¿Solo un menor maltratado?

¿Solo un menor maltratado?

.
Milton Vargas Jurado

El país entero ha sido testigo de un acto de violencia intrafamiliar, que gracias a la caridad de un vecino y a través de un video tomado desde su celular, ha pasado de la oscuridad casi total a una deslumbrante realidad, probablemente no conocida por muchos, o quizá lo más apropiado sería señalar, ignorado en complicidad por omisión, el maltrato que muchos menores de edad sufren diariamente en nuestro país.

De frontera a frontera, es como una pandemia enquistada por décadas, ya que y a pesar de constantes denuncias, investigaciones sociales, organismos no gubernamentales dedicados al menor y hasta la participación positiva de las distintas autoridades competentes al tema, la ciudadanía hasta ahora reacciona casi como si fuésemos Santo Tomás, “ver para creer”.

El incidente televisado no es un problema aislado, y mucho menos único. Basta saber que en las calles vemos a menores, mal trabajando o mendigando, en muchas ocasiones obligados por sus padres o quienes los llevan a extremos solo para conseguir dinero a través de estas niñas y niños.

Esto es, a todas luces, un problema de Estado. No es un padrastro el que ahora nos muestra su rabia con un infante, también hay que investigar, a profundidad y con mucha seriedad, algunos comportamientos de maestros, profesores y hasta administrativos de ciertas escuelas o colegios particulares, en donde es conocido que por ejemplo, y en el último caso, los estudiantes son sacados de sus salones de clases, impidiéndoles presentar exámenes, porque sus padres o acudientes están atrasados en los pagos de las mensualidades.

Esta arbitrariedad atenta también en contra de los derechos de los menores, porque la acción los ridiculiza abiertamente, por una omisión, cualquiera sea la razón, de parte de quienes son responsables de ellos. Los directores de estos planteles no se percatan de algo tan sensible, como que el contrato de ellos es con los padres o acudientes, no con los estudiantes, menores de edad.

No estoy generalizando, nótese que utilicé la palabra “algunos”, pero también los pocos docentes que insensiblemente atacan en los salones la inteligencia de estudiantes no tan privilegiados, están abusando de su poder sobre estos, lo que se deriva en violación abierta del sagrado derecho del menor.

Es hora, entonces, de entrar de lleno a esta problemática de orígenes que se pierden en el tiempo y la distancia. Sin detallar a las organizaciones que han estado del lado de tanto niño desvalido y desprotegido, que merecieron mucha atención por parte de Yolanda Jurado de Vargas, magistrada del Tribunal Tutelar de Menores en la década de los 80 en el siglo pasado, cuando los denominó, “huérfanos de padres vivos”.

El Estado no puede aplazar más el estudio urgente y la aplicación de políticas serias que lleven esta mala y decadente situación, a un control lo más inmediato posible.

Las señales han estado presentes desde hace mucho tiempo, y solo para muestra otro botón de hace algunos meses, en que fallecieron menores producto de una pésima atención por parte de sus padres. ¿No tenían ellos derechos también?

El niño campesino que desbarata sus manitos con un machete en una cosecha de sol a sol, o el que se acerca a nuestros autos tratando de vender una golosina o pidiendo una “ayudita”, nos está gritando, con profunda y triste voz en silencio, ¿por qué tengo que vivir así, por qué no puedo estudiar… por qué no puedo comer, al menos dos veces al día?

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: