¿Hasta cuándo?

.

¿Hasta cuándo?

.

RAMIRO VÁSQUEZ CHAMBONNET

.

La derrota sufrida por el PRD en las recientes elecciones y la rebelión que se está produciendo en muchos de quienes salieron favorecidos con el voto popular, rechazando la intromisión de sus mandos superiores para establecer las alianzas locales de gobernabilidad, deben servir de referencia para poder entender la magnitud y gravedad del estado actual de ese partido.

En muchos municipios e inclusive en el propio Órgano Legislativo los “electos” han pasado a negociar directamente con las autoridades sus espacios de poder. Incluso buena parte de los miles de activistas que quedaron “atrapados” en las oficinas gubernamentales hacen lo suyo para tratar de salvar sus ingresos ante el silencio cómplice de sus mandos superiores cuyas razones de negociación, con el recién estrenado gobierno, tienen otras motivaciones y no necesariamente políticas.

Mientras tanto, sus nuevos-viejos voceros arremeten contra molinos de viento en un vano intento de crear un enemigo, de adentro y de afuera, que los pueda unir o al menos administrar el tiempo, mientras se produce la esperada renovación de la dirección del partido.

Nada del balance electoral, silencio frente a problemas concretos que ya se están manifestando en la vida política, mucho menos con los temas de desafío a la tradicional disciplina de la organización.

La gente de a pie entiende que ese aferrarse del aparato, no tiene nada que ver con la institucionalidad del Partido. Falta el discurso. Lejos de promover la tolerancia y el diálogo incluyente, la política coercitiva intenta mantener el control de la situación, alejando con ello la posibilidad de retomar el camino correcto.

Mientras no entiendan, o entiendan y no lo quieren aceptar, o sencillamente no les importe, que el PRD padece una crisis de dirección y de identidad, la división del partido camina a sus anchas. Crisis porque el aparato ya no puede mandar. Por que en su seno se expresa una profunda lucha intestina de personalidades, que lo está desgarrando. Crisis porque sus bases y los propios “elegidos” , que hasta hace poco ponderábamos como parte de nuestra victoria electoral, se cansaron que los negociaran y decidieron saltarse al intermediario. O sea, crisis, porque su membresía rebasó a su dirección. No hay mando. No hay autoridad para ejercer el mando.

Los resultados electorales apenas si fueron un catalizador. Es sabido que todo en la vida es el resultado de una acumulación que puede darse evolutivamente o a través de un sorpresivo salto. Hay que investigar qué nos pasó en estos últimos diez años. Por dónde equivocamos el camino. Por qué nos fuimos quedando atrás, perdiendo nuestra identidad, desmantelando la vida orgánica, sustituyendo el ascenso por mérito por figuras incondicionales sin ninguna representatividad real en las bases, salvo el dedo que los ungía, de un crecimiento gigantesco sin planes de formación y politización para la nueva membresía.

Qué nos pasó, pero también quiénes fueron los responsables directos, quiénes los cómplices, quiénes de los que ahora gritan ¡cambio! guardamos silencio y no supimos caracterizarnos.

Solo así podemos tener la esperanza de que ese cambio anhelado redundará en una refundación del glorioso PRD, que con tanto honor y orgullo dirigió un proceso de transformaciones que modernizaron el Estado panameño, impusieron la justicia social y liberaron a nuestro país de la infamia colonialista.

<>

Publicado el 14 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Dónde quedaron los PRD?

.

¿Dónde quedaron los PRD?

.

MARIO A. ROGNONI
.

Proporciones guardadas, el PRD es el partido más grande del continente americano después del Partido Comunista de Cuba. Su membresía llegó a ser poco más del 30% de los votantes, luciendo inclusive imbatible. Pero los últimos meses han mostrado un PRD distinto al proyectado, falto de liderazgo, descoordinado, prácticamente inmovilizado y falto de actividad. El llamado a ser “líder opositor” se ha reducido a una mezcla de aspirantes a directivos de lo que resta del partido confundidos con otros que buscan mimetizarse con los nuevos gobernantes, bien para salvar una posición o bien para evitar una persecución.

Las primeras dos semanas del nuevo gobierno se han caracterizado por la ausencia del opositor principal en los medios. Los aciertos y desaciertos iniciales del gobierno han pasado inadvertidos por el PRD. Mientras los concejales capitalinos se debaten en peleas iniciales con la alcaldesa encargada, la dirección del partido los ha dejado solos en su lucha. Los diputados, siendo la bancada más numerosa, tampoco han participado activamente en su rol opositor. En resumen, el PRD ha caído en un letargo peligroso para su futuro.

En los años 90 al 93, fue la agresividad opositora de los entonces 9 legisladores y un CEN aguerrido lo que permitió el retorno en 1994 al poder. En 13 meses logramos unirnos estratégicamente con el PDC en la Asamblea creando una fuerza opositora que prácticamente dirigió la Órgano Legislativo por 3 años desde la oposición. Hoy el PRD está en otras condiciones. El CEN desarticulado, el secretario general fuera del país, sus miembros, con excepción de Balbina Herrera, distanciado de los medios. Con los frentes de masa desarticulados, la vocería oficial desactivada, los miembros ven al partido con muy poca garra y sin fuerza opositora. Con un partido débil en proyección, los miembros en puestos públicos han quedado a merced de su suerte o habilidad por mantener sus puestos.

No dudo que mucho de lo que estamos cosechando es producto de lo que sembró la dirección del partido. Habían abandonando la institución, concentrados en sus puestos y funciones dentro del Ejecutivo. Para colmos, las amenazas del nuevo gobierno de atacar la corrupción parecen haber asustado a más de uno, que han preferido sumergirse en el anonimato, mientras otros emigraron ya al exterior para evitar persecuciones.

Martinelli está haciendo lo que dejó por hacer el PRD. Pero si ellos en gobierno han reemplazado al PRD, el PRD no parece haber reemplazado a los opositores en su antiguo rol. Dirigentes como Pérez Balladares, López Tirone, Nito Cortizo, Juan Carlos Navarro, parecen más interesados en lograr escalar en el CEN que en aceptar su rol opositor. Una oposición organizada, como la manejó Pérez Balladares en los 90, incluía reuniones semanales con la bancada, voceros organizados con temas y funciones, comunicados de los frentes de masa, reuniones regionales manteniendo a la membresía activa e informada. ¿Alguien ha siquiera pensado en organizar esto?

O los líderes del PRD reaccionan o este partido estará condenado a reducirse para luego ser simplemente un partido más.

La alternativa, sin embargo, será el surgimiento de liderazgos paralelos a los formales que inicien el trabajo opositor, organicen vocería, organicen reuniones y sobrepasen de hecho a la dirección adormecida existente. El partido tiene muchas fichas valiosas y valientes que han esperado ver a los líderes actuar, pero su actual inacción los está descalificando. Bien decía Omar que no es lo mismo rango que jerarquía, al final será la jerarquía torrijista la que supere a los actuales rangos, que no han sabido hacerle honor a sus cargos.

<>

Publicado el 14 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Solicitudes al presidente Martinelli

.

Solicitudes al presidente Martinelli
.

JAIRO HENRI PERTUZ-S
.

Una actitud irresponsable y sancionable se viene practicando en la CSS en perjuicio de los asegurados, propietarios de esta entidad privada. En efecto, los pagos que realizan los asegurados y jubilados cada mes deben asegurar una atención de calidad con humanidad. Tienen ese derecho. No es un favor ni una caridad.

Los funcionarios de la CSS, sean administrativos, médicos, farmacéuticos, laboratoristas o que estén a cargo de prestaciones de otros servicios como RX, medicina nuclear, terapias, etc. están obligados a prestar al asegurado o pensionado un servicio mejor que en cualquier otra entidad privada de salud, por los beneficios y privilegios de que gozan estas personas del bolsillo de los cotizantes.

La práctica generalizada por parte de la mayoría de estos funcionarios es censurable, siendo que los asegurados pagan por adelantado toda atención, servicio o medicamento. Muchos funcionarios tienen la osadía, el descaro y la irresponsabilidad de decirle a los asegurados que “si quiere una atención de calidad, vaya a la privada”.

Y acaso, ¿qué es la CSS? Los asegurados pagan los sueldos y beneficios inmerecidos a los funcionarios que allí laboran.

Hay que despolitizar la CSS y hacer una limpieza y reordenamiento del personal y la prestación de los servicios. Ya está bueno de tanto abuso con los asegurados, que están cansados y perjudicados con tantas huelgas, otorgamiento de aumentos salariales y bonificaciones a una gran cantidad de funcionarios de esta entidad, que han constituido allí republiquitas indeseables.

Los asegurados manifiestan que los incapaces de brindar un buen servicio y que, inclusive, están a cargo de direcciones médicas y farmacéuticas en policlínicas, deben ser sancionados o despedidos por ineficientes y los que no estén de acuerdo con lo que se les paga, que renuncien.

Allí existe un tumor maligno que hay que extirpar con urgencia por la salud de la institución que tanto sudor y lágrimas ha costado. Los actuales diputados deben honrar sus cargos y no volver con otra Ley de la muerte, como la que trataron de aprobar en el gobierno anterior.

Es recomendable también que se realice un aumento mensual mínimo de $50 a las pensiones de hasta $1000. Los jubilados aportan a la CSS y, con el costo de vida más alto cada día, también merecen consideraciones humanitarias. Otra medida justa sería que los medicamentos del desactualizado “cuadro básico” sean de obligatorio cumplimiento.

Cuando no los haya en la CSS, inmediatamente, el Departamento de Farmacia debería entregar una orden para retirarlos en cualquier farmacia del país, previo acuerdo de un precio para la CSS. La vida puede estar en riesgo cuando un medicamento no es entregado a tiempo y es obligación de la CSS proporcionarlo.

Es imperativo un cambio radical. Se debe empezar por pedirles la renuncia a algunos desvergonzados miembros de la Junta Directiva por incapaces. Cual parásitos, se han enquistado allí y han demostrado, suficientemente, que deben irse. Como carecen de vergüenza, el presidente Martinelli debería exigirles que renuncien o destituirlos por atentar contra la vida y contra la estabilidad del país.

El presidente debe tener la seguridad de que el pueblo, que espera de él energía y cumplimiento de promesas, saldrá a las calles a respaldarlo.

<>

Publicado el 13 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Viernes Negros y otros piqueos históricos

.

Viernes Negros y otros piqueos históricos

.

ROBERTO DÍAZ HERRERA
.

—Mi coronel, el padre Fernando Guardia está en la puerta, anda con un gringo. —Cuando, rodeado de tropas norieguistas, hice pasar al cura jesuita Bill Davis, creí que yo estaba enterado a fondo de la crisis panameña. Caro error. ——Coronel, ¿qué ha hecho que usted ocasione esta revolución en Panamá que está en todos los diarios del mundo?—— ——Soy hijo de padres educadores y he disimulado mucho, hasta buscar detener tanto crimen y violación de derechos por este general corrupto.—— ——Coronel Díaz Herrera, a pesar de que usted es el político de los militares, realmente es ingenuo. Usted se está metiendo con el mismo presidente Reagan y su vicepresidente Bush, y vengo a dejarle información y un catálogo con ocho fotos de personas, una sola en verdad, que ya metieron en Panamá para asesinarlo.—

Le pasé el catálogo a Maigualida y al abrirlo aparecieron varios rostros, diferentes aparentemente, con pasaportes distintos, y supimos que aquél Sicario podía estar dentro de la casa, llena de gente, en aquél mismo momento. Entonces le pedí al cura Davis su bendición, bien en serio. Hizo una invocación, conversamos, me abrazó y se fue.

Vino de Nueva York para traernos de fuentes secretas aquella noticia terrible. El resto parece historia conocida, pero aun ni el 0,1% la conoce. Noriega era un alfil del ajedrez diabólico que dirigían Reagan y Bush, mediante la CIA, la DEA, el Pentágono, que para derrocar a la fuerza a los Sandinistas, por ser marxistas, metían toneladas de drogas en USA, a enviciar más a los que ya eran adictos y hacer nuevos enfermos, con las altas coimas que tenían que pagar al coronel Oliver North los narcotraficantes, para comprar con esa plata hedionda armas para darle a los mercenarios que combatían a los de Managua.

Noriega era un capataz principal desde Panamá y por eso era inderrocable, inmune, impune, no importa cuántos opositores degollara o violara ni cuantas manifestaciones civilistas hubiera. No se habría podido jamás con él, a no ser por aquella aventura idealista y loca que me atreví a iniciar.

El costo nuestro hizo que mi esposa quedara huérfana de padre y madre, Ramón Gamboa de un infarto por la presión insoportable, Lila Wendehake más tarde en Caracas, por una hemorragia digestiva aguda, por las secuelas del estrés. Noriega era del equipo de Reagan y Bush, así de simple y tenebroso. Y ni cien millones de aquellos pañuelos blancos, que surgieron luego de mis denuncias, podían derrocarlo. La bárbara invasión de diciembre del 89, fue un acto cobarde, hipócrita y cínico de George Bush.

La historia la documento en mi libro Estrellas Clandestinas , en un par de días de venta en Supermercados Riba Smith y en El Hombre de la Mancha. A ningún investigador periodístico de los que hay aquí, bien enterados se supone de la historia aquella que detoné ni siquiera a Guillermo Sánchez Borbón, le he oído ni un centímetro del fondo del drama y sus autores.

Tan despistados andan todavía hoy que cuando escucho la acusación de unos pocos contra el nombramiento del Dr. Algis Torres en San Miguelito, ignoran sus detractores que sin la vigilancia de ese médico, Noriega y alguno de sus matasanos me habrían envenenado en mi medio año de celda.

La historia es totalmente ignorada, está apenas por develarse.

<>

Publicado el 13 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El transporte y el Metro

.

El transporte y el Metro
.

ABDIEL AUGUSTO PATIÑO
.

El presidente de la República, Ricardo Martinelli Berrocal, ha puesto pies en polvorosa con sus principales promesas de campaña, las más inmediatistas, por lo menos, siendo una de ellas la del Metro, el único compromiso que señaló durante la contienda electoral, como solución a la problemática metropolitana del transporte público.

Hoy, ya contamos con la Secretaría del Metro, el grupo que tendrá que ponerle pies y cabeza a la ambiciosa idea del presidente, hacerla entendible, viable, sostenible y real.

La ciudad de Panamá se merece un Metro, estoy totalmente de acuerdo, pero como parte de una estrategia eficiente, programática y sostenible de transporte público, que claramente especifique los pasos a seguir para lograr ese proyecto y para llegar a un modelo de transporte social, económica y ecológicamente sostenible.

El Metro no es la panacea, es solo una parte de la solución que debe involucrar rutas alimentadoras, ordenamiento del transporte selectivo, competencia, entre otros aspectos.

En otras ocasiones he dicho que el problema del transporte público es más que metropolitano y he señalado que se requiere de una estrategia nacional y de una Ley Marco eficiente, que reemplace los instrumentos legales vigentes.

No obstante, esta sugerencia nunca ha sido tomada en serio e ignoro si la nueva directora de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) estará en disposición de al menos considerarla. No obstante, no es eje temático ahora, la ruta hacia el Metro es mi objeto en este momento.

El Metro tardará en ser realidad, lo entendemos, y el presidente ha pedido tres años; no obstante, alguna decisión se debe tomar sobre el sistema actual. Debemos seguir utilizando los buses, y siempre tendremos que utilizar buses; ¿pero y los “diablos rojos” ?Con respecto a esto hay que hacer algo, y no es más que sacarlos de circulación antes de julio de 2010.

En un año puede y debe la gestión de Martinelli lograr este cometido a través de las reformas legales necesarias, liberalizando la inversión en transporte público y estableciendo —gracias a un estudio breve y profundo de la ATTT— las rutas de operación para los nuevos inversionistas.

Bien el Estado puede formar o no parte del negocio y de las inversiones, algo como lo que se pretendía con el Transmóvil, pero de manera eficiente, transparente y despolitizada. Al programa Transmóvil hay que suspenderlo definitivamente, a la par de una planificación efectiva, que acabe con los “diablos rojos” a la mayor brevedad posible. ¿Es posible? Más que posible, necesario; y el compromiso del Metro lo hace aún más exigente.

La Secretaría del Metro debe estar clara que, cuando éste proyecto entre en funcionamiento, las rutas alimentadoras deberán estar operando eficientemente y con autobuses decentes.

Ya hay un proyecto que ha surgido de las propias bases transportistas, pero este exige una participación del Estado como garante, no como socio y esto es inadmisible.  El Estado puede ser socio, pero no garante de una inversión privada, porque las bases transportistas son privadas.

En menos de un año podemos despedir al último “diablo rojo” de las calles, sin pagar inmerecidas indemnizaciones y sin correrle el gusto a gremios que destruyen día a día la calidad de vida de los panameños.
El gobierno del Cambio debe comprometerse a lograrlo.

<>

Publicado el 13 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

De verdad que ‘sí se puede’…

.

De verdad que ‘sí se puede’…
.

ERNESTO A. QUIJADA DÍAZ
.

Casi con la boca abierta por el asombro frente a una acción presidencial inédita en la historia nacional, comunicadores sociales dieron testimonio del inicio del cumplimiento de una promesa electoral del presidente Ricardo Martinelli en Amador en el área de relleno desarrollado por el “inversionista” Jean Figali, para los propósitos de construir y operar allí una “marina”, mediante una concesión otorgada por el gobierno.

Martinelli determinó ordenar la paralización de las obras, con base en dos puntos de lógica excepción con respecto a las cláusulas contractuales. Primero la extralimitación sin autorización en las obras de relleno que se han realizado, desarrollándolas el doble de lo pactado y segundo por una morosidad que ya sobrepasó la “friolera” de $16 millones, que a una tasa normal de interés bancario ya le deben haber redituado al menos el doble. O sea, que estaba haciendo más dinero para él con la plata del pueblo panameño.

Los panameños tenemos que sacarnos el dedo de la boca, pues aquí llega cualquiera y con el “cuento chino” de la inversión se nos mete y comienza a hacer dinero, casi siempre de modo inescrupuloso, a expensas de bienes de nuestro conglomerado social.

Al poco tiempo uno los encuentra exigiendo que sus contratos sean “equiparados” con otros que, a su gusto y conveniencia, tienen ventajas que no existen en los suyos y, generalmente, tal y como ha sido la historia, las anteriores administraciones han terminado dándoles más y más con el otro cuento chino de la “seguridad jurídica”.

Por eso es que fue agradable escuchar a la vocera presidencial, Judy Meana, expresando que ese “otro cuento chino” de la equiparación “No va más” , dado que el Estado tiene todo el derecho de hacer contratos diferentes con diferentes empresas o personas y que no se aceptará más el chantaje de la “equiparación”.

Razón tenía el ex presidente Torrijos cuando dijo en campaña que “Sí se puede” ; lo lamentable es que tuvo que llegar el gobierno del cambio para demostrar esa verdad de que “Sí se puede”. La acción, a juicio de la cúpula del actual gobierno, no se centra en acciones contra el llamado Grupo F, sino a favor del Estado, que debe resarcirse de los bienes que la naturaleza nos ha brindado, sin permitir que algunos “empresarios inescrupulosos” se llenen las alforjas, introduciendo recursos jurídicos en despachos donde es un secreto a voces que mantienen mucho nivel de influencia.

Ahora, le corresponderá el turno a otros que han utilizado aquello de la “equiparación” para cambiar los contratos originales, pero siempre a su favor. Esa política de Martinelli, que bien lo dijo al inicio de su gestión, “será enérgica, más no fina” , es la que el país requiere para acabar con tanta impunidad entre los que disfrutaron de las ventajas de amigos y socios disimulados en las altas estructuras del gobierno anterior. Y seguramente.. viene más.

<>

Publicado el 13 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘La crueldad humana…’

.

‘La crueldad humana…’

.

HADULFO VÁSQUEZ GÁLVEZ

.
“La crueldad humana.. cebarse en los caídos y desvanecerse ante la muerte”, esta frase lapidaria original del eminente escritor peruano, Luis Alberto Sánchez, “La Crueldad de la Miseria Humana”, pone de manifiesto que la adversidad y el infortunio se apoderan de nuestra especie humana y cómo al morir en la gracia de Dios salen a inundar de inmensas nubes de inciensos, elogios, reinados y se agotan el ditirambo y lenguaje servil y cargado de falsedades e hipocresías para deshojarlos en la caja mortuoria de los hombres ilustres desaparecido.

Con la sorpresiva muerte del artista y cantante norteamericano Michael Jackson se puso al descubierto una vez más la miseria humana, que carcome los cimientos del corazón del hombre. No hace ni cinco años que todos los despachos de prensa internacionales, comentaristas radiales y televisivos, fotos, reportaje, videos, inundaban los medios tratando de golpear imagen, reputación y honra del llamado “Rey del Pop” , acusándolo de pedofilia, conduciéndolo a los tribunales por supuestos abusos sexuales a niños, llenándolo de insultos, calumnias y calificativos de homosexualidad y extorsionándolo con altas sumas millonarias para tratar de llenar de cielo y lodo la honra del pobre chiquillo indigente y negrito que tuvo una infortuna infancia ayuna de todo apoyo moral, social y económico, pese a que su talento se desarrolló desde muy temprana edad. Sus siete hermanos sintieron el hambre y el frío, víctimas de las privaciones en que vivieron.

Hoy el ídolo convertido en un sepulcro blanqueado, bajó a la caja mortuoria cumpliendo el precepto bíblico “polvo somos y en polvo nos convertiremos”. La humanidad en un abierto despliegue de hipocresía, ensaya el mejor teatro tragicómico, exaltando la figura de Jackson, convirtiéndolo en un ídolo de ébano, comercializándolo con su fama y tratando de imitar sus excentricidades y lo corona de “Rey” , luego de haberlo tratado por muchos años como un vasallo envuelto en una llamarada de escándalos, calumnias, denuncias y auténtico artista de la comedia humana.

<>

Publicado el 13 de julio de 2009 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, al igual que al autor, todo el crédito que les corresponde.