicio de toda nuestra sociedad.

.
La Universidad de Panamá no tiene norte noble alguno. Se caracteriza su cúpula por las constantes y más crudas persecuciones a quienes tengan la osadía de denunciar lo que en ella viene sucediendo. Su dirección cuenta, además, con una red de conexiones de influencias y corrupción ligadas al Gobierno Central y la Corte Suprema de Justicia y viene por supuesto evidenciando un total incumplimiento a sus objetivos mínimos que ameritan una intervención apoyada por toda la sociedad.

.
La Universidad de Panamá ha experimentado un extraño y acelerado decrecimiento en su población de Licenciaturas y el improvisado y desreglado Sistema de Postgrados ha pasado a sustituir el interés de los profesores que han aprendido a lucrar de la población necesitada.

La universidad y su dirección no compiten en instalaciones, atenciones, servicios, disciplina y muchos otros rubros, con las universidades privadas y, sin embargo, tiene los precios de postgrados al mismo nivel de aquellas sin considerar la gratuidad de todas sus instalaciones patrocinadas con los recursos del Estado.

Nuestra Universidad, toda su administración y los objetivos que debe cumplir para beneficio de la sociedad y el real avance educativo de los panameños tienen necesariamente que ser revisados y rendir cuentas públicas a todos los nacionales.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

De la violencia al principio de autoridad en la sociedad

.

De la violencia al principio de autoridad en la sociedad

.

Javier Comellys
.

Cuando empecemos a revisar las causas y orígenes de la violencia y la criminalidad, encontraremos un denominador común, la necesidad de que se haga sentir el principio de autoridad.

La autoridad se hace sentir en la medida que disminuyen los factores que inciden en el incremento de la delincuencia y la criminalidad, de la misma forma disminuirá el fantasma de inseguridad.

La falta de autoridad de los padres para con sus hijos, de los maestros para con sus alumnos, de los estamentos policiales para con el delincuente es lo que está creando la incertidumbre y la inseguridad en la sociedad panameña.

Estudios llevados a cabo por profesionales que estudian la conducta humana, han demostrado que el comportamiento de niños violentos, como por ejemplo, aquellos que lloran constantemente por caprichos, patalean sin una causa aparente, no se quedan quieto en el jardín de infante, le roban los juguetes a sus compañeritos, les pegan, le muerde la oreja al perro en un arrebato de ira, si no son corregidos a tiempo puede ser que se trate en el futuro de un delincuente en potencia.

La necesidad de un régimen riguroso, en la aplicación de las leyes, la participación ciudadana, las familias, las organizaciones no gubernamentales los comunicadores sociales, etc., son indispensables en la detección y prevención de la violencia.

Hay que detener a través de una Cruzada Nacional Contra el Crimen los atentados contra la integridad física y material de los ciudadanos, las transgresiones sistemáticas a las leyes, la anarquía en todos los niveles de nuestras actividades diarias, la delincuencia juvenil, el crimen, para que en este país pueda haber paz, seguridad integral y convivencia pacífica.

Si Dios es implacable en el castigo y nosotros fuimos hechos a su imagen y semejanza, porque la justicia del hombre no puede serlo. Adán y Eva fueron desterrados del paraíso y condenados de por vida a trabajar, y con el sudor de su frente pagar la desobediencia a su padre, y la afrenta cometida ( génesis 3:1-18 ). Desde el principio del mundo la autoridad se ha impuesto sobre las barbaries de los hombres. Esa es la razón por la cual se construyen las cárceles, no para lugares de diversión, sino para centros de castigos.

Al criminal con un perfil alto en la escala de maldad, nadie le tira flores. En el sistema de justicia criminal de Estados Unidos, estos individuos tienen dos opciones: o le aplican una inyección letal, o lo confinan en una cárcel de alta seguridad para el resto de su vida, es decir, la cadena perpetua. Hay que hacer algo que sea eficiente, y la población panameña se sienta segura tanto en las calles como en sus residencias. La voluntad de la población está siendo secuestrada por la voluntad de los delincuente.

Es necesario revisar el sistema de justicia criminal, e ir pensando en construir cárceles parecida a la que estaba en la isla de Coiba, en donde el detenido era sometido a un régimen de trabajo riguroso, una especie de autogestión, es decir, producían lo que consumían. Aprendían a cultivar la tierra, y a la cría de puercos, ganado y animales domésticos, en campamentos que se construían especialmente para tal fin. Los custodios no se preocupaban por los que se fugaban. En dichas cárceles nunca hubo fugas masiva y muy pocas veces algunas individuales que no pasaban más allá de tierra firme.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

¿Competitividad?

.

¿Competitividad?

.
John A. Bennett Novey
.

Igual que el verano y el invierno, llega la época de la comisión tripartita del salario mínimo, “la cual se encargará de fijar el nuevo salario mínimo” (SM). Nos afanamos en parodias de comisiones de competitividad y sin embargo, es obvio que el pensamiento imperante es que está bien competir en algunas cosas, pero no en otras.

Por ejemplo, los empresarios debemos competir en calidad, servicio y, al final de cuentas, en precio, pero a los obreros no se les permite esto. En otras palabras, si un trabajador quiere y le conviene conseguir un trabajo por menos del SM, la ley se lo prohíbe.

¿Acaso no existe una demanda por trabajadores sin experiencia, escasa preparación y bajo rendimiento? Por supuesto que sí la hay, pero los que ya están dentro del sistema rentista no quieren esa competencia y apoyan las leyes de control de precio conocidas como SM, y el resultado final, particularmente en momentos de depresión económica, es más desempleo y desesperanza para los jóvenes que usualmente presentan el perfil arriba descrito. Hablamos mucho de moralidad, pero no tenemos reparos en condenar a nuestra juventud al desempleo y a su consecuente pérdida de autoestima.

Pero los verdaderos problemas de violar las normas económicas del mercado no son tan fáciles de ver a simple vista, de manera que las sufrimos sin saber su causa. Tenemos el caso del empleador que desea contratar a un joven con poca experiencia, pero con buena disposición, para entrenarlo en su puesto, pero el costo, gracias al SM, es prohibitivo.

Claro está que en el mercado informal nada de esto aplica, y luego nos quejamos de que este sector de la economía, que no paga muchos impuestos, sigue creciendo; mientras que a quienes trabajan en el formal se les hace más difícil sobrevivir.

Por otro lado, vemos que el gobierno, a través esquemas como Inaddeh, reemplaza el rol de entrenamiento propio de las empresas, por uno centralizado que jamás podrá tener la flexibilidad y adaptación que el mercado requiere; y así va tomando fuerza y tamaño el ineficiente pulpo intervencionista estatal.  Pero existe un lado más oscuro del debate del SM, y es que este es el instrumento más efectivo para promover la lucha de clases, enfrentando año tras año al pobre trabajador contra la “inmisericorde empresa”; sin importar que el más pobre no encuentra trabajo.

La noticia de prensa que anuncia la instalación de la comisión tripartita termina poniendo broche de oro al tema señalando que, “se está evaluando quiénes serán los representantes de las organizaciones y los técnicos que van a hacer los cálculos y los estudios”. ¿Me pregunto si también estudiarán de manera científica sus efectos finales?

Es completamente falso que regulando salarios mínimos se logre mejorar la situación económica de los más pobres; es todo lo contrario. Pero no dejemos que la realidad nos distraiga, pues el propósito que persigue cada grupo en la comisión tripartita es figurar y hacer ver que hacen y resuelven. Lo único que logran es dilatar por un año más las verdaderas soluciones, tanto de empleados como de empleadores.

¿Y cómo es que cada uno de los integrantes de la triada realmente representa a todos los sectores económicos del país? ¿Acaso el CoNEP representa a toda la industria y al comercio? ¿No ocurre igual con quienes dicen representar a los trabajadores? ¿Acaso los que no están sindicalizados tienen voz y voto en todo esto? ¿Y qué hay de quienes están en el sector informal y de los que no tienen trabajo? Ellos tendrán que pagar la elevación del costo de vida que producirán esos aumentos de bolita de cristal que no necesariamente responden a la realidad económica del país. Lo que sí sobra en todo esto son toneladas de soberbia.

Cada persona está dotada con ciertas habilidades inherentes, capacidades, fortalezas y debilidades, las cuales solo serán reveladas a través de sus actividades en el trabajo. Los cursos estatales pueden, en alguna medida, cotejar personas con un empleo apropiado, pero el mecanismo de ubicación de personal es inherente al propio mercado y se logra con mayor eficacia y economía a través de las mismas empresas.

El laberinto de malas normas laborales en Panamá, que como conoce todo el que se ha arriesgado a emprender en la formalidad, tiene otro efecto funesto pues, paradójicamente, alienta la transgresión de la ley. Pero eso lo sabemos todos, pues igual ocurre con las normas de tránsito y otras que premian al juega vivo y castigan al buen comportamiento. No me canso de reiterar que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde

Una nueva educación

.

Una nueva educación

.
Rodelick Valdes
.

Un nuevo gobierno asumió la administración del Estado panameño; como es natural, los diferentes estamentos de la sociedad esperan cambios que lleguen en su realidad social. Tal vez el sector educativo sea el que más expectativa ha generado, particularmente entre la población indígena y áreas rurales. Se sabe hasta la saciedad que dichos grupos son los más vulnerables social y económicamente, sin embargo, en muchos casos las leyes nacionales que tienen que ver con la materia no los beneficia.

Veamos algunos casos, la Ley No. 49 de 18 de septiembre de 2002 y la Ley No. 50 de 1 de noviembre del mismo año, rigen los fondos de equidad y calidad educativa (FECE) y su distribución. La segunda ley en su artículo 20, el artículo 204-A que dice que “El monto de este fondo, destinado a los dos primeros niveles del sistema educativo, será distribuido de acuerdo al número de estudiantes de cada plantel y…”.

Los centros educativos urbanos tienen las matrículas más altas, mientras que en las áreas comarcales su matrícula es muy baja, por consiguiente, para ellos los recursos siempre serán limitados. Igualmente la norma legal establece que el 75% del fondo será destinado para mobiliario, mantenimiento y materiales pedagógicos.

Solo el pago del transporte para trasladar los materiales a esas zonas apartadas es muy costoso en comparación con los centros urbanos. Esto conlleva que un porcentaje considerable de ese renglón se pierda en fletaje.

Los estudiantes de esas regiones van a las escuelas sin los útiles escolares completos o sin almorzar, sin embargo, los recursos que se suministran son iguales a los de sus compañeros de los centros urbanos. Además, sus padres de familia son personas que se dedican a la agricultura y a la pesca, y sus madres son amas de casa, pero los de centros urbanos trabajan y tiene ingresos mensuales para hacer frente a los gastos de sus acudidos.

Pero eso no es todo; a los supervisores regionales se les dificulta cumplir con sus funciones por la falta de una lancha y el alto costo del combustible (cinco dólares el galón) que lo traslada a una escuela que está a cuatro o hasta a ocho horas en bote, mientras que sus colegas de los centros urbanos solo abordan el carro de la institución y cumple con su trabajo.

Considero que el Estado debe replantear la asignación de los recursos del FECE atendiendo la ubicación de los colegios en las zonas rurales o indígenas, las necesidades sociales de los estudiantes, los escasos recursos económicos, el costo de los materiales de mantenimiento y subsidios de proyectos agropecuarios.

Estos criterios permitirán darles dignidad a los estudiantes, recuperar a los centros abandonados y que los directores tengan los recursos necesarios para la inversión, pero con una verdadera auditoría.

<>

Publicado el 27 de julio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde