Encarar la criminalidad de forma responsable

Encarar la criminalidad de forma responsable


Raúl E. Olmos E.

Cada día, los medios de comunicación social nos estremecen con los hechos de sangre que se cometen en nuestra sociedad, en su gran mayoría perpetrados con armas de fuego. La ciudadanía espera que estos hechos no engrosen las cifras de la criminalidad oculta, o sea aquella referida a la cantidad de delitos que se perpetran en la sociedad en un tiempo y espacio determinado sin que sean esclarecidos.

El nombramiento del director de un cuerpo policial no resuelve el fenómeno social de la criminalidad. Puede que sea positivo en el sentido de que cambie la estrategias en cuanto a la prevención del delito, como cuerpo armado autorizado por ley para velar por la vida y bienes de los asociados; no obstante, es imposible que tenga presencia policial en cada rincón del país para así prevenir la ola delincuencial.

Luego, ¿qué se debe hacer? Las acciones pueden ser múltiples, sin embargo, el tema de la criminalidad como fenómeno complejo tiene varios vértices, parte de un contenido sociológico, económico y de adecuada política económica y social.

En tanto que se trabaja el tema de la prevención, con igual esmero se debe atender con responsabilidad el tópico del esclarecimiento de los hechos y para ello se debe dotar de todas las herramientas técnico-científicas tanto al Ministerio Público como al Instituto de Ciencias Forenses y Criminalística, dado que constituyen los organismos que permiten esclarecer los hechos, más en las etapas iniciales de las averiguaciones, siendo de esencia este escenario pues en él se produce la recogida adecuada de los vestigios e indicios dejados en la escena del crimen. La herramienta científica en este espacio investigativo es vital y permite sostener con firmeza la posible acusación de un delincuente, y no fiarse mucho de la prueba testimonial que es muy vulnerable.

De igual modo, potenciar los mecanismos de protección de testigos y peritos, de cara a que estos en el eventual juicio sostengan la vinculación de las personas ligadas al crimen, pues de no esclarecerse estos hechos, se mantendrá la impunidad de los delitos violentos y quienes se mantienen en estas actividades se seguirán aprovechando de las insuficiencias del sistema de justicia penal.

La criminalidad es un problema social que amerita un abordaje integral e intersectorial. No es un problema exclusivo de los entes gubernamentales, sino que también, en la prevención y tratamiento de este fenómeno se requiere de la sociedad civil, con protocolos de actuaciones uniformes y cohesionados con miras a reducir la incidencia delictiva, pues es una lucha constante e impostergable que requiere de los tiempos y de un abordaje especial, para evitar que se convierta en crisis y factor de inestabilidad económica y social.

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Bosco es ciudadano panameño

Bosco es ciudadano panameño

_
Ameth Cerceño Burbano
_

La discusión sobre la nacionalidad de Bosco Vallarino ha tomado ribetes risibles porque hay un interés irrestricto del PRD de no soltar la alcaldía capitalina y crear un caos institucional, sin importarles con el país y menos con la democracia y la voluntad popular.

Bosco Vallarino tiene doble nacionalidad, ello es permitido. Una nacionalidad por nacimiento y la otra adquirida. Si bien es cierto constitucionalmente se establecen limitaciones al ejercicio de la ciudadanía a los que tienen doble nacionalidad, la Constitución remite a la ley la regularización sobre estas limitaciones. Sin embargo, la ley no ha demostrado ningún mecanismo ante esta situación y miles de panameños tienen doble nacionalidad y ejercen sus derechos ciudadanos históricamente.

Como no hay ningún mecanismo legal para suspender la ciudadanía de aquellos panameños que tienen doble nacionalidad, el Tribunal Electoral no puede sacar a Bosco Vallarino de la Alcaldía con ese argumento, sería un absurdo jurídico.

Si la Constitución crea limitaciones y remite el mecanismo para aplicar las limitaciones a la ley, y la ley no crea el mecanismo, entonces, no podemos inventar un argumento que llene la laguna jurídica para perjudicar a Bosco Vallarino. Incluso la ley, que debe desarrollar el artículo constitucional, podía decir que la ciudadanía se conserva si el panameño con doble nacionalidad mantiene el domicilio en la República de Panamá, como es el caso de Bosco Vallarino, y que es la tesis de destacados juristas que sostienen que según la doctrina, la ciudadanía se debe recuperar automáticamente por el nacional si éste está reincorporado en forma expresa o tácita al ejercicio de sus derechos políticos.

La situación es una: Bosco jamás perdió su ciudadanía, porque jamás se le aplicó algún mecanismo para suspenderla. Incluso, la no entrega de sus credenciales como alcalde electo, a través de la impugnación presentada por el ciudadano Armando Aguilar, o cualquier acción en perjuicio de Bosco es una leguleyada que puede crear graves perjuicios a la gobernabilidad. Sabemos cómo empiezan las injusticias, lo que no sabemos es dónde, cuándo y cómo terminan.

El Tribunal Electoral tiene que actuar con prudencia, sensatez y apegado a la justicia, de lo contrario destruirá la credibilidad que tanto trabajo le ha costado construir. Además, el Panameñismo defenderá el triunfo ganado en buena lid y no pueden salir con fallos políticos y extemporáneos que, inevitablemente, crearán graves problemas en el país.

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Rutas del turismo sustentable

Rutas del turismo sustentable


José González Jaramillo

Doña Luz y don Merejo (nombres ficticios para proteger a los afectados) son de esos muchos panameños a quienes el turismo convencional, que se vende en los grandes anuncios de periódicos, les cambió sus vidas.

Ambos vivían a la orilla del mar. A doña Luz una empresa extranjera “desarrolladora” le dijo un día que era intrusa en su propio solar y que debía salir porque ellos iban a “desarrollar” el área; como no quiso, un día que no estaba, la Policía y el corregidor le quemaron sus ranchos. Y así la empresa “desarrolló” el área desecando pantanos “malsanos” que en realidad eran humedales, taló “arbustos” que formaban un bosque primario, etc., todo para montar la infraestructura turística de algo que suena contradictorio: el llamado “turismo residencial”.

El caso llegó a la Anam y más allá; la empresa fue sancionada con miles de dólares por “desarrollar” de esa manera este lindo sitio, parte de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Marino isla de Coiba. Doña Luz sigue luchando para recuperar su solar, y la empresa, gracias a la desregulación existente, sigue “desarrollando” el área, igual como ha pasado con la minería en Petaquilla.

El caso de don Merejo no es menos triste, sus dos hijos se pelearon violentamente porque uno quería vender la finca familiar y el otro no, al final se vendió a la empresa “desarrolladora”. De eso hace tres años, la plata se acabó y don Merejo ahora tiene 68 años, sus hijos no tienen finca que trabajar ni trabajo, uno tiene dos hijos ya, y solo les queda la casa de dos cuartos donde viven en una urbanización de Penonomé.

Aquella empresa “desarrolló” el área con un monumental hotel que se vende por paquetes como incentivos a ejecutivos de la opulenta y hoy colapsada economía financiera del “primer mundo”.

¿Qué pasará con la vida de doña Luz, don Merejo y su familia? Los dos casos ilustran el cambio violento producido por el tipo de flujos económicos que ha traído a Panamá el boom del turismo, con el negocio de bienes raíces. De la falta de regulación integral basada en criterios científicos y de orientación a la ciudadanía sobre cómo pudiera afrontar este tipo de desarrollo se desprenden miles de casos parecidos.

El turismo puede ser una alternativa de desarrollo real para las comunidades y sus micro empresarios que dinamizan el tráfico de bienes y servicios en lo local. El problema son las herramientas de conexión entre lo local y lo externo, entre las leyes macroeconómicas del mundo del mercado y la microeconomía de la convivencia socioeconómica comunitaria.

Y tenemos también que ser sinceros, no es cierto que el turismo es la industria sin chimeneas, es quizá una de las que más tiene, y las tiene a turbo reacción de avión y los millones de automotores que transportan a millones de turistas por el mundo, a base de hidrocarburos, o si son muy exclusivos, con grandes instalaciones aclimatadas a capricho, generadoras de altos niveles de emisiones de efecto invernadero, que no puede corregirse con el negociado de los créditos de carbono.

Cada vez más ciudadanos y entidades de desarrollo en el planeta caen en cuenta que la apuesta por el turismo desde la sustentabilidad significa otra variante más realista del desarrollo para las comunidades, incluso, desde punto de vista costo-beneficio. Y comprenden que sustentabilidad en estos ámbitos implica la apropiación de los saberes e imaginarios locales sobre los ecosistemas para configurar mapas de riqueza natural y sociocultural endémicos, las cuales se constituyen en verdaderas ventajas comparativas para el sector turismo.
Me atrevería a especular que un alto porcentaje de turistas de Europa y Estados Unidos que vienen a Panamá les interesaría más una oferta de turismo sustentable que comparta estos atractivos, antes que irse a encerrar a un hotel de cuatro o cinco estrellas.

Pero el problema es que estas abundantes rutas de turismo sustentable no se han mapeado, es una tarea pendiente que pasa por la necesidad de redefinir lo que es el concepto del buen vivir en el turismo, como condición primordial de un turismo de baja huella ecológica.

Así, el turismo sustentable ha de plantearse como una herramienta para mostrar lo nuestro, revalorarlo y recuperarlo, y donde el visitante pueda reafirmarse como conviviente de esa diversidad cultural y natural, parte de un mismo planeta.

Panamá no tiene por qué seguir el ejemplo de Costa Rica en materia de turismo, porque el mundo sociocultural y natural no es homogéneo. Para los que nos consideramos ecologistas serios, las alternativas de desarrollo para las comunidades son apremiantes, darle a las comunidades de la Laguna de Chiriquí Grande, por ejemplo, una opción diferente, fuera de la depredadora industria del trasiego y almacenamiento de hidrocarburos, es una tarea impostergable.

Esto no es una utopía, en Playa Muerto de Darién los emberás ensayan experiencias de turismo sustentable que han traído importantes complementos a las normas de convivencia socioeconómica de la comunidad. En el resto del país hay pequeñas experiencias de casos exitosos, aún sin evidenciar.

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Asistir a las audiencias, un deber sagrado

Asistir a las audiencias, un deber sagrado


Maribel Cornejo Batista

Es sabido que la mayoría de las audiencias no se realiza por la inasistencia de alguna de las partes; en muchas, el defensor se “excusó” presentando un certificado médico, con el que pretende demostrar su imposibilidad de asistir al acto de audiencia. Si fuese cierto que está enfermo, no habría mayor problema, sin embargo, se sabe que la mayoría de las veces no hay ninguna dolencia o enfermedad que justifique la emisión y presentación de ese certificado ante un estrado. Es más, muchas veces esos certificados se emiten por encargo, a un “buen precio” y el médico ni siquiera le vio la cara al abogado.

Cada vez que una audiencia no se realiza, se causa una serie de atrasos y una enorme pérdida de tiempo y recursos. Por ejemplo, el tramitante del expediente tiene que elaborar una providencia fijando nueva fecha, la que debe obtener de un libro de registro que posiblemente esté saturado por los siguientes cinco meses; el juzgador tiene que dejar de hacer lo que está haciendo, para firmar la resolución que fija la nueva fecha; tanto el fiscal, como el juez y las otras partes, dedicaron muchas horas de preparación para presentarse en dicho acto; si se trata de imputados detenidos, es probable que los mismos sean trasladados al recinto de la audiencia, para enterarse que la misma “no va”. En fin, entre horas de trabajo y recursos invertidos, el costo que se causa por el retraso de una sola audiencia es inmenso y, por ende, el perjuicio también lo es.

En mi anterior rol de fiscal, muchas veces, el día antes de la audiencia venía a mi mente la imagen de ese detenido/a, quien producto de la ansiedad, probablemente no dormiría esa noche, pensando en lo que pasaría al día siguiente, y en cómo se decidiría su situación jurídica.

Las estrategias de defensa son comprensibles, lo que no es comprensible y menos aún negociable, es la utilización de un documento falso para impedir la realización de una audiencia o, más bien, para evadir un compromiso legal que muchas veces, incluso, se paga por adelantado.

¿Cómo hacer que nuestros colegas tomen conciencia de lo trascendental que es su papel, sobre todo, en esa audiencia tan esperada? ¿Cómo evitar que de manera casi indefinida y sin control y sanción alguna, estas situaciones se sigan dando?

Pues bien, el artículo 105 del nuevo Código Procesal Penal, que forma parte del capítulo relativo a la Defensa Técnica, trae un mandato que parece ser una solución para disminuir grandemente esa nefasta costumbre. Dicha norma establece en su segundo párrafo que “Los certificados médicos de incapacidad, emitidos para justificar ausencias el día de la audiencia, estarán sujetos a verificación posterior”.

Es decir, si un defensor presenta un certificado para “justificar” su inasistencia a una audiencia, el juzgador deberá verificar dicho certificado, a efecto de corroborar la condición de salud de quien lo presentó.

Obsérvese que la norma dispone de manera impositiva que “estarán sujetos a verificación”, por lo que dicha verificación no es potestativa, es decir, no queda a criterio del juzgador.  Si en esa verificación se determina que el abogado no sufre enfermedad alguna que lo incapacite y que, por tanto, el certificado es falso, estarán incurriendo en la comisión de un delito contra la fe pública tanto el médico que suscribió el certificado de incapacidad (a. 368 CP), como el abogado que lo utilizó (a. 369 CP).

Es de esperarse que estas normas causen en los profesionales de la abogacía y de la medicina, un efecto preventivo y que la justicia no vuelva a padecer ante la presentación de un certificado médico falso, acción que, como vemos, rebasa el tema de la ética.

El deber de los profesionales del derecho de asistir a las audiencias es sagrado, aboguemos porque las mismas siempre se realicen.

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Un gobierno para el olvido

Un gobierno para el olvido


Carlos David Abadía Abad

Realmente el gobierno de Martín Torrijos es el peor de la nueva época democrática y uno de los peores en nuestra historia como país independiente. Esto lo expreso no como político que adverso al PRD, sino porque los hechos están en todas las partes.

En el transporte hoy estamos peor que hace cinco años. El caos en nuestras calles es lo común; los dirigentes transportistas tuvieron el descaro de exigir B/. 25,000 por chatarras, y el gobierno de Torrijos comenzó a pagar esos dineros de forma expedita. Pero los familiares de las víctimas del incendio del bus, el 23 de octubre de 2006, no recibieron los aportes prometidos para que ellos pudieran realizar una campaña de concienciación, y que dicha campaña ayudara a disminuir este caos.

En materia de seguridad ciudadana, como lo señaló un periódico local, “este gobierno ha sido el más sangriento” de esta época democrática, menos de cinco mil pandilleros tienen secuestrado a tres millones de ciudadanos decentes, pero el Presidente y su gobierno solo dan excusas baratas.

En salud, la fotografía de este sector en el año 2004 poco difiere a la de 2009, dejando unas marcas poco decorosas. Un envenenamiento que ha causado hasta el momento más de 140 muertes y casi un millar de afectados, donde la ineficacia del sistema de vigilancia del Ministerio de Salud quedó en evidencia, provocando el desprestigio y la desconfianza en el sistema.

La politización del sistema quedó intacta; las quejas de los usuarios sobre sus filas de madrugadas, escasez de medicamentos, distanciamiento de las citas con los especialistas, fueron olímpicamente ignoradas.

La inequidad que vivimos en los sectores urbanos, comparados con las zonas indígenas, es vergonzosa. Mientras los promedios nacionales de la expectativa de vida y la mortalidad infantil son de orgullo nacional, los indígenas y los moradores en las provincias de Bocas del Toro y Darién aún viven en la década de 1970.

La Educación fue la tapa del coco. Cuatro ministros en cinco años, muestra clara de que nunca existió una política seria para hacer la transformación del sistema educativo que tanto se necesita. Para rematar, los dos últimos ministros despilfarraron los fondos para arreglar las escuelas. Ya se habla de una pérdida de nueve millones de balboas, y eso es lo conocido, no nos sorprenderá lo que la nueva administración encontrará.

Ni las obras “símbolos” se escaparon de la irresponsabilidad de esta administración, con los dineros de nuestros impuestos. Las adendas otorgadas a las empresas que realizan el proyecto de la autopista Panamá–Colón y la cinta “coimera”, como sabiamente la ha bautizado el pueblo, son otra desfachatez.

Lo que sí hicieron “bien” fue su auto promoción. Los medios informan que este gobierno malgastó –porque de nada le sirvió–, un promedio de 30 millones de balboas anuales en promoción.

Pero en estos últimos seis meses, principalmente en los meses de la campaña electoral, se dice que el gasto en ese rubro fue de 43 millones de balboas, siendo que el año pasado en esa misma época se gastaron 17 millones. Sus ansias de poder los ciega, al punto que desvían dinero que se necesitan en salud, educación, vivienda para tratar de engañar a un pueblo, que ya no come cuentos o mejor dicho cuñas.

Y no contentos con todo lo mal hecho, finalizan su mandato con los nombramientos a la carrera de funcionarios para incluirlos en la Carrera Administrativa en otra muestra del poco respeto que se tiene por el país. Es un irrespeto tanto a los que introdujeron en la carrera, porque el mensaje que les han dado es pertadeen a su país, obstaculizando la administración Martinelli. Al país se le irrespeta doblemente, ya que a los ciudadanos capaces que el nuevo gobierno puede escoger para integrar el nuevo equipo, no se les permite trabajar, y todos sufrimos las malas consecuencias por los obstáculos que se les ha ordenado ejecutar a esos “funcionarios de carrera”, para que los practiquen en el nuevo gobierno.

Señores, ustedes aún no han entendido que esta Nación se llama Panamá, y no PRD; que le hacen daño a la patria, a pesar de que ustedes dicen ser los más nacionalistas.

¡Qué vergüenza señor, Torrijos! ¡Qué muestra de poca altura y poco importarle por su país! Bien me lo advirtió un compadre mío, tres años antes que fuera usted presidente.

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario La Prensa a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Adiós al marido de otra.. Sumario

Adiós al marido de otraGeraldine Emiliani
sumario
Geraldine Emiliani  – Psicóloga clínica y sexóloga
_
Hay que pensar muy bien las cosas antes de actuar, todo empieza como un juego, parece algo inocente y pasajero, pero luego se convierte en el motivo de tu única atención y felicidad.

Ocurre todos los días, y como a muchas mujeres, incluso las casadas, puede que te esté costando despedirte definitivamente de un hombre que pertenece a otra mujer. Seguramente nunca te mintió, desde el principio te confesó que había otra mujer en su vida, pero claro, cuando se está enamorada no es fácil decir adiós.

Pero, ¿tienes derecho a destruir tu hogar y el ajeno por no saber controlar esos instintos destructivos?

Este tema es muy delicado, pues no se trata de juzgar a nadie, se trata de prevenir futuros dolores al corazón.

Ya tienes tu vida construida en pareja, tal vez en matrimonio… pero llega la rutina. Se acaba la ilusión de pareja dejando paso a la monotonía, la soledad y el vacío en sus vidas. Buscan llenar esos vacíos con cual

quier cosa, pero nada es suficiente. Siempre quieren más y lo prohibido, lo que se esconde es lo que más atrae, y caen en el juego de la aventura sin saber que ese juego les puede llevar por mal camino, porque parece que tienen todo bajo control, pero no es así, al corazón no se le manda, él sólo se enamora y punto.

A tu lado tienes al hombre que prometiste fidelidad, y no muy lejos, ¿hay otro hombre con quien tienes otra relación? ¿Realmente crees que cambiará tu vida con él? No lo creo, volver a caminar por los caminos que ya caminaste no es avanzar, es retroceder. Aunque en este momento sientas muchas emociones nuevas y muchas nuevas ganas de vivir, al final del camino terminará siendo lo mismo, lo que vives actualmente.

¿Por qué habría de ser diferente con tu amante? Son parejas con un compromiso, y nadie puede ser feliz siendo la causa de destrucción de otro hogar, ¡no a ese precio!

Hay que pensar muy bien las cosas antes de actuar, todo empieza como un juego, parece algo inocente y pasajero, pero luego se convierte en el motivo de tu única atención y felicidad. Créeme que a la larga o a la corta, todas las parejas terminan igual, y no es aburrimiento, sólo que no sabemos disfrutar de las cosas que Dios nos regala de gratis. ¿Por qué tienes que poner tu felicidad en manos de otra persona?

Sé valiente y enfrenta esas situaciones, sal de ese círculo vicioso y pon todo de tu parte para que vuelva el amor y la ilusión por esa persona

que un día fue todo para ti, que es preferible retirarse a tiempo y con decoro.

Puede que así sientas que se te va la vida, pero muchas son las mujeres que caminan por la vida con muletillas, pero contentas de no haber causado daño. El tiempo es tu mejor aliado y siempre hace lo suyo, quizás no logres olvidarle, pero al ver lo que te rodea, si has sido fuerte e íntegra sentirás paz dentro de tu corazón.

Vale la pena ver crecer a tus hijos junto a su padre que es tu marido.

Publicado el 25 de junio de 2009 en la revista Siete del diario El Panamá América, a quien damos el crédito que le corresponde.  También fue publicado en Facebook por la autora.

“Condenado por la verdad”

“Condenado por la verdad”

Ariel Banqué Estrada – Estudiante de Derecho

Aquí, y en todas partes del mundo, manifestar y sostener la verdad puede incomodar a los demás; y eso hoy se acredita cuando todavía pretenden expulsar al Dr. Miguel A. Bernal de la Universidad de Panamá, simple y llanamente por criticar y recusar actuaciones sinuosas del cuasi-vitalicio Rector de la Casa Octavio Méndez Pereira, lo cual dilata la libre expresión.

Este acontecer me hace recordar el famoso juicio de Sócrates -acusado de corromper a la juventud ateniense, de crear nuevos dioses y faltar a la devoción de los existentes-, pues la verdadera razón de su condena a muerte, mediante la toma de la cicuta, se debía a su sabiduría y a la envidia de sus acusadores.

De hecho el hijo de Dios -que nació y vino al mundo para ser testigo de la verdad (Jn. 18; 37)- con su Revolución de amor y loable destreza para disuadir multitudes, descontentó a los sacerdotes y fariseos de aquella época, y por ello fue procesado y condenado a muerte, por agitador. “Después se levanto la Asamblea y lo llevaron ante Pilato. Ahí empezaron a acusarlo, diciendo: Hemos comprobado que este hombre agita al pueblo (Lc. 23; 1-2)”. Sin obviar a Galileo Galilei, quien fue condenado por el Tribunal de la Inquisición, al ratificar que el sol era el centro del Universo.

Traigo a colación estas figuras de la historia, considerando que la percepción que tienen muchos en este país, del profesor Bernal, es casi igual de enigmática que la de aquellas personalidades en sus momentos determinados. Basado en lo que dijera él, en una entrevista cuando acotó, que “lo que molesta a algunos es que Miguel Antonio Bernal no tiene pepitas en la lengua para llamar al pan, pan y al vino, vino…

Él, denuncio y aseveró la sinuosa expedición de diplomas falsos en la Universidad de Panamá, lo cual fue comprobado por la propia casa de estudio; no obstante, como “La verdad duele cuando te la dicen, porque sabes que es cierto”, el Cuasi-vitalicio Rector, no conforme con gestar hace cuatro años, del Inquisitivo Consejo General Universitario, la decisión de declarar “Non Grato” al Catedrático de la Facultad de Derecho, desde ahora podrá, seguir su persecución, cuyo fin es desterrarlo de una vez por todas de la Universidad de Panamá; en razón de que el pleno de la Corte Panameña, “decidió siete votos a favor y dos en contra, rechazar una advertencia de inconstitucionalidad presentada por Bernal contra el Estatuto Universitario”.

El Dr. Bernal, contrario a corromper a sus estudiantes como se le acusaba a Sócrates, se encarga de gestionar la cultura de la lectura, del análisis y de la buena educación; contrario a crear nuevos dioses, se preocupa por propulsar profesionales eficientes; contrario a gestar el culto a la personalidad, propugna el culto al Derecho; contrario a la negar lo que dice, lo reafirma con erudición; y sus discursos elocuentes y persuasivos, agitan e inspiran el amor al Derecho y, sobre todo, siempre recargados de pasión y sentimiento de apegó al mismo.

Hoy día está condenado a una posible expulsión por hacer de sus “palabras un arma” que dispara verdad y razón; y si ese es su delito, pues que siga siendo un criminal, ese activista, reformador y agitador de conciencia, en busca de la verdad, y que siga llamando “Al pan, pan y al vino, vino”, ya que sé que “la verdad os hará libres”…

<>

Publicado el 25 de junio de 2009 en el diario El Panamá América a quien damos todo el crédito que le corresponde.