Istmo hidalgo y valiente

ISTMO HIDALGO Y
VALIENTE

Por: Juan Ramón Morales

Istmo singular, hidalgo y valiente,
Patria mía querida, ubérrima majestad,
Yo me inclino ante tu altar reverente.
Ahora en tu centuria que ya tienes libertad.

Enclavada entre dos mares ¡oh suelo tan hermoso!,
Do Urracá valeroso mostró su heroicidad.
Suelo fecundo donde el hombre victorioso,
Nos dio una patria llena de amor y libertad.

El Gran Simón Bolivar, señaló con valentía,
Que Panamá, garganta y epicentro del mundo,
Serviría a las naciones con orgullo y gallardía,
Para entregar su vientre ubérrimo y fecundo.

Se abren tus entrañas esta segunda vez,
Seguir siendo del mundo, “Pro Mundi Beneficio”,
Al cruzar los buques se descubre tu dulce timidez,
Y te entregas con grandeza en enorme sacrificio.

Te rasgas tus entrañas una vez más, Patria mía,
Pero hoy bajo el mandato de tu pueblo. Tú entraña
se abre nuevamente para el mundo, do hubo un día:
Muchos militares, “zonians” y una bandera extraña.

Más cuan incierto, es el horizonte de la soberanía,
Do a las naciones pobres oprimen bajo el yugo,
De una opresión distinta convertida en agonía.
Condiciones infames que arrastra a ti, el verdugo

Hoy día, la soberanía tan solo es una mueca,
En lugar del precepto sagrado de toda una nación,
Vivimos en ella, mas la sentimos hueca,
Y no somos poseedores de nuestra libre acción.

Pero todos estos hechos, quimérica ilusión
Bajo el cielo infame del poder del dinero,
Soportamos estoicos una nueva ocupación,
Pues nos somete siempre el poder extranjero.

Y así las cosas, sentimos que es mentira,
Eso que entendemos como la soberanía,
Pues sigue la coyunda que causa tanta ira,
Que estremece el alma y nos mata la agonía.

Pero esa esclavitud que tanto nos lacera,
Producto de gobiernos que todo lo han saqueado,
Que arrasaron el erario en forma lastimera,
Hasta dejar el istmo por deudas entregado.

Por ese saqueo infame está la nación vendida,
Confundida en compromisos despareces: Oh Soberanía,
Eres un mito, una ilusión peregrina, una nación sin vida,
Do todo, todo, es tristeza y una enorme agonía.

El pueblo que con hambre grita voz en cuello,
Que quiere bienestar, está sumido en lodo,
En pútrida agonía, en dolor y quiere un resuello:
Escuelas, salud, casas y trabajo de algún modo.

Cuando todo ello exista, al pueblo se le verá,
Vivir con alegría. Así el pueblo podrá labrar
Lo mejor en su nación, pues todo lo tendrá,
Alegría con matices diversos se podrá lograr.

Loor a mi patria, a mi patria mil veces querida
Yo te pido que te empines con visión halada.
Jamás permitas como ayer, nueva embestida,
Ni te subyuguen en el amanecer de esta alborada.

Entonces tendremos una nación plena y soberana,
Desparecerá para siempre esa ilusión romántica
Que circunda nuestras vidas en forma ciega y vana,
Tendremos felices una soberanía y no será fantástica.

Luchemos por un nuevo horizonte,
Exijamos todos, un nuevo amanecer,
Rompamos la coyunda de miseria. Nuevo norte,
Habremos de exigir en nueva lucha, hasta tener,
Trabajo, escuelas, salud, vivienda y conforte.

Cada nuevo amanecer, debe ser un bello aliciente,
Para seguir viviendo. Vivir felices, en armonía.
Debe ser nuestro destino, tener un sol que nos caliente,
Que no nos mate el hambre, ni el frío, ni la agonía,
Y vivir con hidalguía, y alta nuestra frente.

Enviada el 23 de julio de 2009 a Panaletras por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

EDUCACIÓN

.
EDUCACIÓN

.
Por Gabriel D’Annunzio Rosanía Villaverde – Abogado y Locutor
gadarovi@gmail.com

.
Es una vanidad pensar, decir o aseverar que el tiempo pretérito es mejor que el tiempo presente, porque cada época tiene sus propias características, sin embargo, es posible reconocer que la actual instrucción pública es una tragedia, porque muchos docentes están lejos de los ideales, valores, ejecutorias y conducta de los forjadores de la educación panameña.

.
La periodista colonense Lucinda Molinar, la cual es un testimonio de superación personal y promotora de la justicia social, tiene un reto enorme como Ministra de Educación del Gobierno del Cambio. Sobre su designación, tuve una conversación con mi madre, que es de la vieja guardia educativa y la mejor profesora de español que conozco. En esta interesante charla no faltaron las reflexiones acerca de los educadores del pasado en contraste con los educadores del presente, y por supuesto las grandes expectativas que se tienen sobre cómo se desempeñará la prenombrada periodista. En términos generales, somos muy optimistas, ya que resulta titánico cambiar a una institución gubernamental que no es más que el reflejo de una sociedad decadente.

.
El Ministerio de Educación es un ente abarcador. Su complejidad y los desaciertos de las administraciones pasadas lo han llevado al colapso. Urge la transformación de esta institución en por lo menos cuatro nuevos entes autónomos que atiendan por separado las siguientes áreas, a saber: Primaria, Secundaria, Vocacional e Infraestructuras. Lo más seguro es que tengan que incluir en este proceso al Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (INADEH) y cualesquiera otros similares, que en cierta medida compiten con el Ministerio de Educación, situación que aumenta costos, recursos y esfuerzos.
.
Macroscópicamente no se ven los resultados de la inversión social, ya que los indicadores sociales regionales y mundiales presentan a nuestro país con bajos perfiles en materia educativa. ¿En qué gastaron el dinero?

.
No obviamos la necesidad del orden político y social, no obstante, el mejor resultado no radicará en movidas administrativas o partidistas, sino más bien en la promoción e implementación de una educación integral, en la que participen eficazmente los padres de familia, así como también las iglesias y organizaciones sin fines de lucro, en el proceso enseñanza-aprendizaje impartido en los centros educativos. Enfatizo que esta “educación integral”, para que tenga sentido y arroje buenos resultados, no puede ni debe estar divorciada de los valores morales, espirituales y cívicos.

<>

Enviado el 24 de julio de 2009 a Panaletras por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde. Este artículo fue publicado el 25 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, con el título “Reflexiones sobre la Educación Nacional.”

RUMBO AL CAMBIO

.

RUMBO AL CAMBIO

.
Por Gabriel D’Annunzio Rosanía Villaverde – Abogado y Locutor
gadarovi@gmail.com

.
El arribo de Martín Torrijos y Juan Navarro como líderes del PRD, les ganó el apoyo de muchas personas en 1999 y 2004, respectivamente, ya que éstos no estuvieron vinculados directamente a los abusos y desaciertos del pasado. Pero, la criminalidad, la corrupción, las destituciones de funcionarios honestos y probos, la falta de acciones dirigidas a reestructurar jurídicamente al Estado, el libertinaje y acoso sexuales de ciertos dignatarios, la aprobación de leyes y otras normas favorecedoras de intereses creados, la ausencia de la consulta ciudadana, etc., hizo que el colectivo de “más empleo, más seguridad y cero corrupción” perdiese credibilidad y el apoyo de miles de sus miembros y simpatizantes, traducidos en una derrota estrepitosa en la elección del tres de mayo de dos mil nueve. ¿Y qué decir de todas las amenazas y diatribas que lanzaron contra aquellos que decidimos no apoyar la propuesta BH09, y la “pelea de canes y felinos” por el poder interno del referido colectivo?

.
Los resultados del tres de mayo, son alegría para unos y confusión para otros. Los que apoyaron las candidaturas de los perdedores no tomaron el tiempo para basar su análisis previamente en las reglas básicas de las ciencias políticas y sociales. Algunos de los perdedores, que fueron parte del gobierno, entiéndase ejecutivo, legislativo y municipal, sufrieron desgaste, mintieron y fueron corruptos, sin menoscabo de que muchos tienen historias de sinsabores que a la mayoría del electorado no le gusta, y si esos aspirantes no quieren entender, se seguirán estrellando. Ahora bien, muchos candidatos honorables y decentes no lograron el triunfo debido a que el sistema jurídico electoral no cuenta con una serie de mecanismos que depuren el proceso eleccionario.

La permisividad de las reglas electorales favorece la ilegitimidad y la inmoralidad, por lo que debe imponerse un sistema de precalificación basada en méritos y el “voto de un elector por un candidato”. Muchos ganaron gracias a promesas y obsequios debido a un pueblo que aún no entiende el significado de votar con la conciencia.

.
Al igual que muchos, hago votos para que la propuesta de Ricardo Martinelli, que apoyé con mi voto en la mesa que me tocó en el Colegio Pureza de María, y que lo hice también motivando a mis conocidos, familiares y amistades, y como escritor de opinión, locutor y miembro del “Proyecto 359-Abogados por el Cambio”, y que seguiré apoyando, sea cumplida.

Sin embargo, es necesario que se incorporen otros elementos básicos para una correcta administración gubernamental, ya que se necesita el cambio de las reglas anacrónicas, obsoletas y corruptoras que existen. Además del arduo trabajo de transición y de los primeros cien días de gobierno, es menester recordar los postulados de las ciencias que mencioné, en el sentido de que en breve podemos estar acorralados por las trampas jurídicas que no permiten el desarrollo integral. No se trata de que suba al poder o no una determinada persona o colectivo político, sino de que el pueblo reciba, en grados satisfactorios, salud, vivienda, trabajo, seguridad, equidad, riquezas, justicia, educación y una nueva constitución.

<>

Enviado el 24 de julio de 2009 a Panaletras por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

MODELO MUNICIPAL

La opinión del Abogado y Locutor…

.

Gabriel D’Annunzio Rosanía Villaverde

Las noticias corrieron anunciando cambios, destituciones y crisis en varios municipios del país. Los especialistas en ciencias sociales, sicológicas, económicas, religiosas y morales, que han analizado la situación de algunos de estos municipios, coinciden en que del 1º de julio de 2009 hacia atrás, al menos en treinta años, en sus pasillos, oficinas y salones ha gravitado maldad, inmoralidad, desidia, insensatez, aviesidad, escándalos, desgreños, insulsez y chantajes. ¿Cómo se explica que algunas ciudades con los mejores sitiales históricos, económicos y fiscales del país se encuentren en atolladeros?

.
La respuesta es simple y a la vez compleja. El problema radica en la gente, sus costumbres, valores y cosmovisión, porque un pueblo que tiene convicciones fuertes y honestas no escogería de tiempo en tiempo a funcionarios que para llegar a los puestos públicos prometen falsedades y compran conciencias. Más que censurar a los gobernantes, debemos censurarnos a nosotros mismos, porque éstos no son más que el reflejo de la sociedad.

.
El modelo municipal, que no es más que nuestra herencia del período español, tiene gran aplicabilidad en lugares en los que existe madurez política, aunque el mayor énfasis es para aquellas naciones de vastas cantidades de población y territorio, como por ejemplo Colombia, Brasil, España, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Venezuela y otras, ya que las respuestas que los gobiernos nacionales de estos países darían a sus regiones sería un asunto de no acabar si se basasen exclusivamente en un sistema centralizado.

.
En los países de poca población y territorio como Panamá sinceramente no se justifica el sistema municipal, ya que el diagnóstico histórico, económico y jurídico demuestra que la mayoría de sus municipios no son rentables, y porque quienes los han regentado no cuentan con los mejores perfiles morales, académicos y administrativos. ¿Se han invertido millones para abultar las planillas con amiguitos, amantes, copartidarios y botellas? ¿Qué de la justicia y la educación? ¿Y las inversiones sociales? ¿Dónde ponemos la justicia, equidad y reivindicaciones sociales? Como podremos apercibirnos, el asunto va más allá de gritar “viva fulanito de tal”, es más que hacer un espectáculo circense por parte de aquellos que se resisten porque se les ha trastocado sus “conquistas” o se han removido los cimientos de sus bastiones politiqueros.

.
Nuestro país requiere una reforma integral, especialmente en el significado y alcance del sistema municipal. La descentralización debe estar enmarcada a nivel provincial, es decir, que los gobernadores puedan ser escogidos mediante votación popular y que entre sus facultades esté el designar a los alcaldes y demás funcionarios que tendrán como meta la administración de los bienes y recursos de las regiones que lleguen a representar, dejando algunas de sus facultades a otros entes, como por ejemplo, la justicia administrativa la cual no puede seguir estando en manos de quienes siempre tienen la tentación de aplicarla por intereses creados y simpatías personales. Ahora bien, esta reforma sería un fracaso si no va de la mano con un cambio en el resto de las estructuras morales, espirituales, sociales, económicas, políticas, administrativas y electorales del país.

<>

Enviado el 24 de julio de 2009 a Panaletras por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

¿SHOW MEDIÁTICO?

¿SHOW MEDIÁTICO?

.
Por Gabriel D’Annunzio Rosanía Villaverde – Abogado y Locutor
gadarovi@gmail.com

.
Las actuaciones del Gobierno del Cambio, en pro de recuperar terrenos estatales rellenados y ocupados ilegalmente, han sido calificadas como “show mediático” por parte de los insulsos y aviesos que no cumplieron su promesa de “más empleo, más seguridad, cero corrupción”.

Los “juega vivo” no entienden que lo más importante es la observancia de la Constitución, la Ley, la Moral y las Buenas Costumbres. Viendo las cosas desde un punto de vista positivo, no nos cabe duda de que “los canes ladran, señal que cabalgamos”. Nuestro Presidente tiene las mejores intenciones de hacer una buena gestión de gobierno en base al precepto constitucional que dice que es deber de los funcionarios públicos “cumplir y hacer cumplir la Constitución y la Ley”. ¿Los detractores del gobierno no entienden el alcance y significado de este precepto?

Por ocasión de una iniciativa jurídica a favor del Estado, cierto amigo me dijo que no se quería meter en pelea de elefantes, refiriéndose a las acciones del Mandatario en contra de las empresas que han ocupado ilegalmente terrenos del Estado. Entendí su inquietud, pero es menester tener claro que no se trata más que recuperar bienes y derechos que, por desidia de unos y sinvergüencería de otros, se habían perdido en perjuicio del pueblo panameño.

La justicia, el respeto y la equidad deben estar por encima de disposiciones hechas a la medida de aquellos que han tenido como estilo de vida el aprovechamiento desmedido de las bondades de nuestro maravilloso país. Me causa náusea e indignación que unos se mueran por indigestión mientras que otros se mueren de hambre.

Sin menoscabo de que las ocupaciones ilegales de terrenos del Estado deben ser investigadas y sancionadas de acuerdo a lo dispuesto en el Código Penal y la Legislación Ambiental, considero oportuno citar una normativa que fundamenta el accionar presidencial y de su gabinete.

El artículo 1-A de la Ley 35 de 1963, adicionado por el artículo 17 de la Ley No. 36 de 1995, en concordancia con la Ley No. 97 de 1998, dispone que la ocupación y utilización de las playas, riberas y fondos del mar sin la autorización expresa del Ministerio Economía y Finanzas o de la Autoridad Marítima de Panamá, según corresponda, o sin la formalización del contrato de concesión, será sancionada con multa equivalente a cinco veces el valor del área ocupada, según avalúo conforme lo dispone el Código Fiscal, sin que ningún caso pueda ser inferior a los cinco mil balboas.

Estas instituciones, de acuerdo a la normativa citada, tienen la potestad de ordenar la demolición de las obras realizadas en los bienes antes expresados, restaurándolos a su condición original, o arrendarlos a sus ocupantes, según convenga a los intereses públicos.

<>

Enviado el 24 de julio de 2009 a Panaletras por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Puerto Libre de Colón

Puerto Libre de Colón


Por Gabriel D’Annunzio Rosanía Villaverde – Abogado y  Locutor
.
gadarovi@gmail.com

.

Soy parte de la historia de Colón, porque la he vivido. Nací, crecí, contraje nupcias y me reproduje ahí. Hice y haré muchos aportes para esta ciudad, tal vez no tan visibles, ni tan significativos, aunque todo depende con el cristal con que se miran las cosas, no obstante, no pierdo la esperanza de hacer algo contundente algún día que mejore las condiciones de mis coterráneos. ¡Qué sufrimiento me causa la condición de mi ciudad! Pero, ¿cuál es el problema de Colón? Con tantos recursos que tiene, ¿por qué es una isla de riquezas en medio de un mar de pobreza? ¿El egoísmo de unos, la ingenuidad de otros?

Han habido grandes avances en turismo, infraestructura y comercio, pero según los indicadores sociales esta ciudad sigue siendo prisionera de los males de siempre, a saber: marginación; indiferencia; pobreza material y espiritual; casas ruinosas; desenfreno; promiscuidad; alcoholismo; criminalidad; devastación y depredación de los manglares y otros recursos naturales; gobernantes y políticos incapaces, corruptos y oportunistas; etc. Ahora bien, no todo está perdido, porque todavía hay miles de personas, entre comerciantes, religiosos, deportistas, artistas, profesionales y otros que hoy, como siempre, hacen la diferencia.

Hace diecisiete años, personas diferentes, pero con una idea en común, conformaron las Fuerzas Productivas de Colón, para promover la aprobación de una Ley que decretase a la Provincia de Colón como un Puerto Libre. El asunto no fue tan fácil, ya que sectores económicos en alianza con el gobierno de turno conspiraron contra esta idea, sin menoscabo de que fueron los dirigentes de las fuerzas productivas fueron detenidos por órdenes del Procurador Rogelio Cruz.

La propuesta de Ley fue vetada por el Presidente Endara por supuesta inexequibilidad. La Asamblea Legislativa de entonces la aprobó por insistencia. La Corte Suprema de Justicia la declaró exequible. Posteriormente, fue presentada una demanda de inconstitucionalidad, la cual, fue desestimada por la Corte Suprema de Justicia. Lo curioso, o más bien reprochable, es que desde 1994 estas “fuerzas productivas” se desintegraron, porque cada uno tomó su camino político y personal, y más nunca ha habido una real cohesión en torno al proyecto de puerto libre, ni en torno a las reivindicaciones históricas, políticas, económicas y sociales de Colón.

Cuando fui funcionario de la Defensoría del Pueblo le propuse a su titular que realizase una investigación sobre el no cumplimiento de la Ley de Puerto Libre. La consecuencia fue que esta Institución declaró al Gobierno del Período 1994-1999 violador de los derechos humanos. Sin embargo, se aprobó un decreto que favorecía exclusivamente a un emporio. Este decreto lo demandé por ilegal ante la Corte Suprema de Justicia conjuntamente con el abogado y exmagistrado Pedro Moreno. Pero, los gobiernos posteriores tampoco hicieron lo propio para hacerle justicia a Colón con la implementación de la Ley de Puerto Libre.

Recientemente, me enteré por los medios de comunicación que el diputado suplente Julio Luque presentó un anteproyecto de ley que pretende la creación de la Autoridad de Puerto Libre que facilite la implementación de la Ley de Colón Puerto Libre. Espero que esta nueva idea no sea la creación de un ente burocrático más que tenga como destino la desatención de la idea histórica y los fines del Puerto Libre. Las veces que se nos necesite para apoyar, ahí estaremos, como lo hicimos en el pasado.

<>

Enviado el 24 de julio de 2009 a Panaletras por el autor, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Sobre el subsidio electoral a los partidos

.
Sobre el subsidio electoral a los partidos

.


José Domingo Torres

Tomo prestada la cita de una ponencia del magistrado Eduardo Valdés Escoferri, que atribuye a José María Figueres, ex presidente de Costa Rica: “el financiamiento del Estado a los partidos políticos no debe verse como un gasto, sino como una inversión en el fortalecimiento de nuestras democracias”.

Comparto esa apreciación del ex presidente Figueres, por tanto, el presente artículo lo que aspira es que al subsidio electoral se le dé el uso para lo cual fue destinado y no que sea un nicho para el aprovechamiento particular de las cúpulas de los partidos.

Lo primero que se debe revisar en las reformas electorales que se discutirán en enero de 2010 es si el 1% que se destina de los ingresos corrientes del Gobierno central al subsidio de los partidos políticos, es hoy un monto razonable frente a otras necesidades como la pobreza y los altos niveles de violencia que vive la sociedad.

Cuando decimos el 1% de los ingresos corrientes del Gobierno, hablamos de que en el primer quinquenio que se hizo efectivo el subsidio directo a los partidos políticos en nuestro país (1999-2004) se destinaron 15.3 millones de dólares; en el segundo quinquenio (2004–2009), 20 millones y en el tercer quinquenio (2009-2014) se destinarán 33.7 millones del presupuesto nacional del Estado, lo que sumaría unos 69 millones de dólares desde 1999 hasta el 2014. Y este monto irá aumentando en la medida que los ingresos corrientes del Gobierno central vayan subiendo.

Hablar de sumas millonarias en subsidio electoral es hablar del buen uso que los partidos den a estas partidas y es allí, según mi criterio, donde está el problema. En el manejo que le dan las cúpulas de los partidos políticos al subsidio electoral. El Tribunal Electoral (TE) tiene sus auditores internos para verificar los gastos y la Contraloría de la República, igualmente, fiscaliza el subsidio de los partidos políticos; aun así, hay algunos dirigentes de los partidos beneficiados con el subsidio que lo que hacen es inventar seminarios que nunca se dan, y si se dan, no llenan ningún objetivo que no sea el crear el evento para justificar gastos.

El TE debe reforzar los mecanismos de fiscalización del subsidio electoral a los partidos políticos con mayor celo, evitando que le metan gatos por liebres con actividades inventadas.

En los sectores que hay que tener mayor fiscalización, a mi criterio, son: capacitación política, honorarios, gastos de organización, gastos de participación en cursos y conferencias dictados por terceros y, sobre todo, en salario y servicios profesionales. La lucha de muchos dirigentes por aferrarse a sus cargos es más bien la lucha por manejar el subsidio postelectoral que entregará el TE. Por eso, reitero mi llamado a los magistrados: ¡ojo con el manejo del subsidio electoral!

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

A reforestar Panamá

.
A reforestar Panamá

.
Marisa Vallarino

La actividad de reforestación tiene más de 30 años de realizarse en el país. Quizás la mayor reforestación se inició en La Yeguada, Alto Guarumo, Los Valles y Buenos Aires, en Veraguas. En ese entonces, el Estado, con el apoyo del Programa de Alimentos (FAO), establece plantaciones de pino caribe con el objetivo de recuperar suelos degradados y de proveer alimentos por trabajo a estas comunidades.

Los resultados positivos de este esfuerzo pueden apreciarse a simple vista: recuperación de especies nativas del área, retorno de la fauna silvestre, producción de madera y mejoramiento del entorno ecológico, entre otros.

Actualmente, la reforestación se ha consolidado como un negocio rentable, alcanzando más de 70 mil hectáreas plantadas a la fecha (según datos de Anam). Sin embargo, esta cifra está muy lejos de la meta nacional de reforestación: 2 millones de hectáreas. ¿Quiénes pueden contribuir a esta noble acción? Todos sin excepción. Porque a todos nos conviene plantar árboles para embellecer nuestras viviendas comunidades y ciudades. También nos interesa conservar nuestros ríos, para recuperar los suelos degradados y además generar materia prima para la industria forestal (maderables).

El sector forestal en Panamá, desarrollado adecuadamente tiene ventajas. Puede inclusive generar más ingreso que el propio Canal de Panamá, además de los servicios ambientales que generan estas plantaciones. Hoy día las inversiones forestales son atractivas por su crecimiento sostenido en el tiempo, por su estabilidad comercial y por su versatilidad en generar diversos productos y servicios.

Y qué decir de la necesidad de mitigar el cambio climático que amenaza todos los sistemas ambientales del planeta. Ante esta realidad, la reforestación se convierte en una necesidad urgente de supervivencia para la humanidad. En Panamá se realizan esfuerzos con apoyo de la empresa privada y participación de estudiantes para concienciar a la población sobre la importancia de plantar árboles.

Todos los días nos beneficiamos de la presencia de los árboles y los bosques. Por ejemplo, de ellos se derivan bienes y servicios ambientales (producción de oxígeno, captación de carbono, protección de ríos, belleza escénica), todos ellos muy necesarios para que las sociedades puedan desarrollarse.

Es por esto que debemos reforestar Panamá, para que esta convivencia ser humano–naturaleza se fortalezca y se perciba como una condición permanente y necesaria para armonizar el desarrollo con la conservación, y de esta forma alcanzar la sostenibilidad ambiental.

De todos nosotros depende si queremos un Panamá con una economía verde, respetuosa de las leyes de la naturaleza. Sigamos plantando para nuestras futuras generaciones que ellos nos lo agradecerán eternamente, no lo duden.

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Durmiendo con el enemigo

.

Durmiendo con el enemigo

.
Carlos Eduardo Galan Ponce
.

Además del título de una película, parece que así era el sueño reparador en que descansaba la nación hasta el mes pasado. Funcionarios que tenían el deber de proteger los intereses del país, quedaron convertidos en los más obsequiosos patrocinadores de los abusos de nacionales y extranjeros que, con una etiqueta de “inversionista” que no resistiría el menor escrutinio, hicieron fiesta personal con nuestros recursos naturales. Sinvergüenzura que los restos tambaleantes del PRD aún pretenden defender, invocando una cacareada “seguridad jurídica” que a quien debieron habérsela proporcionado fue a esta colectividad que le había confiado sus destinos.

El ejemplo de ver cómo se mercadeaba el patrimonio de la Nación, a bordo de aviones privados en viajes de cortesía, sirvió de aliciente para que cualquier subalterno se sintiera autorizado a adoptar la misma actitud en los casos que caían en sus manos. Y así, cada interesado bendecido, tomó lo que más le convino, pagando lo que le vino en gana cuando quiso o declarándose en huelga indefinida de pago. Todo, a ciencia y paciencia de los que estaban llamados a impedirlo. Se firmaba cualquier papel que se pusiera por delante, a sabiendas de que en el camino se iban a “emparejar las cargas”. Y si en el intermedio algún funcionario celoso de su deber trataba de hacer cumplir la ley, la patente de las cortes se encargaba de impedírselo, revistiendo de una dudosa legalidad cada ex abrupto en perjuicio de los intereses de la Nación.

Y, además, como “loro viejo no duerme en el suelo”, estos astutos depredadores del inventario público, por aquello de las “cochinas dudas”, quisieron curarse en salud e inventaron, amalgamados con los obsequiosos padres de la patria, algo que recibió el pomposo nombre de “equiparación”.

Obra insigne de la administración Torrijos. Algo muy sencillo en la patria nueva. Era como si tú, por ejemplo, para iniciar un servicio de transporte de carga adquirieras una flota de camiones en su distribuidor, digamos a 100 mil dólares la unidad; pero luego resultaba que las unidades bajaban de precio, entonces, tú podrías ir adonde adquiriste los equipos a que te devolvieran la diferencia para que quedaras “equiparado” y pudieras competir en igualdad de condiciones con las nuevas empresas de transporte que surgieran. ¿Qué te parece?

Así funcionaba con las concesiones que se otorgaban, donde el dinero a regalar era del erario público. Y luego de pactadas, solo quedaba pendiente meter un “camarón” al amanecer, en lo que ya eran expertos, otorgándole una concesión similar a un “pasiero” a precio de ganga para que todos los contratantes anteriores se remolcaran al mismo baratillo. ¿Qué clase, no? El país no podía estar en mejores manos.

Lo único que no calcularon es que el desprecio popular los iba a llevar a tener que rendir cuentas, de esas concesiones y de otro rosario de atracos, a un equipo de gente que vendría dispuesto a poner orden. Producto de una dictadura que se soñaba eterna seguían creyendo que el relajo no iba a terminar nunca, y no se preocuparon ni de disimular las anomalías que han ido apareciendo en cada dependencia oficial, a medida que se posesionan de ellas los nuevos designados. Da pena ver el deterioro en que han entregado no solo las finanzas, sino las propias instalaciones físicas, el equipo rodante y de oficina y cualquier cosa de valor en una gran cantidad de dependencias públicas.

Y aunque toda moneda tiene dos caras y es común que las versiones de los hechos varíen dependiendo del lado que le mires, el deterioro en que ha devuelto el país la administración de Martín Torrijos es de tal magnitud, que no hay un solo programa en los medios de comunicación que haya podido sustraerse de comentar con diferentes grados de indignación el desgreño administrativo, la indolencia, el despilfarro, el asalto de los fondos públicos y el “botellerío” que predominó en su recién pasada administración.

A ninguno se le ha ocurrido siquiera pasar por la pena de salir en su defensa. Y todavía falta lo mejor, lo que la población espera con ansiedad: la exigencia de la rendición de cuentas del crecimiento de la fortuna personal de aquellos que entraron limpios y salieron millonarios.

Y como no es fácil sustraerse de ese fin primordial del enriquecimiento, que es adquirir y disfrutar de los bienes materiales que el dinero puede proveer y la impunidad les parecía garantizada, a la vista pública se encuentra confeso el producto de todas esas transformaciones económicas.

En cualquier país que se precie de ordenado y serio, tiene vigencia esa sentencia que establece que “las propiedades cuyo valor supere los ingresos legítimos, se consideran bienes ilegítimos”. Ya saben todos los que califican en esa definición.

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Solo un menor maltratado?

¿Solo un menor maltratado?

.
Milton Vargas Jurado

El país entero ha sido testigo de un acto de violencia intrafamiliar, que gracias a la caridad de un vecino y a través de un video tomado desde su celular, ha pasado de la oscuridad casi total a una deslumbrante realidad, probablemente no conocida por muchos, o quizá lo más apropiado sería señalar, ignorado en complicidad por omisión, el maltrato que muchos menores de edad sufren diariamente en nuestro país.

De frontera a frontera, es como una pandemia enquistada por décadas, ya que y a pesar de constantes denuncias, investigaciones sociales, organismos no gubernamentales dedicados al menor y hasta la participación positiva de las distintas autoridades competentes al tema, la ciudadanía hasta ahora reacciona casi como si fuésemos Santo Tomás, “ver para creer”.

El incidente televisado no es un problema aislado, y mucho menos único. Basta saber que en las calles vemos a menores, mal trabajando o mendigando, en muchas ocasiones obligados por sus padres o quienes los llevan a extremos solo para conseguir dinero a través de estas niñas y niños.

Esto es, a todas luces, un problema de Estado. No es un padrastro el que ahora nos muestra su rabia con un infante, también hay que investigar, a profundidad y con mucha seriedad, algunos comportamientos de maestros, profesores y hasta administrativos de ciertas escuelas o colegios particulares, en donde es conocido que por ejemplo, y en el último caso, los estudiantes son sacados de sus salones de clases, impidiéndoles presentar exámenes, porque sus padres o acudientes están atrasados en los pagos de las mensualidades.

Esta arbitrariedad atenta también en contra de los derechos de los menores, porque la acción los ridiculiza abiertamente, por una omisión, cualquiera sea la razón, de parte de quienes son responsables de ellos. Los directores de estos planteles no se percatan de algo tan sensible, como que el contrato de ellos es con los padres o acudientes, no con los estudiantes, menores de edad.

No estoy generalizando, nótese que utilicé la palabra “algunos”, pero también los pocos docentes que insensiblemente atacan en los salones la inteligencia de estudiantes no tan privilegiados, están abusando de su poder sobre estos, lo que se deriva en violación abierta del sagrado derecho del menor.

Es hora, entonces, de entrar de lleno a esta problemática de orígenes que se pierden en el tiempo y la distancia. Sin detallar a las organizaciones que han estado del lado de tanto niño desvalido y desprotegido, que merecieron mucha atención por parte de Yolanda Jurado de Vargas, magistrada del Tribunal Tutelar de Menores en la década de los 80 en el siglo pasado, cuando los denominó, “huérfanos de padres vivos”.

El Estado no puede aplazar más el estudio urgente y la aplicación de políticas serias que lleven esta mala y decadente situación, a un control lo más inmediato posible.

Las señales han estado presentes desde hace mucho tiempo, y solo para muestra otro botón de hace algunos meses, en que fallecieron menores producto de una pésima atención por parte de sus padres. ¿No tenían ellos derechos también?

El niño campesino que desbarata sus manitos con un machete en una cosecha de sol a sol, o el que se acerca a nuestros autos tratando de vender una golosina o pidiendo una “ayudita”, nos está gritando, con profunda y triste voz en silencio, ¿por qué tengo que vivir así, por qué no puedo estudiar… por qué no puedo comer, al menos dos veces al día?

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Más sobre el arranque

Más sobre el arranque

.
I. Roberto Eisenmann, Jr.

Hay otros arranques positivos del gobierno del Cambio que merecen reconocimiento, no así unos nombramientos diplomáticos de espanto.

Inicio los positivos con el presidente de la Asamblea Nacional de diputados, José Luis Popi Varela. Desde su discurso de inauguración previo al de Martinelli, el hombre anunció un sinnúmero de reformas concretas que –de lograrse– cambiarían radicalmente la imagen peligrosamente deteriorada del Órgano Legislativo de nuestra democracia. Ya hay señales de frustración que lo llevaron a amenazar con renunciar (cosa que ningún líder debe hacer). El presidente de la Asamblea está muy cerca a un Presidente comprometido personalmente con los cambios anunciados, y además tiene la fuerza de una bancada mayoritaria y la de la opinión pública.

Varela entonces tiene el poder necesario para lograr concretar los cambios de adecentamiento que propone, y tiene la valentía y la decencia requerida.

Debe seguir con apremio antes de que se acabe la luna de miel típica de los 100 primeros días.

No conocía sino hasta hace algunos días al nuevo jefe de la Autoridad de Turismo, Salomón Shamah. Hizo una transición única y fluida con Rubén Blades. No perdió ni un minuto de su tiempo criticando al gobierno anterior, y se dedicó a trabajar hacia adelante. Es obvio que tiene una visión universal de las cosas y una privilegiada inteligencia intelectual y emocional. Dice poco, pero cuando habla pega directo en la marca con creatividad y decisión.

No hay en él rodeos, ni cuentos. Tiene planes concretos y es de tomar al toro por los cuernos. Va a poner al turismo –vital para la creación de empleos- donde se merece estar.

Como crítico del nombramiento del jefe de Policía por su pasado militar-norieguista, voy con cautela a felicitarlo por sus primeras acciones: el aumento a los policías y la aplicación de un horario civilizado de 8 horas cuenta con el apoyo de toda la ciudadanía.

La renovación y renacimiento del programa Vecinos Vigilantes es una buena, sobre todo si reducen las rotaciones para que el policía comunitario sea la punta de lanza para lograr “que sea una institución con un rol comunitario al servicio de la población” (palabras suyas).

Su vestimenta civil es simbólicamente positiva. Falta mucho, pero… buen arranque.

Lucy Molinar: su nombramiento fue criticado porque no es docente. Yo, quien la conozco de los muchos años que compartimos la profesión periodística, siento que logrará cambiar las cosas precisamente por no ser del gremio docente. Lucy tiene muchas virtudes: es honesta, le duelen las injusticias en su país, es incansable trabajando, tiene una educación privilegiada y profunda, amplios conocimientos, una visión universal y un liderazgo entusiasta que se vigoriza con los retos que parecen imposibles.

Hace unos días nos vimos por primera vez luego de que tomara posesión del cargo. La vi entusiasta y alegre como siempre, y con planes precisos y creativos que tenían mucho sentido para reformar el sistema desde el aula individual hacia arriba. Para lograr el tan deseado cambio del edificio del Estado hay que primero reforzar las fundaciones; esa es la tarea a la que se dedica Lucy, y sé que con ella nos irá bien.

Una última: los gobiernos presidencialistas como el nuestro siguen siempre el ejemplo del Presidente. Podemos estar o no de acuerdo con Martinelli, pero hay una cosa que nadie discute: trabaja como una mula. Para él no hay horarios ni fines de semana. Todo es trabajar porque cuando se trabaja con amor por lo que se está haciendo, no se siente como trabajo; así es Martinelli y por ende así tiene que seguirlo su equipo. Con este intenso trabajo se pueden equivocar en algún momento, pero se van a lograr muchas cosas.

El ejemplo presidencial incluso ha afectado positivamente a la Corte Suprema, que hoy anuncia por unanimidad la reapertura del Cemis para beneplácito del país decente que desea un coto a la impunidad, lo que se inicia con freír a un pez grande al estilo Costa Rica. El comienzo es el 50% de toda acción, y no hay que temer probar algo nuevo y distinto. Recordemos que un amateur solitario construyó el arca y un enorme grupo de expertos profesionales construyó el Titanic.

Martinelli arrancó, seguramente motivado por las estrofas de nuestro Himno: “Adelante la pica y la pala, al trabajo sin más dilación…”.

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La descentralización ¿Política o Técnica?

.
La descentralización ¿Política o Técnica?

Carlos E. López
.

La descentralización supone la existencia de personas jurídicas públicas distintas del Gobierno Central a las cuales se trasladan competencia o poderes que en principio corresponde al Gobierno Central. Es decir; las manos políticas del Gobierno Central a los Gobiernos Locales.

Así mismo, estas entidades comprenden un cúmulo de actividades típicamente administrativa que tiene el propósito de satisfacer las demandas comunes de las poblaciones. En pocas palabras: solucionar las necesidades sociales que el Gobierno Central no puede atender eficientemente.

A nivel político cuando implica y comparte los controles administrativo con el personal que desempeña puesto de elección popular.

A nivel Técnico sería la capacidad de vocación en el ejercicio de las ciencias administrativas como un conjunto de procedimientos y recursos que los experimentados aplicarían en la jurisdicción distritorial.

La necesidad de la interdependencia en la gestión pública dependerá del presidencialismo que mediante el sistema conlleve el concepto y contexto de las relaciones intergubernamentales basado en el número de sus pobladores según los distritos y el aporte financiero que reciben los municipios de parte del Gobierno Central.

La evolución municipal a nivel mundial es que sean autónomos, democráticos y que presten los servicios públicos.

Ahora, el Ministerio de Gobierno y Justicia tiene una excelente oportunidad para la descentralización del poder político y administrativo, solo tiene que crear la Dirección Técnica de Fomento y Desarrollo Municipal en reemplazo de la Dirección de Gobierno Locales y otras dependencias de otras instituciones. Apunte para un futuro, en la cual usted decide ?

<>

Publicado el 24 de julio de 2009 en el diario El Panama América, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.