Hacia dónde va el Seguro Social

Hacia dónde va el Seguro Social

Dr. Francisco Díaz Mérida

Desde 1990 y hasta la fecha la Caja de Seguro Socia (CSS) ha sido dirigida por personas desvinculadas de la trayectoria histórica de esta institución. De esta forma han guiado la misma dos empresarios, un actuario, un abogado y dos economistas; sin embargo, ésta no avanza cualitativamente ni cuantitativamente en sus programas de prestaciones económicas, de salud y riesgos profesionales que representan todos los días el calvario de los asegurados cotizantes y sus dependientes.

En ocasiones se ha pensado sólo en la expansión de infraestructura sanitaria; en otros momentos, en las prestaciones económicas a medio y largo plazo, sin considerar quienes financian en forma directa a la institución.

De este modo, los trabajadores y por ende a las empresas se ubican en las últimas prioridades institucionales. Desde su fundación, la CSS se orientó a la prestación de servicios (aunque limitados) a los trabajadores (cotizantes activos) y en menor grado a los dependientes; sin embargo, en la actualidad, hay una inversión de esta orientación. Se infiere que la institución ha asumido la responsabilidad de poblaciones cuya atención corresponde al Estado (cerca de B/ 225 millones al año), el cual debe, además, asumir más de 100,000 casos (cuyo monto de atención está cercano a los B/ 150 millones) que corresponden al Programa de Riesgos Profesionales.

Si a esa situación se agrega que los costos de la no calidad de atención pueden oscilar en torno al 35%, es decir cerca de B/ 175 millones (para el año 2008), se puede entender los profundos desequilibrios en el Programa de Enfermedad y Maternidad, y del incremento del gasto de bolsillo de los asegurados. Por otro lado, no hay que olvidar que el Programa de Invalidez oscila entre el 2.5 al 3% de casos con relación a los cotizantes activos (con un monto del 15% del PIVM), lo cual la ubica en una proporción de dos a tres veces superior a los indicadores internacionales (cerca del 60% de estos casos corresponde al Programa de Riesgos profesionales). Sólo en prestaciones económicas, en el periodo 1999-2006, la institución ha pagado B/ 971.4 millones a trabajadores o sus dependientes (sobrevivientes).

Como se puede apreciar, estos hechos son para una visión epidérmica del problema, de carácter financiero; sin embargo, la base de sustentación guarda relación con la eficiencia, eficacia y efectividad del sistema de salud institucional. De allí que aquellos que afirman que el problema de la Caja de Seguro Social es de tipo administrativo, hay que escucharlos con mucha cautela y temor, ya que en el fondo niegan el carácter estructural de la situación de la institución y su orientación puede ser dirigida a las diversas formas de privatización de los programas de Enfermedad y Maternidad y de Riesgos profesionales (este último con un superávit superior a los B/ 200 millones).

<>

Publicado el 6 de julio de 2009 en el diario el Panama América a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: