Asistir a las audiencias, un deber sagrado

Asistir a las audiencias, un deber sagrado


Maribel Cornejo Batista

Es sabido que la mayoría de las audiencias no se realiza por la inasistencia de alguna de las partes; en muchas, el defensor se “excusó” presentando un certificado médico, con el que pretende demostrar su imposibilidad de asistir al acto de audiencia. Si fuese cierto que está enfermo, no habría mayor problema, sin embargo, se sabe que la mayoría de las veces no hay ninguna dolencia o enfermedad que justifique la emisión y presentación de ese certificado ante un estrado. Es más, muchas veces esos certificados se emiten por encargo, a un “buen precio” y el médico ni siquiera le vio la cara al abogado.

Cada vez que una audiencia no se realiza, se causa una serie de atrasos y una enorme pérdida de tiempo y recursos. Por ejemplo, el tramitante del expediente tiene que elaborar una providencia fijando nueva fecha, la que debe obtener de un libro de registro que posiblemente esté saturado por los siguientes cinco meses; el juzgador tiene que dejar de hacer lo que está haciendo, para firmar la resolución que fija la nueva fecha; tanto el fiscal, como el juez y las otras partes, dedicaron muchas horas de preparación para presentarse en dicho acto; si se trata de imputados detenidos, es probable que los mismos sean trasladados al recinto de la audiencia, para enterarse que la misma “no va”. En fin, entre horas de trabajo y recursos invertidos, el costo que se causa por el retraso de una sola audiencia es inmenso y, por ende, el perjuicio también lo es.

En mi anterior rol de fiscal, muchas veces, el día antes de la audiencia venía a mi mente la imagen de ese detenido/a, quien producto de la ansiedad, probablemente no dormiría esa noche, pensando en lo que pasaría al día siguiente, y en cómo se decidiría su situación jurídica.

Las estrategias de defensa son comprensibles, lo que no es comprensible y menos aún negociable, es la utilización de un documento falso para impedir la realización de una audiencia o, más bien, para evadir un compromiso legal que muchas veces, incluso, se paga por adelantado.

¿Cómo hacer que nuestros colegas tomen conciencia de lo trascendental que es su papel, sobre todo, en esa audiencia tan esperada? ¿Cómo evitar que de manera casi indefinida y sin control y sanción alguna, estas situaciones se sigan dando?

Pues bien, el artículo 105 del nuevo Código Procesal Penal, que forma parte del capítulo relativo a la Defensa Técnica, trae un mandato que parece ser una solución para disminuir grandemente esa nefasta costumbre. Dicha norma establece en su segundo párrafo que “Los certificados médicos de incapacidad, emitidos para justificar ausencias el día de la audiencia, estarán sujetos a verificación posterior”.

Es decir, si un defensor presenta un certificado para “justificar” su inasistencia a una audiencia, el juzgador deberá verificar dicho certificado, a efecto de corroborar la condición de salud de quien lo presentó.

Obsérvese que la norma dispone de manera impositiva que “estarán sujetos a verificación”, por lo que dicha verificación no es potestativa, es decir, no queda a criterio del juzgador.  Si en esa verificación se determina que el abogado no sufre enfermedad alguna que lo incapacite y que, por tanto, el certificado es falso, estarán incurriendo en la comisión de un delito contra la fe pública tanto el médico que suscribió el certificado de incapacidad (a. 368 CP), como el abogado que lo utilizó (a. 369 CP).

Es de esperarse que estas normas causen en los profesionales de la abogacía y de la medicina, un efecto preventivo y que la justicia no vuelva a padecer ante la presentación de un certificado médico falso, acción que, como vemos, rebasa el tema de la ética.

El deber de los profesionales del derecho de asistir a las audiencias es sagrado, aboguemos porque las mismas siempre se realicen.

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: